Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Desarrollo Interior » El Lenguaje del Alma: El Camino de vuelta a Casa

El Lenguaje del Alma: El Camino de vuelta a Casa

EL LENGUAJE DEL ALMA- el camino de vuelta a casa -niño señalando con el dedo

Cuando nacemos, cuando venimos a esta dimensión, a este mundo, a esta realidad, cuando encarnamos, poco a poco algo sutil, un delicado velo se interpone tapándonos la comunicación con una realidad mucho más extensa.

Ese velo no es nada más que limitaciones de percepción que son inevitables y hasta cierto punto incompatible con llevar nuestro nuevo traje, que es nuestro Cuerpo. ( Hablando del cuerpo físico, claro está).

Es como si nos dejarán dentro de una caja en medio de un prado, y olvidamos lo que es el espacio exterior, lo que es ese prado, e incluso olvidamos que esa caja no somos nosotros y empezamos a considerarla la parte más importante de nosotros mismos.

Al despertar dentro de la caja, buscamos una referencia una primera realidad sin darnos cuenta que esa primera realidad es en si nuestra consciencia, es decir ese pensamiento y ese darnos cuenta, ya es casi un universo por si solo.

Al pensamiento y a la intención de buscar referencia de nuestra realidad, le acompañara sin duda un sentimiento, que puede ser de cualquier tipo, de ilusión o de angustia, de felicidad o de tristeza, de libertad o de agobio.

Un sexto sentido nos indica que hay más realidades, pero en la caja solo tenemos pensamiento y sentimiento, hasta que empezamos a apreciar algo, es un sonido, no sabemos si es parte de nosotros o del exterior, pues hemos perdido hasta el concepto de exterior, así pues solo escuchamos, no juzgamos.

En la caja nos sentimos, querido pues no hay sobre saltos y nos llega alimento.

Un día ocurre algo nuevo, se hace un agujero en la caja y eso lo cambia todo, de repente por ese agujero, vemos otras cajas, y parte del prado, la parte más baja del prado, la hierba donde están apoyadas del resto de cajas, no vemos ni intuimos, árboles y se nos hace imposible pensar en el cielo, las nubes, etc.

Pero por ese agujero nuevo llegan mil sensaciones más: olores, sabores, sonidos nuevos más nítidos llegan incluso a eclipsar y a hacer desaparecer otros sonidos que eran un mundo antes del agujero. También es posible sacar las manos por ese agujero, percibiendo de forma táctil la realidad que nos rodea.

Estos sentidos, nos hacen percatarnos de realidades distintas a nosotros pero parecidas, otras cajas, y empezamos a intentar llamar su atención emitiendo sonidos, ya que comprobamos que es la cualidad que más fácilmente perciben las otras cajas que nos ven. Nos damos cuenta que esas cajas que deben llevar más tiempo ahí y dominan el arte de emitir sonidos, hasta tal punto que se comunican entre ellas a base de este arte.

Como es de esperar usamos todo nuestro empeño en descifrar ese lenguaje, ese código hasta tal punto hacemos esto que nuestra mente empieza a filtrar toda y a traducirlo a ese lengua de sonidos, nuestra esencia en ese momento empieza a pensar traduciendo todo a palabras para comunicarnos con esas otras realidades, tristemente acostumbramos tanto a nuestra mente a hacer eso que la automatizamos y nuestra mente empieza a funcionar de manera que lo que no puede traducir a palabras no lo acepta como realidad, todos nuestro pensamientos pasan por el filtro de ser traducidos a palabras, creando así una realidad escasa, limitada solo a nuestra nueva realidad, traída a nosotros por los sentidos y sentimientos y que empezamos a aceptar como única realidad posible.

Desde otras cajas nos dicen que de vez en cuando cerremos el agujero, e intentemos no traducir nuestros pensamientos en palabras, y que así podremos percibir una realidad mayor, nos hablan de cielo, de otros seres, cada una de cosas diferentes aunque iguales en su esencia ya que esas cajas se ven en la necesidad de traducir toda esa realidad a palabras, a lenguaje limitado, por lo que es imposible explicarlo bien.

Entonces estas cajas comentan que se debe experimentar, no solo, oír o leer lo que ellos dicen, es más no debes seguir a ninguna caja, debes aprender lo que creas necesario, y experimentar tu por tu cuenta, pues tú y sólo tú puedes llegar a sentir, que eres un ser maravilloso dentro de una limitante caja y que hay una realidad, inmensa e infinita.

Aunque algunas cajas, intenten captar la atención y la energía de las demás cajas diciéndolas que solo a través de ellas, es posible esta conexión, y ocultándolas que esa conexión es algo que está dentro de ti, que Tú eres conexión en esencia pura, y seguir a alguien más allá de para aprender de él solo genera confusión.

Volviendo al inicio del texto, al ser engendrados somos consciencia en estado puro, que entra en un sueño imprescindible para poderse poner su traje, su cuerpo, y que despierta a otra realidad, en varios pasos: Primero es consciencia, para más tarde empezar a percibir sentimientos, ya dentro de la madre el feto tiene estos sentimientos, se siente querido y mimado si la madre se cuida o puede sentir el estrés o la tensión que la madre pueda estar viviendo. Puede sentir abundancia, si le llega suficiente alimento, o escasez si no es así, con lo cual también tendría un sentimiento defensivo, más adelante en su desarrollo empieza a percibir sonidos y nuevas vibraciones, lo que vuelve a cambiar la realidad del feto.

En el momento de nacer, todo vuelve a cambiar una nueva realidad llega al niñ@ que tiene que aprender a traducirla rápidamente, esta realidad la visualiza como imágenes al empezar a usar el sentido de la vista, como olores y sabores y en un primer momento interactúa con esa realidad por medio de lo que puede tocar o sentir en su piel.

En este momento el niño no juzga nada, y aprende mucho, tiene la capacidad de creer en todo y de sentirse unido a esa y otras realidades.

Pero este aprendizaje masivo de descifrar imágenes, olores, sabores, etc. y de las distintas sensaciones que le van trayendo, hace que empiece un primer juicio por ley de supervivencia y empieza a juzgar todo como bueno o malo.

La gran actividad cerebral a la que está sometido para descifrar todo la información que le llega por estos cinco sentidos consiguen que el cerebro se automatice, y se centre solo en esta nueva realidad, empezando a no entender su primera realidad esa chispa de consciencia pura con la que todo empezó.

Cuando empezamos a hablar nuevamente metemos un potente programa en nuestro cerebro que ha de automatizarse y que cambia nuestra realidad, nuestra percepción de lo que somos, ya que este programa tiene que traducir todo a limitantes palabras y empezamos a creernos un dialogo mental que nos contamos una y otra vez sobre quién soy Yo “Mi EGO” y quien son esas realidades que percibo como externas. Un dialogo que se hace fuerte, que siente miedo a desaparecer y que filtra y transforma cualquier pensamiento puro dándole una forma que se adapte a una realidad aceptada y comprensible en palabras.

Conocer este proceso, estos programas y lenguajes que han ido generando nuestra visión limitante de lo que nos rodea, es importante para saber usarlo en nuestro beneficio, saber usar el lenguaje de nuestras palabras, de lo que visualizamos y de lo que sentimos, para llegar a descubrir a la persona y no a la caja y saber que esa persona está unida a una realidad mayor fuera de esa caja.

Usar ese lenguaje nos ayuda a conocer como nos hemos creado repetitivos programas dentro de nosotros mismos, poder desprogramarlos y hacer más fácil el camino que has emprendido y que sólo Tú puedes caminar, el camino de vuelta a casa.

Carlos de la Prida.

www.ellenguajedelalma.com

El Lenguaje del Alma: El Camino de vuelta a Casa

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Carlos SpainRoute
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend