De terapeuta a Sanador

Sanación por imposición de manos con energía

 

El ser humano tiene una tendencia de querer ayudar a los demás. Hay un instinto que le lleva a ayudar a quienes le rodean. Muchos, es un impulso inconsciente, y en otros, una vocación consciente que es esto lo que quieren hacer.       

Se prepara y activa su activa su mente para aplicar, con el tiempo, todo aquello que ha ido aprendiendo a nivel intelectual, bien a través de una carrera universitaria, bien a través de cursos y talleres.

Finaliza su formación y empieza a buscar su espacio dentro de la sociedad más cercana para transmitir todo aquello que se le ha enseñado. Todo lo retiene en su mente a punto de ser expresado cuando se le presente la mínima ocasión, siendo a veces, sus amistades, las primeras prácticas.
La ayuda al necesitado es innata, y ya no me refiero a zonas del mundo, probablemente más necesitadas que la nuestra (España), sino a aquellas personas que están con nosotros en el día a día. Si algún hermano/a no están bien y nosotros vemos que podemos hacer alguna cosa, intervenimos para poner nuestro grano de arena para su restablecimiento del tipo que sea. Puede “funcionar o no”, pero hay algo que nos dice: “Adelante, ahora es una buena oportunidad para aplicar lo que has aprendido y te han enseñado. ¡Adelante!” Según como vemos la situación aplicamos todo lo que hemos retenido de las explicaciones recibidas al respecto.

 ¡Aquí empieza a manifestarse el nuevo terapeuta!    

Cuando conseguimos crear un despacho o encontrar un lugar, centro, donde podemos hacer nuestras visitas, empezamos a recordar todo lo aprendido. Según vamos escuchando a aquel que ha venido a nosotros, nuestra mente empieza a catalogar al individuo que tiene delante y empezamos a ponerle etiquetas:”éste tiene esto y esto, y es debido a aquello, por lo tanto, le tengo que hacer tal cosa o la otra”. ¡Perfecto! ¡Lo tenemos controlado! A tal síntoma, tal remedio”.

Así actúa el terapeuta estándar, convencional a lo largo del tiempo hasta nuestro presente. “Me han enseñado que a tal hecho, tal medicina”.
Con la práctica, se va dando cuenta que no siempre es tal cual y que, cada vez más, aquello que le transmitieron, no siempre se corresponde con todas las personas que le vienen. Es entonces cuando intenta sacar sus propis conclusiones y no las de nuestros maestros. Su mente va a cien y profundiza en otras direcciones para llegar a un bienestar. Busca entre su mente una salida a la situación, pero se da cuenta que ésta es limitada y que no siempre le da otras opciones.

Un terapeuta es aquel que ayuda a alguien. Es un ser que hace terapias, procesos para volver a equilibrar a la persona que se encuentra ante él.  Con el tiempo apareció el concepto “holístico”, y algunos de estos seres con vocación de ayudar a los demás, empezaron a denominarse “terapeutas holísticos”, o “psicoterapeutas holísticos”. De alguna manera, yo también empecé así, con esta etiqueta.
Quienes venían a mí, salían diferentes y animados para continuar sus vidas. La mayoría volvían a sus hogares cambiados, siendo otro/a en relación a como me empezaron a venir. Todo iba bien.

Con el tiempo cambié. Alguna cosa en mí me hizo cambiar.

Muchas veces, por no decir la mayoría de las terapias convencionales: psicólogos, psiquiatras, psicoterapeutas y toda una legión de “ayudantes a través de la parafernalia existente” se basan en el pasado de quien le llega a su consulta. Se trabaja lo que le pasó, volviendo a su pasado, y a menudo más ancestro, para encontrar la raíz de sus bloqueos actuales. Se insiste una y otra vez con lo que fue: hablar sobre su vida y los momentos más penosos, regresiones,…Al dedicarle tiempo le damos más fuerza y poder, potenciando la energía bloqueadora del individuo. Cuando actuamos así, lo que estamos haciendo, es insistir en aquello que no fue positivo, y potenciar sus aspectos emocionales más limitadores y dolorosos. Los tiempos están cambiando, pero todo y así, todavía se hace demasiada referencia en tener presento lo que fue y no lo que es. Desgraciadamente, todavía se supedita al ser humano a un equilibrio basado en la dependencia a un elemento externo a él: cápsulas, pastillas, gemas, amuletos, mandalas, esencias florales y toda una serie de recursos para hacer que la persona vuelva a “estar bien”. No se le enseña a ser ella, sino a depender.

Puede ser un terapeuta aquel que consigue que la persona que sigue una terapia de su manera de actuar restablezca su equilibrio emocional, mental y físico. ¡Sí, éste está considerado un buen terapeuta!.

Permitirme que os diga, que cuando hacemos servir la mente racional, el pasado y los elementos externos como norma continuada de tratamiento para ayudar a alguien, lo que le estamos diciendo es:

–    Tú eres incapaz de valerte por ti mismo. Tu pasado puede contigo y es él quien te domina. Es necesario sufrir mucho para liberarnos de él. Tú solo/a no puedes, lo siento. Eres un ser limitado y yo soy quien te puede ayudar. Necesitas a alguien como yo para poder ser tú. Yo sí que puedo, y tú no, por ti mismo/a.

¿Qué es un sanador? Pues todo lo contrario que la persona que quiere ayudar y se basa en su raciocinio y conocimientos de libros, conocimientos racionales.

Un sanador no actúa desde la mente para ayudar a alguien.

Un sanador no tiene presente el pasado de quien le viene a él. Lo conoce pero no insiste en él. La actitud de indiferencia hacia lo que fue, lo devalúa. No se recrea con lo que le pasó al “paciente”, sino que se basa en el presente, con lo que se puede hacer a partir de ahora.

Un terapeuta controla la sesión en todo momento. Quiere tenerlo todo controlado y dirigir la visita.

Un terapeuta quiere llegar a unos resultados.

Un sanador no se responsabiliza de los resultados, porque éstos no dependen de él.

Un sanador es alguien que permite que Dios se manifieste a través de él, ayudando a activar la divinidad del otro.

Un terapeuta ve a sus pacientes como alguien que necesita ayuda.

Un sanador ve a los que vienen a él como seres completos, no recordando quienes son, que se han olvidado quienes son, pero que son Dios como él. Seres perfectos.

Dos energías diferentes. Dos resultados diferentes.

Un sanador no controla en absoluto la sesión, porque actúa desde el corazón y es guiado por su divinidad, por aquellos que le acompañan del mundo de la Luz.

Un sanador no dice qué ha de hacer un “paciente”, sino que le comenta la situación que se encuentra y le explica todo lo que ha recibido de él según sus energías. Transmite los consejos, adecuados, recibidos por quienes le acompañan. Todo y así, a veces ni esto, porque sencillamente, cuando acaba la sesión ya se encuentra mejor o bien.

Un sanador no controla, no quiere obtener unos resultados, y me gustaría que se entendieran estas palabras, porque no él quien sana, sino que toda sanación es debida a una intervención divina. No depende de él. Aquel que nos llega ante nosotros tiene una parte importante en el proceso de sanación.

Un sanador vive el presente, el ahora y aquí.

El terapeuta tiene en cuenta un proceso lineal pensando en posibles nuevas visitas con él.   

Un sanador no sabe como finalizará la que está realizando ahora. Mi propia experiencia me ha hecho ver, que a veces con una de sola ya es suficiente.

El terapeuta tiene tendencia a poner un mínimo de sesiones según lo que “tenga el paciente”.

El sanador solo tiene presente la sesión del día y tiene la certeza que la persona puede valerse por sí mismo y no necesita que vaya a él.

Un sanador no teme por lo que pueda pasar en relación a su eficacia, porque no es él quien obra.

El terapeuta tiene en cuenta constantemente su reputación porque quiere conseguir unos resultados.

¡Hay tanta diferencia entre la mayoría de las terapias actuales y las sesiones de sanación!

Hay mucha distancia entre los terapeutas de las viejas energías y los verdaderos terapeutas actuales (sanadores de los nuevos tiempos).

Por lo que he podido constatar, los resultados son mucho más notables en las sesiones de un sanador, que en las visitas de un terapeuta.

Las terapias crean a menudo dependencia, y a veces, insatisfacción con el tiempo.  

Las sesiones de sanación crean liberación, paz, desbloqueo y un equilibrio restablecido para poder recordar quienes somos realmente y poder dar pasos hacia nuestra divinidad. Estas sesiones abren puertas del recordar quiénes somos y saber qué hacer por nosotros mismos a partir de ahora. Te ayudan a conectar con tu verdadera esencia.

La sanación puede abrir las puertas de un despertar de la consciencia.

Las terapias convencionales mantienen el estatus de incapacidad por parte del ser humano.

Es hora de dejar de tener tan presente el pasado de uno y centrarnos más en su presente.

Es hora de dejar que cada uno se responsabilice de su vida y despierta al sanador y al maestro que hay dentro de él.

Para poder ayudar a los demás, primero se debería de ayudar uno mismo.

Es sanador aquél quien se ha sanado antes él, entonces, sabrá qué necesita aquel ser que se encuentra ante él.

Ser terapeuta es ser una herramienta para manifestar el contenido de su mente.

Los sanadores son canales de su divinidad, dejándose llevar por su corazón.

Cuando más seamos nosotros, y recordemos quienes somos, más sanadores seremos, y dejaremos la etiqueta de “terapeuta” según unos contenidos, unas técnicas aprendidas.  

Somos mucho más de lo que nos han hecho creer.

Que el Amor y la Paz sean en ti.

 

 

Jordi Morella

http://jordimorella.blogspot.com

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES
7 comentarios
  1. User comments
    Manuel Antonio B.C.

    !Me encantaria mucho aprender sobre la Sanacion, para asi poder sanar y curarme yo, para mas adelante Sanar a todas las demas Personas que sufren y se quejan de mucho dolor en el Alma!
    !Espero q mi Deseo se cumpla pronto!
    J.H.S.

  2. User comments
    Martha Patricia Artunduaga P

    Manuel Antonio, puedes econtrar un libro que te enseña a sanarte y a sanar se llama el Libro del Bioquantum, descárgalo gratis en http://escueladebioquantum.com/, coridal saludo

  3. User comments
    Manuel Antonio B.C.

    Muchisimas gracias y que DIOS me la Bendiga Hoy, Mañana y Siempre…!!!

  4. User comments

    para: Martha Patricia Artunduaga P.
    -También tomé tu TIP del libro de bioquantum.

    Te lo agradezco enormemente….. Ya lo chequé; me cayó como anillo al dedo, osea es “SINCRODESTINO”….. Yeeeees!

    Un gran abrazo, bendiciones, alegría y abundancia para ti 🙂

    Michel

  5. User comments

    Hola : C omparto el contenido del artículo. La sanación esta en el acercamiento del alma y la personaliad y mi experiencia en la sanacion del alma asi lo demuestra.Debemos honrrar la vida y para ello solo somos los responsables de transitar con aceptación ,y entendimiento nuestro camino,trascendiendo nuestro pasado y honrrando nuestro presente.Comprender nuestros defectos psicologicos y entendernos como ser energetico es la clave de la desprogramacion de patrones involutivos para poder cultivar la nueva tierra( nuestras celulas) con la información adecuada.Trabajemos para ello mirandonos a nosotros mismos.Gracias.

  6. User comments

    Excelente articulo que expone de manera magistral lo que con tanta facilidad confundimos (al menos yo)

    Lo he leido varias veces e intento que me quede claro la gran diferencia entre terapeuta y sanador.

    A SIDO UN PLACER!! ¡¡QUE BELLEZA!!
    ¡¡GRACIAS MAESTRO!!

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend