El estrés Geopático

El estrés Geopatico 01

El estrés geopático sucede debido al desarrollo de un desequilibrio o enfermedad corporal,como consecuencia de situarse con cierta asiduidad cerca de alguna de las líneas de energías nocivas que aparecen en la tierra.

El estrés geopático ha demostrado ser el factor común de muchas enfermedades graves y leves y de doléncias crónicas así como debilitamiento del sistema inmunitario.

Deficiencias cardiovasculares, trastorno por déficit de atención, trastornos de deficiencia inmune, fatiga crónica, son algunas de las influencias notivas del estrés geopático. Otros efectos pueden manifestarse en el organismo como dolores crónicos, dolores de cabeza repentinos, signos de envejecimiento físico, irritabilidad, inquietud y transtornos del sueño. En general según la mayor o menor intensidad de las radiaciones, el tiempo de permanencia sobre las mismas, predisposición de cada persona, puede llegar a verse afectada de: reumatismo, problemas circulatorios, afecciones bronquiales, artrosis, alzheimer, parkinson, úlceras y tumores. En general estas afecciones no tienen explicación médica. También es un factor común en casos de infertilidad y abortos involuntarios, dificultades de aprendizaje, problemas de comportamiento y discapacidad neurológica en los niños.

La respuesta al tratamiento contra el estrés geopático suele ser lenta y en aparencia sin cambios visibles, sin embargo cuando nuestra casa o lugar de trabajo se neutraliza, nuestro cuerpo empieza a sanar y recuperamos la tranquilidad y el estado armonioso original que seguramente ya ni recordábamos.

Los campos electromagnéticos que emanan de estructuras como de alta tensión, de antenas de teléfonos, de televisión por satélite, de postes eléctricos, o de cajas de fusibles son igualmente nocivos.

La principal fuente de desequilibrio geopático son las lineas Hartmann. Estas lineas pueden ser detectadas y neutralizadas. Fueron descubiertas en 1950 por un médico alemán, Ernst Hartmann. Las líneas forman una red alrededor de la tierra, corriendo de norte a sur y de este a oeste, formando una rejilla, y se extienden a una altura de 60 – 600 pies. Según el Dr. Hartmann, el peor lugar que una persona puede dormir o trabajar es en un nudo de 2 lineas Hartmann, es decir, donde dos líneas se cruzan, debido a la radiación que emite ese lugar. Cuando la radiación natural de los campos electromagnéticos que emanan del agua subterránea, las concentraciones de minerales, las fallas y cavidades subterráneas, no es tenida en cuenta es cuando enfermamos geopáticamente. Así pues estos campos de radiación distorsionada son perjudiciales para todos los organismos vivos.

El estrés Geopatico 02

Por estas líneas, circula el exceso de radiación tanto cósmica como telúrica. Son puntos especialmente peligrosos las intersecciones o cuando confluyen dos líneas, afectan a la salud sobre todo cuando se suman a las corrientes subterráneas o a las fracturas geológicas.

Estas líneas son como paredes invisibles desde la tierra hasta la ionosfera, y su efecto se manifiesta hasta el piso más alto de un edificio, atravesando cualquier tipo de material. Convergen toda una serie de factores distorsionantes, como una mayor ionización, mayor incidencia de radiación cósmica, mayor presencia de radiaciones gamma, mayor afluencia de neutrones desde el interior de la tierra, mayor presencia de microondas, etc.

El origen de la red Hartman se atribuye al campo magnético y eléctrico terrestre, (por lo que muchos la consideran como el sistema nervioso de la tierra) Hoy en día resulta más nociva que antaño porque la tierra la utiliza también para canalizar el excedente de campos electromagnéticos artificiales creados por el hombre (conocidos como electro-smog).

Existen múltiples evidencias de que nuestros antepasados eran maestros en el arte de la geobiológica, y vivían en total armonía con su entorno. No es por casualidad que los lugares más sagrados de la humanidad (monumentos megalíticos, pirámides, templos, catedrales…) estén situados en zonas de fuerte actividad telúrica y alta concentración energética. Las antiguas civilizaciones conocían la existencia de este tipo de energía, se basaban en el conocimiento de los puntos y lugares de la Tierra en los que las energías y las vibraciones electromagnéticas fuesen positivas, usaban la geomancia, observaban el terreno, se valían de instrumentos destinados para ello, de la sensibilidad energética y telúrica de los animales y de las personas preparadas y dedicadas a estas técnicas y labores.

Los peores lugares son aquellos donde las redes de Hartmann cruzan una falla o una veta de agua o río subterráneo.

Pueden incluso afectar y destruir nuestro campo magnético individual y protector personal de cada uno. El organismo tiene la suficiente capacidad descompensar las perturbaciones pasajeras que puedan causar un campo magnético externo desarmónico, pero si queda expuesto un tiempo muy prologado a las influencias energéticas nocivas de un campo más fuerte, entonces las células se despolarizan y ya no trabajan en relación armónica, produciendo así desorden en el organismo, notándose físicamente sus efectos en el cuerpo humano.

El estrés Geopatico 03

Una manera sencilla es observar a los animales, si es que tenemos la suerte de tener alguno en casa, porque al igual que las plantas tienen un sexto sentido capaz de detectar estas energías sutiles de la tierra. Si tenemos un sofá en el que acabamos cansados o malhumorados siempre que nos tumbamos en él, y si además nuestra mascota no quiere estar allí, es muy probable que pase una franja hartmann justo por donde esta el sofá, lo mejor es cambiarlo de sitio. Si nos fijamos en los animales salvajes podemos observar como eluden las zonas geopatógenas ya que no hacen sus madrigueras ni sus nidos en estas zonas.

Igual pasa si colocamos plantas en un mismo rincón o espacio, y todas acaban muriendo, puede que pase por él una línea hartmann. Es por ello que muchas veces las plantas solas viven bien en un lugar de la casa y en la otra nada sobrevive, porque lo atraviesan estas franjas. Las plantas más sensibles son el culantrillo y el perejil en maceta.

La mejor solución pasa por ir probando donde nuestras mascotas o nostros nos sentimos bien, ir cambiando los muebles de sitio, contratar los servicios de un experto en la materia que nos confirme por dónde pasan líneas hartman, para así poder evitarlas. Saber si por debajo de nuestra casa hay una falla en el terreno, si hay cavidades subterráneas o venas de agua pueden ser otros elementos que nos ayuden a vivir más sanos.

Aquí unos consejos para detectar fuentes de estrés geopático:


El estrés Geopatico 04



–> Visto en: http://www.pensamientoconsciente.com/?p=2866&cpage=1

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
Un comentario
  1. User comments

    Acabo de adquirir un terreno, soy arquitecto y deseo iniciar la construcción de una casa, ¿como puedo hacer para determinar el lugar óptimo para erigirla?, agradezco sus sugerencias…mil gracias

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend