Home » Sabiduria y Conocimiento » Sufismo » ¿Conoces lo qué es el sufismo realmente?

¿Conoces lo qué es el sufismo realmente?

El sufismo es una forma mística de acercarse a la fe islámica. Se ha definido como “la creencia islámica mística y práctica en la que los musulmanes tratan de encontrar la verdad del amor y el conocimiento divino a través de la experiencia personal directa de Dios.”

 

Los místicos musulmanes son llamados sufíes y su forma de vida es el sufismo. Estos términos se desarrollaron en los idiomas occidentales a principios del siglo XIX y se derivan del término árabe para un místico, sufi, que a su vez deriva de suf, “lana”. Esto probablemente se refiere a la prenda de lana de los ascetas islámicos tempranos.

 

el-sufismo

 

Del mismo modo, el misticismo islámico en general se llama tasawwuf (literalmente, “vestir de lana”) en árabe. Sufíes también se les conoce como fuqara, “los pobres”, la forma plural de la faqir árabe. El equivalente persa es Darvish. Estas son las raíces de los términos en inglés faquir y derviche, que se utiliza indistintamente para una mística islámica.

 

Un poco de la historia de lo que es el sufismo

 

El sufismo es un movimiento importante dentro del Islam en la mayor parte de su historia. Se desarrolló a partir de un movimiento ascético temprano dentro del Islam, que, al igual que su contraparte monástica cristiana, trató de contrarrestar la mundanidad que acompaña a la rápida expansión de la comunidad musulmana.

 

La primera forma de sufismo surgió bajo la dinastía Omeya (661-749) menos de un siglo después de la fundación del Islam.

 

Los primeros sufíes llevaron una vida de estricta obediencia a las escrituras y la tradición islámicas y eran conocidos por sus oraciones de la noche. Muchos de ellos concentraron sus esfuerzos sobre tawakkul, la confianza absoluta en Dios, que se convirtió en un concepto central del sufismo.

 

Otro siglo después, un nuevo énfasis en el amor cambió el ascetismo en el misticismo. Este desarrollo se atribuye a Rabi’ah al-‘Adawiyah (m. 801), una mujer de Basora que formuló el sufi ideal de un amor puro de Dios que era desinteresado, sin esperanza para el paraíso o el miedo al infierno.

 

Otras novedades importantes pronto siguieron, incluyendo el estricto autocontrol, la penetración psicológica, “conocimiento interno,” la aniquilación del yo, ideas místicas acerca de la naturaleza del hombre y del profeta, himnos y poesía. Este período, de aproximadamente 800-1100 dC, se conoce como el sufismo clásico o la mística clásica.

 

que-es-el-sufismo

 

La siguiente etapa importante en la historia sufi fue el desarrollo de las órdenes fraternales, en el que los discípulos siguieron las enseñanzas de un líder-fundador. El siglo XIII se considera la edad de oro del sufismo, en el que algunas de las mejor poesías místicas fueron compuestas.

 

Figuras importantes de este período incluyen Ibnal’ Arabi de España, Ibn al-Farid de Egipto, Jalal ad-Dinar-Rumi de Persia, y Najmuddin Kubra de Asia Central. En ese momento, el sufismo había impregnado el conjunto del mundo islámico y jugó un papel importante en la formación de la sociedad islámica.

 

Las creencias sufíes

 

Las creencias sufíes se basan firmemente en el Islam ortodoxo y el texto del Corán, aunque algunos maestros sufíes se han acercado demasiado al monismo panteísta o han permanecido dentro de la grey ortodoxa.

 

Los principios básicos del sufismo son tawakkul (confianza absoluta en Dios) y Tawhid (la verdad que no hay más dios que Dios). Tawhid es rica en significado para los místicos: ha sido interpretado por algunos en el sentido de que nada realmente existe, pero Dios o que la naturaleza y Dios son sino dos aspectos de una misma realidad.

 

oracion-de-noche

 

El amor de Dios para el hombre y el amor de Dios por el hombre son también ideas muy centrales en el sufismo, y son los sujetos principales en la mayoría de la poesía mística islámica y cantos.

 

Las prácticas Sufi

 

Las características generales prácticas sufíes tienen su fundamento en la pureza de la vida, la obediencia estricta a la ley islámica y la imitación del profeta. A través de la auto-negación, la introspección cuidadosa y lucha mental, los sufíes tienen la esperanza de purificar todo egoísmo, logrando de este modo, (ikhlas) la absoluta pureza de intención y de acto. “Dormir poco, habla poco, comer poco” son fundamentales, y el ayuno se considera una de las preparaciones más importantes para la vida espiritual.

 

La experiencia mística de lo divino es también fundamental para el sufismo. Los sufíes se distinguen de otros musulmanes por su ferviente búsqueda de dhawq, una “degustación” que conduce a una iluminación más allá de las formas estándar de aprendizaje. Sin embargo, el conocimiento adquirido por dicha experiencia no es válido si contradice el Corán.

 

La ruta de la vía Sufi se llama un tariqah, “camino”. El camino comienza con el arrepentimiento y la sumisión a una guía (Sheikh o PIR). Si es aceptado por el guía, el buscador se convierte en un discípulo (murid) y se le da instrucciones para el ascetismo y la meditación. Esto por lo general incluye la abstinencia sexual, el ayuno y la pobreza. El objetivo final del camino sufi es luchar contra la verdadera Guerra Santa, contra el ser inferior, que a menudo se representa como un perro negro.

 

En su camino a la iluminación de la mística se someterá a dichos estados espirituales cambiantes como qabd y estopa, la restricción y la expansión espiritual feliz, el miedo y la esperanza, el deseo y la intimidad, que se conceden por Dios y el cambio en intensidad de acuerdo a lo espiritual “estación” en el que el místico está cumpliendo en este momento.

 

El sufismo

 

La culminación de la ruta es ma’rifah (conocimiento interno, gnosis) o mahabbah (amor), lo que implica una unión de amante y amado (hombre y Dios). El objetivo final es la aniquilación (fana’), principalmente de las propias cualidades, pero a veces de toda la personalidad de uno. Esto suele ir acompañado de éxtasis espiritual o “intoxicación”.

 

Después de la aniquilación del yo y la experiencia de éxtasis, el místico entra en una “segunda sobriedad” en el que vuelve a entrar en el mundo y sigue el “camino de Dios.” 

 

Algunos rituales hechos por los sufíes

 

Oraciones, música y “Torbellino” Un método central en el camino sufies una oración ritual o dhikr (“recuerdo”, derivado de la orden coránica de recordar a Dios a menudo en la Sura 62:10). Consiste en una repetición de uno o de los más bellos nombres de Dios, del nombre “Allah”, o de una determinada fórmula religiosa, tales como la profesión de fe: “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta.” Un rosario de 99 o 33 cuentas ha estado en uso desde tan temprano como el siglo VIII para contar los miles de repeticiones. 

 

En la mitad del siglo IX algunos místicos introdujeron sesiones con música y recitales de poesía (sama’) en Bagdad con el fin de alcanzar el éxtasis experiencia y desde entonces muchos libros se han escrito.  

 

Las sesiones místicas de la música y la poesía llamada sama (o sema) se introdujeron en Bagdad en la mitad del siglo IX, con el propósito de lograr una experiencia extática.

 

Las conocidas “derviches” son miembros de la orden de Mevlevi sufíes turcos, basados en las enseñanzas de la famosa mística Rumi (d.1273). La práctica de dar vueltas es la forma distintiva del grupo de sama. Los derviches giratorios, llamados semazens, están hechos para practicar una forma de meditación en la que tratan de abandonar el auto y contemplar a Dios, y a veces el logro de un estado ectastic. 

 

La secta Mevlevi fue prohibida en Turquía por Ataturk en 1925, pero las actuaciones para los turistas son todavía comunes en todo el país.

 

La ropa que se usa para el ritual y las posiciones del cuerpo durante el hilado son altamente simbólica: por ejemplo, el sombrero de pelo de camello de altura representa la tumba del ego, la capa blanca representa la cubierta del ego, y la mano derecha levantada indica la disposición para recibir la gracia de Dios.

 

 

AUTORA: Josyeliz Alcalá, redactora de la familia de hermandadblanca.org

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Josyeliz Z. Alcalá (Redactor GHB)
Josyeliz es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org
ESPACIO PATROCINADORES
Un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend