Home » Curso sobre los Ángeles con enfoque Metafísico » Angeles – Clases de 11 a 15

Angeles – Clases de 11 a 15


INDICE – Clases de 11 a 15


11. La llama violeta
El ángel es ley
Ángeles sanadores
Colaboración ente ángeles y hombres
Ángel de la entrega
Prog. Ang. Nro. 4: Hacer realidad los sueños

12. Reino angélico
Proceso de curación
Los ángeles psicólogos
El Ángel de la transformación
Prog. Ang. Nro. 5: Afirmaciones de sueños

13. Categorías de los ángeles
Funciones de los arcángeles
Arcángel Miguel
Arcángel Rafael
Prog. Ang. Nro. 6: Limpieza del alma

14. Miguel y Rafael trabajando juntos
Arcángel Gabriel
Arcángel Uriel
Arcángel Ragüel
Arcángel Sariel
Arcángel Raziel
Prog. Ang. Nro. 7: Cartas a tu ángel

15. El amor como meta
Arcángel Remiel
Arcángel Metatrón
Transformación entre los arcángeles
El Ángel de la Apertura
Prog. Ang. Nro. 8: La presencia YO SOY


 

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *






CLASE 11 LA LLAMA VIOLETA


Tal como hemos visto en el estudio de metafísica, la Llama Violeta es la que actuará en esta Era de Acuario para liberarnos y purificarnos, y veamos ahora un poco el enfoque que se le da al color violeta dentro del estudio de los Ángeles.

Hasta hace pocos años era impensable la idea de proponer ropas, tejidos, cortinas, mantas, y objetos varios de color violeta.

El violeta ha sido considerado injustamente durante siglos como un color “desafortunado”. Esta creencia ha sido alimentada por el hecho de que los ornamentos sacerdotales en la liturgia fúnebre o cuaresmal son, en efecto, violetas.
Desde el punto de vista esotérico, observando las cosas del lado oculto, reservado a pocos, se sabe por el contrario que el violeta es el color del equilibrio cósmico que presupone la iluminación.

Nace del cruce entre el rojo, color “horizontal” de las pasiones materiales terrones, y el azul, el Espíritu que trasciende la materia elevándose hacia el cielo.

De la “crucifixión” cósmica entre los dos colores, nace el equilibrado violeta, en el que el azulado espíritu modera la roja pasión, la sabiduría prevaleciendo sobre el impulso.

Nace así, en este “estado de gracia” en el cual cuerpo y espíritu, mente y materia, se encuentran en una situación privilegiada, la posibilidad de hacerse receptivos, abiertos a la energía de iluminación que libremente fluye de los planos superiores.

Pero más allá de las cosas ya conocidas hay muchas otras que todavía no han sido introducidas en los planos del conocimiento humano. Los maestros nos informan por medio de canales ocultos, que en los planos de la evolución está previsto que dentro de este siglo debemos hacernos receptivos al color violeta.

Para que esto ocurra es necesario que mentes humanas, particularmente sensibles, capten este tipo de información de los planos sutiles y la difundan al mundo físico.

Generalmente, las mentes predispuestas son seleccionadas y los individuos instruidos ocultamente durante las horas del sueño. Estas personas, provenientes de todo el mundo, de ninguna manera se imaginan que forman parte de los planos evolutivos de la humanidad,

Se trata, en su mayor parte, de individuos de mente elástica, con una buena base de conocimientos en su sector específico, predispuestos al estudio, a la creatividad, capaces de grandes avances innovadores, abiertos a la genialidad y a la intuición.

Sería del todo inútil inspirar una sinfonía maravillosa a un hombre que no conozca las leyes de la música; no estaría en condiciones de transcribirla y de hacer un don al resto de la humanidad. Los Maestros habrían echado a perder así sus propias energías.

¿Qué es en el fondo una obra de arte o un gran invento? Aparentemente es la creación concebida por la mente de un artista; ocultamente, por el contrario, es una idea sugerida y “piloteada” desde los planos superiores por entidades encargadas de este menester y que tienen como objetivo la evolución del hombre en todos los planos, puesto que la evolución espiritual va al paso con la tecnológica.

En tanto el hombre no sea liberado de las necesidades materiales más inmediatas, tendrá poco tiempo y espacio para mirarse interiormente. Un hombre desesperado y hambriento difícilmente buscará la trascendencia, dará la prioridad al alimento.

* * * * *

EL ÁNGEL ES LEY
Hemos hablado hasta ahora de “inteligencia” que guía a cada una de las partículas de la materia. Ahora probemos a sustituir la palabra Inteligencia por la palabra “Ley”.

Cada cosa creada responde a precisas leyes que establecen su movimiento y sus funciones.

En el universo, para mantener la vida, todo es movimiento; también los organismos que nos parecen inanimados, como los minerales, tienen un movimiento interno. Los átomos del cuarzo giran en torno a su eje central, exactamente como los átomos de las células humanas o los grandes planetas que giran alrededor de su sol. Cada cosa creada responde a una precisa ley de energía-movimiento-armonía y en cada uno de los reinos de la naturaleza existe el deseo de evolución hacia una meta superior, pues vida, inteligencia y concienciación penetran todas las cosas.

El reino mineral, que vive en los recovecos oscuros de la Tierra, desea efectuar el pasaje de la naturaleza inerte a la radiactiva en el que se expande hacia la materia circunstante, el primer paso hacia el gran sueño; la luz.

El reino vegetal ya vive y se expande por medio de la luz. Su deseo es la emanación del perfume pero sobre todo el movimiento. El vegetal sueña en la libertad del vínculo de las raíces.

El reino animal, en sus infinitas formas, tiene a la transformación hacia el reino superior; por la domesticidad y el sacrificio, el elemento iniciador del reino animal es el hombre, que debe conducir el alma animal hacia la liberación a través de sus características propias: domesticidad, afectuosidad, fidelidad.

Cada vez que un ciclo vital se cumple, una serie de animales atraviesa el pasaje de la evolución y entra a formar parte de la individualidad humana.

El reino humano, que ya ha realizado todos los deseos de los reinos inferiores, tiene al reino inmediatamente superior, aquel reino súper humano, el quinto reino en el que se mueven las entidades angélicas y los Maestros de Sabiduría. Esta es la meta del hombre, hacerse uno de ellos.

Existen también Seres, profundamente distintos del hombre, que se ocupan de la aplicación de estas leyes. Seres conscientes, carentes de libre albedrío, que no pueden ejecutar elección alguna sino la ejecución de su menester, pero sometidos a las leyes del karma.

Debemos entender, que los Ángeles que rigen la fuerza de la gravedad, no pueden ser puestos en la condición de elegir, no pueden decidir por propia iniciativa: “Esto cansado de este encargo tan aburrido, voy a ocuparme de los vuelos de los pájaros…”

Si esto pudiese ocurrir, todo el sistema planetario caería en la ruina. En una fracción de segundo, el trabajo evolutivo para el que han sido necesarios muchos millones de años sería destruido….

Dios no deja nada a la improvisación. En sus diseños de absoluta perfección, no hay lugar para las inteligencia rebeldes. El hombre es algo absolutamente especial, creado (esperemos) a Su Imagen y Semejanza.

También la rebelión primera de la que nacieron las Fuerzas Oscuras ha tenido indudablemente un papel en la creación, papel que Dios ha preestablecido y que no nos es dado conocer. El Ángel, por lo tanto, sigue rígidamente y sin posibilidad de apelación, antes al contrario, con gozosa consciencia, el deber que le ha sido confiado, por grande o pequeño que sea.

En el Universo, todo se mueve según una Ley de Armonía infinitamente grande y perfecta, que el hombre percibe con estupor, aunque no siempre se le adapte.

Los científicos son, entre los seres humanos, quienes con más frecuencia chocan contra esta incomparable ley y, sin embargo, entre ellos sólo algunas almas elegidas entreven la presencia de una Mano Divina….

* * * * *

ÁNGELES SANADORES
La teoría que afirma que lo que fluye por nuestras mentes afecta profundamente lo que corre por nuestros cuerpos, es más que evidente. Para curar el cuerpo se puede empezar por curar la mente, proveyéndola de todo lo necesario para hacerla feliz. Eliminar ideas negativas que perjudican a la salud y sustituirlas por pensamientos positivos también te ayudará a sanar el cuerpo. Hoy en día las personas intentan curarse cambiando su forma de pensar y tomando nuevas actitudes ante la vida.

Los Ángeles sirven también de agentes sanadores. Nos ayudan enviando y canalizando sus rayos curadores. Colaboran a estabilizar los conflictos que aparecen en las relaciones humanas. También transmiten y divulgan mensajes de indulgencia y reconciliación a las personas que nos conciernan, si estamos predispuestos a perdonar y a olvidar. Los Ángeles también pueden llegar a estas personas en cuestión, incluso si están muertas.

Cuando la gente se pone tan enferma que ya no controla su energía curativa o cuando después de un accidente terrible se llega al coma profundo, Dios envía a los Ángeles curadores para que se responsabilicen de ello. Estos purifican la atmósfera que rodea a los enfermos y a los inconscientes creando una barrear que les distancia de las influencias nefastas y no deseadas. Dentro de esta barrera purgan la atmósfera de negatividad aportando a su vez energía pura y limpia. De esta forma los rayos sanadores de amor tienen acceso directo al enfermo o al que está sufriendo.

Bajo la guía de Rafael, su poderoso Arcángel, están llenos de amor hacia sus hermanos humanos. Están presentes en cada lugar en el que haya un enfermo. Ellos no pretenden competir ni tienen perjuicios en cuanto a hospitales y médicos. Cada hospital posee un Ángel de la Guarda. Es sabido que hay enfermeras que han visto a Ángeles curando a seres humanos de graves enfermedades.

Intervienen prontamente cada vez que les sea lanzada una invocación, una reclamación de ayuda. Sólo en esta condición pueden intervenir, y demasiadas veces se quedan inoperantes pues en el momento del dolor poquísimas personas se acuerdan de dirigir a lo alto su plegaria.

No conocen barreras de tiempo o espacio, ni de lengua, ni de fe, están disponibles par quien pida socorro a la Divinidad, a cualquier Divinidad, pues Dios Padre es uno, y ningún grito se queda desoído.

Una sola barrera les retiene y los deja inertes: la que está puesta por las mentes humanas que ignoran o reniegan de su presencia.

Si nos encontramos en peligro o estamos físicamente heridos, harán cualquier cosa para ayudarnos (siempre que no nos opongamos a ello). Los Ángeles a veces aparecen como unos seres humanos con todos sus atributos que acuden a rescatar al que está al borde de la muerte.

* * * * * *

COLABORACIÓN ENTRE ÁNGELES Y HOMBRES

Ya en la antigüedad la comunicación entre Ángeles y hombres fue estrecha y fueron Ellos los que colaboraron en la creación de las grandes civilizaciones, y se considera que la historia se va a repetir y que necesariamente esta comunicación y cooperación tendrán que restablecerse.

Quiero transcribir a continuación algunos párrafos de los libros escritos por Geoffrey Hodson, en los cuales los Ángeles nos hablan en primer persona dándonos las indicaciones para acercarnos sus Reinos.

Geoffrey Hodson puede que haya sido el más grande clarividente de nuestros tiempos. Médico, por tanto formado en una rígida escuela científica, estaba dotado de “segunda vista”.

Veía las auras, las vibraciones y las energías multicolores que emanan de cada cosa, de los pensamientos de los humanos, y de los valles, de los árboles y de las flores. No se trataba de un fenómeno temporal ni de una forma de alucinación. Sus observaciones, precisas y circunstanciales, eran anotadas con todo detalle, comparadas con las de otros clarividentes, no son jamás inexactas ni imprecisas.

Relataba las observaciones sobre las “cosas” que veía con la misma tranquila precisión con la que preparaba las fichas clínicas de sus pacientes.

En cierto momento de su vida, fue “contactado” por una criatura angélica a quién él mismo dio el nombre de “Bethelda”. Empezó desde aquel momento un verdadero trabajo de aprendizaje, como si todos aquellos años de clarividencia pura, de estudio y capacidad de observación hubieran sido sólo la preparación para este importante acontecimiento.

De ello han nacido muchos libros, en los que se ha hecho una crónica aguda de decenas de años de observaciones y en los que se han relatado las exactas palabras de sus instructores. En los textos de Hodson, sobre todo en la Fraternidad de los Ángeles y de los Hombres se cita muchas veces la necesidad de comprender y aceptar la existencia de los Ángeles y de iniciar con ellos un trabajo de colaboración. La especie humana puede ganar mucho con este intercambio, en tecnología, conocimiento científico y serenidad interior.

Por su parte, los Ángeles de algunas órdenes cumplen su evolución junto con nuestra raza. Nosotros somos su misión, el trámite para su crecimiento. Ellos son nuestra referencia, nuestro modelo, el ejemplo que debemos seguir para nuestra evolución espiritual, pero nosotros somos el camino que ellos deben recorrer para crecer.

A continuación cito algunos párrafos en los que nos hablan los Ángeles directamente:

“Los medios más fáciles de acercamiento se encuentran en al amor a la Naturaleza. Quien quiera llegar a conocerse deberá aprender a entrar en contacto con la Naturaleza, de modo más profundo del que actualmente es posible al hombre normal.

“Además de un más intenso aprecio por su belleza, debe existir gran reverencia hacia todas sus formas, reverencia que nace del reconocimiento de la presencia divina, de la cual estas formas, estas manifestaciones, estas bellezas no son sino la expresión exterior.

“Junto a esto, es necesario también alcanzar un vivificante sentido de unidad con la Naturaleza, identificándose con cada árbol, cada flor, cada hilo de hierba, cada nube de cielo, y dándonos cuenta de que las múltiples diversidades que componen un valle, un jardín o un vasto panorama de montañas, de mar o de cielo, no son otra cosa que el Ser Único que existe en vosotros, Dios, del que sois una parte, por medio del cual podéis penetrar más allá que el velo exterior de la belleza.

“Alcanzado tal resultado, estaréis en el umbral de nuestro mundo, habréis aprendido a ver con nuestros ojos, a conocer con nuestra mente y a sentir con nuestro corazón”.

* * * * *

ÁNGEL DE LA ENTREGA

Entregarnos es dejar de lado nuestro ego y, en total confianza, darnos a Dios o a los demás.
Se ha dicho que a Dios le basta cualquier cosa ofrecida con el corazón entero.

Esa es la verdadera entrega: hacerlo todo en la vida de un modo entero, total, involucrando en ello la totalidad de nuestro ser, hasta las últimas consecuencias.

Cuando uno se entrega a Dios o a sus Ángeles, debe estar dispuesto a todo, pues su vida comenzará a cambiar de un modo mágico e imprevisible.

Todo lo que hagamos desde una conciencia de totalidad, producirá resultados totales y nos colmará.
Todo lo que hagamos desde una conciencia parcial y limitada, no podrá producir más que resultados limitados y nos dejará vacíos.

Te propongo que:

Siéntate o tiéndete en un aposición que te resulte cómoda y agradable. Cierra los ojos y respira profundamente, e intenta mantener tu mente en blanco.

Imagina que estás sentada bajo una luz suave y cálida. Siente como todo tu ser absorbe esta luz y se funde con ella.
En el extremo de esta luz el Ángel de la Entrega y el demonio del Retener. familiarízate con estos dos visitantes angélicos e insiste en que el demonio del Retener desaparezca de tu vida y que el Ángel de la Entrega se manifiesta.
Invítale a compartir el calor y la luz contigo.

* * * *

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº 4
Hacer Realidad los Sueños

En este ejercicio usarás las técnicas de Cimentación, liberación y Alineación que ya has aprendido, junto con una visualización nueva.

Cuida de que no te molesten; ve a tu lugar sagrado e invita a tu Ángel a estar contigo. Puedes invocar a otros Ángeles específicos. Por ejemplo: si el tema es tu espacio vital, ya porque necesites una casas nueva o quieras redecorarla, invitarás también a un Ángel de Ambientes. Ten en cuenta cuáles pueden facilitarte mejor el fin que tienes pensado y recíbelos también.

1) Cierra los ojos. Ciméntate, céntrate y alíneate con tu Ángel (o tus Ángeles)
2) Libera cualquier impedimento, conocido o desconocido para ti, que pudiera estorbarte en el logro de tu objetivo. Pide a tu Ángel que te ayude a retirarlos, liberándolos por medio de tus raíces hacia la tierra.
3) Imagina tu meta y siéntete experimentándola. Imagina que se torna realidad y repara en lo que sientes, la ropa que llevas puesta y las reacciones de cualquiera que pueda estar presenciándolo. Haciendo participar cuanto menos a cuatro de tus sentidos, vivificas tu visualización y cifras el mensaje en tu cuerpo físico.
4) Pon esta imagen en tu corazón. Pide y recibe para ella la bendición de tu Ángel. Siente el calor y la satisfacción de haber logrado lo que deseas.
5) Agradece el haberlo recibido.
6) Irradia la imagen desde tu corazón hasta los brazos de tu Ángel y visualiza a tu guardián rodeándola con una burbuja de luz violácea.
7) Observa como asciende la burbuja, subiendo y subiendo rumbo al Universo.
8) Cuando ya no puedas ver la burbuja, abre los ojos
Desperézate, camina. Aparta la cuestión de tu mente, pero permanece abierta para recibir cualquier señal que te indique que comienza a materializarse.

* * * * *




(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *


CLASE 12 REINO ANGÉLICO

El universo es un macrocosmos de energía y de poder creativo, y todo hombre, mujer o niño, es el epítome de la totalidad del cosmos. En tu campo individualizado de energía, en ese microcosmos que eres tu, hay cantidad de Poderes Causales, o ángeles, controlan tu pensamiento consciente y que rigen la manifestación de todas las formas y experiencias que tienen lugar en tu vida personal.

Su existencia ha sido enseñada desde la aparición de las hermandades espirituales y de las sociedades filosóficas, hace ya miles de años.

En las enseñanzas de sabiduría estos Poderes Causales son llamados por muchos nombres, incluyendo los de Agentes, Ángeles, Formas del Pensamiento Consciente, Manos de Dios, Señores, los Resplandecientes, y más recientemente, arquetipos (en la psicología analítica de Carl Jung).

Prefiero utilizar el término Ángeles, los cuales según el Diccionario Metafísico Bíblico, son quienes “guardan, guían y dirigen las fuerzas naturales de la mente y el cuerpo, las cuales llevan en sí el futuro de todo hombre”.

Los cristianos siempre han creído en la existencia de seres incorpóreos como los ángeles, así como los yoguis y místicos hindúes creen en los devas. Ellos no sólo están vitalmente involucrados en el ordenamiento de nuestro destino, sino que también son los encargados de controlar las poderosas fuerzas espirituales utilizadas en la construcción y la conservación de todo el Cosmos.

Los devas, en realidad, pueden ser descriptos más adecuadamente como centros de fuerza y de inteligencia que, bajo la dirección de inteligencias aún más grandes que las de ellos, llevan a cabo las funciones correspondientes a los diversos oficios específicos para los que han sido asignados. Así, en efecto, están siempre listos para ayudar y dar al individuo según la medida de su receptividad.

Para ellos, todo es vibración. En eso consiste su lenguaje, su nota tónica, la manifestación del propio Dios. Ellos moran en un reino de amor y de extática belleza, un reino de música que se hace visible a través de formas brillantes y transitorias, de color que se vuelve audible en olas de sonidos exquisitos; de átomos de materia que están en perpetuo movimiento, cambiando, fundiéndose, separándose, en respuesta a los impulsos de la energía creativa cuya expresión constituye la exclusiva razón de la existencia de los devas.

Los ángeles o poderes causales son extensiones del Espíritu de Dios que habita en cada individuo. Son formas de pensamiento divino que operan bajo la Ley del Libre Albedrío, lo cual significa que están sujetas a la energía que, consciente o inconscientemente, irradiamos todos nosotros. Hay que pensar también que mediante diversas formas de adulteración ya sea por medio del temor, la culpa, la ira, la frivolidad y otras características del ego, podemos literalmente cambiar su verdadera naturaleza. Podemos desviar sus divinas intenciones y restringir y paralizar sus expresiones.

Cada Ángel tiene un deber cósmico que cumplir, como un vórtice, a través del cual emite su verdadera naturaleza de su ser, la abundancia, las relaciones amorosas, el éxito, la armonía, o cualquiera puede ser su tarea específica. Su rol es siempre el de estar a tu servicio, lo cual significa que tú puedes hacer caso omiso de su función y de su naturaleza primaria y crear tu propia realidad, y Él está obligado a seguirte.

Recuerda que la naturaleza de los Ángeles representa todo lo que es bueno, auténtico y hermoso, y a menos que sus energías sean mancilladas por el accionar del ego, experimentarás todas esas óptimas cualidades en el ámbito de tu propia vida. Cuando, de manera consciente, mantienes tu propia afinación en consonancia con las vibraciones más altas de cada Ángel, puedes ser amada, amante, creativa, próspera, enérgica, resuelta, sabia, intuitiva, comprensiva, alegre, victoriosa, armónica, lúcida, confiable, fuerte, paciente, valiente, imaginativa, iluminada, plena, exitosa, ten sentirás protegida, estarás siempre respaldada por la Verdad y serás maravillosamente libre, es decir, que llegarás a ser todo aquello para lo que has sido creada.

Pero si tu “realidad” incluye problemas, restricciones, limitaciones y debilidades de carácter, eso significa simplemente que estás proyectando falsas imágenes sobre esas energía vivientes y ellas, a su vez, proyectarán esas equivocaciones y esos conceptos erróneos en la pantalla exterior del mundo fenoménico y continuarán proyectando esa apariencia negativa hasta llegar a producir un cambio en la energía de tu manifestación en el punto de tu expresión situado en el interior de tu conciencia.

PROCESO DE CURACIÓN
Curar no es solamente lo que nosotros tradicionalmente pensamos. La energía de nuestro cuerpo físico, emocional o mental, cuando se debilita es porque se bloqueó no permitiendo el fluir natural.

En todos los niveles encontramos leyes iguales o parecidas a este funcionamiento porque somos energía y luz, la base de la materia. Lo único que cambia es la densidad de la energía, en el nivel donde se encuentre el bloqueo, el dolor o lo que nosotros llamamos enfermedad. La energía emocional se podría comparar con la densidad del agua, la física con la de la tierra, la mental con la vibración energética del aire.

Entonces se podría decir que curar es volver al estado natural del cuerpo, cuando nosotros nos sentimos vitales y fuertes. En el plano emocional curar también sería tener sentimientos o emociones estables, neutras y positivas.

Siguiendo este razonamiento, a nivel mental curar es tener pensamientos positivos, para accionar luego en forma constructiva todo lo que vamos ideando en nuestra mente, sin sentir que nuestros pensamientos pueden mezclarse con emociones negativas como por ejemplo el miedo, que en general nos paraliza la posibilidad de pensar y actuar eficazmente.

Los Ángeles tienen todas las cualidades curativas porque sus características son tan puras como las que habitan en nuestro mundo interior. Los seres celestiales tratan siempre de que las recordemos irradiando luz a nuestra alma.
La energía espiritual acciona en nuestro mundo con las leyes naturales, creativas y va integrando todos los reinos de manera armoniosa; simplemente nosotros nos desconectamos todo el tiempo de sus cualidades y poderes; los Ángeles viven recordándonos y curándonos para no alejarnos de nosotros mismos, porque ésta e la enfermedad más grave que podamos llegar a sufrir.

En realidad para poder curarnos debemos centrarnos en nuestro interior y aprender su mensaje, respetando los códigos que pueden ser diferentes y únicos en cada uno de nosotros; por eso los Ángeles ayudan a simplificar nuestra vida para conocernos mejor.

Los Ángeles son los responsables de planear coincidencias y por consiguiente también pueden dar con el doctor o sanador apropiado para tu enfermedad. Cada hospital, lo creas o no, posee un Ángel de la Guarda.

LOS ÁNGELES PSICÓLOGOS
Ya dije previamente que los Ángeles son como los pensamientos y que nos inspiran introduciendo ideas en nuestros procesos y modelos mentales. Los Ángeles nunca interferirían en nuestros procesos sin que antes nosotros lo solicitáramos, así que, en definitiva, somos nosotros los responsables.

Si conscientemente decidimos que estos procesos mentales se lleven a cabo, los Ángeles colaborarán a que eliminemos de diferentes maneras, los pensamientos negativos y molestos.

Si quieres ser una persona más feliz es importante saber con precisión por qué hay que revisar los pensamientos negativos. A continuación citaré algunas de las formas en las que los pensamientos negativos afectan nuestro bienestar:

1) Los pensamientos negativos aplastan la vitalidad y el sistema inmunológico.
2) Los pensamientos y aseveraciones negativas influencian a los que te rodean.
3) Los pensamientos e ideas negativas crean perjuicios en el plano perceptivo haciendo que sólo tengas en cuenta los aspectos negativos de la vida. En consecuencia esperas y buscas (consciente o inconscientemente) resultados negativos que confirman tu pesimismo.
4) Los pensamientos negativos te apartan de la consecución de metas positivas. Por ejemplo, en vez de desperdiciar tiempo y energía intentando sobrellevar una posible situación negativa, deberías perseguir las oportunidades más valiosas

Si aspiras a igualarte a tu Yo Superior, resulta muy beneficioso transformar tus pensamientos y revisar los programas de tu cerebro que no funcionan. Si te sirves de las técnicas creativas de visualización para conectar con la plenitud del universo, tienes que saber cómo y por qué funcionan estas técnicas de visualización y pensamiento positivo. Los beneficios aparecen cuando eliminas los programas de pensamientos negativos que te hacen creer que no mereces el bien supremo.

Los Ángeles creadores de programas mentales pueden tener acceso a tu mente, si así lo permites. Si entras en un estado receptivo, estos ángeles reprogramarán tu cerebro añadiendo nueva información y descartando programas negativos y caducos.

Quizás te parezca ridículo intentar que los Ángeles entren en tu cerebro para realizar cambios en Él. Muchos de vosotros, no obstante, aceptáis que otros medios dudosos como la televisión, ideas anticuadas o compuestos químicos penetren en él. Por lo tanto ¿por qué no los Ángeles? Intenta imaginar que los Ángeles tienen el mismo efecto en tu cerebro que las encefalinas. Estos métodos introducen nuevas formas de ondas cerebrales, además mejoran la estructura molecular y programan la inspiración, todo ello confiriéndote una misión de grandeza en la vida.

Te propongo que:
Vayas a tu lugar de meditación y te pongas lo más cómoda y relajada posible.

Imagina frente tuyo una gran pantalla como de cine en la cual se ve en forma totalmente ampliada tu cerebro. Vas viendo una cantidad de Ángeles que están limpiando con sumo cuidado todos los casilleros mentales que contienen patrones mentales y programaciones negativas, y que estas mismas, una vez retiradas, van siendo consumidas y transmutadas en una enorme hoguera de fuego violeta.

Una vez hecha esta limpieza a fondo, no quedando ni una sola mancha oscura que representaría un patrón negativo que se ha escapado de la vista de los Ángeles, viene toda una columna de Ángeles que llevan un estandarte en el cual se puede leer con letras doradas “Programaciones Positivas”. A medida que llegan a tu cerebro van colocando estas programaciones en cada uno de los casilleros.

Ahora estos amorosos guardianes envuelven a tu cerebro en una nube rosa de amor, y con sumo cuidado y cariño lo van colocando nuevamente en tu cabeza, y tu verás como paulatinamente l apantalla se va esfumando en la nada.
De ahora en adelante verás brotar cual preciosas flores todas las ideas y metas positivas en tu vida.

EL ÁNGEL DE LA TRANSFORMACIÓN
El hombre goza de una serie de capacidades extraordinarias que lo diferencias de las otras criaturas vivas, entre las cuales se cuenta la de obrar pequeños milagros en su existencia. Entre estos está la transformación.

Este Ángel es responsable de la transformación del espíritu y el pensamiento en el reino físico. Debido a su obra transformadora, este Ángel nos ayudará cada vez que hagamos un trabajo creativo.

Transformarse es cambiar las formas, es trascender las apariencias, fijándose en la esencia que las resume. Cuando somos capaces de profundizar en un problema, en una relación, podemos transformarla. Si nos quedamos en las apariencias, siempre seremos víctimas.

No deberíamos quejarnos de nuestro destino, pues en nosotros está la clave para cambiarlo. Cuando conectamos con nuestro verdadero fondo, con nuestro Yo Superior, es fácil que las formas cambien.

El Ángel de la Transformación también asiste en sus misiones a los Ángeles del Nacimiento y de la Muerte. Un nacimiento o muerte acaecidos en tu círculo pueden precipitar tu transformación. El nacimiento y la muerte son también metáforas que representan los cambios que necesitas efectuar.

Este es el momento de poner en práctica las ideas nuevas, desprendiéndote de las viejas que nos han dado fruto. Al haber elegido este Ángel, prepárate para la transformación que pronto llegará a tu vida.

Puedes llamar a este Ángel para cambiar y aprender a crecer. Especialmente para limar o modificar todo lo que puede ser muy brillante y divino, que nosotros queremos irradiar. Con su presencia podemos lograr captar energía del cosmos, activar y potenciar el poder de los objetos mágicos, incentivar la inteligencia, el discernimiento y la verbalización y ayuda a curar y transformar en el nivel físico, emocional y mental.

El Ángel de la Transformación nos dice que siempre los milagros se asociaron con la curación, porque curar es mantener en armonía y volver el equilibro al organismo de un ser.

Curar es una forma de transformar aquello que no está funcionando y que provoca dolor o sufrimiento. Los dolores se sienten no solamente en el cuerpo. Si observamos a un niño, llora por el dolor de no ser comprendido; si escuchas a un adulto, llora por el sufrimiento de no poder convivir, a veces ni consigo mismo.

Si pensamos en que somos energía y luz, todo puede transformarse y todo es relativo, o todo puede cambiar.

Te propongo que:
Siéntate o estírate en un lugar en el que nadie te pueda molestar. Cierra tus ojos y relájate.
Permite que en tu mente aparezcan aquellos pensamientos negativos, aquellas opiniones y comportamientos negativos que te molestan en ti o en los demás. Recuerda situaciones concretas en las que te dejaste dominar por la negatividad.
Dirígete a tu Ángel de la Transformación con toda la humildad que puedas y pídele ayuda. Visualiza una luz pura y cristalina que invade todo tu ser como una inundación que va anegando toda la negatividad que hay en ti. Visualiza cómo esa luz cristalina convierte tu mente en algo puro y transparente, produciendo en ella la transformación.

Pídele a tu Ángel de la Transformación también para que te cure de todo dolor viejo o reciente. Pídele que lo elimine desde la fuente misma donde ha sido creado este sufrimiento; Él te va a ayudar realizando seguramente todos los milagros para que nada ya pueda dañarte

También puedes utilizar este ejercicio para transformar una situación, una relación o simplemente para ayudar a transformar el mundo.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA NRO. 5
Afirmaciones de Sueños


Las afirmaciones establecen un estado mental positivo y de aceptación. Cuando se las repite una y otra vez, sobre todo expresándolas con mucha convicción, las afirmaciones entran en el inconsciente, alineándolo con la conciencia.
Las Afirmaciones resuenan más cuando las acompaña una visualización. Mientras pronuncias tu afirmación, es conveniente que la visualices o imagines.

Si no sueles recordar tus sueños, prueba con esto:

Afirmación Nº 1
Soñaré.
Recordaré mi sueño.
Mañana despertaré y escribiré mi sueño.

Al pronunciar estas palabras, imagínate dormida y soñando. Luego visualízate al despertar, alargando la mano hacia el cuaderno donde pones por escrito tus sueños o los mensajes de tus ángeles para anotarlo.
Si tienes buena memoria para tus sueños, puedes saltear la primera afirmación y pasar a esta.

Afirmación Nº 2
Estoy abierto a ti, ángel mío.
Te invito a visitarme en mi sueño.

Siempre es mejor, al crear tus afirmaciones, invocar a tu Ángel por su nombre, si lo conoces. Elige tus propias palabras, utilizando los dos ejemplos citados como guía. También en este caso, cuanto más te conectes con tus sentimientos, más poder darás a tu afirmación.

Es útil visualizar, mientras pronuncias tu afirmación, un rayo de luz rosada o dorada que brota de tu corazón y que te conecta con el corazón de tu Ángel. O puedes imaginar un lugar hermoso donde unirte con tu Ángel. Repite tu afirmación mientras imagines la escena.

Una vez que has establecido contacto con tu Ángel en tus sueños, puedes comenzar a trabajar con Él en temas específicos, formulando preguntas en el momento de quedarte dormida. Esto causa el mismo efecto que escribir a tu Ángel. En realidad, te conviene escribir las preguntas en una hoja de papel y ponerlas bajo la almohada. Aunque lo hagas, es buena idea vocalizar también la afirmación.

Afirmación Nº 3
Querido Ángel: en mi sueño de esta noche querría una aclaración sobre ….. o,
Por favor, esclaréceme sobre… o,
Ayúdame a comprender, por favor…

Utiliza tu intención como punto central para sembrar el estado de sueño. Cuando estés quedándote dormida, imagina que tienes un sueño en el que tu Ángel viene a ti. Inventa el sueño, tal como querrías tenerlo. El sueño que recuerdes durante la mañana contendrá algunos elementos o rastros de esa semilla. Afirma que es así, aunque debas hacer de detective para hallar la clave.

La clave para identificar a nuestros Ángeles en nuestros sueños, es sentir el tono del sueño. Las emociones o sensaciones que hayas tenido en la atmósfera, una cualidad o hecho que resulte fuera de lo común, exótico o ultraterreno, pueden señalar la presencia de los ángeles.




(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *



CLASE 13 CATEGORÍAS DE LOS ÁNGELES

Los Ángeles, como las personas, pertenecen a familias o clanes. Se les han dado muchos nombres, pero, según la opinión de varios historiadores de Ángeles, los más conocidos se pueden disponer en tres categorías o esferas, comenzando por lo alto, con los más próximos a Dios, y descendiendo hasta aquellos que están vinculados con el mundo físico.

Todos los que escriben sobre Ángeles están de acuerdo en que hay muchos tipos diferentes de seres celestiales que sirven de puentes entre los reinos espiritual y físico. Existen numerosas opiniones en cuanto al número de categorías, sus nombres y las funciones de cada uno. El sistema de organización más comúnmente seguido en el mundo occidental proviene de un libro que apareció en el siglo VI. Se supone que fue escrito por Dionisio el Areopagita, discípulo de San Pablo. En él figuraban tres tríadas o esferas de Ángeles, con tres categorías en cada uno.

La palabra “ángel”, en sí, se utiliza como término genérico para referirse a todos los seres celestiales, pero también para designar a los miembros de la tercera esfera, los más próximos a lo físico. Así, también la palabra “arcángel” se utiliza con frecuencia como término genérico para referirse a todos los órdenes elevados de seres celestiales, aunque en realidad no sea sino uno de órdenes más altos.

Las legiones angélicas están compuestas así:
1ª. Esfera: Ángeles que sirven como consejeros celestiales:
1) Serafines
2) Querubines
3) Tronos.
2ª. Esfera: Ángeles que trabajan como gobernadores celestiales:
4) Dominaciones
5) Virtudes
6) Potestades
3ª. Esfera: Ángeles que funcionan como mensajeros celestiales:
7) Principados
8) Arcángeles
9) Ángeles.


TRIADA O ESFERA SUPERIOR
El conjunto de la jerarquía de los Ángeles puede describirse mejor diciendo que se trata de una vasta esfera sin fin de seres que rodean a un punto central incognoscible, al que se denomina Dios. El Centro Divino es definido como una emanación de pensamiento puro de la vibración más elevada, cuyos sutiles rayos parecen cambiar de frecuencia a medida que se alejan del centro.

Cuando las vibraciones disminuyen su velocidad, en un primer momento se convierten en una región orbital de luz pura. Cuando esta luz disminuye su intensidad, alejándose más de la fuente, comienza a condensarse en materia. Así, la imagen aparecería como un inmenso Sol rodeado por una corteza delgada de materia oscura.

La primera tríada de presencia angélicas se conoce como los Serafines, los Querubines y los Tronos, que se hallan reunidos en torno a un núcleo central de pureza. Un Serafín vibra en la frecuencia angélica más elevada. El Querubín, en el siguiente anillo que orbita alrededor de la fuente, tiene una velocidad de vibración algo menor, mientras que los Tronos del tercer anillo marcan el punto en el cual comienza a aparecer la materia.

1) SERAFINES: Son reconocidos generalmente como representantes del orden más elevado de los Servicios Angélicos de Dios.

Se los conoce normalmente como Ángeles con 3 pares de alas y que tienen miles de ojos en sus alas. La leyenda dice que están tan cerca del trono de Dios que usan un par para taparse el rostro, el otro para taparse el cuerpo y las piernas, y el tercero para mantenerse flotando.

Son los Ángeles que aparecen nombrados como coro en la Biblia, en Isaías, y que dice que se cantan uno a otro: “Santo, Santo, Santo es el Señor de las Huestes, la tierra está llena de Su Gloria”, mientras rodean el Trono. Una hermosa explicación de esta actividad aparentemente monótona es que en realidad se trata de una canción de creación, una canción de celebración.

Es la vibración primordial del Amor. Es una esfera creativa, en la que resuena la Vida. Los Serafines están en comunión directa con Dios y, como tales, son seres de luz y pensamiento puros que resuenan con el Fuego del Amor.

Conocidos popularmente como las “flameantes serpientes voladoras del rayo”, que “rugen como leones” cuando se despiertan, a los Serafines se les identifica más con la serpiente o el dragón que con cualquier otro orden angélico. En realidad, su nombre sugiere una combinación del término hebreo “rapha”, que significa “sanador”, “médico” o “cirujano” y “ser”, que quiere decir “ser superior” o “Ángel custodio”. Durante mucho tiempo la serpiente o dragón ha sido un símbolo de las artes curativas, sagrado hasta Esculapio. Dos serpientes se enroscan alrededor del legendario “caduceo”, nuestro actual símbolo de la profesión médica.

2) QUERUBINES: En la genealogía histórica se lo representaba con cuatro alas y cuatro caras, siendo representados con frecuencia como los Portadores del Trono de Dios y como Sus Aurigas. En el Salmo 18 Dios es conducido por un Querubín, aunque el carruaje parece haber sido un Ángel del orden contiguo inferior – denominado Trono.

Actualmente a los Querubines se los representa generalmente como bebés de cuerpo entero, con alas.

Son los distribuidores de la energía, los que establecen la forma que debería tomar, y que activarán las legiones de arcángeles inferiores para que se ocupen de ello. Serán, en verdad, las escalas inferiores, cada una según su propio cometido, quienes realicen completamente, y con la máxima perfección que les es propia, el pensamiento Creador de la Divinidad.

Son los custodios de la luz y de las estrellas. Aunque alejados de nuestro plano de la realidad, su luz toca nuestras vidas, la luz divina que ellos filtran desde el cielo.

La vibración sutil que emana de los Querubines es la del Conocimiento y la Sabiduría.

3) TRONOS: Estos Ángeles son descriptos como las grandes “ruedas” o los de “múltiples ojos”. Curiosamente, mientras los Querubines parecen ser los aurigas de Dios, los Tronos parecen ser los carruajes. El símbolo es una rueda de carreta con alas en los vórtices.

Las descripciones de los tronos han cautivado la imaginación de muchos entusiastas de los ovnis, pues las hallan muy cercanas a las observaciones de los encuentros actuales con las denominadas naves espaciales venidas de fuera. De todas las formas angélicas, las “ruedas” son ciertamente las más enigmáticas. Quizás se deba al simple hecho de que representan imágenes parecidas a nuestra propia tecnología, si bien al mismo tiempo fueran descriptas en una era en que incluso la rueda en sí misma era alta tecnología.

Se los convoca porque saben mucho de la Creación de Dios y son los que equilibran el amor propio y lo ponen en la justa balanza.

Ellos habitan una región del Cielo que comienza a adoptar forma y sustancia. Es en este punto que el Cielo se encuentra con la Tierra y asuma la sustancia de la carne, quedando así expuesto a la posibilidad de corrupción. Rudolph Steiner llega a decir que, en un gesto de amor, los Tronos ofrendaron la sustancia que sirvió de base para nuestra existencia material.

TRIADA O ESFERA INTERMEDIA
El segundo grupo de los tres órdenes está compuesto por las Dominaciones, las Virtudes y las Potestades. El tema de una unificación última con “Dios, el origen” compendia todo el empeño de los Ángeles de la Segunda Tríada. Debido a esto existe una constante tensión dual que surge entre las polaridades del bien y el mal, la material y el espíritu, lo superior y lo inferior. Todos los órdenes dentro de la Tríada pugnan por equilibrar y reconciliar a tales oponentes y, al hacerlo, todos son proclives al riesgo de corrupción.

4) DOMINACIONES: Este orden, según Dionisio, “regula las obligaciones de los Ángeles. Otros eruditos sostienen que las Dominaciones son cauces de misericordia, que viven dentro del segundo cielo. Supuestamente, esta esfera sagrada tiene las letras celestiales del Nombre Sagrado suspendidas en su reino.

5) VIRTUDES: Estos Ángeles de Gracia conceden Bendiciones procedentes de las alturas, normalmente en forma de milagros. Con mayor frecuencia, son asociados a los héroes y a los que luchan por el bien. Se dice que infunden coraje cuando más se necesita. Aparecían en la Ascensión de Cristo, donde dos de ellas le escoltaron hasta el Cielo.

6) POTESTADES: Se supone que fueron los primeros Ángeles creados por Dios. Las Potestades habitan la peligrosa región limítrofe entre los cielos primero y segundo. Dionisio da fe de ellos resistiendo los esfuerzos de los Demonios por apoderarse del Mundo. Aparecen para actuar como una especie de guardia fronteriza que patrulla los Senderos Celestiales atentos a la infiltración diabólica.

Obviamente, estas patrullas son un asunto arriesgado y San Pablo advirtió severamente a sus diversas congregaciones que las Potestades pueden ser tanto el bien como el mal. En la Epístola de los Romanos 13:1 se revelaba que “El Alma está sometida a las Potestades”, y es en sus esfuerzos por mantener un equilibrio dentro de nuestras almas que algunas son conocidas por llegar a estar excesivamente identificadas con el lado oscuro de los seres humanos, por lo que son proclives a pecar. Aún así, las Potestades encuentran su verdadera vocación en equilibrar o reconciliar los opuestos.

TRIADA O ESFERA INFERIOR
La Tercera triada de Principados, Arcángeles, y Ángeles está firmemente enraizada dentro del reino del primer cielo, así como con sus límites con nuestro universo temporal y material. Esto quiere decir que los tres órdenes son los más expuestos y vulnerables a cualquier corrupción de la carne. También podría explicar el hecho de que los Ángeles individuales procedentes estos órdenes son más conocidos por nosotros, debido, simplemente, a que se nos asemejan más.

7) PRINCIPADOS: Originalmente, los Principados eran considerados como una orden que estaba a cargo de las naciones y de las grandes ciudades de la tierra. Más tarde, estos límites se expandieron, pero al hacerlo, las fronteras se volvieron más imprecisas. Extendieron su dominio y se convirtieron en los protectores de la religión (un encargo difícil, si se hallan implicadas las cuatro religiones principales), tendiendo a adoptar un punto de vista más bien ortodoxo del bien y del mal.

8) ARCÁNGELES: Los Siete Ángeles que se alzan ante el Señor en las Revelaciones son representados habitualmente con los Arcángeles. Mientras que las fuentes cristianas y judía están de acuerdo en el número siete, existe un debate profano acerca de quienes podrían ser en realidad. No obstante, cuatro nombres que aparecen con regularidad matemática son: Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel. Los otros tres candidatos son seleccionados tradicionalmente entre Metrón, Remiel, Sariel, Anael, Ragüel y Raziel.

Dionisio nos dice que los Arcángeles son “Mensajeros que llevan los Decretos Divinos”. Están considerados como los intercesores más importantes entre Dios y los humanos, y son ellos quienes comandan las legiones del Cielo en su constante batalla con los Hijos de las Tinieblas.

FUNCIONES DE LOS ARCÁNGELES
Aunque sus esferas de influencia se sobreponen e interconectan, cada Arcángel tiene su propio distrito:

URIEL: Es la presencia lumínica protectora del Este, del sol naciente, de la mañana y los nuevos principios, de la primavera y el color amarillo. Uriel trae a la mente energías transformativas y es el guardián del reino mental. Bajo su dominio caen la ciencia, la economía y la política. Esto lo incluye todo, desde la limpieza de tóxicos a los problemas del hambre, la falta de vivienda y las reformas políticas. La obra de Uriel incluye sistemas, organizaciones y todos los temas relacionados con el trabajo.

GABRIEL: Es la presencia lumínica Protectora del Sur, del mediodía y el calor solar, del verano y el color verde. Es el guardián de las emociones, las relaciones y la creatividad. Cuando estamos luchando con abusos, adicciones, familias en disfunción o con las dificultades de las minorías sexuales para hallar el amor y ser amadas. Es el Ángel de la Esperanza y la Revelación, el Amor y los Contactos del Corazón. El terreno especial de este Arcángel es la creatividad y las artes, las emociones y todas nuestras relaciones con animales, con personas y con Ángeles.

RAFAEL: Es el Protector del Oeste, del crepúsculo, la noche, el otoño y el color rojo. Es el guardián de nuestro cuerpo físico y de la curación. Su dominio es la casa del crecimiento y la transformación. Esto incluye todo lo que va desde la cirugía a la herbolaria, desde lo personal hasta lo planetario. Su poder puede actuar sobre enfermedades físicas, mentales y emocionales.

MIGUEL: Es el protector del Norte, que es la casa de l anoche, el invierno y el color azul. El Norte es el reino del espíritu y de los sueños. Miguel es el guardián de la paz, la armonía y la cooperación global. Y trabaja por la cooperación y la reconciliación. Es hora de que aprendamos a vivir en paz y armonía con otros, a derribar las barreras que han separado a naciones, partidos políticos, sectas religiosas, familias e individuos, debido a diferencia de opiniones, miedos y egoísmos. Todos somos ciudadanos de la Tierra, pese a nuestra adversidad.

Mientras realizas tu búsqueda espiritual es útil recordar las enseñanzas que Miguel nos ofrece. A veces estamos tan dedicados a buscar respuestas que olvidamos la importancia de formular las preguntas correctas.

EL ARCÁNGEL MIGUEL
Su nombre significa “EL QUE ES COMO Dios”, es sin duda el más conocido de los arcángeles superlumínicos. Miguel es reconocido en las tres tradiciones sagradas de Occidente.

Según la tradición judía, es Miguel quien se apareció a Moisés en medio de una zarza ardiente, volviendo a aparecerse en el episodio del entierro, donde se disputa con Satán la posesión del cuerpo del viejo patriarca. Se cree que es quien rescató a Daniel y a sus amigos de la madriguera de los leones.

En los Pergaminos del Mar Muerto, Miguel emerge como el Príncipe de la Luz, que libra una guerra contra los Hijos de la Oscuridad, en la cual encabeza la batalla angélica contra las legiones de Belial, el Ángel Caído.

Recientemente, en 1950, el Papa Pío XII declaró a Miguel patrono de todos los policías.

Por lo general, Miguel es mostrado con una espada desenvainada, que simboliza su papel como gran adalid de Dios.

Existen tradiciones musulmanas que describen a Miguel en una forma prodigiosa. “Alas de color verde esmeralda… cubierto con cabellos de azafrán, cada uno de ellos conteniendo un millón de caras y bocas y muchísimas lenguas que, en un millón de dialectos, imploraban el perdón de Ala”. En el Corán se dice que los querubines se formaron a partir de las lagrimas vertidas por este gran Ángel sobre los pecados de la fe.

Miguel también es conocido como el Ángel del Juicio Final y en su carácter de “pesador de almas” tiene una genealogía que data de cuando las tribus de Israel estaban en cautiverio en Egipto.

En la Edad Media también se sostuvo que Miguel era el “Acompañante del Alma”, el conductor de las almas hacia el otro mundo. Como la Iglesia estaba ansiosa por atraer a los antiguos adoradores paganos de la Galia Romana, que seguían manteniéndose fieles al Dios Mercurio, dotó a Miguel con muchos de los atributos de ese Dios del mundo terrenal. Las capillas dedicadas a Miguel se levantaron sobre las ruinas de los antiguos templos, que invariablemente habían sido construidas sobre colinas o montículos. Así, Miguel, como Mercurio, llegó a ser el guía de los difuntos.

En Daniel se vaticina que cuando el mundo vuelva a estar en auténticas dificultades, reaparecerá Miguel. Muchos eruditos señalan a este siglo como aquél en el cual Miguel se revelará una vez más en toda su gloria.

Miguel es el que protege a los creyentes, libera sus casas, destruye las obras de magia negra y sortilegios, por lo tanto es un colaborador amado y verdadero, tanto por los humildes que se sienten protegidos, como por los poderosos que se identifican con Él.

Miguel representa el Sol en su pleno dominio, a lo largo del arco resplandeciente de su recorrido, de las primeras luces del Este hasta el último rayo del Oeste, antes de que llegue la noche.

En el plano humano, el Arcángel Miguel ayuda a conseguir el éxito, la afirmación, facilita la lucha para superar los obstáculos. La tradición lo asimila a todo lo que concierne a la Potencia en todos sus aspectos positivos.
Como Ángel Solar, domina la constelación del León, pero siendo también Señor del Elemento Fuego, extiende su protección a la tríada zodiacal del fuego: Aries, Leo y Sagitario.

La Biblia menciona a menudo su nombre en la imaginación humana su imagen es asociada a la criatura llameante del Ángel de la Luz. Se quiebran las tinieblas con su llegada, y el enemigo, agazapado en la sombra, es afrontado y derrotado.

El suyo es el importante papel de jefe de los ejércitos Celestes, el vencedor de la Bestia, el vencedor por excelencia de todas las batallas. Esta apariencia suya de guerrero victorioso e invulnerable el asegurará la gran benevolencia de parte de todos los ejércitos, soldados y reyes de todas las épocas.

Antiguamente se asociadaza a Miguel con la curación, y en particular, con la curación física a través del agua. Para nosotros el agua es sagrada, porque es indispensable para la vida. Somos capaces de vivir durante meses sin comer, pero en pocos días morimos por falta de agua. En la antigüedad, los ríos y los rayos eran considerados Fuentes de fuerza espiritual, así como los medios de transporte eran una fuente de comida. Se consideraba que las corrientes de agua eran como emanaciones de Dios o de la Madre Naturaleza que daban vida a todas las cosas. En las culturas más antiguas, el Dios de las aguas (Yamm, Poseidón, Neptuno, etc.) era una Divinidad muy poderosa.

Desde tiempos inmemorables, el agua ha jugado un importante papel en la curación de las enfermedades. Los manantiales de agua caliente se veían como regalos especiales de Dios, y se asociaban a espíritus protectores o incluso divinidades. Los pozos naturales y las fuentes normales, e incluso los ríos y arroyos, también se reverenciaban por sus propiedades curativas y cada uno de ellos tenía su espíritu guardián.

Esta creencia también prevaleció en las épocas bíblicas. Se conoce la historia de cómo una noche Jacob llegó al Río Yaboc y allí luchó contra un Ángel al despuntar el alba. Los estudiosos del folclore religioso consideran que aquel Ángel era el guardián del río. Según la tradición judía, el Ángel que luchó contra Jacob era Miguel y lo hizo para probar si era digno de convertirse en el patriarca y padre de Israel. Durante el combate junto al río, Jacob se dislocó la cadera y se considera que Dios envió a Rafael para curarle.

Durante la época en que vivió Jesús, los judíos creían fervientemente que Dios había escogido al Arcángel Miguel para que velara por determinadas fuentes de agua, especialmente aquellas que tenían propiedades curativas. Esta creencia puede provenir del hecho de que tradicionalmente se considera que Miguel es un Ángel protector especial de los judíos, quienes asociarían esta protección con todos los fenómenos naturales de su mundo.

Parece que esta asociación todavía va más lejos. La tradición considera que Miguel es el Ángel del Éxodo, que condujo al pueblo de Israel a través del Mar Rojo y que, cuando moisés golpeó la roca en el desierto, hizo que de ella manara agua para calmar la sed de los israelitas. En ambos casos el agua es una fuente de vida y de seguridad para el pueblo judío. Por consiguiente, puede ser que la asociación de Miguel con la curación a través del agua se inicie aquí.

Un interesante pasaje del evangelio de San Juan también habla de las curaciones de Miguel a través del agua: “Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las Ovejas, una piscina llamada en hebreo Bezatá, con cinco soportales. En estos soportales había muchos enfermos, ciegos, cojos y paralíticos que aguardaban el movimiento de las aguas. Pues un Ángel del Señor descendía de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua. Y el primero que, después de movida el agua, entraba en la piscina, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese”. (Juan 2, 2-4).

La tradición judía suele asociar al Ángel del Señor que agitaba las aguas con Miguel y al verdadero sanador con Rafael.

¿Por qué se considera que Miguel cura a través del agua? Parece que las aguas termales y otros lugares parecidos debían protegerse, tanto de desastres naturales como sobrenaturales, porque eran muy valiosos para la humanidad. Sólo el más poderoso de los protectores era capaz de hacer algo por estos lugares sagrados tan importantes. Por este motivo, se consideró que Miguel era el Ángel que debía velar por estos lugares de sanación.

Esta creencia todavía se conserva en muchas partes del mundo, como por ejemplo, el Centro Médico San Miguel de Newark, Nueva Jersey, que se fundó en 1867 y es uno de los muchos hospitales dedicados al Arcángel.

También se considera que Miguel es el Ángel que conduce a las almas de los que han muerto hacia el otro mundo. Es el patrón de los hospicios, y cuando conozcamos a alguien cuya vida en este mundo está llegando a su fin, podemos pedirle a Miguel que le acompañe en su viaje al más allá.

EL ARCÁNGEL RAFAEL
Su nombre significa “EL RESPLANDOR QUE CURA”, y tal como lo indica su nombre en hebreo, es el sanador por excelencia: “Rapha” (que cura) + Él (Dios). La raíz de su nombre significa mucho más que la simple curación física. Incluye todo tipo de arreglo o reparación, desde zurcir unos calcetines hasta purificar el agua o arreglar cualquier defecto de un producto.

Podemos observar que la esencia del nombre Rafael implica un cambio para mejor, la restauración de algo para que recupere su estado original, ya sea en relación con nuestro ser físico o con nuestra espiritualidad.

Se dice que Rafael que es el guardián de los espíritus de los seres humanos, no de sus cuerpos. Y esto es lo que corresponde al Sanador de Dios, porque todas las curaciones se inician en el espíritu, incluso las curaciones de enfermedades físicas. La mayor parte de la curación que necesitamos es la curación del espíritu o de aspectos relacionados con el espíritu, el pensamiento, las emociones y las relaciones personales.

La tradición cabalística ha asociado a Rafael con el planeta Mercurio, del cual es Arcángel dominador. También para los griegos, Mercurio era el señor de la medicina, pero descubriremos que es una relación que funda sus raíces en la antigüedad más remota.

Es conocido por ser el príncipe-jefe que gobiérnale segundo cielo, jefe del Orden de las Virtudes, guardián del Árbol de la Vida en el Edén y, por reconocimiento propio, uno de los siete Ángeles del Trono. Esto es lo que revela a Tobías en el Libro de Tobías.

En este relato, viaja disfrazado en compañía del hijo de Tobías, sin darse a conocer hasta el fin del viaje. Rafael enseña a Tobías que ha capturado un enorme pez, cómo utilizar cada parte del animal, “el corazón, la bilis y el hígado.. son necesarios para medicinas útiles..y las agallas son buenas para untar los ojos en los que hay una manchita blanca, que resultarán curados”.

Por cierto, la carrera de Rafael parece salpicada de misiones médicas. Curó el dolor de la circuncisión a Abrahán, que no había sido sometido a este procedimiento de niño. Rafael fue luego enviado por Dios a curar el muslo del pobre Jacob, maltratado por Samael. Y también se aseguró que Él dio a Noé, después del Diluvio, un apreciadísimo “libro médico”.

De Él se ha dicho que es “una de las cuatro presencias puestas por encima de todas las enfermedades y de todas las heridas de los hijos de los hombres” (Enoc 1), y en el “Zohar” es el “encargado de curar la tierra… la tierra que brinda un lugar al hombre, a quien también cura de sus enfermedades”.

Si bien oficialmente es una Virtud, se dice que tiene las seis alas de un Serafín, pero al mismo tiempo pertenece a los Querubines, las Dominaciones y las Potestades. También se dice de Él que es el más divertido y sociable de toda la grey angélica, y a menudo aparece representado charlando alegremente con algún confiado mortal. Su carácter risueño se debe posiblemente al hecho de ser Regente o Ángel del Sol.

Lo más importante que aprendemos de Rafael, y por extensión de todos los que sirven a Dios, es que no vienen a nosotros por propia decisión, sino por voluntad de Dios. Esperan que se les trate con el respeto que merecen tan grandes mensajeros, pero jamás aceptarán agradecimiento o gloria por sí mismos, sino para Dios, que es quien les envía. Debeos recordar esto cuando intentamos establecer una relación recíproca con nuestro Ángel de la Guarda, porque si Dios no proporciona vida y profundidad a esta relación no será nada satisfactoria.

Rafael es además el guardián de la investigación científica, de los conocimientos aplicados a la materia. Este gran Ser conoce cosas que para los hombres serán aún desconocidas por milenios. Cuando llegue el momento hará descender, por medio de sus legiones, ideas e intuiciones en la mente de individuos predispuestos.

Si el corazón y la mente de los científicos, de los médicos, de los investigadores estuviesen abiertos a esta realidad, Rafael podría hacer confluir sobre ellos estos dones de conocimiento que puede hacer llegar sólo gota a gota. Si en verdad es tan difícil para los hombres de ciencia creen en la existencia del Ángel, prueben al menos a dejar abierto un pequeño portillo a la posibilidad, a la trascendencia. Prueben, al menos, a enviar una sonrisa afectuosa, no despreciativa, hacia esta gran Energía de poder y de conocimiento. Prueben, en el secreto de su corazón, donde nadie viene a apuntarles con el dedo o a reírse de ellos, prueben a dejar una pequeña posibilidad a lo maravilloso y a lo imponderable que, como bien saben los investigadores, aletea siempre, inalcanzable, en torno a cada microscopio…

Rafael es el dominador de la constelación zodiacal Virgo. Según la astrología tradicional, Virgo está dominada por Mercurio, y bajo este signo tenemos los mejores custodios de la salud, enfermeros, farmacéuticos, investigadores, científicos. Mercurio es el custodio de la inteligencia, de la investigación científica y de las indagaciones. Pertenece al elemento Tierra y como tal domina también la Tríada de los signos que a ella pertenecen: Virgo, Tauro y Capricornio.

La influencia de Rafael es fortísima, también en la constelación de Géminis, dominaos ellos por Mercurio. En este signo estimula la facultad intelectiva, pues los Géminis son pocos propensos al sacrificio y al espíritu de servicio activo que está, por el contrario, muy desarrollado en Virgo.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº 6

Limpieza del Alma
Imaginemos a la Energía Cósmica como un enorme diamante, con infinitas facetas cortadas a la perfección. De cada faceta emana un esquema de luz singular, más hermoso y magnífico que cualquier color visible en la tierra. La luz de cada faceta se concentra en cada ser humano. Es la luz del don que tenemos para ofrecer al mundo; es la luz que nos une a Dios y a los demás seres humanos. Todos formamos parte de un espectro de colores hermosos. Cuando tenemos la libertad de ser nosotros mismos, la luz nos emana del alma en forma de un esquema brillante y singular. La luz brilla con más intensidad cuando somos realmente nosotros mismos.

Una forma de reconocer el lodo o el polvo que opaca nuestra luz es mirarnos con honestidad e identificar los esquemas que nos provocan la duda y la infelicidad. Para ello, vamos a tomarnos un momento para meditar.

Ingresamos en el estado de relajación y, cuando estamos listos, comenzamos a ir hacia adentro y a conectarnos con el color de nuestra luz. Quizás no lleguemos a ver un color definido, así que nos concentraremos en nuestro propio centro de energía, la fuente del yo.

Les pedimos a los Ángeles que nos muestren parte del lodo o el polvo que oscurece nuestro brillo. Prestemos atención, y cuando la mente registre algo que queramos eliminar, vamos a visualizar a los Ángeles limpiadores como frotan el lugar con una solución limpiadora y el lodo se desvanece en el universo para ser transmutado. Seamos creativas, y si registramos las experiencias en un diario, podemos anotar ésta para poder releerla de vez en cuando.

Los Ángeles nos ayudan a ser auténticos y fieles a nosotros mismos. Y lo hacen de maneras variadas, ya que poseen el programa, o plano, que nosotros ayudamos a crear antes de llegar a esta existencia. Cuando nos alejamos demasiado del centro, los Ángeles dejan huellas sutiles para recordarnos que debemos volver al camino y ser nosotros mismos, algo que no siempre resulta fácil.

Cuando nos enfrentamos a situaciones rutinarias, por lo general comenzamos a comportarnos como si hubiéramos conectado el piloto automático. El auto descubrimiento es lo que nos permite descubrir quienes somos y cuáles son los programas automáticos que operan en nuestras vidas. Cuando descubrimos un esquema, nos damos la oportunidad de seguir aplicándolo o no. E inclusive, cuando decidimos continuar, el esquema cambia porque ya somos conscientes de lo que estamos haciendo.

El propósito de esta práctica es que lleguemos a ser auténticos: la broma está en que no existe un truco ni una clave especial para llegar a ser auténticos. La autenticidad evalúa lo que de singular tiene cada ser humano. Así que tal vez sea necesario que cada uno realice alteraciones en las prácticas aquí presentadas para adaptarlas mejor a su alma.

La autenticidad proviene del verdadero conocimiento de uno mismo. “Conócete y sabrás cómo vivir”, reza el dicho. Cuando llegamos a conocernos, sabemos cómo entregarnos. Si no podemos entregarnos, nos veremos atrapados en la obsesión por nosotros mismos y, conociéndonos, esa obsesión nos jugará una mala pasada. Si esto sucede, conviene que nos tranquilicemos y que les pidamos a los Ángeles que nos recuerden quienes somos y cuál es nuestra misión aquí.

Entonces HAGÁMOSLO y pasaremos el mejor momento que pudiéramos imaginar.

Cuando somos verdaderamente nosotros mismos, transmitimos un mensaje de amor que genera una reacción en cadena positiva en el universo. El simple hecho de pasar caminando junto a alguien en la calle podría cambiar la vida de esa persona. Podemos ofrecerles a otros seres humanos la experiencia angélica sin saberlo, así como recibimos experiencias de ciertas personas y nos preguntamos si se trata de Ángeles.

A veces cuando intentamos enviar mensajes, el destinatario no los recibe; y luego, cuando ni siquiera lo intentamos, el mensaje le llega con gran nitidez. Enviar transmisiones positivas irradiando nuestra luz y la luz de los Ángeles es una forma de estimularlas. Por ejemplo, podemos enviar conscientemente bendiciones en rayos de luz o en alas de Ángel a cierta persona, lugar o grupo.

También podemos transmitir el mensaje de que queremos atraer a nosotros a las personas que más nos necesitan y a quienes más recitamos en la vida. Este pedido recibe una atención natural cuando expresamos al mundo que nos rodea quiénes somos realmente. Estemos alerta y seamos conscientes de lo que transmitimos, y recordemos: cuando nos acosen las dudas, actuemos con dulzura, y transitaremos un programa de encanto y alegría.




(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *


CLASE 14 MIGUEL Y RAFAEL TRABAJANDO JUNTOS


Parecería ser que Miguel y Rafael colaboran para conseguir un objetivo común: trabajan juntos para ayudarnos a alcanzar la sanación. Cuando existe una gran necesidad de curación, como por ejemplo en el caso de una persona muy afectada por la muerte de un ser querido, la protección de Miguel es una parte muy importante del proceso de sanación. El gran Arcángel puede, en sentido metafórico, extender sus alas a nuestro alrededor para protegernos de influencias perjudiciales que podrían evitar que nos concentráramos en la necesidad de curarnos. En un ambiente protector como este, nuestros Ángeles de la Guarda, en colaboración con Rafael, nos pueden ayudar a sanar.

Todos tenemos muchas oportunidades para pedir a nuestros Ángeles que nos ayuden a sanar nuestras vidas, pero para las personas cuya profesión consiste en curar, las oportunidades de disfrutar de la colaboración de los Ángeles son mucho más numerosas.

Como profesional de la salud, uno se debería someter a la tutela permanente de Rafael y Miguel. Nunca se debería entrar en la habitación de un paciente sin antes pedir al Ángel Propio y al del paciente que brinde su ayuda. No habría que recetar una medicación o un tratamiento sin antes pedir ayuda a los Ángeles para que aquel tratamiento resultara tan efectivo como fuera posible.

Por la noche habría que decir a cada uno de los pacientes, “Sueña con los Ángeles”, y por la mañana, igual que todavía lo hacen los granjeros franceses: “Buenos días a ti y a tus compañeros”, refiriéndose, por supuesto, a su Ángel.

Habría que hablar a los pacientes de sus Ángeles de la Guarda porque es muy reconfortante saber que los Ángeles siempre están con nosotros. Es seguro que las noches pueden ser muy largas y solitarias.
Muchas personas que están gravemente enfermas, sobre todo aquellas que están ingresadas en un hospital, explican que han visto a sus Ángeles o han notado que les tocaban. En ocasiones el personal del hospital se ríe de estas experiencias y aseguran que sólo son producto de los calmantes, pero los pacientes saben la verdad. Sus Ángeles les visitan para curarles, tal vez no curen sus cuerpos de forma inmediata, pero les curan el miedo y la angustia que sienten y les transmiten fe y esperanza haciendo que se sienten mejor. En ocasiones también les visitan para facilitarles la transición de esta vida a la próxima, y entonces les dicen que ha llegado la hora de partir.

Los niños son especialmente propensos a ver Ángeles. Tal vez son demasiado jóvenes para saber que ver Ángeles es “imposible”, y por lo tanto los ven con mayor facilidad.

EL ARCÁNGEL GABRIEL
Su nombre significa “DIOS ES MI FUERZA”, y parece ser nuestro más frecuente visitante de los reinos elevados.

Es el Gobernador del Edén y el mandatario de los Querubines. Se dice que se asienta a la siniestra de Dios y para los mahometanos dictó la totalidad del Corán a Mahoma y está considerado como el Ángel de la Verdad.

Gabriel es descrito como dotado de 140 pares de alas, y en la tradición judeocristiana es el Ángel de la Anunciación, de la Resurrección, de la Misericordia, de la Revelación, y de la Muerte. Como mandatario del primer cielo, está más cercano al Hombre.

Según el testimonio de Juana de Arco, fue Gabriel quien persuadió a la Doncella de Orleáns para que ayudase al Delfín.
Gabriel se aparece a Daniel a fin de explicar la asombrosa visión que tuvo el profeta de la lucha entre el carnero y el macho cabrío (siendo destruido por los griegos del oráculo de los persas). Vuelve a aparecerse a Daniel para anunciarle la llegada de un Mesías, mensaje que repite medio milenio más tarde a María en la Anunciación. Es curioso que apareciese en tantas concepciones. Antes que a María, ya había anunciado a Zacarías la llegada de Juan el Bautista.
El carácter esencialmente femenino de este notable Arcángel se revela una vez más en la tradición popular, que habla de cómo saca del paraíso al alma invariablemente rechazada y la adoctrina durante los nueve meses que permanece en el seno materno.

La astrología esotérica ve al Arcángel relacionado con la esfera lunar y con el elemento Agua, del signo Cáncer.

Es el agua de la gestación, en la que se desarrolla el germen divino que se encarnará en cada embrión humano. Naturalmente, es un agua simbólica, que no pertenece a la dimensión física sino a los planos astrales superiores. Es el agua a través de la cual se entrevé el futuro, el elemento que consiente a la mente humana llegar a la intuición. Es la precognición que hace surgir la genialidad y los descubrimientos científicos o la creación de una obra maestra en el arte.
Gabriel es el custodio de la creatividad expresada en todos los campos del conocimiento humano; es el que abre la mente del hombre a la comprensión del genio y de la belleza; el que hace “Concebir” las ideas, pues a Él atañe todo lo que concierne a la concepción, tanto en el plano físico como en el abstracto.

Por lo tanto, Gabriel actuando a través de las Legiones de sus Ángeles, extiende su dominación incluso sobre todo lo que concierne a la creación física y espiritual de un nuevo ser.

En el momento de la concepción, sus legiones de Devas, constructores de la forma, descienden en la materia; guiarán el proyecto físico de las células que se van agregando en el vientre materno para plasmar a un hombre.

Otra criatura de sus legiones celestes acompañará al embrión físico al espirito que deba encarnarse. Permanecerá toda la vida junto al nuevo nacido, haciéndose su custodio… Tal vez el gran Arcángel se moverá “personalmente” para escoltar a una gran Entidad cuando ésta debe entrar en un cuerpo físico para encarnarse en la Tierra.

Los comunes mortales, sea cual sea su religión, fe, raza o color, sean buenos o malos, futuros santos o individuos perversos, todas las criaturas que han nacido o nacerán sobre nuestro planeta, realizan su viaje del mundo espiritual al físico guiadas por Ángeles sometidos a Gabriel, y que permanecerán siempre a su lado. De Gabriel, pues, dimanan las infinitas legiones de los Ángeles custodios, los pacientes ayudantes del género humano. Criaturas que ayudan en la evolución de nuestra especie, pero que, a la vez, se desarrollan por medio de nosotros.

Dominador del elemento Agua, Gabriel, extiende su influencia sobre Cáncer, Piscis y Escorpio.

EL ARCÁNGEL URIEL
Citado como uno de los cuatro Ángeles de la Presencia, significando su nombre “FUEGO DE DIOS”, es clasificado diversamente como Serafín, Querubín, regente del sol, llama de Dios, presidente del Hades y, en su papel más conocido, Arcángel de la Salvación.

Dirige el Tártaro (o Infierno) y en el colérico e infernal “Apocalipsis de San Pedro”, Uriel aparece como el Ángel del Arrepentimiento, descrito gráficamente como un ser casi despiadado como cualquier demonio, al que uno no desearía encontrarse en el Infierno. “Uriel, el Ángel de Dios, expulsará, de acuerdo con su trasgresión, a las almas de los pecadores… que arderán en sus moradas con un fuego eterno. Y después de que todos hayan sido destruidos en sus moradas, serán castigados eternamente, etc., etc.

Para aquellos que todavía imaginan que todos los Ángeles son dulces y encantadores, esta descripción debe resultar una advertencia. Los Ángeles probos son tan inmutables en el cumplimiento de sus obligaciones como un camión de cuarenta toneladas que circula a ciento cincuenta kilómetros por hora, aproximadamente con el mismo efecto.
Con frecuencia se ha identificado como el Querubín que se alza “en la Puerta del Edén con una espada flameante”, o en su calidad de Ángel que “vigila el trueno y el terror”, Uriel parece ser una figura muy seria, y, como tal, su Presidencia del Infierno parece más apropiada.

La afirmación de que fue el Ángel que dio la Cábala al hombre está curiosamente reñida con lo que sabemos de su fanática probidad. No obstante, existe una cierta justicia poética en el hecho de que fue precisamente este Ángel riguroso con las normas quien, en el siglo VIII, resultó tan severamente reprobado por un Concilio Eclesiástico. Más tarde, la Iglesia se aplacó y Uriel fue rehabilitado, pero transformado en un santo cuyo símbolo sagrado era una mano abierta sosteniendo una llama.

Uriel también se distingue por ser el Ángel más observador de todos. Él fue el mensajero enviado para advertir a Noé de la proximidad del diluvio, siendo conocido además como el Ángel del mes de septiembre.

EL ARCÁNGEL RAGÜEL
Hay además, cuatro Arcángeles especiales. Son Arcángeles del misterio, a estos no se los puede convocar pero sí debemos conocerlos.

Tradicionalmente conocido como Rasuil, Rufael, Akrasiel y “AMIGO DE DIOS”, Ragüel, según Enoc, se ocupa de vengar el mundo de los astros. Esto también puede interpretarse como el que vigila el buen comportamiento de los Ángeles. ¡Y llegaremos a descubrir que éste es probablemente el oficio más agotador de toda la burocracia celestial!.

Los Ángeles son una especia particularmente vulnerable cuando llegan a la corrupción. E incluso este mismo Ángel, que se suponía debía juzgar la conducta de sus pares, debido a un giro maravilloso del destino, fue reprobado por la Iglesia en el 745 d.c., junto con Uriel. Ambos Arcángeles sufrieron la indignidad de ser excluidos de las listas en el prestigioso Santoral. Esto sucedió en el ignomioso concilio eclesiástico convocado por el Papa Zacarías, quien dirigió una especie de caza de brujas angélica entre los estratos más elevados de los seres celestiales.

Condenó a Ragüel por ser un demonio “que se hizo pasar por Santo”. Como logró Zacarías obtener en la tierra la prueba de ello está más allá de lo imaginable y debe de haber sido fuente de perplejidad y especulación, incluso en esa época.
En períodos más tranquilos, este Arcángel fue mencionado en parte del manuscrito de la apócrifa Revelación de Juan. En el manuscrito se lee que “Entonces Él enviará al Ángel Ragüel diciendo: haz sonar la trompeta por los Ángeles del frío, la nieve y el hielo, y calma toda clase de ira en los que se alzan a la izquierda.

Fue Ragüel quien transportó a Enoc al cielo. Entre sus otras funciones se dice que figuraba la de ser un Ángel de la Tierra y un guardián del segundo cielo.

EL ARCÁNGEL SARIEL
También conocido como Suriel, Suriyel, Zerachiel, y Saraquel, su nombre significa “MANDATO DE DIOS”. Esto se adecuaría a la descripción de sus obligaciones tal como son enunciadas por Enoc, quien dice que es Sariel el responsable de la suerte de los Ángeles que trasgreden las Leyes.

Mientras que existen muchos aspirantes con méritos para el dudoso honor de ser el Ángel de la Muerte, Sariel ha sido siempre el candidato más probable. Aunque por lo general se cree que fue Zagzagel quien transmitió a Moisés todo su conocimiento, muchos eruditos atribuyen la tarea a Sariel. Ciertamente, Él es conocido por haber sido casi suizo en cuestiones de higiene, habiendo adoctrinado al Rabino Ismael en muchos de los detalles sanitarios de la conducta virtuosa.

También se afirmó que Sariel es un sanador como Rafael, un Serafín y un Príncipe de la Presencia.

No obstante, según lo que estamos comenzando a reconocer como patrón angélico de conducta, también es mencionado por Enoc como uno de los rebeldes caídos. Es difícil conciliar esto con el hecho de que en “Las Guerras de los Hijos de la Luz contra los Hijos de las Tinieblas” su nombre aparece sobre los escudos de una de las unidades combatientes de los Hijos de la Luz. Presumiblemente, su carácter de agente doble fue aclarado hacia el siglo I.

EL ARCÁNGEL RAZIEL
Conocido también como Ratziel, Gallizur, Saraquel y Akrasiel, Raziel ostenta el fascinante título de “ÁNGEL DE LAS REGIONES SECRETAS Y DE LOS MISTERIOS SUPREMOS”

Según una leyenda, Raziel es el autor de un gran libro, “donde se pone por escrito todo el conocimiento celestial y terrenal”. Cuando el Ángel dio su volumen a Adán, algunos Ángeles envidiosos se lo robaron para arrojarlo al océano. Una vez recobrado por Rahab, el Ángel demonio primordial de las profundidades, el libro pasó primero a Enoc, quien aparentemente lo presentó como propio, y luego a Noé, que de Él aprendió a hacer su arca. Se cree que también Salomón poseía ese libro, el cual le proporcionó sus extraños conocimientos mágicos y dominio sobre los demonios.

A partir de entonces parece haber desaparecido, después del breve descubrimiento con Salomón. Resurgió la paternidad literaria de Eleazar de Works, un escritor medieval. Se dice que en las páginas de este volumen Raziel reveló las 1.500 claves de los misterios del Universo. Lamentablemente, dichas claves están escritas en un código secreto que ni siquiera es comprendido por los Ángeles más importantes.

Otros místicos judíos informan que “cada día el gran Ángel Raziel se alza sobre la cumbre del Monte Horeb y proclama los secretos de los hombres a toda la humanidad”.

Según Moisés Maimónides, Raziel es el Jefe de los Tronos, identificándose con un brillante fuego blanco, que es una de las características de ese orden.

Un atributo curioso, registrado por el Rabino Pirke, es que Raziel “despliega sus alas sobre los Hayyot por miedo de que su aliento llameante consuma a los Ángeles auxiliadores”. Los Hayyoth, o bestias celestiales, son considerados idénticos a los Querubines.

* * * * *

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº. 7
Cartas a tu Ángel

Para realzar tu experiencia y ayudar a crear una atmósfera que conduzca a la comunicación angélica, es conveniente encender una vela o una varilla de incienso. necesitarás papel y lápiz. Te conviene hacer la cimentación antes de comenzar, sobre todo si te sientes atolondrada.

1) Siéntate cómodamente y dedica unos instantes a concentrarte en tu respiración, regulándola de modo tal que inhalación y exhalación duren aproximadamente el mismo tiempo.

2) Ahora vuelve tu atención hacia adentro y piensa en tu Ángel, tal como lo haces cuando escribes a tus amigos. Piensa en tus amigos, en su aspecto, y luego te diriges a ellos teniendo en cuenta su personalidad. De la misma forma, piensa en tu Ángel y permítete sentir su suave energía.

3) Fecha tu carta, escribe “Querido Ángel” y deja que fluyan las palabras. Pide a tu Ángel orientación y/o apoyo y agradécele su ayuda por anticipado. Luego firma al pie, como lo harías en una carta a un amigo.

4) Si tienes un altar de meditación o una caja en la que guardes cosas especiales, puedes guardar la carta allí. Algunos ponen las cartas a sus Ángeles bajo la almohada. Otros las queman, enviando el mensaje a los cielos con el humo que se eleva. Tú sabrás qué hacer con la tuya. Y si no lo sabes, ¡pregunta a tus Ángeles!
* * * * *




(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *



CLASE 15 EL AMOR COMO META

El objetivo de la larga enseñanza por parte de las criaturas angélicas es el de conseguir en el hombre una profunda transformación interior. Este resultado, sin embargo, será muy lento, gradual. Muchos siglos han de transcurrir en la búsqueda de los individuos listos para su elevación. Y desde hace ya muchos siglos esta búsqueda se ha iniciado desde lo alto y poco a poco cada vez más seres humanos estarán elegidos o implicados.

La criatura angélica que llevó los mensajes a Hodson, narra las etapas del viaje del hombre: de la indiferencia hacia sus semejantes hasta el desarrollo de la llama interior, del amor hacia todas las criaturas que lo despierta, lo hace arder desde el interior, lo transforma hasta hacer de Él una presencia divina que camina sobre la Tierra.

Es un mensaje de esperanza, es una exhortación perentoria: “¡Despertad!”, grita el Ángel y Hodson recoge fielmente sus palabras.

Es un texto extenso pero es de tal intensidad y belleza que sería una lástima no transcribirlo, sería privarte de la emoción que puede dar el conocer estas palabras. Léelo y reléelo, deja que la grandiosidad de este mensaje llegue a tu corazón:

“Vendrá un tiempo, en la larga serie de las muchas vidas del hombre, en el que el amor tomará el mando. Cuando el hombre se rinda a su poder, el amor inundará su ser, llenará su corazón, penetrará en los escondites de su alma. De ese modo, lleno de amor, iluminado, inundado, verá el dolor y el sufrimiento del mundo, oirá el grito de cada alma que sufre.

“Las lágrimas de dolor caerán sobre su corazón y arderán como gotas de llama líquida”.

“El dolor de los pájaros, de los animales, de los peces del mar encontrará cabida en las puertas del corazón. Sentirá sus agonías mientras se mueren masacrados por manos que no conocen amor.

“Viendo todo esto, sintiéndolo profundamente en su alma, se levantará para intentar salvarlos y descubrirá que es impotente, que no puede parar la mano de la crueldad, que no puede sanar las heridas abiertas.

“Descubrirá que no tiene ni el conocimiento ni la facultad d eliminar la agonía de los hombres y de los animales, agonía que lacera su corazón.

“Entonces, consciente de su propia impotencia decidirá obtener el Conocimiento y el Poder.

“De ese modo Él buscará el sendero y, una vez encontrado, empezará a andar por Él. Si alguna vez tuviera vacilaciones, el amor le conducirá. Si por debilidad se volviera atrás, el amor le parará los pasos.

“Si se perdiera a lo largo de los placenteros caminos transversales de la ilusión y de la intemperancia, el amor hará que vuelva atrás.

“Si con argumentos huecos y teorías sin vida, los filósofos le ordenaran parase, si cerrara su oídos a los gritos del dolor, el amor tocará su poderosa trompa, haciendo desaparecer las teorías y las filosofías, quemará en Él con tal ardor que ya no podrá quedarse quieto.

“Si caminando se ilusionara con los sueños, el amor despertará su alma, despedazará sus sueños, pidiéndole acción.

“Si tuviera que tropezar, el amor le sostendrá. El amor le sonreirá a casa paso, ahondando cada vez más en su corazón.

“En el sendero, descubrirá pronto que al lado del amor andan Conocimiento y Poder. Tiende la mano para ayudar a sus semejantes y ve como se curan sus heridas.

“Lleno de esta nueva alegría sigue su viaje. Y el amor hablará a su corazón diciéndole: “Conocimiento y Poder deben estar unidos dentro de ti, antes de que tu puedas sanar los dolores del mundo.

“Así, el amor le pone entre las manos el estandarte que debe llevar y escribe en él el nombre de Dios.

“Los hombres lo ven mientras recorre el camino, le ven el estandarte entre las manos, pero al reforzarse por leer su nombre, ven solamente “Poder-Conocimiento-Amor”.

“No pueden leer el nombre de Dios, ven solamente la armadura, la espada y el escudo que Dios concede al hijo que va en viaje hacia Casa.

“Armado y equipado de esta manera, atraviesa el puente; encuentra la fuente del conocimiento, del poder y del amor, de esos se sacia y reconoce que es un ser divino.

“Así, ahora que ha tomado conciencia, vuelve para sanar el mundo que ha dejado detrás de sí. No hay dolor que no responda a la magia de su toque y no hay sed que no pueda ser aliviada con su poder. No hay mal que su conciencia no pueda disipar, no hay forma de vida, por elevada o modesta que sea, en la que no se puede ver a sí mismo.

“Sana por medio de la identificación. Elimina el dolor puesto que es el Ser del dolor, puesto que el dolor es el lado oscuro de la alegría.

“Dejando el mundo de los hombres, se convierte en su redentor, éste es el premio, ésta es la meta. Para esto comenzó a recorrer el sendero.

“En el acto de la redención experimenta el máximo de alegría, la alegría del amor completamente manifestado.

“Vosotros, lectores, ¿no habéis sentido en vuestro corazón el dolor del mundo? ?El grito de sus sufrimientos os ha dolido en vuestro corazón o al contrario dormís aún?

“Podéis dormir aún un poco, pero vendrá el tiempo en el que el amor os tomará de la mano y posará vuestros pies sobre el Sendero. Por esto he venido a hablar en nombre de vuestro angélico Ser, a intentar mostrarnos la Vía, a hablaros de su magnificencia, de la gloria todavía por revelar.”

No hay comentarios que pueda añadir a estas líneas. Si el amor hacia nuestros semejantes toca profundamente nuestro corazón, estamos en el camino justo. Si el deseo de llevar ayuda es fuerte dentro de nosotros, desde lo Alto han individualizado y predispondrán los caminos para que nuestros pasos no se pierdan en la selva de las ilusiones terrenas…

Este es el último fin para el que hemos sido instruidos, para ponernos en disposición de dar el salto, de pasar del estado de humanidad “en sueño” al de humanidad “en camino”.

EL ARCÁNGEL REMIEL
En los documentos más antiguos es conocido como “MISERICORDIA DE DIOS”. Este nombre lo identifica como el “Señor de las Almas que esperan la Resurrección”. Es el “Señalado por Dios” para conducir las almas al Juicio Final.

Ciertamente, debería saber acerca de tales cuestiones del alma, pues es claramente mencionado en los escritos de Enoc como conductor de los apostatas y uno de los Ángeles caídos.

Simultáneamente aparece como uno de los siete Arcángeles que se alzan ante Dios. Según Enoc, esta jerarquía era “responsable de la difusión de las doctrinas de los Siete Arcángeles”.

Se dice que en los comienzos de su carrera fue Él, y no Miguel, el Ángel que destruyó al ejército de Senaquerib. Como es el Ángel que manda sobre las visiones verdaderas y fue a través de la “visión verdadera” de Baruc que Remiel se manifiesta como el vencedor de Senaquerib, resulta indudable que parece tener una desventaja desleal sobre Miguel en la atribución de la hazaña.

Se dice que en este combate venció a Nisroc, “la gran Águila”, quien fue mandatario del orden de los Principados hasta su derrota como adalid de los asirios.

EL ARCÁNGEL METATRÓN
Según los místicos judíos, llegó a detentar el rango del más alto de los Ángeles, pese a no estar mencionado en las escrituras. Sin dudas, Metatrón tiene abundantes títulos que son defendidos por los rabinos, si bien como Ángel cristiano es más enigmático que la mayoría de ellos. El significado de su nombre nunca ha recibido una explicación satisfactoria, aunque una interpretación es: “EL QUE OCUPA EL TRONO VECINO AL TRONO DIVINO”.

En ésta y muchas otras ocasiones ocupa el territorio habitualmente reclamado por los demás Arcángeles, en particular por Miguel, con quien más se identifica.

En términos de antigüedad, Metatrón es, en realidad, el más joven de la hueste celestial. En una versión de su historia, Metatrón fue en un tiempo el patriarca Enoc, quien se convirtió en un Ángel flameante, dotado con 36 alas (6 x 6) e innumerables ojos. Esto sólo le haría unos 8.500 años más viejo, lo cual, si bien resulta sin duda impresionante si nos atenemos a los criterios mortales, apenas se corresponde con la escala angélica ciñéndonos a la creencia de que los Ángeles fueron creados al mismo tiempo que el Universo, quince mil millones de años atrás.

En ciertas escuelas del misticismo, Metatrón, al que se considera el más alto de los seres celestes, llegó a recibir el nombre de YHWH Menor. En hebreo, las letras YHWH representan el nombre más sagrado e impronunciable de Dios.

Enoc fue elegido por el Señor como escritor de la verdad, el más grande escriba de la tierra, por lo que no resulta sorprendente que en ese salto a la forma angélica, como Metatrón, le acompañasen sus anteriores facultades. Por ello Metatrón es conocido como el escriba celestial, que registra todo cuanto sucede en los archivos etéreos.

TRANSFORMACIÓN ENTRE LOS ÁNGELES
Según ciertas fuentes, han observado que últimamente se están produciendo profundos cambios en los reinos angélicos. Parece ser que esta reorganización corresponde a la relación de ciertos Ángeles que trabajan con nuestro mundo, lo cual se debería al cambio de nuestra conciencia colectiva, la que permite un mayor acercamiento hacia nosotros.

Por ejemplo, existen cuatro Ángeles súper lumínicos mayores que se ocupan de la vida humana sobre la Tierra, los que son Gabriel, Miguel, Rafael y Uriel. La forma en la que trabajan para nosotros ya no es la misma de tiempos pasados. Miguel, por ejemplo, era siempre visto con una espada amputando el mal. Pero como estamos dominando la dualidad, Miguel ya no necesita hacer eso. Sus funciones han variado y ahora es el Custodio de la Paz.

A Gabriel se le ha visto siempre como el Ángel de la Revelación, pero como ahora estamos más cerca de los Ángeles, cambia la naturaleza de la revelación. Ya no es necesario que se nos revelen cosas que podemos captar de otras maneras. Por eso Gabriel está adoptando funciones diferentes; experimenta cambios en la descripción de su trabajo y se va convirtiendo, simplemente, en el Ángel de las Relaciones.

Actualmente, aunque superficialmente no lo parezca, estamos viviendo más en Armonía con Todo Lo Que Es.

Tal como ya dije antes, como todos los seres celestiales son a un tiempo masculinos y femeninos, de modo que se puede utilizar una versión femenina de Uriel, Gabriel, Rafael y Miguel, si lo prefieres.

Descontando la aparición ocasional de algún raro individuo esclarecido, los seres angélicos más elevados se mantienen apartados de la experiencia humana. David Spangler, uno de los fundadores de la comunidad de Findhorn, ha observado que, si los Ángeles trabajan con individuos y grupos pequeños, parecen tener una cualidad humana y, por cierto, toman aspecto humano de vez en cuando, pero los Ángeles que se ocupan de grupos más numerosos pueden parecer, desde nuestra perspectiva, bastante impersonales.

El surgimiento en nuestro cuerpo de un chakra nuevo, el chakra del timo nos brinda un vínculo energético de persona a persona, por primera vez. Este vínculo y la gradual evolución de la conciencia grupal, nos permiten conectarnos con estos seres de una nueva manera. Podemos haber sido tan ciegos a su presencia, como en otros tiempos a la existencia de virus y bacterias, pero cuando nos reunimos en grupos, generamos una energía y conciencia suficiente para atraer a hordas de Arcángeles.

¿Por qué queremos atraerlos? ¿Es alguna forma de evitar nuestras responsabilidades? ¿O podría ser que ellos fueran la energía transformadora que todos pedimos en nuestras oraciones, aquellos cuyos profundos conocimientos sobre las transformaciones planetarias nos permitirán efectuar los grandes cambios con gracia y elegancia?

Cuando se abran a los Arcángeles grupos de médicos, por ejemplo, podrán recibir información sobre curaciones que alterarán radicalmente nuestro modo de cuidarnos.

Las asambleas de científicos que se abran a sus ángeles recibirán información mucho más avanzada que la que podrían conseguir construyendo telescopios multimillonarios o aceleradores de partículas.

Los ambientalistas y expertos en ecología recibirán información que permita limpiar los desperdicios tóxicos y crear fuentes de energía alternativa que nadie ha imaginado aún.

Los políticos que se reúnen en grupos, invocando a los Ángeles, obtendrás esclarecimiento e información para resolver los grandes problemas de nuestra época.

Ya estés luchando con problemas familiares o de trabajo, de tu comunidad o del gobierno, cuando trabajes con los Arcángeles elevas el plano en el que funcionas y profundizas la trama energética que te conecta a aquellos con quienes trabajas.

EL ÁNGEL DE LA APERTURA
Una mano abierta puede contener agua, pero una mano cerrada no. Cuando estamos abiertos, el amor puede penetrarnos, pero cuando nos cerramos sólo queda lugar para la tristeza.

Un Ángel una vez me dijo que el pecado de Adán fue cerrarse a Dios. Adán cayó cuando cerró su corazón.

Si hubiera seguido abierto, todavía viviríamos en el paraíso.

Cerrarse es quedarse en las limitaciones del ego, mientras que abrirse es dejarse penetrar por el gozo infinito de Dios.
Cuando nos abrimos, permitimos que la vida fluya a través nuestro. Cuando nos cerramos, estamos haciéndole el juego a la muerte.

Te propongo que:

Te puedas preparar para esta meditación mediante un buen baño y poniéndote ropas limpias.
Puedes encender una vela y quemar incienso.
Vacía tu mente de todo lo que creas te autolimita e imagínate rodeado de una luz suave y cálida.
Siente como todo tu ser absorbe esta luz y se funde con ella.
En el extremo de esta luz está el Ángel de la Apertura. Ábrete a Él e invítale a que entre a tu vida y que el gozo infinito de Dios te llene.
Ábrete y déjate penetrar por la sensación de paz, luz y limpieza que se desprende de Él.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº. 8
La Presencia YO SOY


Trata de registrar lo que está sucediendo en tu interior o exterior; ahora sabemos que podemos crear nuestra realidad y modificarla a cada momento.

Vamos a invocar, con la asistencia del Ángel de la Presencia a nuestra amorosa Presencia Mágica, que habita en el interior de nuestro corazón.

Se visualiza como un foco de luz dorado rosado, que contiene amor, sabiduría y poder.

Luego de purificar nuestros cuerpos podemos registrar seta dulce, eterna presencia, que está directamente conectada con la esencia de nuestro ser.

Conoce el propósito de nuestra existencia y el camino correcto a seguir.

Una vez que la hayas conectado, pídele que siempre puedas irradiar tu luz a los demás, que puedas consolar con tu amor a los que necesitan decir las palabras más sabias, poder concretar las acciones brillantemente.
Siendo el puente perfecto y el canal verdadero para todos los reinos de la creación.

* * * * *




(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *

ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend