Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » El Apego que confundimos con amor

El Apego que confundimos con amor

rom

El  Apego es uno de los temas nodales en las culturas de oriente, de igualmente la aversión y la ignorancia que se reconocen como la raíz de todos nuestros problemas y aflicciones.

Pero ¿Qué es el apego? El apego surge cuando exaltamos y exageramos las características positivas de los demás, lo cual a simple vista no generaría ningún problema, pero si analizamos a fondo en las relaciones personales se presenta con resultados destructivos y nos confunden, nos hacen caer en puntos de vista equivocados y sin fundamento alguno.

Por ejemplo, cuando nuestra pareja llega tarde a casa sin justificación aparente…nos enojamos y sentimos que perdemos el control de la situación…el control proviene del apego y no del amor aunque normalmente lo confundimos. Si en algún momento terminamos alguna relación y lo que nos decimos es ¿ porqué a mí si soy tan maravilloso e inigualable? Esto es apego no amor y en el fondo el daño que percibimos como una muestra de amor es resultado del ego, la soberbia y la importancia personal.

 amistad

 

Así transitamos día a día entre momentos de apego y no de amor como pretendemos creer.

libertad y confianza

Cuando damos libertad y confianza al otro independientemente de que lo aprecie o no ….estamos experimentamos amor no apego. Cuando impulsamos y contribuimos a los objetivos del otro, estamos actuando desde el amor no desde el apego, así podemos citar muchos más edificantes ejemplos.

par

La realidad es que es difícil desprendernos de nosotros mismos para dar paso al bienestar de los demás. Además debemos ver a las personas como son, con sus múltiples cualidades y defectos, si podemos convivir con ellos entonces estaremos listos para tener una relación sana y si no lo toleramos podremos comenzar una relación en la que estaremos forzando al otro o a los otros a cambiar de acuerdo a lo que necesitamos y queremos, esta es una posición egoísta y poco constructiva. También podemos creer que amamos de manera genuina a las personas y lo que hacemos es utilizarlos, volverlos objetos de nuestra satisfacción al punto de que no solo les pedimos, les exigimos, les demandamos cuidados y atención, pensamos que nos merecemos la vida del otro, pasamos por encima de sus objetivos e inclusive de su dignidad.

pégame pero no me ignores…

Al final terminamos pensando como el clásico refrán : “Pégame pero no me ignores”, esto es apego no amor, el amor respeta no daña, construye no destruye, impulsa y no limita, libera pero no ata…y lo más difícil pero sano es  dejar ir lo que no puede permanecer cerca si es de una manera condicionada.

 paret

Es claro que muchos creemos que amamos y en realidad estamos apegados, enganchados al conflicto, esto no significa que en este momento debemos alejarnos de nuestros seres queridos, solamente debemos trabajar a la medida de nuestras posibilidades en liberar e impulsar a los demás, en amar en tiempo presente, ser pacientes, tolerantes, generosos, positivos….es difícil de lograr cuando en el mundo de hoy lo que imperan son las charlas entre amigos y  conocidos acerca de  las dificultades que imperan en nuestras relaciones de apego pensando que son relaciones construidas desde la base del amor.

el apego distorsiona la visión de lo que nos rodea

Así que dispongámonos a ver a las cosas y a las personas como son ni más ni menos, preguntémonos si podemos vivir con eso y que tanto puedo ceder entendiendo que si quiero cambiar al otro y a los otros como punto de partida no estoy en una relación de amor, estoy sumergido en el apego que distorsiona la visión respecto a todo lo que me rodea.

Como todo lo edificante requiere de mucho esfuerzo, vincularnos de manera constructiva lleva tiempo pero se logra haciéndonos constantemente la pregunta ¿estoy pensando solo en mí o estoy incluyendo a los otros?…una y otra vez hasta crear la familiaridad con el punto de vista correcto.

el amor es paz y tranquilidad

La gran noticia es que se puede y el valioso resultado es la paz y tranquilidad en nuestras relaciones personales. El amor es paz y el apego es dolor, en el fondo qué prefieres tener paz o fabricar escenarios en los que lo único que importe es que tengas la razón. Yo prefiero sin duda la paz del amor.

 

AUTOR: Pilar Vázquez, colaborador de la gran familia de la Hermandad Blanca

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Pilar Vazquez (Editora GHB)
Licenciada en Mercadotecnia, Maestría en Economía de Negocios, Coach Certificada en ejecutivos y equipos de trabajo del ITESM - CCM, alumna de Casa Tibet México.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend