Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » El Factor Karma por Willy Chaparro

El Factor Karma por Willy Chaparro

Karma Y Espiritu 10

El Factor Karma – Parte I

¿Qué es el Factor karma?: (Del sánscr. karma, hecho, acción).

 

A todos los seres humanos que comenten errores —sea en forma intencionalmente o no—, comprendan esto: Existe una gran Ley que establece que se cosecha lo que se ha sembrado, es la Ley de Causa y Efecto denominado Karma. Es el nombre que le dan algunas doctrinas orientales a la Suprema Ley de causas y efectos. El Karma es un dicho muy común en la filosofía oriental, estar “karmatizado” significa que la persona carga su karma hasta el final de sus días. En algunas religiones de la India es una fuerza espiritual, una energía de acción y reacción derivada de los actos que condiciona al espíritu en cada una de las vidas hasta que se alcanza la evolución.

 

 

 

Karma es acción física, metafísicamente es la ley de retribución, de causa y efecto o de causación ética, y existen dos tipos de karma, el de los brahmanes de la India, el cual justifica violaciones, asesinatos, guerras masivas, justifica todo. Es un karma que dice que son culpas a pagar a nivel fatalista y se tienen que cumplir. También se interpreta como desastre, consecuencias dolorosas, error, castigo y acontecimientos funestos para el ser humano.

 

 

 

El otro Karma está basado en la doctrina de Buddha, en la “Moyejúa” Doctrina Mah?y?na, —la rama principal del budismo—, la cual dice que el karma es amor y lecciones a aprender, donde cada ser humano tiene la obligación de honrar su pasaje por la vida y rendir cuentas al Tribunal Karmico. Es un Karma donde interviene el Alma y es factor determinante en la evolución. En este siglo XXI, aquellos que creen en el karma, ?es decir, las personas que razonan?, cumplen su karma basados en la enseñanzas de la doctrina budista. También existe el karma de mérito y karma de demérito. Es el poder que domina todas las cosas, la resultante de la acción moral y el efecto moral de un acto cometido para el logro de algo que satisface un deseo personal. Muchos asocian el karma con culpas a pagar, pero es solo una lección a aprender.

 

 

 

En las religiones de Occidentales se rechaza la doctrina del Karma, pero se conoce la Ley de Causas y Efectos, donde se estima que el ser humano es el único hacedor de su propio destino, es decir, no interviene para nada el Alma. El Karma es sólo es una deuda espiritual que los seres humanos han adquirido en otras vidas, la cual queda registrada en el Archivo Akasico, la memoria individual que contiene la información en cada sistema planetario, de los millones de ECP’s que moran en cada uno de los planetas habitados.

 

 

 

Los Lípikas son los señores del karma que llevan el registro karmico. No son un mito ni unidades simbólicas, sino entidades de elevada inteligencia que aplican la ley en beneficio de la humanidad, permitiendo a los hombres ser plenamente autoconscientes y confiar en sí mismos. En sentido oculto, los señores del karma son creadores, conocen los deseos humanos, su voluntad y sus fines, y a Ellos se le confía el cumplimiento de la Ley.

 

 

 

El karma es una forma de ajuste, como resultado de condiciones auto-iniciadas por el rol-personalidad. Debe ajustarse por los errores cometidos de acuerdo a la Ley de Causa y Efecto.

 

 

 

El Karma y el Ego

 

Sabemos que el karma está basado en el ego, la cual nos sitúa en un plano que no es de luz, y algunas personas dominadas por el ego. Los egoícos siempre cometen los mismos errores una y otra vez, y son castigados de nuevo cada vez, y en lugar de revertir la lección que produce errores, lo que hacen es “karmatizarse”, acarrean más karma. Estar “karmatizado” es un dicho muy común en las escuelas filosóficas de Oriente. Significa que las personas cargan su karma como un “bacalao a cuesta” hasta el final de su existencia.

 

 

 

Si una persona comete un error, no debe vacilar en decirse a sí mismo: “¡¡¡…Muy bien, cometí un error, estoy dispuesto a corregirlo…No cometeré más errores y sobre todo no cometeré errores de omisión…!!! De hacer esto, lograrán un gran progreso, pero si su ego le dicta que no cometió errores, entonces estará cometiendo más, porque su ego está actuando constantemente, y gran parte del tiempo, su mente analítica no está consciente de ello. Se pueden cometer errores, y por medio de éstos el ser humano aprende y se enriquece.

 

 

 

Muchos asocian el karma con culpas a pagar, pero el karma es una “lección a aprender”. Si bien, la acción a seguir es la forma habitual para superar los errores cometidos, también se paga una lección pendiente, la cual muchas veces es una lección mayor que engloba a otras más pequeñas quedando la mayor superada. El karma es una forma de ajuste, como resultado de condiciones auto-iniciadas por el rol-personalidad. Siempre existe la puerta por donde el ego puede actuar, algunos errores originados por el ego son imposibles, y sólo pueden corregirse con la acción correcta, pero es necesaria la intuición para reconocerlos.

 

 

 

Eliminando el karma, se eliminan las causas de rebelión, resentimiento y desdén por lo que todavía no es perfecto, en el núcleo de la corriente de vida. Cuanto mayor sea su Luz, tanto más ancho será el alcance de la comprensión, tanto más sabia será la mente, tanto más puros será el cuerpo y más humilde será la persona. Mientras los sentimientos, pensamientos y memorias están perturbados, esas directrices dominarán la acción vibratoria de su personalidad, por lo que debe aprender a auto-controlarse y a aquietarse en su interior. Las personas no están “presas” del karma, pero tienen que aprender la lección y después luchar para que el karma desaparezca.

 

Ej: Una persona se muere y se lleva la lección que no cumplió en la última vida, y en la siguiente tiene que saldar esa deuda. Al encarnar se olvida, vuelve a cometer errores y se queja de la mala suerte que ha tenido. Si la parte espiritual olvida lo que vino a hacer y no lo hace, es otro concepto. Si no cumplió bien, se puede llevar más karma del que trajo para esta vida, depende de la memoria re-encarnativa. Debe ajustarse de acuerdo a la Ley de Causa y Efecto. Una persona inteligente por lo general le basta una “nalgada” para no volver a cometer los mismos errores. Más adelante, en un remoto ciclo cuando hayan agotado el karma, y la Gran Ley haya exigido el pago, entonces el karmatizado empezará a desarrollar el aspecto amor y a trasmutar sus móviles.

 

 

 

El Karma y la Enfermedad

 

El Karma rige todas las enfermedades, abarca el individual, grupal, nacional y humano en su totalidad. Algunas personas divagan menudo en los laberintos de la preocupación, luchan durante años para vencer la tensión interna y las ilusiones que lo abruman con tanta frecuencia. Es un presión que se materializa como sensación de fatiga y culmina en el período de enfermedad, la cual es el resultado de ese “terrible dolor” originado por la tensión interna. –La tensión interna se materializa en el plano físico como mala salud, la cual culmina en un período de enfermedad–. El “terrible dolor” es un gran e incontrovertible hecho en la conciencia humana, un aspecto que ha sido acentuado para conocimiento del colectivo humano, tanto por la enfermedad como por el aprendizaje.

 

 

 

Los ECP’s, —Energias Conceptuales Pensantes ó espíritus—, deciden que enfermedad padecer en la materia donde van a encarnar, que dolencias tener, que padecimientos tener que sufrir para saldar las viejas deudas, porque las enfermedades limitan y hace que a los ECP’s evolucionen a través del dolor físico, porque es la mejor forma de aleccionar, es la disciplina es vivir en forma más elevada respecto a cualquier idea auto-impuesta sobre la vida y a la verdad.

 

Las enfermedades son resultado de las frustraciones del medio ambiente, las incomprensiones familiares, algún grave accidente, etc., de allí el “terrible dolor”. Son brumas que tratan de envolver a las personas que están relacionadas kármicamente, dolor que todos los seres humanos deben aprender a vivir y a sufrir inevitablemente, pero algunos no aceptan la disciplina, divagan en los laberintos de la preocupación y en las brumosas hondonadas del espejismo. Con el tiempo, esas causas se agotan y sigue un período de liberación y reajuste, por lo tanto, no permitir que continúe la tensión interna. si no se dispersa en esta vida esa presión, entonces en otra se retornará como antiguas culpas a pagar.

 

La mayoría del colectivo humano ignora que no todo Karma es malo y acarrea poco sufrimiento, pero por total carencia de reflexión comenten errores que conducen a la irresponsabilidad y no creen que exista un sentido de culpabilidad karmica. Cuando las causas internas se agotan como efectos físicos, sigue un período de liberación y reajuste donde el ser humano ha agotado su karma y es liberado de esa esclavitud, por lo tanto, no debe permitir que continúe la tensión interna y así se proseguirá en el camino evolutivo sin el “terrible dolor”. Un buen karma pone en actividad fuerzas que pueden actuar como energías sanadoras, permiten la sanación de enfermedades no originadas por el Factor Karmico.

 

 

 

El Ritmo Karmico:

 

Es un ritmo que se establece por acciones y reacciones de otras vidas y es allí donde entra en vigencia la gran Ley de Retribución, y donde está implicado el factor condicionante, el cual es un factor decisivo y duradero. En gran parte es punitivo y doloroso, pero debe considerarse así hasta que la Ley sea aceptada por el colectivo humano como el principal factor de Causas y Efectos, no sólo en amplia escala, sino en relación con las vidas individuales, porque el Karma es una imposición generada por las circunstancias y condiciones de la vida de las cuales no hay escapatoria posible. El individuo que se crea Karma, debe aceptarlo y no tratar de aminorar, ni siquiera mejorar la lección a aprender. Es importante recordar la premisa:

 

Los vinculo karmicos:

 

Los vínculos karmaticos de acuerdo a la Ley de Causas y Efectos se basan en el pasado, son  vínculos que se desarrollan por hábitos establecidos. Son cualidades y tendencias de los ECP’s cuando están encarnado y lograron expresión en vidas pasadas. Es un proceso de interacción entre lo que fue y lo que es ahora. Es un vínculo que “aflora” en un momento dado. De todos los acontecimientos, si pudiera comprenderlo, el menos importante y grave, es romper los vínculos externos del plano físico, esto origina una situación que afecta los “lazos” en las futuras encarnaciones. Es un rompimiento que produce graves reacciones.

 

 

 

Se puede tener una relación kármicas con un familiar y también con otras personas del entorno con las cuales están vinculadas por obligaciones. Un vinculo karmico familiar es tener una relación con una familia, o con apegos originado en el trasfondo de otras vidas, dando por resultado una seria y ansiosa búsqueda de ese antiguo vínculo. Son almas que vivieron en el pasado –y que por sus vínculos también viven en el presente–. En la cadena de afinidad familiares cuando se “rompe ese eslabon”, deja de existir el vínculo, de ese modo deja de existir la afinidad con la persona que “rompe la cadena familiar”, y no se puede integrar nuevamente en el núcleo. Si no dispensa en esta vida, en la otra se podrá retornar las antiguas relaciones kármicas.

 

Los vínculos se desarrollan por hábitos establecidos. Son cualidades y tendencias de los ECP’s cuando están encarnado y lograron cierta expresión en vidas pasadas. Ej: En un núcleo familiar un ECP perciben con claridad que tiene un definido vínculo con esa determinado familia y busca encarnar en ese núcleo, el cual se da como resultado de una seria y ansiosa búsqueda de antiguos vínculos, es por empatía hacia esa familia, la cual pudo haber tenido ”raíces” en el trasfondo de otras vidas. Regularmente son almas afines o almas gemelas que vibran en la misma sintonía.

 

También Como resultado de una seria y ansiosa búsqueda de antiguos vínculos, se puede tener afinidad con grupos, con quienes kármicamente se está relacionado. La mutua relación interrelación con el grupo puede ser por igualdad de aspiraciones, o para crear interrogantes que puedan establecer y mantener contactos espirituales que permitan al grupo, trabajar con más facilidad como ente o unidad. Quizás no sean vículos kármico, sino vínculos que permiten establecer una mutua relación con almas que en el pasado tuvieron contacto y mantienen el apego abierto al siempre fluyente río de luz viviente que rodea a todo los seres en la vida.

 

 

El Factor Karma escrito por Willy Chaparro

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend