Home » Vida Consciente » El Rincon de la Salud » El agua de mar. Una amiga olvidada, por Joan Abell贸

El agua de mar. Una amiga olvidada, por Joan Abell贸

Empezar茅 por dar algunos datos de las propiedades del agua de mar, que creo que son interesantes para poder seguir con este resumen, ya que nos dan una idea sus cualidades, cosa que hace que se nos haga interesante su lectura.聽

Debemos tener en cuenta la aportaci贸n que puede hacer el agua de mar a nuestras vidas.

A partir de esta p谩gina y a modo de resumen he preparado unos datos que espero sean de utilidad. No pretendo que todos ustedes salgan dispuestos a beber de este l铆quido de vida, solo quiero darles la oportunidad de que lo conozcan y que si en un momento de necesidad quieran recurrir a 茅l, sepan lo que el Agua de Mar les puede aportar.

Algunas de las universidades que est谩n estudiando las aportaciones nutricionales y terap茅uticas del agua de mar son la de M谩laga, La Laguna (Tenerife), Antioquia (Colombia) y Nouatchot (Mauritania).

Algunas caracter铆sticas comunes de la sangre y el agua de mar son que ninguna de las dos se puede reproducir en laboratorio, otra es la capacidad de homeostasis (autorregulaci贸n de propiedades), la siguiente es la presencia espec铆fica y similar de oligoelementos (elemento qu铆mico indispensable), tambi茅n podemos encontrar en las dos un poder antibi贸tico y autoregenerador (Zobell ya declaraba en 1936 que los vertidos de aguas residuales al mar quedaban destruidos en dos d铆as). De La Farge en el Congreso Internacional de Talasoterapia de Cannes en 1957 dijo que el agua de mar solo es bactericida para las bacterias pat贸genas (originan y desarrollan enfermedades).

Fu-shi, Emperador chino creador de la escritura y padre de la medicina marina, hace 5000 a帽os recomendaba el agua de mar para la prevenci贸n y tratamiento de la enfermedad. Plat贸n dec铆a que 鈥渆l agua de mar cura todos los males del hombre.

Ren茅 Quinton, fisi贸logo franc茅s, reanuda y promueve en 1906 los estudios y la utilizaci贸n de agua de mar.

Es desde hace unos 25 a帽os que el periodista Laureano Dom铆nguez ha rescatado esta 鈥渢erapia鈥. 脡l intenta aportar conciencia para la creaci贸n de dispensarios marinos en partes del planeta que son muy pobres y que la desnutrici贸n afecta a millones de seres que podr铆an ser tratados con el agua de mar. Seg煤n 茅l, es el biber贸n que necesitan los seis millones de ni帽os que mueren cada a帽o, seg煤n la OMS.

En Espa帽a se vende en farmacias y diet茅ticas con distintos preparados.

En Estados Unidos tambi茅n se est谩 empleando para problemas de pr贸stata, psoriasis, alopecia, artritis, osteoporosis, asma, gengivitis, desequilibrios del sistema nervioso central (SNC), alcoholismo, drogodependencia, infecciones, fatiga cr贸nica, embarazo, lactancia, estr茅s, etc.

El cuerpo necesita aproximadamente 6 gramos de sal diarios. Que m谩s natural que darselos en su propio medio.

El Dr. Bensch declara que 500 de sus pacientes al茅rgicos mejoraron. Tambi茅n los doctores Siemens, Hyde y Wiehler dicen lo mismo.

El Dr. Hansche declara las mejoras obtenidas en el ph estomacal e intestinal.

El Dr. Schlegel declara la desaparici贸n de la pirosis (Sensaci贸n de fuego o quemadura en el est贸mago que llega hasta el es贸fago) en gastritis al茅rgicas.

El Dr. Ruzicka declara la desaparici贸n de hiperemia e irritaci贸n en Lichen Plano Rubra.

El Dr. Wieler declara curas de asma suprimiendo la sal y dando a beber agua de mar entre 8 d铆as y 3 semanas.

Entre otras las mejoras detectadas son: Importante mejora en los rendimientos deportivos, rehidrataci贸n de la piel, mejoras en fosas nasales (respiraci贸n, ronquidos, sinusitis).

En Colombia de han tratado mas de 13.600 ni帽os con desnutrici贸n.

Se pueden tratar las drogodependencias y el alcoholismo. Las enfermedades cerebrocardiovasculares.

鈥淓n el agua de mar est谩n todos los elementos basicos para la vida en proporci贸n correcta y en estado biodisponible鈥

Los ba帽os de agua de mar a temperaturas de 32/38 grados hacen que el organismo se regenere gracias a la absorci贸n de sus elementos a trav茅s de la piel.

El agua de mar se puede encontrar bajo diversos preparados y nombres comerciales: En bebibles, embotellada o a granel ya filtrada.

BIBLIOGRAF脥A (Una peque帽a parte de lo que podemos encontrar)

Quinton, Ren茅. L鈥檈au de Mer, millieu Organique. Encre 1995

Mah茅, Andr茅. El plasma de Quinton. Icaria 1999

Mah茅, Andr茅. Ma cure de rajeunissement. Du Soleil 1956

Poncet, Dominique. El agua de mar y el Sol. Mensajero 1980

Faesch, Caroline. Le guide de la Thalassoth茅rapie. Liber 1997

Carrel, Alexis. L鈥橦omme cest inconnu. Librairie Plon 1935

Capit谩n Arg眉ello. El Mar. Seix Barral 1942

Aubel, Paule. El Agua de Mar y su salud. Lidium 1988

Fincham, A.A.. Biolog铆a marina b谩sica. Omega 1987

Ryrie, Charlie. Las energ铆as curativas del agua. Gaia 1999

Pert, Candance B., Ph. D. Molecules of emotion. Touchstone 1999.

El medio marino.

El medio marino es el ecosistema m谩s importante de la Tierra, que recibe de 茅l su nombre de Planeta Azul. S贸lo por su masa t茅rmica y el poder calor铆fico del agua, constituye el volante de inercia t茅rmico del planeta. Sin 茅l las noches ser铆an polares, los d铆as un horno y la vida imposible. Es un elemento vital que asegura la conservaci贸n de nuestro medio en unos l铆mites tolerables para la vida.

La radiaci贸n solar, fuente de energ铆a primordial, es filtrada por la atm贸sfera y atemperada por la masa oce谩nica para animar la vida terrestre. La oceanograf铆a f铆sica y biol贸gica reconoce su efecto fundamental. Su acci贸n sobre la atm贸sfera y la superficie de los oc茅anos rige las corrientes atmosf茅ricas que a su vez inducen las corrientes oce谩nicas. Mareas, corrientes y diversos movimientos mantienen en continuo las aguas marinas.

Esta agitaci贸n, por los cambios que induce, crea las condiciones para un crecimiento org谩nico prodigioso. La mitad de la biomasa terrestre se desarrolla en los oc茅anos. Por ejemplo, al oc茅ano austral, de 30 millones de km2, o sea el 10% de la superficie oce谩nica mundial, se le llama 芦la bomba planetaria禄 porque su corriente circumpolar hace subir a la superficie las aguas c谩lidas del Atl谩ntico. Este removido enriquece en sales minerales las aguas superficiales y constituyen una provisi贸n alimenticia inagotable para el fitoplancton. De 茅ste se alimenta el krill, compuesto por min煤sculos crust谩ceos cuya masa se ha evaluado en 650 millones de toneladas. El krill probablemente se alimenta de s铆 mismo, es can铆bal, pero constituye por encima de todo la base de la cadena alimenticia. El ecosistema marino, puesto en marcha por la energ铆a solar, desempe帽a una funci贸n de primer orden en el ciclo del ox铆geno del organismo terrestre.

La regulaci贸n del pH marino.

La epifase marina es la sede de intensos intercambios gaseosos. Su composici贸n y su estructura influyen en la rapidez de estos intercambios gaseosos entre la hidrosfera y la atm贸sfera. Particularmente, tiende a establecerse un equilibrio entre el CO2 atmosf茅rico y el CO2 del agua de mar, disuelto o en forma de aniones carb贸nicos y bicarb贸nicos.

La actividad de la biomasa marina toma una parte del carbono atmosf茅rico que el pH alcalino del agua de mar transforma en aniones que entran as铆 en el ciclo del carbono marino para ser metabolizados en 茅l o precipitados como carbonato. Este sistema confiere al agua de mar un importante poder tamp贸n. Esto es vital para los organismos marinos, que por lo general no pueden soportar grandes variaciones de pH.

Cruce de intercambios.

Se han hecho numerosos estudios sobre el poder autodepurador del agua de mar, que indican que las diferentes poblaciones de microorganismos se regulan unas a otras mediante un complejo mecanismo conjunto, con factores tanto de orden qu铆mico y f铆sico como biol贸gico. Aunque la actividad de los depredadores tiene una funci贸n importante, la regulaci贸n de las diferentes poblaciones de microorganismos, se debe esencialmente a la actividad indirecta de mediadores qu铆micos sintetizados por organismos marinos como las algas superiores, las bacterias y los organismos fitoplanct贸nicos.

Se sabe que el medio interno transporta las hormonas sin producirlas. De la misma manera, el estudio del medio marino tiende a mostrar que la actividad del 芦organismo marino禄 est谩 gobernado por heterohormonas disueltas en 茅l.

El desarrollo de los microorganismos marinos depende la calidad del agua de mar respecto a muchos par谩metros. De hecho, el agua de los oc茅anos, para los organismos que se desarrollan en ella, tiene una funci贸n an谩loga a la del medio interno para las c茅lulas humanas. El agua de mar es el nivel b谩sico para el desarrollo de la vida marina: de su homeostasis depende la calidad de vida de los oc茅anos. Es un cruce de caminos donde se realizan los intercambios, donde se encuentran los diferentes factores que regulan el ecosistema marino.

La regulaci贸n electrol铆tica.

Si se estudia la regulaci贸n de las diferentes sales y oligoelementos que constituyen la matriz salina marina, se observa que la proporci贸n y la forma en que est谩 presente cada uno de estos elementos no es accidental. Las proporciones relativas de los 11 cationes principales pueden considerarse constantes. Cualquiera que sea la naturaleza de los aluviones fluviales, del polvo transportado por el viento (por ejemplo la masa intercambiada en un a帽o entre el oc茅ano y la atm贸sfera en todo el planeta se eval煤a en mil toneladas) o los fondos marinos removidos por corrientes oce谩nicas, la concentraci贸n relativa de minerales en el oc茅ano es estable.

El agua de mar debe su composici贸n al buen funcionamiento del ecosistema. Las plantas y los animales son los principales responsables de la transformaci贸n y sedimentaci贸n de los elementos minerales. La regulaci贸n de las diferentes poblaciones de microorganismos dentro del ecosistema afecta directamente a la composici贸n mineral del medio marino.

Por ejemplo, la s铆lice, el principal componente de las rocas de la corteza terrestre, deber铆a, si la naturaleza salina del agua de mar dependiera solamente de la disoluci贸n de las rocas que la rodean, hallarse en 茅sta en gran cantidad. Es m谩s, estar铆a en una proporci贸n pr贸xima a la saturaci贸n. Sin embargo no es as铆: la proporci贸n de s铆lice presente en la matriz salina oce谩nica es extremadamente d茅bil.

De este modo, el ecosistema produce una matriz salina cuya naturaleza y forma no se corresponden en nada con la simple disoluci贸n de elementos minerales resultado de su encuentro al azar con el agua. Primero, la proporci贸n est谩 regulada; segundo, su forma es espec铆fica. Por ejemplo, la solubilidad del carbonato de calcio presente en el agua de mar es cien veces superior en el medio marino, a la solubilidad observada en su soluci贸n en agua destilada.

No es exagerado, pues, hablar de organismo marino. 脡ste posee su propia homeostasis y su comportamiento presenta una analog铆a impresionante con la del medio interno del organismo humano. En ambos, los mismos elementos desempe帽an funciones an谩logas, por medio de reacciones o de cadenas de reacciones vecinas con el fin de asegurar las mismas funciones y en concentraciones similares. Por ejemplo, en el interior del cuerpo humano, el tamp贸n principal es carbonato-bicarbonato, cuyo ciclo, ligado al mecanismo respiratorio, permite compensar la aportaci贸n constante de subproductos metab贸licos 谩cidos a fin de mantener un pH org谩nico ligeramente alcalino. Regula igualmente la presi贸n parcial del CO2 y del ox铆geno disueltos en los l铆quidos fisiol贸gicos. En el medio marino este mismo tamp贸n carbonato-bicarbonato permite, en sus intercambios con la atm贸sfera a trav茅s de la epifase marina, regular por una parte la presi贸n parcial del CO2 y ox铆geno disueltos y por otra el pH alcalino del agua de mar.

El medio interno.

El mantenimiento de la vida precisa unas condiciones fisicoqu铆micas espec铆ficas. A lo largo de la evoluci贸n zool贸gica, la conquista de biotopos cuyas condiciones est谩n en perpetua variaci贸n, ha exigido a los seres vivos la capacidad de aislarse de las variaciones del medio externo.

La respuesta fisiol贸gica a este apremio ha sido el desarrollo de un medio interno estable, cuyo concepto fue introducido por Claude Bernard en 1865: 芦Entre los seres vivos desarrollados, hay por lo menos dos medios que se han de tener en cuenta: el medio exterior o extraorg谩nico, y el medio interno o intraorg谩nico (…) Es el medio interno de los seres vivos el que est谩 en relaci贸n inmediata con las manifestaciones vitales normales o patol贸gicas de los elementos org谩nicos (…) Todos los mecanismos vitales, por variados que sean, no tienen siempre m谩s que un principio: mantener la unidad de las condiciones de la vida en el medio interno禄. Bernard considera que 芦la fijeza del medio interno es la condici贸n para una vida libre, independiente禄 y que 茅sta 芦supone un perfeccionamiento tal del organismo, que las variaciones externas est谩n en cada momento compensadas y equilibradas禄. Aparte de las conclusiones m茅dicas err贸neas que sac贸, estas bases constituyen una constante en fisiolog铆a.

A diferencia de un sistema en equilibrio termodin谩mico sometido a las leyes del entorno, el ser vivo resiste estas variaciones y presenta estados estabilizados por fen贸menos de transporte de materia y de energ铆a, fen贸menos disipativos que permiten al organismo mantener estable su entrop铆a. En 1929, el fisi贸logo W.B. Cannon propuso en Wisdom of the body el t茅rmino de homeostasis para referirse al mantenimiento del medio interno en un estado estable, independiente de fluctuaciones externas:

芦Los seres superiores constituyen un sistema abierto que presenta numerosas relaciones con el entorno. Las modificaciones del medio desencadenan reacciones en el sistema o lo afectan directamente, dando lugar a perturbaciones internas de 茅ste. Tales perturbaciones son normalmente mantenidas en l铆mites estrechos porque unos ajustes autom谩ticos que sobrevienen en el interior del sistema entran en acci贸n, evit谩ndose de esa manera amplias oscilaciones. Las reacciones fisiol贸gicas coordinadas que mantienen la mayor铆a de los estados estacionarios del cuerpo, son tan complejas y espec铆ficas de los organismos vivos, que se ha sugerido el t茅rmino de homeostasis禄.

Actualmente, la descripci贸n de los fen贸menos de regulaci贸n utiliza conceptos matem谩ticos derivados de teor铆as de la informaci贸n y de la cibern茅tica, concepto y t茅rmino creados por Wiener en los a帽os 40: 芦Para controlar una acci贸n orientada hacia una meta, la circulaci贸n de la informaci贸n debe formar un circuito cerrado en el cual el sistema eval煤a a cada instante las consecuencias de sus acciones, calcula la diferencia entre la meta y el resultado actual, y corrige esta diferencia utilizando los resultados pasados para alcanzar la meta禄.

El modelo cibern茅tico consiste en aplicar estos mecanismos de retroalimentaci贸n en la fisiolog铆a de los sistemas que participan en la homeostasis: regulaci贸n de la temperatura corporal, equilibrio 谩cido-b谩sico hidroelectrol铆tico, regulaci贸n de la glicemia, regulaci贸n de las hormonas, etc.

En 1985, Jack Baillet, en la Encyclopedia Universalis, tomo IX, dice sobre la homeostasis: 芦El sistema biol贸gico no s贸lo es una estructura espacio-temporal actual. Existe una historicidad biol贸gica (…) El sistema biol贸gico tiende a mantener las condiciones 贸ptimas de su funcionamiento禄.

Esquem谩ticamente, se puede considerar el medio interno como formado por un conjunto de l铆quidos que circulan y rodean las c茅lulas. El compartimento extracelular constituye el 33% del agua total del organismo, lo que equivale al 20% del peso del cuerpo y aproximadamente 15 litros. Est谩 repartido en:

鈥 l铆quido intersticial, que ocupa los espacios intercelulares: 20 % del agua total, lo que equivale al 12% del peso corporal y 10 litros

鈥 l铆quido plasm谩tico, 6 % del agua total, que equivale al 5% del peso del cuerpo y 3 litros

鈥 l铆quido linf谩tico, que aparece al drenarse el l铆quido intersticial hacia el sistema venoso: alrededor del 2 % del agua total

鈥 l铆quido transcelular, producido por los procesos de transporte activo que tiene lugar en las membranas epiteliales (secreciones glandulares digestivas, l铆quido cefalorraqu铆deo, ocular, etc.): alrededor del 3 % del agua total.

El medio interno es un lugar de intercambios de metabolitos, de energ铆a y de informaci贸n. Es el fundamento sobre el que se construye la actividad del organismo, la encrucijada de intercambios donde se regula y el objetivo de la actividad de los diferentes sistemas.

La composici贸n, estructura y equilibrio del medio interno -en una palabra: su homeostasis- dependen totalmente de la actividad celular. Son el resultado de un intenso trabajo y suponen una de las principales actividades del metabolismo. Rec铆procamente, la calidad del funcionamiento celular depende de la integridad del medio interno. Si la suma de la actividad celular permite la elaboraci贸n y mantenimiento de la homeostasis del medio interno, la integridad del medio interno permite una vida celular equilibrada y en consecuencia asegura la salud del organismo.

El medio interno ocupa un lugar 煤nico en fisiolog铆a y la noci贸n de homeostasis est谩 ligada a 茅l m谩s que a ning煤n otro sistema. Es pasivo, puesto que no produce nada por s铆 mismo, no constituye un 贸rgano, pero es imprescindible porque todas las funciones suceden y se construyen en este medio.

El estudio del medio interno est谩 particularmente relacionado con la noci贸n de terreno. Por terreno se entiende el conjunto de predisposiciones de una persona a desarrollar ciertos tipos de patolog铆as. Desde un punto de vista fisiol贸gico, el terreno debe identificarse con el medio interno. Su estado refleja perfectamente la salud del organismo e indica sus predisposiciones. El conjunto de desviaciones fisiol贸gicas y desequilibrios patol贸gicos se inscriben en 茅l.

Revisemos algunas nociones esenciales sobre las regulaciones t茅rmicas, 谩cido-base y hidroelectrol铆ticas del organismo.

1. Regulaci贸n t茅rmica.

Los grandes equilibrios biol贸gicos interact煤an en una din谩mica constante, protegiendo los niveles de prioridad de las funciones vitales. El organismo mantiene constante su temperatura central hipotal谩mica (37,2 潞C) cuyo cambio (descenso) no podr铆a ser tolerado m谩s que algunos segundos. La homeotermia se realiza en un intervalo de temperatura limitado y el umbral letal se sit煤a por debajo de 26 潞C y por encima de 44 潞C. act煤a sobre:

鈥 La producci贸n cal贸rica del metabolismo basal.

鈥 Los intercambios t茅rmicos con el medio externo.

鈥 Los mecanismos reguladores de la temperatura.

鈥 Un comportamiento adaptado, por medio del cual el ser humano crea su propio microclima.

El organismo est谩 compuesto en su mayor铆a de agua. Por su calor espec铆fico elevado constituye una reserva t茅rmica corporal y asegura la protecci贸n frente a grandes variaciones de temperatura Por otro lado, la elevada temperatura de evaporaci贸n del agua permite una evacuaci贸n de calor significativa con el sudor evaporado.

As铆, el medio interno interviene a diferentes niveles:

鈥 Homogeneiza el calor metab贸lico por el cual el sistema circulatorio desempe帽a la funci贸n de transportador de calor铆as y de adaptaci贸n a las variaciones de la temperatura externa por medio de sistemas arteriovenosos a contra corriente: en los miembros, la sangre venosa que retorna puede circular en profundidad en contacto con la arteria (si hace fr铆o) evitando una p茅rdida de calor, o por la superficie, bajo la piel (si hace calor), volviendo a la parte derecha del coraz贸n por las venas superficiales.

鈥 La term贸lisis, por la evaporaci贸n y el sudor, puede movilizar importantes cantidades de agua capaces de llegar a alcanzar en ciertas circunstancias m谩s de un litro/hora e interferir en la homeostasis hidroelectrol铆tica.

2. Regulaci贸n del pH.

La rapidez de las reacciones bioqu铆micas est谩 en 铆ntima relaci贸n con la concentraci贸n de iones H+ del medio. El pH interviene en la conformaci贸n y la actividad de las prote铆nas, en particular de prote铆nas enzim谩ticas. La concentraci贸n de iones H+ en el medio interno es marcadamente constante: el pH de la sangre arterial oscila entre 7,38 y 7,43 y los l铆mites extremos compatibles con la vida son 7,10 y 7,80.

Frente a las agresiones 谩cidas o b谩sicas, el organismo pone en juego tres l铆neas de defensa sucesivas:

1. Los tampones f铆sico-qu铆micos del medio interno. Amortiguan inmediatamente el choque en un tiempo del orden del segundo.

2. El sistema respiratorio puede intervenir en segundo lugar controlando la eliminaci贸n pulmonar de CO2. El sistema bicarbonato/谩cido carb贸nico tiene una misi贸n fundamental gracias a su abundancia en el organismo y sobre todo porque constituye el 煤nico tamp贸n abierto en el cual la cantidad total (CO3H-) + CO3H2 depende del sistema neuroventilatorio, siendo el CO2 vol谩til.

3. El ri帽贸n interviene en 煤ltima instancia, asegurando la correcci贸n final de las alteraciones gracias a su capacidad para eliminar los iones H+ y reabsorber el ion bicarbonato HCO3-.

Sin entrar en detalles del proceso de regulaci贸n, es notable la importancia de la funci贸n del sector plasm谩tico, que es un intermediario obligatorio para los otros sectores, as铆 como el m谩s accesible para tomar mediciones.

.

3. Regulaci贸n hidroelectrol铆tica.

A. Agua total.

El agua es el principal constituyente del organismo, en promedio es el 60% del peso corporal. Est谩 desigualmente repartida seg煤n los tejidos y los 贸rganos. La homogeneidad del conjunto se logra a trav茅s del sistema circulatorio.

El compartimento extracelular act煤a como un sistema de circulaci贸n de doble corriente del agua y las sustancias minerales y org谩nicas. Este cruce de caminos del movimiento hidroi贸nico se compone de dos sectores: el sector vascular en el cual el agua es canalizada por los vasos arteriales a la ida, los vasos venosos y linf谩ticos a la vuelta, y, de mucho m谩s alcance, el sector intersticial donde el agua se filtra por los innumerables intersticios celulares.

El l铆quido intersticial, verdadero 芦mar interior禄, constituye un ultrafiltrado de plasma que penetra constantemente los tejidos pr贸ximos al extremo de los capilares arteriales. Unas cifras ilustran la importancia de los fen贸menos de filtraci贸n de esta red microcirculatoria: 100.000 Km. de longitud y 6.000 km2 de superficie.

芦La bomba cardiaca rinde unos 8.400 litros en 24 horas. 20 litros se filtran por los capilares, 17 litros son reabsorbidos por 茅stos y 3 se reabsorben por v铆a linf谩tica en 24 horas. Los conductos linf谩ticos evacuan constantemente el excedente filtrado no reabsorbido y la totalidad del flujo proteico extravasado… El sistema linf谩tico muestra ser un sistema de bombeo que asegura la estabilidad de la presi贸n intersticial, y a un nivel inferior a la presi贸n atmosf茅rica…禄 (Pr茅cis de physiologie humaine, Ellipse, 1992).

B. Los elementos minerales.

Los elementos minerales del organismo pueden presentarse bajo tres formas:

1. En estado s贸lido, cristalizado, no ionizado.

2. En soluci贸n, en los medios intra y extracelulares.

3. En la combinaci贸n de compuestos org谩nicos.

Sin embargo son permanentes los cambios entre estas diferentes formas. Las sales minerales principales se distribuyen en partes ionizadas intercambiables y en partes enlazadas.

La homeostasis s贸lo se realiza gracias a un flujo correctamente regulado del agua, los iones, la energ铆a y la informaci贸n intercambiadas con el medio, y este equilibrio se realiza por medio de intercambiadores. Entre el organismo y el medio se interpone siempre una capa celular: el endotelio del intercambiador pulmonar, c茅lulas epiteliales del intercambiador cut谩neo, digestivo, renal. En este 煤ltimo intercambiador, la homeostasis hidroelectrol铆tica se realiza principalmente por los movimientos de agua y del NaCl.

Finalmente, la regulaci贸n hidromineral, la de los vol煤menes l铆quidos y de su osmolaridad, est谩 asegurada por un sistema neuro-endocrino, sensible a la composici贸n i贸nica y al volumen de los medios que ba帽an las c茅lulas por una parte y el medio plasm谩tico por otra.

4. Los cambios hidroelectrol铆ticos.

Los diferentes compartimentos extracelulares tienen una id茅ntica osmolaridad de 286卤4 miliosmoles y son neutros el茅ctricamente. Los intercambios entre compartimentos se hacen a trav茅s de fen贸menos osm贸ticos, mientras que los intercambios i贸nicos entre los l铆quidos intracelulares y intersticiales se producen esencialmente por transporte activo.

La membrana celular separa de manera radical los dos compartimentos en los que la concentraci贸n de cationes, aniones, prote铆nas y glucosa es distinta. Los intercambios i贸nicos por difusi贸n pasiva transmembranar son muy d茅biles. El cuanto al agua, se difunde libremente a trav茅s de la membrana celular y la pared de los capilares. Su metabolismo no puede estar disociado del de los electr贸litos. La regulaci贸n de la hidrataci贸n del sector extracelular depende del sodio y toda modificaci贸n ser谩 seguida por la modificaci贸n paralela del balance h铆drico.

La regulaci贸n de la hidrataci贸n del sector intracelular depende de la osmolidad de los l铆quidos extracelulares. A este nivel aparece la importante funci贸n del sistema neurohormonal complejo, que act煤a en la eliminaci贸n de agua y se encarga sobre todo de regular el balance s贸dico.

芦Se puede decir, pues, que el ser humano vive en el agua, incluso en el agua corriente, sin que por otra parte, a pesar de los cambios continuos haya variaciones apreciables en la concentraci贸n del agua en los distintos 贸rganos y tejidos.禄 (Biochimie medicale, Boulange-Polonowski, Masson 1979).

El concepto de plasma marino.

El medio interno y el agua de mar cumplen pues las mismas funciones, uno en relaci贸n con las c茅lulas, otro en relaci贸n con los microorganismos del ecosistema marino. Uno y otro son resultado de un trabajo constante, programado y esencial, puesto que se trata de en ambos casos del mantenimiento de condiciones f铆sico-qu铆micas acordes con el desarrollo de la vida. Los dos son, pues, medios minerales cuya homeostasis y estructura qu铆mica son el fruto de una regulaci贸n biol贸gica. Es m谩s, el an谩lisis muestra que sus composiciones respectivas son id茅nticas.

Sin embargo, s贸lo la identidad de composici贸n no ser铆a suficiente para demostrar las propiedades terap茅uticas concretas del plasma marino. En efecto, el estudio del mundo vivo demuestra que la simple naturaleza de un elemento no determina sus propiedades biol贸gicas, sino la forma y la estructura espec铆fica en que est谩 presente. La bioqu铆mica se distingue de la qu铆mica mineral no por la naturaleza de los 谩tomos estudiados sino por la de las estructuras propias de la materia viva en que sus 谩tomos est谩n asociados. La bioqu铆mica revela que la actividad de las mol茅culas depende esencialmente de su configuraci贸n espacial, por citar s贸lo un factor cuya importancia es determinante cuando se estudia los enzimas, las hormonas, los 谩cidos nucleicos, etc. Por tanto la composici贸n del sustrato mineral en que estas mol茅culas org谩nicas se sit煤an tiene una importancia determinante sobre su actividad bi贸tica.

Cuando estudiamos la estructura qu铆mica del agua de mar, de la que desconocemos muchos aspectos, resaltan dos constantes.

Por una parte, las sales que componen la matriz salina de las aguas marinas tienen un producto de solubilidad distinto al de las mismas sales disueltas en agua destilada. Por tanto la hidrataci贸n de las sales marinas no se debe s贸lo a su naturaleza espec铆fica, sino que debe sus propiedades particulares a la transformaci贸n de estos elementos en el interior de los ciclos del ecosistema. Se puede hablar de la dinamizaci贸n de los elementos marinos. De hecho, la matriz salina de las aguas marinas constituye un medio natural 煤nico que es pr谩cticamente imposible reproducir de modo artificial. Esta hidrataci贸n espec铆fica de las sales condiciona las caracter铆sticas f铆sicas de la misma agua, sustrato del metabolismo.

Por otra parte, al igual que en su composici贸n, la naturaleza de las sales y la forma en que est谩n presentes los diferentes elementos en la matriz salina de las aguas marinas, est谩n pr贸ximas a lo que encontramos en el medio interno.

Desde un punto de vista terap茅utico, es precisamente la forma espec铆fica de los oligoelementos y de las sales minerales lo que nos interesa, porque buscamos la acci贸n que ellos inducen. Esta es la hip贸tesis fundamental en que se basa todo el estudio del concepto de plasma marino y que fue presentada por primera vez en 1897 por Ren茅 Quinton: 芦Hay una identidad fisiol贸gica entre el plasma marino y el plasma humano禄, es decir que el plasma marino tiene la misma aptitud que el plasma humano para servir de soporte mineral a la vida celular. No se trata en absoluto de una simple soluci贸n salada cuya composici贸n se acerca a la del l铆quido extracelular, sino de un aut茅ntico suero fisiol贸gico en perfecta 贸smosis con el medio interno, que satisface totalmente las necesidades minerales de las c茅lulas.

La experimentaci贸n.

La experimentaci贸n biol贸gica se muestra indispensable para a demostrar el efecto fisiol贸gico de una soluci贸n mineral.

La pr谩ctica m茅dica, m谩s que cualquier otro experimento, ha demostrado lo bien fundado de esta hip贸tesis. Recordemos que ha existido una pr谩ctica m茅dica a gran escala, principalmente en Francia entre 1910 y 1945. Los resultados son elocuentes y no es necesario nada m谩s para demostrar las s贸lidas bases del m茅todo. El prop贸sito de este trabajo es m谩s ayudar a comprender mejor porqu茅 y c贸mo el concepto de plasma marino es un triunfo m茅dico de primer orden, tanto en la pr谩ctica cotidiana como en la medicina de urgencia. Se dieron millones de inyecciones, principalmente en los dispensarios marinos creados por el Dr. Jarricot y Quinton. El n煤mero de ni帽os salvados fue tal, que se les llam贸 芦beb茅s Quinton禄. Por otra parte el uso de este producto s贸lo se interrumpi贸 por razones econ贸micas y t茅cnicas externas a cualquier motivo terap茅utico. Hoy un laboratorio farmac茅utico vuelve a envasar este agua d谩ndole el nombre de Quinton庐 Hipertonic a la concentraci贸n al 33%o y de Quinton庐 Isotonic a la concentraci贸n al 9%o, correspondiente 茅ste al antiguo y ya gastado 芦Plasma de Quinton禄.

Desde el punto de vista biol贸gico se han llevado a cabo diferentes experimentos y en particular, la medida de la actividad y de la supervivencia de gl贸bulos blancos en varios tipos de soluciones salinas. El gl贸bulo blanco es un indicador especialmente interesante del medio interno porque vive y se desplaza en 茅l de forma aut贸noma, sin estar sujeto, como las otras c茅lulas, a un tejido espec铆fico. Los diversos experimentos realizadas han demostrado que el tiempo de supervivencia de los gl贸bulos blancos en un plasma marino correctamente preparado es superior al observado en cualquier otro preparado mineral y el 煤nico medio en que los gl贸bulos blancos se han multiplicado.

Principios de acci贸n terap茅utica.

El uso del plasma marino en sus diferentes formas es un m茅todo en s铆 mismo. La dosis, la frecuencia, la v铆a de absorci贸n, la duraci贸n, etc. determinar谩n la eficacia del tratamiento. S贸lo una aplicaci贸n correcta permite obtener los resultados terap茅uticos esperados.

La acci贸n terap茅utica puede considerarse en torno a tres ejes: la acci贸n pl谩stica y mec谩nica del plasma marino, que garantiza una reposici贸n hidroel茅ctrica; la acci贸n catal铆tica y funcional de los oligoelementos; y la regeneraci贸n celular. Estas tres acciones escogidas son tres aspectos del efecto general del m茅todo marino, que act煤a en particular como un todo, a trav茅s del conjunto de los minerales, que sin茅rgicamente catalizan el metabolismo.

1. La recarga hidroelectrol铆tica.

Esquem谩ticamente, las sales, a trav茅s de mecanismos de presi贸n osm贸tica y de la regulaci贸n renal, van a asegurar el balance h铆drico del organismo. El efecto mec谩nico del plasma marino como agente de rehidrataci贸n es inmediato. El Dr. Mouezy-Eon dice: 芦El sodio es la sal que regula la entrada de agua en el protoplasma y el n煤cleo celular y sin duda permite secundariamente asimilar o retener las otras sales禄. Sin embargo su acci贸n es mucho m谩s profunda que la obtenida con una simple soluci贸n de cloruro de sodio al 9%o. Como escribe el Dr. Jarricot: 芦Todo sucede como si con las inyecciones de agua de mar fuera restablecida la capacidad de los tejidos para retener agua禄.

Esta acci贸n afecta directamente a los problemas de nutrici贸n, de asimilaci贸n y de eliminaci贸n. Permite asegurar un tratamiento hidro-electrol铆tico en las patolog铆as agudas siguientes: deshidrataci贸n, diarreas agudas, shocks hipovol茅micos, quemaduras y reanimaci贸n pre y postoperatoria. Permite tambi茅n regular las patolog铆as cr贸nicas graves con carencias, desmineralizaci贸n y espasmos.

La experiencia ha demostrado que el plasma marino es un aliado valioso en diarreas, especialmente infantiles, as铆 como en dos grandes patolog铆as que provocan una deshidrataci贸n profunda: el tifus y el c贸lera.

2. El reequilibrio funcional enzim谩tico.

Mientras la recarga hidro-electrol铆tica afecta directamente al medio interno, la acci贸n funcional del plasma marino se sit煤a en la actividad citoplasm谩tica. Los oligoelementos afectan al conjunto de ciclos metab贸licos, generales y espec铆ficos, por ejemplo modificando las estructuras, las secreciones hormonales y la producci贸n de anticuerpos.

Cuando se habla de la acci贸n de los oligoelementos, hay que tener en cuenta la forma en que se hallan. Recordemos su efecto en dosis 铆nfimas, la multitud de interacciones puestas en juego y la variedad de elementos necesaria. La calidad de los elementos asimilados es m谩s importante que su simple presencia. Los minerales marinos en forma de plasma marino tienen una biodisponibilidad excepcional. El plasma marino contiene los 92 elementos utilizados por el metabolismo, de una forma completa, equilibrada y asimilable.

El impacto terap茅utico es por tanto considerable, puesto que la mayor铆a de las enfermedades mantienen o desarrollan un desequilibrio electrol铆tico. Esto se aplica particularmente para las graves, en las que el tratamiento de terreno mineral se impone como un complemento a menudo inevitable. Seg煤n el tipo de formas utilizadas, la acci贸n ser谩 diferente, aunque en conjunto se la pueda considerar como una cat谩lisis del metabolismo mineral y una regulaci贸n o restablecimiento del metabolismo mineral. Se va poder, pues, actuar sobre los bloqueos enzim谩ticos, la anemia, la inmunidad y los procesos infecciosos, etc.

En esto el plasma marino es 煤nico para inducir el equilibrio mineral.

3. La regeneraci贸n celular.

Renovando el medio interno e induciendo el equilibrio mineral, el plasma marino contribuye a reforzar el equilibrio del organismo. El tercer aspecto de su acci贸n, la regeneraci贸n celular, puede situarse al nivel del n煤cleo celular. Las modificaciones del medio interno ser谩n trasmitidas gradualmente hasta la mitocondria, el cromoplasto y, por supuesto, el n煤cleo, donde ocurrir谩n de nuevo cambios en el microentorno de las secuencias del ADN. La dinamizaci贸n de los elementos marinos y la calidad de su presencia es m谩s determinante que en ninguna otra parte. Recordemos la acci贸n de los elementos met谩licos incluso en el material gen茅tico y la importancia de la forma de los oligoelementos necesarios para un desarrollo 贸ptimo de la transcripci贸n ADN-ARN.

Hoy existen numerosos trabajos dedicados a la estructura del agua, soporte de fen贸menos vitales, y su importancia. M谩s precisamente a煤n, el estudio del plasma marino, constituido por agua, y por sales minerales y oligoelementos, conduce a la consideraci贸n de que es la matriz fundamental de fen贸menos biol贸gicos, tanto oce谩nicos como humanos.

Este trabajo abre la puerta al estudio de su aplicaci贸n en otras enfermedades: la senescencia de los procesos degenerativos y las llamadas enfermedades de la civilizaci贸n.

En conclusi贸n, el plasma marino, actuando en la parte m谩s b谩sica del metabolismo de manera decisiva e inmediata sobre el estado fisiol贸gico del plasma mineral humano, tiene un nivel de acci贸n 煤nico que le es propio. Comprender este nivel de acci贸n 煤nico es la clave que permite razonar sobre su uso terap茅utico. El plasma marino no va a actuar contra tal o cual s铆ntoma, sino que va a contribuir al buen funcionamiento del metabolismo. Regenera el medio interno favoreciendo de este modo la actividad celular, y toda la econom铆a del organismo se endereza.

Aplicaci贸n inespec铆fica.

Al actuar sobre la base de los mecanismos fisiol贸gicos, la acci贸n del plasma marino es inespec铆fica. El mismo mecanismo se encuentra en diferentes procesos. La decisi贸n de administrar plasma marino en soluci贸n isot贸nica viene determinada por la similitud de las causas, no de los s铆ntomas. He aqu铆 una aproximaci贸n, no exhaustiva, a los mecanismos que se encuentran en diferentes procesos patol贸gicos (inflamaci贸n, infecci贸n) y al aspecto funcional de los oligoelementos.

1. Aspecto funcional de los oligoelementos.

La funci贸n de los oligoelementos en el organismo es triple. En primer lugar estructuran la materia viva. Por ejemplo el zinc, por medio de las prote铆nas dedo (芦finger禄) de zinc, influye en la regulaci贸n de los genes y por tanto en la multiplicaci贸n y la diferenciaci贸n celular. Las enfermedades carenciales est谩n vinculadas a este aspecto.

En segundo lugar, los oligoelementos tienen un efecto catal铆tico. Sus funciones est谩n ligadas a las de los enzimas y constituyen la clave de la qu铆mica interna. M谩s del 25% de todos los enzimas conocidos contienen iones met谩licos, es m谩s: requieren la presencia de estos iones para ejercer su actividad. Los iones tambi茅n pueden tener una funci贸n reguladora, en particular en las reacciones donde el ATP sirve de sustrato. Cuando el complejo ion-ATP sirve de sustrato, el exceso de uno o de otro es inhibidor. Este tipo de enzimas tiene acciones muy espec铆ficas y depende estrechamente del cati贸n que tiene asociado.

Como la afinidad a un cati贸n dado var铆a de un metaloenzima a otro, la carencia de uno de estos metales acarrear谩 la aparici贸n progresiva de s铆ntomas, en la medida en que aumente el n煤mero de circuitos enzim谩ticos cuya cin茅tica est茅 perturbada. Es importante, pues, mantener no s贸lo una concentraci贸n 贸ptima de cada oligoelemento sino tambi茅n vigilar las concentraciones entre los diferentes elementos.

En tercer lugar, en concentraci贸n 铆nfima, los oligoelementos tendr铆an una acci贸n energ茅tica, un efecto desensibilizador.

La administraci贸n terap茅utica de los oligoelementos no debe, pues, estar ligada 煤nicamente a las carencias. Como escribe M茅n茅trier: 芦Entonces tendr铆amos que admitir que los comportamientos de casi todos los individuos y que toda la evoluci贸n del ciclo natural de envejecimiento se basan en una carencia禄, y a帽ade: 芦Dada la capacidad y la eficacia de este efecto, existen pues unas condiciones particulares que dan a los oligoelementos un efecto de cat谩lisis y no de correcci贸n de la carencia禄.

M谩s all谩 de la simple recarga mineral para la que es muy eficaz, el plasma marino tiene un impacto funcional considerable. Re煤ne el conjunto de aspectos para una actividad 贸ptima de los oligoelementos en el organismo. Esto muestra la profundidad de su actividad integral. M谩s que el impacto espec铆fico de tal o cual elemento, se busca el equilibrio general. Por otra parte no hay antagonismo entre el hecho de prescribir un elemento para un fin espec铆fico, en combinaci贸n con un tratamiento para el equilibrio general: los dos se refuerzan.

2. Procesos infecciosos e inmunidad.

Ciertos oligoelementos tienen una funci贸n fundamental en los mecanismos celulares que regulan los procesos inmunitarios. Act煤an en el nivel de la actividad citot贸xica macrof谩gica y de la funci贸n inmunomoduladora. Su carencia o insuficiencia de su utilizaci贸n por los enzimas puede encontrarse en numerosas afecciones que van de la gripe al c谩ncer, como han mostrado numerosos trabajos.

El desencadenamiento de las defensas inmunitarias humoral y celular (fagocitosis) aumenta las necesidades de ciertos elementos implicados en la lucha contra la destrucci贸n celular. Los macr贸fagos liberan compuestos oxigenados, es decir radicales superoxidados, t贸xicos para las c茅lulas. Estos radicales retardan los intercambios y conducen a una alteraci贸n de la membrana de los corp煤sculos celulares.

Estos procesos y la implicaci贸n directa de los iones metab贸licos como elementos del proceso inmunitario explican las posolog铆as recomendables para este tipo de patolog铆as: de medias a fuertes, con preferencia clara por la v铆a rectal.

En los procesos infecciosos, el plasma marino act煤a tanto a nivel funcional sobre el terreno org谩nico como por implicaci贸n directa de iones met谩licos en los mecanismos inmunitarios. Asegura la rehidrataci贸n necesaria en caso de diarreas infantiles de etiolog铆a viral o bacteriana. Es igualmente activo en la lucha contra los radicales libres y en la regulaci贸n de su producci贸n. Su acci贸n es espec铆fica y se aplica en cualquier parte del proceso.

3. Inflamaci贸n y radicales libres.

La inflamaci贸n, conjunto de fen贸menos complejos que responden a una agresi贸n local, desencadena autom谩ticamente una serie de reacciones inespec铆ficas, cualquiera que sea la etiolog铆a: mecanismo vascular, mecanismo celular. Los fen贸mentos inmunitarios tienen una funci贸n importante e incluso pueden convertirse en el factor desencadenante.

Diversos oligoelementos est谩n implicados en este proceso -cobre, zinc, selenio, manganeso- e intervendr谩n a diferentes niveles, sea modificando el automantenimiento del sistema proinflamatorio o impulsando la acci贸n antiinflamatoria.

En general, la intensidad de la respuesta est谩 correlacionada con la capacidad de activaci贸n local de las reacciones de defensa como:

1. La secreci贸n de citokinas (participan Cu y Zn).

2. La liberaci贸n de mediadores lip铆dicos (participa Se).

3. La producci贸n de radicales libres oxigenados (participan Cu, Zn, Mn y Se).

Las citoquinas ejercen una regulaci贸n intracelular entre la inducci贸n y la inhibici贸n de la producci贸n de radicales libres. Cuando la concentraci贸n celular de radicales libres no se puede controlar o en caso de cronicidad, se producen da帽os en las c茅lulas y sus constituyentes esenciales (poliartritis reumatoide, etc.).

El estudio sucinto del proceso inflamatorio muestra de nuevo la importancia de los circuitos de regulaci贸n y del mantenimiento de la homeostasis. Un complejo conjunto de reacciones encuentra ah铆 su equilibrio en funci贸n de la acci贸n relativa de diversos oligoelementos. Estos fen贸menos subrayan la importancia de un aporte equilibrante como el del plasma marino. Adem谩s 茅ste constituye un factor de modificaci贸n del terreno necesario en los tratamientos de las patolog铆as inflamatorias cr贸nicas.

聽聽

LA VANGUARDIA – 10/07/2002

Jordi Belver

LAUREANO DOM脥NGUEZ, IMPULSOR DE LOS DISPENSARIOS MARINOS

“El agua de mar cura la desnutrici贸n”

Me est谩 diciendo que el agua de mar cura la desnutrici贸n?

聽-S铆. El agua de mar puede ser un paliativo de enfermedades de tipo cerebrocardiovasculares que se originan por una falta de aporte de oligoelementos durante la primera y segunda infancia.

聽-驴Debo creer que un ni帽o fam茅lico podr铆a recuperarse bebiendo agua de mar?

聽-Claro, pero esto no es nuevo. Ren茅 Quinton, un fisi贸logo franc茅s de principios del siglo XX, demostr贸 la identidad fisicoqu铆mica entre el plasma de la sangre y el agua de mar, que lleg贸 a utilizar como sustituto del plasma sangu铆neo.

聽-驴Hac铆a transfusiones de agua de mar?

聽-S铆. Comenz贸 haciendo transfusiones de agua de mar en perros -primero de modo parcial y luego total- en el Colegio de Francia entre 1898 y 1905, y public贸 un libro con los resultados de sus investigaciones: “El agua de mar, medio org谩nico”. Sus descubrimientos desembocaron en una terapia que podr铆a salvar infinidad de vidas y Quinton se dedic贸 a abrir dispensarios marinos.

聽-驴D贸nde?

聽-El primero en Par铆s, en 1907. Luego, en Montpellier, Lyon, Londres y Egipto, as铆 como en hospitales que aplicaron su m茅todo.

聽-驴Existe alguna documentaci贸n sobre el funcionamiento de esos dispensarios?

-Hay estudios, historiales de pacientes, gr谩ficas y fotograf铆as de la mayor铆a de casos que trataron los dispensarios marinos de Quinton. F铆jese en la foto de este ni帽o.

聽-Est谩 cadav茅rico.

聽-Un caso de c贸lera infantil. Aqu铆 est谩n todos los datos: nueve meses, ojos en blanco, facies abdominal… “Llegado el ni帽o en este estado, no tiene m谩s de 24 horas de vida -escribe Quinton-. Tratamiento: inyecciones de plasma marino de 500 cc al d铆a en dos dosis”. Y se recuper贸 en una semana, vea.

聽-驴Cu谩l es la teor铆a?

聽-En el agua de mar no hay tan s贸lo minerales: est谩n todos los elementos b谩sicos para la vida en la proporci贸n correcta y en estado biodisponible. El agua de mar es un excelente nutriente y un revitalizador celular.

聽-Si as铆 fuera, 驴por qu茅 desaparecieron aquellos dispensarios marinos?

-Por el avance de nuevos f谩rmacos convencionales. De todos modos, mi pretensi贸n es que los cient铆ficos investiguen a fondo estos hallazgos, porque pueden ser muy 煤tiles.

聽-驴Y usted se ha propuesto recuperar los dispensarios marinos?

聽-S铆. Durante cinco a帽os me he dedicado a buscar aliados cient铆ficos y he contactado con los grupos de investigaci贸n que han seguido el tema, como la Universidad de La Laguna (Tenerife). Mis a帽os de b煤squeda culminaron en un simposio internacional en Medell铆n el pasado marzo. Sobre la base de sus conclusiones, se nos dio permiso para abrir siete dispensarios marinos en Colombia.

聽-驴Con qu茅 resultados hasta el momento?

聽-Estudios de la facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia coordinados por el doctor Soler demuestran que la falta de aporte de oligoelementos b谩sicos para la vida puede cubrirse con agua marina. Bas谩ndonos en esto, presentaremos una propuesta a la FAO que podr铆a detener -gracias al uso de agua de mar- muchas muertes por hambre.

聽-隆Nunca hab铆a o铆do nada igual!

聽-Pues es as铆 de sencillo y barato. Pero hay que tomar la precauci贸n de filtrar el agua a trav茅s de la arena. Nuestros dispensarios ya est谩n haciendo mucho bien, y gratis.

聽-Ustedes, como hizo Ren茅 Quinton, 驴tambi茅n inyectar谩n a los ni帽os agua de mar?

聽-No, nosotros no vamos tan r谩pidamente. Nosotros estipulamos un m铆nimo de siete meses d谩ndoles de beber tres vasitos de agua de mar al d铆a (o sea, 500 cent铆metros c煤bicos). Nuestros estudios dicen que estamos obteniendo -por ahora- un cien por cien de curaci贸n en casos de desnutrici贸n severa.

-Eso es mucho.

-Estamos siguiendo 13.600 casos de ni帽os colombianos desnutridos, y con ese tratamiento b谩sico de tres vasitos de agua de mar al d铆a restablecemos su equilibrio fisiol贸gico, que habr谩 que mantener con una dieta adecuada. 驴Sabe lo que significa eso?

-驴La panacea universal?

-Seg煤n el 煤ltimo informe de la FAO, cada cuatro segundos muere un ser humano de hambre. Es ah铆 donde queremos ayudar con este proyecto de dispensario marino. Pero tambi茅n estamos trabajando los tratamientos de agua de mar en otros campos.

-驴Por ejemplo?

-Con alcoh贸licos y toxicodependientes, y con muy buenos resultados por el momento.

-Aseg煤reme que no entra帽a ning煤n riesgo.

-El agua de mar fija y evita la proliferaci贸n de bacterias. Hemos hecho cultivos en diferentes puntos del planeta: los resultados de las anal铆ticas siempre han sido correctos.

-Aun as铆, estoy segura de que tiene que haber voces en contra de este sistema.

-En el congreso internacional que est谩 celebr谩ndose ahora en Badalona tenemos a nuestro favor a m茅dicos, bioqu铆micos, veterinarios, nutricionistas… Y vamos a proponer un proyecto al Ministerio de Sanidad colombiano para que las escuelas suministren a los ni帽os tres vasitos de agua de mar al d铆a.

-Ah, pero 驴tambi茅n a ni帽os sanos?

-Otro estudio de la facultad de Medicina de Antioquia demuestra que en ni帽os aparentemente bien nutridos hay cierta falta de aporte de oligoelementos b谩sicos, lo que m谩s adelante podr铆a desencadenar -por ejem- plo- accidentes cerebrocardiovasculares entre los 18 y los 30 a帽os. Y 茅sta, por cierto, es una de la principales causas de muerte que tienen ustedes en Europa

Leyes de la Constancia de Quinton.

Ley de la Constancia T茅rmica.

Frente al enfriamiento del globo, la vida animal, aparecida en estado de c茅lula a una temperatura determinada, para su elevado funcionamiento celular, en los organismos indefinidamente suscitados a este efecto, tiende a mantener esta temperatura de los or铆genes.

Ley de la Constancia Marina.

La vida animal, aparecida en estado de c茅lula en los mares, tiende a mantener las c茅lulas constitutivas de los organismos para su funcionamiento celular elevado, a trav茅s de las series zool贸gicas, en el medio marino de los or铆genes.

Ley de la Constancia Osm贸tica.

La vida animal, aparecida en estado de c茅lula en mares de una concentraci贸n salina determinada, ha tendido a mantener, para su funcionamiento celular elevado, a trav茅s de la serie zool贸gica, esta concentraci贸n de los or铆genes.

Ley de la Constancia General.

Frente a las variaciones de todo orden que pueden sufrir en el curso de las eras los diferentes h谩bitats de la vida animal, aparecida celularmente en condiciones fisicas y qu铆micas determinadas, 茅sta tiende a mantener, para su funcionamiento celular elevado, a trav茅s de la serie zool贸gica, estas condiciones de los or铆genes.

La forma isot贸nica como la m谩s segura para tomar agua de mar.

Se viene escuchando opiniones sobre la forma hipert贸nica de tomar agua de mar como una forma de “curar” o llegar antes al 茅xito terap茅utico, incluso por defensores del m茅todo marino.

La forma hipert贸nica como tal cuanto menos provoca trastornos osm贸ticos importantes a nivel digestivo que se traducen en n谩useas, v贸mitos y diarreas.

Otra cosa es la toma de peque帽as cantidades 10 a 20 ml en deportistas como un aporte de sales y otras sustancias extra pero esto no debe de confundir hasta recomendar medio litro diario de agua de mar hipert贸nica.

Los resultados obtenidos en esta cl铆nica a nivel de alivio de pesadez de piernas y otros casos interesantes expuestos m谩s arriba han sido todos con agua isot贸nica. Jam谩s se ha recomendado la forma hipert贸nica, sencillamente porque para limpiar el medio interno no es necesario esta forma mas bien al contrario.

Los resultados desfavorables o claramente nulos tambi茅n han sido con agua isot贸nica: entre estos casos citamos los eczemas y las dermatitis at贸picas en los cuales no se han obtenido ning煤n resultado.

Como ya conocer谩n la forma isot贸nica se obtiene mezclando dos partes de agua de mar con 5 partes de agua mineral. Dr. Rodriguez Leal/julio 2003

La sangre que vino del mar.

Las aguas marinas esconden secretos cient铆ficos beneficiosos para la salud humana. Uno de ellos fue descubierto a comienzos de este siglo por el fisi贸logo y bi贸logo franc茅s Ren茅 Quinton, descrito en su principal obra: L鈥檈au de mer, milieu organique. El llamado Plasma de Quinton se utiliz贸 entonces en Par铆s en los denominados dispensarios marinos.

Hoy se intenta recuperar su utilidad como medicina complementaria. Toni Gonz谩lez. Barcelona.

En la iglesia de Saint Ferdinand des Ternes, de Par铆s, una multitud desped铆a el 13 de julio de 1925 a Ren茅 Quinton, un cient铆fico que hizo emerger de los oc茅anos un hallazgo que hoy conocemos como plasma marino. Antes de la aparici贸n de los antibi贸ticos, este plasma obtenido del agua de mar tratada se ofrec铆a como una alternativa en enfermedades con alta incidencia durante la 茅poca e incluso end茅micas como el c贸lera infantil, la deshidrataci贸n o la toxicosis.

Los tratamientos de Quinton que se aplicaban por v铆a subcut谩nea beneficiaron a pacientes con tuberculosis, mujeres gestantes y enfermedades con patolog铆a autoinmune. Sin embargo, todo qued贸 en el olvido cuando irrumpieron la penicilina y el desarrollo de la farmacolog铆a convencional. Las teor铆as m谩s actuales justifican bajo diferentes postulados el uso del agua de mar tratada. Marco Francisco Pay谩, m茅dico especialista en farmacolog铆a marina y director de un curso realizado en Barcelona sobre el m茅todo terap茅utico marino, ha elaborado sus propias hip贸tesis sobre la actividad celular.

A su juicio, no es el descenso de la actividad celular la que provoca la disminuci贸n del agua intracelular, 芦sino el aumento de la actividad extracelular, en particular de la matriz extracelular -t茅rmino acu帽ado por Alfred Pischinger, de la Universidad de Viena- lo que genera una transferencia del agua del medio intracelular al medio extracelular禄. La experiencia cl铆nica, seg煤n el especialista, muestra que la sensaci贸n de sed 芦desaparece con la edad, y en consecuencia los aportes h铆dricos se reducen. Eso modifica la funci贸n de la matriz extracelular禄.

Las ventajas del plasma marino frente a diferentes sales terap茅uticas existentes como el gluconato, pidolato y orotato, entre otras, son evidentes: 芦No encontramos problemas para conseguir el paso de la barrera intestinal, ni desequilibrio en los diversos sistemas de prote铆nas portadoras禄. En los centros de medicina complementaria el plasma marino se recomienda en obesidad, procesos diarreicos, estados de cansancio, sinusitis e incluso anorexia o desnutrici贸n.

Procesado.

El agua de Quinton deb铆a recogerse en 谩reas localizadas en el fondo marino. 芦Proced铆a de una corriente circular de tipo torbellino, una temperatura constante, composici贸n mineral poco variable y con niveles de fitoplancton y zooplancton estables禄, seg煤n Pay谩.

Los procesos modernos recogen hoy el agua a 30 metros de profundidad y a 10 metros del fondo del Oc茅ano Atl谩ntico. Se transporta a los laboratorios mantenida a una temperatura de 4 grados cent铆grados. Antes de su envasado, pasa en fr铆o por un microfiltro con orificios de 0,22 micras de modo que puede quedar esterilizada.

Con esta operaci贸n se obtiene un agua de mar hipert贸nica de alrededor de 30 gramos de sales totales por litro. Su aplicaci贸n subcut谩nea todav铆a no est谩 aceptada ante el riesgo de necrosis, aunque han comenzado estudios experimentales en animales con este m茅todo.

La terapia marina de Quinton

Laboratorios Quinton

En 1897 el fisi贸logo y bi贸logo Franc茅s Ren茅 Quinton demuestra, v铆a la experimentaci贸n, la identidad de nuestro medio interno (l铆quidos org谩nicos) con el agua de mar (reducida a la concentraci贸n mineral fisiol贸gica).

Ren茅 Quinton es del siglo de Pasteur, de Mendele茂ev, el siglo de la qu铆mica consecuencia de la era industrial. Es importante que subrayemos la 茅poca, no hay antibi贸ticos ni f谩rmacos de s铆ntesis tal como se han impuesto hoy en el mundo farmac茅utico y m茅dico.

La mortandad infantil es enorme por deshidrataci贸n, con patolog铆as irreversibles como c贸lera infantil, gastroenteritis agudas, hipotrofia, etc.

El Plasma de Quinton nace en 1905 se trata de agua de mar reducida a la isoton铆a con agua de manantial, preparado en fr铆o por micro filtraci贸n (en aquella 茅poca filtros de cer谩mica Chamberland). La legislaci贸n farmac茅utica es embrionaria y los requisitos legales flexibles en cuanto a elaboraci贸n.

Los primeros resultados cl铆nicos son asombrosos y se consigue recuperar enfermos, ni帽os y adultos, de dolencias muy graves, sino mortales, como erisipela, cirrosis, sin contar los casos de deshidrataci贸n.

Ante estos 茅xitos en 1907 se abre el primer Dispensaire marin en Paris en donde se ofrece a los enfermos desfavorecidos tratamientos ambulatorios con inyecciones de agua de mar. La enorme demanda ante los resultados obtenidos obligan a abrir nuevos centros en Lyon y muy pronto decenas de Dispensaires marins hacen su aparici贸n en Francia y en el resto del mundo. La mortandad se reduce en un 85% en los casos tratados con agua de mar debidamente preparada.

La terapia marina de Ren茅 Quinton se extiende desde Egipto a Estados Unidos pasando por la entonces Indochina francesa (Vietnam), este pa铆s ser谩 uno de los 煤ltimos en renunciar al Plasma de Quinton en 1975 con el cambio pol铆tico consecuencia de la guerra.

A lo largo de sus cien a帽os de existencia el Plasma de Quinton ha salvado decenas de miles de vidas humanas y animales y ha aliviado decenas de miles de enfermos cr贸nicos que padec铆an enfermedades de todo tipo. Desde la dermatolog铆a, la ginecolog铆a, el aparato respiratorio, la oftalmolog铆a, en lactantes, en pediatr铆a, en adultos, en animales los resultados son incontables y las obras cl铆nicas publicadas son numerosas, en particular la obra cl铆nica del doctor Jean Jarricot Le Dispensaire marin donde se recopilan centenares de casos con un seguimiento a煤n hoy indiscutible por el elevado nivel m茅dico y estad铆stico de la obra. Cabe se帽alar tambi茅n la obra veterinaria de Pierre Groulade donde se indica con gran precisi贸n el campo de acci贸n del Plasma de Quinton en patolog铆a canina.

El agua de mar parece restablecer las funciones celulares, no es la panacea pero permite en numerosos casos recuperar una vitalidad necesaria al restablecimiento de la salud. Numerosos autores recalcan el papel de 鈥渞egenerador de todos los mecanismos celulares鈥.

Hasta 1982 tanto el Plasma como la Duplase de Quinton son medicamentos sufragados por la seguridad social francesa en sus distintas v铆as de administraci贸n (inyectable, bebible, aerosoles, t贸picos). En 1995 la Agencia del Medicamento franc茅s recomienda cambiar la ubicaci贸n legal sanitaria del producto (agua de mar) para que no sea un producto inyectable e incluso para que deje de ser un medicamento y sea s贸lo un 鈥渃omplemento alimenticio鈥.

Frente a las presiones oficiales s贸lo queda el camino del compromiso para no desaparecer, el Plasma de Quinton y la Duplase de Quinton se transforman en productos diet茅ticos bebibles con unas nuevas denominaciones, siendo censurado el uso de los nombres de los medicamentos.

Las caracter铆sticas f铆sico qu铆micas del agua de mar la hace dif铆cilmente compatible con la clasificaci贸n y los criterios actuales de las normas administrativas (en particular en cuanto a los conceptos farmacol贸gicos). Veamos por qu茅:

Primero 驴Efectivamente como clasificar un Totum ionomineral? En t茅rminos m谩s comprensibles el agua de mar contiene la totalidad de los elementos qu铆micos conocidos (clasificaci贸n peri贸dica de los elementos). La Universidad de Miami ha publicado recientemente un cuadro con 83 elementos identificados en el agua de mar a concentraciones, para muchos, infinitesimales. A primeros del siglo XX s贸lo se conoc铆an 25

Segundo, esta noci贸n de infinitesimalidad es un punto de fricci贸n con la Administraci贸n que no reconoce la acci贸n de la farmacolog铆a sin presencia molecular (aunque el 煤ltimo premio Nobel de qu铆mica se haya atribuido a un investigador de la fentoqu铆mica y est茅n legalizadas (con reserva sobre la eficacia) la homeopat铆a y la Spagiria, que utilizan substancias desconcentradas.

Tercero, la capacidad del agua de mar en actuar no sobre una enfermedad sino sobre el conjunto de nuestras c茅lulas no encaja con la complejidad anal铆tica de los actuales conceptos m茅dicos.

Cuarto, hoy se sabe merced a la investigaci贸n puntera que la capacidad de hidrataci贸n de los iones (con cargas el茅ctricas) marinos es sumamente m谩s elevada que la de los iones de los l铆quidos de s铆ntesis. Determinando una capacidad de captaci贸n por las c茅lulas mayor y por lo tanto cuestionando el concepto cl谩sico de posolog铆a (altas dosis para mayor efecto).

驴C贸mo doblegar a las leyes administrativas actuales (basadas en conceptos decimon贸nicos, obsoletos en este nuevo siglo) con un producto natural fuente de la vida (m谩s que el agua dulce) cuya actividad desorienta por su complejidad complementaria?

Los resultados cl铆nicos antiguos abogan por la gran eficacia del agua de mar tanto en patolog铆as concretas (limitadas) tal como ha sido durante casi cien a帽os (con cargo a la seguridad social) como en tratamientos globales sin entrar en conceptos nosol贸gicos.

Una vez aclarada la actualidad legal, obviamente directora, podemos comprobar que el agua de mar presenta unas ventajas importantes en relaci贸n con la salud sin ser la soluci贸n a todos los males.

El agua de mar hipert贸nica es un potente revitalizador celular, tanto bebida como en uso t贸pico. Su concentraci贸n en magnesio (4 veces m谩s que la concentraci贸n en sangre) explicar铆a por s铆 solo, para los reduccionistas, este efecto euforizante. Es bien conocido tambi茅n la gran efectividad de los ba帽os de agua de mar sobre determinadas enfermedades de la piel como la soriasis o los eczemas.

En Alemania a lo largo del siglo XX se ha utilizado el agua de mar exclusivamente bebida (a diferencia de Francia donde se utiliz贸 casi siempre en inyectable) en inmunolog铆a. Los resultados obtenidos han sido objeto de publicaciones, en revistas m茅dicas indiscutibles, con resultados positivos sorprendentes (y fracasos) en alergias de todo tipo.

Vemos que el agua de mar natural, micro filtrada en fr铆o, proporciona unos efectos estimulantes para el conjunto del organismo.

驴Por qu茅 micro filtrada en fr铆o?

Los estudios realizados por un departamento del INSERM (CESIC Franc茅s) en la Universidad de Clermont-Ferrand (Francia) demuestran que el calor, las ondas y otros efectos f铆sicos perturban y modifican las redes h铆dricas de los productos naturales. Por 鈥渞ed h铆drica鈥 se entiende el conjunto de las mol茅culas de agua, en un alimento por ejemplo. Tambi茅n se sabe que las mol茅culas de agua se reagrupan seg煤n determinados par谩metros de 鈥渃ohesi贸n鈥 y afinidades.

No es el objeto de este art铆culo pero as铆 entendemos que la micro filtraci贸n en fr铆o respeta totalmente la estructura del agua de mar y la hace compatible con nuestra agua org谩nica, perfectamente definida en medicina con el nombre de Medio Interno.

La prueba indiscutible (fisiol贸gicamente hablando) es que el ri帽贸n excreta bajo el efecto del agua de mar 2 veces m谩s part铆culas s贸lidas y volumen l铆quido que bajo el efecto de un suero fisiol贸gico convencional, a dosis iguales.

El agua de mar reducida a la concentraci贸n de nuestros l铆quidos org谩nicos (Isoton铆a) permite el paso de informaciones vitales para las c茅lulas.

Este concepto de 鈥渋nformaci贸n鈥 est谩 hoy perfectamente documentado, no se limita exclusivamente al concepto qu铆mico (acci贸n molar), tal como la ha puesto en evidencia un estudio reciente de las universidades europeas de Upsala, Basilea y Grenoble con la acci贸n fot贸nica (luz) de una prote铆na.

NOTAS

1 Totum es totalidad. Recordando la definici贸n del Profesor Pelt aplicada a la biolog铆a: 鈥淟a suma de las partes es inferior al totum鈥.

2 Femto: La unidad por 10 鈥15.

3 Estudio y clasificaci贸n de las enfermedades.

4 鈥淭endencia al equilibrio o estabilidad org谩nica en la conservaci贸n de las constantes fisiol贸gicas鈥.

5 鈥淐iencia de los signos y s铆ntomas de la enfermedad鈥

Como vemos, el agua de mar ser谩 capaz una vez reducida a nuestra concentraci贸n mineral de unos 9 鈥 de sales totales, para nuestros l铆quidos internos, no s贸lo de aportar minerales y micro nutrimentos celulares pero de transmitir informaciones m谩s sutiles parecidas a los efectos fot贸nicos mencionados y restablecer de manera natural un equilibrio factores de carencia, pl茅tora, agresi贸n, contaminaci贸n, que padecemos en nuestra sociedad actual.

El agua de mar isot贸nica tiene una acci贸n marcada sobre la homeostasia4 (globalidad) tambi茅n perfectamente descrita en medicina, pero cuyo concepto es ajeno a los planteamientos cl铆nicos actuales totalmente orientados a la anal铆tica

En resumen el agua de mar nos ayudar谩 (seg煤n su concentraci贸n) a resolver numerosas dolencias psicosom谩ticas, perturbaciones funcionales y m谩s鈥 antes de que aparezcan los planteamientos de la patognomon铆a5 convencional.

Los terapeutas formados al m茅todo marino podr谩n aconsejarle y ayudarle a encaminar los tratamientos correspondientes.

EL MAR, EL HOSPITAL DEL SIGLO XXI

Por Carlos Mateos

El mar es el origen de la vida. De ese caldo primario que apareci贸 tras la formaci贸n de la Tierra surgieron casi todas las especies que hoy pueblan el mundo. Y ese caldo de la vida es para el hombre, un caldo de salud, como una llamada a sus or铆genes. Hace 4.000 a帽os que recurre a sus aguas para tratarse una variedad de afecciones, desde osteomusculares a respiratorias. El hombre del siglo XXI recurrir谩, adem谩s, a los organismos que habitan bajo ellas

La m铆tica Nefertiti, reina de Egipto, conoc铆a ya en el siglo XIV antes de Cristo un antibi贸tico natural contra la bacteria Clamidia que amenazaba a su ojo: un preparado a base de limos marinos del delta del Nilo. Nefertiti evit贸 quedarse ciega y las aguas del Nilo conservaron su lugar en la leyenda. Sin embargo fue el padre de la medicina, Hip贸crates, quien sent贸 las bases de la talasoterapia (del griego talaso: agua de mar), una rama de la medicina que trata de utilizar todos los elementos del medio marino (agua, aire, arenas, lodos, limos y algas) con fines terap茅uticos.

Son muchas las afecciones que pueden mejorar con la presencia del mar: respiratorias, musculares, dermatol贸gicas, card铆acas, infecciosas, metab贸licas y reum谩ticas, entre otras. Ni帽os y ancianos son quienes m谩s pueden notar sus efectos, pero tambi茅n quienes padecen tuberculosis 贸sea, ganglionar, articular y peritoneal (no la pulmonar), raquitismo, cansancio y estr茅s.

Desde el punto de vista f铆sico, los efectos m谩s inmediatos son de tipo muscular. El movimiento de las olas contra el cuerpo es como un masaje que relaja y tonifica los m煤sculos, una experiencia de sobra conocida por los cientos de personas que, en todas las playas, se mantienen inm贸viles dentro del agua, a la altura de la cadera, durante horas, incluso. Otras prefieren, por su parte, caminar dentro del agua, tratando de endurecer sus piernas venciendo la resistencia del l铆quido elemento.

Las posibilidades que ofrece el mar para el fortalecimiento y recuperaci贸n de los m煤sculos cansados convierten al mar en un lugar id贸neo de vacaciones tanto para deportistas como para ejecutivos estresados que apenas mueven un m煤sculo durante el a帽o. De hecho, modernos establecimientos de talasoterapia, situados a la orilla del mar, y con todos los lujos de un gran hotel, se han convertido en los lugares de moda elegidos por ambos colectivos no solo en verano sino durante todo el a帽o.

Tecnolog铆a

Son establecimientos que combinan las tradicionales propiedades terap茅uticas del mar con las m谩s modernas t茅cnicas y conocimientos aplicados a conceptos como la temperatura, la carga i贸nica, la presi贸n y la presencia de minerales en sus aguas. En Canarias se encuentra el mayor centro de talasoterapia de toda Europa: Talasoterapia Canarias. El doctor Pedro Guzm谩n es uno de los dos facultativos que se encargan de recomendar el uso de las instalaciones m谩s adecuadas a la condici贸n de cada paciente: una piscina de agua c谩lida, una de agua fr铆a, un ba帽o de burbujas, una ducha con hidromasaje, etc.

La movilidad que se consigue en el l铆quido elemento hace que las piscinas con agua de mar est茅n indicadas para todo tipo de ejercicios de rehabilitaci贸n, ya que como indica el doctor Guzm谩n: 鈥渘os permiten la recuperaci贸n de secuelas f铆sicas e incluso algunas de tipo neurol贸gico, ya que en el agua tienen que valerse por s铆 mismos鈥.

Pero lo que distingue el agua de mar de la clorada o la de r铆o es la cantidad de nutrientes que contiene. Las sales marinas en suspensi贸n, como el sodio o el cloro, junto con minerales como el yodo, presente en las algas y deficitario en el hombre, ejercen una funci贸n beneficiosa sobre el organismo al entrar en contacto con la epidermis. A trav茅s de ella, se incorpora a la sangre y al sistema linf谩tico.

Para que sea m谩s efectivo, las algas y limos pueden aplicarse directamente en cataplasma sobre la superficie d茅rmica, con lo que 鈥渟e produce una osmosis entre los minerales, el agua y la piel, de efectos terap茅uticos inmediatos鈥, asegura Pedro Guzm谩n. Los fangos, por su parte, est谩n indicados para aplacar el dolor de las enfermedades reum谩ticas, desintoxicar la piel y combatir la celulitis, entre otros.

Clima saludable

Adem谩s del agua y las sustancias que se forman en ella, el mar proporciona un componente esencial en el reestablecimiento de la salud, el clima. El descenso de la tensi贸n arterial es destacado a orillas del mar, ya que los ambientes h煤medos tienen un efecto sedante, producen relajaci贸n y aton铆a, sobre todo si adem谩s de ser h煤medos disponen de una temperatura agradable entre los 20 y 30 grados.

El clima marino ejerce una doble acci贸n: por una parte es estimulante, y por otra sedante. Es estimulante por la luminosidad, la ionizaci贸n y las sustancias salinas en suspensi贸n. Y es sedante por su temperatura, pr谩cticamente constante, su abundante humedad y su alta presi贸n atmosf茅rica.

El aire puro y rico en yodo, con vientos frecuentes, que puede encontrarse en la orilla del mar est谩 especialmente recomendado en alergias, migra帽as y fiebre del heno. No es recomendable, en cambio, para los casos de hipertiroidismo, gastroenteritis, enfermedades cr贸nicas del coraz贸n, nerviosas, renales y del sistema neurovegetativo. La alternativa para estas personas es acudir a un centro de talasoterapia, que si bien utiliza el agua de mar en sus curas, lo hace en locales cerrados.

Estos centros han vuelto a poner de relieve al mar como lugar de salud y no solo de vacaciones, recuperando una tradici贸n perdida por los m茅dicos actuales. Los facultativos del siglo pasado y principios del presente antes de que las playas se explotaran para el turismo, prescrib铆an a sus pacientes hipertensos y deca铆dos 鈥渂a帽os de mar鈥, aunque muchos de ellos lo que necesitaban eran ba帽os de cualquier tipo, ya que la falta de higiene causaba muchas enfermedades.

Despensa farmac茅utica

Y si en el siglo XIX el mar se perfilaba como un lugar en cuyas aguas se pod铆a recuperar la salud, en el siglo XXI el mar puede convertirse en la gran despensa farmac茅utica en la que encontrar remedios para enfermedades para las que hasta ahora no se dispone de curaci贸n.

Desde hace 30 a帽os los cient铆ficos bucean en las profundidades marinas en busca de componentes para uso farmacol贸gico aunque solo en la 煤ltima d茅cada han empezado a aparecer los frutos. No es una tarea f谩cil. El 80 por ciento de los recursos marinos est谩n sin explotar. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en la tierra, no existe ninguna tradici贸n en el uso de organismos animales o vegetales para fines terap茅uticos. Ning煤n brujo o anciano de las profundidades puede ofrecer una pista sobre las propiedades de tal o cual helecho o del veneno de un animal.

鈥淟a manera m谩s sencilla de intuir los posibles efectos de un una planta o un animal es comprobando su comportamiento, su interacci贸n con otros鈥, asegura el bi贸logo Manuel Pijoan, que ha recopilado las investigaciones que relacionan los organismos marinos con la salud.

Una de estas pistas es el veneno que desprenden muchas especies para atacar a sus v铆ctimas o rechazar a sus agresores. Algunos de estos venenos pueden tener una aplicaci贸n en humanos como antiinflamatorios o antitumorales, las dos 谩reas de investigaci贸n m谩s prometedoras en este campo.

Los mares tropicales, como el Caribe, son un recurso lleno de posibilidades para la investigaci贸n, sobre todo desde que existen aparatos que permiten recoger muestras a 4.500 metros de profundidad. Es precisamente de este mar de donde procede la Pseudopterogorgia elisabethae, un alga con un componente, el pseudopterosin, capaz de cicatrizar las heridas y reducir la inflamaci贸n. La compa帽铆a de belleza Est猫e Lauder ha utilizado un extracto natural de esta especie para una l铆nea de productos cosm茅ticos destinada a la piel. Otro de sus derivados, la metopterosina, est谩 siendo analizada por el Centro de Biotecnolog铆a y Biomedicina Marina de la Universidad de California como un posible tratamiento contra la artritis, la psoriasis y el asma.

Compa帽铆a espa帽ola

Pero donde los investigadores tienen centrados la mayor铆a de sus esfuerzos es en encontrar sustancias contra el c谩ncer. Y es ah铆 donde una empresa espa帽ola ha conseguido destacarse. Pharma Mar, fundada en 1986 por el catedr谩tico de bioqu铆mica Jos茅 Mar铆a Fern谩ndez Sousa, dispone ya de un centenar de entidades terap茅uticas obtenidas a partir de organismos marinos y con inter茅s en las 谩reas de oncolog铆a, trasplantes e infecciones v铆ricas.

Esta sustancia fue extra铆da de un tunicado que se encuentra en las aguas del Caribe y se ha demostrado activa contra el sarcoma y el melanoma, c谩nceres para los que no existe tratamiento alternativo.

Esta vez en aguas cercanas a Ibiza, a cincuenta metros de profundidad, se encuentra el invertebrado Aplidium albicans, del que uno de sus compuestos, la aplidina, se ha empezado a adminsitrar a pacientes con ciertos tipos de carcinomas, tras mostrar su efectividad en laboratorio.

Otras patolog铆as est谩n en la lista de espera. La ONCE ha firmado un acuerdo con Pharma Mar para investigar f谩rmacos de origen marino que puedan tratar enfermedades de la vista, principalmente la retinopat铆a diab茅tica, que acaba desarrollando la mitad de los diab茅ticos.

A煤n queda mucho por descubrir en el mar. Lo que no sabemos es si ser谩 demasiado tarde para aprovechar los descubrimientos. De acuerdo con un reciente informe de Greenpeace, en 30 a帽os peligrar谩n todos los arrefices de coral debido al calentamiento de la atm贸sfera. Quiz谩 para entonces, ese organismo capaz de erradicar una enfermedad incurable que esperamos encontrar haya desaparecido.

Cada organismo, una patolog铆a

La lista de organismos que han demostrado eficacia contra alguna enfermedad o afecci贸n es interminable. Estos son algunos de los m谩s recientes:

鈥 Algas rojas

Un espermicida experimental que contiene un extracto de algas rojas ha probado ser m谩s efectivo que los espermicidas disponibles para proteger contra el herpes simple, seg煤n un estudio realizado en ratones.

鈥 Algas azules

Diversos estudios en ratas han demostrado que los suplementos de algas azul verdosas pueden reducir los niveles de colesterol en la circulaci贸n.

鈥 Ostras

Seg煤n un trabajo publicado recientemente, las ostras son una gran fuente de prote铆nas y minerales. Consumir una docena de ostras constituye una raci贸n de prote铆nas suficientes para toda la jornada de una persona adulta. Su contenido en hierro, cobre, calcio y f贸sforo, adem谩s de vitaminas A, B, C, y D hacen que est茅n indicadas para las personas con anemia, inapetentes y personas con dificultades digestivas.

鈥 Conchas marinas

Las conchas y corales est谩n siendo utilizadas para la reconstrucci贸n dental y 贸sea. Ahora, adem谩s, pueden tener una aplicaci贸n para perder kilos. Un aminopolisac谩rido procedente de los caparazones se adhiere activamente a la grasa, disminuyendo su asimilaci贸n y favoreciendo su eliminaci贸n.

鈥 Mejill贸n

Un laboratorio ha sacado al mercado un complejo de l铆pidos procedentes del mejill贸n Labio Verde para el tratamiento de inflamaciones artr铆ticas y reum谩ticas, as铆 como para el asma y la psoriasis. Todo ello sin efectos secundarios.

鈥 Marisco

Seg煤n un trabajo del Hospital de Brighan, en Boston, las dietas ricas en mariscos o aceites de pescado benefician a los enfermos con artritis reumatoide o con enfermedades inflamatorias intestinales.

Los minerales y la quimios铆ntesis

Muchos elementos son aportados al mar por las lluvias que arrastran los minerales de las rocas de las monta帽as, de los metales y oligoelementos de la superficie de la tierra y subterr谩nea, as铆 como las sustancias vivas y muertas procedente del reino vegetal y animal.

Esos productos qu铆micos son arrastrados por los r铆os hasta el mar, y al entrar en contacto con ella, son digeridos y transformados en elementos org谩nicos por acci贸n del plancton y del fitoplancton, en una soluci贸n coloidal e infinitesimal, biodisponibles en el momento, debido al efecto de la quimios铆ntesis equivalente a la fotos铆ntesis en la tierra.

No es lo mismo tomar un mineral en su estado inorg谩nico o qu铆mico de la tierra, que cuando ese mineral ha sido digerido por un animal.

Asimismo, el agua del mar contiene los elementos procedentes de las monta帽as y volcanes marinos, de los corales, de las algas y de los f贸siles de marinos muertos.

La totalidad de estos 111 elementos descubiertos hasta ahora, son identificados como necesarios para la vida, y para el buen funcionamiento y mantenimiento de la misma.

Por 煤ltimo existe otra conexi贸n o presencia de los minerales marinos del mar con nuestro medio interno.

Cuando se habla de sales, no se est谩 hablando de sal de mesa o de cocina, sino a todos los elementos contenidos en la tabla peri贸dica de Mendelyev.

Cuando apareci贸 la vida en el mar, hace cientos de millones de a帽os, la concentraci贸n de estas sales minerales era del 9%潞, o sea, de 9 gramos de sales minerales por litro de agua, justamente la misma concentraci贸n de sales que actualmente tenemos en nuestro medio interno, 9 gramos por litro de sangre, as铆 como en todos los animales y plantas.

Esta similitud sugiere que a pesar de la evoluci贸n, (de los cientos de millones de a帽os que han transcurrido,) los seres humanos conservamos una memoria acu谩tica de los or铆genes. Es como una carta de identidad biol贸gica que nos recuerda en cada momento nuestro origen marino.

Claude Bernard, fue el padre de la fisiolog铆a, y nos dej贸 descubierto que 2/3 partes de nuestro organismo es agua ( lo mismo que tiene nuestro Planeta), y que nuestras c茅lulas contin煤an viviendo en las condiciones originales, es decir acu谩ticas, gracias a un aut茅ntico medio l铆quido interior. As铆 pues, el agua es la condici贸n primera e indispensable para toda manifestaci贸n vital.

Ren茅 Quinton coincide con Claude Bernard en que la c茅lula tiende a vivir en un medio l铆quido, que permanece en las condiciones originales como si estuviera en un acuario o pecera, pero lo complementa descubriendo que ese l铆quido interior es agua de mar isot贸nica, a la concentraci贸n salina del 9%潞, con las mismas composiciones qu铆micas del agua del mar.

Esta agua se distribuye irregularmente en nuestro cuerpo de la siguiente manera:

鈥 El embri贸n de dos meses cuando est谩 en el 煤tero de la madre, (como si estuviera en una pecera) ba帽ado en el l铆quido amni贸tico, que no es otra cosa que agua de mar isot贸nica, est谩 compuesto por el 94% de agua de mar.

鈥 Cuando nace es un 80%

鈥 Y cuando se va haciendo adulto est谩 entre un 60 o 65% de agua de mar.

Es decir, nuestras c茅lulas se van secando, nos vamos deshidratando, nos vamos arrugando y envejeciendo, la sensaci贸n de sed desaparece con la edad, por eso es que todos los m茅dicos coinciden en que debemos beber mucha agua, pero agua viva, no agua clorada, pues el cloro mata los g茅rmenes nocivos, (las autoridades sanitarias se ven obligadas a ello porque los r铆os y pantanos est谩n contaminados) pero tambi茅n mata la vida de esa agua. Por consiguiente, beber agua de manantial y alternando con dos o tres vasos de mesa de agua de mar isot贸nica al d铆a es lo ideal para nuestro organismo.

Agua de mar isot贸nica o plasma marino, son dos partes de agua de mar hipert贸nica y cinco partes de agua de manantial, de esta forma se consigue rebajar la concentraci贸n salinas de los mares que actualmente est谩n a 35 gramos de sales minerales por litro de agua, hasta llegar a 9 gramos de sales que es el contenido que tenemos en nuestra sangre. Este plasma marino de Quinton es igual al plasma sangu铆neo de nuestro organismo

Buena cantidad de esas 2/3 partes de agua circulan por nuestro en forma de sangre, linfa y jugos digestivos, y sirve de soporte a los residuos que van a ser expulsados por los cuatro grandes sistemas de eliminaci贸n del organismo (piel, intestinos, aparato respiratorio, y sistema urogenital), b谩sicamente en forma de sudor, heces, vapor de agua y orina para conseguir una buena depuraci贸n o limpieza del l铆quido en contacto con las c茅lulas de nuestro cuerpo. El l铆quido extracelular.

Fco. Garc铆a-Donas – Fragardo@terra.es

Plasma marino y plasma humano.

Su identidad fisiol贸gica de cara a la regeneraci贸n del medio interior.

Aplicaci贸n terap茅utica.

Philippe Goeb.

Extracto de la obra 芦Plasma marino y plasma humano禄, por Editions Jakin.

脥ndice:

鈥 Resumen.

鈥 Definici贸n.

鈥 Introducci贸n.

Resumen.

Las concentraciones relativas de cada elemento qu铆mico presente en el agua de mar y en el medio interno del organismo humano son similares. Es m谩s, as铆 como la homeostasis del medio interno est谩 constantemente asegurada por los mecanismos reguladores del organismo, la composici贸n mineral del oc茅ano es regulada por la actividad del ecosistema marino. Esta regulaci贸n confiere a la matriz salina del agua de los oc茅anos propiedades excepcionales: sales minerales y oligoelementos est谩n presentes de manera totalmente espec铆fica. Estas observaciones conducen a la hip贸tesis fundamental de este trabajo: la identidad fisiol贸gica entre el plasma humano y el plasma marino.

De esto se derivan numerosas aplicaciones m茅dicas que tuvieron una pr谩ctica intensa entre 1910 y 1950: los Dispensarios Marinos de Quinton y Jarricot. Su experiencia constituye la mejor demostraci贸n de la eficacia terap茅utica del plasma marino. Su uso gira en torno a tres ejes: recarga hidroelectrol铆tica, reequilibrio funcional enzim谩tico y regeneraci贸n celular.

El plasma marino act煤a como un todo, como una sinergia de todos los minerales, catalizando el metabolismo. Induce el equilibrio mineral. Regenerando el medio interno, favorece la actividad celular y toda la econom铆a del organismo se ve reforzada. Sus 谩mbitos de aplicaci贸n son m煤ltiples: obstetricia, pediatr铆a, dermatolog铆a, tratamiento de terreno, patolog铆as digestivas e infecciosas, neurolog铆a, reumatolog铆a, est茅tica…

Definici贸n.

Llamamos plasma marino a unas soluciones elaboradas a partir del agua de mar y con una composici贸n mineral similar a la del plasma humano. El plasma marino contiene los 92 elementos naturalmente presentes en la Tabla Peri贸dica. Contiene sales minerales y oligoelementos en dosis y forma que corresponden a los del medio interno del organismo humano.

El plasma marino est谩 elaborado exclusivamente con agua de mar y dulce rigurosamente seleccionadas seg煤n un protocolo de fabricaci贸n estrictamente determinado, que corresponde a los principios de calidad dictados por Ren茅 Quinton, actualizados en funci贸n de las t茅cnicas modernas y de las exigencias farmac茅uticas, especialmente en cuanto a esterilizaci贸n y acondicionamiento. El protocolo debe permitir la preservaci贸n de las propiedades vitales del agua de mar y los elementos que contiene.

El plasma marino no tiene que ser esterilizado por exposici贸n a rayos gamma ni altas temperaturas. No puede estar en contacto con ning煤n material oxidable capaz de cambiar su naturaleza el茅ctrica durante su preparaci贸n. Debe acondicionarse en un entorno y de formas gal茅nicas que le protejan de toda oxidaci贸n durante la conservaci贸n y a lo largo de su utilizaci贸n.

El plasma marino puede presentarse bajo diferentes formas: ampolla, pulverizador, bolsa, etc. y concentraciones: en soluci贸n hipert贸nica al 33 por mil, que es la concentraci贸n salina media del oc茅ano, o en soluci贸n isot贸nica, diluido con agua dulce hasta la concentraci贸n de 9 por mil. Se puede utilizar concentraciones intermedias para usos espec铆ficos. Estas formas son absorbidas por varias v铆as: cut谩nea, nasal, bucal, rectal, subcut谩nea, etc.

Introducci贸n.

La idea de utilizar las propiedades del agua de mar para restablecer la salud humana es tan vieja como la medicina. Las referencias abundan. No obstante, como punto de partida de la Historia moderna del concepto de plasma marino consideraremos los trabajos del franc茅s Ren茅 Quinton. Estudiando la evoluci贸n del linaje zool贸gico, Ren茅 Quinton emiti贸 una hip贸tesis fundamental: existe una identidad fisiol贸gica entre el medio marino y el medio interno del organismo humano. Esta hip贸tesis condujo a Quinton a rodearse de un equipo m茅dico y a utilizar en gran escala el plasma marino en soluci贸n isot贸nica 鈥搇lamado por 茅l 芦Plasma de Quinton禄鈥 en los Dispensarios Marinos que fund贸 y en numerosos hospitales. Estos millones de inyecciones e ingestiones demostraron lo fundado de su hip贸tesis as铆 como su eficacia terap茅utica. Contribuy贸 a salvar decenas de miles de vidas humanas. Los principales casos tratados eran de tifus, c贸lera y diarreas 鈥揺s decir las enfermedades que entra帽an desequilibrios h铆dricos en el organismo鈥 y la tuberculosis, los ni帽os prematuros, anorexia, enfermedades de la piel y malnutriciones graves.

Entre los medios terap茅uticos a nuestra disposici贸n, el plasma marino ocupa un lugar aparte: se puede considerar que corresponde al punto de equilibrio del medio interno sobre el cual se construye la estructura del organismo. Desde un punto de vista zool贸gico, constituye el enlace que conecta el cuerpo humano con su origen marino, con su primera herencia.

La informaci贸n m茅dica procedente de los trabajos de los Doctores Jarricot, Lachaize y Mac茅, aunque constituye una fuente de informaci贸n de alta calidad, no puede utilizarse sin adaptaci贸n. Es necesario reexaminar el conjunto de sus experiencias. Efectivamente, el contexto m茅dico ha evolucionado y el tipo de patolog铆as para las cuales el uso del plasma marino es recomendable se ha transformado considerablemente junto con los descubrimientos biol贸gicos de la medicina moderna.

Hay por explorar diferentes posibilidades:

鈥 Patolog铆as de terreno: enfermedades autoinmunes, problemas de reumatismo, espasmofilia, alergias.

鈥 Patolog铆as infecciosas: otorrinolaringol贸gicas y broncopulmonares.

鈥 Carencias masivas: deshidrataci贸n, diarreas, v贸mitos, hemorragias, desequilibrio mineral agudo.

鈥 En tratamiento complementario en patolog铆as que entra帽an una desestructuraci贸n y una intoxicaci贸n del medio interno, como ciertos terrenos cancerosos.

La comprensi贸n del concepto de plasma marino se basa en el estudio de dos medios:

鈥 El medio interno, formado por plasma sangu铆neo, plasma linf谩tico y l铆quido extracelular, del cual se tiene que ver la homeostasis y su funci贸n espec铆fica en el metabolismo del organismo.

鈥 El ecosistema marino y m谩s concretamente su equilibrio mineral y la funci贸n espec铆fica de los materiales que contiene.

Uso del plasma marino.

No se desarrolla aqu铆 el uso de la talasoterapia porque necesitar铆a otro tipo de acercamiento y m谩s especialmente el de la kinesioterapia, la hidroterapia y la climatolog铆a. No se menciona m谩s que muy brevemente las aplicaciones de las soluciones masivas isot贸nicas inyectables (ahora prohibidas), de las que en la actualidad no dispongo de datos con la calidad y precisi贸n necesarias para un estudio satisfactorio. Este trabajo est谩 en curso de realizaci贸n. Otras publicaciones se har谩n eco de 茅l.

El plasma marino puede utilizarse en diferentes presentaciones gal茅nicas:

鈥 Soluci贸n hipert贸nica (33%o) en dosis de 10 ml: principalmente para v铆a oral y excepcionalmente para instilaci贸n nasal.

鈥 Plasma marino en soluci贸n isot贸nica (9%o) est茅ril, apir贸gena, en ampollas de 10 ml

鈥 Plasma marino en soluci贸n hipert贸nica (25 %o) en pulverizador: pulverizaci贸n cut谩nea y uso nasal.

鈥 Plasma marino en soluci贸n isot贸nica (9%o) en pulverizador: pulverizaci贸n cut谩nea y uso nasal.

V铆as de absorci贸n del plasma marino.

1. Uso externo: piel y mucosa nasal.

Los pulverizadores permiten una aplicaci贸n cut谩nea en contacto directo con las zonas necesarias. No tiene un efecto significativo en el equilibrio general del organismo, pero es muy eficaz localmente. Se utiliza con una finalidad terap茅utica o por comodidad e higiene.

El pulverizador isot贸nico se utiliza para hidratar la piel y de las mucosas nasales, enjuagar las fosas nasales, el eczema seco, la psoriasis, las quemaduras de primer y segundo grado, la limpieza del conducto auditivo y la cicatrizaci贸n.

El pulverizador hipert贸nico se utiliza por su acci贸n astringente. En el cuidado de la nariz y los senos asegura una acci贸n de drenaje muy interesante a causa de la gradiente presi贸n osm贸tica existente entre el pulverizador hipert贸nico al 25%o y el medio interno al 9%o. Despu茅s del uso del pulverizador hipert贸nico es necesario efectuar un enjuague mediante el pulverizador isot贸nico, que permita un restablecimiento inmediato del equilibrio hidroelectrol铆tico y descarte el riesgo de una inflamaci贸n por la sal que podr铆a acarrear un uso prolongado sin enjuague.

La acci贸n del pulverizador hipert贸nico est谩 recomendada en los casos de rinitis y de sinusitis. A nivel cut谩neo se utiliza en caso de eczemas purulentos.

El plasma marino isot贸nico tambi茅n se utiliza para impregnar las compresas para curar quemaduras ligeras y para instilaci贸n nasal.

2. V铆a oral.

Para este uso, la forma m谩s recomendada es la soluci贸n hipert贸nica en ampollas. El aporte cuantitativo es mayor y el coste menos elevado que la isot贸nica. Hay dos tomas posibles: conservando la soluci贸n en la boca durante uno a dos minutos y bebiendo un vaso de agua a continuaci贸n a fin de facilitar la asimilaci贸n; o bebiendo un vaso de agua en el que se haya diluido 10 ml. Para los reci茅n nacidos, se a帽ade unos mililitros de plasma hipert贸nico en el biber贸n, el 10% de su volumen, no m谩s.

Beberlo es m谩s f谩cil que inyectarlo y preferible para la recarga mineral, para las astenias y anemias benignas, terrenos ligeramente debilitados y como complemento para la mayor铆a de los tratamientos del terreno as铆 como asociarlo a la ingesti贸n de oligoelementos.

La v铆a oral se utiliza frecuentemente como complemento o como segundo paso para tratamientos por inyecci贸n subcut谩nea, intravenosa e intrarrectales. Como complemento alimenticio es de gran valor: completo, equilibrado, asimilable e inductor del equilibrio mineral. Es recomendable tanto en caso de acidosis como de alcalosis. La v铆a oral est谩 tambi茅n especialmente adaptada para la regeneraci贸n de las mucosas intestinales.

3. Inyecci贸n subcut谩nea.

La inyecci贸n subcut谩nea es el modo de absorci贸n escogido cuando se quiere inducir una modificaci贸n del terreno con la ayuda del plasma marino isot贸nico. Las dosis deben ser adecuadas porque 茅ste act煤a como un espejo del estado del medio interno: revela las debilidades del terreno. El arte de la posolog铆a ser谩 actuar con moderaci贸n a fin de inducir una transformaci贸n progresiva, determinando la duraci贸n y las cantidades necesarias para alcanzar la dosis modificadora del terreno. Por regla general y exceptuando una intervenci贸n de urgencia (desequilibrio h铆drico, tifus, c贸lera, diarreas, desnutrici贸n cr铆tica), cuanto mayor sea el desequilibrio del organismo, m谩s reducidas deben ser las dosis iniciales. En la pr谩ctica, la transformaci贸n progresiva del terreno se comprueba por la aceptaci贸n perfecta de dosis mayores.

Las inyecciones de plasma marino isot贸nico son generalmente indoloras en el momento de la inyecci贸n. Si los vol煤menes son grandes, se forma una bolsa subcut谩nea que se reabsorbe r谩pidamente dejando localmente una ligera sensibilidad durante uno o dos d铆as. Las inyecciones son apir贸genas. Las inyecciones subcut谩neas se practican generalmente frente al om贸plato o en la pared abdominal, algunas veces en el brazo o en el muslo seg煤n la preferencia emocional del paciente.

5. V铆a rectal.

La v铆a rectal presenta diferentes ventajas: por una parte es f谩cil de aplicar, por otra la asimilaci贸n a trav茅s de la mucosa rectal es particularmente inmediata. Es la v铆a de absorci贸n que m谩s r谩pidamente afecta al tono f铆sico. Esta v铆a de asimilaci贸n est谩 indicada para todos los casos de urgencia e infecciones. Permite por ejemplo dar un impulso energ茅tico fugaz a los ni帽os que presentan enfermedades infecciosas de repetici贸n y que no acaban de conseguir un equilibrio satisfactorio. Puede elegirse para un tratamiento del terreno prolongado, administrado en peque帽as dosis.

El uso rectal se realiza mediante una pera de lavativa cl谩sica. La v铆a rectal sustituye a las inyecciones intravenosas y subcut谩neas en los casos de pacientes refractarios a las inyecciones. En este caso se utiliza dosis similares pero prestando especial atenci贸n a las reacciones provocadas por las primeras tomas a fin de evitar cualquier efecto secundario desagradable.

6. Mesoterapia.

Las microinyecciones est谩n especialmente indicadas en reumatolog铆a y dermatolog铆a. Este tipo de aplicaci贸n se adapta bien a los problemas situados sobre la columna vertebral y las articulaciones mayores. En caso de afecciones en los dedos, aunque eficaz, la mesoterapia puede resultar dolorosa, no por el hecho del plasma marino sino por la pr谩ctica de las microinyecciones. Est谩n estudi谩ndose otros m茅todos de administraci贸n, como la ionocinesis.

Posolog铆as seg煤n el tipo de afecci贸n.

Las posolog铆as resumidas a continuaci贸n son los resultados de experimentaci贸n m茅dica estos 煤ltimos a帽os. Las propuestas son innovadoras puesto que no exist铆a ning煤n otro trabajo respecto la aplicaci贸n intrarrectal, por ejemplo. As铆 pues, esta lista de posolog铆as e indicaciones no pretende ser exhaustiva y necesita m谩s estudios, en particular sobre la administraci贸n de grandes dosis y una comparaci贸n en profundidad entre las diferentes v铆as de absorci贸n. No existen contraindicaciones conocidas, ni incompatibilidad con otros tratamientos.

Sin embargo hay que observar ciertas precauciones de empleo.

Por regla general, el uso de dosis excesivas al comienzo del tratamiento resalta las carencias del terreno. Por tanto hace falta dosificar el tratamiento en el tiempo y evitar una reestructuraci贸n del medio interno demasiado r谩pida. Es necesario vigilar especialmente la posolog铆a en casos de terrenos profundamente debilitados, por ejemplo acompa帽ados de 煤lceras varicosas y, en general, en todas las degradaciones importantes del sistema circulatorio.

1. Obstetricia. Pediatr铆a.

鈥 Astenia de la mujer embarazada.

De 1 a 2 veces 10 ml de plasma marino hipert贸nico todos los d铆as durante todo el embarazo.

鈥 Astenia profunda, v贸mitos, problemas circulatorios, anemia benigna, hipotrofia fetal.

10 ml de plasma marino en soluci贸n isot贸nica 3 veces por semana, luego 10 a 20 ml a lo largo de los primeros meses de embarazo. En caso de deficiencia profunda del terreno, aplicar el tratamiento al menos durante 3 meses. Se puede hacer un cambio a plasma marino en soluci贸n hipert贸nica bebible. La v铆a rectal es demasiado violenta si est谩 mal dosificada. En caso de rechazo a las inyecciones, la administraci贸n rectal debe hacerse en dosis menores, aument谩ndolas progresivamente.

鈥 Tratamiento prenatal. Retraso en el crecimiento intrauterino.

10 ml de plasma marino en soluci贸n isot贸nica 3 veces por semana, despu茅s de 10 a 20 ml a lo largo de los primeros meses del embarazo.

Precisiones:

a. En todos los casos relacionados con el terreno maternal: delgadez, talla, malnutrici贸n, ingesti贸n t贸xica (tabaco, alcohol, drogas): El plasma marino en soluci贸n isot贸nica y el plasma marino en soluci贸n hipert贸nica utilizado como relevo constituyen un tratamiento fundamental. Se aplica la misma posolog铆a y, seg煤n la gravedad del caso y la tolerancia del tratamiento, las dosis pueden llegar hasta 30 o 40 ml por inyecci贸n.

b. En casos de retraso debido a una malformaci贸n ginecol贸gica:

El plasma marino en soluci贸n isot贸nica ayuda a disminuir los efectos secundarios de estos problemas en el feto.

c. En caso de retraso de crecimiento debido a patolog铆as fetales primarias y particularmente en caso de patolog铆as infecciosas:

Empezar con una dosis similar y despu茅s aumentar hasta 4 veces por semana. Vigilar el estre帽imiento de la madre indic谩ndole la dosis m谩s eficaz.

鈥 Parto, depresi贸n postparto, astenia, anemia benigna.

De 10 a 20 ml por d铆a por v铆a subcut谩nea hasta que mejore, despu茅s 3 veces por semana.

鈥 Hipotrofia del reci茅n nacido.

Hipotrofia: reci茅n nacido de poco peso, por causa habitualmente nutricional. 10 ml todos los d铆as, los casos graves; 2 veces al d铆a en tratamientos prolongados.

鈥 Prematuros.

El plasma marino en soluci贸n isot贸nica est谩 particularmente bien indicado. 10 ml, despu茅s 2 veces 10 ml, incluso 2 veces 20 ml todos los d铆as v铆a subcut谩nea, rectal o a帽adido a la perfusi贸n.

2. Dermatolog铆a.

鈥 Eczema.

5 ml de plasma marino en soluci贸n isot贸nica 3 veces por semana durante 1 o 2 semanas, 10 ml 3 veces por semana durante 1 semana, despu茅s 20 ml todos los d铆as si es preciso hasta mejorar. Prolongar el tratamiento para reforzar el terreno despu茅s de la desaparici贸n de s铆ntomas. Al principio del tratamiento, el aumento de las dosis estar谩 determinado esencialmente por la tolerancia del paciente. 脡sta se nota con la salida del eczema. Si la tolerancia es buena, el aumento puede ser m谩s r谩pido, y a la inversa.

鈥 Psoriasis, urticaria dermatitis infecciosas, herpes, alergias, acn茅, for煤nculos.

20 ml de plasma marino en soluci贸n isot贸nica 3 veces por semana durante 1 semana; si la tolerancia es buena, 20 ml todos los d铆as hasta mejorar. Como variaci贸n, para reforzar el terreno despu茅s de la desaparici贸n de s铆ntomas, 2 veces 10 ml de soluci贸n hipert贸nica bebible durante 21 d铆as.

鈥 Quemaduras.

El uso del plasma marino tiene una triple acci贸n:

鈥 complementar el consumo de minerales.

鈥 compensar la deficiencia h铆drica.

鈥 estimular la regeneraci贸n celular para acelerar la cicatrizaci贸n y mejorar su calidad.

a. Quemaduras de primer grado.

Usar tantas veces como se necesite las pulverizaciones del pulverizador isot贸nico sobre las zonas afectadas. Cuando las superficies afectadas son importantes, se puede completar con la toma de 2 veces 10 ml por d铆a de plasma marino en soluci贸n hipert贸nica.

Quemaduras del sol: tan pronto como las sensaciones de calor y la aparici贸n de rojez caracter铆stica de la epidermis se manifiestan, pulverizar, cada cinco minutos aproximadamente con el pulverizador isot贸nico hasta la saturaci贸n de la absorci贸n. El efecto calmante es inmediato. Se previene de esta manera las ampollas y la descamaci贸n por una exposici贸n excesiva al sol. Seg煤n la importancia de la superficie expuesta, la cantidad de plasma marino en soluci贸n isot贸nica utilizada var铆a desde 50 a varias centenas de ml

b. Quemaduras de segundo grado.

Si la quemadura est谩 vendada, impregnar las compresas est茅riles con plasma marino isot贸nico. Si la quemadura no est谩 vendada, pulverizar plasma marino isot贸nico a voluntad.

Cuando las superficies afectadas son importantes, y m谩s a煤n si existe riesgo de deshidrataci贸n, inyectar subcut谩neamente. Las cantidades estar谩n determinadas por la importancia de la deshidrataci贸n eventual.

c. Quemaduras de tercer grado.

Impregnar todas las vendas con plasma marino isot贸nico. Inyectar subcut谩neamente o practicar enemas de forma regular. Cuando las superficies afectadas son importantes, proceder a la perfusi贸n con plasma marino isot贸nico.

3. Tratamiento de terreno.

Las enfermedades que aparecen a continuaci贸n son o pueden ser graves, incluso mortales. Para ellas el uso del plasma marino debe ser experimentado de una manera m谩s precisa. Las experiencias hasta la fecha se muestran positivas pero son insuficientes para ser objeto de una publicaci贸n m谩s completa.

El efecto del plasma marino consiste en paliar los efectos secundarios de terapias fuertes, y de las toxinas producidas por estas enfermedades. La importancia de su funci贸n en la terapia depender谩 del estado fisiol贸gico general y del grado de evoluci贸n de la enfermedad, en funci贸n de los principios de acci贸n descritos antes. En la mayor parte de las enfermedades llamadas 芦de civilizaci贸n禄 hay un desequilibrio mineral profundo.

鈥 Autoinmunodeficiencias, anemias, esclerosis m煤ltiple.

Antes de administrar esta posolog铆a, la regla general es realizar 3 a 5 inyecciones de 10 ml un d铆a de cada dos. Si la tolerancia es buena, a帽adir progresivamente la v铆a rectal. El umbral de tolerancia determina la rapidez de aumento de las dosis. Una mala tolerancia se percibe localmente por un picor y la formaci贸n de una bolsa subcut谩nea que muestra que ha habido una mala resorci贸n en el momento de la inyecci贸n. Se nota en el estado general por una astenia y el despertar de patolog铆as subyacentes. Estas se帽ales confirman la necesidad del tratamiento con la ayuda de plasma marino que reestructura el terreno y produce estos efectos desagradables, pero tambi茅n la mala adaptaci贸n de las posolog铆as administradas. Har谩 falta, pues, retomar el tratamiento con una posolog铆a m谩s ligera.

20 ml por v铆a subcut谩nea o rectal cada d铆a durante 1 mes, despu茅s seg煤n la mejora pasar a 20 ml por v铆a subcut谩nea 3 veces por semana durante 3 meses.

鈥 Carencias.

a. D茅ficit cr贸nico de sales minerales y oligoelementos:

3 veces 10 ml de plasma marino en soluci贸n hipert贸nica, oral, durante 30 d铆as. Repetir el tratamiento si es necesario.

b. Hiponatremia aguda:

Inyecci贸n intravenosa, adaptando la dosis seg煤n los resultados de los an谩lisis.

鈥 Terreno deficiente: anemia y su comitiva funcional, convalecencia de enfermedades infecciosas, astenia.

Inyecciones: 2 veces 10 ml, despu茅s 2 veces 20 ml, por semana en inyecciones subcut谩neas.

Bebible: 3 a 6 veces 10 ml de plasma marino en soluci贸n hipert贸nica por d铆a durante 2 meses.***

4. Patolog铆as digestivas.

鈥 Hepatitis virales.

20 ml 5 veces por d铆a, v铆a rectal, hasta la mejora de la astenia y la vuelta del bienestar digestivo, con o sin inyecciones subcut谩neas 3 veces por semana en funci贸n de la edad del paciente y de los h谩bitos del terapeuta.

鈥 Trastornos hep谩ticos funcionales.

20 ml 3 veces al d铆a, v铆a rectal.

鈥 Diarreas.

Las dosis deben estar adaptadas a la deshidrataci贸n y a las consecuencias hemodin谩micas, contribuyendo as铆 a restablecer el lecho vascular.

鈥 Diarreas agudas del adulto: 100 ml 2 veces al d铆a por v铆a subcut谩nea. Es la posolog铆a dada por Jarricot. No la hemos vuelto a experimentar.

鈥 Las diarreas virales temporales agudas del reci茅n nacido as铆 como las diarreas coleriformes tienen un tratamiento adaptado al grado de deshidrataci贸n:

a. Deshidrataci贸n inferior al 10 %: 50 a 100 ml de plasma marino en soluci贸n isot贸nica absorbido por v铆a bucal seg煤n el deseo (o la necesidad) del ni帽o.

b. Deshidrataci贸n superior al 10 % e intolerancia digestiva aguda (v贸mitos, rechazo a beber): perfusi贸n.

c. Deshidrataci贸n superior al 15 %: perfusi贸n y posteriormente tratar el colapso y la acidosis. El colapso y la acidosis pueden ser tratados con inyecciones subcut谩neas grandes, cuyo volumen est茅 determinado por la corpulencia del individuo y la gravedad del caso.

d. Diarreas cr贸nicas ligadas a la desnutrici贸n: 20 a 50 ml por d铆a cada 3 d铆as. Efectuar al menos 15 inyecciones en total.

鈥 V贸mitos del reci茅n nacido.

Alternar un biber贸n de leche con un biber贸n de plasma marino en soluci贸n hipert贸nica diluido al 10 % en agua.

鈥 Trastornos digestivos, dispepsias.

20 ml al d铆a, v铆a rectal, mientras duren los s铆ntomas.

鈥 Estre帽imiento cr贸nico del reci茅n nacido: 20 ml por d铆a v铆a rectal; del adulto: 20 ml 2 veces al d铆a v铆a rectal.

En las patolog铆as digestivas de otro tipo se tendr铆a que estudiar las gastritis, ligadas entre otras cosas a los desequilibrios 谩cido-b谩sicos; y los trastornos funcionales de las pancreatitis tanto agudas como cr贸nicas, y de las discinesias biliares. 10 ml 3 veces por semana.

5. Neurolog铆a.

鈥 Astenias profundas y estados depresivos.

10 ml durante 3 d铆as, despu茅s 20 a 50 ml 2 veces al d铆a, v铆a rectal durante 8 d铆as, despu茅s por v铆a subcut谩nea 3 veces por semana. La aceptaci贸n f铆sica y ps铆quica del tratamiento se tiene que seguir de cerca.

鈥 Espasmofilia.

10 a 20 ml, v铆a subcut谩nea, todos los d铆as durante 10 d铆as. Si es necesario, alternar 10 d铆as sin y 10 d铆as con el tratamiento.

6. Patolog铆as infecciosas.

鈥 Patolog铆as broncopulmonares: bronquitis, asma.

20 ml v铆a rectal, cada noche mientras dure la afecci贸n, despu茅s espaciar, 20 ml cada 3 d铆as durante un mes.

鈥 Patolog铆as ORL: rinofaringitis, otitis (ni帽os hasta 7 a帽os), sinusitis, anginas agudas o cr贸nicas.

10 a 20 ml al d铆a, v铆a rectal, mientras dure la infecci贸n, despu茅s 20 ml cada 3 d铆as durante 1 mes, complementado con drenaje sinusal con pulverizador de plasma marino en soluci贸n isot贸nica.

7. Reumatolog铆a.

鈥 Artrosis, artritis, reumatismo, reumatismo articular agudo, poliartritis, calambres, mialgias.

鈥 20 ml al d铆a, v铆a subcut谩nea, durante 10 d铆as, despu茅s 20 ml v铆a subcut谩nea 3 veces a la semana hasta mejorar.

鈥 Mesoterapia: el uso del plasma marino isot贸nico depender谩 de la experiencia del terapeuta.

8. Est茅tica.

鈥 Hidrataci贸n de la piel.

Aplicaci贸n de la mesoterapia.

鈥 Ayuda a tratamientos espec铆ficos utilizados en funci贸n de la experiencia del terapeuta.

鈥 En asociaci贸n con estos tratamientos.

鈥 En tratamiento de terreno: 10 ml 3 veces a la semana, v铆a subcut谩nea.

Disfrutar del mar.

Una fuente inagotable de salud.

El mar es la principal reserva de agua y minerales de la Tierra. Contiene m谩s de 75 elementos simples, todos ellos identificados como necesarios para el buen funcionamiento del metabolismo humano. El m谩s abundante es el sodio, responsable del sabor salado del mar, que tambi茅n se encuentra presente en nuestro cuerpo.

Un litro de agua marina contiene una media de 35 gramos de sal y nuestro suero sangu铆neo 9 gramos, cifra que se corresponde con la salinidad original del mar, cuando se form贸 la Tierra, y que es tambi茅n la salinidad que tienen los animales y las plantas marinos. Esta similitud sugiere que, a pesar de la evoluci贸n, los seres humanos conservamos una memoria acu谩tica, una carta de identidad biol贸gica que nos recuerda nuestro origen marino.

Riqueza en minerales.

Los primeros seres vivos surgieron en el mar, quiz谩 porque en 茅l se encuentran todos los elementos necesarios para la vida. Entre estos elementos destacan especialmente algunos minerales que nuestro cuerpo puede absorber -en una peque帽a proporci贸n- a trav茅s de la piel, como: el potasio, que junto con el sodio, regula la cantidad de agua en las c茅lulas y los tejidos, y es imprescindible para mantener el tono cardiaco y muscular; el calcio, que contribuye en la formaci贸n de los huesos e interviene en otras funciones, como la contracci贸n muscular o la coagulaci贸n de la sangre; el magnesio, cuyo metabolismo est谩 ligado al del calcio, ya que regula su equilibrio; el azufre, 煤til contra el reumatismo y para fortalecer los huesos y los tendones; el silicio, que forma parte de los huesos, las u帽as y el pelo, y act煤a sobre el sistema inmunitario, y el yodo, que es el elemento m谩s espec铆fico del agua de mar. El yodo act煤a principalmente sobre la gl谩ndula tiroides, que es la que regula el metabolismo de nuestro organismo y ejerce un efecto desinfectante a nivel de la piel.

La composici贸n mineral del agua del mar es la misma en cualquier punto geogr谩fico del planeta, con m铆nimas variaciones, debido a las corrientes submarinas y el oleaje. La 煤nica excepci贸n es el Mar Muerto, que, al ser un mar cerrado y con una evaporaci贸n excepcional, contiene m谩s de un kilo de sal por litro de agua, adem谩s de unos fangos sedimentarios de miles de a帽os de evoluci贸n.

驴Qu茅 aporta el aire del mar?.

Los efectos de la brisa marina se sit煤an 煤nicamente en una peque帽a franja de litoral, donde las condiciones meteorol贸gicas son de una uniformidad excepcional. Adem谩s, los oc茅anos y los mares se enfr铆an y se calientan mucho m谩s lentamente que la superficie de la Tierra o la atm贸sfera. Por eso, las masas de agua son excelentes reguladores de temperatura. 脡sta es una de las razones por lo que las curas marinas son eficaces en las afecciones reum谩ticas, muy sensibles a los cambios de temperatura.

El aire del mar, adem谩s, es rico en iones negativos, unas part铆culas cargadas energ茅ticamente que, al contrario de los positivos, tienen un efecto beneficioso sobre el organismo: relajan y favorecen la producci贸n de serotonina, un neurotransmisor cerebral cuya liberaci贸n produce sensaci贸n de bienestar. A menos de 100 metros del mar la cantidad de iones negativos que hay en el aire es de 50.000 por metro c煤bico, una cifra alta si tenemos en cuenta que en las ciudades no suele pasar de 500.

Una atm贸sfera m谩s pura.

El aire del mar tambi茅n act煤a como un aut茅ntico aerosol, enviando gran cantidad de micropart铆culas a la atm贸sfera. Son peque帽as gotas de 20 a 100 micras cargadas de oligoelementos que absorbemos r谩pidamente a trav茅s de los alv茅olos pulmonares. Uno de estos elementos es el yodo. Cuando el mar est谩 agitado, la cantidad de micropart铆culas es diez veces mayor. Asimismo, el mar es un productor de ozono natural, un agente que purifica el aire gracias a sus propiedades antis茅pticas.

Por otro lado, la presi贸n atmosf茅rica es m谩xima al nivel del mar y la cantidad de ox铆geno mayor, lo que se traduce en una oxigenaci贸n m谩s activa del organismo, que tiene una acci贸n sedativa y ralentiza el ritmo respiratorio. Este efecto ayuda a recuperarse y a reemprender la actividad tras un periodo de sedentarismo o convalecencia de alguna enfermedad.

El aire del mar es el mismo en las distintas zonas geogr谩ficas. Sin embargo, a la hora de escoger un lugar hay que tener en cuenta la estaci贸n del a帽o y el clima. El Atl谩ntico en invierno no se aconseja para hacer una cura de reposo, pero es muy tonificante. El Mediterr谩neo, en cambio, ofrece un clima suave ideal para el descanso, aunque en verano es demasiado caluroso.

Los beneficios de los ba帽os de mar.

Nadar es uno de los ejercicios m谩s saludables, y practicarlo en el mar multiplica sus beneficios. De entrada, la simple inmersi贸n en el agua a un metro treinta de profundidad permite obtener un equilibrio entre la presi贸n interna corporal y la presi贸n externa ejercida por el agua de mar, lo que se traduce en varios efectos muy positivos:

1. Mejora la capacidad respiratoria.

La pr谩ctica neutralidad de las presiones permite un aumento del volumen de la carga tor谩cica y una mayor movilidad del diafragma. Eso se traduce en una mejora de la capacidad respiratoria, una mejor oxigenaci贸n y un incremento de los gl贸bulos rojos de alrededor de un 10%.

2. Favorece la eliminaci贸n de toxinas.

Estar sumergido en el agua de mar produce un efecto drenante, o sea estimula el circuito venoso y linf谩tico debido a que la presi贸n del agua es mucho m谩s alta que la presi贸n del aire. El resultado es una movilizaci贸n del agua extracelular que favorece la eliminaci贸n de l铆quidos.

3. Activa la circulaci贸n.

La presi贸n del agua, que es mayor en el fondo y va disminuyendo conforme alcanza la superficie, facilita la circulaci贸n venosa de retorno. Y el movimiento del agua de mar mejora la circulaci贸n en los vasos capilares.

4. Beneficia al coraz贸n.

Como en el agua de mar el cuerpo pesa ocho veces menos, el coraz贸n act煤a con un esfuerzo m铆nimo. Gracias a ello, cualquier ejercicio dentro del agua se puede hacer con unas condiciones de confort 贸ptimas.

5. Mejora la movilidad y la fuerza muscular.

A medida que pasan los a帽os y cuando se llega a una edad avanzada, se pierde entre un 40 y un 50% de masa muscular, lo que conlleva una cierta fragilizaci贸n de los huesos. Este hecho puede favorecer el desarrollo de enfermedades osteoarticulares o la aparici贸n de osteoporosis.

Para mejorar la movilidad y la fuerza muscular es fundamental hacer ejercicio, y el agua de mar es un medio especialmente id贸neo para las personas mayores, ya que les permite practicarlo sin hacer mucho esfuerzo.

6. Fortalece los huesos.

Los oligoelementos disueltos en el agua de mar se pueden absorber a trav茅s de la piel. Este hecho se ha demostrado en el caso del yodo, y el Instituto Franc茅s de Estudios de Recursos Marinos est谩 investigando ese mismo efecto con el calcio y el f贸sforo. Lo que s铆 se ha comprobado es que el medio marino mejora la fijaci贸n del ion calcio y f贸sforo en los huesos. Gracias a ello una fractura se consolida m谩s r谩pidamente. Por eso, adem谩s de mejorar la movilidad muscular y articular, el mar es un buen remedio en la prevenci贸n y el tratamiento de la osteoporosis.

Doctora Rosa Blasco.

(M茅dico naturista.

La conexi贸n entre el agua del mar y el cuerpo humano.

Dos terceras partes de nuestro cuerpo son agua, un elemento imprescindible para la vida, cuya composici贸n mineral es bastante similar a la del medio marino:

Existe una prueba de la bella y profunda armon铆a entre el ser humano y el planeta que lo acoge: el cuerpo es en un 65% agua que en su mayor铆a tiene una composici贸n mineral pr谩cticamente id茅ntica a la del mar. Esta composici贸n es la que permite que las c茅lulas puedan desarrollar sus funciones en las mejores condiciones. El mismo l铆quido que acogi贸 el nacimiento de la vida en la Tierra est谩, pues, presente en el interior del cuerpo humano. Tanto es as铆 que el agua de mar, convenientemente filtrada, es un suero fisiol贸gico natural. De hecho, se puede inyectar en vena y el cuerpo lo acepta como si fuera plasma sangu铆neo. Los aproximadamente 5 litros de sangre que fluyen constantemente por nuestro cuerpo son una prueba evidente de la presencia de agua (es agua pura en un 78%). Sin embargo, hay otros 45 litros que se distribuyen en los tejidos, dentro y fuera de las c茅lulas. Esta agua es el medio que sirve de soporte a la vida celular.

M. N煤帽ez y C. Navarro.

Curar enfermedades con ampollas de agua de mar.

El Doctor Marco Francisco Pay谩 es director m茅dico de los Laboratorios Quinton Internacional, emplazados en Alicante, cuya misi贸n es envasar el llamado 芦Plasma de Quinton禄.

El contenido de estas ampollas es agua de mar obtenida a 30 metros de profundidad en unas zonas concretas, donde se mantienen de forma constante las mejores condiciones para el desarrollo de la vida.

Esta agua contiene m谩s de 90 minerales y oligoelementos y, filtrada en fr铆o, se utiliza para tratar una ampl铆sima variedad de problemas de salud, ya que proporciona a las c茅lulas humanas un medio id贸neo para poder desarrollar sus funciones, como la asimilaci贸n de nutrientes o la expulsi贸n de residuos. Por eso se utiliza con fines terap茅uticos para recuperar las caracter铆sticas del medio l铆quido interior cuando, por cualquier raz贸n, ha dejado de ser el m谩s adecuado para las c茅lulas y propicia la aparici贸n de desequilibrios que conducen a la enfermedad.

Pero, 驴qu茅 contiene esta agua que no tenga un agua mineral natural?. El Doctor Pay谩 responde que 芦el plancton vegetal del mar digiere los minerales y los transforma en sales org谩nicas que el organismo asimila de forma mucho m谩s eficaz禄.

Aplicaciones terap茅uticas.

Sus indicaciones principales son: la eliminaci贸n de toxinas y el refuerzo del sistema inmunitario, el tratamiento de problemas otorrinolaringol贸gicos y del ri帽贸n, la recuperaci贸n de deportistas, la celulitis, el s铆ndrome premenstrual y la irritaci贸n digestiva.

Eficacia demostrada.

El plasma toma el nombre del doctor franc茅s Ren茅 Quinton, que investig贸 las cualidades del agua marina a principios del siglo XX. Tras comprobar experimentalmente la similitud entre el mar y el medio interno fisiol贸gico, promovi贸 la creaci贸n de dispensarios marinos donde se administraba agua de mar como terapia principal. La cura goz贸 de gran popularidad y reconocimiento -el plasma estuvo incluido en la Seguridad Social francesa hasta 1979 y se comercializaba como suero fisiol贸gico-, pero fue cayendo en el olvido tras la muerte de Quinton en 1925.

Actualmente en el Estado espa帽ol se comercializa como producto diet茅tico y se exporta a Europa y Latinoam茅rica.

Se envasa en ampollas y puede encontrarse en dos presentaciones, una hipert贸nica y otra isot贸nica, mezclada con agua mineral natural de baja mineralizaci贸n para reducir la concentraci贸n de sales.

M. N煤帽ez y C. Navarro.

PONENCIA: AVANCES SOBRE LOS DISPENSARIOS MARINOS EN LATINOAM脡RICA E INVESTIGACIONES CIENT脥FICAS SOBRE EL AGUA DE MAR.

Congreso de medicinas alternativas 鈥淛andia playas m谩gicas鈥. Las terapias marinas un nuevo campo de la medicina natural. Diciembre 12 al 14 de 2003

Ponente: Wilmer Soler Terranova. Bioqu铆mico M.Sc. Profesor Departamento de Fisiolog铆a y Bioqu铆mica, Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia. Medell铆n, Colombia.

En los pa铆ses en v铆a de desarrollo como los de Am茅rica Latina y el caribe la desnutrici贸n por d茅ficit de macro y micronutrientes es ampliamente prevalente y en algunos pa铆ses como Colombia aumenta de manera preocupante. En el estudio de factores de riesgo de enfermedad cardiovascular realizado en estudiantes de primaria y bachillerato de Medell铆n, el bajo consumo de prote铆nas, vitaminas y oligoelementos pueden explicar la cifras bajas de crecimiento (talla y peso) de nuestros estudiantes y adem谩s, se conoce por otros estudios que estas deficiencias tambi茅n afectan la capacidad f铆sica, funcional e intelectual de los ni帽os, coloc谩ndolos en alto riesgo de desarrollar enfermedades cr贸nicas no transmisibles e infecciosas.

Por otra parte, el conocimiento sobre las funciones de los elementos traza se ampl铆a aceleradamente, por los avances de la qu铆mica inorg谩nica biol贸gica y el desarrollo de la gen茅tica molecular. Se conoce bien su papel como cofactores enzim谩ticos y de un amplio n煤mero de prote铆nas. El cinc por ejemplo es cofactor de factores de transcripci贸n, tambi茅n es mediador intracelular de manera similar al calcio. La homeostasis del cinc resulta de la regulaci贸n coordinada de diferentes prote铆nas involucradas en la captaci贸n, excreci贸n, almacenamiento y trafico, cuya funci贸n es la de proveer este elemento a prote铆nas importantes en funciones como en la expresi贸n de genes, inmunidad, reproducci贸n y protecci贸n contra radicales libres. Esta regulaci贸n es importante porque tanto la deficiencia como el exceso de la forma libre pueden provocar la muerte celular.

Se sabe de la importancia del zinc en la nutrici贸n humana y la salud a partir de la segunda mitad del siglo XX, inicialmente en errores metab贸licos que causan una absorci贸n intestinal reducida que se asocia con retraso en el crecimiento, aumento en al susceptibilidad a infecciones y otras anormalidades funcionales y hoy se acepta que el zinc juega un papel cr铆tico en el crecimiento celular, la diferenciaci贸n celular y el metabolismo de plantas y animales superiores.

Desde esa 茅poca se han realizado un n煤mero considerable de ensayos de intervenci贸n en diferentes pa铆ses, para evaluar el efecto del complemento de zinc sobre el crecimiento de los ni帽os y a pesar de la inconsistencia de los resultados, se concluye mediante meta an谩lisis sobre la necesidad de considerar este tipo de intervenci贸n para mejorar el estado nutricional del zinc en poblaciones de alto riesgo de deficiencia, con prevalencias elevadas de bajo peso o retardo en el crecimiento. Seg煤n estos 煤ltimos estudios hay una respuesta positiva y altamente significativa al complemento de zinc en el crecimiento y el peso de ni帽os prep煤beres menores de 10 a帽os, sin alterar el indicador peso para la talla (P/T), lo que puede indicar un aumento de la masa libre de grasa.

El complemento de zinc tambi茅n ha mostrado otros beneficios como reducci贸n de la diarrea y procesos infecciosos como neumon铆a, la principal causa de morbilidad, retraso en el crecimiento y muerte en ni帽os de pa铆ses en v铆a de desarrollo. Tambi茅n se ha encontrado reducci贸n en la mortalidad entre infantes nacidos a t茅rmino, con bajo peso para la edad de gestaci贸n.

La deficiencia de zinc tambi茅n se ha reportado en pacientes con tuberculosis pulmonar y su complemento junto con vitamina A mejor贸 significativamente el efecto del tratamiento m茅dico, lo que se ha explicado porque el zinc es necesario en al s铆ntesis de prote铆nas que transportan retinol y en la absorci贸n intestinal de esta vitamina; tambi茅n se ha observado que este elemento tiene un papel protector de la membrana celular al ataque oxidativo de los radicales libres durante la inflamaci贸n y se conoce que el suplemento con vitaminas y algunos elementos traza mejora el balance oxidante-antioxidante en animales y en humanos sanos y enfermos, incluso en casos de desnutrici贸n avanzada se logra mejor铆a significativa de indicadores del estado nutricional en ni帽os. Las deficiencias subcl铆nicas de estos micronutrientes tambi茅n pueden alterar este balance, lo que puede provocar da帽o oxidativo de los 谩cidos grasos poliinsaturados de las membranas celulares, en el DNA y alterar la funci贸n inmune, con aumento de la probabilidad de complicaciones infecciosas.

En un programa de recuperaci贸n de ni帽os desnutridos en Bolivia se ha utilizado con 茅xito el complemento de zinc para acelerar esta recuperaci贸n, en especial la del sistema inmune, cuando hay atrofia de la gl谩ndula timo, lo que se explica en parte porque el zinc es componente de la estructura activa de la timulina, una hormona de la gl谩ndula que estimula la proliferaci贸n y maduraci贸n de los timocitos .

El d茅ficit de hierro asociado o no con anemia altera la capacidad f铆sica, produce trastornos en el comportamiento y un bajo rendimiento cognitivo, con problemas de atenci贸n y aprendizaje; adem谩s, de una baja resistencia a las infecciones.

El otro hallazgo importante de nuestro estudio de factores de riesgo cardiovascular en los estudiantes de Medell铆n fue el de la instalaci贸n temprana de 茅stos, en porcentajes muy altos de la poblaci贸n, en especial el sedentarismo, los l铆pidos s茅ricos, las dietas inadecuadas (altas en grasas o carbohidratos, pobres en vitaminas y elementos traza) y el sobrepeso; factores que se conocen por otros estudios colombianos est谩n tambi茅n presentes en los adultos y que explican la Enfermedad Cardiovascular (EC) como primera causa de muerte no violenta en Colombia.

De la dieta nos interesa destacar el papel de los elementos traza como magnesio, cobre, silicio etc., que constituyen cofactores enzim谩ticos del metabolismo de los macronutrientes y de la actividad del sistema antioxidante, entre otros. Por ejemplo, las dietas con alto contenido en carbohidratos refinados son t铆picamente bajas en cromo y otros elementos que son indispensables en el metabolismo del los az煤cares y l铆pidos, en particular el transporte de glucosa al interior de la c茅lula, las concentraciones de colesterol en HDL y LDL y la actividad del sistema antioxidante.

En consecuencia, este tipo de dieta predispone a la poblaci贸n al desarrollo de enfermedades degenerativas como diabetes, obesidad en la pobreza, EC, c谩ncer, etc. Las investigaciones sobre el papel de los micronutrientes en el metabolismo de los l铆pidos y apolipoprote铆nas se han basado originalmente en estudios epidemiol贸gicos que han indicado que la mortalidad por EC es baja en poblaciones que viven en 谩reas de consumo de 鈥渁guas duras鈥 (ricas en calcio y magnesio) y en investigaciones sobre el efecto de los complementos de vitaminas y oligoelementos en la disminuci贸n de las concentraciones del colesterol total, en las lipoprote铆nas y los triglic茅ridos.

No hay duda de la importancia de la calidad de la dieta y de las necesidades nutricionales en especial entre los ni帽os y lo dif铆cil para poder cumplir con este requisito en los pa铆ses en v铆a de desarrollo. Mejorar la alimentaci贸n complementaria por medio de la educaci贸n tiene potencial pero no es f谩cil de implementar, los alimentos ricos en zinc y otros elementos son de origen animal, que en general no se incluyen en la dieta debido a los costos u otros aspectos de cultura alimentaria. El complemento diario de micronutrientes o uso de alimentos fortificados es una esperanza, pero tambi茅n es complicado y costoso en los pa铆ses pobres. La b煤squeda de soluciones para mejorar las condiciones nutricionales debiera ser una prioridad nacional en los pa铆ses en desarrollo, en especial para los ni帽os, por los da帽os irreversibles en su estado de salud y la propensi贸n a presentar enfermedades cr贸nicas en la adultez, como consecuencia de la malnutrici贸n, sin embargo no es en la pr谩ctica una prioridad.

En la b煤squeda de alternativas al consumo deficiente de elementos traza aparece el agua de mar, como elemento natural de f谩cil acceso, pero esta cualidad nutricional y terap茅utica es poco conocida. Sin embargo su uso en esta materia se remonta hasta las culturas m谩s antiguas en el imperio Chino. En nuestra 茅poca moderna, las investigaciones del fisi贸logo franc茅s Rene Quinton hace unos 100 a帽os demostraron la homolog铆a del suero sangu铆neo con el agua de mar isot贸nica, por su contenido de minerales y elementos traza, tambi茅n la utiliz贸 en cultivos celulares y luego como sustituto de sangre en animales; finalmente, Quinton y sus seguidores la emplearon para tratar los problemas derivados de la desnutrici贸n infantil y otras enfermedades en adultos, logrando uno de los m谩s altos reconocimientos acad茅micos de la 茅poca. Algunos textos de Fisiolog铆a como el de Giese, presentan tablas comparativas de la composici贸n i贸nica de la sangre o los l铆quidos corporales de diversos animales y el agua de mar y se resalta lo siguiente: 鈥淎unque ni la concentraci贸n relativa de sales, ni la absoluta, sean exactamente iguales en la sangre y el agua de mar, encontramos una relaci贸n fundamental entre el agua de mar y la sangre de los animales por la notable semejanza de las concentraciones relativas de los iones en cada uno. Los estudios paleontol贸gicos muestran que la vida proviene del mar; en la fase de la evoluci贸n en que los animales desarrollaron por primera vez un medio interno, la sangre puede haber sido semejante al medio en el cual hab铆a nacido la vida. Al parecer casi todo el mundo est谩 de acuerdo con este concepto general (Prosser y Brown, 1961)鈥. En la actualidad, el uso del agua de mar como complemento nutricional tiene reconocimiento por la Comunidad Econ贸mica Europea y el Jap贸n. La tabla 1 y figura 1 siguiente se tomaron del libro de Giese.

Investigaciones recientes en el Jap贸n han mostrado el mejoramiento de dermatitis, eczema e imbalance mineral en pacientes que bebieron 500 ml diarios de agua de mar durante un a帽o, comparando con un grupo control que tom贸 igual cantidad de agua destilada. El grupo experimental present贸 al final del estudio, una disminuci贸n significativa en el pelo del contenido de aluminio, mercurio y plomo, metales pesados que pueden causar toxicidad. El mismo grupo de investigadores ha reportado efecto significativamente favorable en pacientes con rinitis al茅rgica y en la presi贸n arterial, tomando agua de mar comercial obtenida de gran profundidad y filtrada con filtro de 0.22 um, que retiene la mayor铆a de los microorganismos. Estos investigadores atribuyen esta respuesta favorable de los pacientes al agua de mar, al contenido de elementos traza. Adem谩s, ya es bien conocido el uso t贸pico del agua de mar para tratar problemas de la piel y en lavados nasales. Tambi茅n se han empezado a estudiar los principios activos como antibi贸ticos, antiinflamatorios, antitumorales, etc., sintetizados por las bacterias marinas, adem谩s de las propiedades nutricionales del plancton, en el cual se le han detectado 23 elementos traza. Hay un renovado inter茅s de la comunidad cient铆fica por el estudio del agua de mar, como se observa en el Dossier de la revista Mundo Cient铆fico.

En Colombia se viene utilizando el agua de mar (AM) como recurso terap茅utico desde hace unos 18 a帽os en el centro integral de Talasoterapia en Cove帽as, especialmente como ba帽os; sin embargo, el consumo oral como complemento nutricional se increment贸 de manera significativa desde hace uno dos a帽os, debido al trabajo de fundaciones con sede en Barcelona (Prodimar y Aquamaris), que han difundido la obra de Rene Quinton, han creado dispensarios marinos en diversos pa铆ses y han apoyado la investigaci贸n cient铆fica sobre el AM. Diferentes grupos humanos en el pa铆s se han organizado para mantener un suministro de agua con fines de consumo humano y animal.

De los dispensarios en Colombia hay varios informes m茅dicos de unos 55 casos, en los que se eval煤a de manera retrospectiva y actual sobre los resultados de su uso en el tratamiento de enfermedades respiratorias, hiperlipidemias, diabetes, 煤lceras, desnutrici贸n, etc. Seg煤n estos informes, hasta febrero de 2003 m谩s de 420 personas estaban utilizando el AM. De los entrevistados, un 90% manifestaron haber obtenido beneficio de 茅sta pr谩ctica y el 10% restante no lo obtuvieron pero tampoco hubo empeoramiento de los s铆ntomas. Alrededor de un 5% de los usuarios refirieron efectos secundarios como dolor epig谩strico urente y deposiciones l铆quidas al inicio de su consumo que signific贸 un alivio en el funcionamiento del colon. Cerca de un 5% de los usuarios desertaron de la pr谩ctica aduciendo intolerancia al sabor del agua de mar.

Por 煤ltimo, debemos considerar que estos informes no obedecen a protocolos suficientemente rigurosos y cient铆ficos, pero tampoco se deben ignorar, en especial como elementos de partida para el dise帽o de preguntas de investigaci贸n, inicialmente descriptiva.

Aunque se tienen los registros hist贸ricos de la ingesta de AM y su uso actual en forma comercial hipert贸nica o isot贸nica (filtrada o refinada), lo que es reconocido oficialmente en Europa y Jap贸n, sin efectos adversos para la salud (Diccionario Vidal Franc茅s); es muy importante para la comunidad acad茅mica y no acad茅mica considerar los posibles riesgos del consumo en su forma natural, cuya concentraci贸n es aproximadamente tres veces mayor con respecto al plasma sangu铆neo. En primer lugar la ingesta provocar谩 en el organismo respuestas fisiol贸gicas y bioqu铆micas como la sed y la ingesti贸n de agua, con aumento del volumen sangu铆neo y del l铆quido extracelular (LEC). Este aumento de los vol煤menes, junto con el mayor aporte de NaCl, KCl y otros electrolitos se compensar谩n con una mayor excreci贸n renal de agua y electrolitos, incluso en individuos con alteraciones importantes de la funci贸n renal.

En segundo lugar, suponiendo que los ajustes intrarrenales est茅n agotados por graves alteraciones del ri帽贸n, se pondr谩 en marcha los ajustes sist茅micos, con leve aumento transitorio de la presi贸n arterial (PA), disminuci贸n de las hormonas circulantes (renina, angiotensina II, Aldosterona y p茅ptido natriur茅tico auricular) y disminuci贸n de la actividad nerviosa simp谩tica renal, todo lo cual aumentar谩 la tasa de filtraci贸n glomerular (TFG) y la reducci贸n de la reabsorci贸n de Na+ y otros electrolitos. De 茅sta manera, si no hay trastornos hormonales graves se restablecer谩 la presi贸n arterial y los vol煤menes corporales.

Respecto al K+, la regulaci贸n de la concentraci贸n en el LEC es rigurosa porque las funciones celulares son muy sensibles a los cambios en esta concentraci贸n. Un aumento del K+ plasm谩tico de solo 4 mEq/l puede provocar arritmias cardiacas y mayores concentraciones pueden originar fibrilaci贸n o paro cardiaco. Cerca del 98% del K+ se encuentra intracelularmente y solo un 2% en el LEC y en caso de hiperpotasemia el ingreso a la c茅lula constituye una primera l铆nea de amortiguaci贸n. Hay factores hormonales (insulina, catecolaminas y aldosterona) que estimulan la captaci贸n de K+ por parte de las c茅lulas. En el ri帽贸n la excreci贸n de K+ est谩 determinada por la TFG, las tasas de reabsorci贸n y secreci贸n en los t煤bulos. Cuando existe un aporte elevado de K+, la excreci贸n adicional se consigue casi por completo por aumento de la secreci贸n de 茅ste en los t煤bulos distales y colectores, que pueden incluso superar la cantidad que pasa al filtrado glomerular, lo que indica la potencia del mecanismo secretor de K+, que se estimula en presencia de aldosterona. El ri帽贸n junto con factores hormonales, tambi茅n dan cuenta de la regulaci贸n de otros electrolitos como Ca++, Mg++ y fosfatos.

Con relaci贸n a los escasos efectos secundarios por la ingesta de AM, registrados en los informes m茅dicos de los dispensarios, como el dolor urente en la boca del est贸mago y las heces l铆quidas (no diarrea), no conocemos antecedentes en la poca literatura disponible y m谩s bien se comenta las propiedades laxantes en el Diccionario Vidal Franc茅s y los escritos del fisi贸logo Rene Quinton. Sin embrago, en art铆culos cient铆ficos recientes se se帽ala la posible relaci贸n entre casos de infecciones gastrointestinales en ba帽istas de playas tur铆sticas y la exposici贸n a agua de mar contaminada con bacterias terrestres.

Respecto al riesgo de generaci贸n de radicales libres, se conoce que ciertos iones, seg煤n los estados de oxidaci贸n o las concentraciones en soluci贸n pueden catalizar la producci贸n de estas especies qu铆micas como ocurre con la reacci贸n de Fenton con el Fe++ y el Cu+; o en algunos casos como el Se, en dosis altas pueden ayudar en la prevenci贸n y tratamiento de algunos c谩nceres. Compuestos de Cr (VI) y Cr (V) presentan una potente actividad carcinog茅nica, como se ha podido observar entre trabajadores de industria, en estudios epidemiol贸gicos. Al utilizar estos compuestos en cultivos de linfocitos, decrecen la viabilidad celular y el pretratamiento de las c茅lulas con antioxidantes revierte parcialmente la muerte celular.

Dadas las propiedades del AM, por un lado beneficiosas por su contenido de minerales, elementos traza biodisponibles y otra serie de sustancias biol贸gicamente activas; y por otro lado, los posibles riesgos para la salud (hasta ahora desconocidos en las pr谩cticas milenarias y actuales de su consumo en los dispensarios marinos), debido a la hipertonicidad, la posible acci贸n prooxidante de algunos minerales y la posibilidad de provocar procesos infecciosos, en especial del sistema gastrointestinal, es muy importante realizar evaluaciones cl铆nicas, fisiol贸gicas y bioqu铆micas en los consumidores de AM. Los resultados de estas investigaciones, junto con los que se obtendr谩n pr贸ximamente por parte de los grupos del doctor Silvio Vetia en cuba y del Dr. Angel Gracia en Tenerife, Espa帽a, en ratas y perros respectivamente, despejar谩n las dudas sobre la posible toxicidad del AM, lo que permitir谩 estimular el rumbo que lleva esta pr谩ctica o recomendar ciertos procesamientos del AM para continuar su consumo.

En cualquiera de los casos, con estos proyectos se busca obtener informaci贸n cient铆fica que permita despejar dudas sobre la bioseguridad del consumo de AM sin procesar y continuar con investigaciones de intervenci贸n en humanos, las que finalmente podr谩n estimular el uso masivo de este recurso natural, nutritivo y terap茅utico; que adem谩s, es de f谩cil acceso para la poblaci贸n. Lo anterior puede tener repercusiones en la salud general de la poblaci贸n colombiana y otros grupos humanos y de animales, como se ha podido observar en la historia antigua y actual de los dispensarios marinos, en los que ha sido posible disponer el AM de forma gratuita para grupos muy pobres de la poblaci贸n.

En trabajos in vitro que estamos realizando en el laboratorio de investigaci贸n en Bioqu铆mica del departamento de Fisiolog铆a y Bioqu铆mica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia y en el Laboratorio de Biotecnolog铆a Animal de la Universidad Nacional, sede Medell铆n, dirigidos por m铆 y con la asesor铆a de la profesora Mar铆a Elena M谩rquez; hemos encontrado que al incubar eritrocitos en agua de mar de salinidad de 30 g/l, por dos horas estos no se hemolizan de manera distinta que al incubarlos en buffer PBS de igual concentraci贸n.

En el ensayo preliminar de fragilidad osm贸tica de eritrocitos (FOE) con muestras de AM colectadas en Cove帽as, costa atl谩ntica colombiana (Tabla 2) se observ贸 que al incubar los eritrocitos por dos horas en AM, la hem贸lisis fue muy baja y menor que la obtenida en buffer de fosfatos de hipertonicidad similar al AM, tanto en ausencia como en presencia de H2O2 (generador de radicales libres).

En el segundo ensayo de FOE con cinco muestras de AM colectadas en Cove帽as, en d铆as diferentes del mes de agosto de 2003 se pudo observar (Tabla 3) nuevamente una hem贸lisis muy baja y levemente mayor que la obtenida en buffer hipert贸nico. Esta peque帽a hem贸lisis se explica por la destrucci贸n normal de los eritrocitos envejecidos y no fue mayor a la obtenida al incubar las c茅lulas en buffer isot贸nico.

El ensayo de actividad antioxidante total (Figura 2) nos indic贸 que el AM, comparada con un patr贸n comercial an谩logo de la vitamina E (trolox) y con suero sangu铆neo, no present贸 actividad prooxidante generadora de radicales libres (en este caso la sal ABTS.+) y aunque se not贸 una leve actividad antioxidante, 茅sta no se observ贸 en el ensayo de dosis respuesta.

Los estudios de citotoxicidad y genotoxicidad con leucocitos incubados por una hora en AM a diferentes concentraciones mostraron que la viabilidad celular se mantuvo cercana al 95% y similar a la obtenida en buffer isot贸nico. Tampoco hubo genotoxicidad evaluada por el ensayo cometa (single cell gel electrophoresis) (Figura 3), una t茅cnica de electroforesis de DNA muy sensible y utilizada en estudios de biomonitoreo y en evaluaci贸n genotoxica de productos naturales, sustancias contaminantes, f谩rmacos etc., la cual permite detectar da帽os por ruptura de cadenas sencillas en el DNA y reparaci贸n en cualquier poblaci贸n de c茅lulas eucariotas; de tal manera que a mayor da帽o, mayor fragmentaci贸n del DNA, que se observa en la cola del cometa. En este estudio estamos evaluando 50 c茅lulas por cada concentraci贸n de AM y sus correspondientes controles negativos (en PBS) y positivos (con H2O2).

Para terminar, a partir de los estudios anteriores podemos concluir que al menos en los estudios in vitro realizados no hubo efectos t贸xicos o de da帽o en las membranas celulares, ni en el DNA de c茅lulas expuestas al AM. Adicionalmente, se destaca la importancia de continuar y publicar estas investigaciones. Tambi茅n es muy importante iniciar los estudios descriptivos en personas que toman AM y realizar m谩s trabajos con animales de experimentaci贸n. Todas estas investigaciones apoyan los estudios de intervenci贸n en humanos con problemas nutricionales. Por otra parte, la participaci贸n de m谩s investigadores espa帽oles y latinoamericanos (Cuba, Nicaragua, Argentina Uruguay y Colombia) con proyectos bien definidos y la posibilidad de trabajar en red y con proyectos conjuntos, sin ninguna duda catalizar谩n el avance de la cultura del AM para beneficio de los pueblos.PBS

Conclusi贸n.

Los resultados obtenidos tras la experimentaci贸n y la pr谩ctica m茅dica confirman que entre el plasma marino y el plasma humano existe identidad fisiol贸gica. El plasma marino se impone, pues, como el suero fisiol贸gico por excelencia. Es una idea de incalculable valor. Induce el equilibrio mineral y regenera el medio interno. Se corresponde con un medio mineral en el que se desarrolla la vida celular y por tanto toda la actividad del organismo. Su efecto sobre la salud es considerable. Sea en forma de pulverizador, bebible, inyectable o aplicable por v铆a rectal, su uso ha dado prueba de su eficacia. Desde hoy ocupa un lugar de primer orden en el arsenal terap茅utico y, en el porvenir, especialmente con las nuevas formas gal茅nicas (bolsas de soluci贸n marina) este lugar est谩 llamado a desarrollarse.

BIBLIOGRAF脥A

1. OPS/OMS. La salud en las Am茅ricas. Washington, D.C: OPS; 1998. (Publicaci贸n cient铆fica n煤mero 569)

2. Usc谩tegui RM, 脕lvarez MC, Laguado I, Soler W, Mart铆nez L, Arias R, Duque B, P茅rez J, Camacho JA. Factores de riesgo cardiovascular en ni帽os de 6 a 18 a帽os de Medell铆n (Colombia). An Pediatr. 2003; 58(5):411-417.

3. Bondestam M, Foucard T, Gebre-Medhin M. Subclinical trace element deficiency in children with undue susceptibility to infections. Acta Paediatr Scand 1985; 74:515-520

4. Halterman JS, Kaczorowsky JM, Aligne CA, Auinger P, Szilagyi PG. Iron deficiency and cognitive achievement among school- aged children and adolescents in the United States. Pediatrics 2001; 106:1381-1386

5. Prasad AS. Discovery of human zinc deficiency and studies in an experimental human model. Am J Clin Nutr 1991; 53: 403-412.

6 Brown KH, Peerson JM, Rivera J, Allen LH. Effect of supplemental zinc on the growth and serum zinc concentrations of prepuberal children: a meta-analysis of randomized controlled trials. Am J Clin Nutr 2002; 75: 1062-71

7 Bhutta ZA, Black RE, Brown KH, et al. Prevention of diarrhea and pneumonia by zinc supplementation in children in developing countries: pooled analysis of randomized controlled trials. J Pediatr. 1999; 135: 689-697

8 Sazawal S, Black RE, Menon VP, et al. Zinc supplementaion in infants born small for gestational age reduces mortality: a prospective, randomized, controlled trial. Pediatrics. 2001; 108: 1280-1286

9 Chevalier P. Malnutrici贸n y sistema inmunitario. Mundo Cient铆fico 1997; 177: 217-219

10 Martorell, R. Benefits of zinc supplementation for child growth. Am J Clin Nutr 2002; 75: 957-958

11 Mah茅 A. El plasma de Quinton. El agua de mar nuestro medio interno. 1陋 Ed Barcelona. Icaria editorial, SA. 1.999.

12 Giese AC. Fisiolog铆a General. Estructura y Din谩mica Celular. 3陋 Ed. M茅xico. Editorial Interamericana, SA. 1968.

13 Laboratorires Quinton International S.L. Almorad铆 (CE). www.quinton.es Consultado en noviembre 27 de 2002

14 Kimata H, Tai H, Nakagawa K, Yokoyama Y, Nakajima H, Ikegami Y. Improvement Of Skin Symptoms And Mineral Imbalance By Drinking Deep Sea Water In Patients With Atopic Eczema/Dermatitis Syndrome (AEDS). Acta M茅dica. 2002; 45: 83-84.

15 Kimata H, Tai H, Nakajima H. Reduction of allergic skin responses and serum allergen-specific IgE and IgE-inducing cytokines by drinking deep-sea water in patients with allergic rhinitis. Otorhinolaryngol Nova. 2001; 11: 302-303

16 Tai H, Nakagawa K, Watanabe Y, Yokoyama Y, Nakajima H, Ikegami Y, Nozaki Y, Kikuchi Y. Effect of high mineral water prepared from deep-sea water on human blood pressure and hemorheological parameter. Deep Ocean Water Res. 2000; 1:53

17 Arslan Z, Ertas N, tyson JF, Uden PC, Denoyer ER. Determination of trace elements in marine plankton by inductively coupled plasma mass. Fresenius J anal Chem. 2000; 366: 273-282.

18 De Long E. Los microbios oce谩nicos. Mundo Cient铆fico.2002; 239: 34-41

19 Bertini I, Rosato A. Bioinorganic chemistry in the postgenomic era. Proc. Natl. Acad. Sci. USA. 2003; 100: 3601-3604.

20 Gray HB. Bilogical inorganic chemistry at beginning of the 21st century. Proc. Natl. Acad. Sci. USA. 2003; 100: 3563-3568.

21 Dardenne M. Zinc and immune funtion. Eur J Clin Nutr. 2002; 56 suppl 3: S20-S23.

22 Moore BJ, Blanchard RK, Cousins RJ. Dietary zinc modulates genes expresion in murine thymus: results from a comprehensive differential display screening. Proc. Natl. Acad. Sci. USA. 2003; 100: 3883-3888.

23 Singh N P, Mccoy M T, Tice R, Schneider E L. A simple Technique for quantitation of low levels of DNA damage in individual cells. Experimental Cell Research. 1988; 175: 184-191

24 Guyton AC, Hall JE. Tratado de fisiolog铆a m茅dica. 10a ed. Madrid: Mc. Graw-Hill. Interamericana; 2001. Pp. 401-420

Podr铆amos estar hablando y leyendo sobre este tema durante mucho tiempo, pese a lo 鈥渘uevo鈥 y 鈥渄esconocido鈥. Espero que esta recopilaci贸n de datos haya podido aportar conocimientos sobre el tema y adem谩s haya contribuido a aclarar dudas, abrir nuevos caminos a la salud y dar 谩nimos a los lectores a investigar sobre la importancia del campo del cuidado personal.

Joan Abell贸


3 comentarios

  1. HOLA
    PUES YO ESTOY TOMANDO AGUA DE MAR.
    Y ASI COMO LO HACEN EN COLOMBIA TRES VASITOS DIARIOS, Y ME SIENTO DE MARAVILLA.
    EL CABELLO SE ME HA PUESTO DIVINO, LA PIEL SE ME HA ILUMINADO, ES TERSA Y MUY SUAVE, NO ME DA HAMBRE, HE PERDIDO PESO Y TENGO MUCHA ENERGIA.
    VERDADERAMENTE LO LIMPIA A UNO POR DENTRO !!
    NOSOTROS FUIMOS A LA PLAYA CON MI ESPOSO Y LLENAMOS VARIOS FRASCOS GRANDES Y LA FILTRO EN CASA.
    LA TOMO EN AYUNAS, LO CUAL ME HACE SENTIR MUY BIEN.
    YO LA RECOMIENDO, ES UNA MARAVILLA
    SOY UNA PRUEBA VIVIENTE DE TAN MARAVILLOSO LIQUIDO QUE NOS DA NUESTRA DIVINA MADRE TIERRA.
    LOS INTERESES “CREADOS” $$$$$$ ,POR LA OSCURA HUMANIDAD, HAN DEJADO AL OLVIDO ESTE DIVINO ALIMENTO.
    ES MUY TRISTE ESTO, PERO CADA CUAL ES COMO ES……
    DIOS NOS SIGA BENDICIENDO SIEMPRE
    CLAUDIANGELA

  2. Ramon Montan茅

    Me qued茅 sin palabras al descubrir algo de lo que tengo delante de mi y no sabia ni lo que tenia me refiero al mar.
    Gr谩cias por abrirnos los ojos.

  3. Excelente articulo, esta muy completo y gracias por difundir este tipo de informacion de los beneficios del agua de mar, asi con tu aportacion documental cada vez mas gente sabra los grandes veneficios que aporta el agua de mar para la salud. Yo vivo en Mexico D.F y si alguien de mi ciudad que tenga alguna enfermedad y quiere probar el agua de mar isotonica como una alternativa, con gusto le regalo unos litros, mi correo es austriako.mx@gmail.com SALUDOS A TODOS !!! c”,)

Comentar

Su direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.Los campos necesarios est谩n marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>