Home » Curso sobre los Ángeles con enfoque Metafísico » Angeles – Clases de 36 a 40

Angeles – Clases de 36 a 40



INDICE – Clases de 36 a 40



36. El correo de los ángeles
Lenguaje de los ángeles
El ángel de la aventura
Prog. Ang. Nro. 29: Guía del ángel interior

37. El ángel de la fuerza espiritual
El ángel de la comprensión espiritual
Compartir
Prog. Ang. Nro 30: Como jugar con las proyecciones

38. La luz angélica
El ángel de la ilusión y de la realidad
El ángel de la purificación
Prog. Ang. Nro. 31: Conexión con la conciencia angelical
y divina

39. El Optimismo
Nuestra propia sombra
El ángel de la sabiduría creativa
El ángel de la honestidad
Prog. Ang. Nro. 32: Cuerpo Mental

40. El ángel del discernimiento
Ángeles de la música
Las Musas
Prog. Ang. Nro. 33: Curar nuestros espejismos



(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *






CLASE 36 – EL CORREO DE LOS ÁNGELES


Los Ángeles son los agentes idóneos a quienes recurrir para formular peticiones especiales. El trabajo de estos agentes abarca una amplia gama de temas, desde tareas instantáneas – como buscar unas llaves perdidas – hasta cometidos de más larga duración como llevar a cabo un objetivo en la vida.

Cuando involucramos a los Ángeles en nuestras peticiones personales, estamos evocando los deseos de nuestro Ser Superior. Una buena idea sería solicitar ayuda a los Ángeles cuando queramos llevar a término nuestras aspiraciones. Probablemente pensarás que los Ángeles ya debería saber cuál es tu deseo, y que por lo tanto no es necesario preguntar; pero preguntar es el primer paso que pone en marcha el proceso. No hay nada malo en pedir algo a los Ángeles, porque ellos sólo obran para el bien supremo de todos.

Catherine Ponder dice: “Vuestros barcos vuelven únicamente cuando los has mandado partir”. Hacer peticiones especiales a los Ángeles es como enviar tus barcos y pedirle a Dios que los bendiga. Los Ángeles te protegen de la avaricia, porque ellos saben lo que es el exceso, y además sintonizan con tu consciencia superior.

Gracias a este correo puedes escribir tu petición particular en un papel y enviarla a los Ángeles. La palabra escrita tiene un poder propio especial. Formular tus deseos en un papel y enviar la carta a los Ángeles es una forma muy positiva de clarificar tus objetivos y tus deseos verdaderos

Si quieres hacer una petición especial, hazte simplemente con un pedazo de papel y dirígelo a tu propio Ángel, y a los Ángeles superiores de las demás personas involucradas en tu demanda. Sé clara y concisa en tu petición y define con la mayor claridad posible qué es lo que quieres. Añade siempre a tu nota la frase: “Para el bien supremo de toda la humanidad”. Después expresa tu gratitud por adelantado. Asimismo da gracias a Dios y a cualquier persona implicada en tu petición.

Una historia sobre un Papa católico explica cómo rogaba éste cada día a su ángel de la guarda que le guiara. Si el Papa tenía que enfrentarse con una persona o situación conflictiva, pedía a su Ángel de la Guarda que contactara con el Ángel de la persona en cuestión. Los dos Án-geles de la Guarda solucionaban el asunto y el encuentro tenía lugar sin discusiones innecesarias.

Aplica este método al correo de los Ángeles. Si existe alguna persona en tu vida como, por ejemplo, tu jefe, tu cónyuge, tu hijo, tu colaborador o tu amigo, con el que tengas problemas de comunicación y no llegues a un acuerdo sobre el problema en sí, intenta ponerte en contacto con el Ángel de la Guarda de este persona y pídele que solucione esta situación de la mejor forma posible. Después presta atención a lo que ocurra cuando te encuentres con la otra persona. Observa si se produce el mínimo cambio en ella a la hora de abordar el tema.

Puedes utilizar esta técnica siempre que encuentres resistencia en las personas. Escribe a sus Ángeles y aclara qué es lo que quieres de ellos, qué es lo que deseas que ellos comprendan, cómo quieres que ellos reacciones y qué es lo que te gustaría que hicieran. Si envías cartas a los Ángeles de la Guarda de otras personas, puedes superar cualquier bloqueo emocional que quizás te afecte a ti y a la persona implicada.

Utiliza esta técnica para ayudar a tus seres queridos a que actúen con optimismo. Si tienes conocidos que requieran curación, alivio, amor o comprensión, escribe a sus Ángeles superiores y pídeles que les otorguen lo que ellos más necesiten. Este sistema es efectivo en particular para las personas que hayan llegado a una situación en la que no pueden enfrentarse y en la que no existe diálogo posible. Quizás el conflicto tiene una clara solución desde tu perspectiva, pero la persona involucrada no es capaz de reconocerlo y niega la evidencia.

Cuando escribas a los Ángeles refiriéndote a otras personas, recuerda que éstas disponen de libre albedrío. Sentimos dolor cuando alguien nos decepciona con acciones desagradable. Si esperas mucho de las personas, cuenta con sufrir desengaños, alguna que otra vez. Por el contra-rio, si no esperas nada de ellas y te entregas sin pedir nada a cambio, y ofreces amor absoluto, las malas acciones o decepciones no te afectarán.

Si intentas cortejar a alguien escribiéndole a su Ángel, lo mejor que puede hacer es entregar todo tu amor a Él o a ella. Si estás destinada a compartir tu vida con esta persona, ella vendrá a ti sin condición alguna. Los Ángeles desean ante todo tu felicidad, pero también saben que no existe otra persona que te la pueda dar. En consecuencia, lo primero que debes hacer es exigir la tuya propia.

Eres libre de hacer peticiones especiales a cualquiera de los Ángeles. Está claro que aparte de cursar tus peticiones por escrito, también puedes hacerlas oralmente, por medio de rezos o pensamientos.

Cuando ya estés lista para enviar tu petición por escrito, lo primero a hacer es doblar la carta, ponerle un sello y buscar el lugar donde colocarla. Algunas personas la introducen en libros como por ejemplo la Biblia; otras lo hacen en joyeros, monederos, periódicos o en cualquier otro lugar que consideres adecuado. Una vez en enviada la carta, prepárate para actuar. Has pedido algo a los Ángeles, por lo tanto, escucha con suma atención los mensajes que puedan transmitirte referentes a tu petición. También puedes, una vez que la has mandado, olvidarte del asunto hasta que éste invada de nuevo tus pensamientos.

LENGUAJE DE LOS ÁNGELES
Ahora te enseñaré algo muy valioso, tener esta clave es como haber recibido un gran tesoro.

Esta es la escritura de los Ángeles. Tienen un inmenso poder de armonización.

NO ME HA SIDO POSIBLE SUBIR LAS FIGURAS, EL QUE LAS QUIERA ME LAS PIDE.

El conocimiento de este lenguaje es prerrogativa de una alta iniciación. Lo menciona el Corán. “Y Salomón fue el heredero de David y dijo: “Oh hombres! Hemos sido instruidos en el lenguaje de los pájaros y colmados de todo bien”.
El círculo de las bendiciones tiene un mantram que está incorporado a la oración y es dicho en ese lenguaje.

Es el Santo, Santo, Santo para la tradición cristiana.

La repetición de estas palabras produce una protección poderosísima. Purifica a quien las pronuncia de forma inmediata. El lenguaje de los pájaros es también llamado lengua angélica y en la versión de las tradiciones alquímicas se lo llama lenguaje rítmico. Las palabras de los Ángeles, tienen una inmensa fuerza repetidas en forma de mantram y más aún, si son salmodiadas o sea cantadas rítmicamente; tienen efectos poderosísimos. Es que Ángeles y pájaros son ambos consi-derados mensajeros entre la tierra y el cielo. ¡Ah! Estos signos abren con sólo mirarlos las puertas del reino angélico.

La A… es Aleph en hebreo, que también tiene un alfabeto sagrado y es…

De puño y letra de los Ángeles.

La B… es Beth.. o sea

Los Ángeles son grandes lingüistas, siempre hablan en el idioma de los humanos a quienes se dirigen.

Sin embargo, los alquimistas, dada la estrecha colaboración que existe entre ellos, hace ya muchos, muchos años, aprendieron en forma completa el lenguaje angélico.

De esta manera los invocan inmediatamente, sin complicados rituales. Tienen una clave directa para llegar a ellos a través de los símbolos. Signos, claves, esto es lo que son todos los alfabetos.

Los Ángeles nos dejan mensajes escritos a cada paso; son tan inocentes, piensan que los humanos recordamos como ellos, algo que nos fue enseñado hace miles de año… los signos angélicos.

Los conocimientos están al alcance de la mano si sabes buscarlos. Existe un libro, el del Ángel Raziel, donde éste ser celestial escribe el código angélico y revela otros valiosos conocimien-tos de la tierra y del cielo.

Dicen antiguas historias cuyo origen es difícil detectar porque se pierden en la noche de los tiempos, que Raziel obsequió este libro a Adán. Parece ser que de alguna manera llegó luego a las manos de Enoc, quien incorporó esos textos a su famoso libro. Sabemos con certeza que Noé lo tuvo en sus manos, ya que contenía gran parte de la información para construir el arca. Aparece un rastro de este libro, relacionado con el Rey Salomón, luego ya fue totalmente resguardado y custodiado por los alquimistas. Existe una tradición oral que es bien conocida ente los adeptos ca-balistas. Los maestros hebreos leen a sus discípulos de memoria, el libro del Ángel Raziel comple-to; de punta a punta.

A continuación está la clave de la comunicación directa con los Ángeles. El alfabeto latino, el hebreo y el angélico con sus correspondencias.

ALEPH A
BETH B
GIMEL G
DALETH D
HE E, H
VAV U, V, W
ZAIN Z
JET J
TET T
YOD Y, I
KAF K, C
LAMED L
MEM M
NUN N, Ñ
SAMEJ S
AIN O
PEI P, F
TZADEK Tz
QUF Q
RESH R
SHIN S, X
TAV T

Te enseñaré ahora tres palabras maravillosas del lenguaje de los pájaros. Son palabras de poder en las tres tradiciones. El pronunciarlas purifica, ilumina el alma, exorciza y te pone en esta-do de gracia. Esta es la manera en que los Ángeles llaman a Dios.

Santo, Santo, Santo… en la tradición cristiana
Kadosh, Kadosh, Kadosh,…. en la hebrea
Dhikr, Dhikr, Dhikr, … en la Musulmana

EL ÁNGEL DE LA AVENTURA
Muchas veces soñamos con maravillosas aventuras que no son sino una huida de una realidad presente, que no nos satisface.

Pero la verdadera aventura consiste en vivir el aquí y ahora, el instante presente que es como una muestra de la eternidad.

En el instante presente se halla no sólo la sanación de nuestro futuro sino también la de nuestro pasado. El instante presente es nuestro punto de Poder.

Cuando vivimos en el presente, vivimos. Cuando creemos vivir en el pasado, a lo sumo estamos recordando.

Cuando nos imaginamos viviendo en el futuro, no estamos sino proyectando nuestro pasado, y nuestras frustraciones.

La verdadera aventura, la del espíritu, está en el aquí y ahora.

Te propongo que:
La gran aventura que nos es propuesta no consiste en trasladarse a países lejanos o realizar hazañas peligrosísimas, sino trascender el pasado, el futuro, y las apariencias para ir directamente a la esencia de las cosas.

Siéntate y estírate en un lugar en el que te encuentres a gusto y relajada.
Dirige tu atención hacia tu interior, olvidándote del exterior.

Deja que los pensamientos y sensaciones que aparezcan se vayan y déjate caer hacia de-ntro, sin miedo, con confianza.
Piensa en el Ángel de la Aventura, llámale e invítale a que aparezcan.

Cuando lo veas o lo sientas, déjate envolver por su luz y dale gracias por ayudarte a vivir tu vida como una gran Aventura.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº 29
GUÍA DEL ÁNGEL INTERIOR


Si realmente creemos que estamos creando una nueva conciencia, entonces tendremos que liberarnos de una forma de ser antigua y brusca. Aprender a adaptarse y a apreciar el cambio es una práctica importante.

La práctica de escuchar a la intuición nos permite directamente fluir con el cambio. Intuición es sabiduría. Sabiduría es equilibrio y criterio firme. No hablo del criterio de distinción entre lo correcto y lo equivocado, o entre lo bueno y lo malo, sino del criterio referido a lo que es apropiado, a lo que nos lleva a tomar una decisión tranquila. Tales criterios son personales y suponen un conocimiento profundo de uno mismo. Podemos aprender muchos sobre nosotros a través de la intuición.

Los Ángeles pueden ayudarnos a comprender de manera persona qué significa la intuición. En realidad, los Ángeles son los encargados de una gran parte del yo intuitivo. Si observamos la intuición desde la perspectiva de la conciencia angélica, podemos decir que la intuición es la forma en que aprovechamos un poder superior en busca de guía y esclarecimiento.

Quizás hayas escuchado decir que “Dios trabaja en formas misteriosas”. Decimos esto porque muchas veces la mente racional no puede encontrarle sentido al lado intuitivo de la vida. Quizás estemos más familiarizados con la mente racional que con la mente intuitiva. La mente racional precisa explicaciones lógicas, análisis, definiciones, razones y precauciones. La naturaleza intuitiva es espontánea y difícil de definir; por lo tanto, ¡es mejor no definirla! Hace falta práctica para aprender a escuchar la intuición. El hecho de establecer la costumbre de escuchar a nuestra sabiduría interior nos acerca más al yo completo.

Primero, permíteme aclarar cuál es mi pensamiento acerca del Yo Superior. No utilizo la pa-labra “Superior” como un juicio de valor, como si el Ser Superior fuera bueno, el ser medio más o menos y el ser inferior malo. La cuestión no pasa por el hecho de que estos “Yo” sean buenos o malos, porque ello no capta su verdadera esencia.

Cuando nos sentimos completos, todos nuestros “YO” se integran y actúan en la misma dirección. El Yo Superior representa la sabiduría, la conexión con el reino de lo angélico, y la co-nexión con el poder superior de la vida. El Yo Superior también es nuestra naturaleza intuitiva, la fuente de la forma especial y creativa en que damos amor al mundo.
El yo medio es por lo general la parte de nosotros mismos que mejor conocemos, y que utilizamos para relacionarnos con los aspectos inciertos de la vida con comodidad. El yo medio reacciona frente a los aspectos cotidianos de la vida de un amanera que no es demasiado fuerte ni de-masiado leve.

El yo inferior podría imaginarse como una amalgama de las partes de nosotros mismos que no conocemos demasiado. La palabra inferior en este caso representa el acto de la represión, de empujar esas cualidades hacia abajo, de enterrarlas para no tener que vernos frente a ellos todo el tiempo. Si tuviéramos que tenerlas presente de manera constante llegarían a ser demasiado inten-sas y pesadas, por lo que es grandioso tener un espacio donde almacenar estos aspectos hasta que el Yo Superior los arranque de allí y los maneje desde la perspectiva de la sabiduría y la luz.

El estado ideal es cuando llegamos a ser seres integrados completos. Para llegar hasta allí, es preciso que realicemos mucho trabajo / juego, pero un buen lugar para comenzar es escuchar a la intuición como forma de conocer el camino personal y las cualidades que hemos traído a esta vida.

Escuchar a la intuición es lo mismo que escuchar a los Ángeles. Los mensajes pueden llegarnos de maneras que no estamos acostumbrados a recibirlo, tales como notar pensamientos extraños e interesantes o frases sacadas de contexto, o recibir llamados telefónicos peculiares o encuentros inesperados; no quiero limita las ideas respecto de esto, porque la intuición es personal de cada uno, lo mismo que la experiencia angélica.

EJERCICIO: Para esta práctica vamos a entrar en un estado de relajación mediante la respiración y comenzamos a imaginar el Ángel sabio interior. Podemos pensar que este ángel guía es un ser separado del Yo Superior, o el mismo Ser Superior, o que simplemente forma parte de nuestra naturaleza interior. Elijamos lo que mejor nos haga sentir; tratemos de superar la nece-sidad de definirlo.

A medida que profundizamos en la relajación comenzamos a sentirnos uno con la luz, una unidad con toda la creación en este espacio sin tiempo, donde estamos libres de la pesadez de la tierra y el cuerpo. Imaginemos un encuentro con el Ángel Sabio Guía. ¿Está el Ángel sentado en un cómodo sillón, o recostado sobre una cama de nubes coloridas? ¿Qué aspecto tiene? Dejemos volar la imaginación.

Vamos a pedirla al Ángel Guía que nos de un ejemplo claro de nuestra propia intuición. Quizás nos parezca que una vocecita clara nos habla. (Una vez más, recordemos que el hecho de escuchar a la sabiduría angélica nunca nos provocará temor; nos detenemos si comenzamos a tener imágenes o sentimientos negativos). La intuición puede tomar la forma de una imagen o un sentimiento visceral.

Simplemente vamos a relajarnos; si parece que nada sucede, también es importante notarlo. Estamos tan acostumbrados a que sucedan cosas que cuando nada sucede pensamos que algo anda mal, pero no es así. Vamos a divertirnos con el Ángel sabio exterior; este espacio donde es-tamos es la fuente del humor y éxtasis divino. Es también un lugar donde reunirnos con el niño interior, de modo que podemos desarrollar un sentido de la maravilla y la travesura cuando esta-mos con el Ángel Guía.

Si hemos realizado una conexión equivocada, utilicemos este momento para pedir esclarecimiento sobre el estado actual de la situación. Si hubiera un programa cerebral que queramos compilar, vamos a hacerlo ahora. Nos divertimos por un momento y utilizamos este tiempo “sabiamente”. Cuando salimos del estado de meditación, vamos a agradecer a los Ángeles para acercarnos más a un estado de ser completo, total, y les pedimos que no pongan fin a ese impulso.



(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *




CLASE 37 – EL ÁNGEL DE LA FUERZA ESPIRITUAL


¿Qué sucede cuando una fuerza irresistible choca contra un objeto inconmovible? Nada, si tu a la vez eres la fuerza y el objeto, cosa que ya es en el lado superior de tu vida. Supone que alguien te ataca con sus críticas. ¿Debes responderle de la misma forma? No, y ni siquiera debes preocuparte por los ataques verbales. Tú estás en la luz de tu Yo Superior y sabes que el “súper poder” que hay en tu interior es a la vez tu Fuerza y tu Escudo.

Por encima de las “noticias” que puedan darnos uno de estos días – el fin de un trabajo, el anuncio del final de una relación, la pérdida de una fortuna personal, etc.-, debemos aprender a manejar esa clase de revelaciones con la actitud de que “ninguna de estas cosas puede conmover-me. En primer lugar, debemos convertirnos en ese objeto inconmovible y, luego, comenzar a irra-diar la Fuerza Irresistible para transmutar la intimidación, las amenazas, las opiniones.

Shakespeare escribió que “Antes de morir, los cobardes mueren muchas veces; el valiente sólo prueba una vez el gusto de la muerte”. ¿Cuántas veces hemos “muerto” en nuestra vida? Una pérdida de poder y la consiguiente disminución de energía ocurren porque no hemos sido “valien-tes” – no hemos tenido valor, intrepidez, audacia, atrevimiento ni bravura, es decir, los atributos que liberan el fuego frío y claro de la Energía de la Transmutación en el mundo fenoménico -. Esta es la energía que remodela y refunda cada una de las situaciones y condiciones, transformándolas en una escena divina en la que aparecen las soluciones de todos los problemas que nos preocupan.

¿Dónde hemos de encontrar este Poder y cómo podemos llegar a ser uno con la fuerza irre-sistible y con el objeto inconmovible? Levantando el bloqueo que hemos impuesto sobre el Ángel de la Fuerza Espiritual. No quiero decir que tengamos que ser lo suficientemente fuertes como para “arreglárnoslas” con una determinada situación o a que debamos poseer una voluntad programada que diga “lo haré de cualquier manera”, sino que me estoy refiriendo a un Poder Causal tan poten-te y poderoso que pueda, literalmente desmaterializar las llamadas situaciones amenazadoras y que nos revele la realidad del patrón divino que permanece firme más allá de todas las sombras.

A través de la sensación de las propias fuerzas (firmeza, fortaleza, carácter) llega el conocimiento de la voluntad (propósito, determinación, resolución) – y esta fusión del corazón y la men-te es la acción de una asombrosa energía que fluye desde la supermente que llevamos en nuestro interior a través del vórtice de la fuerza divina, controlado por un arquetipo de la ley cósmica. Este arquetipo no es otro que el Ángel de la Fuerza Espiritual.

Invocando al Ángel de la Fuerza Espiritual y pidiéndole que nos guíe, somos cariñosamente poderosos y sabios y servimos al verdadero Poder que es Dios en nosotros y fuera nuestro.

La verdadera fuerza es ese poder que nos permite enviar nuestro amor y nuestra sabiduría a distancias cada vez mayores y que hace que compartamos con los demás nuestra más íntima Esencia.

Te propongo que:
Siéntate y estírate en un lugar en el que te puedas relajar fácilmente.

Desconecta el teléfono y ponte cómoda. Respira con amplitud y profundidad, pero suavemente.

En cada inspiración visualiza el aire como Fuerza e invita al Ángel de la Fuerza Espiritual a entrar en ti. Cada vez que espires, visualiza el aire que sale como debilidad.

Hazlo diariamente y en unos pocos días verás cómo tu vida cambia y te sientes más fuerte y segura de ti misma.
FINALIDAD. Nos ayuda a adquirir voluntad mental, determinación emocional y fortaleza física para seguir el camino espiritual independientemente de las tentaciones del mundo.

Rasgos negativos que pueden presentarse a partir de las proyecciones del ego: una personalidad desafiante e irrespetuosa; un estado mental que parece estar eternamente atrapado en las luchas y conflictos de la vida.

Su energía resulta bloqueada debido a: la falta de compromiso con un modo de vida espiritual; la creencia de que el mundo de las formas ofrece mayor placer que el mundo interior del Espíritu, lo que debilita la resolución de mantenerse firmemente en el camino.

EL ÁNGEL DE LA COMPRENSIÓN ESPIRITUAL

El Ángel de la Comprensión Espiritual está para ayudarnos a asir, comprender, absorber, interpretar, conocer y apreciar el significado de todas las cosas, incluyéndonos a nosotros mismos. Y uno de los mayores servicios que esta energía puede suministrar a las personas es dotarlas de una mente abierta, un atributo que la mayoría de nosotros debería utilizar a manos llenas.

Comprender es lo contrario de rechazar. Comprender es abrirse y abarcar. muchas cosas que creemos no comprender, en realidad las estamos rechazando inconscientemente por temor, por falta de amor.

Si fuéramos capaces de mirarlo todo con ojos inocentes, si viéramos las cosas tal cual son sin proyectar en ellas nuestras miserias, nuestros deseos o nuestros miedos, comprenderíamos. La verdadera comprensión se realiza con el corazón.
La luz de la mente es puntual como la de una linterna, y nos ayuda a iluminar aspectos de la realidad delimitándolos, pero la luz del corazón es como la del sol; nos permite ver todo, con calor con verdadero amor.

Por consiguiente, el lugar donde nace la verdadera comprensión es exactamente en nuestra conciencia. Cuando esta energía dinámica comienza a trabajar en nuestras mentes, desarrollamos, en primer lugar una comprensión intelectual de nuestra constitución divina y, cuando esa comprensión impregna nuestra naturaleza emocional, comenzamos a registrar subjetivamente una sensación de conocimiento.

Estamos empezando a comprender la Verdad de nuestra naturaleza, pero esa comprensión tiene lugar por grados, y hasta que no logremos elevar nuestra comprensión hasta su más alto nivel espiritual no podremos ingresar en el Conocimiento – donde sabemos y sabemos que sabemos.

Debemos ser conscientes del principio espiritual de la personalidad, o sea de la Verdad de que el Espíritu de Dios se está expresando por medio de su individualidad, de su Divino Yo, el cual a su vez, se manifiesta en el plano inferior a través de su personalidad. Su divina consciencia, su Yo, es el centro de expresión de Dios, y su personalidad es su canal, por el que se irradia la plenitud del Reino.

Veámoslo de otro modo: tu tienes un cuerpo físico, un Cuerpo Emocional y un Cuerpo Men-tal, pero eres un ser espiritual, un cuerpo de Luz, un individuo divino. Esta Verdad acerca de sí mismo se conoce como el Yo Superior, el alma, el Yo de Cristo, la superconciencia, el Ángel de la Presencia, el Hijo de Dios y el sagrado YO SOY. Cualquiera sea el nombre que elijamos darle, es la presencia de tu YO encarnando la plenitud de la Divinidad. ¡Tú eres Dios que está viviendo en Ti! La conciencia de esta Verdad es la piedra basal de la comprensión espiritual

Este centro de poder, situado en el campo de fuerza de cada individuo, está permanentemente irradiando su energía para crear y mantener las experiencias de nuestro mundo fenoménico que se relacionan específicamente con la comprensión. Si se encuentra liberado de las proyeccio-nes del ego, esta divina forma de pensamiento abrirá nuestra mente para que pueda recibir las profundas Verdades espirituales que provienen de nuestra fuente. Sin embargo, si se encuentra reprimido por el ego, nos volveremos testarudos, tercos, obstinados, y adquiriremos una actitud de “yo-lo-sé-todo” y una personalidad inflexible.

El mundo en el que vive la mayoría de las personas no es precisamente el cielo en la tierra. Es un producto de la conciencia colectiva, la cual, constantemente, está reflejando una dualidad. Se trata de un mundo falso, producido por la mente y esa es la razón por la cual se lo llama iluso-rio.

Cuando contemplas el Dios-Yo que YO SOY con una infinita fuente de suministros, de totalidad, de perfección, de éxitos creativos, de paz y como la esencia de todas las relaciones, estás profundizando tu conciencia de la verdad de tu Realidad. Y esa vibración ardiente, amorosa y vibrante que experimentas en el centro de tu corazón es la energía de la Verdad que asciende a la superficie para hacerte libre.

¿Cuán libre eres? La Luz de la Verdad que se irradia desde tu propio centro te revela la ausencia de enfermedades, discordias, carencias y de limitaciones, y lo hace disolviendo todas las ilusorias formas de pensamiento que han sido proyectadas por tu mente.

Cuando, súbitamente “te sientes bien” o sientes que dispones de abundancia de suministros como para satisfacer todos tus necesidades, esas sensaciones no se deben a que Dios haya curado tu cuerpo o haya hecho que tus asuntos prosperaran, sino que tienen su origen en el hecho de que la Luz de la Verdad te ha revelado que no existe una Realidad de Enfermedad o escasez. Todas estas experiencias que aparecen como “milagrosas” son, simplemente, la evidencia de que Dios satisface la Ley de la Armonía a través de tu comprensión de la Verdad.

Te propongo que:
Cierres los ojos y ponte en contacto con tu corazón. No te preocupes por lo que piensas, no importa, concéntrate más bien en lo que sientes. Pregúntale a tu Ángel de la Comprensión si tiene algo que ofrecerte. Visualízalo. Ábrete a Él. Acepta lo que te transmita. Pueden ser unas palabras, una imagen, una sensación. Es igual.

No lo juzgues, no lo intentes comprender con tu cabeza. Deposítalo en tu corazón, pues la comprensión ya llegará cuando sea el momento. Dale las gracias y despídete de Él.

FINALIDAD: Elevar las vibraciones de la conciencia al nivel de la percepción espiritual. Es la energía que abre las mentes y capacita al aspirante para aprender las verdades esotéricas profundas y para convertirse en un maestro de conocimientos.

Rasgos negativos que pueden presentarse a partir de las proyecciones del ego: testarudez, obstinación, terquedad y personalidad inflexible.

Su energía resulta bloqueada debido a: una actitud de “sabelotodo”, y a la inflexibilidad con respecto a las nuevas ideas y enseñanzas.

COMPARTIR
Una manera de aumentar y expandir tu disfrute de los encuentros angélicos es compartir el proceso con otra persona. Trabajar con otro para abrirte a los Ángeles brinda una energía adicional y torna aún más fácil oír la voz de tu guardián. La presencia de otros aumenta las vibraciones per-sonales… ¡y atrae más Ángeles por cierto!.

Puedes compartir el Proceso de Gracia con un amigo, con tu pareja, un pariente o un colega que también desee hacer la vinculación angélica. Las mismas técnicas se adaptar para ser utili-zadas con otra persona. Los ejercicios de Liberación pueden utilizarse tal como están.

Para la cimentación con otras personas establece la misma atmósfera serena que recomendé antes, eliminando cualquier distracción. Necesitarás los ejercicios de Introducción a la Cimentación y Cimentación Básica que recibiste. Ocupad dos sillas puestas frente a frente, con las rodillas separadas por una distancia entre quince y veinticinco centímetros.

1) Dedicad unos minutos a estar juntos, simplemente, con los ojos abiertos. Concedeos tiempo suficiente para superar cualquier timidez o censura que pueda surgir en un principio.
2) Cuando estéis listos, haced el ejercicio de la Introducción a la Cimentación.
3) A continuación haced la Meditación Básica de Cimentación.
4) Cuando hayáis terminado, decíos qué tipo de roca, planta y animal fuisteis y qué experimentasteis en los otros chakras.

Compartir vuestras impresiones y lo que recibisteis aumenta el gozo. De ese modo, lo que sucede parece más real, más vivo. A veces descubrirás que ambos recibisteis imágenes cuales o relacionadas entre sí. Es otra demostración de que todos estamos vinculados, pues somos parte de Todo Lo Que Es.

Una vez que tú y tu socio habéis cimentado y compartido, haced las Listas de Limpieza Espiritual y el Ejercicio de Liberación Básica. Aunque tú puedes tener que liberar cosas diferentes de las de tu compañero, este ejercicio es más efectivo si ambos liberáis todos los problemas juntos, en voz alta, utilizando el aliento con toda la fuerza posible. Seguramente no hallarás problema con el que no te sientas relacionada.

Después de la Liberación, os conviene hacer una pequeña pausa. Levantaos y caminad, ro-tad los hombros, sacudid brazos y piernas, aflojad el cuerpo. Abrid una ventana para respirar aire fresco. Hasta podéis poner un poco de música y bailar un rato.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA NRO. 30
CÓMO JUGAR CON LAS PROYECCIONES


Seguramente, a todos nos ha sucedido alguna vez que alguien se enojó con nosotros y comenzó a decirnos cosas tan fuera de lugar sobre nuestra propia persona que nos preguntamos de dónde había salido eso, y si no nos estarían confundiendo con otro.

Si tal fue el caso, hemos sido objeto de proyecciones infundadas. La proyección es un mecanismo de defensa que utilizamos para culpar a otros por nuestras propias faltas, o para suponer que alguien siente la emoción que nos embarga a nosotros pero que no queremos enfrentar. En otras palabras, cuando no examinamos nuestro lado sombrío podemos terminar proyectándolo en otros.

Si tomamos conciencia de las tácticas de proyección para con nosotros mismos y otros, tendremos la oportunidad de descubrir nuestro lado sombrío y el de los demás. Si podemos sepa-rar el dolor de un ataque y observar qué proyectan las personas que nos atacan, podemos apren-der mucho sobre ellas y el lugar de donde proviene. Es preciso que tengamos una muy alta autoes-tima y la integridad suficiente para ver que sus proyecciones no se refieren a nosotros de manera personal. Además, al escucharnos cuando estamos enojados con otros, podemos aprender mucho sobre nosotros mismos, si es que tenemos el valor suficiente para mirarnos con honestidad.

Es prácticamente imposible no proyectar. Vemos partes de nosotros mismos en otros y los aspectos que más notamos en otros, positivos o negativos, son parte de nosotros mismos. Todos sabemos que para vernos el lado de atrás (lo que representa la sombra) necesitamos un espejo. Hay partes de nuestra personalidad que sólo podemos ver cuando se reflejan en la personalidad de otra persona; es decir, cuando se proyectan en otra persona.

Hay personas que toman muy en serio el concepto de la proyección. Por el contrario, yo les aconsejo que disfruten de las proyecciones. Cuando es uno mismo el objeto de una proyección se debe otra que se trata de un don de comprensión y no debe quedarse con lo que se dice sobre uno. Hay que practicar la indiferencia. Cuando el que proyecta es uno, se tiene que aprender a explorar lo que se proyecta y a determinar si es doloroso para uno mismo y para los que lo rodean. La toma de conciencia y la aceptación de la realidad conducen a una progresión natural de nuevas elecciones y formas de ser.

Una manera de explorar y jugar con las proyecciones y con el lado sombrío consiste en dibujar nuestro monstruo. Se utiliza esta técnica con los niños para ayudarlos a expresar el enfado de una forma que resulta segura. En general, los niños no se detienen en pensar lo que se les pide; saben que tienen un pequeño monstruo. Dado que en el interior todos llevamos a un niño que a veces se enfada, los adultos también podemos recibir los beneficios de dibujar nuestros monstruos.

Vamos a tomar una hoja de papel y varios marcadores o lápices de colores (el color es importante en este ejercicio) y vamos a dibujar el monstruo. No nos conviene molestarnos en negar que tenemos un monstruo, ya que este ejercicio no depende de que lo tengamos o no; podemos dibujar nuestro monstruo independientemente de lo que pensemos. Tampoco tenemos que preocuparnos por la habilidad artística; dejémonos ir… podemos dibujar un mamarracho o burbujas de colores.

Una vez terminado el dibujo, le ponemos un título y escribimos algo relacionado con la cau-sa del enfado del monstruo. Vamos a escribirlo como si fuéramos el monstruo que cuenta por qué se enfadó. Al terminar de escribir vamos a estudiar el monstruo y lo que dijo. ¿Cuál es el origen de las cosas que dijo el monstruo? Quizás descubramos que todo se origina en un espacio de temor, o quizás algo diferente.

Vamos a pedirles a los Ángeles que nos brinden percepciones más profundas e ideas nuevas. Pero no nos dejemos llevar demasiado por el autoanálisis; no queremos hacer de esto nada demasiado profundo ya que intenta ser una expresión segura de cierto enfado o temor con el que hemos estado viviendo. muchos llegamos a convencernos de que si tan sólo fuéramos perfectos y no tuviéramos malos pensamientos, nuestros familiares o cónyuges o quienquiera fuera no se comportarían de determinada manera. Así que ocultamos los pensamientos en un armario.

Ya es tiempo de sacar nuestros monstruos del armario y de explorar los malos pensamientos, de tomar conciencia de que no es por ello que los demás cambian su conducta hacia nosotros, a menos que los ataquemos, y ésta es una reacción que podemos controlar.

Es preciso que los niños aprendan a expresar afecto y amabilidad en sus acciones, y formas de manejar sus enfados de manera constructiva mediante el autocontrol. En otras palabras, nadie nació perfecto; tenemos ciertos aspectos que son indicios de una lucha interior a la que podemos sobreponernos mediante una práctica espiritual honesta, que transformará esos aspectos negativos en fortalecimiento.

Con la aplicación del ejercicio o la práctica adecuada, nuestro punto más débil puede convertirse en nuestra mayor fortaleza. No nos sobrepondremos a las debilidades si las escondemos y negamos nuestros sentimientos, sin importar cuáles sean. Cuando comencemos a tener la valentía suficiente para observar nuestro lado oscuro sin juzgarnos negativamente, aprenderemos a ilumi-nar la oscuridad.

Vamos a invocar a los Ángeles para que permanezcan junto a nosotros mientras observamos el lado oscuro; a la luz de los Ángeles los aspectos ocultos de la personalidad no parecen tan graves e insuperables. Cuando estamos frente a la luz y los Ángeles, y andamos el camino junto a ellos, las sombras ya no podrán controlarnos, porque cuando la luz de los Ángeles ilumine las som-bras podremos ver qué es lo que hay allí y sabremos que tenemos la capacidad de transformar la oscuridad.

Aprender a desarrollar el Dios que llevamos dentro en lugar de ir tras el mal en otros, es una buena manera de seleccionar nuestras proyecciones. Ir tras el mal en otros no sirve a nadie como ayuda constructiva. Si hacemos más lugar en la vida para que Dios y los Ángeles trabajen en ella, tendremos la creatividad necesaria para manejar las sombras del yo inferior. Seguiremos de manera natural las sendas hacia el Yo Superior, lo que a su vez transformará los aspectos del yo inferior.

El manejo constructivo del enfado y el odio no es un proceso fácil puesto que implica un esfuerzo consciente y mucha práctica. El hecho de reprimirlo nos perjudica a nosotros mismos y a quienes nos rodean; entonces, abramos la puerta del armario y liberemos nuestro monstruo me-diante una práctica constante de autoaceptación y el desarrollo de la amabilidad y la sabiduría en las búsquedas espirituales.

Hasta el Dalai Lama no duda en admitir que le llevó mucho tiempo de práctica superar su tendencia a enfadarse. Dijo: “Si por lo general permaneces enfadado durante diez minutos, trata de reducirlos a ocho. La semana próxima intenta con cinco minutos, y el mes siguiente con dos. Luego llévalo a cero. Así se desarrolla y se entrena la mente. Esto es lo que yo siento y es también la clase de práctica que realizo. Prácticamente no caben dudas de que todos necesitamos estar en paz. La cuestión, entonces, es cómo lograrlo. Por medio del enfado no será; por medio de la ama-bilidad, el amor, el afecto podemos lograr la paz interior individual.

* * * * *



(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *



CLASE 38 – LA LUZ ANGÉLICA



La luz puede incrementar las vibraciones, amplificar la fuerza de los pensamientos positivos y abrir el corazón. Es posible conectarse con ella, aprovechar su poder y crear el bien a nuestro alrededor – Sanayana Roman – Crecimiento Espiritual.
Los Ángeles son seres de luz, que poseen todas las cualidades psicológicas de la luz misma, y son una fuerza potente de transformación. En el momento en que nosotros pensamos en la luz podemos atraer la misma a nuestras vidas. Lo mismo sucede con los Ángeles: responde a nuestro pensamiento y podemos llamarlos con solo pensar en ellos.

Cuando enviamos luz a alguien, le enviemos Ángeles; y cuando nos rodeamos de luz blanca, nos rodeamos de energía angélica. Al visualizarnos abrazados por la luz (blanca para transformación y rosada para vibraciones de amor), iluminamos y elevamos las vibraciones que se dan a nuestro alrededor.

Cuando en este curso hablo de luz, me refiero a la luz de la fuerza de amor más elevada del Universo: la luz de lo divino, de Dios. Esta luz es la verdadera chispa de vida. Es lo que brilla en el alma de todos. Es la sustancia del Yo Superior, nuestra fuerza de vida. Es la luz del esclarecimiento, la luz que trae claridad a la vida. Es la verdad lo que nos permite “ver la luz”. Se utilizan frases tales como “a la luz de”, y “echar luz sobre algo” para aclarar algo o hacerlo más comprensible.

Cuando vemos algo bajo una “luz diferente” significa que cambió la percepción que teníamos sobre determinada situación. Últimamente se escucha mucho hablar de “vivir en la luz” para indicar que se vive en un estado de percepción espiritual, en oposición a vivir en la oscuridad como representación del repudio negativo y problemático a lo que hay de espiritual en la naturaleza humana.

Los cuadros muestran a los Ángeles rodeados por un halo de luz. Los santos y las personas sagradas de numerosas religiones también aparecen como halos que las rodean. Es divertido empezar a jugar con ideas sobre la luz, explorar todas las ideas sobre la luz y descubrir cómo se utili-za la palabra y sus diversos significados. Otra connotación de la palabra (en inglés, Light), es la de algo falto de seriedad, leve, carente de pensamientos y sentimientos fuertes que oficien de lazo con la tierra.

¿Por qué será que muchas personas temen la oscuridad tanto como a la luminosidad? Al-gunas de las palabras antónimas a “luz” que representan oscuridad, son negrura, lobreguez, depresión, tristeza, desalmado, sombrío, siniestro, lúgubre y tétrico. Estas palabras suelen indicar algo así como una mentira o equivocación. Es bastante fácil librarse de la oscuridad: sólo hace falta encender la luz. El truco consiste en que debemos mantener la luz encendida; tenemos que incor-porar la luz diurna a la mente y permanecer despiertos. mediante una práctica diaria, sin concen-tramos los pensamientos en la luz y en el amor, el clima en nuestra mente se mantendrá brillante y soleado.

Cuando estamos deprimidos vamos a darnos un rápido “baño de luz”. Nos sentamos en tranquilidad, cerramos los ojos y nos concentramos en la luz dentro de la mente. Nos concentramos en la luz con los ojos cerrados por un momento y no los abrimos hasta que se haga de día en la mente. Ese instante de luz diurna será distinto para cada uno, pero será siempre una experien-cia positiva y esclarecedora.

Vamos a pedirles a los Ángeles que se unan a la luz que estamos generando. Les pedimos que protejan nuestra luz y que nos permitan utilizarla de distintas formas.

Una forma de usar la luz es para la sanación. Si sentimos dolor en alguna zona del cuerpo concentremos el rayo de luz angélica en las células que rodean la zona de dolor o enfermedad. Imaginemos que la luz se transforma en una potente fuerza sanadora originada en la luz de los Ángeles Sanadores. Sentimos que la brillante luz dorada entra en las células e impregna el tejido; sentimos la efervescencia de lo que significa incorporar el poder.

Este método se puede utilizar para enviar el rayo de luz a otros que estén sufriendo. Para ello, vamos a visualizar un rayo láser de blanca luz sanadora que brilla en partículas doradas del polvo de Dios y que podemos dirigir hacia donde lo elijamos.

Recuerda que la luz puede usarse para fortalecer los pensamientos positivos. Si nos senti-mos deprimidos o carentes de amor, podemos utilizar esta luz angélica para hacernos saber que en el cielo somos amados verdaderamente, y vamos a pedirle a los entrenadores angélicos de felici-dad que nos sonrían. Solemos olvidar que la ayuda afectuosa de la que carecemos en la tierra (ba-jo la forma de seres humanos, juguetes, entretenimientos) es abundante en el cielo.

Resulta fácil olvidar esto dado que como seres humanos nos involucramos mucho con otras personas y con instituciones humanas, tales como nuestros lugares de trabajo. Cuanto más utilicemos la ayuda celestial, más felices seremos y más satisfecho nos sentiremos.

Los Ángeles siempre están dispuestos a alegrarnos y aplaudirnos para que lleguemos a ser lo mejor posible. Son también muy indulgentes si nos olvidamos de ellos. La clave está en pedir que la luz de amor de los Ángeles brille, SOBRE, A TRAVÉS DE Y ALREDEDOR DE uno mismo. En-tonces, seamos creativos; la luz está para que juguemos con ella y sólo podemos utilizarla para el fin más elevado, tanto el nuestro como el de todo lo que nos rodea. Por lo tanto, no nos equivo-quemos al jugar con la luz angélica. Enfrentemos la luz y apliquémosla en la vida. La luz es una energía muy positiva, y es gratuita.

EL ÁNGEL DE LA ILUSIÓN Y DE LA REALIDAD
Al Ángel de la Ilusión y de la Realidad se le considera el guardián de la Primera Puerta de la conciencia. Esotéricamente esta proyección de Amor Incondicional está simbolizada por la imagen de un mago.

En las academias sagradas, las escuelas de filosofía espiritual, se enseñaba que todo el mundo es un sueño. El Mago es el señor del sueño. El Mago es el señor del sueño, que utiliza la energía de la inteligencia creativa para hacer que desaparezcan súbitamente todas aquellas situa-ciones y condiciones de la vida terrestre que tienen su origen en las concepciones equivocadas del individuo y para hacer que sean reemplazadas por las expresiones del Espíritu. Esto tienen lugar cuando el Ángel está totalmente liberado de la influencia del ego.

Hay una práctica que es absolutamente indispensable para todos aquellos que aspiran a la Verdad. Hasta no haber aprendido a concentrarnos, no podemos estar en condiciones de realizar la Gran Obra.

Una de las intenciones de este Ángel es ayudarnos a desarrollar una clase de concentración enfocada en la Verdad, en el único Poder Universal y, por medio de esta concentración en una cau-sa superior, a ver más allá de la ilusión y lograr descubrir aquello que es real.

Resulta importante comprender que estamos constantemente “concentrados”, pero que, por lo general, lo hacemos “hacia abajo”. Frances W. Foulks, un maestro espiritual dice:

“En el viejo estado adámico de la mente, nuestra conciencia se llenó con un amasa de pensamientos poco atractivos que contribuyeron a crear condiciones similares a sí mismo en nuestro cuerpo y en nuestros asuntos. Nos hemos concentrado, ya sea voluntaria o involuntariamente, en pensamientos relacionados con carencias, con limitaciones, con accidentes, con enfermedades, con la muerte.

“Nos hemos llenado de temores y dudas, hemos permitido que nuestra mente fuera conmovida por las emociones, y el resultado de todo esto ha sido nuestra actual forma de concentra-ción, pues concentración no es nada más que fijar la atención de la mente en una cosa o en un punto único…. Esta forma de concentración, fijada en cierta clase de pensamientos, de pensamien-tos equivocados, ha producido una conciencia equivocada, y estos pensamientos equivocados han sido reproducidos en la vida como condiciones o situaciones equivocadas.

“Al vaciarnos a nosotros mismos de toda clase de cosas y concentrándonos en pensamientos superiores, podemos elevar nuestra mente a la conciencia de Cristo y esto, a su vez, será re-producido armónicamente en nuestro cuerpo y en todos nuestros asuntos”.

Como bien lo sabes, resulta más fácil decirlo que hacerlo. Es muy difícil cambiar una conciencia equivocada por una conciencia de la misma vibración, y esta es la razón por la cual se nos ha dado el santo ayudante, el Ángel que trabaja con la inteligencia creativa para separar lo verda-dero de todo lo falso que hay en el seno de nuestros vidas. El Ángel también nos ayuda a utilizar correctamente nuestros poderes de concentración para que, de esa manera, podamos “elevar nuestra mente a la conciencia de Cristo”. Pero, recuérdalo bien, el Ángel sólo podrá ayudarnos si logramos alejar de su dominio los tentáculos de la naturaleza inferior.

Para hacer que en nuestra conciencia queden libres mayores cantidades de tus energías superiores, necesitamos continuar con el trabajo de disipar toda clase de ilusión. Vemos qué po-demos hacer par disipar las ilusiones mentales provocadas por los errores de percepción y de comprensión. Esta acción romperá las cadenas del ego que afectan a este Ángel y permitirá que tu inteligencia creativa se irradie a través de nuestra conciencia.

¿Qué es una ilusión mental? Es un error de interpretación y un error de percepción, es la aplicación errónea de un principio basado en la falta de conocimiento, es la incapacidad de asir las ideas y de aplicarlas para vivir de una manera constructiva. Es una mente indisciplinada cuyo re-sultado es un pensamiento deshilvanado y borroso, y una persona que se encuentra en semejante estado de conciencia resulta, por lo general, un comunicador muy poco fiable, alguien que es inca-paz de expresar adecuadamente la maraña de pensamientos que alberga en su mente.

A una persona que padece ilusiones mentales le resulta muy difícil seguir las instrucciones impresas para armar cualquier cosa. El – o ella – también tiene la tendencia a cerrar el auto y dejar las laves adentro, a equivocarse al guardar las cosas en la casa, a dejar que, por distracción se le quemen las comidas, a llegar tarde a las citas, y perderse mientras maneja en una ciudad o camina por un bosque, y a tomar decisiones poco inteligentes en asuntos que se refieren a su vida cotidia-na.

Al pedir ayuda a este Ángel también se nos facilitará la tarea de reparar artefactos o equipos mecánicos, y en cada caso concreto la ayuda parece manifestarse como un súbito flujo de información sobre “cómo hacer para” que, paso a paso, nos lleve hasta la solución del problema.

En su primer contacto con vos, este Ángel puede aconsejarte que comiences a trabajar con símbolos, como una manera de integrar la mente y el cerebro y de abrir los canales por los que fluye la inteligencia creativa. Al concentrarte en un determinado símbolo, vos penetras más allá de su apariencia superficial y llegas a comprender su realidad subjetiva. Este ejercicio te dará la posi-bilidad de alcanzar la idea que subyace detrás del símbolo, es decir, lo que significa y lo que repre-senta, y, por medio de la práctica comenzarás a comprender la verdadera vibración de energía que hay en ese símbolo. Quizás parezca decirte algo relacionado con vos misma.

La meditación sobre los símbolos despeja las telarañas de tu mente y te brinda la ocasión de colocar tu mundo personal más inmediato bajo la luz de un foco más potente, dándote la capa-cidad de asumir mayor control sobre tu propia vida. Los siete símbolos más utilizados en la meditación son el círculo, el triángulo, el cuadrado, el círculo inscrito en el cuadrado, la esfera de cristal, el cubo y la pirámide.

Otra técnica para corregir los errores de percepción es la práctica consciente de la afinación mental, que requiere dedicar media hora a estar completamente despierto. cierra tus ojos y, con tu ojo interior, contempla cada uno de los muebles de tu casa, la ubicación exacta de los objetos, los tonos y colores de las maderas. “Ve” los cuadritos que están colgados en las paredes y descríbelos uno por uno. Siempre con el ojo de tu mente, camina a través de cada habitación y toma nota de los más mínimos detalles.

Ahora abre los ojos, relájate, y repite físicamente, cada uno de los pasos arriba enumerados. Luego salí de la casa y comunícate con la naturaleza. Practica el estar alerta y consciente de todo cuanto te rodea. Concéntrate atentamente en las flores y en los árboles, escucha los sonidos de la naturaleza, huele el aire. Recuerda, estás aguzando tus sentidos y sintonizando tu mente para que trabaje de manera más eficiente.

En su carácter de arquetipo que opera en el campo de energía de cada individuo, el Ángel de la Ilusión y de la Realidad, tiene, básicamente, tres niveles de trabajo. Cuando se encuentra completamente bloqueado por las proyecciones del ego y está saturado con la energía de todos los defectos de la personalidad que aún no han sido superados, se convierte en un verdadero maestro de la manipulación y trabaja en estrecha colaboración con el ego para mentir, engañar y defraudar, convirtiéndose en un adversario muy astuto de la conciencia espiritual.

Como todas las cosas son progresivas, ahora imagina que este Ángel sólo ha sido adulterado por la energía del ego en aquellas cosas que el ego tiene bajo su control. Tú “lo sabes muy bien”, pero cedes ante la presión del ego y, al colocarte en esa vibración, puedes estar siendo sólo un poco “mañoso” en tus manipulaciones, sólo un poquito tortuoso para seguir tu camino. En lugar de pensar que eres una persona poco ética y mentirosa, otros podrían sentir que tu forma de obte-ner lo que deseas es, simplemente, una molestia y un fastidio.

Ahora ascendamos por la escala hasta legar al punto en el que el Ángel se encuentra separado de las cadenas del ego. A medida que comienzas a estar más centrada en la Presencia y te encuentras más próxima a la Verdad de tu Ser, este Ángel estará cada vez más libre para comenzar a enviarte señales que estén relacionadas con situaciones externas: “No te atormentes, no temas nada, no necesitas preocuparte, la luz prevalecerá, relájate y muévete libremente a través de esa situación”. Tú seguirás viendo las “trampas” pero ya no les tendrás miedo. En esencia, el Ángel de la Ilusión y de la Realidad te ayuda a percibir y a interpretar correctamente, y a alcanzar un punto de vista correcto con respecto a las situaciones y experiencias tridimensionales.

A medida que vayas aceptando más y más las vibraciones de la Realidad, por medio de una concentrada dedicación a una forma de vida espiritual, el Ángel estará, eventualmente, en libertad de realizar su magnífico trabajo de magia y de milagros, y la imagen exterior experimentará cambios sorprendentes, más dinero que cuentas impagas, más placer que dolor y todas tus preocupaciones transmutadas en una forma de vida llena de gozo y alegría.

Este Ángel es el único capaz de provocar cambios en la conciencia los que nos permiten ver lo que es verdadero y lo que es falso, y que nos ayuda a interpretar correctamente las diversas situaciones, valiéndose de la magia cósmica para revelar la bondad y la belleza, y actuando como el Mensajero Divino, llevando las ideas del Espíritu al interior de nuestra mente consciente.

Los antiguos estaban tan cautivados por el trabajo interior de este arquetipo que dijeron que era el único capaz de llevar a la humanidad hacia la Luz. Los místicos lo llamaron el principio iluminador que libera la mente y capacita para ser consciente del plan divino.

Al remover las manchas de la personalidad que mancillaban a este Ángel, estás comenzando a amar incondicionalmente y a encontrarte a ti misma viviendo con un grado superior de inteligencia creativa. Ya has dejado de juzgar por las apariencias – al menos y ano juzgas en el grado en que lo hacías antes – lo cual ha disminuido tus temores y te ha hecho recuperar algo de tu poder. Y también estás pensando con más agudeza y claridad.

Por medio de la concentración has definido las áreas de tu actividad y has dejado de preocuparte por las cosas externas, que no son esenciales para la vida. Debido a que ahora tienes pocos motivos para preocuparte, puedes decir la verdad en tu interacción con otras personas y ya no recurres al engaño ni a la manipulación para obtener lo que quieres. Una conciencia superior ha comenzado a operar a través tuyo, revelándote el “Último camino”, y las vibraciones de tu gozo están aumentando día tras día.

FINALIDAD: Ayudarnos a distinguir en nuestra vida lo verdadero de lo falso por medio de la energía de la inteligencia creativa; funcionar como el principio iluminador que libera la mente de sus ataduras y nos capacita para ser conscientes del plan divino.

Rasgos negativos que pueden presentarse a partir de las proyecciones del ego; engaño, manipulación, deshonestidad; se convierte en un adversario de la conciencia espiritual.

Su energía resulta bloqueada debido a: la tendencia a preocuparse por todas las cosas, que termina por conducirnos a adoptar conductas inescrupulosas para corregir las situaciones que de-bemos enfrentar.

EL ÁNGEL DE LA PURIFICACIÓN
A menudo creemos que debemos purificar el cuerpo, pero nos equivocamos, ya que la purificación más importante es la del alma, de las intenciones.

No se trata de purificar nuestro cuerpo a través de dietas y ayunos que, en unos pocos días, ya no habrán servido para nada, sino de escoger nuestras intenciones más puras para actuar de acuerdo con ellas.

A veces suele suceder que la purificación puede ser dolorosa, pero hay que pasar por ello si realmente queremos crecer por dentro.

Te propongo que:
Siéntate y estírate en una posición cómoda y relajada y despreocúpate de lo que ocurra en el exterior.

Cierra los ojos y respira profundamente.

Deje que con el aire que espires salga también toda la suciedad que haya dentro de ti, todo aquello que no te gusta de ti mismo y de los demás y que ni siquiera te atreves a confesarte.

Sigue respirando a fondo y visualiza tu silla o el suelo como un colchón de luz.

Visualiza esta luz y poco a poco déjate limpiar por ella.

Pídele al Ángel de la Purificación que nunca te abandone.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº. 31
CONEXIÓN CON LA CONCIENCIA ANGELICAL Y DIVINA


Después de trabajar en tu cielo interior, o sea tu cuerpo mental, te vas a conectar más arriba; vas a flotar un poquitito más adentro del cielo y te vas a ir elevando en tu conciencia, vas a encontrar aquel maestro que tanto buscabas, vas a encontrar a ese Ángel Interno o Guardián de tu alma que tanto anhelabas.

Ese Ángel que te cuida desde siempre, Él estuvo ahí, te olvidaste, nada más, pero Él estaba. Escúchalo, escúchalo, que necesita tu conciencia que te diga ahora: ¿Qué es?, ¿Cuál es tu tra-bajo aquí y ahora?, ¿Cuál es tu misión aquí y ahora? No es la gran misión de tu vida, porque la gran misión es infinita, como infinitos somos, como eternos que somos; pedile ahora: ¿qué necesi-to hacer?, ¿qué necesito hacer para evolucionar?, ¿qué tengo que hacer para crecer, para ser cada vez mejor, para que la ecología interna de mi propio ser pueda evolucionar? ¿Cómo puedo servir a los demás? ¿Cómo puedo lograr ser una totalidad con el universo? Seguí flotando y conectándote con tu Ángel Interior, que es también tu guía.

Continúa flotando, encontrarás un mago que te dará las fórmulas mágicas para tu mayor intuición, para tu mayor creatividad, para la transformación de aquello que ahora quizás te ocupa. Encontrarás que tu Ángel puede comprenderte; también te ayuda a descubrir toda la alegría, te revela toda la sabiduría de tu pensamiento y tu entusiasmo empieza a crecer.

En tu mundo interno encontrarás todo lo que quieras, porque vos lo crees; porque vos lo creas y crees en él.

Hallarás en él todo lo que necesites, porque él es tu universo y tu universo es él. También podés descubrir la Divinidad que habita dentro de ti. El centro, ese núcleo, en el más infinito y chiquitito núcleo de tu interior, el más invisible y profundo núcleo, es tu Yo Divino.

Vas a concentrarte, vas a ver tu luz, amor, sabiduría y poder.

Te va a permitir conectarte con tu verdadero interior y con tu fuerza interior para crecer.

Aprender también modificando y transformando el yo chiquitito que tiene miedo, porque desconoce la verdadera naturaleza divina que contiene, con toda la totalidad y su grandeza.

Si trabajamos en la conciencia luz de nuestro cuerpo físico, en nuestro Cuerpo Emocional, y en nuestro Cuerpo Mental, vamos a descubrir que la palabra tiene poder.

También cada acto tiene poder; vamos a descubrir que el silencio y el amor lo tienen. No-sotros somos los creadores y somos lo que ya está creado. Aquello que está creado eternamente se va renovando, conservando y transformando.
Luego es importante que tomes conciencia de que tienes que proteger tu ecología interior, porque eres el puente entre lo divino y lo humano, entre lo divino y lo animal, entre lo divino y lo mineral, entre lo divino y lo vegetal; ya no hay tiempo para seguir pensando que somos chiquitos: ahora ya somos luz. Ahora ya somos conciencia, ahora ya somos amor.

Acciona estos pensamientos, acciona estos deseos, acciona tu verdadero ser y en tus actos se verán estrellas de luz que se irán sembrando en tu jardín interior. Y serás modelo para todos los que te observen y eso ya es un servicio grande que el silencio de la Divinidad podrá irradiar a través de ti.



(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *


CLASE 39 EL OPTIMISMO



Convertirse en un ser optimista significa poseer una visión grácil y llena de esperanza de tu camino espiritual. Si eres mística buscas la unión con Dios (quien sea y lo que sea que signifique para ti, por supuesto). Si combinas optimismo con misticismo, te conviertes en un optimístico. Si la visión de tu camino espiritual hacia la claridad es de gran levedad y esperanza, significa que estás creando una atmósfera positiva en donde todo prospera: esperanza, suerte, buenos augurios, diversión, deseos que se hacen realidad, sueños que se cumplen, visiones maravillosas del paraíso celestial, y felicidad incondicional y bendita.

¿Te acuerdas cuando de pequeña pedías se cumpliera un deseo a las estrellas? Walt Disney utilizó una canción muy apropiada cuyo tema era el de solicitar deseos a las estrellas. ¿Recuerdas también si lanzabas monedas a los pozos o a los lagos de los deseos? ¿O hacías pedazos un hueso al invocar un deseo? Recuerda igualmente si soplabas las velas de cumpleaños o las semillas de un diente de león al viento cuando querías pedir un deseo.

Un deseo es un objetivo mental. Es también una bendición. Habrás conocido a personas que piden a los demás que les deseen suerte. Cuando deseas suerte al prójimo, estás reclamando para él esperanza y bienestar. Rogar es una forma de expresar un anhelo. Un pensamiento lleno de deseos es una expectativa positiva y de absoluto optimismo. Empieza a conscientizarte de tus deseos. Con frecuencia te dices: “Ojalá pudiera… Ojalá tuviera…. Ojalá yo fuera…” y no te das cuenta de que estás expresando tus ansias y tus deseos.

Los deseos no siempre se cumplen de la manera en que nosotros los anhelamos, pero bastante a menudo se hacen realidad de maneras que no podemos ni imaginar siquiera. El deseo es uno de los principales instrumentos para convertirte en un ser optimista.

La esperanza es una combinación de expectativas y deseos. El desear no te aportará nada si no existe un anhelo ardiente. Un fuerte deseo pondrá en marcha tu mente para alcanzar tus objetivos. Necesitas esperanza para que tus deseos y anhelos se hagan realidad. Bernie Siegel, quien ha ayudado a que mucha gente superara su cáncer, dice: “No existe la falsa esperanza”. También declara: “los optimistas viven más años. Los Pesimistas tienen una visión del mundo más real, pero no viven tanto”.

Si te conviertes en un ser optimista la química de tu mente cambiará de manera que tus pensamientos se transformarán y los momentos de esperanza y deseo de tu vida se cumplirán. Convertirse en optimista implica que has decidido llevar una vida “encantada”.

Otro de los trucos que utiliza el optimista es el de interpretar de manera positiva todo lo que sucede. Puede que parezca imposible, pero con la práctica lo puedes conseguir. Deséate “buena suerte”, es decir, búscala y prepárate para alcanzarla. Interpreta todos los acontecimientos como afortunados, incluso aquellos que parecen no serle. No digas: “es lo peor que podría pasar. Esto es sólo producto de mi mala suerte”. Piensa que de alguna manera todo lo que ha ocurrido podría haber sido peor. Si crees que eres desafortunada te perseguirá la mala suerte. La fortuna llega cuando se aprovechan las buenas oportunidades y cuando uno minimiza los malos tragos con un sentimiento alegre y ligero. Siempre me ha traído suerte pasar por debajo de una escalera y también me han sucedido cosas maravillosas en martes y trece.

Atrae la buena suerte a tu vida. Que ello ocurra depende sólo de ti. Sé consciente de que las supersticiones van contra el poder de los Ángeles. Si te empeñas en seguir siendo supersticiosa, los Ángeles notarán que no confías en ellos. Haz un esfuerzo para acabar con todos los comportamientos supersticiosos. Si creer que hacer algo determinado provocará que ocurran otras cosas, cambia de opinión, hazlo y verás que después no sucede nada.

Te será más fácil la búsqueda espiritual de la claridad si tienes esperanza y si miras el lado bueno de las cosas. En el lado bueno es donde se encuentran los Ángeles y desde donde te ayudan a ser la optimista que realmente eres. Comparte tus sueños y tus deseos con ellos, quienes te otorgarán el bien supremo del Universo y te ayudarán a crear un ambiente de esperanza en el que las “cosas buenas” prosperan.

NUESTRA PROPIA SOMBRA
Todos tenemos un lado oscuro: la sombra que queda oculta a la luz. Cada uno lucha con su lado oscuro de maneras que le son propias. Una definición libre diría que el lado oscuro de la personalidad es el lado que por lo general queremos esconder del mundo. Lo mantenemos alejado de la luz e intentamos negar su mera existencia, lo que a lo largo hace que la lucha sea mucho más complicada.

En general sometemos a nuestro lado oscuro a un juicio muy duro porque no encaja con la persona que queremos que el mundo vea. Esto puede llevarnos a presumir que somos algo que en realidad no somos, o a negar el modo en que generamos nuestro pasado.

El lado oscuro son defectos de nuestro carácter que ocultamos para sentirnos seguros; defectos que por lo general nos sentimos incapaces de controlar. La palabra defecto en realidad significa imperfección, y por lo general las imperfecciones se relacionan con problemas que podemos controlar y con nuestros intentos por ser perfectos.

Oscuridad no es sinónimo de perversidad o maldad. A veces representa estos conceptos, pero nuestro lado oscuro o sombrío no es necesariamente “malo” o “perverso”. La perversidad puede originarse y prosperar en temores humanos tales como el temor al dolor y al castigo o el temor a la oscuridad.

El temor al castigo hace que muchas de nuestras imperfecciones permanezcan muy bien encerradas en la oscuridad, allí donde ni siquiera nosotros mismos queremos reconocerlas, ya que creemos que tenemos que auto-castigarnos por ellas. Un alma dividida entre la oscuridad y la luz es un alma débil; por el contrario, un alma integrada es fuete, centrada y no teme a nada. Para cesar de auto-castigarnos, para integrar y superar las partes de nosotros mismos que estamos escondiendo, es preciso que encendamos la luz para observar la oscuridad.

La luz de la verdad nos permite observar nuestro lado oscuro y aceptarlo como parte de nuestra compleción. Así como un pequeño espejo puede reflejar la luz como un rayo, si tenemos el alma radiante por la luz de la verdad, iluminaremos la oscuridad con nuestro propio reflejo y brillaremos como una luz radiante de verdad para el resto del mundo.

Para que nuestro interior permanezca centrado y realmente en paz, debemos practicar la sinceridad para con nosotros mismos y descubrir y aceptar nuestra verdadera esencia. Debemos quitarnos las máscaras y pedirles a los Ángeles que nos guíen hacia una forma de vivir honesta. Los Ángeles son la luz; estarán con nosotros cuando observemos las zonas oscuras del alma y nos ayudarán a que aprendamos a amarnos y a iluminarnos a nosotros mismos.

La amabilidad y la sabiduría verdaderas provienen de la práctica espiritual; siempre habrá zonas de nosotros mismos que trabajen en contra de la amabilidad y la sabiduría. El truco consiste en no dejarse llevar siempre. Si mantenemos la luz de los Ángeles en la vida, ellos nos enseñarán mucho sobre el amor que no duele y sobre la amabilidad que no plantea expectativas.

EL ÁNGEL DE LA SABIDURÍA CREATIVA
Este Ángel es el encargado de guardar la puerta por la que la Energía de la Sabiduría fluye de la conciencia divina. Cuando tu alcanzas la consonancia con su vibración, a través de adquirir una profunda conciencia de tu Yo Superior, el flujo de Energía, hacia la fase subjetiva (el subconsciente) y objetiva (el consciente) de la mente se incrementa en forma sorprendente.

Cuando el poder de este Ángel se ve bloqueado por las proyecciones del ego, nuestra mente se confunde fácilmente, se dispersa, carece de equilibrio, y nos lleva a caer en los errores del juicio. Cuando está libre, trabaja para suministrarnos ideas súbitas y para facilitar el fluir de las verdades espirituales que antes estaban ocultas para nuestra mente.

El Ángel de la Sabiduría Creativa puede ser un poderoso aliado en el viaje hacia la conciencia superior. Cada vez que tengas que tomar una decisión, escucha atentamente a la intuición antes que a los razonamientos de tu mente (“A pesar de lo que te diga tu mente, ¿qué es lo que dice tu intuición?”)

Cada paso que damos guiados por la Luz es el paso correcto, cada esfuerzo que hacemos basándonos en la energía de la Sabiduría produce siempre grandes logros.

Esto se debe a que, en la Verdad, Tú eres uno con la Mente Infinita, y a través de esa unidad se pueden conocer los secretos del universo, incluso las soluciones de todos los problemas y las repuestas a todas las preguntas. Y todo el oro del mundo no alcanzaría para comprar esa cualidad sagrada y ese poder divino. Esta es la razón por la cual Salomón eligió la Sabiduría en lugar de elegir la riqueza o el honor. Con Sabiduría podía ser y tener todas las cosas.

¿Dónde se puede encontrar esta Sabiduría? No ha de ser, por cierto, en el sistema de creencias creado y sustentado por el ego. Tampoco forma parte de la mente racional y es, por cierto, muy diferente de lo que llamamos conocimiento. Si la Sabiduría no se encuentra en nuestra naturaleza inferior, debe hallarse, entonces, en nuestra naturaleza superior, en la vibración de la energía espiritual, de la pura y radiante energía del yo divino, porque ella misma es parte de esa clase de vibraciones.

¿Cómo se puede participar de su visión sin límites, de su divina capacidad de juicio, de su sagrado discernimiento, de su clara intuición? Permitiendo que los aspectos superiores de nuestro ser asuman el control de nuestra naturaleza inferior. Y así, cuando su verdadero yo asuma el control ya nada será como antes, tu ya no parecerás tan tonta ni tan irresponsable y tus actos ya no se convertirán en un boomerang que se vuelve en tu contra y cava el profundo agujero en el que caías irremisiblemente.

Tus palabras resonarán con el Poder del Espíritu, tus emociones estarán motivadas por el amor y cada decisión que tomes será considerada como la puesta en acción de una determinada habilidad. Con la energía de la Sabiduría circulando libremente, las carencias se transformarán en abundancia, la enfermedad se convertirá en salud, los fracasos se tornarán éxitos, la maldad se volverá inocencia y las futilezas dejarán su lugar a las satisfacciones. ¡No es de extrañar que a las academias sagradas se las llamara escuelas de sabiduría!.

Pitágoras dijo que la sabiduría consiste en comprender la fuente o la causa de todas las cosas y que una vez que el estudiante alcanza la armonía con la causa, todas las causas del mundo de las formas han de llegar por añadidura. Así, la clave parece estar en la comprensión de la fuente, el reino de la conciencia que Dios tuvo gran placer en concedernos al comienzo de los tiempos.

Al seguir el camino que conduce a la sabiduría, sólo se necesita mirar ARRIBA, hacia el punto de individualización en el que Dios se conoce como YO, tu YO, el Divino YO, el Único YO que existe. Cualquiera sea el nombre que le des, a este Dios-Yo-Cristo, Alma, Espíritu, Yo Superior, el YO SOY, Consciencia Divina, etc. – sólo debes recordar que se trata de tu propia naturaleza superior, y que esa es la única Realidad que posees. Y cuando la sientas, cuando la percibas, y cuando, en última instancia llegues a realizarla, encontrarás que se trata de la totalidad y la plenitud de Dios expresada individualmente como tu YO. Tu conciencia divina – en vos, a tu alrededor, arriba tuyo, y a través tuyo – encarna la Voluntad y el Poder de Dios, el Amor y la Sabiduría de Cristo y la Actividad Creativa del Espíritu Santo. Este es el verdadero Reino de Dios, la fusión de toda la alegría cósmica y del bien universal creada en la mente del ser puro, y ese ser no es otro que vos.

En este preciso instante, tu YO Sagrado está buscando la forma de influenciar y controlar la mente, las emociones y el cuerpo de tu naturaleza inferior, es decir, tu personalidad. Y mientras más consciente estés de la presencia de esta conciencia divina, mayor será la posibilidad de que sus energías dinámicas puedan llenar el plano físico de la persona que tu crees que eres. Y cuando esa infusión llegue a completarse, despertarás y comprenderás que tú mismo eres la encarnación de los Poderes de Dios y que eres también una mente superior.

Pero, para comenzar a vivir una vida plena de sabiduría, no es necesario que permanezcamos de pie ante la fuente, esperando que se cumpla este proceso. Podemos comenzar ahora mismo. Todo consiste en producir un cambio en tu conciencia para situarte en la “escalera mecánica” que te llevará fuera de la oscuridad y te hará entrar en la luz. Tú puedes hacer que se produzca este cambio sembrando en tu mente las semillas de la Verdad.

Si reflexionas cuidadosamente sobre los “pensamientos-semilla” enumerados más abajo, hasta sentir la energía que se va desarrollando en tu conciencia, podrás darte cuenta de que tu juicio es cada vez más claro, te parecerá que tus decisiones se toman independientemente de tu mente consciente y que, de ahora en más, las soluciones a lo que llamas problemas de tu vida, aparecerán en forma súbita e inesperada. Esto es lo que sucede cuando el Ángel de la Sabiduría Creativa está en libertad de acción.

Semillas para Plantar en la Conciencia
Estoy viviendo. Este hecho es mi punto de partida para comprender la Presencia de mi Yo. Este estar vivo significa Vida y siento la Vida en mí como me siento a Mí mismo. Esta vida no se ha originado en mi cuerpo. No proviene de mi mente o de mis emociones. Este eterna fuerza de vida debe provenir de una Presencia Superior, situada en el mismo centro de mi ser.

Puedo pensar: puedo sentir. Este hecho es el segundo paso en la comprensión de la Presencia de mi Yo. Soy un ser inteligente que tiene sentimientos, aunque no he sido yo quien ha creado estas cualidades de la vida. Deben ser las expresiones de una conciencia superior que se manifiesta en lo que YO SOY.

Tengo un personal sentido del ser, y también siento una naturaleza superior, “algo” más que humano, una mente iluminada – ilimitada, libre y sin fronteras ni ataduras – un poderos Espíritu que está observando que está percibiendo y que está siendo. Esta sensación de algo que trasciende mi personalidad constituye el tercer paso en la comprensión de la Presencia de mi Yo.

Ahora debo dar el cuarto paso y ascender conscientemente hacia la Presencia de mi Yo. Teniendo ese propósito en mente, elevo mi conciencia y subo, subo, subo… más y más alto. La luz se vuelve más y más brillante. Asciendo en la energía de mi magnífico y divino Yo. Y ahora llego a la verdadera cumbre de mi ser.

Esto resulta muy bueno para Verme. Muy bueno para Conocerme. Me miro y me veo como el Sol Brillante, un ser puramente espiritual, una Presencia viviente, una mente que todo lo sabe… y Me escucho.

Finalidad: Proporcionarnos la habilidad para solucionar rápidamente todos nuestros problemas; impartir sabiduría espiritual a nuestra conciencia tendiendo el puente que va de la naturaleza inferior a la superior; asegurarnos que nuestro juicio es claro y correcto; estimularnos a actuar instintivamente.

Rasgos negativos que pueden presentarse a partir de las proyecciones del ego: mente confusa, que nos lleva a cometer errores de juicio y a tomar decisiones poco felices.

Su energía resulta bloqueada debido a: una actitud absolutamente mental que se confía por completo al razonamiento y al pensamiento racional y que menosprecia la importancia de los presentimientos y de las sensaciones intuitivas.

ÁNGEL DE LA HONESTIDAD
Ser honesto no es pagar todos nuestros impuestos escrupulosamente.

Ser honesto es ser capaz de escoger siempre la verdad a la mentira, aunque le resulte incómodo a nuestro ego.
Ser honesto es ser consecuentes con nuestro Yo Superior y no ceder a las sirenas seductoras del mundo exterior.

Es ir a la esencia de las cosas y no tener en cuenta las apariencias, y actuar de acuerdo con ello.

Cuando somos realmente honestos, se instala la coherencia en nuestras vidas y todo lo que ocurre adquiere un sentido que siempre tuvo y en el cual no habíamos reparado. Como por arte de magia se ordena todo proporcionándonos una sensación de seguridad insospechada.

Cuando somos honestos con nosotros mismos y con los demás y los demás se comportan del mismo modo con nosotros.

Te propongo que:
Ponte cómoda en un lugar tranquilo en el que nadie te moleste e intenta mantener tu mente en blanco.
Imagina que estás sentada bajo una luz suave y cálida; es la luz del Ángel de la Honestidad.
Siente como todo tu ser absorbe esta luz y se funde con ella.

En el extremo de esta luz están el Ángel de la Honestidad y el Demonio de la Deshonestidad. Familiarízate con estos dos visitantes e insiste en que el Demonio de la Deshonestidad desaparezca de tu vida y que el Ángel de la Honestidad se manifieste.

Invita a tu Ángel a compartir contigo su calor y su luz, y pídele que de ahora en adelante te ilumine en todas las elecciones que tengas que realizar en tu vida.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº. 32
Cuerpo Mental


Quizás tu alma alguna vez creó y proyectó ese cuerpo que sos. Imagina entonces cómo podés transformarlo cada vez más y embellecerlo cada vez más. Eternamente joven y perfecto, luminoso y radiante.

Recordá un pensamiento tuyo, cuando estás trabajando, cuando estás elaborando un proyecto, cuando estás recreando el orden para una fiesta, cuando estás cocinando, observá cómo ordenas tu pensamiento, qué viene primero, qué viene segundo, obsérvalo. Sin involucrarte emocionalmente, despacito, observá cómo se van ordenando tus pensamientos; si tenés que hacer un estudio, por ejemplo, si tenés que estudiar una materia, cómo comenzás; lo que más te gusta, lo que menos te gusta.

Observa como se va estructurando, como un gran edificio, tu pensamiento: entonces, recordando eso, vas a observar y vas a verte, cómo es la energía de tu pensamiento; es como aire, es como una luz o como un rayo que aparece en las sombras. ¿Cómo es tu pensamiento, qué energía podrías dramatizar, qué energía podrías observar? Y a través de recordarlo, a través de grabarlo en tu interior, de elaborarlo en tu interior, vamos a construir el cielo; si el pensamiento es el cielo, en tu interior está la tierra, está el agua, está el cielo.

Se encuentran en nuestro interior el reino mineral con su silencio, el reino vegetal con su amor, el reino animal con su fuerza; y por supuesto el reino humano con su sabiduría, el reino angélico con su perfección y el reino divino en la totalidad de nuestro ser.

Utiliza también esos reinos para recrear este cielo, para reafirmar este cielo; al cielo vamos a recrearlo como un gran paisaje donde vas a iluminar cada estrella con un pensamiento. Pensamientos de eficacia, pensamientos de vigor, pensamientos para despertar cada día.

Despertar en el sentido de estar más alertas, ser más verdaderos; pensamientos de acciones correctas, pensamientos de autodominio; y vas a imaginar que estas palabras son como estrellas de luz en el cielo, vas a ver pensamientos de éxito que se van materializando en el tiempo y espacio que decidas.

En la mediad en que tus pensamientos de realización se concreten vas a tener más autoconfianza y autoestima, y tu vida va a ser una fiesta.

Vas a ir descubriendo tus pensamientos de autoconciencia, pensamientos de auto observación; estos pensamientos, como estrellas de luz, van a brillar cada vez más en tu cielo interior; como planetas de luz vibrando en tu cielo también se van a encontrar los pensamientos de creatividad, estrellas de provisión infinita, estrellas de intuición verdadera, estrellas de sabiduría.

Astros de integración, de conciencia del todo, estrellas dentro de tu cielo vibrando; y vas a encontrar una clave, una palabra, quizás una llave para recordar esta enseñanza cuando realmente tengas que estructurar una idea, estructurar un trabajo, estructurar una acción.

Cuando no te sientas eficaz o con capacidad para realizar o crear, recordarás esa llave, y esa llave maestra va a nutrir, va a enamorar tu conciencia y va a darte los datos que necesitas; puede ser una palabra, una imagen, un número. Porque dentro de ti, en tu cielo interior, está todo el universo; porque sos el universo. Y el universo sos vos.

Vas a llamar al Ángel de la Sabiduría y le vas a pedir que te recuerde siempre que en todo lo creado y lo no manifestado todo el universo está sostenido y vive en tu cielo interior.
* * * * *



(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *



CLASE 40 EL ÁNGEL DEL DISCERNIMIENTO

Los místicos orientales consideraban a este Ángel como el Arquetipo de la Liberación Kármica. Entre los Gnósticos de los primeros tiempos del cristianismo, era el poder de la gracia, la energía que elimina de la conciencia todas las manchas de los errores y crímenes del pasado y que nos ayuda a controla nuestro destino a través de la cualidad del discernimiento. Esto, por supuesto, está específicamente relacionado con la Ley de la Causa y el Efecto.


En las sagradas academias de nuestro remoto pasado, los principios de causa y efecto, acción y reacción, compensación, karma – todo lo cual significa la misma cosa – eran enseñados como parte de las “ciencias naturales”. A los estudiantes se les decía que por medio de acciones específicas se producían determinados efectos, que esos resultados comenzaban a manifestarse y que al ser “conscientemente conscientes” de la ley podían utilizarla para escapar a la persecución a las vibraciones y para mejorar sus sucesivos estados de existencia.

En realidad, no existe ninguna cosa que pueda ser descripta como un “mal” o un “buen” karma. Se trata, simplemente, de una fuerza natural que hace que un individuo, un grupo o una nación coseche según lo que siembra. Los antiguos lo consideraban como el plan de la justicia eterna de acuerdo con el cual se exigía que todas las indiscreciones del pasado tenían que ser pagadas completamente, aunque también se enseñaba que si la ley era manejada correctamente, podía producir una gran felicidad, una cadena de consecuencias satisfactorias, de alegría y de libertad.

Estas enseñanzas fueron también formas de establecer principios reactores para vivir exitosamente sobre la tierra, pues, al nacer, entramos en un campo de fuerza que es a la vez extremadamente peligroso y sumamente beneficioso. Ingresamos a una vibración kármica que acepta cada pensamiento, palabra y deseo y hace que retornen a nosotros en una experiencia de vida que está permanentemente interconectada.

Cada acción mental, emocional y física, actúa como el detonante de una cadena de causalidad, un efecto compuesto por ondas que se siguen moviendo hasta el infinito, y donde cada onda envía hacia atrás una reacción que llega hasta el individuo que las originó, en un proceso que continúa repitiéndose hasta que el efecto de la causa esté resuelto.

Esta fuerza forma parte del orden natural de las cosas y, si bien ha de ser respetado, no debe ser temido. Tenemos, simplemente, que aprender a trabajar con Él, pues aquellos de nosotros que estamos en la rueda del renacimiento, continuaremos nuestros ciclos de vida física hasta que cada causa que haya resultado en una violación del principio del bien común haya sido cancelada.

Ralph Waldo Emerson escribió:
“¿Acaso no es perfecta la ley de la compensación? Abarca todo cuanto podemos ver. Diferentes dones a diferentes individuos, pero con una hipoteca de responsabilidad para cada uno.”Los dioses venden todas las cosas”. Todo lo que conocemos es un sistema de compensaciones.

“A la polaridad, es decir la acción y reacción, la encontramos en cada parte de la naturaleza; en la oscuridad y la luz; en el calor y el frío; en el reflujo y flujo de las aguas; en el macho y la hembra…. Al inducir el magnetismo en el extremo de una aguja, el magnetismo de signo opuesto se manifiesta inmediatamente en el otro extremo. Si el sur atrae, el norte repele. Para vaciar por aquí, debe condensar por allá. La misma clase de dualismo subyace en la naturaleza y en la condición del hombre. Todo exceso causa un defecto y cada defecto un exceso. Cada dulce tiene su amargura y cada mal su bien.

“Así el Universo sigue vivo. Todas las cosas son morales. Lo que en el alma que está dentro de nosotros es un sentimiento, afuera es una ley. Sentimos su inspiración; pero hay una historia en que podemos ver la fatalidad de su fuerza…. Los dados de Dios siempre están cargados. Todo secreto es revelado, todo crimen es castigado, toda virtud es recompensada, toda injusticia es reparada, en silencio y con seguridad. Lo que llamamos retribución es una necesidad universal por la cual el todo aparece en cada lugar en que se manifiesta una parte”.

Como los pensamientos, palabras y deseos que afectan las “compensaciones” están basados en lo que creemos, parecería prudente hacer un examen de nuestro sistema de creencias, comparar lo que realmente creemos con lo que pensamos que creemos. La verdad es que realmente no sabemos lo que creemos hasta que vemos los efectos que producimos en el mundo exterior. Decimos que creemos en la armonía, la buena voluntad y las relaciones correctas, pero quizás estamos más seguros de la existencia de un mundo hostil, una jugada competitiva y de la presencia de fueras perturbadoras. Esto último es lo que hemos de imprimir en los sensibles discos kármicos, produciendo conflictos personales, oposición y limitaciones, y todos esos efectos continuarán hasta que cambiemos nuestras creencias.

El mismo principio se aplica a cualquier otra actividad de la vida. Y vos, ¿crees más en la plenitud o en la enfermedad, en la abundancia, o en la escasez, en el éxito o en el fracaso? Tú eres lo que crees, y todo lo que eres consciente de ser está imprimiendo en el campo kármico para devolverte los frutos de tu conciencia. Ahora comencemos a trabajar con la Ley de la Causa y el Efecto, en lugar de hacerlo contra ella.

El aprendizaje del antiguo arte del discernimiento requiere, como todo, disciplina y dedicación. Discernir significa ser perceptivo, astuto, juicioso, tener capacidad de discriminación. A su vez, esto significa ser constantemente conscientes de nuestros pensamientos, palabras y deseos y pensar, hablar y actuar sólo desde el punto de la inocencia. Esto quiere decir que debemos ser sensibles y perspicaces al examinar y reestructurar nuestras creencias para asegurarnos de que estén basadas en la Verdad del Ser y no en la apariencias,

Pagamos la deuda cósmica registrada en el cuerpo al eliminar la irritación y la hostilidad y al transmutar nuestra ira en una decidida intención de vivir en plenitud. En lugar de luchar contra la enfermedad comenzamos a edificar una conciencia de la salud, dejando que nuestra conciencia perciba que la morada de la plenitud es el perfecto Yo Superior y permanecemos con Él hasta que tiene lugar la experiencia de su realización.

Practicamos una medicina preventiva al vivir con Amor Incondicional para que en el campo kármico sólo se imprima nuestra voluntad del bien. Estampamos el sello de “Pagado” sobre nuestras obligaciones kármicas en el campo de las finanzas, superando la sensación de futilidad y corrigiendo la sensación de separación de nuestra fuente. Dejamos de luchar contra las insuficiencias y nos concentramos más en comprender que la conciencia de que el inmensamente rico YO SOY que mora en nuestro interior es realmente nuestra fuente de suministros. ¡Somos lo que somos conscientes de ser!

Debemos examinar cada una de las áreas de nuestra vida y ponernos a trabajar para producir una cadena de consecuencias satisfactorias que se extienda hasta el infinito. Lo tenemos todo y lo tenemos ya, y ahora es el momento de asegurarnos que la naturaleza kármica universal reciba esta impresión con toda la fuerza de nuestra divina conciencia. Y, afortunadamente, tenemos un santo auxiliar que está listo y capacitado para actuar según nuestras intenciones…, o sea el Ángel del Discernimiento.

Muchas veces hemos sentido que una determinada acción no nos acarrearía consecuencias satisfactorias para nuestros intereses y, sin embargo, hemos dejado de lado la advertencia y luego hemos tenido que pagar por nuestro error, para aprender a costa de “morir” en medio del desconcierto, el rechazo, el fracaso y las privaciones. El ignorar a la que sabemos es nuestra verdadera guía para un accionar correcto produce el correspondiente efecto. Incluso cuando parece que hemos sido heridos mortalmente por nuestras transgresiones de la ley, la vida continúa, y hasta que hacemos borrón y cuenta nueva, parece que estuviéramos viviendo en el infierno la mitad de nuestro tiempo.

Quizás desees leer nuevamente este mensaje y luego consentir en aceptar la asistencia del Ángel para que te ayude a armonizar tus vibraciones colectivas y para que despeje tu ceguera ante la Ley de Causa y Efecto. Esto puede hacer necesarios algunos períodos adicionales de aislamiento, debido a que el Ángel trabaja más eficazmente en el silencio condicionado a la conciencia para que sea más prudente y para que adquiera mayor capacidad de juicio.

En la tranquilidad de tu mente, el Ángel te ayudará a ver la Verdad y a llevarla siempre contigo para discernir la rectitud y corrección de cada situación que se produzca en el bullicioso mundo que te rodea. Cuando el Ángel haya realizado su trabajo, en tu vida sólo habrá una estación, un tiempo perpetuo para cosechar los frutos que surgirán de la buena semilla.

Finalidad: Este Ángel trabaja mejor en los momentos de soledad entrenando a nuestra mente para que sea prudente y juiciosa y para ayudarnos a emprender acciones que estén basadas en un sólido discernimiento.

Rasgos negativos que pueden presentarse a partir de las proyecciones del ego: descuido, negligencia e imprudencia, conducta y lenguaje impetuosos; personalidad carente de tacto; también puede indicar una personalidad emocionalmente fría, que se preocupa poco por los demás y defiende exageradamente su intimidad y privacidad.

Su energía resulta bloqueada debido a: una conciencia concentrada casi exclusivamente en los “efectos” de este mundo antes que en la Causa; los sentimientos de inseguridad acerca de las personas que nos rodean, un fuerte deseo de separarse de la gente debido a la sensación de falta de seguridad en el trato con los demás.

ÁNGELES DE LA MÚSICA
Sobre ellos habría que decir muchísimas cosas, pero las palabras son insuficientes y limitadas. Son criaturas sumergidas en una dimensión de luces y sonidos, armonía, belleza sin límite.

“Desde el centro del universo, en el que Dios se manifiesta, por ondas y vibraciones, por grupos y categorías, se retransmite hacia el exterior hasta los límites más lejanos en que viven los hombres, lo secos de la Armonía. Su sonido resplandece del color mismo de la música.

“Su misión – manifiesta Hodson – es la de llevar el esplendor de millones de prismas, el fluctuar de millones de planetas abajo, hasta los oídos de los hombres y aún más allá, en los mundos de la materia, para que incluso el árbol, la hierba y el topo que vive bajo tierra puedan escuchar la armonía divina”.

Los Ángeles de la música buscan el contacto con seres humanos espiritualmente elevados para transmitirles esos ritmos y aquellas armonías. Y es así que algunos artistas estén inspirados por Ellos, recogen de las profundidades de su alma o de lo alto de los Planes Astrales los sonidos y las sinfonías que los Ángeles les han sugerido.

Ellos los transforman en notas y partituras, en composiciones que luego darán la vuelta al mundo alimentando el espíritu de sus semejantes.

Muchos artistas de nuestros días componen así, sin ni siquiera ser conscientes del mecanismo divino que actúa dentro de sus obras.

Desde lo Alto trabajan con extrema diplomacia y habilidad, no buscan nuestro consentimiento para incluirnos en el Plan evolutivo. Todos nosotros somos dóciles, inconscientes peones de un inmenso tablero; pero, independientemente de la parte que hacemos, ha sido siempre elegida respetando nuestro Ser, en el interés de nuestro crecimiento interior.

La evolución humana pasa también a través de la música puesto que la música es armonía, es alimento para el espíritu, es elevación del alma, es el sublime contacto con la Mente Creadora.

Naturalmente, de todo esto hay que eliminar los estruendos disonantes que desgarran no sólo los oídos de las personas sensibles, sino también sus cuerpos sutiles. La música es perfecta geometría, es matemática aplicada al ritmo, es armonía, no estruendo sin sentido.

Invariablemente, el mensaje y la enseñanza de los Reinos superiores insisten en la necesidad de una colaboración siempre más intensa, siempre más extendida a muchos más hombres. Solamente así se podrán poner las bases para una Humanidad nueva, más consciente, que viva su vida con alegría, lejos del sufrimiento, del odio, de la violencia, que son cadenas que bloquean su evolución espiritual.

LAS MUSAS
Las musas son agentes de la creatividad que inspiran nuestro talento y nuestros dones. Todos podemos ser creativos, pero no olvidemos que el origen de la creatividad subyace en un mundo que no podemos ver.

Existen musas que, sin tener en cuenta nuestro talento, están dispuestas a inspirarnos más allá de los límites de la condición humana. Cuando los Ángeles nos inspiran, no existen límites para la creatividad. Esta va más allá del talento y alcanza la genialidad cuando desarrollamos la capacidad de escuchar a nuestra inspiración.

En la mitología griega existen nueve musas: las hijas de Mnemosina (la memoria), quienes formaban parte del séquito de Apolo. Eran las diosas de la Inspiración: Clío de la Historia, Melpómene de la Tragedia; Urania de la Astronomía, Talía de la Comedia, Terpsícore de la Danza, Calíope de la Poesía Épica, Erato de la Poesía Erótica, Euterpe de la Poesía Lírica y Música y Polimnia de los Cantos Sagrados.

Te habrás dado cuenta d que hay tres musas que representan la poesía y de hecho mucos poetas antiguos y contemporáneos reconocen a las musas como fuente de inspiración.

En Roma existía la costumbre de agradecer cada comida al “lares” (el genio del hogar”. Algunos hogares incluso disponían de un lugar fijo para él. Lares era el espíritu fundador de la familia y su fuente de creatividad. La genialidad formaba parte de la vida cotidiana.

La palabra genios proviene del antiguo nombre que designaba al espíritu guardián de todos los romanos varones. Juno a su vez designaba al de las mujeres. Los romanos rendían honores a estos espíritus en las antiguas celebraciones de aniversario y los reconocían como la fuente de la imaginación individual.

Inspirar o meditar significa reflejar creatividad. Cada vez que necesites inspiración interior, llama a tu musa. Contacta con tus agentes de la creatividad, esos Ángeles especiales que inspirarán tu talento en la vida. Sea tu vocación la de matemático, pintor de obras maestras, compositor o escritor, acostúmbrate a escuchar a tu guía interior para transformar tu talento en genio.

Por favor, no creas que el hecho de que existan estas musas creativas signifique que no poseas talento y creatividad artística propia. Somos lo suficientemente inteligentes para abrir nuestra conciencia a la información que viene del exterior, y somos nosotros los que realmente realizamos el trabajo. Por lo tanto, reconoce el genio que llevas dentro de ti

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº. 33
Curar nuestros Espejismos


A medida que trabajamos con nuestra amorosa Presencia y nuestro Ángel de la Guarda vamos a aprender que hace mucho tiempo nos están cuidando, y nosotros quizás nos olvidamos de registrarlos.

El cuidado de los Ángeles es como una gran madre, que nos cuida y nos alimenta con amor.

Esta programación es para tomar conciencia y ver algunas de las situaciones que vivimos, que son reflejos de deseos de nuestras propias confusiones en todos los planos.

Son como hechizos que nos hacemos, como espejismos que provocan nuestras emociones, nublando nuestra mente con falsas y sombrías imágenes.

El espejismo de la imagen que queremos darles a los demás; de poder, saber, ser popular, de destruir, de ser castigados por la vida, del miedo a las enfermedades.

El espejismo de la ambición, de ser víctimas, de someter o ser sometidos, de haber sido embrujados, engañados, estafados, de que la vida es una lucha, o de que todas las personas nos generan conflictos.

El espejismo de las expectativas de pensar que los otros nos tienen que dar aquello que no nos damos a nosotros mismos. El espejismo del trabajo y sus recompensas, del paraíso o del infierno, de la muerte como final de todo, de fanatizarnos con una verdad absoluta, de todo lo oculto y misterioso y el que proyectamos en nuestra familia, hijos, pareja.

Hay tantos espejismos como quieras encontrar.
Desde el centro del corazón vamos a pedirle a nuestra presencia, al Ángel de la Guarda, al Ángel de la Presencia, al Ángel de la Sabiduría, que se tomen de la mano unidos en nuestro interior, como si fueran las manos tomadas de toda la humanidad.

Empezamos a sentir, por esa intensa vibración que genera la energía que invocamos, un alivio profundo, un estado de paz, de amor y de curación.

Nosotros mismos continuamos, en el proceso de curación, con una luz rosa dorada.

La niebla del espejismo ilusorio se va a ir disipando a media que tomemos conciencia del origen, la causa, la razón y el efecto de ese factor negativo que está bloqueando a veces toda nuestra realidad, no permitiendo ver el valor de nuestro verdadero ser, nuestras potencialidades, y tapando lo sueños posibles para nuestra evolución.

También es importante chequear hasta dónde esta niebla invadió nuestro cuerpo, casa, lugares de trabajo, cada sitio donde pisamos, recorrerlos y convertirlos en una luz rosa dorada que es el rayo del amor, de la paz y de la unión con nuestra Divinidad interna.


(VOLVER AL INDICE)

(VOLVER AL INDICE PRINCIPAL)

* * * * * * * * * * * * * * * * *

ESPACIO PATROCINADORES
Formación Intensiva de Thetahealing en Córdoba (España) - 03 al 09 de Noviembre de 2017

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend