Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Artículos de opinión » El ego, sigiloso como ladrón en su casa

El ego, sigiloso como ladrón en su casa

ego-620x300

 

Cuando uno anhela un cambio interior debe centrarse en si mismo y observarse para descubrir lo falso en uno.

 

La mentira se presenta primero en la mente, y hasta los sentimientos por más verdaderos que parezcan pueden ser causa del engaño del ego.

 

observemos nuestros pensamientos y recordemos que la justificación es la excusa del ego para justificar su mentira.

El yo o ego cree ser, cree existir, pero el único que es, es el ser, lo innato e imperecedero, lo que siempre ha sido y siempre será.

 

el yo o ego se remonta a tiempos inmemoriales y para poder expresarse necesita de nuestra personalidad, la cual es creada por el hombre para relacionarse con la sociedad.

 

La personalidad particular, con sus tintes característicos viene a ser el vehículo del ego o del ser, dependiendo al servicio de quien la ponga la humana persona.

 

Las personalidades fuertes y robustas, con mucho carácter suelen ser vehículo del ego ya que éste puede expresarse mas fácilmente como pez en el agua. Las personalidades pasivas, pacificas, introvertidas, con mente reflexiva, tienden a darle menos expresión al ego y es apta para la manifestación del ser.

 

El yo retorna con la finalidad de sembrar cizaña y crear confusión impidiendo que lo divinal se exprese en el ser humano.

 

A base de comprensión y estudio del yo o ego comienza a eliminarse radicalmente, comprendiendo cuando se expresa, como y donde, para sorprenderlo como ladrón en su casa.

 

El yo o ego es obstáculo de la libre expresión de nuestro ser, la esencia es lo que siempre ha sido y siempre será, lo verdadero e inmutable, la poderosa fuerza divinal semejante al creador.

 

Mientras el ego exista y se exprese en nuestra vida con sus múltiples voluntades y despropósitos, nos alejamos de dios y de nuestra verdad. El ego yase en el subconsciente y es un manojo de errores, apegos, iras, orgullos, gula, vicios, pasiones, defectos. etc. Es imprescindible descubrir al ego cuando intenta expresarse a través de nuestro verbo y nuestros actos, recordad que dios es amor, no egoísmo, dios es castidad y amor puro y desinteresado, no fornicación brutal y animalesca.

 

mascaras1

 

Para ser verdaderos hombres y mujeres debemos dejar de comportarnos como animales comportarnos como animales, hay mucho del animal aún en nosotros.

 

Observemos nuestro comportamiento y tratemos de dar más por el prójimo como lo hizo cristo, el hijo del hombre, sigamos sus pasos y enseñemos como él lo hizo, con el ejemplo, sin tantas palabras vanas e insubstanciales sino con hechos, al árbol se lo conoce por sus frutos.

 

Seamos como fue el cristo y algún día llegaremos a la liberación final para el bien nuestro y de nuestros semejantes.

 

Amemos a nuestros hermanos como el nos ha amado y seremos instrumento de dios en la tierra, siendo útiles a nosotros y a la humanidad.

 

Autor: Germán Cáceres, redactor de la gran familia de hermandadblanca.org.

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Germán Caceres
Redactor de la gran familia de la hermandadblanca.org
Un comentario
  1. User comments

    Un gran artículo y nos enseña que es el ego y como podemos consumirlo y encontrar la verdad de nuestra presencia para lograr la verdadera felicidad en nuestras vidas.
    Manifiesto mi gratitud.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend