Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Desarrollo Interior » Desarrollo interior, aceptar nuestra apariencia

Desarrollo interior, aceptar nuestra apariencia

apariencia2

 

 

Vivimos en un mundo, donde las apariencias y lo físico cobran un sentido bastante importante. Para nadie es un secreto que nos hemos convertido en una cultura visual, pues todo entra por los ojos y la sociedad está llena de estereotipos, que generan a su vez una presión social para todos y afectan nuestro desarrollo interior. En otras palabras, las personas están en constante búsqueda de aceptación e inclusión, y se ha considerado que esto se logra si se tiene un buen físico, es decir, si uno es bello. Ahora bien, ¿qué es bello y qué no lo es? A lo mejor este tema parece inclinarse hacia las mujeres, sin embargo, va dirigido a todos sin excepción: hombres, mujeres, niños, adultos, ancianos, jóvenes, personas con alguna discapacidad, enfermedad, etc. Nadie queda por fuera.

 

 

A partir de ahora entenderemos que nada ni nadie determina quién es bello y quién no; lo importante y realmente bello es aceptar nuestra apariencia, independientemente de lo que sea.

 

 

Al momento de mirarnos en un espejo surgen sentimientos y complejos que por lo general preferimos esconder y hundir en nuestra mente. Esta, es precisamente la acción que limita nuestro crecimiento personal y nos aleja del objetivo para vivir en paz con nosotros mismos, aceptarnos tal y como nos vemos.

 

apariencia

 

¿Estás un poco gordo? ¿No te gusta tu nariz? ¿Sufres de alguna enfermedad cutánea de la que te avergüences? ¿Te hace falta una pierna? Respóndete la verdad, tu verdad y ahora acéptala con amor. Todo lo que consideremos un defecto lo será y será nuestro para siempre. Entonces, ¿Por qué no mejorar la relación con nuestros complejos?

 

 

lo importante y realmente bello es aceptar nuestra apariencia, independientemente de lo que sea.

 

El autoestima propio esta sin duda alguna, siempre expuesto a ser afectado y a su vez nuestro desarrollo interior. Lo mencionado se debe a esos estereotipos existentes que van catalogando a la humanidad y generando una cantidad de problemas como la depresión, la soledad, la anorexia, la bulimia, el rechazo, la discriminación, entre otros que pueden llevar a la muerte. Con respecto a esto, hay que poner un freno y ser conscientes de que estos estereotipos no determinan nada en el espíritu, ni hacen a nadie menos merecedores.

 

 

Hoy día, una persona puede creer firmemente en que por ser obesa, es imposible ser amada; o por tener la cara manchada no tiene derecho a salir sonriente en las fotografías o con la cara en alto por las calles. Estos simples ejemplos son tan solo dos de muchas personas que no se aceptan como son y esperan aún ser aceptados y felices. Asimismo, condicionan su vida de una manera desgraciada y se ponen límites que los vuelven infelices de inmediato. Pero entonces, ¿Cómo podemos ser felices con nuestra apariencia? La respuesta es aceptarla y no negarnos la verdad.

 

 

Para lo anterior, lo primero es enfrentar el espejo. Al principio puede ser el ejercicio más difícil, pero cuanto más vayamos abriendo los ojos y tolerando con amor lo que vemos; entenderemos que somos los únicos dueños de la realidad. Somos también los que determinamos si merecemos ser felices, pues esta felicidad se encuentra dentro de cada uno y la reflejamos con nuestro cuerpo, sea como este sea.

 

 

La persona más importante para nosotros debemos ser nosotros mismos. Entonces la persona que debe aceptarnos es el yo mismo. Al alcanzar esto, cualquier otra persona podrá aceptarnos y vernos bellos; tal y como decidimos vernos en el espejo.

 

apariencia3

 

 

El desarrollo interior depende mucho de la autoestima. Muchas veces esta se encuentra por el piso debido a que nos desagrada nuestro físico;  y aunque la  autoestima no dependa solamente de nuestro aspecto, es primordial aceptar nuestra apariencia. Lo anterior se debe indudablemente a que es el cuerpo lo que carga nuestro espíritu, y protege nuestra verdad que es el alma.

 

Es el cuerpo lo que carga nuestro espíritu, y protege nuestra verdad que es el alma.

 

AUTOR: Daniela Navarro, redactora de la gran familia de hermandadblanca.org

FUENTE:  “https://hermandadblanca.org/?s=desarrollo+interior

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Daniela Navarro (Redactora GHB)
Mi nombre es Daniela Navarro, soy Comunicadora Social y Periodista. Me encanta la redacción y los temas que alimenten nuestro corazón, pues creo firmemente que las palabras llegan al alma como mensajes del universo.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend