Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Artículos de opinión » ¡Como Duele Crecer! por Mer Vivar

¡Como Duele Crecer! por Mer Vivar

Niños niño y niña

El pasado jueves 15 nos preparábamos para celebrar los 88 años de mi padre y mi hermano, que se estaba sintiendo mal desde el día anterior, de pronto perdió el conocimiento y tuvimos que salir corriendo a la clínica. Entró muerto. Ya iba muerto desde casa y los 20 minutos que tardamos en llegar fueron cruciales para el desenlace de esta historia.

Tenía una hernia intestinal que explotó el día anterior mientras él hacia fuerzas trasladando unos materiales para remodelar su casa, porque a fin de año se casaba con su novia de hace 13 años. El desconocía que tenía esa hernia y cuando empezó a sentirse mal lo atribuyó a las ulceras que constantemente le molestaban, pero la hernia reventó y repartió sus ácidos por todo el organismo, provocándole el paro cardiaco de esa mañana.

Tras largas horas de espera con él conectado a un millón de máquinas, finalmente el médico nos reunió para contarnos que tenía un 1% de posibilidades sobrevida y las probabilidades de vida útil de ese porcentaje eran nulas. Fue un shock para todos, especialmente para mi padre que cayó de rodillas suplicándole a Dios que se lo llevara a él y no a su “chiquitito” que recién en enero había cumplido los 40 años. Por ser el menor le decían chiquitito, pero superó el metro ochenta.

 

No pude resistir tanta pena contenida por todas esas horas y salí a caminar por la calle, con el sol picándome en el rostro bañado en lágrimas mientras solo era capaz de oír el ruidos de las hojas secas rompiéndose a mi paso… rogaba al cielo que lloviera a cantaros para que la gente dejara de parar a preguntarme que me pasaba al tiempo que yo lo único que podía hacer era repetir como un mantra: lo siento, perdón, gracias, te amo.

Lo siento por no haber previsto que el tránsito de Plutón te afectaría tanto.

Perdón por las veces que me faltó tolerancia con tus creencias religiosas…

Gracias por los años que me regalaste y los bellos recuerdos que me dejas…

te amo porque eres una parte de mi y siempre lo serás…

 

Creí que de dolores ya sabía suficiente pero esto duele como una punzada quemante. Como si te arrancaran el corazón, un lugar donde él siempre tuvo un sitio de privilegio, a pesar de que discutíamos bastante porque él era casi un fanático religioso y yo una “pagana loca”. Siendo 3 veces Capricornio (Sol, Luna y Ascendente) nada sabía de flexibilidad y teniendo la Luna en el mismo grado que yo: 28º de Capricornio… éramos sintonía total… El llegó cuando yo tenía 5 años a alegrarnos la vida a todos con sus chistes, sus payasadas y su sonrisa. Me encantaba que lo pusieran en mi cama siendo un bebé tan sonrosado y sonriente para quedarse dormido masajeando mi oreja. Su Venus y Marte en Acuario le permitieron expresar la originalidad de su ser. Siempre fuimos los más afines de los hermanos y éramos compinches. En su adolescencia, cuando hacía sus fiestas en casa me iba a buscar a mi para que bailáramos, soportando las burlas de sus amigos por bailar con la hermana.

 

Y me pregunto ¿Qué voy a hacer cuando mire esos muros que construiste en casa? ¿Qué pasará cuando recorra el jardín que diseñaste? ¿Voy a poder escuchar a Sting alguna vez sin imaginarte con la guitarra imitándolo? ¿Podré almorzar los domingos frente a tu puesto vacío? ¿Voy a poder preparar lasaña sin pensar en que la disfrutarás como Garfield? ¿Qué voy a hacer cuando vea a tu hijo que es tu vivo retrato de cuando tenías 20 años? ¿Y cómo volveremos a celebrar los cumpleaños del papá en el mismo día que te fuiste? Y esas bromas y pesadeces que siempre me decías y me cargaban, ahora daría cualquier cosa por volver a escucharlas…

 

Lo se… todo obedece a fines superiores que ahora no alcanzo a comprender y espero algún día poder hacerlo

Lo se… todo es perfecto… era parte del contrato. Lo pactamos antes de venir a este planeta donde decidiste que serías mi maestro del dolor y yo tu más leal discípula.

Lo se… esto es para mi mayor crecimiento y de todos quienes lo estamos viviendo… ¡Pero como duele crecer!

 

Tú eras el único que comprendía mi amor por el arte y recuerdo como babeabas contándome que tu hijo entró a la U a estudiar Artes Visuales y siempre me impulsaste a aprender más y más sobre música, pintura y escritura…  y hoy he decidido, en honor a ti y a nuestro nodo compartido en casa 5, dejar todo lo que me separe de la creación, es el único homenaje que puedo ofrecerte.

 

Hasta siempre Sebastián… tú no has muerto… vivirás en mi corazón por el resto de mi vida…

 

En Amor y mucha más conciencia.

 

Me® 

Fuente: http://mer-sanandoelalma.blogspot.com.es/

 

¡Como Duele Crecer! por Mer Vivar

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend