Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » ALAS 13 de Agosto 2009 ~ LLEGANDO POR LA PUERTA ~ por Karen Bishop

ALAS 13 de Agosto 2009 ~ LLEGANDO POR LA PUERTA ~ por Karen Bishop

karen bishop
Su Extracto Del Libro Para Hoy

De El Compañero de la Ascensión:

APATÍA

“No sé qué me pasa últimamente. Parece que ya no me importara casi nada.” “Me parece haber perdido todo interés en participar en las cosas en las que solía participar.” “No me importa lo que pase.” Si has tenido alguno de estos pensamientos o sentimientos últimamente, sabe que ellos son una parte regular del proceso de ascensión y tienen un propósito claro y perfecto. A veces, podemos sentirnos como si fuéramos por ahí “actuando” a lo largo de nuestra vida cotidiana. Simplemente no estamos presentes, pues nuestras vidas no tienen el sentido que solían tener. No parecemos estar en alineación con lo que hemos creado en el pasado. Y además, sentirnos agotados de atravesar todas las pruebas y tribulaciones que puede traer la ascensión, puede volverlo a uno muy apático. Estamos demasiado cansados para involucrarnos o que nos importe nada. “Deja que las piezas caigan donde caigan”, se convierte en nuestro curso general de acción (o in-acción). “Ya no tengo deseos de estar pendiente de todo.”

 

 

 

Pero la apatía tiene una pepita de oro dentro de ella. Ser apáticos en realidad nos coloca en un espacio de mayor vibración. Apoya nuestro continuo proceso de dejar ir los apegos. Cuando ya no nos importa casi nada, entonces nos ‘desentrelazamos’ de mucho. Quedamos entonces en un espacio de “ningún espacio”, y éste es el espacio de los reinos superiores. Estamos entonces mucho más en el momento. Cuando no nos importa mucho, no estamos llenando nuestros pensamientos y emociones con cosas que no son realmente “reales”. Y estamos mucho más fuera de nuestro propio camino.

 

 

 

En los reinos superiores, no existen agendas ni planes. Sin apegos, con una buena conexión a la Fuente, con gran confianza, y una certeza de que todo está siempre en correcto orden divino, nada importa realmente de todos modos. Estar mucho más conectados a la Fuente de manera continua, nos mantiene aún más equilibrados. No hay tantos altibajos. Y cuando nos damos cuenta de que las cosas realmente no son gran cosa pues podemos crear algo fresco y Nuevo en cualquier momento dado, la apatía entonces se ajusta perfectamente.

 

 

 

Para poder crear con éxito, tenemos que no tener apegos. Siempre es precisamente cuando ya no nos importa tener algo, que llega. Y realmente no queremos crear desde nuestro ego o yo des-conectado, de todos modos. Entonces, a medida que avanzamos a través del proceso de ascensión, y nos acostumbramos a que las cosas no salgan como queremos, o de la forma que habíamos imaginado, se nos coloca justamente en el medio de un espacio de mayor vibración. Estas experiencias nos obligan a soltar. ¿No es extraño que las áreas de nuestras vidas sobre las que no tenemos opiniones fuertes, parezcan ir siempre bien?

 

 

 

Yo tenía una diseñadora de páginas web que decidió que se iba a retirar del trabajo informático y diseño web. Los problemas y tribulaciones que su trabajo le traía ya no valían la pena para ella. El minuto en que se entregó y renunció a todo, inmediatamente comenzó a recibir grandes cantidades de negocios, y los nuevos clientes eran del tipo que ella siempre había deseado. Fue cuando a ella ya no le importaba el diseño de páginas web, pues se sentía realmente quemada, que su empresa realmente despegó. (¡Ella se retiró de todas maneras!)

 

 

 

Cuando las cosas no van como queremos, muchas veces es porque no procedemos de nuestro yo “conectado”. Podemos proceder de un yo desesperado o analítico que está tratando de resolver un problema de una forma que nos parezca posible… incluso aunque ni siquiera estemos particularmente locos por nuestra propia idea. Si miráramos hacia atrás, por lo general descubriríamos que nos alegra que tal o cual cosa nunca haya sucedido. Estar en un estado de apatía, ocasionada porque parece que nunca conseguimos lo que queremos, entre otras cosas, nos coloca en ese espacio de neutralidad en donde podemos crear casi cualquier cosa. Cuando nos damos cuenta de que nada realmente importa mucho, pues lo que pensábamos que era importante procedía de nuestro yo des-conectado, es entonces que estamos alcanzando con éxito los reinos superiores. Ser feliz donde verdaderamente estamos, siempre trae el siguiente paso de la creación a nuestra puerta.

 

 

 

Cuando tenemos que tener las cosas de determinada manera, estamos básicamente estrangulando la energía. Es cuando podemos estar contentos con simplemente ser, que todas nuestras necesidades son satisfechas. La pasión es una aparente contradicción para este escenario, pues la pasión es una conexión muy fuerte, porque sabemos que lo que nos apasiona está en perfecta alineación en todo sentido con nuestro yo superior. Por lo tanto, existe una clara diferencia en cuanto a la pasión. Por lo general experimentamos apatía cuando estamos soltando deseos que surgen de nuestro yo des-conectado. No los necesitábamos de todas maneras.

 

 

 

Si has elegido esta página, estás siendo alentado a honrar tu estado de apatía, y a darte cuenta de que la apatía es una condición de los reinos superiores. Es una indicación de que estás vibrando más alto y convirtiéndote en un ser de mayor nivel. Sentirse apático es simplemente un gran entrenamiento para una forma de ser de nivel superior. Enhorabuena, pues estás aprendiendo el estado desapegado de neutralidad.

 

 

 

ALAS

~ Llegando Por La Puerta ~

13 de Agosto de 2009

por Karen Bishop

 

¡Bienvenidos!

 

A medida que empezamos a re-alinearnos con nuestros nuevos espacios, algunos temas pueden estar siempre presentes. Esta vez, los síntomas físicos son más frecuentes que lo que podría estar manifestándose en nuestras realidades exteriores, pero esto es sólo porque estamos alineándonos y asentándonos, y esta fase tiene que venir primero.

 

 

El 11 de Agosto, como sucede a menudo los días 11, nos abrimos más plenamente a las nuevas y mayores vibraciones en las que ahora vamos a estar residiendo. A través de las puertas de este portal 11, llegó una inmensa cantidad de energía. La reacción más común fueron palpitaciones cardiacas. Nuestros corazones necesitan ajustarse a esta energía de mayor vibración, y ya que vibra más alto que lo que estamos acostumbrados, podemos sobrecargarnos con estas nuevas frecuencias y nuestros cuerpos físicos empiezan a entrar en marcha directa tratando de acomodarlas. Podemos sentir también como si estuviéramos hiperventilando.

 

 

Sentirnos nerviosos y agitados también son síntomas que siguen. Físicamente, nos estamos acelerando debido a las energías, y los síntomas que producen son similares a los síntomas físicos de ansiedad, estrés, pánico, y cosas parecidas, por lo que nuestros cuerpos tienden a decirle a nuestro cerebro que algo en efecto está sucediendo, y podría interpretar esto como ansiedad y miedo o estrés, cuando en realidad sólo estamos procesando energía superior.

 

 

 

Durante este tiempo alrededor del día 11, también se pudieron sentir otros extraños síntomas. Sentirse como si uno estuviera “drogado”, vadeando a través de arenas movedizas, se puede experimentar agotamiento y una pesadez, ya que la densidad se está congregando dentro de nosotros antes de salir. Una incapacidad para concentrarnos, enfocarnos, o quedarnos quietos, también se produce cuando somos bombardeados por una energía superior, ya que últimamente nos abrimos a las frecuencias superiores a través del portal del día 11.

 

 

 

Estas energías están tratando de alinearnos a algo que todavía no hemos experimentado. Debido a que cualquier cosa de menor vibración no puede existir en una realidad de mayor vibración, ésta es entonces expulsada. Por lo tanto, también puede presentarse diarrea, frecuentes viajes al baño, y una sensación general de hambre, puesto que sentimos que necesitamos más combustible de lo normal para esta re-alineación, incluso aunque no sepamos conscientemente por qué.

 

 

 

Luego viene el viejo y familiar dolor en la parte superior de la espalda. Continuamente están brotando nuestras nuevas alas de ángel, y el área entre nuestros hombros y parte inferior del cuello puede sentirse muy dolorosa en determinados momentos, sin explicación lógica. La energía allí está pulsando y moviéndose hacia arriba y afuera, preparándose para explotar en la formación de un aspecto y vehículo de mayor vibración para nuestra expansión y movimiento espiritual ascendente.

 

 

 

Intermitentemente, también podemos sentir malestar. Tal vez saber que tenemos que cumplir ciertas cosas, pero encontrar que no podemos reunir la energía para hacerlas. Por lo tanto, podríamos levantarnos para empezar algo, y casi de inmediato nos vemos caer de regreso al sofá, con una fuerte sensación de apatía, ¡o simplemente no tenemos ganas de hacer nada! Al deambular como un zombi, sin ningún sentido real de dirección, ni la remota capacidad de encontrar algo que parezca ajustarnos, simplemente estamos ajustándonos a las nuevas energías de nuestro nuevo espacio. Y podríamos sentirnos también un poco mareados.

 

 

 

Los estados de apatía siempre indican una nueva fase de re-inicio en lo que respecta a la ascensión. Se nos ha “desenchufado”, a la vez que se nos está re-alineando antes de que podamos avanzar otra vez. Y esto está ocurriendo ahora.

 

 

 

Después de estas interesantes fases, luego pasamos a una de mis favoritas, que es la experiencia Merkabah. Me encanta esta experiencia, ya que siempre valida para mí que algo, absolutamente y sin lugar a dudas, está sucediendo en lo que respecta a llegar a un nuevo espacio. La experiencia Merkabah se manifiesta como una sensación de dar vueltas o vértigo, y muchas veces es acompañada por náuseas. Nuestros cuerpos de luz Merkabah están girando para poder ayudarnos a llegar a un espacio de mayor vibración. Ellos son los vehículos que nos llevan adonde tenemos que estar.

 

 

 

Nuestros sueños (mientras dormimos, no nuestros deseos) también están ayudando. Podemos encontrar que tenemos sueños extraños o incluso pesadillas durante este tiempo. Estamos soltando nuestros miedos. Sólo otro aspecto de prepararnos para nuestros nuevos espacios en la escalera de ascensión.

 

 

 

Luego, están los maravillosos estados de gracia que parecen ser continuos y cada vez más permanentes en estos días. Si nos permitimos simplemente quedarnos quietos y ser, podemos sentirlos casi las 24 horas (¡cuando no estamos dando vueltas ni teniendo palpitaciones!). Al salir en el “otro mundo”, podemos encontrar que nuestras interacciones con los demás ahora proceden de un estado muy amoroso, en lugar de la mortificación que pudimos haber sentido en tiempos pasados con energías de menor vibración. Un gesto amable a un extraño, un comentario cariñoso, o incluso una declaración de agradecimiento, pueden servir para conectarnos con aquellos que están listos para recibir esta nueva y amorosa energía de alta vibración que ahora poseemos.

 

 

 

Y como se menciona en la publicación de ALAS del 7 de Agosto, si estamos en posiciones de crear algo nuevo que será parte de nuestra nueva realidad en el otro lado, cualquier persona que sea parte necesaria de estas creaciones, va a conectar fácilmente con las energías de mayor vibración que ellos poseen y serán instantáneamente transformados y arrasados en ellas, creando así los ángeles humanos que vendrán en nuestra ayuda. En verdad estamos siendo apoyados en unas maneras nuevas y muy especiales.

 

 

 

Esta atmósfera de gracia, gratitud y amor por toda la humanidad, va a continuar, ya que será un pilar de nuestra nueva residencia y experiencias como ángeles de la nueva tierra. Así entonces, cuando visitemos el viejo mundo por breves períodos de tiempo, éste será nuestro estado natural de ser. Permanecer en el viejo mundo durante largos períodos de tiempo puede ser mucho más difícil, ya que la oscuridad y la densidad puede ser sofocante a veces. Pero ahora que hemos alcanzado niveles muy nuevos, el viejo mundo y realidad de hecho se sienten tan lejanos, y sin duda pertenecen a alguien más y a algún otro lugar, puesto que ya no estamos conectados a ellos en modo alguno.

 

 

 

Si se han estado sintiendo perdidos, sin timón, que no están conectados a nada por el momento, e inseguros acerca de su nuevo camino, sepan que las cosas se van a aclarar en los tiempos por venir. Estas sensaciones son indicadores seguros de que han dejado atrás todas sus maletas y están listos para la nueva realidad. A medida que empezamos a vernos unos a otros, a conectar entre nosotros y apoyarnos mutuamente cada vez más, nuestra nueva realidad comenzará a tomar forma.

 

 

 

Si se están sintiendo muy atascados en el viejo mundo, con compromisos que aún los retienen y responsabilidades con las que sienten que deben permanecer, esto puede ser desafiante a veces. Muchos elegirán simplemente marcharse, sin importar lo que cueste (no estoy proponiendo que hagan esto, ya que éstas serán de hecho decisiones individuales). Realmente tenemos que avanzar si es que ahora estamos alineados para una nueva realidad, incluso si nuestros viejos espacios aún no se han llenado. El “plan” no se manifestó como se esperaba, ya que muchos todavía no están dispuestos a despertar y hacer cambios internos y externos, pero esto ya no nos va a detener.

 

 

 

Una vez más, como se indica en mayor detalle en la publicación anterior de ALAS del 7 de Agosto, conectar unos con otros va a crear una magnífica nueva rejilla, va a mantener y sostener las energías superiores, y nos va a hacer sentir muy bien otra vez. Ésta es la clave. Las energías superiores se van a sostener a través de nosotros mismos. En La Puerta del Cielo también se examinan en detalle las maneras de mantenernos exitosamente separados del viejo mundo, a la vez que interactuamos con las energías de menor vibración con las que elegimos hacerlo.

 

 

 

Por lo tanto, aunque podría parecer como si nada estuviera ocurriendo en este momento, o que todavía no estamos avanzando, estamos en efecto re-calibrándonos por dentro, re-alineándonos por dentro, y con toda certeza, re-estructurándonos a nosotros mismos así como a nuestros nuevos ofrecimientos. Ya que la re-estructuración de los nuevos peldaños de la escalera de ascensión se ha completado, estas energías superiores ahora se han filtrado hacia nosotros en lo físico, y han creado entonces estos síntomas mencionados aquí, así como la necesidad de re-estructurar gran parte de nuestros nuevos ofrecimientos y la forma en que los vamos a ofrecer.

 

 

 

Ahora estamos re-estructurando en gran medida, mucho de lo que existe en nuestro mundo físico. Estamos comenzando a poner en su lugar las cosas que servirán de apoyo para nuestros nuevos espacios y nuevos roles y ofrecimientos. Y mucho de esto implica una nueva energía de grupo, puesto que ya no podemos existir como individuos y solos. La energía grupal vibra más alto, y el individuo funcionando por su propia cuenta ya no es una opción.

 

 

 

Parte del proceso de ascensión implica un requerimiento de no tener miedo a estar solo. De esta manera, fuimos colocados en situaciones en las que tuvimos que estar solos, para poder tener esta experiencia. Después de que completamos esta experiencia, pasamos entonces a la energía grupal. Esto se debe a que no podemos entrar a la energía de grupo a partir del miedo a estar solo. Tenemos que entrar en la energía de grupo a partir de la necesidad de mayor vibración y conocimiento de que cada componente es necesario para comprender un todo. No podemos llevar todos los sombreros y hacer todo nosotros mismos. Hemos llegado al extremo del espectro con esto, y es por eso que muchos de los precursores están absolutamente agotados de hacerlo todo ellos mismos, y sin duda muy cansados de la soledad, puesto que ya han completado con este proceso y han estado listos para el grupo ya por un tiempo. Este formato de estar solos y hacerlo todo nosotros mismos ya no va a estar presente… NUNCA MÁS.

 

 

 

Así que otra vez, aunque a veces puede sentirse como si nada estuviera sucediendo al momento, les puedo asegurar que las cosas están sucediendo en verdad. ¡Y sólo esperen a ver cómo se sienten las cosas cuando empecemos nuestras nuevas conexiones unos con otros!

 

 

 

Con mucho amor y gratitud,

 

 

Gracias Margarita López!!!

Traducción: Margarita López

Edición: El Manantial del Caduceo

http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

 

 

 

Nuevo sitio de Karen Bishop “Emergiendo Los Nuevos Ángeles de la Tierra” www.emergingearthangels.com

Todo su material pueden descargarlo en archivo Word desde su sitio en español www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
3 comentarios
  1. User comments
    marta c.jaramillo

    GRACIAS!

    es tan importante todo lo que nos aclaras,porque me estaba sintiendo perdida y enferma.ahora lo entiendo como parte de un proceso, en el que devo dejar fluir.

    abrazos yiya

  2. User comments
    ma. de jesus cobos p

    GRACIAS POR TAN MARAVILLOSA INFORMACION . TODO ME PASA Y TAMBIEN LO DEL DOLOR EN LA ESPALDA ALTA . Y ESO SI NO ME LO ESPERABA . ME SIENTO TAN PRIVILEGIADA QUE CADA DIA ME ES MAS FACIL DAR AMOR A MIS HERMANOS HUMANOS Y A TODO SER VIVO. Y A USTEDES QUE NOS MANDAN ESTA INFORMACION LOS AMO MAS ALLA DEL ENTENDIMIENTO HUMANO. QUE BIEN SE SIENTE CONOCERLOS. GRACIAS.

  3. User comments

    Mis queridas amigas Marta y María de Jesús.

    Es muy agradable leer vuestros cariñosos y sinceros comentarios,gracias por dejarlos aqui y compartirlos con todos.

    ATREVETE A SER UNA GOTA DE AMOR EN UN MAR DE AMARGURA.

    Un abrazo en la luz.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend