Home » Vida Consciente » El Rincon de la Salud » Enfermedades » El Derrame Cerebral como Experiencia Espiritual

El Derrame Cerebral como Experiencia Espiritual

stroke1Desde hace dos meses me he visto trabajando constantemente como una “máquina”. La actividad intelectual que realiza mi cerebro y la capacidad de producir múltiples pensamientos en segundos, sin descanso, me llevó a pensar en la posibilidad de sufrir un “colapso” mental, emocional y físico. A raíz de esto, “accidentalmente” me encontré con esto.

Luego de sufrir un derrame cerebral, una cineasta inglesa puso la lente sobre su revelador y crudo proceso de rehabilitación. Este filme es un profundo viaje personal en la complejidad, la fragilidad y las maravillas del cerebro humano, luego de que Sodderland milagrosamente sobreviviera a un derrame cerebral y se encontrara a sí misma empezando de nuevo en un mundo extraño, privada del lenguaje y la lógica. “Si el cerebro está dañado, ¿es posible que el daño se extienda a la identidad de una persona?”, es una de las grandes interrogantes que pretende responder este filme.

Derrame cerebral

Lotje Sodderland

En 2011, Lotje Sodderland de 34 años de edad vivía lo que para muchos es una vida familiar: se ocupaba en un trabajo demandante (24/7) en una agencia de publicidad, viajaba por el mundo y pasaba mucho tiempo con su amplio círculo de amigos. Una noche se despertó con un fuerte dolor de cabeza; tropezó fuera de su apartamento (donde vivía sola) y llegó días más tarde al hospital. Ella había tenido una hemorragia cerebral, el resultado se obtuvo al saber de una anomalía vascular que se desarrolló antes de su nacimiento. La pusieron en un coma inducido, soportó una cirugía de emergencia a sus lóbulos parietal y temporal. Y en la secuela, ella se transformó. El derrame cerebral de Sodderland la dejó con problemas cognitivos significativos: deterioro del habla y la memoria; problemas con la secuencia de sucesos; visión distorsionada, a veces psicodélica y, una incapacidad para leer o escribir que persiste hasta el día de hoy.

 

Una hemorragia cerebral ocurre cuando una arteria en el cerebro estalla. Este flujo de su sangre puede interrumpir la circulación normal al cerebro, lo que puede conducir a un derrame cerebral, que ocurre cuando una parte del cerebro se ve privado de oxígeno. Los derrames cerebrales pueden causar daño cerebral temporal o permanente. Una hemorragia en el cerebro también puede elevar la presión dentro del cráneo a niveles peligrosos. Esta alta presión a su vez puede causar la hemorragia a sangrar más rápido, lo que lleva a un círculo vicioso de daños en el cerebro.

 

Causas

Hay muchas causas de una hemorragia cerebral. Algunas incluyen un enredo de los vasos sanguíneos, la llamada malformación arteriovenosa (AVM); trastornos de la coagulación; aneurismas cerebrales; lesión craneal y, el uso de anticoagulantes. El consumo de drogas y el tabaco también pueden causar hemorragias.

Las hemorragias cerebrales pueden ser mortales. El daño de una hemorragia se determina por el tamaño de ésta, por la cantidad de inflamación en el cráneo y la rapidez con que el sangrado se controla. Algunas personas pueden quedar con daño cerebral permanente, mientras que otros se recuperan por completo. brain-stroke-160122

En el caso de la cineasta Sodderland, el desafío el día de hoy, es reconstruir su identidad.

PUBLICIDAD GOOGLE

Jill Bolte Taylor, neuroanatomista con una posición post-doctoral en la Universidad de Harvard que había dedicado su vida al estudio del cerebro humano, fue testigo de la desintegración de su funcionamiento neuronal. Tenía 37 años de edad cuando un vaso sanguíneo explotó en su cerebro. A través de los ojos de un científico curioso, ella observó cómo su mente se deterioraba al no poder caminar, hablar, leer, escribir o recordar nada de su vida. Debido a su entendimiento del cerebro, su respeto por las células en su cuerpo y ser una madre increíble, Jill se recuperó completamente. En “My Stroke of Insight: a Brain Scientist´s Personal Journey”, comparte sus recomendaciones para la recuperación y el conocimiento que adquirió de las funciones únicas de las dos mitades de su cerebro.

Cuando perdió la capacidad de su cerebro izquierdo, su conciencia se alejó de la realidad normal donde se sentía “una con el universo”. Taylor ayuda a los demás, no sólo a reconstruir sus cerebros de un trauma, sino también a aquellos de nosotros con cerebros normales, a entender mejor cómo podemos influir conscientemente en el circuito neural que subyace en lo que pensamos, lo que sentimos y la forma en que reaccionamos a las circunstancias de la vida.

Dr. Jill Bolte Taylor

Dr. Jill Bolte Taylor

Nos lleva en su viaje de ocho años de recuperación, desde los obstáculos de la rehabilitación a la visión espiritual, visión que obtuvo de su experiencia. Su historia sobre la mañana de su accidente cerebrovascular es fascinante, especialmente para los estudiantes de medicina y médicos. Es una rara oportunidad de leer una historia sobre las esperanzas y los temores de alguien que está experimentando una lesión cerebral aguda. Es con esta perspectiva interior, que Taylor da una idea de un mundo en el que no podemos empezar a imaginar. A medida que va perdiendo lentamente la   capacidad de hablar o comprender el lenguaje, continúa mapeando su accidente cerebrovascular, correlacionando cada pérdida de la función con la creciente hemorragia en el cerebro.

Experiencia Espiritual

En la parte de su libro donde habla sobre la espiritualidad, Taylor escribe que experimentó un estado interior de paz debido a lo que ella se refiere como el “hemisferio derecho de la conciencia”. “Antes de esta experiencia con derrame cerebral, las células en mi hemisferio izquierdo habían sido capaz de dominar las células en mi hemisferio derecho. El juicio y el carácter analítico de mi mente izquierda dominaban mi personalidad. Cuando experimenté la hemorragia y la pérdida de mis células de cada centro del hemisferio izquierdo que define mi ser, esas células ya no podían inhibir las células de mi mente derecha. Como resultado, he ganado una clara delimitación de los dos “personajes” muy distintos que cohabitan en mi cráneo. Las dos mitades de mi cerebro no sólo perciben y piensan en diferentes formas a nivel neurológico, sino que también demuestran valores muy diferentes en función de los tipos de la información que perciben, y por lo tanto exhiben diferentes personalidades. Mi derrame de visión es que en el núcleo de la conciencia del hemisferio derecho está un personaje  directamente conectado a mi sensación de profunda paz interior; completamente comprometido con una expresión de paz, amor, alegría, y compasión en el mundo”.

 

Taylor menciona que tradicionalmente ha sido difícil, si no imposible, para nosotros distinguir entre nuestros personajes de la mente derecha e izquierda simplemente porque nos experimentamos a nosotros mismos como una sola persona con una única conciencia. Sin embargo, con muy poca orientación, a la mayoría de las personas les resulta fácil identificar estos mismos personajes, sí no es dentro de ellos mismos, entonces por lo menos en sus padres o pareja. Su objetivo es ayudar a encontrar un hogar hemisférico para cada uno de nuestros personajes de manera que podamos honrar sus identidades y tal vez más en cómo queremos estar en el mundo. Al reconocer quién es quién dentro de nuestro cráneo, podemos tomar un enfoque más equilibrado del cerebro a la forma en que dirigimos nuestras vidas.

 Menciona también que muchos de nosotros hablamos acerca de cómo nuestra cabeza (hemisferio izquierdo) nos está diciendo hacer una cosa mientras nuestro corazón (hemisferio derecho) nos está diciendo hacer exactamente lo contrario. Algunos de nosotros distinguimos entre lo que pensamos (hemisferio izquierdo) y lo que sentimos (hemisferio derecho). Otros comunican acerca de nuestra conciencia mental (hemisferio izquierdo) versus nuestra conciencia instintiva del cuerpo (hemisferio derecho). Algunos de nosotros hablamos sobre nuestra pequeño ego mental (hemisferio izquierdo) en comparación con nuestro ego capital mental (hemisferio derecho), o nuestro pequeño yo (hemisferio derecho) frente a nuestro ser interior o auténtico (hemisferio izquierdo). Algunos de nosotros delineamos entre nuestro trabajo mental (hemisferio izquierdo) y nuestra mente en las vacaciones (hemisferio derecho); mientras que otros se refieren a su mente investigadora (hemisferio izquierdo) frente a su mente diplomática (hemisferio derecho). Y por supuesto tenemos nuestra mente masculina (hemisferio izquierdo) frente a nuestra mente femenina (hemisferio derecho), y nuestra conciencia yang (hemisferio izquierdo) contrarrestada por nuestra conciencia yin (hemisferio derecho). Y si se es un fan de Carl Jung, entonces está nuestra mente detectora (hemisferio izquierdo) frente a nuestra mente intuitiva (hemisferio derecho), y nuestra mente que juzga (hemisferio izquierdo) frente a nuestra mente que percibe (derecha hemisferio). Cualquiera que sea el lenguaje que se utiliza para describir estas dos partes, en base a su experiencia, Taylor cree que se originan anatómicamente de los dos hemisferios distintos en el interior de nuestra cabeza.

 

Cree que mientras pongamos en marcha por mayor tiempo nuestros circuitos de paz interior y compasión, mayor será nuestra proyección de paz y compasión en el mundo, y por ende, tendremos más paz y compasión en el planeta. Esto quiere decir que mientras más claro tengamos qué tipo de información está procesando cierto lado de nuestro cerebro, más elección tendremos en nuestra forma de pensar, sentir, y comportarnos no sólo como individuos, sino como miembros colaborativos de la familia humana.

 

Desde una perspectiva neuroanatómica, Taylor obtuvo acceso a la experiencia de profunda paz interior en la conciencia de su hemisferio derecho cuando las áreas de asociación de idiomas y orientación en el hemisferio izquierdo de su cerebro, se convirtieron en no funcionales.

 

La investigación sobre el cerebro llevada a cabo por los doctores Andrew Newberg y Eugene D’Aquili la han ayudado a entender exactamente lo que sucedía en su cerebro. Utilizando la tecnología de SPECT (tomografía de fotón único computarizada por emisión), estos científicos identificaron la neuroanatomía que subyace en nuestra capacidad de tener una experiencia religiosa o espiritual (mística). Ellos querían entender qué regiones del cerebro estaban involucradas en nuestra capacidad para someternos a un cambio de conciencia -lejos de ser un individuo a la sensación de que somos uno con el universo (Dios, Nirvana, euforia).

 

PUBLICIDAD GOOGLE

Meditadores tibetanos y monjas franciscanas fueron invitados para meditar o rezar en el interior de la máquina SPECT. Fueron instruidos para tirar de un cordón de algodón cuando llegaran al punto culminante de su meditación o se sintieran unidos con Dios. Estos experimentos identifican cambios en la actividad neurológica en regiones muy específicas del cerebro. En primer lugar, hubo una disminución en la actividad de los centros de idiomas del hemisferio izquierdo, resultando en un silenciamiento del habla en el cerebro. En segundo lugar, hubo una disminución en la actividad del área de asociación de orientación, localizada en la circunvolución parietal posterior del hemisferio izquierdo. Esta región de nuestro cerebro izquierdo nos ayuda a identificar nuestros límites físicos personales. Cuando esta área se inhibe o se exhibe, disminuye el aporte de nuestros sistemas sensoriales, se pierde la vista de donde empezamos y donde terminamos en relación con el espacio que nos rodea.

 

Esta investigación reciente, hace que tenga un buen sentido neurológico el que cuando los centros de idiomas izquierdos de Taylor  fueron silenciados y, su área de asociación de orientación izquierda fuera interrumpida desde su entrada sensorial normal, su conciencia se alejó de sentirse como un sólido, a una percepción de sí misma como un fluido -en uno con el universo-.

 

En este contexto,  las personas que han experimentado y sufrido un derrame cerebral, son testigos de la experiencia espiritual, y junto con ella, las visiones, sonidos y percepciones que se adquieren durante ese momento y que no sólo ésta, sino cualquier otra enfermedad nos puede hacer experimentar.

 

Taylor concluye uno de sus capítulos diciéndonos que: “la salud mental de nuestra sociedad se establece por la salud mental de los cerebros que componen nuestra sociedad, y debo admitir que la civilización occidental es un ambiente bastante difícil para mi amoroso  y pacífico personaje de mi hemisferio derecho, para vivir. Obviamente, no estoy sola en este sentir; al mirar a las millones de personas hermosas en nuestra sociedad que han optado por escapar de nuestra realidad común al auto medicarse a sí mismas con las drogas ilícitas y el alcohol. Creo que Gandhi tenía razón cuando dijo: <<Tenemos que ser el cambio que queremos ver en el mundo>>. Me parece que la conciencia de mi hemisferio  derecho está ansiosa por que nosotros demos el siguiente salto como humanidad para que podamos evolucionar este planeta en un lugar de paz y amor que anhelamos que sea”.

 

 

Bolte Taylor, Jill (2006). My stroke of insight, capítulo 15, My Stroke of Insight: A Brain Scientist’s Personal Journey.

Dr. Jill Bolte Taylor: http://drjilltaylor.com/

Felsenthal, Julia, My Beautiful Broken Brain Reveals the Traumatic, Triumphant Aftermath of a Brain Hemorrhage, consultado el 23 de mayo del 2016 en http://www.vogue.com/13415789/my-beautiful-broken-brain-lotje-sodderland-sophie-robinson-interview/.

My beautiful broken brain documental: http://mybeautifulbrokenbrain.com/

 

 

AUTORA: Laura Gamboa-Cavazos, redactora de la gran familia de hermandadblanca.org

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Laura Gamboa-Cavazos
2 comentarios
  1. User comments

    He leido sobre el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro pero esta informacion me hace entender un poco mas esa voz interior que nos hace debatir mucha veces entre lo racional y lo espiritual

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend