Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » El principio divino en los seres humanos por Joaquin Tamames

El principio divino en los seres humanos por Joaquin Tamames

niña feliz sonriendo alegre hermandadblanca.org

 

 

 

Aïvanhov en su obra “Sois Dioses” entronca con la tradición hindú de las deidades que recogen los upanishads.

 

El ser humano, se nos dice en múltiples fuentes, alberga la semilla divina en su interior.

 

Pocos la riegan para hacerla crecer, pero aún así la semilla sigue ahí, esperando: aunque la ignoremos y traicionemos.

 

El pensamiento de hoy se refiere a regar ese potencial, a encender esa chispa.

 

Ese despertar pudiera tener un efecto revolucionario en los asuntos e intercambios humanos.

 

El Namasté oriental de “reconozco a la divinidad que hay en ti” podría entonces aplicase a la vida cotidiana.

 

Renovaría nuestra consciencia para intentar vivir ese potencial, desde el mayor respeto por nosotros y por el otro.

 

Cada uno de nosotros velaría para poder vivir y relacionarse desde el Yo superior…

 

Una parte creciente de la humanidad busca vivir en verdad.

 

“Incluso en el ser humano aparentemente más insignificante, se encuentran cualidades y virtudes que esperan el momento de manifestarse. Es por ello que, antes de ocuparse de los defectos de sus discípulos, un Maestro procura que aparezcan todas sus potencialidades divinas. Así es como yo trabajo con vosotros, y es de esta forma también que debéis trabajar alimentando pensamientos sagrados los unos hacia los otros. Alimentando estos pensamientos sagrados, dejáis de preocuparos de los detalles que no son tan gloriosos, para concentraros sobre el Principio divino en los seres. Realizáis así un buen trabajo sobre vosotros mismos, y ayudáis también a los demás. Mientras que ocupándoos de sus defectos, sois vosotros los primeros en perjudicaros porque es como si os alimentarais de impurezas, e impedís también a los demás avanzar.

 

¡Cuánta gente se imagina que van a ayudar a los demás a corregirse subrayándole sus defectos! En absoluto, al contrario, sólo se puede ayudar a los demás dirigiendo su atención sobre su naturaleza divina.

 

The divine principle in human beings

Even in those who seem the most insignificant, there are qualities and virtues waiting to be expressed. And so, rather than concerning himself with his disciples’ failings, a Master seeks to bring out all of their divine potential. This is how I work with you and how you too must work – by nurturing sacred thoughts for one another. By doing so, you stop focusing on details that are not so wonderful and concentrate instead on the divine Principle in people. That way, you are doing good work on yourself, and you are also helping others. Whereas when you are concerned with their failings, you harm yourself first, because it is like eating filth, and you also stop others from progressing.

 

So many people think they are going to help others mend their ways if they point out their failings! Not at all; on the contrary, you can only help others by bringing your attention to their divine nature.”

———————————————————————————————————-

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: niña etiope, octubre 2009

 

 

UN MUNDO, UNA HUMANIDAD

ONE WORLD, ONE HUMANITY

http://www.fundacionananta.org

 

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
Un comentario
  1. User comments

    Qué hermosura de niña!… qué expresión en su mirada! … Me robó el corazón!….

    Allí se encuentra la divinidad, EL PRINCIPIO….

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend