Ciudad Virtual Gran Hermandad Blanca Banner

Del Caballo de Troya a la Clonación de Jesucristo

Separador

Ciencia Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoAl intitular este artículo como Caballo de Troya, no estoy haciendo referencia  al  artilugio que aparece en la Guerra de Troya y mencionado en la  Odisea de Homero, sino a una supuesta operación llevada a cabo por La Fuerza Aerea de los Estados Unidos (USAF).

 

Todo comenzó cuando el investigador español, Juan José Benítez, es contactado por un individuo autodenominado “El Mayor”, quien resulta ser un antiguo integrante de la USAF. Tras la muerte de tan misterioso personaje, Benítez es conducido a través de una serie de acertijos a un manuscrito, el cual resulta ser el testimonio de El Mayor como partícipe de un proyecto ultrasecreto denominado “Operación Caballo de Troya” y que fuera realizado en el año 1973.

 

No obstante entre los dos Caballos de Troya hay grandes similitudes:

CABALLO DE TROYA A.C CABALLO DE 1973 D.c

 

La guerra de Troya ya duraba más de nueve años cuando el más destacado guerrero griego, Aquiles, había caído muerto en combate.

Odiseo concibió el plan de construir un caballo y ocultar en su barriga a los mejores guerreros.

Los troyanos, grandes creyentes en los dioses, cayeron en el engaño, ignorando que era un ardid de los griegos para traspasar sus murallas. Aceptaron el caballo como un regalo divino.

Jasón fue del héroe de los tesalios y beocios, jefe de la  expedición de los Argonautas para la búsqueda del Vellocino de oro, anunciando la era de Aries. 

 

 

La guerra en Palestina ha durado más de 2000 años, mientras que el más destacado Hijo de Dios, Jesucristo, fue crucificado en sus tierras.

La USAF concibió un plan de viaje en el tiempo. Dentro de la Cuna se encontraban dos militares, para investigar la vida de Jesús.

Los israelíes, amantes del espionaje, cayeron en el engaño, ignorando que era un proyecto norteamericano para estar en su territorio. Los judíos aceptaron al griego Jasón como un adivino.

Jasón sería el mensajero americano, quien gracias a Juan José y a muchos Cibernautas transmitiría el mensaje de la Presencia divina de cada ser humano, anticipando la era de Capricornio.

 

Pero el gran objetivo no era seguir a Jesús de Nazaret y conocer su vida como inicialmente se les dijo a los tripulantes. Caballo de Troya fue diseñada para el traslado del ADN de Jesús, de José y de María a la época de 1973, muestras destinadas a la clonación de esa Sagrada Familia.

 

La Operación Caballo de Troya.

El “sistema básico” que había impulsado la operación consistía en el descubrimiento de una entidad elemental en la formación de la materia y del propio universo: el swivel, que tiene la propiedad de cambiar la orientación de sus hipotéticos ejes, transformándose así en un swivel diferente. El tiempo podía asimilarse a una serie de swivels cuyos ejes están orientados ortogonalmente con respecto a los radios vectores que implican distancias. Tal descubrimiento hizo imaginar las más espléndidas posibilidades de viajes al futuro y al pasado. Se decidieron por realizar la operación. Se tuvieron en cuenta  tres «momentos» de la historia de la humanidad como posibles e inmediatos candidatos para una elección final. Era el 10 de marzo de 1971.
Los tres objetivos en cuestión fueron los siguientes:
1.º Marzo-abril del año 30 de nuestra era. Justamente, los últimos días de la pasión y muerte de Jesús de Nazaret.
2.º El año 1478. Lugar: Isla de Madera. Objetivo: tratar de averiguar si Cristóbal Colón pudo recibir alguna información confidencial, por parte de un predescubridor de América, sobre la existencia de nuevas tierras, así como sobre la ruta a seguir para llegar hasta ellas.
3.º Marzo de 1861. Lugar: los propios Estados Unidos de América del Norte. Objetivo: conocer con exactitud los antecedentes de la guerra de Secesión y el pensamiento del recién elegido presidente Abraham Lincoln.

Se decidieron por la primera y la llamaron Caballo de Troya. La Operación  contemplaba dos fases perfectamente claras y definidas.
Una primera, en la que el módulo sufriría el  proceso de inversión de masa,forzando los ejes del tiempo de los swivels hasta el día, mes y año previamente fijados. En este primer paso, como es lógico, mi compañero y yo permaneceríamos a bordo hasta el «ingreso» en la fecha designada y definitivo asentamiento en el Punto de contacto.
La segunda -sin duda la más arriesgada y atractiva- obligaba al abandono de la «cuna» por parte de uno de los exploradores, que debía mezclarse con el pueblo judío de aquellos tiempos, convirtiéndose en testigo de excepción de los últimos días de la vida de Jesús el Galileo. Ese era mi «trabajo».
Este cometido -en el que no quise pensar hasta llegado el momento final- me obligó durante esos años a un febril aprendizaje de las costumbres, tradiciones más importantes y lenguas de uso común entre los israelitas del año 30.
Buena parte de esos 21 meses los dediqué a la dura enseñanza de la lengua que hablaba Cristo: el arameo occidental o galilaico. Siguiendo los textos de Spitaler y de su maestro en la universidad de Munich, Bergsträsser, no fue muy difícil localizar los tres únicos rincones del planeta donde aún se habla el arameo occidental: la aldea de Ma’lula, en el Antilibano, y las pequeñas poblaciones, hoy totalmente musulmanas, de Yubb’adin y Bah’a, en Siria.

Caballo de Troya contaba con dos técnicas, desconocidas, que yo sepa, por la comunidad científica. La primera fue desarrollada y puesta a punto por los laboratorios de ingeniería genética de la Navy. Durante años, como es habitual, la Inteligencia Militar fue «absorbiendo » y «haciendo suyos» los interesantes descubrimientos de científicos como Khorana y Niremberg (descifradores del lenguaje del código genético), Smith y K. Wilcox (descubridores de las enzimas de restricción), A. Kornberg y su equipo (que hallaron la polimerasa) y Berg (que produjo la primera molécula de ADN recombinado), entre otros muchos.

La segunda tenía sus orígenes en la Nanotecnología.  Se trataba de una magnífica obra de ingeniería biológica, puesta al servicio de la operación, y fundamentada en los descubrimientos de Leland Clark y Guilbaut, de la Fundación de Investigación Infantil de Cincinnati y de la Universidad de Louisiana, respectivamente. El primero, con sus trabajos sobre biosensores, y el segundo, al construir un sistema que podía medir la urea en los fluidos corporales, merced a un microelectrodo que era capaz de registrar los cambios en la concentración de ion amonio, permitieron a los laboratorios militares la obtención de los «nemos», así bautizados en recuerdo del legendario capitán Nemo y de sus viajes submarinos. Cada «nemo», por utilizar términos sencillos, consiste en una especie de «microsensor» (casi un minisubmarino), de treinta nanómetros de tamaño (un nanómetro equivale a la milmillonésima parte del metro). Dependiendo de las necesidades de cada «misión», los «nemos» variaban de tamaño. Lo habitual eran los ya referidos treinta nanómetros (tamaño de un virus), pero Caballo de Troya disponía también de «batallones» de «nemos», con espesores de cien nanómetros. Actuaban como «sondas», y también como «correctores», proporcionando toda clase de información. Eran una «bendición», en lo que se refiere al diagnóstico médico, pero también una arma de doble filo, peligrosísima. Desde mediados de la década de los años cincuenta, cuando Clark inventó el electrodo que medía el oxígeno disuelto en la sangre, los laboratorios militares no han cesado de trabajar para la obtención de «nemos» que puedan destruir a un supuesto enemigo. Imagino que el hipotético lector de este diario adivinará a qué tipo de horrores me estoy refiriendo. Es por ello por lo que no haré una descripción detallada de estos asombrosos «robots orgánicos», capaces de llegar al último rincón del cuerpo humano de «fotografiarlo», de transmitir los datos y de destruir o corregir todo tipo de células, si así fuera necesario.
Los nemos  identificaría y transmitiría por radio el patrón de bandas. Es decir, el «perfil genético» del individuo. La «huella», una vez en poder del ordenador, era amplificada a voluntad.) Esta diminuta maravilla de la Ciencia -únicamente programable con el concurso de Ordenador  ahorraba muchas de las fases de la primera técnica de identificación del ADN, excepción hecha de las ya mencionadas. En definitiva, un sistema más rápido, limpio y fiable.

De acuerdo con el Mayor la técnica de clonación (transferencia nuclear) fue descubierta por los militares mucho antes de que Watson y Compton Crick (1953) presentaran al mundo el modelo estructural del ácido desoxirribonucleico. La clonación consiste en fundir mediante un pulso eléctrico dos células humanas o de animales. En una de ellas (huevo no fecundado u ovocito) se extrae el núcleo y se sustituye por otro que contiene el código genético que se desea clonar. El pulso eléctrico provoca la división celular y el nuevo embrión empieza a ser viable. En el momento indicado,  dicho embrión  es implantado en una madre de alquiler o vigilado en laboratorio. De esta forma se consigue un doble físico (no mental o espiritual) del ADN que se desea. El material dispone de la información necesaria para el desarrollo del individuo.

Palestina Siglo 1 164x300 Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoUno: Jerusalén, la crucifixión.

 

Narra la muerte de Jesús y aparecen las medidas de su cuerpo así como los datos técnicos de la crucifixión.

Jerusalén, capital de Israel,  es considerada Ciudad Santa. Desde el año 587 antes de Cristo, fecha de la destrucción de Jerusalén y del Templo por Nabucodonosor, la Ciudad Santa había padecido 16 invasiones, siendo arrasada y vuelta a edificar en más de una decena de veces. En 1947, la Organización de las Naciones Unidas establece un plan que divide Palestina en un Estado judío y otro árabe. Al terminar la guerra, Palestina queda dividida entre Israel y Jordania.

El monte Olivete era la zona apropiada para la toma de tierra de la «cuna». Su proximidad con la aldea de Betania y con Jerusalén la habían convertido en el lugar estratégico para el «descenso».

Jasón tuvó la oportunidad de medir a Jesús, con la excusa de mandarle a hacer una túnica, esto fue lo que encontró:

Extremidades superiores (total): 82 centímetros (brazo: 37 cm y antebrazo: 45 cm. mano, 20).
Longitud de las extremidades inferiores (total): 94 cm (medidas desde el talón a la articulación de la cadera).
Muslo: 55 cm, y pierna, 39 cm.
Anchura de los hombros (medida entre los puntos acromiales): 45 cm.
Tronco (desde el manubrio ozona superior del esternón al punto trocantéreo o saliente del fémur a nivel de articulación): 62 cm.
Diámetro torácico (por la espalda): 41 cm.
Perímetro de la caja torácica (medida a la altura del gran pectoral): 99 cm.
Longitud máxima de la cabeza (desde el punto opisto-craneano a la gabela): 19,9 cm.

Anchura máxima de la cabeza (entre parietales): 15 cm.
Anchura bicigomática (desde la apófisis cigomática: de pómulo a pómulo): 14 cm.
Altura total de la cara (desde el gonion hasta el punto alveolar o prostion): 18,9 cm.
Perímetro de la cabeza: 58 cm.
Perímetro máximo de los brazos: 35 cm. Perímetro máximo de antebrazos: 31 cm.
Perímetro máximo de muslos: 57 cm. Perímetro máximo de piernas: 46 cm.
Rodillas (perímetro máximo): 42 cm.
Estatura total: 1,81 metros.
La línea media o axial (desde la nuca al canal interglúteo ten: punto superior del pliegue interglúteo) aparecía recta, sin desviación.
Longitud máxima del pie: 31 cm (planos de primer grado).
Según los índices de Decourt y Pende, el morfotipo somático de Jesucristo resultó fundamentalmente macrosómico, participando del tipo «atlético» y, en cierta medida, del «pícnico». Los índices -resultantes de la multiplicación de sus medidas reales por los factores hallados por los mencionados científicos para el caso de los hombres- fueron los siguientes:
Talla: 181 centímetros x factor 0,470 = 85,07; altura trocánter: 94 cm x 0,457 = 42,96; bitrocantéreo: 37 cm X 1,250 = 46,25; bi-humeral: 45 cm X 1,052 = 47,34; occipito mentón: 22 cm x 0,870 = 19,14; perímetro torácico: 99 cm x 0,470 = 46,53 y bi-maxilar: 14 cm x 1,820 = 25,48.
En cuanto al índice de Pignet, Caballo de Troya comprobó que el Maestro correspondía a la descripción de «MUY FUERTE» (índice de Pignet = altura en centímetros – perímetro torácico en espiración máxima más su peso, en kilos =
181 – 97 más 80 = 4). Naturalmente, las últimas dos cifras -perímetro torácico en máxima espiración y peso- son aproximativas. (El referido índice de Pignet establece la siguiente clasificación medía: IP 10 = persona muy fuerte; IP 15 a 20 = persona fuerte; IP 20 a 25 = persona mediana; IP 25 a 30 = persona débil e IP 30 = persona muy débil.)
En relación con el índice craneal o cefálico, los expertos de Caballo de Troya -siempre de acuerdo con las medidas obtenidas-, dedujeron que Jesús de Nazaret era mesocéfalo, con una ligerísima dolicocefalia. Este índice -75 %- se obtuvo de acuerdo con la fórmula convencional:
I.C.: DT (medido entre ambos eurión) x 100 = 15 x 100 = 75
DAP (medido entre opistión y gabela) 19,9
En la valoración lateral, el índice craneal arrojó 100,5 %. Es decir, hipsocéfalo. En otras palabras, con una altura craneal claramente superior al diámetro longitudinal.
Por último, al examinar el cráneo frontalmente, el índice del Galileo resultó de 75 %. Es decir, con una ligera tendencia a la estenocefalia (cráneo estrecho).

Como salta a la vista, el Maestro era un hombre de complexión atlética, con un poderoso desarrollo del esqueleto y de su musculatura. Sus extremidades eran largas y el tórax realmente imponente, con unos hombros anchos y sólidos como rocas. La grasa o panículo adiposo era muy escaso; prácticamente inexistente.
La cabeza se presentaba firme y alargada, con un rostro igualmente alargado en su parte media y un mentón y relieve óseos acentuados. El cráneo, como ya dije, alto y estrecho.
Estas características le hacían destacar sobre la media normal de la raza judía de aquella época. Según los estudios de Von Luschan y Renan, entre los judíos de la Rusia del Sur, la altura media oscilaba alrededor de 1,60 metros, llegando a 1,70 entre los hebreos de Londres y los judíos españoles de Salónica. El tipo mesocéfalo de Cristo tampoco era frecuente. Entre los hebreos de la Rusia del Sur, por ejemplo, el porcentaje de individuos braquicéfalos (de cráneos cortos) era de un 81%, alcanzando los mesocéfalos un 18% y los dolicocéfalos un 1%.
Entre los judíos de Salónica -expulsados de España-, los dolicocéfalos suponían un 14,6% y los braquicéfalos un 25%.
Además de por su considerable estatura -1,81 metros-, Jesús de Nazaret llamaba la atención por su perímetro torácico, más grande que la media de sus compatriotas.
Esta tipología «atlética» encajaba además considerablemente con el temperamento
«enequético», descrito por Mauz: escasa reacción ante los estímulos, movimientos seguros y vigorosos, aunque escasamente pródigos. De mayor fuerza que precisión.
Fue sin duda esa fortaleza física la que pudo contribuir a soportar en parte el brutal castigo
Un sencillo cálculo matemático nos proporciona la terrorífica imagen del peso que tuvo que soportar Jesús de Nazaret durante este angustioso elevamiento. Repartiendo el peso total del Maestro entre ambos brazos (unos 40 kilos para cada uno) la fuerza de tracción ejercida sobre cada uno de ellos es igual a 40/coseno de 65º = 40 : 0,4226 = 95 kilos, aproximadamente.
Los hombres de Caballo de Troya, en un informe posterior al primer «gran viaje» y en base al peso de Jesús, a las longitudes de sus brazos, a las distancias hombro-clavo y al ángulo de 30 grados que formaban sus miembros superiores con la horizontal, expusieron, entre otras, las siguientes consideraciones teóricas: la distancia entre los clavos de las muñecas y una línea horizontal (imaginaria) que pasara por el centro de ambas articulaciones de los hombros, era de 26,5 centímetros, aproximadamente. Esta era, en suma, la escalofriante altura a la que debía elevarse el Maestro cada vez que practicaba una de estas inspiraciones algo más profundas. Pensando que el músculo deltoides (que se extiende desde la clavícula y el omoplato al húmero) está diseñado para elevar el citado miembro superior, cuyo peso es de un kilo y pico, el esfuerzo a que se vio sometido en el caso del Galileo es sencillamente excepcional. Si hacemos actuar el citado deltoides en forma inversa -haciendo fijas sus inserciones en el húmero, tirando hacia arriba de los hombros para elevar el peso del cuerpo- comprobaremos las enormes dificultades que ello supone, perfectamente patentes en ese ejercicio gimnástico, único, que se lleva a cabo con las anillas y que, popularmente, es conocido como «hacer el Cristo». Al no contar con la ayuda de los músculos de las extremidades inferiores, la musculatura del hombro tenía que elevar el peso correspondiente a la cabeza, tronco y vientre, hasta la raíz de los miembros inferiores. Es decir, suponiendo que la masa total de Cristo fuera de unos 82 kilos, la mencionada musculatura debía correr con la elevación de los 2/3 del peso corporal. En otras palabras: con unos 54,6 kilos. De acuerdo con la expresión peso = masa x gravedad, se obtuvo que 54,6 x 9,8 = 535,73 julios. Al cronometrar el referido ascenso de 26,5 centímetros (0,265 metros) en unos 1,5 segundos, Caballo de Troya dedujo que la aceleración sufrida por Jesús de Nazaret fue de aproximadamente, 0,2355 metros por segundo en cada segundo. (Se tuvo en cuenta, obviamente, los siguientes parámetros: «e» = espacio o distancia recorrida; «V0» = velocidad inicial, en este caso cero; «a» = aceleración y «t» = tiempo invertido. O, lo que es lo mismo: e = V0 + 1/2 a t2. Esto significaba lo siguiente: 0,265 = 1/2 a. 1,52.)
También fue calculada la fuerza que tuvo que hacer el Maestro en cada una de estas violentas elevaciones en vertical: peso-fuerza = masa X aceleración. Es decir, 535,73- F = 54,6 x 0,2355. El resultado fue de F = 522,87 julios.
En cuanto al «trabajo» desarrollado, he aquí la escalofriante cifra: trabajo = fuerza x distancia (T = 522,87 x 0,265 = 138,56 newtons). Ello arrojó una potencia de ¡92,37 watios! (potencia = trabajo/t¡empo o 138,56/1,5).
Si comparamos esos 92,37 watios con los 2,5 que normalmente realiza la misma musculatura para elevar simplemente el brazo, empezaremos a intuir el gigantesco y dolorosísimo esfuerzo que, como digo, desarrolló Jesús de Nazaret en la cruz.

Dos: Masada, la resurrección.Sudario Tur n 212x300 Del Caballo de Troya a la Clonación de Jesucristo

 

Se transcribe la grabación de la última Cena. Se hace una semblanza de las apariciones y la constitución del cuerpo glorioso.

Masada fue escogida como el segundo lugar para el montaje de la estación receptora de fotos como para nuestros verdaderos objetivos. Y ello por dos motivos. El primero, por las características físicas de la aislada montaña, que, en su cara este, descolla 1 300 pies sobre la superficie del mar Muerto, y por su privilegiada ubicación: a unos cien kilómetros al sur de Jerusalén y a cientos de millas de los dos focos de fricción (los altos del Golán, en la frontera con Siria, y el Sinaí). Aquel “coloso” de roca dorada por el ardiente sol del vecino desierto de Judá, con su “cima” plana y en forma de “cubierta de barco”, de 1 900 pies de longitud (de norte a sur) y otros 650 (de este a oeste), prácticamente cortada a pico a todo su alrededor, era una “base” segura. Casi inaccesible e ideal para una operación como la que nos proponíamos. El segundo motivo resultaba más íntimo e importante para los judíos. Masada había sido el escenario de uno de los más dramáticos y simbólicos sucesos de la siempre agitada vida de Israel. En el año 66 de nuestra Era, el pueblo judío volvió a levantarse en armas contra el Imperio romano, Aquella guerra duraría cuatro años.

Al observar la “mancha” dorada -réplica fiel de un cuerpo yacente-, mi compañero quedó boquiabierto. Había identificado la majestuosa figura “impresa” en el lino con la de la Síndone de Turín, la enigmática reliquia.
el peso, textura y dimensiones de la sábana que sirvió para envolver el cadáver del Hijo del Hombre. Exactamente: 234 gramos por metro cuadrado. Es decir, contemplando sus 4,36 x 1,10 metros, obtuvimos un total de 1 kilo y 123 gramos. El tejido, opaco y espeso, resultó muy irregular, tanto en el hilado como en la textura. Esta era del tipo de “sarga” -también conocido en la actualidad como modelo de “raspa de pez”-, con una media de 40 hilos por centímetro cuadrado en la urdimbre y 30 en la trama, 27 inserciones por centímetro. Fibra de lino, con solitarias y escasísimas presencias de algodón del tipo herbaceum.
Los cabellos anclados en el lino -rectos y de diámetro uniforme- eran en su mayoría de la cabeza. Tras llevar a cabo un corte transversal del pelo y una inclusión de celoidina aparecieron datos suficientes para resolver el problema de la raza: blanca. Mediante los exámenes morfológicos, el estudio de la “cromatina de Barr” y la fluorescencia del cromosoma Y (1), “vimos” igualmente algo que no necesitábamos demostrar: los cabellos eran de un varón y de una “fortísima y acusada masculinidad”.
El análisis de la sangre que manchaba el lienzo nos reservó también varias sorpresas. Para empezar, la nitidez de las huellas -casi perfectas- dejó atónito a Eliseo. Yo había tenido oportunidad de contemplar tan singular fenómeno en el interior del sepulcro y tampoco lograba explicármelo. Si el cuerpo había sido separado de la sábana -eso era evidente-, ¿por qué los coágulos y reguerillos no habían quedado emborronados? El despegue de un lienzo de una herida siempre provoca el chafarrinado de la huella.
Pero eso no era todo. La sangre, en lugar de penetrar y empapar los hilos de la sábana, se había escurrido entre la trama, traspasando la tela.
Amén de las huellas sanguinolentas, el lienzo nos sorprendió con unas “ manchas” de color dorado y naturaleza desconocida, que constituían una réplica o copia -vuelven a faltarme las palabras- del cuerpo que había cubierto. Las “manchas” en cuestión constituían un auténtico “negativo” fotográfico, tal y como hoy podemos entenderlo . además, la intensidad de la “figura” allí “grabada” variaba en relación inversa a la distancia lino-cadáver. Y por si todo esto no fuera suficiente, el estudio de las nubes superficiales de electrones de las caras internas de la sábana (las que presentaban las “manchas” en cuestión), vino a demostrar que la misteriosa “desaparición” del cuerpo del Hijo del Hombre tenía mucho que ver con la “manipulación” del concepto “tiempo”.

Al analizar el lienzo que envolvía el cuerpo de Jesús  el instrumental detectó en las «colonias cuánticas» que flotaban sobre el lienzo en el que había reposado el cadáver unos swivels claramente «removidos» y «estacionados» en un «ahora» histórico (año 35) que, obviamente, nada tenía que ver con aquel presente (año 30). La descomposición fue consumada, por tanto, en décimas o centésimas de segundo. Un proceso que, de haber seguido los cauces de la Naturaleza, hubiera necesitado, justamente, alrededor de cinco años.
Nosotros conocíamos esa fantástica posibilidad de modificar los ejes ortogonales de estas «unidades subatómicas elementales». Pero dichas inversiones axiales –al menos con la tecnología de Caballo de Troya- nunca fueron acompañadas por los fenómenos ya mencionados: vibraciones y «escapes» luminosos. Unos fenómenos que evidentemente alteraban el entorno. A no ser que ambos sucesos -aceleración de la descomposición y lengua luminosa- fueran independientes.
«Santa Claus» propuso entonces una vía alternativa que nos dejó perplejos: quizá «alguien» (?), satisfecha la resurrección, quiso dejar constancia física de los hechos. Una especie de «acta notarial», válida para aquel tiempo y para el nuestro. Verdaderamente, tanto aquélla como las generaciones futuras han contado con el espléndido «regalo» del lienzo que cubrió al rabí de Galilea durante treinta y seis horas. En él, como ya dije, se encuentra encerrada la «información» que puede esclarecer esa última fase de la resurrección: la enigmática desaparición del cuerpo físico.

 

Transfiguraci N Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoTres: Saidán, la transfiguración.

 

Saidan era el nombre popular y abreviado de Bet Saida. un barrio pesquero de Nahum- y otra muy distinta Bet Saida Julias, construida por Filipo muy cerca del Jordán y a poco más de 16 estadios (unos 3 kilómetros) de Saidan. Saidan,  resultó un lugar silencioso, familiar, donde la vida discurría monótona y plácidamente. El principal objetivo en el lago consistía en intentar «observar» las pretendidas apariciones de Jesús.
A las 06 horas y 30 minutos de aquel viernes, 21 de abril, las dos embarcaciones enfilaron la costa de Saidan. Y gracias a las imágenes captadas por el «ojo de Curtiss» se pudo hacer el análisis del cuerpo glorioso.

La masa encefálica no existía como tal. Cerebro, cerebelo, duramadre, bulbo raquídeo, hipófisis, etc., habían sido sustituidos por un esferoide -una especie de «súper-galaxia»-, luminiscente, en perpetua palpitación y con-formado por trillones de «circuitos» de algo semejante a las sustancias blanca y gris, con «cuerpos celulares», «tallos protoplasmáticos» y «cilindro-ejes»…. puramente atómicos. A nivel teórico y especulativo imaginamos que aquella intrincada «tela de araña» desarrollarla las mismas funciones que «nuestros» hemisferios, ventrículos, etc. Pero no podemos asegurarlo. Lo cierto es que aquel poderoso e «inmaterial encéfalo» parecía regular las operaciones motoras, en estrecha colaboración con el sistema periférico. Dudamos, por supuesto, que existiera ningún tipo de red nerviosa visceral o vegetativa.
En una de las «áreas» de aquel filamentoso y singular «encéfalo» -que venía a corresponder a la corteza del tercer ventrículo, bajo el tálamo-, se detectaron unos  átomos de un gas noble (el kriptón). En total, 86 conjuntos biatómicos que giraban en órbitas comunes. Los planos orbitales, sensiblemente paralelos, disfrutaban de un «eje» común que, a su vez, describe un movimiento vibratorio armónico cuya frecuencia y amplitud estaban en función de la temperatura (0,2 megaciclos para 35 grados centígrados). Esta cadena de átomos de kriptón presenta una doble función: la de «almacenaje» en el seno de los seres vivos de una información codificada sobre todos los posibles seres orgánicos integrados en el universo y, en segundo término, la captación del medio ecológico circun-dante de toda suerte de informaciones. Al comparar estas últimas con las primeras, el ser vivo estaría en condiciones de provocar las necesarias mutaciones, dando lugar a un «individuo» nuevo o diferente. En otras palabras: estos átomos de kriptón contienen las claves codificadas para la formación de todas las posibilidades de seres orgánicos que puedan darse en la naturaleza.

Curiosamente, Jesús de Nazaret, siempre que se refirió al «alma», lo hizo en relación directa con los seres dotados -de inteligencia y voluntad…

Al estudiar todo el desarrollo de las «apariciones» se llegó a la conclusión de que la formación de dicho «cuerpo» experimentó diferentes y bien definidas fases o procesos de «materialización», pasando por etapas «nebulosas», «cristalinas o transparentes» -en las que el Maestro se negó a que le tocasen- y de una materialidad externa perfectamente conformada. En las primeras etapas -digamos de semiformación-, aquellas «presencias» provocaban unos intensísimos campos magnéticos (de hasta 200 000 gauss), que, sin duda, fueron los responsables del arrastre de las espadas, copas metálicas, etc., en el interior del cenáculo. Es imposible certificar si esos diferentes estadios que fue presentando el «cuerpo glorioso» de Jesús corresponden a otras tantas «formas de vida», independientes entre sí, a las que puede tener acceso el hombre después de la muerte o si, por el contrario, todas ellas constituyen un único y escalonado proceso.

 

Carta Jes s Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoCuatro: Nazareth, el nacimiento.

 

Abarca los llamados “años ocultos” del Maestro. No existe, hasta hoy, obra alguna que dibuje la aldea de Nazaret y sus gentes como el presente documento. En una sucesión de peripecias -más cercanas al cine que a la literatura-, el mayor de la USAF que investiga la encarnación de Jesucristo en la Tierra reconstruye una de las más oscuras y fascinantes etapas del que fue carpintero, jefe de un almacén de aprovisionamiento de caravanas, maestro, forjador e impenitente viajero. Todo un período -de los catorce a los veintiséis años- decisivo para comprender en su justa medida la experiencia humana del Hijo de Dios.

 

El 21 de agosto nace Jesús hacia las doce del mediodía.
A escasas semanas del nacimiento, la familia recibe una visita de unos sacerdotes astrólogos procedentes de Ur de Caldea: Melchor (actual Maestro Djwal Khul) Gaspar (Maestro Morya) Baltazar (Maestro Kutumi).

El siguiente análisis, más que una carta astral para la personalidad de Jesús, ha de estimarse como una representación simbólica de su relación con el mundo. A través del signo escorpión—que guarda el misterio de la resurrección—nos habla de su misión en la tierra, dejando un mensaje escrito en simbología astrológica. Los planetas se encuentran en sus domicilios, lo que representa todas las fuerzas cósmicas en equilibrio. Saturno y Urano se hallan en Piscis, signo que representa la era que iniciaba, cuyo símbolo, el pez sería utilizado por los cristianos.
El nodo norte lunar en Tauro señala el objetivo de su encarnación: experimentar, vivir la vida humana en la materia.
Plano físico: Individuo de enorme fortaleza física, ya que Plutón le configuró su insospechado poder para resistir el dolor. El sol en Leo aclaró el color negro del cabello, así como el de los ojos. Acastañado. Ojos color miel.
Rostro de frente amplia y tez clara. Expresión profunda que irradia gran seguridad.
Cuerpo bien proporcionado. Elevada estatura y amplia capacidad torácica. De actitud decidida y manifestaciones rotundamente masculinas.
Su vida se vería repentinamente truncada . Al estar Mercurio en conjunción con Plutón configuró una muerte violenta y provocada , en cierta medida, por Él mismo.
La Luna en la Casa de VIII, señala un “nacimiento” a través de la muerte: la resurrección. Indica igualmente una muerte pública a manos de “militares”.
Plano emocional: Venus en Libra y en la Casa XI le dotó de un gran encanto que le hizo muy atractivo y agradable en sociedad. Lo lleva a cultivar relaciones de amor-amistad en su entorno pero con la dificultad para entregarse a fondo a un amor único.
Plano mental: mercurio en Virgo y Casa X ejerce una fuerte influencia en su personalidad. Gran facilidad de palabra y filosofía profunda. Expresión en términos enérgicos. Acometía verbalmente con dureza contra sus enemigos, aunque utilizando de todas sus artes. Su filosofía: “La Luz, la unión con el Padre: objetivo final de la vida”. Los medios con que cuenta el hombre para conseguirlo aparecen en las doce casas.
Casa I en Escorpión: “Cómo es el hombre.” El ser humano que hace su incursión en el mundo bajo las vibraciones acuáticas de Escorpión es un ser intuitivo por naturaleza, cuya vida se manifiesta a través del plano psíquico. En esta existencia deberá perfeccionarse y alcanzar el equilibrio entre sus dos naturalezas: la material y la espiritual.
Casa II en Sagitario: “Qué posee.” El ser humano puede adquirir la sabiduría gracias a los conocimientos abstractos representados por sagitario.
Casa III en Capricornio: “La mente concreta.” El ser humano entra en contacto con la realidad gracias a la mente. Al percibir ese mundo real que le circunda cobra conciencia de que su actuación requiere de la participación de los demás y ello le lleva a la cooperación.
Casa IV en Acuario: “El origen del hombre.” El ser humano procede del cosmos. El padre es el Creador: El sol. El final de la vida es el retorno al punto de origen. El ser humano entra en el plano mental por el signo de acuario, ahí espiritualiza la experiencia, de la mano de la razón.
Casa V en Piscis: “Su obra.” Después de hacerse consciente de la realidad y de haber entrado en el plano mental, comienza a crear, gracias al plano emocional y a la sensibilidad que le proporciona piscis. Los hijos son la obra del hombre. Ellos perpetúan la especie. La mente en cambio, perpetúa su obra intelectual, y ello se consigue por el plano intuitivo. No existe creador sin intuición y sin sentimientos.
Casa VI en Aries: “el trabajo.” El hombre recibe en Aries la energía que le empuja a la acción. Comienza a actuar por iniciativa propia y se hace consciente de la realidad: la lucha por la. Tiene que contribuir con su trabajo físico y mental a la vida. Es la energía vital al servicio de la humanidad.
Casa VII en Tauro: “El enemigo del hombre.” El más peligroso y sútil amigo del hombre es el afán por las riquezas, el lujo y el placer material. El hombre ha de superar la ley de los contrarios y vencer la tentación del placer.
Casa VIII en Géminis: “La muerte.” La muerte no es otra cosa que el nacimiento a una nueva vida. La palabra, la vibración sonora, desempeña un papel primordial en la creación y en el proceso evolutivo vinculado al renacimiento a esa  vida nueva. El objetivo final de la muerte marca la separación del cuerpo físico del espíritu.  El primero vuelve a la materia de manera temporal (Saturno). El segundo, como un viajero (Júpiter), emprende otros “viajes”  hacia planos o niveles de existencia.  El Gran trígono (Luna, Marte y Urano) habla de realización mediante un ciclo que se origina en el Cosmos, seguido del nacimiento, de la muerte y de la resurrección.
Casa IX en Cáncer: “La mente abstracta.” Después de asimilar los conocimientos por la mente concreta, que suministra al hombre el cuadro de la realidad, deberá canalizarlos a través de la intuición. Cáncer introduce el elemento “imaginación”  en el proceso mental superior. La intuición de Escorpión, la sensibilidad de Piscis y la imaginación de Cáncer constituyen los tres elementos básicos para desarrollar la vida psíquica del hombre, y de ahí emana la sabiduría divina.
Casa X en Leo: “La meta.”  El objetivo de la existencia es llegar a Dios, la meta alcanzar la sabiduría completa. Adquirida la sabiduría teórica, es por la Voluntad como pueden ponerse en práctica los conocimientos y alcanzar la superación; es decir, el control absoluto del Yo inferior y del Yo superior.
Casa XI en Virgo: “Los aliados del hombre.” En la unión reside la fuerza. El hombre en solitario no puede lograr su meta final. Es preciso participar en la evolución colectiva de la humanidad. Venus indica donde puede hallarse la fuerza para llegar a la meta: en el amor espiritual, basado en el equilibrio materia-espíritu, como señala Venus en Libra.
Casa XII en Libra: “La enfermedad.” Cuando el hombre,  en su proceso educativo, desprecia la intuición y la sensibilidad que conducen a planos elevados de conciencia cae en una “intelectualidad enfermiza” incapaz de reconocer las ventajas de lo emocional. Su “cultura” es falsa y le incapacita para intuir siquiera la verdad. El hombre, entonces, termina convirtiéndose  en un esclavo de sus propias pasiones, es decir, un desequilibrado.

Ascension Of Christ Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoCinco: Cesarea, la ascensión.

 

Narra la vida de Poncio Pilato y contiene el análisis de la Sábana Santa.

 Cesarea, pujante y ruidosa urbe, fundada por el rey Herodes el Grande, era la sublimación del color blanco y del paganismo. Ni siquiera en la Decápolis, entre las ciudades helenizadas, pude hallar un «clima», un estilo y unas costumbres tan romanizados como en aquel lugar. Herodes, al construirla, quiso halagar al emperador César Augusto y los romanos supieron aprovechar el derroche arquitectónico, convirtiéndola en la capital administrativa y militar de la provincia.
Al contemplarla en la distancia quedé deslumbrado, como digo, por su absoluta y dominante blancura. Todo en aquel gigantesco semicírculo de 3 000 hectáreas era plateado. Todo limpio y cuidado. Todo meticulosa y sabiamente diseñado.
La alta muralla, de un kilómetro de longitud, fue trazada como un arco protector que cubría la totalidad del flanco oriental. Y cada centenar de pasos, redondas y sólidas torres de vigilancia de diez metros de diámetro. Por el norte, muy cerca de una de las tres monumentales puertas que perforaban la blanquísima caliza de la muralla, se alineaban en paralelo dos acueductos de ocho millas (14,4 km) que transportaban las aguas del Carmelo.

Al ser testigo de la aparición el Mayor se inclinó por relacionarlo con un holograma, algo que sólo a partir de 1947, con Dennis Gabor, fue conocido y desarrollado. Entre las notas tomadas por el explorador figura lo siguiente con relación a las apariciones del resucitado:
Según los «correos» y demás mensajeros que trajeron las noticias a la Ciudad Santa, el total de testigos que alcanzó a ver y a escuchar al Resucitado en esas diecinueve «presencias» osciló entre 1 488 y 1 538. Tiempo en el que el Maestro fue visible: ¡ocho horas y treinta y seis minutos, aproximadamente! Las apariciones se registraron de día, en la noche, en lugares abiertos o cerrados y con puertas atrancadas. De esas diecinueve «presencias», cuatro tuvieron lugar a considerables distancias de Jerusalén. A saber: Alejandría, a 517 kilómetros; Tiro, también en línea recta, a poco más de 200; Filadelfia, a 76, y el yam (lago de Tiberíades), a 140 kilómetros.
He aquí las veces en que el rabí fue observado por discípulos y seguidores de prestigio:
Pedro, el que más, contabilizó siete oportunidades, seguido por los íntimos, con seis (Tomás y Simón el Zelota lo vieron cinco veces). También María, la de Magdala, pudo contemplarlo en cinco momentos. La Señora, Santiago, su hijo, y Juan Marcos, el benjamín de los Marcos, disfrutaron de dos oportunidades cada uno. El Galileo fue visto igualmente, en una ocasión, por José de Arimatea, Nicodemo, Elías Marcos, Lázaro, Cleofás y Jacobo (los pastores de Ammaus), David Zebedeo y la familia de Lázaro.

 

La tumba de José estaba vacía, no porque el cuerpo de Jesús había sido rehabilitado o resucitado, sino porque las huestes celestiales habían recibido el permiso solicitado para aplicarle una disolución especial y excepcional, una vuelta del “polvo al polvo”, sin la intervención del paso del tiempo y sin el funcionamiento de los procesos ordinarios y visibles de la descomposición mortal y la corrupción material.
Los restos mortales de Jesús sufrieron el mismo proceso natural de desintegración elemental que caracteriza a todos los cuerpos humanos en la tierra, excepto que, en lo que se refiere al tiempo, este modo natural de disolución fue enormemente acelerado, apresurado hasta tal punto que se volvió casi instantáneo.

Espiritu Santo Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoSeis: Hermón, la decisión.

 

Aparece el análisis de las apariciones de Jesús, el análisis de la sangre y la diferencia entre cuerpo y alma.

El Monte Hermón levantaba su pico nevado con un esplendor majestuoso y dominaba el horizonte, con casi 1.000 metros de laderas superiores que resplandecían con la blancura de las nieves perpetuas. A lo lejos, por el este, podían discernir el valle del Jordán, y mucho más allá, las colinas rocosas de Moab.
Después de pasar algún tiempo en las proximidades de Cesarea de Filipo, Jesús preparó sus provisiones, adquirió una bestia de carga, contrató a un muchacho llamado Tiglat y se dirigió por el camino de Damasco hasta un pueblo conocido en otro tiempo como Beit Jenn, en los cerros al pie del Monte Hermón. Aquí, poco antes de mediados de agosto del año 25, estableció su campamento, dejó sus provisiones al cuidado de Tiglat y ascendió las laderas solitarias de la montaña.
Su Maestro interior lo condujo a apartarse de los lugares habitados por los hombres, y a subir al Monte
Hermón para poder terminar allí el trabajo de dominar su mente humana, y completar la tarea de efectuar su consagración total al resto de la obra de su vida en la tierra.

Este período de aislamiento en el Monte Hermón marcó el final de su carrera puramente humana, es decir, la terminación técnica de su donación como mortal. Jesús vivió a solas con Dios durante seis semanas en las pendientes del Monte Hermón.

Jasón y Eliseo realizaron un tercer salto en el tiempo para acompañar a Jesús en el Hermón.

El Hijo del Hombre pertenecía al grupo «AB» y conocíamos igualmente, como digo, el de la madre. Sólo restaban dos operaciones, no menos delicadas y definitivas: averiguar los respectivos grupos sanguíneos de José y Amos, así como los ADN de todos ellos. Con este material estaríamos en condiciones de excluir -o no- la paternidad del contratista de obras respecto al rabí. Desde el punto de vista de la Ciencia, un gen de grupo sanguíneo sólo se presenta en un individuo si, a su vez, está presente en uno de los padres o en ambos.
E hicimos algunos cálculos…
En teoría, sólo en teoría, aceptando que José fuera el padre biológico de Jesús, las posibilidades combinatorias (en grupos sanguíneos) eran las siguientes:
Primera: el padre podía ser «A» y la madre «B».
Segunda: padre «A» y madre «AB».
Tercera: «B» para José y «AB» para la Señora.
Cuarta: «AB» para ambos.
Evidentemente, si María era «B», los siguientes análisis sólo podían ofrecer el grupo «A». Pero teníamos que demostrarlo. El padre terrenal del rabí de Galilea pertenecía al grupo «A». Exactamente igual que el niño.
El hallazgo nos estremeció. El Hijo del Hombre, verdaderamente, era hijo del hombre…
Su grupo -«AB»-, como mandan las leyes de la herencia, fue propiciado por la genética de José y de la Señora. Y lo mismo sucedía con Amos, el hermano. El código genético de Jesús aparecía repartido entre los de sus padres terrenales. El Hijo del Hombre, por tanto, según la Ciencia, fue concebido con el esperma de José y el óvulo de la Señora María.

Pergamino Victoria Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoSiete: Nahum, la negación.

 

Narra la vida de Juan el Bautista.

 Nahum (Kefar Nahum), también conocida por los cristianos como Cafarnaún. Era como una Jerusalén en miniatura. Aunque Nahum era judía, sus habitantes formaban una intrincada mezcla de gentiles, entre los que destacaban fenicios, beduinos, griegos, egipcios, mesopotámicos e, incluso, orientales, procedentes de las lejanas regiones de las actuales China e India. Allí coincidían las caravanas procedentes de la Nabatea, de Tiro, del delta del Nilo, de la ruta de la seda y del reino de Saba, entre otros. Allí, en sus calles y en sus mercados, convivían en paz credos, filosofías y esperanzas. Allí se adoraba a los dioses de Numidia, Córcega, Grecia, Egipto, los desiertos líbicos, la Galia, Persia, las remotas tierras germánicas y, naturalmente, al severo Yavé.

Un día, los padres comprendieron que Yehohanan no podría ser consagrado a Yavé, tal y como había ordenado el «hombre luminoso». Los defectos que ya habían observado en el rostro se hicieron más notables. Aquello lo invalidaba como sacerdote. Fueron días de incomprensión y de angustia. Lo lógico era que el niño siguiera los pasos del padre. A los veinte años debería ser ordenado. Ésa era la edad, reconocida oficialmente, para el inicio de cualquier actividad pública. Pero ¿cómo proceder a la preparación de la llegada del Mesías si no tenía acceso al sacerdocio?
 Zacarías, resignado, se dirigió a la orilla occidental del mar Muerto. Allí, en una aldea llamada En Gedi, existía un grupo de hombres y mujeres consagrados a Yavé. El sacerdote negoció, y Yehohanan fue aceptado como nazir. Nazir (de la raíz hebrea nzr, no confundir con notzri: habitante de Nazaret o nazareno) significaba «guardados» o «reservados». Era un estilo de vida. El «nazireato» fue establecido por el propio Yavé (Números 6, 1-21). Consistía en una consagración —permanente o temporal— al Todopoderoso. El nazir se comprometía a tres votos solemnes: no beber vino, no cortarse el pelo y no entrar en contacto con los muertos. El niño o la niña podían ser «apartados» para Dios desde antes de su nacimiento (caso de Samuel, el profeta, del no menos célebre Sansón [véase Jueces, 13] y del propio Yehohanan). La información arrojó luz sobre el porqué de la larga cabellera del Anunciador. Era el signo visible que distinguía a los nazir perpetuos. Y creí entender, incluso, la razón de las siete trenzas. Yehohanan, probablemente, había imitado el peinado de Sansón, el héroe que, como él, había nacido de una mujer estéril a la que también se le presentó un extraño personaje, identificado en la Biblia como un «ángel de Yavé».
Y a los catorce años, Yehohanan se trasladó al suroeste del mar Muerto. En la aldea nazir recibió las primeras instrucciones. Así empezó a germinar en él su gran objetivo: predicar el cambio, preparar al mundo para la llegada de otro, más fuerte que él.

Jesus 003 Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoOcho: Jordán, el bautismo.

 

Cuenta los momentos previos y posteriores al Nacimiento de Jesús.

El río Jordán Nace en las montañas del Antilíbano, en las estribaciones septentrionales del Monte Hermón (2814 m), desde donde fluye atravesando el sureste del Líbano hacia el sur, entrando en Israel y desembocando en la costa norte del Mar de Galilea (mar de Tiberíades)  El tramo norte del Jordán, entre el mar de Tiberíades y el río Kufrmnja, que desemboca en la localidad de Juneidiyya, era rico en un tipo de grandes curvas, ocasionadas por las características del terreno, sembrado de materiales muy duros, especialmente basalto, que obligaban a las aguas a doblegarse y a buscar caminos más fáciles. Uno de los  afluentes  formaba  un gigantesco meandro, en forma de herradura, de unos setecientos u ochocientos metros de diámetro. Era el nahal Artal, otra de las corrientes secundarias que regaban el este del Jordán, muriendo frente a las referidas «once lagunas», al sur de Ruppin. Allí fue donde en realidad fue bautizado Jesús.
Juan el Bautista había concebido su plan de liberación en el pergamino de la Victoria. El pergamino, según sus luces, contenía el «plan de ataque» del Eterno, el día grande y terrible, el momento de la venganza divina…: «De Yavé» partirían cinco ejércitos (las cinco líneas negras que nacían en las proximidades de la estrella de seis puntas). Esos cinco ejércitos se reunirían en Jerusalén, bajo las órdenes del propio Yehohanan, de Abraham, de Isaac, de Jacob y, quizá, de Moisés. El Anunciador no sabía si ese quinto ejército debería ser dirigido por el «Pastor Fiel», como llamó a Moisés, o por alguno de sus discípulos.  «En ese caso, si uno de los treinta y seis justos manda el quinto ejército, Moisés bailará a la cabeza de los 142.322 hombres (todos judíos, naturalmente) que formarán ese ejército de liberación.»

Era preciso reunir a los ya citados 142.322 combatientes. El tiempo estaba próximo. No podían descuidarse. «Elías ya estaba en la Tierra.» El Mesías también, pero escondido, aguardando su hora. Era importante coordinar los movimientos. Era vital que Jesús, su primo lejano, estuviera al corriente de este plan divino, trazado por el Santo. El Maestro tenía que reunirse con el Anunciador a la mayor brevedad. Él le mostraría el pergamino de la victoria, entregado —insistió— por una de las hayyot.

 La ceremonia de «bajar al agua» fue un «regalo» de Jesús hacia el Padre. Desde que lo conocía, el Maestro había hablado en numerosas oportunidades de ese «ejercicio», casi ignorado por la mayor parte de la humanidad: hacer la voluntad de Ab-ba. Recordé sus explicaciones durante la primera semana de estancia en las cumbres del Hermón, en el verano del año 25: «… Yo conozco al Padre —nos dijo—. Vosotros, todavía no. Os hablo, pues, con la verdad. ¿Sabéis cuál es el mejor regalo que podéis hacerle?… El más exquisito, el más singular y acertado obsequio que la criatura humana puede presentar al Jefe es hacer su voluntad. Nada le conmueve más. Nada resulta más rentable… »
Pues bien, llega un momento en el que la criatura humana, experta ya en esa «gimnasia» de entregarse a la voluntad del Padre, toma la decisión de consagrarse «para siempre». Y lo hace tranquila y serenamente, y elige para ello el instante que estima oportuno. Se trata de un momento de auténtica elevación espiritual, en el que el hombre, o la mujer, sencillamente, se entregan al Padre. Es un rito íntimo, el mejor «regalo» que podamos imaginar…

 

El sermon de Jesucristo en el monte Del Caballo de Troya a la Clonación de JesucristoNueve: Caná, la transición.

 

Se centra en develar el concepto de milagro así como las curaciones de Jesús.

Caná de Galilea se hallaba a unos novecientos metros al oeste de la actual Karf Kanna. El asentamiento de la ciudad, propiamente dicha,  puede ser localizado en la actualidad en un lugar denominado “Karm er-Ras”, existente ya en el período del Bronce.
En la Boda María no sabía cómo se produciría el vino, pero creía confiadamente de que por fin había persuadido a su hijo primogénito para que afirmara su autoridad, para que se atreviera a presentarse resueltamente, reclamara su posición y mostrara su poder mesiánico. Cerca de allí había seis grandes vasijas de piedra, llenas de agua, con unos ochenta litros cada una. Esta agua estaba destinada a utilizarse posteriormente en las ceremonias finales de purificación de la celebración matrimonial. La agitación de los criados alrededor de estas enormes vasijas de piedra, bajo la activa dirección de su madre, atrajo la atención de Jesús. Al acercarse, observó que estaban sacando vino a cántaros llenos.

Pero esto no fue un milagro en ningún sentido. Ninguna ley de la naturaleza fue modificada, abolida o ni siquiera trascendida. Lo único que se produjo fue la anulación del tiempo en asociación con la reunión celestial de los elementos químicos indispensables para la elaboración del vino. En Caná, en esta ocasión, los agentes del Creador hicieron el vino exactamente como lo hacen mediante los procesos naturales ordinarios, salvo que lo hicieron con independencia del tiempo y con la intervención de agentes sobrehumanos para reunir en el espacio los ingredientes químicos necesarios.

Un joven cayó víctima de un violento ataque epiléptico, acompañado de grandes gritos. Al final de la crisis, cuando estaba recobrando la conciencia, habló en un estado de ensueño, diciendo:
“¿Qué vamos a hacer contigo, Jesús de Nazaret? Eres el santo de Dios; ¿has venido para destruirnos?” Jesús pidió a la gente que permaneciera tranquila, cogió al joven por la mano, y le dijo: “Sal de ese estado”; y se despertó inmediatamente.
Este joven no estaba poseído por un espíritu impuro o un demonio; era víctima de una epilepsia corriente. Pero le habían enseñado que su afección se debía a que estaba poseído por un espíritu maligno. Creía en lo que le habían dicho y se comportaba de acuerdo con ello en todo lo que pensaba o decía sobre su enfermedad.

Sucedió por casualidad que  a la Suegra de Pedro, se le quitó la fiebre mientras Jesús estaba de pie al lado de la enferma, sosteniendo su mano, acariciándole la frente y diciéndole palabras de consuelo y de aliento. Jesús aún no había tenido tiempo de explicar a sus apóstoles que no se había producido ningún milagro en la sinagoga; con este incidente tan fresco y vívido en su memoria, y al recordar el agua y el vino de Caná, tomaron esta coincidencia como otro milagro, y algunos de ellos salieron precipitadamente para difundir la noticia por toda la ciudad. Amata, la suegra de Pedro, padecía de paludismo.

Estos casos son típicos de la manera en que una generación en busca de prodigios, y un pueblo propenso a ver milagros, se aferraban indefectiblemente a todas estas coincidencias como pretexto para proclamar que Jesús había efectuado otro milagro.

El espectáculo de varios mortales afligidos, hombres, mujeres y niños, que sufrían en gran parte a consecuencia de las equivocaciones y transgresiones de sus propios Hijos, conmovió particularmente el corazón humano de Jesús y puso a prueba la misericordia divina de este benévolo Hijo Creador. Pero Jesús sabía bien que nunca podría construir un movimiento espiritual duradero sobre la base de unos prodigios puramente materiales. Había seguido la conducta permanente de abstenerse de exhibir sus prerrogativas de creador. Lo sobrenatural o lo milagroso no habían acompañado a su enseñanza desde el episodio de Caná; sin embargo, esta multitud afligida conmovió su corazón compasivo y apeló poderosamente a su afecto comprensivo.

 

CONCLUSIONES:

1. Los viajes del tiempo se pueden realizar, siempre y cuando los pensamientos y el electromagnetismo del planeta, se encuentren estables. El cerebro del planeta guarda en sus archivos hasta el más mínimo detalle de los pensamientos de todos los tiempos, estos son guardados tal como acontecieron. Al penetrar dentro de los pensamientos del cerebro planetario, el viajante del tiempo,  entra al registro akáshico, donde está grabado absolutamente todo lo que acontece en los pensamientos de los seres y del planeta, él tendría que, no solo conocer o saber la historia y el conocimiento absoluto de esos pensamientos, sino que tendría que moverse dentro de ellos a la velocidad y cambios en que ellos se mueven.

2.En el universo el clonaje no es permitido, la vida no se mantiene de esta forma, la energía tiene que reciclarse y transformarse, pasando por sus debidas metamorfosis, así la energía continúa su proceso de grado en grado, de plano en plano y de dimensión en dimensión. Clonarse significaría un estancamiento de la energía, la cual al no tener nuevos elementos que la alimentan se estanca y se corrompe. La clonación solamente funciona a nivel material y no a nivel espiritual, sólo sirve para construir un vehículo que albergue el alma. Es el caso de los Elohim, quienes han tenido que clonarse, para conservar su subsistencia. Lo que están haciendo es: La transferencia de cuerpo a cuerpo: Cuando el cuerpo clonado de un Elohim llega a cumplir su misión y se encuentra en el final de su vida, ellos se transfieren a un nuevo clon-genético, continuando su vida por un ciclo más. Con esta explicación se llega al conocimiento de que los Elohim nunca han fallecido o desencarnado, simplemente han vivido millones de años en cuerpos nuevos.

3. En el caso de Jesús-Cristo, quedó clara la diferencia entre cuerpo, alma y espíritu.Cristo es un ser de sexta dimensión (espíritu) que  utilizó el alma de Ra (Ash-Ra de Sirio)  para vitalizar el  cuerpo de Jesús en la tercera dimensión. El que resucitó fue el cuerpo holográfico del Cristo, no el cuerpo material de Jesús. El alma de Jesús continúo evolucionando hasta llegar a ser el Maestro Ascendido que es en la actualidad: Un Ser-Ra-Mitras. Mientras que el Maestro Jesús, Guía del quinto Reino,  recibía la iniciación de la crucifixión,  el Cristo, recibía dos iniciaciones en una: la Iniciación de la Resurrección y la de la Ascensión.

4. Los milagros ocurren naturalmente como expresiones de amor. El verdadero milagro es el amor que los inspira. En este sentido todo lo que procede del amor es un milagro. La curación es la manifestación del amor divino a través del  tacto, así como la beatitud es la manifestación de la voluntad divina a través del  oído.

5.EL SER UNO vive y existe a través del electromagnetismo. El electromagnetismo es el ALMA del universo y el alma es un Holograma compuesto de miles de millones de programas que lo hacen funcionar. El holograma va pasando de grado en grado, de plano en plano y de dimensión en dimensión, cada vez que lo hace se adapta y se convierte en sutil o denso, depende del electromagnetismo, el cual lo hará funcionar más rápido o más denso.

Todos, absolutamente todos, somos Hologramas.  Nuestra realidad verdadera se encuentra en la Dimensión Regular. Somos seres Antimateria, existimos en una energía sutilísima, delicada y de frecuencia muy elevada.

 

DEJANOS AQUI TUS COMENTARIOS



29 Respuestas a “Del Caballo de Troya a la Clonación de Jesucristo”

  1. Daniel -- 12 febrero 2012 22:09

    Hola Jorge, ¿entonces viajaron en el tiempo o fue sólo teoría?

  2. Jorge Ariel -- 12 febrero 2012 22:20

    Estimado Daniel, yo diría que fue el cerebro de ellos el que cambió de tiempo y el cerebro se afecta porque la mente cambia su campo magnético.Parece ser que durante la fase infinitesimal de tiempo de la inversión de los swivels “algo” afecta a las neuronas, sobreexcitándolas o estresándolas, con el consiguiente y galopante consumo de oxígeno.Las neuronas van sucumbiendo, vertiginosamente, por ser sometidas a sucesivos procesos de inversión de masa. Lo que en un envejecimiento natural habría necesitado meses o años, en dichas circunstancias mutan en cuestión de días. Esto les ocurrió a Jasón y Eliseo y lo cuentan a partir del libro dos.

  3. Yolanda -- 13 febrero 2012 00:57

    Hola, estoy leyendo Caballo de Troya 9 (sólo había leído el primero) y tenía dudas si lo que cuenta J.J. Benitez es verdad o no que contactó con ese miembro de la USAF y todo lo que describe en ellos.
    Puedes aclarar eso de que el electromagnetismo es el ALMA del Universo?
    Gracias.

  4. Jorge Ariel -- 13 febrero 2012 02:00

    Estimada Yolanda, El universo (un sólo verso, Una sola versión) está organizado en dimensiones. La energía de frecuencia más elevada es la energía de la Fuente. Es la energía, a partir de la cual, se deriva la energía de la tercera dimensión, como la luz. La energía está a su vez conformada por campos uno eléctrico y otro magnético, si nos imaginamos el alma como un eje, un campo (eje) electromagnético es el que facilita el intercambio de todas las energías. Te recomiendo que leas los libros del Ser Uno, El Libro de Urantia y el Manual para la Ascensión.

  5. carmen -- 13 febrero 2012 12:17

    Excelente artículo, he leído prácticamente tododo lo que J.J.Benítez ha escrito, incluídos como no, los Caballos de Troya, has hecho una síntesis perfecta de esta magníafica Obra.
    Lo genial el caso es que ahora estoy empezando EL SER UNO , pero con tanta información que hay por ahí, lo había dejado un poco aparcado. Es evidente que lo voy a retomar.

    Bendiciones.

  6. Dionisio Adorno Rodriguez -- 13 febrero 2012 13:18

    Me gusta la lectura, es fantàstico. Bendiciones.

  7. Javier -- 17 febrero 2012 16:59

    Como aclaración a algún lector un poco confundido Caballo de Troya es una novela, fantástica obra de J.J. Benitez, pero novela.
    Bendiciones

  8. Jorge Ariel -- 17 febrero 2012 23:29

    Estimado Javier, hay en el Caballo de Troya 9 un texto muy profundo sobre la imaginación y los mundos posibles. Eso es la competencia poética, la capacidad de invención de mundos posibles a través de lenguajes e innovación en el uso de los mismos.

    Los manuscritos dejados por el Mayor son una realidad según J.J. Benitez. Si el Mayor no viajó en el tiempo, lo considero un iluminado que nos pudo transmitir la belleza de su alma y hacer que nos sintiéramos más enamorados de la Personalidad de Jesús de Nazaret. Yo particularmente me siento un mensajero cibernauta anticipándose a la era de Capricornio.

  9. María Eugenia -- 21 febrero 2012 01:12

    He leido todos los Caballo de Troya hace unos años, ya que me fascina la figura de Jesús y han vibrado en mí como algo verdadero. Hoy estoy leyendo el libro “Arpas Eternas” de Hilarión de Monte Nevo (canalizado)sobre la vida de Jesus. IMPRESIONANTE!! se los super recomiendo. Los escenios son los protagonistas de la vida del maestro en ese libro.
    Muy bueno el artículo. Muchas gracias

  10. maria goreti -- 6 marzo 2012 20:14

    toda la vida de cristo esta envuelta en escuridad en estes libros conseguimos algo de luz ,para algunos como yo que siempre ha buscado otra alternativa que no sea solo la religion

  11. Consuelo Gabela -- 19 julio 2012 22:13

    Caballo de Troya 1 al 9, es el mejor testimonio de la vida de Jesùs en la Tierra: su misiòn y mensaje. Tener la oportunidad de conocer sus verdaderas palabras y acciones durante su vida fìsica y luego de resucitado es algo que debemos atesorar y agradecer a Jesùs y “Abba” por permitir que el Diario del Mayor llegue a manos de millones de seres humanos!!!
    Las potencias mundiales especialmente Estados Unidos desarrollan proyectos ultrasecretos entre los cuales “viajar en el tiempo” es una prioridad. Existen otros cientìficos que han desertado y lo mencionan. (www.wingmakers.com)

  12. leopoldo duran -- 5 diciembre 2012 05:25

    los estados unidos posee una tecnologia muy avanzada, esto porque en su poder estan ovnis y seres de otros planeta. que me dicen del proyecto pegasus, del area 51, su prohibicion de que nadie pase. no duden de nada,al ser humano se le ocultan muchas cosas, porque el coeficiente intelectual, de algunos humanos no concibe, que en otros planetas haya vida, arboles, animales etc etc. ademas peligraria la fe en la iglesia catolica, cuando se le pregunte a los sacerdotes si estos seres tambien seran juzgados en el juicio final, si son tambien hijos de dios. la maquina del tiempo existe y la tienen en el area 51.

  13. vicente cabrera alonso -- 29 marzo 2013 23:33

    bonitos libros de este señor j.j. benitez y el mayor jason el griego no se hasta donde sea verdad del viaje en el tiempo para conocer la vida de jesus, el tan polemico, lo que si les puedo asegurar es que leyendo el primer tomo que es jerusalem ahi es donde encontre a un jesus como hombre y como dios y es ahi donde nace la chispa divina, en mi creo en el empieso a trabajar el lado espiritual pero gracias alos caballos de troya la casualidad no existe estos libros llegaron a mi no por casualidad , no existe, esque dios me llevo hasta ellos para creer que existe un ser superior como es jesus, y el padre abb-ba. el padre azul como lo llama el, claro que existe un mindo espiritual invisible, como dijo el su reyno no es de este mundo, el vino a predicar, su evangelio, del mundo espiritual desde entonces me volvi un creyente de jesus y el padre azul, antes era ateo, eseptico, incredulo. fue con la lectura de estos caballos de traya de 1 al 9 donde empesea creer en el es el principe de esta tierra no hay otro y todo viene de dios estoy analizando el ultimo caballo de troya cana felicidades a todos los que tienen el habito por la lectura jesus dijo. “conoceras la verdad y la verdad os hara libres”…..

  14. vicente cabrera alonso -- 29 marzo 2013 23:41

    que mejor fecha para creer en jesus de nazaret que en semana santa y es en estafecha donde empese a creer en un dios fue en esta fecha donde llego a mi vida la chispa espiritual o chispa divina asi dise jesus cuando hablaba con jason el comerciante griego de tesolanica, la pregunta es porque los norteamericanos no querian que se publicaran estos diaris del mayor el mismo dios permitio que se publicaran estos tomos para que la gente se diera cuenta porque el dijo pues ve a tu mundo y cuentales tal y como susedieron los hechos porque mis pequeñuelos terminaran por altera los acontecimientos y asi fue los disipulos alteraron los hechos dijo jesus a jason tu eres un malak, en arameo significa mensajero y ahi esta los libros …….

  15. Jorge Ariel -- 30 marzo 2013 13:02

    Estimado Vicente, no sé si sabrás que Juan José Benitez tuvo como fuente para sus libros al Libro de Urantia. En este libro aparecen diferencidos los conceptos que la humanidad ha tenido de Dios. Por ejemplo, hay una diferencia entre Jesús y Cristo. Jesús es el hombre, Cristo es el hijo de Dios, la glorificación consiste en unir las naturalezas humana y divina de todo Ser humano. El Ser Supremo está en proceso de actualización y es el Dios de los Siete Superuniversos. Cristo es el Soberano de nuestro Universo local y a la Vez El Hijo del Padre, la segunda persona de la Trinidad quien, junto con el Padre y el Espíritu son Dioses en el Paraíso.

  16. LUCÍA DE LA LUZ -- 5 agosto 2013 17:09

    Hay pruebas concretas de que se hizo este viaje al pasado?….y de ser así como se puede entender que se viaje al “PASADO”, de ser cierta esta información, y PARTICIPAR, y no ser sólo un observador, que sería lo “LÓGICO”, de los eventos que se llevaron a cabo hace taaanto tiempo?. En lo personal me he sentido muy afectada por la información que entrega Caballo de Troya, tanto positiva como negativamente( la crueldad que tuvo que soportar Jesús. Y me he preguntado si un PADRE que ama a su HIJO puede pedirle una prueba tan cruel?
    Gracias por la información.

  17. Alexis Gomez -- 15 agosto 2013 04:59

    Un gran saludo, al igual que todos ustedes he leido los 9 caballos de troya, el mas impresioannte de todos para mi fue el primero, sobretodo cuando jesùs se acerca a el mayor y le dice que el sabe de donde de viene. Al señor Jorge la verdad no creo que Benites haya tenido como fuente el libro de Urantia, soy estudiante de metafisica he estado en ella por mas de 30 años y la verdad no consigo nada en ella que pueda decir que es copia fiel de otro texto, realmente creo que no hay otrolibro que explique en forma tam clara y verdadera segun mi creencia como caballo de troya. El objetivo de jesùs con esta venida fue el traernos el mensaje de que todos somos hijos de Dios y que el representa todo lo que aqui en la tierra llamamos un padre amoroso, para mi darle definiciones a jesus de cristo o de caulquier otro nombre son inventos del hombre, y lo mejor de su mensaje fue de que todos somos hijos no nada mas èl.

  18. Jorge Ariel -- 17 agosto 2013 02:36

    Estimada Lucía, no fue el Padre quien envió al hijo, es el hijo, quien al seguir el camino del sacrificio, se llena de alegría. Toda la crueldad de la que hablas ocurrió en el cuerpo físico de jesús, pero sabrás que después de la resurrección continuó viviendo en su cuerpo electrónico, el cual nada pudo afectarle.

    Somos seres de luz, no somos este cuerpo.

  19. Alexis Gòmez -- 19 agosto 2013 03:07

    Sra. Lucia ese es el problema que han tenido algunas religiones con el pasar del tiempo y muchos caemos en la equivocaciòn de creer que Dios-Padre piensa y actua igual que un padre humano, Jesùs decidio hacer esta encarnaciòn por que el decidio que como el tiene un amor tan grande por los que habitamos este planeta el queria hacernos participe del amor que el padre nos tiene a todos sus hijos, y lo que lo motivo hacer este sacrificio fue el hecho de que ayer como hoy no entendemos su mensaje de amor, el amor que Jesùs nos quiere enseñar es el amor incondicional, aquel que dice te amare por que yo quiero y tu no estas en la responsabilidad de quererme tambien, mis queridos amigos todo se resume a cuatro letras AMOR….

  20. Alexis Gòmez -- 21 agosto 2013 02:47

    Leyendo algunos comentario me gustaria que tomaràn estos libros como lo que son, una forma difeente de exponer la vida de Jesùs en este planeta, y dejar en ultomo lugar el hecho de que si se realizo el vieje o no.

  21. JOSÉ CHACÍN -- 8 septiembre 2013 01:52

    En 1988 comencé a leer el primer Caballo de Troya, a la fecha ya los he leido todos. Durante los años, segunda mitad de 1987, 1988 y 1989, tuve la oportunidad, de poco a poco, leer por completo La Biblia, dos veces. Desde allí y durante todo este tiempo, he ido comparando “casi simultaneamente” lo que se narra en La Biblia, sobre todo los cuatro Evangelios y el razonamiento de los hechos narrados en los Caballos de Troya, por el Mayor, y no me parece increíble lo narrado.Las grandes potencias nos han acostumbrado a darnos a conocer las nuevas tecnologías, solo cuando para ellos ya es obsoleta. Además, estoy seguro, que todo el mundo acepta de plano, que en 1492, como nos dice la historia, Colón llego a América… Imaginó Colón, siquiera, que en el futuro volaría algo llamado “dron”, término y tecnología de moda por cierto (en este año, hace solo unos meses atras), pero que sin embargo, el Mayor describe en su legado, algo como esto, que usaba la nave “cuna” para explorar áreas circunvecinas de la Palestina de Jesús. Curioso no…
    Los siglos anteriores, han sido superados, en tecnologías y descubrimientos, hechos por el hombre… Miren la perfección con la que trabaja y funciona el cuerpo humano, quién lo Diseñó ?… Abre tu mente.. El Creador puede permitir TODO…

  22. Luz Marina -- 16 octubre 2013 03:14

    Gracias

  23. eduardo -- 31 enero 2014 00:12

    Cres que yo pueda viajar en la maquina del tiempo?y como?saludos

  24. Liliana Peña Basualto -- 16 febrero 2014 03:48

    EXCELENTE RECOPILACION, LEI EL PRIMER LIBRO DE BENITEZ Y POR TODAS LAS EXPLICACIONES CIENTIFICAS, AL PARECER EL VIAJE EN EL TIEMPO ES UNA REALIDAD, AUNQUE NUESTRA MENTE SE NIEGA ANTE TAN FANTASTICO PROYECTO

  25. Alegria del vivir -- 5 marzo 2014 20:32

    No importa si el viaje fue real o no, lo importante de los caballos es el mensaje del Mestro. Todos tenemos una chispa, hay que despertarla. La gente que no despierta siempre busca una explicación científica. Yo era una persona de esas, siempre buscaba explicación a todo, y ahora se que todo esta escrito, hasta lo más pequeño. Todos somos un mensajero, testigos del verdadero mensaje del Maestro. Ahora siempre escucho en mi una voz que me dice siempre “confía”. El Padre es tan maravilloso que creo el mal para hacernos bien, y creo el bien para disfrutar. Sólo estamos en una funda de carne, pronto estaremos en la realidad.

  26. JULIO CÉSAR -- 7 marzo 2014 17:15

    Jorge Ariel…exelente tu trabajo,solo quiero expresar humildemente lo siguiente: la causa de mi lectura de Caballo de Troya 1 es por haber tenido una experiencia de regresión espontánea mientras hacia una Meditación,esto fue en el año 2004 y estaba siendo testigo de la crucifixión de Jesús,lo extraño es que yo estaba como a 30 metros a su izquierda y me miraba,sus ojos color miel me atravesaban y sentía la Energía Del Universo entero,miraba para arriba y hablaba en vos baja luego se le caía la cabeza y le rebotaba en el pecho,y me miraba otra vez,cuando me quise acercar a él, se me presenta un hombre robusto y me detiene,me dice…no puedes hacer nada,me siento otra vez en la piedra que estaba sentado, lo miro y le digo…es nuestro amigo no lo podemos dejar morir…este hombre me dice…te van a matar los soldados…no me importa contesto firmemente mientras transpiraba mucho como me pasa en la actualidad…yo era un pibe de 12 o 14 años,esto se repitió varias veces hasta que en la ultima vez,cuando me levanto y no haciéndole caso a este supuesto amigo,el me detiene firmemente del hombro y con fuerza me hace sentar otra vez y me repite…te van a matar…yo contesto lo mismo otra vez y el con firmeza golpea un palo bastón grande…o sea “el callado” contra el piso en señal de que me deje de insistir…y en ese momento me llamó la atención de que ese palo no era normal,era tecnológico, y me dijo…esto tiene que pasar…pase lo que pase…confía..
    .en lo que viene…
    Cuando regreso de la experiencia dije….wau…mier…….ufff…no podía pensar,todo había sido mas real que el mismo presente, a la otra semana del hecho le cuento esto a un amigo,me hizo contar la experiencia cómo 10 veces,me preguntó si conocía a JJ BENÍTEZ, le dije que si,que era un gran Ufólogo de hecho había leído de el libros de Ovnis,me preguntó si conocía Caballo de Troya,le contesté que el titulo lo tenía de hecho lo quise comprar y no lo pude conseguir para mi se trataba de ovnis,mi amigo me cuenta asombrado que la experiencia que había tenido estaba en el Libro,para mi sorpresa lo consigo como 5 meses después por que estaba agotado,luego no podía dejar de leerlo,incluso hasta caminando,fue muy loco….

  27. Patricia Adelaida Sànchez.. -- 7 marzo 2014 21:42

    La Biblia, Caballo de Troya, Urantia son libros que estàn entrelazados,.Caballo de Troya explica con màs profundidad la superficial informaciòn de la Biblia , Urantia parece ser la fuente de donde Benitez saca alguna informaciòn sobre los milagros de Jesùs. Para mi, estas obras son maravillosas, la Biblias me llevò a Caballo de Troya, y esta a Urantia, las tres hablan de un ser maravilloso y de su misiòn en la Tierra. Solo las mentes extrechas se encarcelan con fanatismo a una sola fuente.

  28. marcos saules diaz -- 19 marzo 2014 00:52

    estas mesclando cosas que ni al caso ya que en donde llegan los sacerdotes de Ur a ver al ninño jesús estas diciendo que son los maestros ascendidos metafisicos en que te basas en las teorias canalizadas de los metafisicos estos canales de canalizacion estan intervenidos desde la caida de adan hasta el momento y todo lo demas son estractos de la zaga caballo de troya la verdad deja mucho que desear tu analisis debes de basate y dar referencias fidedignas de la biblia

  29. Mayra -- 15 mayo 2014 13:49

    Genial exposición. Para los que quieran disfrutar de esta excepcional obra de JJBenitez, http://audioteka.es/caballo-de-troya-1-jerusalem,audiolibro.html

Sientete libre dejando un comentario en respuesta al articulo...
Y si deseas que tu imagen aparezca en tu comentario solo debes tener activado tu cuenta en gravatar!