Home » Curso sobre los Ángeles con enfoque Metafísico » Angeles – Clases de 31 a 35

Angeles – Clases de 31 a 35



INDICE – Clases de 31 a 35


31. Conciencia angelical
El ángel del amor incondicional y de la libertad
El ángel de la síntesis
Prog. Ang. Nro. 24: Declaración de cambio

32. Los ángeles de la cábala
Prog. Ang. Nro. 25: Invocación

33. El ángel del triunfo y de la victoria
La naturaleza del mal
Rezar
Prog. Ang. Nro. 26: Vocalización

34. El juego de los ángeles
El espíritu de la noche
El equilibrio
El ángel de la ternura
Prog. Ang. Nro. 27: Liberación por el fuego

35. Los Ángeles del nacimiento y de la muerte
Nuestra aura
El ángel de la paciencia
Prog. Ang. Nro. 28: Cómo enfrentar el miedo y la debilidad




(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *







ÁNGELES – CLASE 31 – CONCIENCIA ANGELICAL

Con el comienzo de la Nueva Era, ha llegado el tiempo de iniciar la colaboración entre los Ángeles y los hombres, a fin de erradicar de nuestro planeta esta época oscura de masacres, de odio, de consumismo desenfrenado, que es el resultado de un egoísmo sin límites, que a todos nos está afectando por igual.

En todo el Planeta, con modalidades diversas, según el diferente nivel de comprensión humana, los Ángeles hacen resonar en los planos de la conciencia, la delicada nota de su llamada. En el estruendo de las metrópolis, en el silencio de los templos, en las escuelas, en las oficinas, en cualquier lugar donde haya seres humanos, cada vez más personas entre ellos alcanzan a percibir la llamada de los hermanos alados.

Muchos captan el mensaje durante el sueño, cuando de cada ángulo de la Tierra millares de hombres y mujeres son reunidos en las “Aulas Nocturnas de Aprendizaje”, para ser instruidos ocul-tamente. Casi nadie, al despertar, recuerda lo que ha recibido en la noche, ésta es la regla. Con la mente libre de condicionamientos o recuerdos, cada uno puede trabajar en el Plano con sus propios medios, por pequeños o grandes que sean.

La selección en “Clases de Aprendizaje” se efectúa en todo el planeta entre hombres y mu-jeres de cualquier edad, desde niños a ancianos. No se tiene en cuenta ni el nivel de cultura ni la condición social, sobre todo se examina el aura de los individuos, eligiendo a los predispuestos para el servicio activo.

Desde lo alto nos observan y nos valoran, casi todos somos útiles para las inescrutables fi-nalidades de los Maestros. A menudo, personajes imprevisibles, a los que ningún humano daría crédito, forman parte activa del Plan, junto con otros que, aparentemente, nos parecen más pre-dispuestos. El metro de los Maestros no es ciertamente el de los hombres…

Para que los Ángeles puedan trabajar en nuestra dimensión y acelerar nuestro crecimiento evolutivo, no hacen falta muchas cosas; nuestros Hermanos Mayores no ponen condiciones taxativas. Su mundo es de alegría, serenidad y armonía, las mismas cosas que querrían instaurar en el nuestro.

Los requisitos fundamentales para colaborar los poseemos todos, pero uno particularmente facilitará el camino de ellos hacia nosotros: nuestra serena confianza en la existencia real de Ellos.

Para que esto se realice será necesario mucho tiempo; cuánto, depende de nosotros. No se buscan héroes sino seres humanos.

Es necesario crear un puente entre las dos dimensiones, y veremos que una vez iniciada la construcción por nuestra parte, súbitamente nos los encontramos de frente, sin tener que esperar a llegar a la mitad del trabajo.

Abrir nuestro corazón y la mente a los Ángeles no comporta gran dificultad. Es necesario que nos hagamos “inocentes como niños”, hacer puro nuestro corazón, que nuestros fines estén libres de segundas intenciones. Es una elección de vida, pero entre las más sencillas de realizar.

Los Ángeles en principio, no ponen condiciones particulares a su colaboración. Son espíritus puros, incapaces de pensamientos negativos, de finalidades ocultas y dañinas, y piden de nosotros la misma pureza y transparencia.

Quien decida trabajar con Ellos debe olvidarse de sí mismo, debe hacerse un limpio y des-interesado servidor de la humanidad. Quien se acerca a los ejércitos celestiales debe hacerse transparente como el cristal, debe ser un canal limpio por medio del cual la energía que viene de lo alto, pueda fluir libremente para ser vertida sobre el género humano que todavía duerme. Ningún pensamiento egoísta, ningún separatismo o segundas intenciones deben empañar corazón y mente de quién pretenda trabajar con Ellos.

Cada uno de nosotros está rodeado por problemas grandes o pequeños y es justo invocar ayuda para resolver nuestros problemas, pero no debemos dejarnos cegar por el problema mismo. Deberíamos tenerla capacidad de dejar fuera el egoísmo y pedir ayuda también para otros herma-nos nuestros, apesadumbrados también ellos por problemas más grandes que el nuestro.

Por ejemplo, si una persona sufre por estar enferma, puede ciertamente pedir a las legio-nes de Ángeles Sanadores ayuda para sanar, pero obtendrá infinitamente más alivio si pide ayuda para sí misma y para las otras personas enfermas como ella. Recibirá ayuda para sí, pero recibirá también, por reflejo, la ayuda que haya enviado hacia las personas que sufren.

El objetivo de su plegaria ha sido ensanchado, hecho más puro, más desinteresado, y por lo tanto imbuido de un amor más grande. El egoísmo en el pedir para sí ha sido superado por el altruismo fraterno de pedir también para los otros seres que sufren.

La respuesta angélica será rápida y viva, pues nuestro amor (desinteresado o no), nuestras intenciones, aún las más ocultas, son perfectamente visibles en el aura.

Trabajando con los Ángeles, entramos en contacto con grandes energías sobrehumanas, verdaderas potencias, portadoras de gran energía, que se ponen en movimiento para acudir a la llamada del hermano humano.

Los Ángeles están efectivamente entre nosotros, muy cerca, dispuestos a intervenir a la mínima llamada de ayuda. Saben acoger cada uno de nuestros más pequeños pensamientos de gratitud, y de afecto para con ellos. Están con la misma alegría al lado del sabio que del niño, del iniciado que del lugareño.

Los Ángeles manifiestan que las barreras entre nuestros mundos están cayendo y que:

“La iniciativa para esta comunión debe provenir de los humanos, nosotros siempre estamos aquí. Aquellos de ustedes que nos alcanzan, sienten el toque de la belleza, de la verdad, el asombro y hasta una sensación de vuelta al hogar. Así sabrán que han ingresado a nuestra realidad y desearán regresar a ella. Experimentarán una expansión del espíritu, y se verán renovados. Noso-tros también nos renovamos, porque durante mucho tiempo ha habido una separación entre nues-tros reinos, para detrimento de ambos.

“No podemos ir a ustedes, pero notamos, reconocemos y respondemos cuando vienen a nosotros. Su impulso de reconocimiento de la belleza, de la verdad y la reverencia, por un breve momento nos unifica. Generalmente esto no perdura; no tienen el coraje de sus convicciones, ni práctica para permanecer con nosotros. Decimos: relájense, despréndase de su antiguo conoci-miento, sean como niños y simplemente vengan. No importa si no nos relacionamos a nivel del lenguaje o el pensamiento. Sabemos que si la humanidad pudiese sentir nuestros reinos, la vida en la Tierra cambiaría completamente. Sería lo mejor que haya hecho el hombre, porque no los reten-dríamos, pero los pasaríamos en conciencia al Uno de quien siempre somos conscientes.

“No pueden traer lastres a nuestro mundo, no pueden venir a nosotros a menos que sean libres, semejantes a un niño y livianos. Comparado con la usual lobreguez humana, el nuestro es ciertamente un mundo maravilloso. Aún así, si no quieren, pueden vivir su vida cotidiana con la misma actitud con que vienen a nosotros. Saben que tienen que dejar caer sus lastres para entrar en contacto con nosotros y, por lo tanto, saben que pueden hacerlo. Decimos, ¿por qué no hacerlo todo el tiempo? Resulta extraño continuar con antiguas pautas mientras la libertad puede ser suya siempre que quieran.”

“Nuestra conciencia es superior a la de los seres humanos porque, aún cuando tratamos con la materia tanto como lo hacen ustedes, no podríamos separarnos de la Divina Fuente del Po-der. Ustedes humanos se separan de esa misma Fuente por medio de sus pensamientos. Tienen mayores poderes que nosotros, pero también mayores limitaciones. Nosotros no estamos aprisio-nados por las formas inferiores; no es preciso que ustedes lo estén y no lo estarán cuando se hayan identificado con aquella Fuente.

“Las energías de nuestro mundo y de su mundo son inmensas, se acumulan por todos lados, claman por ser liberadas y usadas. El poder está en todos, pero mucho de Él se encuentra más allá de ustedes, porque están demasiado bloqueados por las limitaciones impuestas por el egocentrismo. Nosotros manejamos esa energía, ese poder, en vastas extensiones, en concentrados toques, en torbellinos, y la manejamos a la derecha, a la izquierda y al centro como color, co-mo sonido como cualquier cosa que puedan imaginar. Pero la manejamos de acuerdo con un patrón y en función del todo; la manejamos para Dios con precisión y con lo mejor de nuestra habili-dad. Es nuestra alegría perfeccionar ese poder y transformarlo en servicio.

“¿No quieren ustedes hacer lo mismo? ¿Por qué aniquilarse mediante el uso imperfecto del poder? Para nosotros, la vida es un glorioso cambio de expansión; a menudo es para ustedes una pesada molestia, un movimiento carente de propósito.. y todos usan sus oportunidades y su poder en contra del todo.

“Es una idea ridícula pensar que pueden obtener para sí mismos simplemente lo que se les ocurra sin tomar en cuenta el Todo, ya sí y todo eso es lo que hacen, aquello para lo que fueron educados, aquello para lo que la atmósfera del mundo está preparada. ¡Les habríamos dicho esto hace generaciones si nos hubieran dado la oportunidad!

“Bromas aparte, realmente deseamos inculcar en el mundo humano que hay una nueva manera de lograr un bello uso del poder: poniendo a Dios en primer lugar, y ahí está la increíble maravilla del poder gobernado en armonía con el Todo, tal como sucede con nosotros, en un cente-llante intercambio de belleza conducente a otra aún mayor, mundos sin fin, y sin un movimiento en falso, o un ruido estridente, o nada fuera de lugar, porque no se nos ocurriría pensar solamente en nosotros mismos. El mundo está cambiando, y nosotros quisiéramos aumentar el cambio a inculcar en ustedes, la pureza, belleza, fuerza y maravilla de poder usado para Dios. No hay palabras para expresarlo, encuéntrenlo todo en su interior”.

EL ÁNGEL DEL AMOR INCONDICIONAL Y DE LA LIBERTAD
En una de las escuelas de misterios, es decir una de las antiguas escuelas de sabiduría, el arquetipo que represente a la Energía del Amor es pintado como la primera manifestación de la mente divina, o Ser Supremo. En la Astrología, este ángel es representado por el planeta Urano, cuya simbología está directamente relacionada con el desarrollo de la conciencia espiritual y la iniciación en un orden superior de la vida, por medio del Poder del Amor Universal y de la Fuerza de la Libertad.

Cuando, hace muchísimos años, los místicos descubrieron la existencia de los ángeles se reconoció que Amor – no el amor humano, sino el amor divino, el Amor Incondicional – era el prin-cipio rector de estos Poderes Causales, la auténtica energía que había creado todo el cosmos. La Libertad se asimiló como un atributo de este Ángel, para enfatizar los aspectos incondicionales del amor divino y para diferencia claramente entre el sentimiento humano llamado amor, representado por la naturaleza inferior, y el Amor sin límites, sin trabas y sin fronteras representado por este Ángel.

La Fuerza y la Energía del Amor Incondicional es absoluta y completamente libre, mientras que el amor condicionado que se expresa en la naturaleza humana tiende a limitar y restringir tanto al amado como al propio amante. La personalidad humana, acuciada por el deseo de ser amada, tenderá siempre a provocar la misma emoción en los otros, pero esto no es más que amar para ser amado – las ataduras están eternamente presentes – y, para satisfacer motivos egoístas, produce una obligación en las otras personas. Esa clase de amor es obligatorio y manipulador, mientras que el Amor Incondicional es algo abierto y carece de límites.

Desde la época de nuestra “caída” en la conciencia material, esa forma de amar incondicio-nalmente no ha sido propia de la naturaleza humana y, sin embargo, es la única forma de amor conocida por nuestra alma divina. Y ese amor está irradiándose tiernamente en todas las mentes y en todos los corazones, como un Ángel del alma, distribuyendo la energía del amor y trabajando para liberar a cada individuo de las ataduras del ego.

Con sólo tomarte un momento para pensar acerca de lo que realmente es el Amor, puedes llegar a comprender el asombroso poder que el Ángel del Amor Incondicional y de la Libertad – la Mano de Amor de Dios -, tiene en su propio campo de energía. Cuando este Ángel está libre de las proyecciones del ego, tu realmente te conviertes en una fuerza que irradia bondad y cualquiera que se encuentra en el campo de tu radiación es elevado al estándar divino de totalidad y de armonía.

Como en tu conciencia experimentarás una completa ausencia de temor, de culpa, o de cualquier sentimiento de represión y de restricción podrás saber que el Amor Universal está fluyen-do libremente a través tuyo. Si experimentas sentimientos negativos, eso significa que estás blo-queando la influencia divina del Ángel a través, específicamente, de emitir juicios sobre las personas y situaciones basándote sólo en las apariencias. Consideremos un poco más cuidadosamente lo que esto significa.

Todas las cosas que vemos sólidas y tangibles en nuestro mundo físico, ya sea la que ve-mos en este preciso momento o que las que imaginamos que llegaremos a ver en el futuro, son sólo apariencias. En el sentido espiritual, estas cosas son una “ilusión”, debido a que están sujetas a cambios; tienen un comienzo y un fin, además de ser un efecto, una consecuencia. Y el único poder que podemos encontrar en un efecto es el poder que le otorga el observador en el momento en que lo está juzgando. El proceso de juzgar mediante las apariencias se convierte en un grave obstáculo para el accionar del Ángel del Amor y la Libertad.

Cuando estamos decididos a ver sólo las mejores cualidades, tanto en nosotros mismos como en otras personas, dejamos al Ángel en libertad para disipar los temores que nos han man-tenido en esclavitud. Todas aquellas cosas a las que uno ha podido llegar a temer, no son nada más que un efecto, y en este se incluyen las personas, los lugares y las cosas. Sí, las personas, vos y cualquier otro que aparezca como una forma física, son sólo una sombrea de la Verdad. Recuerda que una ilusión puede parecer real, pero eso no significa que sea la Realidad.

El cuerpo físico, como la mente y las emociones, son mutables y transitorias, sólo parecen ser sustanciales. ¿Pueden hacerte algún daño estas sombras? Sólo si tu les confieres la autoridad par que lo hagan, y el hecho de que se les transfieras ese poder, significa que tu las has juzgado de manera errónea, y que, una vez más, estás poniendo obstáculos a la acción del Ángel que “crea nuevas formas y vivifica todas las cosas”.

Si haces un alista de 101 temores, esa enumeración sólo ha de representar 101 condiciones, situaciones y “cosas” que no existen en ninguna parte, excepto en tu mente. El poder del mie-do se ve enormemente aumentado por las formas de pensamiento que nosotros mismos hemos construido a partir de nuestros temores y fobias. Estas formas de pensamiento aumentan su poder cada vez que les prestamos atención, pues la “energía sigue al pensamiento”, hasta que llegan a dominarnos completamente.

¿Y qué ocurre con las situaciones atemorizadoras que te están presionando justo en este momento, esas situaciones que son muy reales, en términos de tu experiencia de vida? Sin que importe cuán genuino y factual parezca ser cada una de esas situaciones, tu solo estás tratando con apariencias, y eres tú quien decide cuánto poder deseas conferirles.

La Sabiduría de los Siglos siempre ha sostenido que todo es energía y vibración. Cuando la energía se manifiesta como materia produce ilusión…. La materia sólo es un punto focal temporal de la energía y esto ocurre con respecto a todas las formas. Pero, subyaciendo en todas las formas existe un patrón de energía que, constantemente está atrayendo hacia sí toda la materia para lle-varla hacia un nivel superior. En esto consiste la verdadera naturaleza perdurable de un determi-nado fenómeno.

Mira a tu alrededor y fíjate en cualquier cosa de las que existen en el mundo material, in-cluyendo tu cuerpo. Todo cuanto te rodea es energía manifestándose como materia. Si juzgas por la apariencia de escasez, enfermedad, riesgos, intimidación y peligros, lo que tú haces es conde-narte a ti misma. Así bloqueas y detienes la acción del Poder del Amor y la Libertad y haces que otras ilusiones, aún más amenazadoras aparezcan ante tuyo como plenamente sustanciales.

El secreto es retroceder en la conciencia, alejarse de lo que estás viendo, y dar un paso a los patrones de energía subyacentes, al remolino de vibraciones “que, constantemente, está atra-yendo hacia sí toda la materia para llevarla hacia un nivel superior”. ¿Y dónde se encuentra este patrón, este remolino? Justo dentro de tu propia conciencia. En ese campo de fuerza viviente al que llamamos yo, tú o nosotros, está el patrón que rige todo lo que existe en el mundo fenoménico – dinero, hogar, comida, transporte, las relaciones ideales y el cuerpo perfecto – la infinita abun-dancia en el plano tridimensional.

Estos patrones, o ideas divinas, se asemejan a las diapositivas que se proyectan en una pantalla. Cuando la Energía-Luminosa se irradia a través de la diapositiva, la imagen perfecta es proyectada en la pantalla exterior de nuestro mundo, y su vida aparece “totalmente llena”. Sin embargo, si estás experimentando alguna insuficiencia, en cualquier área de tu vida, eso significa simplemente que estás reemplazando la caja donde se guardan las diapositivas divinas por otra que contienen diapositivas que son de tu propia creación. Y esto sucede porque tu misma te estás identificando con efectos que parecen limitadores, antes que con la Causa, que no es otra cosa que tu conciencia limitada.

Las diapositivas divinas están esperando que tú las coloques en el proyector. ¡Comprende que tú misma eres el proyector, tu conciencia es la que las proyecta! Y como la energía creativa está fluyendo constantemente a través de tu conciencia, de modo que ahora tu trabajo consiste en ver (con tu ojo interior) la realidad de los patrones, para amarlos con toda la fuerza de tu mente y de tu corazón, y para sentir la energía derramándose a través de los patrones e irradiándose hacia toda la materia acumulada y convirtiéndose en algo sustancial. Esta acción sirve para avisar a los Ángeles que ahora estás juzgando correctamente y que has tomado la decisión de hacer que los patrones perfectos ocupen el lugar de las falsas imágenes creadas erróneamente por el ego.

Cada vez que, en el mundo que te rodea, veas alguna apariencia que parezca estar por de-bajo de los modelos divinos de armonía, plenitud y suficiencia, aleja tu atención de las escenas exteriores y haz que tu diapositiva interior cambie, haz que deje de ser una imagen de miedo y reemplázala por un patrón de Realidad Perfecto. ¡Cambia la diapositiva!

Ten siempre esta frase en mente y repítela interiormente cada vez que aparezca alguna in-dicación visual que anuncie la presencia del miedo. Luego contempla el patrón de Realidad, asegú-rate de que ha ocupado el lugar central de tu corazón, en tu naturaleza sensible, y, con amor, y con total interés, examina esa huella maestra.

Existe un patrón para cada una de las cosas que podrías llegar a necesitar o desear en tesa vida, de modo que si “por allí” ves algo que tenga incluso la más mínima posibilidad de producirte miedo, ¡cambia de diapositiva! Y ten en cuenta que, cada vez que lo hagas, no sólo estás reempla-zando una ilusión por la Realidad, sino que también estás liberando al Ángel del Amor Incondicional y de la Libertad para que esté en condiciones de cumplir con su maravilloso trabajo de ayudarte a realizar tu identidad divina.

FINALIDAD: Enseñarnos a actuar sin maldad, con inocencia, y sin perjudicar a otros y funcionar como la fuente desde la que ha de derramarse el Amor Universal, servir como el maestro y señor de los otros Poderes Causales; ayudar a la realización de nuestro Verdadero YO y a recono-cer ese Yo en las otras personas.

Rasgos negativos que pueden presentarse a partir de las proyecciones del ego: miedo, culpa, sentimientos de represión; una conciencia que nos dice que no estamos siendo juzgados imparcialmente por los demás.
Su energía resulta bloqueada debido a: la tendencia de juzgar a otras personas y a las si-tuaciones basándonos en las apariencias.

EL ÁNGEL DE LA SÍNTESIS
El ser humano es la síntesis de la creación. Por esta razón los antiguos lo llamaban “micro-cosmos”, hecho a imagen y semejanza del “macrocosmos”.

Dentro de cada ser humano está completo el conocimiento sobre sí mismo, su vida, sus problemas, todo aquello que necesita conocer en la vida. Pero muy a menudo buscamos fuera de nosotros mismos ese conocimiento que siempre estuvo en nuestro interior.

El conocimiento interior es eterno, sintético, unitivo, esencial, mientras que los conocimien-tos exteriores son provisionales, se pierden en los detalles y a menudo no son sino ignorancia camuflada.

Huyamos pues del análisis desintegrador y quedémonos con la síntesis creadora.

Te propongo que:
Busques un lugar tranquilo en el que sepas que nadie te va a molestar.
Poco a poco cierra los ojos y siente como te vas serenando.

Sin forzarlos, deja que fluyan en tu interior pensamientos y sensaciones, pero no te fijes en ellos. Más bien déjate fluir a ti mismo visualizando un tobogán que va hacia adentro, hacia la fuen-te de Conocimiento que hay dentro de ti.

Déjate deslizar por ese tobogán hasta caer en los brazos del Ángel de la Síntesis. Dale las gracias por recibirte y pídele que esté presente en tus decisiones y en tu vida en general.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº 24
DECLARACIÓN DE CAMBIO


La palabra escrita tiene un poder propio, en especial cuando los Ángeles participan. Entonces, cuando necesitemos ayuda para camibar un esquema de pensamiento o una mala costumbre, sacamos una hoja de papel y comenzamos a escribir.

Vamos a hacer una declaración de que estamos libres de pensamientos negativos, esquemas caducos y mapas antiguos. Anunciamos finalmente que estamos dispuestos y felices a aceptar el cambio, y declaramos que los nuevos esquemas con resultados positivos reemplazan las cos-tumbres negativas y caducas.

Podemos hacer esto de la forma que más nos convenga, pero hagámoslo con creatividad. Declaremos todas nuestras falencias, todo el exceso de equipaje, y dispongámonos a renunciar a ello pro el bien del Yo Superior. En el cambio de perspectiva nos conviene divertirnos e incorporar una dosis de humor. Es muy gracioso que una persona se ría de sí misma y disfrute de la locura de la existencia humana.

Anunciemos formalmente nuestra fe en los Ángeles; ellos nos ayudarán a salir en los tiem-pos difíciles, y por sobre todo nos ayudarán a ser felices y a aceptar el hecho de que verdadera-mente merecemos tranquilidad y bienestar.

Cada uno de nosotros es un ser humano maravilloso y valioso, cuya vida es una luz en la tierra, y los Ángeles quieren que disfrutemos de ello.

¡Vamos adelante!

*****


(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *



ÁNGELES – CLASE 32 – LOS ÁNGELES DE LA CABALA


Con diferencia a la tradición cristiana, la cábala hebraica dedica muchísimo espacio a la búsqueda de los nombres sagrados de los Ángeles o genios cabalísticos, como también se los llama.

La ciencia cabalística, a través del estudio numerológico y basándose en el alfabeto hebraico, descubrió que la suma del valor numérico de las letras forman el nombre de Jehová (Dios) en un total de 72. de este total de 72 proviene el número de 72 atributos de Dios y de los Ángeles que cercan su trono.

Los nombres de los 72 genios cabalísticos fueron extraídos de una parte del Libro del Éxodo de la Biblia hebraica, a partir de una difícil combinación de letras y palabras allí expresadas.

Resulta para todos muy interesante conocer el nombre del Ángel que dominaba sobre el planeta el día de nuestro nacimiento, y en las pocas líneas que lo acompañan, reconoceremos en él algunas características que nos son propias.
Según el Zohar, o libro de los nombres, setenta y dos Ángeles rodean el Trono de Dios. Ruedan perennemente alrededor de una elipse que corresponde al conjunto de las constelaciones del Zodíaco.

Cada uno de estos Ángeles de luz, contrasignado con un número del 1 al 71, domina por cinco días, ocupando así cinco grados del arco en el zodíaco celeste. Para facilitar los cálculos, siendo que los grados son 360 y los días 375 (esto es 72 x 5 = 360), se ha hecho una excepción para el Ángel Nro. 72

Esta criatura, de nombre Mumiah, domina durante un período delicadísimo de transición entre Piscis y Aries, esto es, entre la oscuridad del fin del invierno y la luz del equinoccio de primavera. Solamente Él domina por diez días. Esta es la tabla más simple, la que no da ningún proble-ma para su interpretación.

Las pocas indicaciones disponibles dicen que los nombres se forman por tres versículos misteriosos del capítulo 14 del Éxodo, uno de los cinco libros de Moisés.

Cada versículo está formado por 72 letras. El nombre de cada Ángel está formado a su vez por tres letras (HIA, AEL, EL o IEL), que son nombres divinos atribuidos a diversas legiones de Ángeles.

La aviación civil israelí, por ejemplo, ha elegido como nombre para su compañía de bandera, “EL AL”. Solamente los entendidos saben que su significado es poco más o menos “Las Alas del Ángel”. Todos tenemos necesidad de protección.

Según la tradición, los nombres de los Ángeles que habitan las moradas de Oriente y Occidente y terminan por EL, IEL, IAEL, mientras que ellos que residen en las mansiones del norte y sur terminan por IAH y AEL.

Según el Zohar, la escala que Jacob vio en sus sueños, estaba formada por 72 escalones, cuya máxima altura puesta sobre los rayos del sol y de la luna, se perdía en las mansiones celestes.

Por medio de esta escalera mística, una multitud e Ángeles (la influencia de Dios) descendían y se comunicaban con todas las órdenes de Jerarquía Celestes y con todas las criaturas del cosmos.

Este número desarrolla un papel importante en las tradiciones. Los 72 Ángeles presiden los 72 quinarios del cielo, esto es, las subdivisiones del círculo zodiacal en sectores de cinco grados cada uno (5 x 72 = 360)

Jesucristo habría elegido, además de los 12 apóstoles, 72 discípulos. También los ancianos de la Sinagoga eran 72.

Por medio de estas indicaciones, los antiguos cabalistas han elaborado los 72 nombres de los Ángeles.

Cada Ángel lleva consigo un “atributo divino”, una especie de himno que canta incesantemente y con el cual testimonia la grandeza divina.

Cada uno de los atributos divinos que el Ángel repite permanentemente como mantra, es también el “don” que Él trae a su protegido.

Cada uno de estos espíritus sirvientes ocupa cinco grados del zodíaco, esto es, “domina” durante cinco días al año, cediendo después el paso al Ángel que le sucede. Pero debemos tener presente que el año celeste comienza no el 1º de Enero como el año solar, sino en la medianoche del 21 de marzo.

Todas las cosas comienzan en la media noche, cuando el día “viejo” se acaba y surge el siguiente. Dondequiera que nosotros nos encontremos, la influencia del nuevo día comienza a hacerse sentir a partir de la hora cero. Y al mismo tiempo, el dominio de los Ángeles planetarios.

Con la siguiente tabla, será, pues, facilísimo para cada uno encontrar el nombre y las fun-ciones de su propio Ángel dominante. Atención, no se trata del Ángel custodio personal; para conocer su nombre deberemos esperar a que nos lo sugiera acaso en el sueño, acaso en el silencio de la meditación.

Los Ángeles de la tabla que sigue son los que dominan sobre la Tierra en el espacio de cin-co días. Como tales, son portadores de protección, energía, oportunidades y dones para todos los seres que nacen en el período bajo su dominio.
Como verás, se trata, por lo demás, de dones espirituales, pero ya sabemos bien qué espí-ritu y materia están muy conectados. Con mucha frecuencia, será la voluntad humana, con sus excesos, la que transforme el don de un Ángel en un defecto o un exceso que soportaremos toda la vida.

ÁNGELES, DÍAS Y DONES CELESTES

1 – Del 20 al 24 de Marzo – EHYA – Dios elevado
Da iluminación espiritual, una voluntad poderosa para crear y para trasformar. rapidez en los razonamientos, lucidez en la introspección. Buena salud y capacidad para sanar enfermos.

2 – Del 25 al 29 de Marzo – JELIEL – Dios Caritativo
Espíritu caritativo, carácter abierto y leal. Amor por la infancia y por los hijos. concede fecundidad a las personas, a los animales y a las plantas. Restablece la paz conyugal, la fidelidad. Suerte en el comercio.

3 – Del 30 Marzo al 3 de Abril – SITAEL – Dios de la Esperanza
Da protección en los cargos de gran responsabilidad. Protege en las adversidades de la vida cotidiana y contra los ejércitos y potencias del mal. Fuerza física y gran valor.

4 – Del 4 al 8 de Abril – ELEMIAH – Dios escondido
Éxito en el ámbito de la profesión. Protección contra los robos y los accidentes durante los viajes. Paz interior para las personas atormentadas, alivia la angustia. talento musical.

5 – Del 9 al 13 de Abril – MAHASIA – Dios Salvador
Permite vivir en paz con todos. Da equilibrio, diplomacia, sabiduría y amor por la libertad. Facilidad para aprender. Éxito en los exámenes.

6 – Del 14 al 18 de Abril – LELAHEL – Dios Loable
Salud, curación rápida en las enfermedades. Iluminación espiritual. Éxito y fortuna en el mundo de la ciencia. Fidelidad a los ideales. Capacidad de poner paz entre los litigantes.

7 – Del 19 al 23 de Abril – ACHAIAH – Dios Bueno y Paciente
Comprensión, paciencia para superar las dificultades. Capacidad de entender los secretos de la naturaleza, de hacer descubrimientos. Comprensión del sentido de la vida, retorno a la fe.

8 – Del 24 al 28 de Abril – CAHETEL – Dios Adorable
Bendiciones divinas, alejamiento de los espíritus malvados. Éxito en la agricultura, cosechas abundantes (sean materiales o espirituales) Tendencia al misticismo y a la introspección. Carácter paciente.

9 – Del 29 de Abril al 3 de Mayo – HAZIEL – Dios de la Misericordia
Rectitud moral, nobleza de alma y generosidad. Protección contra las traiciones y la envidia. Amistad, afecto, capacidad de suscitar simpatías. Realización de los propios deseos.

10 – Del 4 al 8 de Mayo – ALADIAH – Dios propicio
Protección contra los malvados. Regeneración moral, curación de las enfermedades. Capaci-dad en el trabajo. Capacidad de perdonar las ofensas. Cambios afortunados.

11 – Del 9 al 13 de Mayo – ALUBIA – Dios Loado
Confiere gran sabiduría. Protege a los gobernantes, a los políticos o a aquellos que guían a otras personas (o se puede invocarle por ellos). Equilibrio y diplomacia. Fuerte capacidad de recuperación en las dificultades.

12 – Del 14 al 18 de Mayo – HAHAIAH – Dios Refugio
Favorece la capacidad de interpretar los sueños. Da protección contra los sortilegios y el ren-cor de los demás. Espíritu misionero. Fuerza interior. Capacidad de análisis de la personalidad interior.

13 – Del 19 al 23 de Mayo – IEZAEL – Dios Glorificado
Favorece la fidelidad conyugal, la reconciliación de las parejas, la felicidad, la capacidad de mantener buenas relaciones de amistad, de realizar los proyectos. Carácter optimista.

14 – Del 24 al 28 de Mayo – MEBAHEL – Dios Conservador
Da a sus protegidos el sentido de la justicia, benevolencia y comprensión. capacidad de de-fenderse de las calumnias, amor por la libertad. Cambios aventureros y afortunados.

15 – Del 29 de Mayo al 2 de Junio – HARIEL – Dios Creador
Fe, retorno a la fe, capacidad de creen en lo sobrenatural. Sentido de la medida, equilibrio, inventiva en el trabajo, creatividad, felicidad en la vida familiar.

16 – Del 3 al 7 de Junio – HAKAMIAH – Dios del Universo
Protección en los litigios, facilidad de suscitar y mantener amistades importantes. Carácter fuerte, capaz de dar consejos y de ser escuchado con respeto. Intuición y sabiduría.

17 – Del 8 al 12 de Junio – LAUVIAH – Dios Admirable
Amigos de confianza, mucha afectuosidad, dulzura de carácter, buen reposo nocturno, capacidad de reponerse de las enfermedades del cuerpo y de los sufrimientos del espíritu. Sueños premonitorios.

18 – Del 13 al 17 de Junio – CALIEL – Dios que concede
Protección en las adversidades. Ayuda de lo alto en caso de dificultades. Realización de proyectos. Amor por la verdad y protección de los calumniadores. Facilidad de palabra.

19 – Del 18 al 22 de Junio – LEUVIAH – Dios Clemente
Serenidad interior, protección en los incidentes. Capacidad de reponerse de las enfermedades. Optima memoria, propensión al arte. Capacidad de ayuda a los otros con el buen ejemplo.

20 – del 23 al 27 de Junio – PAHALIAH – Dios Redentor
Capacidad de comprender las leyes de la naturaleza, propensión por la ciencia. capacidad de comprender la propia misión en la vida. Protección de los traidores y de los sortilegios. Fidelidad en el amor.

21 – del 28 de junio al 2 de Julio – NELKHAEL – Dios Único
Protección contra las fuerzas del mal, contra los sortilegios y contra la envidia. liberación de los opresores. Carácter fuerte y sereno. Amor por la belleza y el arte.

22 – Del 3 al 7 de Julio – YEIAYEL – la mano Diestra de Dios
Fortuna en los viajes, expediciones y en el comercio. Respeto a otros. Protección de los imprevistos y de los reveses económicos. Capacidad de recuperarse de las enfermedades.

23 – Del 8 al 12 de Julio – MELAHEL – Dios Liberador
Protección de las armas, del fuego y de los atentados. Capacidad de curar por las hierbas. Amor por los viajes. Liberación de los calumniadores. Prosperidad, matrimonio feliz.

24 – Del 13 al 17 de Julio – HAYUIAH – Dios Bueno
Protección de lo alto en caso de necesidad. Liberación de los peligros durante los viajes y en los traslados. Defiende de los calumniadores y de los timadores. Sueños premonitorios. Carácter amable, lealtad.

25 – Del 18 al 22 de Julio – NITH-HAIAH – Dios de la Sabiduría
Capacidad de comprender las disciplinas esotéricas. Sabiduría y amor por el estudio. Sueños premonitorios. Protección de las fuerzas del mal, buena salud.

26 – Del 23 al 27 de Julio – AHAYAH – Dios Oculto
Propensión hacia la justicia y la ley. Amor por la verdad. Protege de los calumniadores y de los mentirosos. Gran fuerza interior. Atracción hacia las cosas divinas.

27 – Del 28 de Julio al 1 de Agosto – YERATHEL – Dios Protector
Protección contra los calumniadores, los mezquinos, los enemigos. Protección contra los agresores. Misión de propagar la Luz y la Civilización. Facilidad de palabra.

28 – Del 2 al 6 de Agosto – SELLA – Dios que Cura
Optima salud, predisposición para la medicina. Protege del fuego, de los accidentes, y de los sucesos imprevisibles. Vida larga y rica en satisfacciones. Respeto hacia las amistades.

29 – Del 7 al 11 de Agosto – REUEL – Dios que Ayuda
Protege de los enemigos y de las obras de sortilegios. Capacidad de consolar a los otros con la palabra. Gran amor hacia el prójimo, fortuna. Salud y recuperación rápida de las enfermedades.

30 – Del 12 al 16 de Agosto – OMAEL – Dios Paciente
Paciencia, capacidad de solucionar problemas en todas las situaciones de la vida. Protege de la desesperación y los disgustos. Amor hacia el reino animal. matrimonio feliz. Carácter no-ble, espíritu elevado.

31 – Del 17 al 21 de Agosto – YECABEL – Dios Inspirador
Intuición, éxito en el campo profesional. Talento natural hacia el conocimiento del reino ve-getal. Capacidad de salir de las dificultades. Inteligencia notable.

32 – Del 22 al 26 de Agosto – VASARIAH – Dios Justo
Carácter sociable. Predisposición hacia la justicia y la ley. Benevolencia por parte de los poderosos y de los magistrados. Protección contra las agresiones y las maledicencias.

33 – Del 27 al 31 de Agosto – YEHUIAH – Dios del Conocimiento
Protege contra la hostilidad, la envida y las conjura. Éxito en el trabajo. Capacidad de comprensión de la ciencia. Carácter ordenado y respetuoso de la disciplina.

34 – Del 1 al 5 de Septiembre – LEHAHIAH – Dios Clemente
Calma la cólera (la nuestra o aquella en contra de nosotros). Capacidad de poner paz entre los litigantes. Excelentes ocasiones de éxito. Comprensión de las Leyes Divinas. Carácter altruista.

35 – Del 6 al 10 de Septiembre – CHAVAKHIAH – Dios de la Alegría
Paz y armonía entre las personas y los familiares. Carácter condescendiente. capacidad de superar las dificultades. Protección de la discordia, capacidad de perdonar.

36 – Del 11 al 15 de Septiembre – MENADEL – Dios Adorable
Talento natural hacia la medicina. Capacidad de curar, aconsejar. Fortuna en los cambios de residencia y de trabajo. Carácter disponible, amor hacia los demás.

37 – Del 16 al 20 de Septiembre – ANIEL – Dios de las Virtudes
Capacidad de penetrarlos secretos de la Naturaleza y del Universo. Capacidad de síntesis, amor a la ciencia. Capacidad de superar las adversidades. Notoriedad a través de estudios e investigaciones.

38 – Del 21 al 25 de Septiembre – HAAMIAH – Dios de la Esperanza
Comprensión de las rituales, espíritu religioso y altruista. Ayuda en la investigación y la difu-sión de la Verdad. Encanto personal y capacidad de convencer a las personas. Intuición en la búsqueda espiritual.

39 – Del 26 al 30 de Septiembre – REHAEL – Dios que Perdona
Capacidad de curar a los demás y excelente salud personal. Ayuda de lo alto y protección de los peligros. Carácter amistoso y respetuoso de las amistades. Fidelidad en el amor y relaciones afortunadas.

40 – Del 1 al 5 de Octubre – YEIAZEL – Dios del Júbilo
Carácter alegre y portador de júbilo. Amor a la libertad, espíritu altruista. Liberación de los enemigos y protección de la envidia. Capacidad de consolar a las personas que sufren.

41 – Del 6 al 10 de Octubre – HAHAHEL – Dios Trino (en tres personas)
Gran capacidad de palabra. Inspiración por la fe. Espíritu religioso y fuerte sentido místico. Sueños premonitorios. Gran amor al prójimo. Fortuna en los viajes, amistades importantes.
42 – Del 11 al 15 de Octubre – MIKAEL (no es Miguel el Arcángel) – Dios de la Virtud
Sentido del equilibrio y de la diplomacia. Éxito en la política. Facilidad de palabra. Protección en los accidentes, sobre todo en los viajes. Larga vida.

43 – Del 16 al 20 de Octubre – YOLIAH – Dios Dominador
Protege contra los enemigos y los opresores. Aleja la depresión y la soledad. fortuna en el trabajo y en las iniciativas empresariales. Carácter fuerte, dominador. matrimonio feliz.

44 – Del 21 al 25 de Octubre – YELAHIAH – Dios Eterno
Protección contra las injusticias, favorable a los jueces y abogados. Valor y capacidad para superar los momentos difíciles. Capacidad de guiar a los demás e imponer su propia voluntad.

45 – Del 26 al 30 de Octubre – SEHALIAH – Dios Animador
Protección contra los prepotentes y los falsos. Carácter amable y nobleza de alma. Excelente salud, recuperación rápida de las enfermedades y capacidad de curar a los demás. Recono-cimiento de los propios méritos.

46 – Del 31 de Octubre al 4 de Noviembre – ARIEL – Dios Revelador
Capacidad de comprender los secretos de la Naturaleza. Propensión a la ciencia, la medicina y la investigación. Mente lúcida y óptima intuición. Protección de los accidentes. Sueños premonitorios.

47 – Del 5 al 9 de Noviembre – ASALIAH – Dios de la Verdad
Ánimo elevado. Capacidad de elevarse hacia la Luz. Espíritus místico. Amor por la justicia y la verdad. Interés por las disciplinas esotéricas. Capacidad de comprensión. Profundidad de pensamiento.

48 – Del 10 al 14 de Noviembre – MÍALE – Dios, Padre Caritativo
Capacidad de suscitar amor, paz y benevolencia entre los demás. Amigos fiables. Sueños premonitorios. Matrimonio feliz y gran sentido de responsabilidad hacia los hijos. Longevidad.

49 – Del 15 al 19 de Noviembre – VEHUEL – Dios Grande y Elevado
Protección contra los robos y los accidentes. Animo generoso, disponibilidad hacia los otros. Propensión a la enseñanza. Capacidad de pacificar a los que riñen.

50 – Del 20 al 24 de Noviembre – DANIEL – Dios de los Siglos
Capacidad de síntesis y profundidad de raciocinio. Amor por la belleza y el arte. carácter magnético capaz de ayudar y consolar a los demás. Protección de los agresores.

51 – Del 25 al 29 de Noviembre – HAHASIAH – Dios Escondido
Sabiduría, ánimo noble y elevado hacia las cosas del espíritu. Vocación por la medicina y la investigación científica. Amor por el prójimo. Protección de los mentirosos.

52 – Del 30 de Noviembre al 4 de Diciembre – IMAMIAH – Dios Elevado
Protección de los accidentes durante los viajes. Amor por la libertad, éxito en los negocios y en la sociedad. Espíritu independiente y amigable. Óptima memoria.

53 – Del 5 al 9 de Diciembre – NANAEL – Dios del Conocimiento
Inspiración para el estudio de las ciencias ocultas. Conocimientos esotéricos por medo de la meditación. Inspiración para los abogados y para los magistrados. Amor por la verdad.

54 – Del 10 al 14 de Diciembre – NITHAEL – Dios de los Cielos
Vida larga y serena. Protección de los peligros, ayuda divina en los momentos de dificultad. Sentimientos religiosos, nobleza de ánimo. Capacidad de llevar ayuda a los que sufren.

55 – Del 15 al 19 de Diciembre – MEBAHIAH – Dios Eterno
Predisposición para la enseñanza. Amor por la infancia. Ayuda para la difusión de las ideas espirituales. Gran serenidad interior. Carácter fuerte y generoso . protección en los accidentes de viaje.

56 – Del 20 al 24 de Diciembre – JOYEL – Dios del Universo
Este Ángel concede una protección especial. Bienestar, fortuna, éxito, capacidad de reponer-se de las enfermedades y de curar a los demás. Carácter conciliador, portador de paz y tranquilidad.

57 – Del 25 al 29 de Diciembre – NEMAMIAH – Dios Laudable
Prosperidad y éxito. Capacidad de hacerse con los mandos de la situación y aconsejar a los demás. Predisposición al mando o a la vida militar. Fuerte sentido de la justicia.

58 – Del 30 de Diciembre al 3 de Enero – YELAIEL – Dios que Concede
Curación de las enfermedades, especialmente de las psicosomáticas. Protección de los tima-dores y de los mentirosos. Carácter dócil y gentil. Amor por el arte y la belleza. Éxito y notoriedad.

59 – Del 4 al 8 de Enero – ÁRALE – Dios Conocedor
Talento en la matemática y en la administración. Carácter dócil, honestidad y sabiduría. Protección del fuego y de las explosiones. Buena recuperación de las enfermedades. Longevidad.

60 – Del 9 al 13 de Enero – LIZRAEL – Dios Socorredor
Protección de lo alto y socorro en caso de necesidad. Capacidad de curar y aconsejar y con-fortar a las personas. Espíritu servicial y altruista. Grandes ideales. Fortuna en los estudios y en la enseñanza.

61 – Del 14 al 18 de Enero – UMABEL – Dios Inmenso
Capacidad de resucitar y mantener la amistad. Comprensión rápida y gran inteligencia. Inte-rés hacia la astrología y las ciencias naturales. Facilidad de palabra. Aspecto agradable.

62 – Del 19 al 23 de Enero – IAH-HEL – Dios Supremo
Sabiduría. Búsqueda de la Verdad a toda costa. Carácter franco y leal. Introspección y capa-cidad de meditar profundamente. Vida feliz de pareja, bienestar físico y mental.

63 – Del 24 al 28 de Enero – AMAUEL – Dios de la Bondad
Protección contra los imprevistos y los accidentes. Buena salud y carácter valiente. Capacidad de desempeñar trabajos de responsabilidad. Tendencia al misticismo. Éxito en el arte.

64 – Del 29 de Enero al 2 de Febrero – MEHIEL – Dios Vivificador
Protección contra las fuerzas del mal y los sortilegios. Capacidad para expresarse por escrito. Éxito en lo que emprenda y en la comunicación.
65 – Del 3 al 7 de Febrero – DAMABIAH – Dios de la Sabiduría
Protección contra la envidia y contra los riesgos del fracaso. Viajes afortunados. Sueños premonitorios. Sabiduría y diplomacia en las relaciones con los demás.

66 – Del 8 al 12 de Febrero – MANAKEL – Dios Protector
Protección contra los excesos de cólera. Posibilidad de tener sueños premonitorios y o de in-terpretar los sueños. Carácter jovial. Amistades duraderas. Gran fuerza de ánimo.

67 – Del 13 al 17 de Febrero – EYAEL – Dios de las Delicias
Protección en las desgracias y en los imprevistos. Sabiduría e iluminación de lo alto. Capacidad de comprender la filosofía esotérica y la astrología. Espíritu religioso o místico.

68 – Del 18 al 22 de Febrero – HABUHIAH – Dios Liberador
Protección de las enfermedades y capacidad de curar al prójimo. Riqueza interior. Espíritu sociable y gentil. Generosidad y sabiduría. Abundancia de cosechas materiales y espirituales.

69 – Del 23 al 27 de Febrero – ROCHEL – Dios Omnividente
Protección de los robos y de la pérdida de los bienes. Posibilidad de éxito en el mundo de la ley. Fortuna en el amor y en las relaciones sociales. Fuerza física.

70 – Del 28 de Febrero al 4 de Marzo – JAMABIAH – Dios Creador
Protección de las heridas provocadas por cortes. Riqueza interior, capacidad de regenerarse y mejorar. Capacidad de redimir a las personas extraviadas. Rápida recuperación de las enfermedades.

71 – Del 5 al 9 de Marzo – HAIAIEL – Dios del Universo
Protección de las personas mezquinas y calumniadoras. Liberación de los perseguidores. Pro-tección en el trabajo, victoria y paz. Coraje y fuerza de ánimo para superar las adversidades de la vida.

72 – Del 10 al 20 de Marzo – NUMIAH – Dios del Fin de todas las Cosas
Capacidad de llevar a buen fin las empresas iniciadas, de alcanzar con éxito sus objetivos. Serenidad, capacidad de gozar con las pequeñas cosas. Comprensión de los secretos de la naturaleza. Longevidad.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº. 25
INVOCACIÓN


Este pequeño y sencillo cántico es otra manera de utilizar los sonidos que hace tu cuerpo para alinearte con los Ángeles.
Contiene sólo cuatro palabras, tres de las cuales se repiten tres veces y una cuarta que se pronuncia una sola vez al final. Puedes repetir el cántico tantas veces como quieras. Cada palabra se entona con el mismo sonido. puedes utilizar cualquier nota que te parezca adecuada, experimenta hasta hallar la nota que suene clara y cómoda. He aquí las pala-bras:

Eee Nu Rah (Pronúnciese Iii Niu Ra)
Eee Nu Rah
Eee Nu Rah
Zay (Pronúnciese “sey”, haciendo subar la s)

Cada una de las palabras tiene un significado:

Eee – significa “Todo lo que soy que no es físico, mi mente y mis emociones”
Nu – Significa “Mi Cuerpo Físico”
Rah, – “MI Alma”
Zay – En compañía de los Ángeles.

Reunidas, las palabras del cántico dicen: “Traigo todo mi ser, mente, emociones, cuerpo y alma, juntos en compañía de los Ángeles”. Es una manera rápida y fácil de invocar a los Ángeles, una manera de decir: “Aquí estoy, Ángeles, listo para estar con vosotros”. Es sencillo. Da resultado. Prueba.


(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *


ÁNGELES – CLASE 33 – EL ÁNGEL DEL TRIUNFO Y DE LA VICTORIA


La función de este Ángel es la de ser nuestro navegante. El Ángel del Triunfo y de la Victoria toma nota de las metas y objetivos que hemos recibido como una visión proveniente de nuestra fuente y nos guía por el camino en el que habremos de encontrar menos resistencia para alcanzarlos, evitando los problemas antes de que aparezcan.

Si bloqueamos sus esfuerzos a través del miedo al fracaso, del sentimiento de la inutilidad de alcanzar nuestras metas, o de la sensación de que es muy poco lo que lograremos en nuestra vida, ese embotellamiento de la energía dará como resultado una personalidad con muy poca ter-nura o compasión, una personalidad que parece ser indiferente y que no se preocupa por los demás. En los estadios más avanzados del bloqueo se convierte en la energía que mueve al matón, al tirano.

En astrología, este arquetipo participa de la energía de Cáncer, la cual representa mucho más, aparte de los varios atributos que generalmente se encuentran asociados con este signo zodiacal, como pueden ser la sensibilidad emocional, la melancolía y los cambios de humor, y la intolerancia. Los Ángeles sólo toman los aspectos superiores de las energías planetarias y el Ángel del Triunfo y de la Victoria toma la persistencia, la audacia, la constancia, la capacidad de solucionar problemas, la poderosa imaginación y la comprensión del mundo de las Causas.

Al irradiar la energía de Cáncer, este Ángel también busca llenar tu conciencia de Luz, iluminándote para que puedas seguir fácilmente l avía que has elegido y para que tu camino no se vea sumido en las tinieblas. La palabra clave de esta energía es tenacidad, para ayudarte a avan-zar hacia tus metas con determinación y resolución.

¿Podría ser éste el día en que asumirías tu verdadera identidad como ese Único Exaltado, el guerrero coronado y victorioso que marcha triunfalmente hacia el cumplimiento de su misión en la Tierra? ¡Sí! Y la belleza de todo esto radica en que puedes ser, simplemente, un testigo de las grandes realizaciones que se han de alcanzar en tu nombre. Examinemos más detenidamente la forma en que trabaja este Ángel, como una extensión de tu gran YO SOY, como el Rey Triunfante, su apoyo para alcanzar la victoria.

“No tendréis que pelear en esta batalla. Apostaos y quedaos quietos, y veréis la salvación del Señor que vendrá sobre vosotros”. Estas instrucciones, extraídas del Libro Segundo de las Cró-nicas (20:17), constituyen uno de los mensajes codificados que, una vez descifrados, pueden cambiar tu mundo interior y exterior. Allí se describe dramáticamente lo que sucede cuando tomas la energía de este Ángel: tu, literalmente, ves la victoria antes que esta se produzca en el campo de batalla de la vida.

Piensa por un momento en el último ataque, lleno de tensiones y carente de armonía, que tuviste en tu mente y en tu corazón. Quizás se haya relacionado con la ruptura de una relación, con una intimación para cumplir con una obligación financiera en un momento que no dispones de suficiente dinero, o con algo tan simple como tener mucho que hacer y no tener suficiente tiempo como para hacerlo, problemas, desafíos, anhelos y carencias.

Mientras todas esas cosas no lleguen a existir en la cuarta dimensión, sólo existirán, por cierto, en el plano físico y material de la vida, y pretender que sea de otra manera es ignorar la solución. Cada problema es una forma de pensamiento, un patrón de energía palpitante, una bolsa de materia mental vitalizada que continuará existiendo hasta que sea destruida y disipada, lo cual resulta mucho más fácil de hacer una vez que se ha reconocido su presencia.

Ahora, tómate un momento y escribe tres situaciones de tu vida a los que ahora consideras desafíos. Deja de lado cualquier tipo de orgullo espiritual, sé honesta contigo misma y reconoce que esas situaciones existen y que tu vida puede ser mucho más feliz sin ellas. Si vacilas al hacerlo, pensando que “esto también pasará” o que “lo manejaré a mi manera”, esa es tu prerrogativa. Pero, ¿por qué no sacar hoy ese obstáculo del camino y por qué no dejar de esperar para sacarlo en el futuro? Si dices “está por llegarme la abundancia”, lo que estás diciendo realmente es que necesitas dinero. Pensar que “esta relación se está curando” significa que aún está llena de confusión. Sentir que “estoy recobrando la salud, quiere decir que aún estás enferma. Ahora es el momento de alcanzar la salvación, y debemos vivir en al ahora debido a que es el único lugar en don-de los problemas y sus soluciones existen de manera simultánea.

Después de que hayas hecho una lista de las principales situaciones problemáticas con las que te enfrentas actualmente, piensa por un momento en las “montañas” positivas que deseas escalar. Me estoy refiriendo a aquellas verdaderas ambiciones y a aquellas metas de tu vida que reflejan la voluntad, la visión y la actividad de tu conciencia divina, aunque parezcan ser sueños imposibles, debido a las batallas que has de enfrentar, en el tiempo, la educación, el dinero, los contactos, y así sucesivamente.

Ahora volvamos a la instrucción original: “No tendréis que pelear en esta batalla. Apostaos y quedaos quietos, y veréis la salvación del Señor que vendrá sobre vosotros”. Examina la lista de desafíos y de sueños que acabas de escribir. Para solucionarlos y cumplirlos, puede haber una refriega en el plano tridimensional, pero tú no necesitas pelear esa batalla. ¡No es tu pelea! Entonces, ¿para qué pelear? Sólo tienes que apostarte, que ocupar tu posición. En este contexto posición significa “asumir una actitud en tu conciencia”. Se trata de una disposición mental, un punto de vista, una forma de actuar basada en que ya está hecho, todo ha terminado, es decir, que el problema ya ha sido solucionado, que la meta ya ha sido alcanzada en el plano interior. Recuerda, “antes de que me llamen, yo responderé”. Para el momento en que tu reorganices tu problema o expreses tu verdadera ambición y la forma de alcanzar el éxito ya habrán sido establecidas en los patrones situados en un nivel más profundo que consciente de tu mente.

¿Cómo hacer que estos patrones puedan manifestarse? Primero, debes ser consciente de que la divina conciencia, el Pensador-Conocedor-Hacedor que mora en tu interior, está, constante y conscientemente, siendo todo lo que ya es o incluso habrá de ser – toda la totalidad, toda la abun-dancia, todo el éxito, todas las relaciones, todo el poder, toda la sabiduría, todo el todo.

Después de que hayas examinado todo lo que está sucediendo en tu mundo, y que se parezca a un problema, vuelve tu atención sobre el atributo específico de tu YO SOY, que representa la solución de ese problema. Contempla intensamente la Totalidad de YO SOY, la Abundancia que YO SOY, el Éxito que YO SOY. Tu “concentra la tensión” en lo que, conscientemente, elige ser “consciente de estar siendo”. “Elijo, conscientemente, ser consciente de que soy completo y perfec-to. Elijo, conscientemente, ser consciente de que soy una manifestación individual de la infinita abundancia”.

Desde el punto de vista de las metas de tu vida, podrías decir que: “Elijo, conscientemente, ser consciente de que el camino y los medios para satisfacer mis divinas aspiraciones ya han sido grabados en mi conciencia, y de que todo lo que tengo que hacer me será revelado cuando comience a desenvolverse la cadena de la satisfacción y el cumplimiento”.

Trabajando desde este punto de tensión – sin estrés pero con una fuerte presión o concen-tración, y manteniendo la mente fija en la cualidad inherente de tu ser y en la confianza en que lograrás cumplir tus objetivos – pronto comenzarás a sentir la energía que se irradia de tu concen-tración. Esa energía es el poder del Ángel del Triunfo y de la Victoria que se irradia desde el Sol ubicado en el Centro de tu Ser, y que aparece como la Energía de los Logros.

Y ahora ya estás “conscientemente consciente” de estar siendo lo que deseas ser. “YO SOY lo que deseo ser”. En el proceso de la manifestación, este es el paso del tener, en donde la mente y la naturaleza sensible dejan de experimentar la sensación de “necesitar” para comenzar a vivir con la sensación de “tener”.

La siguiente instrucción codificada es la que nos dice quedaos quietos. En las antiguas escuelas de sabiduría, “quedarse quieto” significaba entrar en un estado de serenidad y confianza por miedo de entregarse completamente a la Presencia que mora en nuestro, y de tener fe en la actividad del Espíritu. Para comprender mejor lo que esto significa, imagina que eres un instrumento musical, un clarinete, por ejemplo. Contempla el instrumento como si estuvieras viendo un dibujo animado para niños, como lo que veías los sábados a la mañana, es decir, como albo vivo y animado. Posee una voluntad libre, lo que significa que piensa y que puede actuar – o sea tocar – por sí mismo, de modo que su función en el mundo es la de apretar sus propias llaves, y hacer sonar las notas de su propia escala. Y, mientras tanto, el Maestro de Música está esperando para tocar la más armoniosa melodía que el mundo jamás haya escuchado.

A medida que pasa el tiempo, el pequeño clarinete descubre la metafísica y comienza a decir al Maestro de Música que está en su interior, cuáles son las notas que debe tocar: “Oh, Podero-so Espíritu, toca la nota adecuada para que pueda obtener un automóvil nuevo, para que tenga dinero en el banco y para que pueda conseguir un nuevo trabajo”. Al principio, esta nueva forma de tocar puede dar resultados, pero esos resultados no son duraderos. Luego, el pequeño clarinete busca la forma de que su demostración sea “más espiritual”, y comienza a aprender de las instrucciones que provienen del Maestro que mora en su interior, y le solicita que le diga cuáles son las notas que debe tocar: “Señor, concédeme la nota para alcanzar la salud y la felicidad y te aseguro que la tocaré en tu nombre”.

Y, una vez más, algunos frutos madurarán y caerán del árbol, pero su gusto no será total-mente satisfactorio. Por último, la conciencia del clarinete evolucionará hasta el punto en que declarará: “Me entrego al gran YO SOY QUE SOY. ¡Maestro, toca tus notas a través de mí!”

¿Cómo hace el instrumento la transición desde su intento de tocar por sí mismo hasta el punto en que, finalmente, es utilizado por el Maestro de Música? Por medio de la meditación contemplativa centrada en la Verdad del Ser. Dejamos de lado nuestra sensación de necesidad porque las necesidades están basadas en nuestras experiencias del pasado, y porque el Dios-Yo trabaja en el ahora. No intentamos decir al YO cuáles son las notas que deben tocar para alcanzar nuestra plenitud, debido a que Él ya las conoce. Y no pedimos a la Presencia que nos diga cuáles son las notas que debemos tocar porque, simplemente, no somos buenos Maestros de Música.

Dejamos que la Presencia del Yo ingrese a nuestra conciencia y que toque las notas desde su propio nivel, y la música es tan diferente de la nuestra que quedamos completamente atemorizados. Y, a través de la nueva canción ejecutada por el Maestro, muy bien podemos llegar a encon-trando experimentando cambios asombrosos y positivos en nuestra propia vida tridimensional, una mudanza, una nueva profesión, un modo de vida completamente nuevo, debido a que el Maes-tro tocará su propio tono de cumplimiento superior y porque lo tocará en nosotros, a través de nosotros y siendo nosotros.

A través de este “estarnos quietos” se alcanzará la “victoria del Señor”, tal y como la divina Presencia, a través de sus poderosos Ángeles, triunfa sobre toda condición menos-que-divina de nuestro mundo. El YO SOY la Abundancia carga para “presentar batalla” a las carencias y a las limitaciones; el YO SOY la Totalidad avanza por todo nuestro cuerpo para eliminar las imperfecciones. El YO SOY el Éxito nos precede para disipar todos los obstáculos. Todo esto ocurre porque ahora “ves la victoria”. ¿Puedes captar, con tu divina facultad de imaginar, la imagen completa de la plenitud? Si no puedes hacerlo, eleva tu visión. Está hecho. Todo ha terminado. ¡Velo! La ley del Triunfo y de la Victoria trabaja, por medio de las correctas actitudes de la conciencia, de la entrega de nuestra naturaleza inferior, y de una visión de satisfacción y de plenitud. Es una ley que nunca falla.

El Ángel del Triunfo y de la Victoria es el ejemplo perfecto del principio de la Victoria que radica en la mente de Dios. La Victoria, como una ley universal, constituye la realidad sin oposición, lo cual significa que la derrota, el fracaso y la pérdida son simples ilusiones que no tienen sustancia ni poder que las apoye. Este patrón original del triunfo y de la supremacía fue entregado a todas las almas como un Poder Causal, un aspecto de Dios, para que nos conduzca a través de las dificultades de la vida.

Recuerda que Dios ha dado “orden sobre ti a sus Ángeles de guardarte en todos tus caminos” (Salmos 91:11). Como ocurre con los otros Ángeles, si su energía no se ve bloqueada por las proyecciones del ego, este agente de la Ley Cósmica trabaja naturalmente para cumplir con sus propósitos. Cuando colaboramos conscientemente con él, emergeremos a salvo por encima de las aguas turbulentas.

Ahora, piensa en los momentos en tu vida en que sentiste que una sensación de tenacidad surgía y se afirmaba dentro tuyo, cuando perseveraste, aún cuando todas las posibilidades estaban en tu contra, y emergiste victoriosa, como conquistadora de las condiciones limitadas y de las situaciones restrictivas. Tanto si lo sabías como si no te dabas cuenta de ello, la poderosa energía de este Ángel estaba, obviamente, trabajando en y a través de tu conciencia para fortalecer tu deter-minación y para derramar la luz en tu camino, y ahora puedes ver que esto, de acuerdo con el proceso natural, es una parte de nuestra naturaleza esencial.

Recuerda que el Ángel del Triunfo y de la Victoria es la Energía del Logro, el Poder de Ser, la Luz que brilla a través de todos los obstáculos, y la fuerza del guerrero victorioso. Déjalo entrar en batalla por vos. Tu rol, en este esquema de cosas es el de saber que ya has ganado, el de confiar en el divino proceso, y el de verte a ti mismo cruzando la línea de llegada con los brazos en alto. Tu Ángel te ayudará a hacerlo, con gracia y con facilidad, de modo que tómate un momento para meditar y luego ingresa en su campo de fuerza y ponte en contacto con Él. Está esperando para comenzar a trabajar en tu nombre.

Finalidad: Es la energía “del logro” y el arquetipo del conquistador; nos ayuda a alcanzar nuestros objetivos con gran determinación; estimula la tenacidad y la capacidad de resolución.

Rasgos negativos que pueden presentarse a partir de las proyecciones del ego: falta de compasión y de ternura, personalidad indiferente; poca preocupación por los demás; la energía del matón.

Su energía resulta bloqueada debido a: el miedo al fracaso; la sensación de que es inútil alcanzar nuestros objetivos; la sensación de que es “poco lo que se puede lograr en esta vida”.

LA NATURALEZA DEL MAL
Dejando de lado la parte espiritual, Satán, como personificación y encarnación del mal puro, carece de existencia por sí en la filosofía oculta. EL MAL NO ES SINO LA AUSENCIA DEL BIEN. Sólo existe para quien se convierte en su víctima. El Demonio es la propia sombra que el hombre ve al volver su espalda a la luz. La Naturaleza no es buena ni mala, y la manifestación sólo sigue una ley inmutable e impersonal.

La existencia y la experiencia humana de la dualidad del espíritu y la materia, de la luz y la oscuridad, del movimiento y la inercia, de la expansión y la contracción, hace que el hombre piense en esto como bien y mal respectivamente. Si la resistencia proporciona un punto de apoyo, ento-nes se la considera buena. Si lo frustra – como ocurre con la demasiado familiar “malicia objetiva” – o daña al hombre, entonces es mala a los ojos de éste.

La analogía del reflector ilustra esto en parte. La oscuridad está fuera del rayo luminoso y como si, por así decirlo, presiona sobre Él desde todos lado. La luz y la oscuridad se perciben como un par de opuestos. Los efectos generadores de luz del rayo lumínico cesan en el límite de su al-cance. Allí empieza la oscuridad. Después reina la oscuridad. En el instante en que se corta la co-rriente, la oscuridad reina por doquier. Si la luz es buena, entonces el hombre puede clasificar al reflector como bueno y a la oscuridad como mala.

¿Pero qué es, de hecho, esa oscuridad que el hombre llama mala? Se trata de materia no sujeta a la luz. La oscuridad es materia sin iluminar. El hombre a esto lo llama mal, y para él el Demonio personifica ese estado.

Aparte de los valores y experiencias humanos, el mal como creación real no existe. El origen del mal está en la mente humana. Todas las cosas parecen buenas o malas según su experiencia y uso respecto de los hombres. Shakespeare repitió esta doctrina con sus palabras: “Nada es bueno ni malo; es el pensamiento el que así lo hace”.

Puesto que el mal es una cualidad negativa, al ser mera falta de bien en el hombre, y Satán es una corporación de ese mal, no puede considerársele como principio positivo existente. Más bien representa la ausencia del bien, los espacios vacíos en la red omnipresente del Universo, los insterticios, tal vez, de la urdimbre sobre la que el Gran Hilador teje perpetuamente, o manifiesta externamente las Ideas Divinas. Existe un concepto de Satán como Ángel caído, como espíritu otrora puro que tienta continuamente al hombre para que peque.

La existencia del Demonio y del mal está asociada íntimamente con el atributo del libre albedrío del hombre. Dentro de la estructura de la ley cósmica, y aparte del irresistible impulso evolutivo, el hombre posee la libertad para pensar, planificar, hablar y actuar y actuar de acuerdo con la finalidad de la Naturaleza o contra ella. Cuando consciente o inconscientemente el hombre opera contra ella, se convierte en antagonista de la finalidad cósmica. En consecuencia, genera para sí experiencias y condiciones adversas o “malas”. Si continúa, tiende a desligarse de las corrientes de la Fuerza Vital universal, aislándose más bien en un ser de la muerte que da la vida.

Algunos hombres prosiguieron ejercitando así su libertad de acción. Se los llama magos negros, poderes oscuros, seguidores del sendero de la izquierda, señores del rostro oscuro, temi-bles hermanos de las tinieblas. Su destino no consiste en aniquilarse sino en hundirse en el estado conocido como Avichi,”lo ininterrumpido”, el polo opuesto al Nirvana al que llegan los Adeptos del Sendero de la derecha. En última instancia, en un posterior ciclo de la manifestación, quienes se convierten en corporizaciones altamente desarrolladas de la autoseparatividad se reembarca en el viaje involutivo y evolutivo. El mismo Satán, si se lo considera como ser existente, parecería haber ejercitado esta libertad, pues en alguna ocasión debió haber escogido un sendero de motivación y acción individualistas y autoseperativas.

En otro aspecto, el monstruo fabuloso del Satán de la teología popular puede ser conside-rado como excusa, un chivo emisario, alguien a quien imputar los errores en los que cae la humanidad al atravesar las fases puramente emocionales y mentales (en especial) de su evolución.

REZAR
La oración nos proporciona la oportunidad de comunicarnos con un poder superior, sea representado por la figura de Dios, los Ángeles, Buda, un santo, un Bodhisattva o simplemente por el Universo. Se puede rezar sólo o acompañado. La plegaria puede ser cantada o escrita. En el momento de la bendición y de dar las gracias vivirás la oración como una experiencia inolvidable. A veces rezamos sin darnos cuenta siquiera, por ejemplo, si nos caemos y pedimos auxilio.

Se habla de tres tipos de plegaria. La primera es la de la confesión a través de la cual nos reconciliamos con nuestro enemigo interior. El segundo tipo sirve para relacionarnos con los demás; esto ocurre cuando solicitamos gracias para otras personas y para acontecimientos que deseamos que tengan lugar. En la tercera forma de plegaria se encuentra en el “sí” a la vida y nues-tra entrega a Dios; así es como expresamos al Universo nuestra gratitud y confianza.

La oración es algo personal, todos nosotros tenemos nuestras propias formas de rezar, pe-ro básicamente se trata de expresarse oralmente ante Dios. Nuestras oraciones dirigidas a Dios pueden ser concretas, es decir: manifestando exactamente lo que deseamos, o podemos pedir que Dios nos bendiga desde su abundancia y nos dé confianza en que todo salga bien. La oración nos puede equilibrar y conducir por el buen camino.

Nos comunicamos con los Ángeles por medio de la oración y, a través de la meditación, recibimos sus respuestas. Rezar es solicitar la intercesión divina para nosotros y para los demás.

Cuando reces a los Ángeles, hazlo como si “ya estuviera todo hecho”, en otras palabras, agradéceles por adelantado el que se hayan ocupado de tus problemas. Ruégales que actúen de la misma forma en la tierra que en el cielo, para el bien supremo de toda la humanidad.

Cuando eleves tus plegarias a los Ángeles, recuerda que éstos están al servicio de un Ser Supremo (Dios o la denominación que utilices al referirte a la fuerza espiritual más importante de tu vida). En consecuencia, da las gracias a Dios y a los Ángeles en tus plegarias y solicita la paz bendita.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº 26
VOCALIZACIÓN.


Puedes utilizar este ejercicio a fin de estimular garganta y oídos, para alinearte con tu Ángel. Esto te preparará para conversar con Él. También puedes emplear una canción, un himno o un cántico, siempre que lo entones con el corazón. La idea es abrirte vocalmente, aflojar tus cuerdas vocales y liberarte.

Practicar en voz alta el sonido de las vocales es una manera simple y efectiva de hacerlo; para eso no necesitas nada más que un asiento cómodo y leer unas cuantas veces el ejercicio.

1) Comienza con el sonido de la vocal “A”. emite el sonido primero con los ojos abiertos; luego, con los ojos cerrados. Observa si hay alguna tensión en tu cara, tu mandíbula o tu garganta. Si es así, mueve la mandíbula varias veces, de lado a lado. Luego repite otra vez el sonido “A”, en voz más alta, con los ojos abiertos y con los ojos cerrados.

2) Emite el sonido “E”, primero con los ojos abiertos, luego cerrados. Observa nuevamente si existen tensiones o si el tener los ojos abiertos o cerrados marca alguna di-ferencia. Repite nuevamente el sonido “E” de ambas maneras, en voz más alta.

3) Repite los pasos ya descriptos con el sonido de la “I”

4) Luego emite el sonido de la “O”.

5) Ahora trabaja con el sonido de la “U”. Puedes pronunciarla primero a la española, uh, y luego a la inglesa, iu.

6) Cuando hayas terminado con las vocales, emite los sonidos siguientes, haciéndolo con lentitud: AH, OH, UM. Repite estos tres sonidos hasta que empiecen a fundirse unos con otros y te encuentres emitiendo el sonido OHM. Puedes hacerlo con los ojos abiertos o cerrados. Siente cómo vibra el sonido en tu garganta. Observa en qué otro lugar del cuerpo sientes estos sonidos. ¿Hay resonancia en el Tercer Ojo, en la zona del Timo o en la del Corazón?.

7) Ahora emite las notas que quieras. Déjalas brotar de tu garganta, subiendo y bajando a voluntad.

8) Continúa entonando esas notas hasta que todo tu cuerpo esté zumbando. Si lo has hecho con los ojos abiertos, ciérralos al terminar. Si lo hiciste con los ojos cerrados, ábrelos al terminar. Permanece quieta algunos minutos, sólo percibiendo tu cuerpo

¿Cómo sientes el cuerpo después de este ejercicio? Los ruidos de la habitación, ¿te parecen ahora diferentes? Puedes hacer también este ejercicio entonando tu propio nombre. Prueba diferentes maneras de cantarlo: alto y bajo, rápido o lento, fuerte y suave. ¡Canta hasta que te retumben los oídos!


(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *



ÁNGELES – CLASE 34 – EL JUEGO DE LOS ÁNGELES


Para los Ángeles trabajar es como un juego. Cuando desees atraer a los Ángeles a tu vida, debes saber distinguir las claves del juego, las cuales harán que te percates de que los Ángeles están contigo. Si quieres mantener viva y dinámica tu relación con los Ángeles, es de gran importancia tener consciencia de su existencia y saber cómo reconocerlos.

Una acepción de la palabra “juego” es “libertad de movimiento”. El juego no limita ni controla a nadie, es un medio para facilitar la comunicación entre las diferentes especies. Por ejemplo, los humanos juegan con los delfines, al igual que con perros y gatos. Otro ejemplo de la comunicación entre las especies es a través del juego es el que se desarrolla entre los seres humanos y los Ángeles.

La sincronicidad es otro método que los Ángeles utilizan para jugar con nosotros. Esencialmente, es un acontecimiento casual con un significado que trasciende lo puramente obvio. Cuando los Ángeles se comunican con nosotros, es decir cuando juegan, nos propician encuentros casuales y favorables.

Los Ángeles también juegan con nosotros ofreciéndonos su sentido del humor en los momentos más desagradables de nuestra vida. Preparan acontecimientos tremendamente divertidos para nuestros momentos más difíciles.

Cuando sientes paz y bienestar sin saber su causa, significa que los Ángeles están jugando a tu alrededor. Visualízalos jugando cerca de ti, ahuyentando los pensamientos negativos y las situaciones de preocupación que obstaculizan tu paz de espíritu. imagínatelos atrapando todo lo negativo y transformándolo en positivo antes de ofrecértelo.

Ellos también juegan a desearnos buena suerte y buenos augurios. La fortuna es un don del Universo, pero de hecho nosotros atraemos la buena suerte si creemos que nos la merecemos. Si sabemos y confiamos en que somos merecedores de ella, los ángeles nos ayudarán a alcanzarla. La razón por la cual la suerte es un juego se debe a que nosotros desempeñamos un papel importante a la hora de obtenerla. Participando en cualquier juego, nos encontraos con oportunidades y acciones alas que debemos aferrarnos para poder alcanzar la victoria. Los Ángeles nos ayudan a comprender lo que la suerte verdaderamente significa.

La esperanza está presente cuando los Ángeles se encuentran a nuestro alrededor. Siempre existe la esperanza. Es una semilla que los Ángeles plantan en nuestra conciencia y que más tarde riegan y fertilizan para que crezca y florezca en nuestras vidas. La fe y la esperanza sanan las enfermedades mentales, y nos otorgan también la voluntad de superarlas.

Si jugamos con los Ángeles nos sentiremos ligeros y nos invadirá la sensación de que estamos flotando. Esta sensación de “ligereza” es tan acentuada que incluso nos olvidamos de que nuestros cuerpos existen. El percibir esta iluminación es una experiencia cumbre de diversión auténtica y de amor, un regalo que los Ángeles nos hacen para que sepamos que se encuentran cerca de nosotros y que merecemos sentirnos a gusto.

Si comprendemos y reconocemos los síntomas que indican que los Ángeles están jugando con nosotros, seremos capaces de prolongar nuestras sensaciones positivas y de establecer vínculos más profundos e íntimos con ellos. Cada vez que pidas ayuda a los Ángeles intenta encontrar las pistas que ellos te indican mientras juegan. Luego da las gracias y pídeles que continúe este juego tan agradable.

EL ESPÍRITU DE LA NOCHE
El Espíritu de la Noche, evidentemente acostumbrado a la difamación por parte de los humanos, habló así de sí mismo:
“Los humanos se ponen en contacto conmigo en el sueño inconsciente, pero raramente lo hacen conscientemente. Y sin embargo, ¡qué gran don les traigo a todos!.

“Si no fuera por el olvido nocturno, que es un ritmo en vuestra vida terrenal, estarían conscientes de sus eternos problemas, y eso sería demasiado.

“La renovación, consciente e inconsciente, llega cuando yo llego, y con ella mucho de lo que dan por sentado. Eso no importa: es suficiente que todos nos conformemos al plan de las cosas.

“Si embargo, encuentro cierta alegría en tener un oído atento. Parte de ti, aún no cree verdaderamente en mí, pero la parte que sí cree contribuye con ello a la unidad de la vida.

“Todo lo que piensan es vida e inteligencia, pues todos somos una gota en el océano que es la vida de Dios.. y no eres la primera en pensar en el Espíritu de la Noche, aún cuando hayamos sido relegados a la mitología y la poesía.

“Qué concepto superior es la vieja idea de un espíritu, comparado con la actual aceptación de hechos mensurables; influencias, tal vez, pero remotas, áridas y aburridas.

“Amo toda la vida, y con mi manto oculto cada pequeño día que pasa, para cada uno de ustedes. En mí, encuentra reposo, y cuando me dejan parten con una nueva vida, vida cuyas arrugas he alisado mientras estaban bajo mis cuidados.

“Soy la invitadora nata de la oscuridad en la cual deben flotar con la fe, sin saber para qué, y de la que retornarán renovados.

“Agradezcan a Dios por mí, por el sueño, por la vida, y respeten más los procesos de los que son parte.

“Demos gracias, todos nosotros”.

EL EQUILIBRIO
Estar centrado significa que tu espíritu está en equilibrio con tu cuerpo, es decir, existe una armonía. Tu cabeza no está completamente en las nubes en un intento de huida, pero tampoco se encuentra apegada a la tierra y reaccionando exageradamente ante situaciones diarias de la vida.

El equilibrio es el resultado de sincronizar nuestra energía. Si ésta se halla dispersa, nos dirigiremos hacia distintos puntos de nuestro interior, o sea, giraremos siempre en torno al mismo círculo. En cambio, si conseguimos sincronizar nuestra energía, encontraremos el camino apropiado y llevaremos a cabo nuestros objetivos. Al centrarnos sincronizaremos nuestra energía con nuestro ser superior y con los Ángeles que nos guían.

Centrarse es conseguir una armonía entre el cuerpo y la mente. Cuando estamos equilibrados es difícil perder el control o desmoronarse. Comos capaces de aceptar nuestra realidad y de servirnos de nuestros propios recursos y creatividad para afrontarla. A veces, un solo cambio de paisaje te ayudará a centrarte (p.ej., salir a tomar el aire o admirar un precioso jardín). El ejercicio y el movimiento pueden darte equilibrio (p.ej. un largo paseo por la playa o bailar al ritmo de tu canción favorita). Tocar un instrumento, musical, pintar, cocinar y escribir (especialmente un diario) son también otros caminos para encontrar el equilibrio. Lo importante es prestar atención a la actividad y no pensar en nada más.

Buscar el equilibrio es un buen ejercicio y una gran actividad a desarrollar. La meditación es también una de las vías para encontrarlo. A lo largo del día, sin embargo, es posible que no tengas el tiempo suficiente para realizar un proceso completo de meditación. Tomarse un pequeño receso es lo mismo que iniciar una meditación rápida. Si sientes que pierdes tu centro, tómate un descanso. Busca un lugar en donde puedas cerrar los ojos y calmar tu respiración. Aclara tu mente y pide a los Ángeles que te orienten y que te inspiren para acabar con aquello que te ha hecho perder el equilibrio. Ahora, sonríete a ti mismo y relájate.

En el momento en que estés intentando centrarte, solicita a los Ángeles creatividad y paz, acepta estos dones y vuelve a lo que estabas haciendo, con esta energía renovada que te ha sido otorgada.

Acostúmbrate a no perder el control antes las situaciones. Aléjate de la idea de que “Todo se bueno o malo”. Adopta la actitud de: “esto me resulta interesante. Deja que me centre un momento para no perder los papeles.” Distánciate y considera la situación desde un aposición más objetiva. Vuelve a poner en consonancia tu espíritu con tu cuerpo / mente. Anímate y disponte a gozar de un descanso con los Ángeles.

EL ÁNGEL DE LA TERNURA
Todos tenemos, en nuestro interior, un inmenso capital de ternura, revestido de una ilusoria coraza de seriedad, de fortaleza y de dignidad.

Nos han hecho creer que ser tierno es ser débil, pero no es así.

La Ternura no es una debilidad, es una fortaleza del corazón. Ser tiernos es acercarnos al niños que todos llevamos dentro y ver la vida con sus ojos, con su capacidad de asombro, con su libertad, característica de aquel que vive el presente eterno.

La ternura es adaptación a los ciclos de vida mientras que la dureza es parálisis producida por el miedo.
La ternura es Libertad.
Te propongo que:
Te sientes o estires en un lugar en el que sepas que nadie te va a molestar.
Lentamente cierra los ojos y relájate.

Permite que en tu mente aparezcan aquellos pensamientos de violencia y aquellos comportamientos poco tiernos que te molestan en ti o en los demás.

Recuerda situaciones concretas en las que no supiste controlarte y te dejaste dominar por la violencia.

Dirígete a tu Ángel de la Ternura con toda la dulzura que puedas y pídele su ayuda. Visualiza una luz pura y cálida que te abraza con toda la ternura posible disolviendo toda la violencia que hay en ti.

Visualiza cómo esa luz cristalina convierte tu corazón en algo puro y amoroso, haciendo que la fuerza de la ternura se apodere de ti.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº. 27
Liberación por el Fuego

El fuego purifica. Cuando estés “quemada” por algo, puedes utilizar este ejercicio para combatir el fuego con el fuego.

La Liberación por el Fuego, es un ejercicio de propósitos múltiples. Sin embargo, es especialmente bueno para desprenderse de rencores, resentimientos, envidia, celos y cualquier otro problema que se relacione con otras personas.
Para hacerlo necesitarás papel y birome, fósforos, un recipiente con agua y un par de pinzas de metal. Y la ayuda de los Ángeles del fuego.

1) En un trozo de papel en blanco anota el rasgo o la cualidad que te mantiene ligado con otro, tal como los celos o la envidia. Usa un trozo de papel aparte para cada problema. Pliégalo dos veces para no poder ver lo que está escrito en Él.

2) Mezcla las hojas plegadas y elige una.

3) Despliega el papel y reflexiona sobre la situación (o situaciones) que ha provocado el sentimiento anotado. Imagina cómo sería tu vida si no albergaras esa cualidad. ¿Cómo cambiaría tu relación con esa persona? Pregúntate si estás dispuesta a liberarte Retuerce el papel hasta formar una mecha que puedas sujetar con las pinzas. Préndele fuego, sosteniéndola por encima de cualquier recipiente con agua. Claro que, si tienes la suerte de contar con un hogar, esa alternativa es excelente.

4) Pide a los Ángeles del fuego que purifiquen tu mente, tu cuerpo y tus emociones de ese estado y que te liberen completamente de Él. Deja caer en el agua el papel quemado.

5) Repite los pasos 2 a 5 con cada problema que hayas anotado y del que estés dispuesta a liberarte. Y no olvides agradecer a los ángeles del fuego.

A veces estos problemas llegan muy hondo, y eso significa que pueden resurgir. Si eso ocurre, dedica tiempo a hacer primero los ejercicios de Cimentación, Liberación y Alineación. Luego pide a tu Ángel información sobre los orígenes del problema así como consejo sobre el remedio. Con frecuencia, lo que tu Ángel tenga que decir será sorprendente, muy clarificador y muy útil.

Recuerda que los Ángeles operan de un modo afectuoso, sutil y paciente. Están dispuestos a tomar las cosas poco a poco, aunque nosotros no lo estemos. Los problemas antiguos y crónicos requieren su tiempo. Requiere abrirse paso por capas de defensas que erigimos con el mejor de los motivos: para protegernos. Podemos confiar en que los Ángeles nos llevarán sólo hasta donde podamos llegar con cada paso, despejando gradualmente el camino. Sé paciente contigo misma y con tu amoroso ayudante.

En este proceso de búsqueda de la verdad, puedes descubrir que aparecen habilidades y dones antes escondidos, para ponerte en contacto con tu poder y tu éxito personal. Pero también descubrirás impurezas, deshonestidades, adicciones y miedos. Todo esto surge a la superficie con la finalidad de ser visto, aceptado y liberado o puesto a servir.

Tu reacción inicial puede ser correr hacia las montañas o embarcarte hacia los mares del sur para evitar esas partes de ti que te parecen un desafío, una amenaza o un bochorno. Ten fe en ti misma y en los Ángeles. Resiste. Recibe de buen grado todo lo que se presente como parte de tu crecimiento espiritual y elabóralo con la ayuda de tus devotos Ángeles. Desprenderte de tus costumbres y esquemas mentales perjudiciales te ayudará a construir una buena base de saludable autoestima y te allanará el camino hacia comunicaciones aún más claras con tus Ángeles.

Lo único que necesitas para hablar con tu Ángel es una mente abierta y un corazón bien dispuesto.



(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *

CLASE 35 LOS ÁNGELES DEL NACIMIENTO Y DE LA MUERTE



El trabajo del Ángel de la Muerte es una necesidad para la supervivencia en la Tierra.

Superar la violencia, entregar la espada, es ver el rostro de Dios.. y vivir. Ese es el sentido de la leyenda. Seguramente la humanidad no puede evitar la muerte como parte del orden natural. Pero puede liberarse de la espada de la violencia para sobrevivir en sociedad. El nombre no puede alcanzar el estado de inmortalidad de los Ángeles, pero el Señor, bendito sea, le ofreció dos sen-das: la senda de la vida y la senda de la muerte. Hasta ahora el hombre ha elegido la muerte.

La senda de la vida conduce a Dios. La senda de la muerte se aleja de Dios. La senda de la vida implica que hay que caminar junto a los Ángeles de paz y compasión que están cerca de Dios.

La compañía de un Ángel bueno y de un Ángel malo constituye una parte simbólica del viaje de cualquier hombre.

El nacimiento y la muerte nos ofrecen oportunidades para trabajar con los Ángeles de manera profundamente curativa. Estos acontecimientos son las puertas por las que el alma entra al cuerpo físico y sale de él. En realidad, tienen tanta importancia para el Universo que merecen una categoría de Ángeles especiales, provenientes de un orden muy elevado.
Flower A. Newhouse, que escribió extensamente sobre los Ángeles a principio de siglo, sugiere que los Ángeles del nacimiento y de la muerte provienen del rango de cuidadores celestiales conocidos como Poderes. Estos Ángeles ocupan la frecuencia que está por encima del plano de los arcángeles y sobre los principados.

En el arte antiguo se mostraba con frecuencia a los poderes como rayos. Newhouse nos dice que esto se debe a que utilizan una carga eléctrica especial para conectar el alma con su cuerpo, al nacer, y para liberarla a la hora de la muerte. Las enfermeras, testigos frecuentes de la muerte, dicen a veces que, cuando una persona abandona la vida, se ve un destello de luz.

Estos Ángeles del nacimiento y de la muerte son deslumbrantes por su belleza y están rodeados por una intensa aura de luz. Newhouse sostiene que son los últimos seres a los que vemos antes de nacer y los primeros en recibirnos después de nuestra muerte. Brindan consuelo y una sensación de seguridad a la persona en tránsito.

Al nacimiento de un bebé asisten muchos Ángeles. Además de los poderes, el ángel acompañante del niño y los compañeros de todos los presentes, están también los Ángeles de la curación y vinculación. Igor Charkovski, el ruso experto en obstetricia y pionero de los nacimientos bajo agua, ha dicho que siente las manos de los Ángeles ocupando las suyas cada vez que sostiene un bebé que surge a la nueva vida.

Si participas en un nacimiento, ya porque el parto sea tuyo o porque estés presente en uno, puedes acentuar la participación de los Ángeles invitándolos a unirse contigo en tu corazón. Esto fortalece tu deseo e intención de que el nacimiento sea fácil y no presente dificultades para ninguno de los participantes. Tener el mejor resultado posible en tu corazón es casi como ser un músico en una orquesta: las notas que ejecutas resuenan con los Ángeles para crear una música armoniosa.

Así como el nacimiento es la gozosa entrada en una vida llena de lecciones para el crecimiento del alma, así la muerte puede ser un glorioso portal a la síntesis y el entendimiento, un progreso en la evolución. Para muchos, la muerte es la curación que la vida no proporcionó. Permite al alma que se ha atascado o que ya ha completado su misión continuar hacia un mayor desarrollo.

Nuestra cultura perpetúa la idea de que la vida es breve y la muerte, eterna, algo de temer. Ese no es el punto de vista angélico. Ellos nos dicen que somos almas inmortales, que seguimos evolucionando aún después de la muerte.

Si estás cerca de alguien que vaya a abandonar el plano físico, puedes trabajar con tu Ángel y el guardián de tu amigo o pariente, a fin de ayudar a esa persona par que se enfrente con la muerte con mayor paz mental, sabiendo que ese es el paso siguiente en el viaje de la evolución. Pide a los Ángeles que te ayuden a comprender las necesidades de tu amigo en un plano de empatía. Sabrás si es conveniente o no compartir las palabras o la información que obtengas. En algunos casos, la comunicación que recibes de los Ángeles está destinada a elevar tu vibración personal, con el fin de que puedas convertirte en un instrumento más sensible del Poder Superior.

Pide a tu Ángel que te impregne de luz cuando estés con el moribundo, para que puedas ser una presencia reconfortante: serena, abierta y amante. No dejes de practicar las técnicas de cimentación y liberación antes de entrar en el cuarto. Recuerda que, si bien estás allí para celebrar la transición y siempre es un privilegio presenciarlo, también es natural sentir pena. Pide a tu Ángel que te ayude a expresar tus sentimientos de un modo que preste apoyo total a quien vaya a efectuar ese paso.

Mientras permanezcas allí, ábrete a una mayor conciencia de los Ángeles y los seres de luz que están presentes. Si crees que saber eso puede reconfortar a tu amigo, menciónalo. Sin embargo, ese puede ser el momento exacto para alentar a tu amigo par que comparta contigo lo que está experimentando.

Si eres tú mismo el que se enfrenta con la muerte, pregunta a tu Ángel si hay algo que debas terminar en esta vida antes de irte y cómo cumplirlo. Siente la presenta de tu Ángel en todo momento y relájate en la seguridad de su abrazo. Cada vez que te cimientes, siente que las fibras que brotan de tu cabeza se prolongan más y más hacia los cielos. Si surgen temores, haz el ejerci-cio de liberación.

Cada vez te será más fácil alinearte con tu Ángel, porque ahora estás más cerca de él que nunca desde el día en que naciste. Cuando te prepares para entrar en el reino no físico, puedes conversar constantemente con tu Ángel, él te llevará en gozo a la siguiente dimensión.

Cuando nos acercamos al fin de nuestra vida física, con frecuencia estamos más abiertos a los asuntos espirituales. Algunas personas tienen experiencias místicas que las dejan completa-mente serenas o con una luz interior que brilla en los ojos.

A veces, cuando por algún motivo el proceso natural de la muerte no es tan tranquilo como se esperaba, los Ángeles guardianes intervienen para ayudar. Ellos nos indicarán qué hacer si se llega a presentar una situación así, ya que nos e pueden dar indicaciones generales, por ser dife-rente cada situación que se viva.

El reino angélico nos abre a nuevos senderos hacia el corazón, nuevos entendimientos de la Voz Interior, mientras nos esforzamos en alcanzar el estado de unidad con el Todo. Nuestra conciencia de los Ángeles nos ablanda, haciéndonos más suaves, y revive nuestra esperanza y nuestra fe. Y como sabemos por los diarios milagros y las traviesas manifestaciones que se producen a nuestro alrededor, a los mismos Ángeles les encanta que los conozcamos y confiemos en ellos. Disfruten al servir, quizás porque su ayuda contribuye a establecer mejor la fe y la confianza en que somos realmente amados por nuestro Hacedor, que se complace en vernos florecer en la vida.

NUESTRA AURA
Todas nuestras emociones, nuestros pensamientos, incluso los más secretos, forman alrededor nuestros arabescos luminosos, un verdadero alfabeto que los Ángeles están en condición de descifrar.

Serán ciertamente estos símbolos coloreados los que atraigan hacia nosotros a estos Seres de Luz, que se encuentran sobre nuestra misma longitud de onda. Esto ocurre a cada instante de nuestra vida diaria, también durante el sueño. Además, nuestros sueños son bien visibles en el aura que nos rodea.

Pero atención, pues nuestro posicionamiento mental y emotivo puede atraer también a los seres oscuros.

Por medio de esta ley inmutable, un ánimo gozoso atraerá Seres gozosos, un ánimo hastiado atraerá sobre sí vibraciones de hastío, un deprimido se rodeará de depresiones, etc.

Sobre todos los planos, desde los más sutiles a los de la vida cotidiana, nosotros, y solamente nosotros, somos los constructores de nuestra vida.

La serena confianza en los Ángeles, la apertura mental y espiritual frente a ellos, “señala” de un modo particularismo nuestra aura. Es como si nos estampasen un sello luminoso que los Devas de todas las especies perciben.

Este “sello Celeste” es la contraseña a través de la cual se reconocen a ciertas personas, localizadas y utilizadas como canales para hacer descender sobre los planos de la Tierra energías, intuiciones, consejos, posibilidades.

Este espléndido sello es, sin embargo, muy frágil. Una vibración de orgullo, de vanidad, interés personal, egoísmo, lo rompería en pedazos.

Este es uno de los motivos por los cuales los humanos no han sido casi nunca conscientes de ser los ayudantes visibles de los hermanos celestes, para protegerlos de los inevitables arrebatos de orgullo, puesto que el ánimo humano es inestable ye imprevisible, sujeto a todas las pasiones.

Queda todavía un punto bastante importante por examinar. No todas las jerarquías de án-geles perciben la presencia humana, sino sólo aquellas que están más cercanas a la superficie de la Tierra.

Los Grandes Arcángeles con deberes extraplanetarios no tienen ningún tipo de contacto con la especie humana. De esa se ocupan, cuando es necesario, sus “subalternos”

El Arcángel responsable del planeta Tierra puede todavía percibir la presencia de fuertes individuales humanas; se trata de de individuos muy evolucionados, particularmente seguidos desde lo alto.

Más allá del Arcángel Planetario, el hombre no tiene ya ningún ascendiente. Esto no significa que el hombre esté abandonado a sí mismo, ¡todo lo contrario! Millares de seres se ocupan de él, llevan sus plegarias e invocaciones hasta la Divinidad, interviniendo donde sea necesario, pero cada uno tiene su menester y no interfiere en la misión de los otros.

Los ojos de los Ángeles, que ven perfectamente nuestras auras, nos perciben como criaturas a veces espantosas, rodeadas por formas, colores y sonidos estridentes y desagradables, que les hieren. Los sonidos de nuestra civilización son lacerantes: silbidos, golpes, chirridos de metal, sirenas, bocinas, gritos…

Podemos añadir a todo esto la vibración todavía peor que acompaña a los frenazos, insultos, explosiones, y entenderemos qué gran sacrificio deben soportar los Ángeles al acercarse a nosotros. Precisamente Ellos, que provienen de mundos de belleza, música, colores y armonía, tienen como misión la custodia de esta humanidad ruidosa e insensata…

Cuando además se entromete la música de varios rockeros, de los heavy, se superan verdaderamente los límites soportables, no sólo los humanamente soportables, lo que es limitado de por sí, sino que nos hacemos repelentes para los mismos Ángeles, ¡que precisamente nos muestran tanta paciencia! Oigámosles:

“Si solamente emulaseis a los Devas del aire en su paso silencioso, que viven su vida no con ausencia de sonido, sino en medio de los cantos…. Todos sus movimientos son armonía, cada pensamiento traza un esplendoroso cuadro sobre la tela del cielo…. Sus verdaderas pulsaciones son un murmullo de alegría.

“Cuando enseñéis a los hombre que nosotros acudimos a ellos, pedidles este favor en nuestro nombre: que cultiven la paz.

“La vida debe ser en verdad movimiento y sonido en movimiento; pero haced que todos los sonidos de la vida humana tengan armonía y enseñadles a hacer su camino dulce y melodioso.

“Enseñadles a escuchar la música de los árboles, mostradles el modo de vivir de los abetos, de los pinos y de las hayas, que continuamente oscilan y cantan. Han oscilado y cantado desde que el tiempo existe, ahora son incapaces en cualquier circunstancia de sonidos estridentes y discordantes en su canto.

“Muchas veces nos acercamos tanto a vosotros, que esperamos que oigáis el batir de nuestras alas, más por desgracia no nos oís. Muy a menudo debemos retirarnos, alejarnos casi con horror, rechazados por los sonidos y por las formas emanadas de vuestro modo de vivir.
“Rogad por la abolición de todo sonido que pueda ofender los oídos de un niño. En la ciudad, en las carreteras, en los senderos del campo, en la fábrica, en las granjas, buscad la armonía de cada cosa.

“Mientras no eliminéis gradualmente esta insalvable barrera de ruido que habéis levantado, separará vuestro mundo del vuestro.

“Enseñad a vuestra gente a cultivar las horas de tranquilidad, a aprender la alegría de la paz, el estado de ánimo de la felicidad silenciosa…. Comenzad una gran campaña, decid a todos que quieren ayudaros, que esta gran oleada de brutalidad y de violencia debe pasar, pues este hecho constituye un preliminar esencial para la realización de nuestros recíprocos ideales.”

Estas palabras, escritas hace sesenta años, cuando aún había un gran silencio comparado a hoy día, nos hace entrever algo que en aquellos tiempos era casi desconocido para la masa: la meditación.

El Ángel habla del silencio interior, de escuchar e imitar el susurro de los árboles, de crear el silencio en el alma, y de intentar transportar este silencio al mundo exterior.

Por lo que respeta al ruido físico, todavía hay mucho que trabajar; pues, al contrario, parece que cuanto más pasa el tiempo, más ruido hacemos.

Para el silencio interior, por el contrario, algo se está empezando a hacer. Con mucha lentitud, pero gradual e imparablemente, en el mundo occidental se va difundiendo la meditación.

Este es un sendero privilegiado, por medio del cual llegaremos al contacto con los Ángeles.

EL ÁNGEL DE LA PACIENCIA
En los antiguos templos de enseñanza, se consideraba que la “paciencia” es mucho más que la mera tolerancia y que el simple hecho de aguantar o soportar una determinada situación. Se pensaba en ella como el Poder de la Persistencia, la perseverancia, la determinación y la resolu-ción. Poder que podía ser utilizado más eficazmente una vez que el iniciado había desarrollado el sentido de proporción entre el pensamiento y la acción y había logrado el equilibrio entre el mundo interior y el mundo exterior.

Cuando invoques al Ángel de la Paciencia, iniciarás una amistad con la Reina de los cielos. Ella te hará elevarte hacia el camino del puro pensamiento, y te enseñará lo que realmente signifi-ca el optimismo y la paciencia.

Tú amarás su manera franca, sincera y directa de expresarse. Ella no te mimará, ni estará de acuerdo con las excusas que le presentes para justificar tus actos irracionales, tus arrebatos emocionales o tu conducta demasiado indulgente con respecto a cualquiera de tus actos.

Ella siempre te dirá la verdad y esa es la razón que hace que pueda ser un aliado tan confiable a lo largo de nuestro viaje espiritual.

La paciencia consiste esencialmente en no quedarnos colgados en el pasado y en no proyectarnos en el futuro, viviendo realmente en el momento presente con todas sus consecuencias.

Pero a menudo el demonio de la impaciencia nos tienta con sus tretas malignas. Por regla general utiliza el miedo y creemos que somos impacientes cuando en realidad estamos siendo te-merosos. ¡Y ni siquiera nos atrevemos a pedir!
Los humanos no tenemos paciencia porque no queremos. La paciencia es algo que podemos pedir a los Ángeles. Estos están encantados dándonosla.

Te propongo que:

Siéntate o estírate en una posición cómoda y relajada y despreocúpate de lo que ocurre en el exterior.

Cierra los ojos y respira profundamente, tranquilamente, sin prisas. Deja que con el aire que espires salgan también todos tus nervios, tus miedos y tu impaciencia.

Sigue respirando a fondo y visualiza a tu silla o el suelo como un colchón de luz. visualiza esta luz y poco a poco déjate caer en ella. Desde esa luz imagina que el tiempo no existe, que vi-ves en un presente eterno.

Pídele al Ángel de la Paciencia que nunca te abandone.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº 28
CÓMO ENFRENTAR EL MIEDO Y LA DEBILIDAD


Ahora veamos qué representa y en qué consiste nuestro lado oscuro o sombrío. Abrimos la mente e invocamos a los Ángeles; será bueno tenerlos cerca cuando observemos las sombras.

Vamos a tomar el diario o lápiz y papel, porque haremos una lista de nuestras características negativas, imperfecciones, debilidades en general y fragilidades humanas.

Sobre una de las caras del papel anotamos una característica que nos genere problemas: por ejemplo, celos, vergüenza, envidia, codicia, crueldad, enfado dirigido erróneamente, juicio de uno mismo y de otros, o cualquier cosas que se presente como un aspecto de lucha en nuestra personalidad.

Ahora, en la otra cara del papel, vamos a escribir algo sobre el origen de esta característica, por qué se presenta como una lucha; luego nos imaginamos de qué nos defiende. En otras palabras, vamos a definir la característica como si fuera un temor que tenemos y vamos a tratar de rastrearla hasta llegar a un ejemplo concreto en nuestra vida.

Yo creo que casi todo lo que escondemos en las sombras es el resultado de un temor generado en la infancia o desarrollado en la vida adulta a través de las distintas relaciones e intercambios concretados en un mundo de miedos.

Después de haber hecho este examen, vamos a fantasear sobre las distintas maneras de eliminar el temor y vamos a anotar cuál es el antídoto positivo para la característica negativa. Tendremos que asegurarnos de pedir que los Ángeles se os usan en esta transformación.

Te doy como ejemplo un escenario relacionado con la característica de los celos. Buscamos el origen de los celos, y luego imaginamos qué es lo que más tenemos en relación con esta emoción. Después de esto, vamos a tomar conciencia de un hecho esencial; tenemos ese temor alojado en la mente justo en este momento y podemos desarrollar formas constructivas de eliminar el problema practicando mucho y reconociendo con sinceridad las ocasiones en que los celos pugnen por aparecer.

Aparte, vamos a hacer una lista de las cualidades positivas y las cualidades de luz que poseemos. Pensemos ahora en una característica perteneciente a la lista del lado luminoso que pueda ayudarnos a superar el temor vinculado con la característica negativa que queremos transformar.

Vamos a pedirles a los Ángeles que nos insuflen inspiración cada vez que surja una característica negativa, de modo que tengamos la posibilidad de rastrearla hasta su fuente (el temor) y podamos decidir suprimirla.

El temor destruye la creatividad y la felicidad. Permitir que el temor se apodere de uno sin reconocerlo, conduce a resultados finales negativos tales como sufrir una depresión, una enfermedad grave o sentirse atrapado en relaciones desdichadas.

Estos resultados negativos son señales que nos advierten que ya venció el plazo para que aumentemos la cuota de amor y aceptación de nosotros mismos; son signos que no sindican que tenemos que regresar al camino correcto y desarrollar nuestro verdadero y especial don del amor. Los Ángeles nos acompañan, y para ellos la perfección no es una aspiración ni una forma de recompensa.

Los Ángeles nos recompensan con sinceridad para con nosotros mismos, y lo hacen guiándonos para que nos fortalezcamos interiormente y desarrollemos la tranquilidad y la felicidad sin motivo, y para que de esa manera nosotros irradiemos un brillo deliciosa hacia el mundo que nos rodea.


(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *

ESPACIO PATROCINADORES
Formación Intensiva de Thetahealing en Córdoba (España) - 03 al 09 de Noviembre de 2017

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend