Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Iniciativas solidarias » El camino hacia la recuperación, la historia de Anuradha Koirala

El camino hacia la recuperación, la historia de Anuradha Koirala

Después de años de abuso, violencia y tres abortos involuntarios, la relación con su marido acabó. Para ser una mujer de clase media de Nepal, y luego en los años 80 logró ganarse la vida como profesora de inglés y divorciadas de esa trágica vida que alguna vez vivió. Pero la misma vida puso en sus palabras el propósito y la responsabilidad de cambiar otras vidas. Aquí vamos a conocer un poco del valiente camino de Anuradha Koirala.

 

Anuradha Koirala_opt

 

Anuradha puso una porción de su salario mensual de $ 100 para comenzar una pequeña tienda al por menor para emplear y dar apoyo a las víctimas desplazadas de tráfico sexual y la violencia doméstica. A principios de los 90 se dio cuenta de que hay mucho más que se tenía que hacer lo que obligó a la creación de Maiti Nepal, que fue formada por Anuradha junto con un grupo de profesionales que consta de maestros, periodistas y trabajadores sociales. Esta increíble historia de la protección de los más débiles es un hecho por parte de una persona con gran corazón.

 

Anuradha Koirala y la creación de Maiti Nepal

 

Maiti, significa Casa de la Madre por lo tanto, la fundación de Maiti Nepal se basa en proporcionar la seguridad de estar en los brazos de su madre a las víctimas de la esclavitud sexual, la violencia doméstica, el trabajo infantil y la prostitución. Para proporcionar una cierta perspectiva, en Nepal las niñas a partir de los 6 años están en riesgo de ser víctimas del tráfico a través de la frontera con la India para la prostitución sexual.

 

Geeta tenía 14 años de edad cuando fue rescatada por la policía y llevado a Maiti Nepal. Ella había sido vendida a un prostíbulo de la India a la edad de 9 por un miembro de la familia. El familiar engañó a la madre de Geeta con discapacidad visual ofreciéndole que su hija iba a conseguir trabajo en una empresa de ropa. El día típico de esta chica consistía en ponerse maquillaje, quedarse hasta las 2 AM y tener relaciones sexuales con hasta 60 hombres.

 

“Yo solía ser muy triste y frustrada con lo que estaba ocurriendo en mi vida,” dijo Geeta.

 

Anuradha Koirala, a través de Maiti Nepal ha ayudado a más de 12.000 mujeres y niñas de Nepal desde 1993, que tienen una historia similar a la Geeta. A los 61 años, la mujer ha llevado esta revolución del cambio atacando a burdeles, patrullando la frontera entre India y Nepal y dando prestación de servicios de alojamiento y soporte seguro.

 

Anuradha Koirala con victimas_opt

 

Su trabajo es a menudo peligroso y requiere un gran sacrificio personal. Los elementos criminales buscan chicas jóvenes y son un enemigo despiadado, además tienen conexiones políticas al más alto nivel en la India y Nepal. La oficina principal de Maiti Nepal en Katmandú ha sido destruida dos veces, haciendo que los trabajadores de Maiti deban viajar con guardaespaldas cuando la supervisión de las misiones de rescate llega a la India.

 

Sin embargo, el camino de la recuperación no se construye a través de una losa de concreto, se trata de un largo viaje para la víctima de manera individual con el apoyo de la institución Maiti Nepal. Anuradha Koirala explica que las chicas de los burdeles llegan con las manos vacías, enfermas, en muchos casos embarazados o con niños pequeños y psicológicamente rotas.

 

“Cuando las chicas llegan a Maiti Nepal, nunca, nunca se realizan preguntas. Dejamos que ellas sean ellas mismas durante el tiempo que necesiten. Les dejamos jugar, bailar, caminar, hablar con un amigo“, dijo Anuradha. “Tienen miedo al principio, pero con el tiempo van a hablando con nosotros por su cuenta.”

 

Demi Moore, junto a los niños y Anuradha Koirala_opt

 

Maiti Nepal también proporciona una recuperación completa posterior al salvamento donde está incluido el tratamiento médico, psicológico y jurídico, documentos judiciales formales y persecución penal, y todo de forma gratuita.

 

La mayoría de los trabajadores voluntarios son niñas rescatadas y mujeres jóvenes que son lo suficientemente sanas como para trabajar. “Necesitan poco incentivo de mí”, afirma Anuradha. “Ellas están trabajando para ayudar a sus hermanas y saben el horror de las víctimas” Además, Maiti Nepal obtiene fondos de asistencia a través de subvenciones y donaciones de todo el mundo.

 

Mientras que algunas de las chicas son capaces de volver a sus familias, muchos de ellos en particular aquellas con VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual son socialmente estigmatizadas y ya no son bienvenidas en sus comunidades de origen. Para estas niñas, Maiti Nepal se convierte en su nueva, y posiblemente única y último hogar.

 

AUTORA: Josyeliz Alcalá, redactora de la familia de hermandadblanca.org

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Josyeliz Alcala (Redactor GHB)
Josyeliz es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org
ESPACIO PATROCINADORES
2 comentarios
  1. User comments

    lo siento te amo perdon gracias por todo lo creado borro memorias limpio suelto luz y sanacion….

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend