Home » Vida Consciente » El Rincon de la Salud » Medicina Natural » ¿Cómo actúa la Energía Reiki?

¿Cómo actúa la Energía Reiki?

reiki mujer con las manos en la cabeza

El Reiki trata del manejo y envío de la energía para la curación de la mente, el cuerpo y las emociones. El fenómeno Reiki es una forma de sanación y apoyo para cambiar las conductas y actitudes no deseadas. Produce resultados tan asombrosos que se ha introducido amplia y rápidamente en Occidente. Los desequilibrios energéticos internos son realmente quienes nos causan la pérdida de la salud en los aspectos tanto físico como mental y emocional. Reiki forma parte de las técnicas que usan la energía del Universo para curar. Es una de las técnicas más sencillas y eficaces. Con el empleo de Reiki, las condiciones negativas se convierten en positivas.

Reiki es un concepto formado por dos vocablos japoneses “rei” y “ki”, que son dos formas de energía absolutas y necesarias en el Universo. “Rei” es la energía del Universo, y todos los seres estamos conectados a esta forma de energía. Está en todas partes, nos rodea, nos penetra, forma parte de toda la existencia y no hay nada que esté exento de esta energía Universal . Cuando fluye libremente a través de nosotros produce salud y bienestar. “Ki” es la parte de la energía vital más física, es la energía que circula dentro del organismo de los seres vivos. Forma parte del cuerpo etérico, el cuerpo energético más próximo a nosotros. Esta energía y la calidad de la misma es diferente de un ser a otro. La acupuntura china, que tiene más de 5000 años, denomina “chi” a la energía vital que circula por el organismo. La acupuntura japonesa, con 3000 años de antigüedad, la llama “Ki”. Y el hinduísmo la denomina “Prana”. El caso es que todos los seres vivos tenemos “Ki”. El “Ki” requerido por una víscera o un órgano depende de la estructura y densidad de éste. Si el “Ki” deja de circular totalmente en un organismo vivo, la vida se interrumpe.

Realmente ambas formas de energía existen en todas las personas incluso ya desde el momento del nacimiento. A pesar de ello, aunque todos los seres humanos estamos compuestos por esta energía, solamente a través de las iniciaciones se abre un proceso mediante el cual podemos utilizarla para sanar. Es algo así como una apertura lo que ocurre con las iniciaciones, aunque la energía está ahí desde el momento mismo en que empieza la Vida. Cuando a través de una iniciación un Maestro de Reiki abre el chakra coronario de un alumno, éste queda ya en disposición de recibir de forma permanente esta energía universal (“Rei”) y canalizarla . Aunque el “Ki” lo tengamos todos y no necesite de ningún proceso ni aprendizaje , es cierto que se necesita un proceso de iniciaciones para poder recibir esta energía Reiki del Universo y posteriormente canalizarla.

Esta energía se distribuye en nuestro cuerpo a través de los llamados 7 chakras, que están ubicados en nuestro cuerpo etérico y se reparten a lo largo de nuestro cuerpo físico. Hay una relación entre estos chakras o centros de energía y el cuerpo físico a través de unos canales llamados “nadis”, que son como pequeñas venas o canales muy finos de energía que unen la parte energética de la que estamos compuestos con la parte física o materia que nos da sustento y entidad en el espacio/tiempo. Cuando uno de estos centros energéticos se bloquea, dado que los “nadis” tienen mucha relación con nuestro sistema glandular, el simple bloqueo puede provocar que en un determinado momento una glándula de nuestro cuerpo físico no funcione y con esto se nos provoque un problema físico. Es lo que en Reiki se llama un “hibiki”, que es como una energía negativa, una concentración y solidificación de energía (algo así como si solidificáramos el agua), que precisamente por su densidad, por su “oscuridad energética” y por tanto, su pesadez, provoca un daño físico o enfermedad en nuestro cuerpo, mente o emoción espiritual. A través del Reiki se puede retirar esa energía negativa y hacer que los procesos normales entren en funcionamiento de nuevo, fluyendo la energía de forma natural y de esa forma la enfermedad quede curada. Para ello, el Reiki (sobre todo en Japón) está muy relacionado con la meditación, de hecho el Sensei Usui alcanzó la iluminación o “satori” gracias a la meditación zen y el ayuno. Por eso es importante mantener la mente atenta y permanecer receptivo a la hora de recibir y canalizar energía. Esto ha de hacerse lo más en silencio posible.

Una cosa importante del Reiki es que es una herramienta, no es una filosofía ni una manera de pensar, ni tampoco una religión. Es simplemente la posibilidad de canalizar la energía en su estado más puro y armonioso hacia ti mism@ o hacia otros. Al ser una herramienta, se puede utilizar en múltiples situaciones y ocasiones, haciéndola muy práctica, ya que no requiere un estado alterado de consciencia ni una concentración especial. Por eso sirve para múltiples aplicaciones, pero a su vez tiene un solo uso: te ayuda a estar en armonía contigo mism@ y con tu entorno, por lo cual, si estás en armonía, no sufres de estrés, no padeces enfermedades físicas y no tienes problemas con tus relaciones.

En términos prácticos, Reiki sirve para sanar y paliar una multitud de enfermedades y estados mentales y de ánimo. He aquí unos ejemplos:

Dolores de artritis, reuma, artrosis, dolores de espalda y lumbares, dolores menstruales, migrañas, dolores de cabeza, etc. Reiki también acelera el proceso de cicatrización, sirve para soldar lesiones óseas, reducir la inflamación en esguinces y para sanar músculos desgarrados. Ayuda al cuerpo a aumentar su capacidad para luchar contra enfermedades virales, reforzando su sistema inmunológico (hay muchas mejoras documentadas, por ejemplo en personas seropositivas). Alivia la otitis, la gastroenteritis y las infecciones de la piel. Sirve para equilibrar energética y espiritualmente a las personas y, por tanto, como resultado, las enfermedades mentales pueden desaparecer cuando la persona se encuentra en un estado de equilibrio y felicidad.

Sirve para enfermedades tanto físicas como psíquicas, mentales, especialmente en depresiones, pues es una terapia que busca que el cliente se sane en todas sus vertientes personales, no sólo en la parte de desajuste depresivo. El cuerpo, las emociones, la mente , el alma, realmente engloba a todo el ser humano.

En resumen, el Reiki más que tratar enfermedades específicas consigue un equilibrio completo a través de la energía universal. De esta forma, el propio cliente es quien toma las riendas de su propia sanación. Con el Reiki se busca un estado de paz y plenitud interior, física y espiritual, y encontrar la felicidad.

IVÁN

Terapeuta de Reiki

Fuente: http://reikiterapiavigo.wordpress.com/2013/04/04/como-actua-la-energia-en-reiki/


2 comentarios

  1. soy una admiradora de estas tecnicas, Y ME GUSTARIA RECIBIR EN MI CORREO ELECTRONICO estas notas que tanto hacen y ayudan. gracias por tener la bondad de hacerlas conoder.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>