Cambio y Desafío.

Ascension

 

Capítulo 10: CAMBIO Y DESAFIO

 

En los últimos años han tenido lugar un número creciente de comunicaciones y predicciones, a través de mensajes canalizados en círculos espirituales y/o esotéricos, acerca de una gloriosa Nueva Era en la Tierra hacia el comienzo del nuevo Milenio. Se nos dice que esta Nueva Era Dorada anuncia un periodo de grandes avances espirituales en nuestra civilización, seguidos por mil años de Paz y amorosa Cooperación. El tiempo presente es un tiempo en el cual evaluaremos nuestro progreso evolutivo individual, y para aquellos que estén preparados, la “Ascensión” a un plano más elevado, de una frecuencia vibratoria más alta, estará a su alcance.

 

Aquellos que asciendan serán elevados desde nuestra actual “Tercera Dimensión” física y densa, pasarán rápidamente por la “Cuarta Dimensión”, hasta la etérica “Quinta Dimensión”, hacia el año 2012, el comienzo de la nueva Era de Acuario en la Tierra. Desde la “Caída de la Atlántida”, hace 12.500 años, nos hemos encontrado bajo un “Velo de Olvido” que rodea la Tierra como “Escuela de Duro Aprendizaje”, en una especie de “cuarentena” que nos aleja del acceso directo a otros planos más elevados. Aquellos de nosotros que logremos la Ascensión recuperaremos la “Consciencia Total”, lo que nos permitirá estar conectados conscientemente a nuestro “Yo Superior” al igual que a otros mundos espirituales más elevados.

 

Estos próximos eventos han sido recogidos también en la Biblia como la largamente esperada “Segunda Venida de Cristo”. Tendrá lugar un día del “Juicio Final”, donde se separará el trigo de la cizaña, es decir, los que van a ascender de los que no, seguido de un periodo de “Tribulación” para los que queden aquí, durante el cual habrá grandes convulsiones en el planeta Tierra.

 

En las comunicaciones con los Altos Planos Espirituales, también se nos dice que el final de la actual Era de Piscis, la cual ha durado 2.000 años desde el nacimiento de Jesucristo, coincide con el final de un Ciclo Cósmico de 206 millones de años de duración, junto con otros finales de Ciclos Galácticos más cortos. Esta finalización del Gran Ciclo Cósmico representa el final de un periodo de “espiración” del Creador, como fuerza creadora del Cosmos y el comienzo de la “inspiración”, en la cual el Creador conduce toda su creación, junto con toda la sabiduría acumulada, de vuelta hacia la Fuente. Después de que todo esto sea completamente asimilado por el Creador, un nuevo Ciclo Cósmico comenzará en un nivel superior.

 

En este preciso momento del tiempo, nos encontramos dentro de “la zona nula”, entre estos grandes cambios de las corrientes evolutivas.

 

Este periodo de finalización de un Gran Ciclo Cósmico es un tiempo de pruebas finales del propio proceso evolutivo y un tiempo de Ascensión para todos los mundos habitados del Universo. En verdad, y aunque permanecen aún desconocidos para los habitantes de la Tierra, existen incontables planetas habitados a lo largo de los millones de sistemas solares dentro de nuestra Galaxia y otras Galaxias. Ellos también, en este tiempo, experimentarán el Fin de un Ciclo, el “Día del Juicio” y la Ascensión a planos vibratorios más elevados. Esto coincide con un periodo donde todas las Estrellas/Sistemas Solares de nuestra Vía Láctea habrán recorrido una gran órbita alrededor del Gran Sol Central. Concretamente, en el sector de las Pléyades (que incluye nuestro propio Sistema Solar, orbitando alrededor del Gran Sol Central Alción), se encuentra finalizando un Ciclo del Zodíaco de 26.000 años, o lo que es lo mismo, un “Año Zodiacal”. Las doce constelaciones del Zodíaco habrán así completado un ciclo de movimiento celestial.

 

Durante los últimos años de este siglo las predicciones del fin de nuestro mundo tal como lo conocemos, y el comienzo de una gloriosa Nueva Era, se han incrementado enormemente.

 

Estas predicciones provienen de diferentes fuentes, incluyendo libros publicados por pequeñas editoriales esotéricas, y más recientemente, una creciente oleada de canalizaciones de los Planos Espirituales disponibles en Internet.

 

Por supuesto, los profetas, y sus profecías de condena y oscuridad, y del inminente Fin del Mundo, han surgido y desaparecido a todo lo largo de la Historia de la Humanidad, y muchas personas, en el pasado, han rechazado las predicciones de acontecimientos relativos al Fin del Mundo, ninguno de los cuales se han llegado a cumplir. Recientemente, sin embargo, se ha producido tal avalancha de predicciones sobre los Cambios Terrestres, junto con un creciente conocimiento del mundo de los Ángeles, extraterrestres, OVNIS, círculos de los campos de trigo y otros fenómenos paranormales, que se hace extremadamente difícil ignorar el fenómeno de la “Nueva Era”. Sin embargo, incluso en el caso de que uno no acepte esta avalancha creciente de pensamiento “Nueva Era” deberíamos considerar que siempre es positivo mantener una mente abierta a todo tipo de posibilidades, cualquiera que éstas sean. ¡Uno nunca puede estar completamente seguro de lo que puede ocurrir a la vuelta de la esquina!

 

Las predicciones sobre próximos Cambios Terrestres geológicos han sido rechazadas por los científicos durante años por considerarlas “no científicas”. Sin embargo, de hecho, hay mucha evidencia científica de convulsiones geológicas que han ocurrido en el pasado en nuestro planeta. Y cuando un patrón geológico se repite a lo largo de la historia, la presunción “científica” sería que continuará repitiéndose en el futuro, no que cesará de ocurrir sin ninguna explicación o razón específica. La evidencia geológica indica claramente que los trastornos físicos de enorme magnitud han impuesto en el pasado grandes alteraciones a la geografía del planeta, sumergiendo masas continentales enteras bajo el mar, y elevando otras que llegarían a ser las altas cadenas montañosas que conocemos hoy día. Este hecho ha sido puesto en evidencia por las conchas y esqueletos de animales marinos que se han encontrado en las montañas más altas del Himalaya y los Andes. La evidencia geológica también confirma que las grandes llanuras de Estados Unidos, desde Méjico a Alaska, estuvieron en el pasado bajo el mar; lo mismo que la actual costa Este de América, donde una vez el océano fracturó las costas de las Montañas Apalaches.

 

Existe mucha evidencia de que estos cambios repentinos fueron de hecho producidos por un cambio en los Polos terrestres, los cuales tomaron nuevas posiciones, que dieron lugar a las regiones ecuatoriales actuales. Hay ejemplos registrados de cambios dramáticos en el clima ocurridos en el pasado lejano, como por ejemplo el descubrimiento de arrecifes de coral tropicales en la ciudad de Spitzbergen, situada en lo que se conoce hoy como Círculo Polar Ártico. Sedimentos de carbón encontrados en la Antártida indican que el área estuvo una vez cubierta de bosques. En 1799 los cuerpos congelados de mamuts descubiertos en la tundra de Siberia, mostraban en su estómago hierbas y hojas pertenecientes a regiones tropicales, situadas a miles de kilómetros al sur.

 

Muchas de las predicciones sobre los próximos Cambios Terrestres sugieren que tendrá lugar una inclinación en los ejes de la Tierra, lo que precipitará los cambios violentos vaticinados. Esto alterará el equilibrio centrífugo existente de la corteza terrestre y provocará los cambios principales de la superficie de los continentes y océanos, lo que causará que algunos continentes se hundan bajo el mar y otros se eleven desde las profundidades de los océanos, incluyendo los continentes hundidos de Lemuria y la Atlántida. Todo ello acompañado de enormes olas, inundaciones y tormentas sin precedentes, con vientos de más de 900 km/h devastando todo lo que encuentra a su paso.

 

El final de un Gran Ciclo Cósmico marca un tiempo donde toda vida debe experimentar unas pruebas finales y una evaluación de su propio progreso evolutivo. También es un tiempo donde todas las deudas kármicas contraídas con otras personas deben ser equilibradas o perdonadas. Es un tiempo donde muchos estados emocionales viejos y reprimidos dentro de nuestro interior más profundo deben ser sacados a la superficie, resueltos y transmutados a tiempo para los “Cambios”. Utilizando la terminología bíblica, este es un tiempo del “Día del Juicio Final”. Para aquellas personas incapaces de Ascender por no haber logrado superar sus pruebas evolutivas, o por no estar preparados para alcanzar planos más elevados, personas que todavía muestran una naturaleza no-bondadosa, agresiva y destructiva, este tiempo puede suponer volver a comenzar todo un ciclo evolutivo tridimensional, lo cual supondría trasladarse a otro sistema solar que aún contenga un planeta tridimensional, incluso un planeta aún menos evolucionado que la Tierra.

 

En este tiempo, la Tierra debe sumarse al proceso de Ascensión junto con todos los planetas vecinos habitados de nuestro Sistema Solar, pues ellos también pasarán de la Cuarta a la Quinta Dimensión. La Humanidad de la Tierra se ha quedado muy atrás en su progreso evolutivo hacia la Ascensión durante los pasados milenios. Nos hemos encontrado anclados durante mucho tiempo en la Tierra debido a la gran cantidad de almas, en muchos casos destructivas, que se han encarnado para trabajar su agresividad y para aprender ciertas lecciones más o menos duras. La Humanidad Terrestre se ha retrasado en su proceso de Ascensión debido a varias “Fuerzas Oscuras” que han logrado mantener un control insidioso sobre todo el Planeta. Sin embargo, en este tiempo, ellos y sus oscuros planes para mantener dicho control sobre todos nosotros están siendo ahora sobrepasados por acontecimientos de mayor relevancia dentro de este Final de Ciclo. Este es un tiempo donde las Fuerzas de la Luz por fin prevalecerán, por intervención Divina directa, sobre las Fuerzas de la Oscuridad.

 

No obstante, a pesar de las enormes dificultades que nos hemos creado nosotros mismos en la Tierra, una gran parte de la Humanidad ha logrado un importante progreso en su proceso evolutivo en las pasadas décadas. Muchas personas, en el momento actual, han comenzado ya su proceso de Ascensión, elevando sus frecuencias vibratorias hacia la Cuarta Dimensión, aunque puedan no ser conscientes mental y físicamente de estos cambios sutiles en su vida diaria. El cuerpo planetario de nuestra Madre Tierra también se ha elevado hacia la frontera con la Cuarta Dimensión. Como resultado de todo ello, algunos de nosotros hemos podido notar que nos sentimos un poco más “iluminados” en nuestro interior, que los colores de la naturaleza y del medio ambiente que nos rodea parecen mucho más vívidos, y que expresamos actitudes mucho más positivas y amorosas hacia la vida y hacia las personas que están con nosotros. Podemos notar también que nos apetece hacer más ejercicio al aire libre y que no nos apetece tanto comer alimentos ricos en grasa y sangre como antaño.

 

Después de sucedidos los Cambios Terrestres principales, nuestro Sistema Solar está destinado a moverse desde la presente órbita galáctica Pleyadiana hacia un nuevo área que forma parte del Sistema de Estrellas de Sirio. De hecho, la Tierra será “promocionada” desde su estado actual Planetario para convertirse en un Sol habitado radiante, uno de los tres Soles en circunvolución del Sistema de Estrellas de Sirio. Aquella parte de la población terrestre que logre ascender a la Quinta Dimensión formará parte en lo sucesivo de un mundo que será como un escaparate para los demás, un mundo amoroso y cooperador, ejemplo para el resto de la Galaxia de una vida correcta, ganada a través de duras y amargas lecciones. Habremos forjado un nuevo y elevado orden social por medio de nuestra larga experiencia de intensos conflictos y dificultades. Una buena medida de nuestro progreso es que seremos un caso excepcional dentro de la Historia del Universo pues ¡una sociedad tridimensional está a punto de elevarse dos niveles de frecuencia vibratoria en un solo salto!

 

El Ser Planetario de la Tierra, también conocido como Madre Tierra, o Gaia, está ya preparado para acometer su propia Ascensión hacia la Quinta Dimensión. Ella estuvo de acuerdo en el pasado en ser, durante millones de años y bajo la forma de sacrificio amoroso, una Escuela Especial Galáctica de Lecciones Básicas y Difíciles, no solamente para las almas jóvenes que comenzaban su largo proceso evolutivo, sino también para las almas renegadas, sin caridad y destructivas que llegaban de todas partes del Universo.

 

Ella está lista, después de una larga y dolorosa existencia tridimensional, para moverse hacia un nivel más alto, donde los habitantes de su turbulenta superficie expresarán en el futuro grandes avances como civilización pacífica y amorosa. La Humanidad mostrará en el futuro el camino, como ejemplo para el resto del Universo, de una transformación hacia un nuevo nivel más profundo de respeto hacia el medio ambiente planetario y otras formas de vida también en evolución.

 

 

LA NUEVA TIERRA – La Ascensión del Planeta Tierra

Libro II: EL RENACIMIENTO DE LA TIERRA (5ª edición – 1999)

por Lawrence & Michael Sartorius (a excepción de notas acreditadas)

Traducción: Marisol Mora – marisolmb@navegalia.com

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES
2 comentarios
  1. User comments

    Me encantan éstos temas, porque nos mantienen informados y actualizados sobre lo que está pasando,así mismo nos ayudan a estar en contexto. Quiero agradecerles porque tambien nos mantienen alertas con nuestra manera de pensar, hablar y actuar.Gracias nuevamente.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend