Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » El apego al sufrimiento y el miedo a la libertad

El apego al sufrimiento y el miedo a la libertad

apego al sufrimiento

 

EL APEGO AL SUFRIMIENTO

Desprendernos del sufrimiento debería ser algo fácil si llegáramos a la comprensión profunda de lo que significa y tomar la adecuada actitud para desprendernos de él. El problema radica en que el ser humano no quiere desprenderse de él por extraño y paradójico que parezca porque en el mayor de los casos el sufrimiento puede ser un mecanismo de defensa para la persona, para liberarse de los riesgos y las responsabilidades que los cambios ocasionan.

El resolver los conflictos que producen los trastornos emocionales es para el individuo que los sufre una excusa para quedarse sin el soporte, convenciéndose de que no sufre auto-engañándose. Si la persona se niega a admitir sus sufrimientos como un lastre esperando la compasión de los demás e ir al encuentro de su apoyo, solo se encarcelara   a sí misma y a su propio sufrimiento.

La presencia del miedo emerge y hace su labor prefiriendo esa situación indeseable a romper las cadenas que lo pueden llevar a la liberación. Esperan la opinión de los demás, razón por la cual abandonan la lucha prefiriendo vivir reprimidos, en estados de indiferencia u odio. Adoptan la aptitud de no importarles nada apareciendo como mártires de sus sufrimientos, porque así no se nos exige nada y se nos respeta nuestra debilidad y nuestro dolor. Nos aferramos al pasado y lo utilizamos como norma de rutina de conducta con la que nos protegemos del peligro y de cometer errores, no viendo el verdadero error de nuestra propia conducta.

El proceso al apego al sufrimiento se basa en no hacer lo debido inclinándonos a lo dramático, violento y agotador. Algo totalmente nefasto para nuestra propia conciencia es la auto-compasión o sentimientos de culpa y las actitudes que nos transportan a la niñez.

La proyección continua en el pasado y el miedo al futuro son los factores más seguros para el apego al sufrimiento y resulta que vivir en el presente es indispensable para tomar una actitud necesaria de comprensión de lo que nos pasa

 

lIBERTAD

 

LA LIBERTAD

El apego al sufrimiento no admite cambios; el temor a los cambios nos hace vivir en nuestro propio óvulo como escudo, ya que el miedo a conseguir la libertad emocional no nos permite cambiar de actitud con la que nos acogemos al sufrimiento. Para ganar la libertad y desprendernos del propio sufrimiento nos lo tenemos que proponer con todas nuestras fuerzas. Pero no se puede tener libertad sin riesgos ni responsabilidades. No podemos ser amados si no amamos a riesgo de sufrir la pérdida del amor y seguir a pesar de todo creyendo en el amor como fuente de donde fluye todo

Cuando el  ser humano de deshace de  su amargura de sufrimiento es cuando llega a ser libre, entonces es responsable, porque la libertad es el camino de hacer y dirigir las propias acciones y la vida.

El ser libre y tener libertad no es tan  sencillo, implica Ser uno mismo sin que nadie ni nada lo controle y dirija  sus sentimientos ni sus acciones y esto solo se logra con la madurez emocional y el ser sueño de uno mismo.

El primer paso es desarraigar el, derrotar al gran enemigo interno, el que nos tiene esclavizados. El es el mayor destructor de la humanidad, ya que nos tiraniza paralizándonos sin poder tomar medidas  sobre lo que nos está acaeciendo. Toda nuestra  facultad creadora se ve destruida por el miedo.

 

Miedo

EL MIEDO                                                        

 

En la realidad el miedo no existe, es una respuesta  mental a la supervivencia de la especie ante el peligro. Hay muchas teorías respecto al miedo y muchas formas de manifestarse.  El miedo se puede combatir con amor, el amor verdadero a todo lo que es,  no conoce el miedo. El miedo esta desprovisto de amargura, es una energía que engendra vida y felicidad, mientras que el miedo al sufrimiento, se fusiona con las emociones negativas.

Tenemos que comprender que nuestras respuestas emocionales no van más allá de ocho emociones básicas y sus detonantes,  estas emociones están sometiendo a un  Dios, ese Dios que todos llevamos en nuestro interior y que conecta con la monada, la  chispa Divina de la Creación,  la fuente de nuestro YO SUPERIOR (nuestra alma de Luz) y nuestra Presencia Divina,  YO SOY.

AUTOR: Mario Martínez, colaborador de la gran familia hermandadblanca.org

 

 

 

 

 

 

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Mario Martínez
Terapeuta transpersonal Constelaciones Familiares DMC (desprogramación de la memoria corporal) Hipnosis, clínica y reparadora PNL EFT
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to friend