Home » Mundo Espiritual » Entrevistas » Entrevista a Enrique Bouron -“Biologia Total de los Seres Vivientes y Decodificacion Biologica”

Entrevista a Enrique Bouron -“Biologia Total de los Seres Vivientes y Decodificacion Biologica”

Enrique bouron

Revista Familia Holistica 
Noviembre 2015.- por Hugo Compagnoni.

 

<“DEBEMOS COMPRENDER QUE LA ENFERMEDAD NO ES UN CASTIGO, NI ESTÀ ALLI PARA ATENTAR CONTRA NUESTRA VIDA, SINO PARA TRATAR DE SALVARLA”> E.B

 

FH- Enrique, desde ya muchas gracias por este contacto con nuestra revista. A diferencia de tus inicios en este camino profesional, què cambios importantes en tu trabajo fuiste percibiendo en estos últimos años ?

 

EB- Esta pregunta abarca varias cosas como cambios en los descubrimientos, en el tipo de alumno que viene, en la aceptación, la expansión de horizontes y, también lo malo, la aparición de plagiarios y charlatanes que solo lo hacen pensando en el dinero. Con respecto a lo que es mi trabajo como terapeuta, el mayor cambio se da justamente cuando sacrifiqué esa condición para dedicarme de lleno a la investigación, la escritura y la enseñanza. Yo siempre les digo a mis alumnos que para ser un buen terapeuta, este tiene que estar disponible para las personas cuando estas lo necesiten. Debido a mis viajes constantes, más allá de mi capacidad como terapeuta, yo no garantizaba esto a los consultantes. Hay que ser profesional en serio y si atiendo a alguien a quien no le puedo ofrecer un seguimiento, dejo de ser profesional automáticamente. En cuanto a la aceptación, nosotros no hacemos mucha publicidad pero la gente viene a nosotros a partir de los resultados que los consultantes comunican a sus amistades, es de boca en boca. Los resultados provocan esa aceptación. Por supuesto, somos seres humanos y no podemos garantizar un resultado porque es un trabajo de dos vías: el paciente también tiene que estar listo a soltar sus conflictos emocionales.

 

También están los cambios a partir de la investigación. Si bien ya en 2011 había aparecido la primera versión de mi Libro Azul (solo para mis alumnos), y luego publicado para el publico en general en 2015, desde entonces no he parado de investigar sobre enfermedades e incluso sobre las leyes de Hamer, una de las cuales refuto y presento una nueva teoría en los cursos que pronto será publicada también.

 

libro Enrique Bouron

Una cosa que está cambiando mucho, en especial este año, es el tipo de alumno que viene. No reniego de los primeros ya que, de hecho, los más “especiales” para mí son los primeros, varios de los cuales me enorgullecen día a día porque se han vuelto terapeutas de altísimo nivel. Pero hoy hay muchos profesionales de la salud en el curso, no solamente terapeutas alternativos sino médicos y la tendencia es que siga este crecimiento puntual. Esto es un gran paso por varias razones: el médico es un gran documentador de casos, tiene muchos y puede investigar en su propia área de experiencia, lo que redundará en un alto nivel de éxito y profesionalismo de toda la disciplina.

 

En cuanto a la aceptación hay un gran avance pero debemos ser muy cautelosos. Justamente la presencia de algunos improvisados que se dedican solo a la popularización (por su rentabilidad) pero no a la profundización, se forman más terapeutas deficientes de los que son excelentes y éstos pueden afectarnos a todos.

 

FH: – Porquè consideràs que sigue habiendo tanta resistencia para que èsta, y otras disciplinas, sean aceptadas a nivel oficial, a pesar de que miles de personas dia a dia son beneficiadas en sus tratamientos?

 

EB: – Hay varios factores. En una universidad nos ofrecieron a mi esposa y a mi tener el estatus de profesores titulares para una materia lectiva que tiene el nombre de otra “rama”, podemos decir, pero no podemos aceptar, en primer lugar porque yo uso la apelación original de Claude Sabbah y posiblemente soy el único que no le cambió el nombre porque tuve su autorización para enseñar y usarlo. Quizás es un tema de orgullo pero estoy orgulloso de haber sido alumno de ese monstruo y lo voy a honrar siempre, aún cuando en algunos temas no estemos del todo de acuerdo, por supuesto. Cuando me ofrecieron esa posibilidad, que agradecí obviamente porque es en sí un reconocimiento, pregunté como había reaccionado el staff de profesores de esa facultad de medicina ante la aparición de esa materia lectiva, y la respuesta fue honesta indicando que había bastantes resistencias. En mi interpretación de las cosas, es que todavía los médicos (no hablo de la industria que los rodea sino de los médicos) esperan algo más elaborado, algo más en su lenguaje, más investigación. En este momento ese es mi horizonte.

 

La iniciativa de esta universidad, más allá de que no pueda yo participar de ella, me parece muy valiente y es un gran paso adelante. No son muchos los profesores actuales de esta disciplina que puedan sostener un nivel universitario, incluso siendo médicos, aunque sé que hay muy buenos prospectos que necesitan más “horas de vuelo”. Hay algunos que deberían haber estado enseñando Nueva Medicina Germánica a nivel universitario desde hace tiempo pero ciertas estructuras de intereses se dedicaron más a demonizarlos que a escucharlos,¿Por qué me metería yo en la boca del lobo para que me ataquen, si fuera de ese ámbito estoy muy feliz?

 

FH: – La historia dice que el Dr Hammer tuvo en el fallecimiento de su hijo Erik, un “disparador”, que lo impulsò a investigar y buscar respuestas… A vos que te impulsò?

 

EB:- Enamoramiento a primera escucha. Yo vivía en Montreal y había iniciado un curso de Terapia de Regresión. En ese curso, me hablaron de Sabbah y de la Biología Total de los seres vivientes y una compañera me invitó a una conferencia que se daba muy cerca de donde yo trabajaba. Fui por curiosidad y a la media hora ya sabía que me dedicaría a eso en una casi inmediatez. Hice el curso con Claude Vallières y Julie Lemieux, y luego lo hice dos veces con Claude Sabbah, cuando él venía a la provincia de Quebec.

 

FH: – Enrique, debes recorrer decenas de miles de kilómetros anualmente viajando a países donde año a año, vos y tu equipo, ofrecen las formaciones anuales de Biologia Total… 

Es un arduo trabajo que debe tener cierto desgaste…

 

EB: – En primer lugar tenemos un gran equipo pero no un equipo grande. Somos Laura y yo, nada más. Por supuesto en cada país están nuestros organizadores como Elizabeth Bak en Uruguay, Mónica Bustos en Chile, Jessica Pibernus a partir de 2016 en Buenos Aires y estamos viendo con un equipo en Rosario. En Estados Unidos es una empresa. Salvo un par de temas que dicta Laura, todo el curso lo doy yo, no hay un equipo de profesores con nosotros. No estamos asociados con otros profesores, somos todos independientes, otra de las razones por las cuales me costaría aceptar enseñar en una universidad.

Puesto que aún cuando Laura da su parte yo también estoy ahí, el desgaste es enorme. No solo el mío pero el de Laura es brutal, lo que nos llevó a delegar cosas a organizadores. Ella se encarga ya este año de los pasajes de avión del año que viene, responder muchos mensajes, encargarse de la producción de manuales, discutir todo lo administrativo y organizativo, controla todo para que yo me dedique a enseñar, a investigar, a escribir y a descansar. Me mima bastante.

 

FH: – Para quienes estèn leyendo èsta Nota.. tengan algún síntoma o enfermedad que les estè preocupando o llamando su atencion… Què necesitan saber?

 

EB: – En primer lugar deben comprender que la enfermedad no es un castigo ni está allí para atentar con nuestra vida sino para tratar de salvarla. Si uno tiene síntomas, en la mayoría de los casos no significa que acaba de enfermarse: la enfermedad ya estaba allí desarrollándose y atendiendo un estrés. Esos síntomas son el inicio de la curación natural ejecutada por el mejor médico, el mejor cirujano que existe y que todos tenemos en nosotros: nuestro cerebro. Toda enfermedad implica una adaptación al entorno, la necesidad de corrección de algo en el universo personal que hemos creado y que no sabemos manejar correctamente. El cerebro está tratando de manejarlo biológicamente. Nuestras emociones solo aparecen cuando algo las produce. Cuando esas emociones son fuertes y no podemos controlarlas, nuestro cerebro lo hace, solo que él solo controla nuestras células, así que primero va a traducir esas emociones en términos biológicos para poder ocuparse de ellas.

 

Nuestro cerebro está atento a todo estrés y también a todo “pedido” que hacemos en estado de estrés. Si en un estado psicológico de estrés, disparamos un deseo cualquiera, como por ejemplo separarnos y no sabemos como hacerlo, el cerebro acaba de registrar un estrés fuerte y le asociará la etiqueta que le pusimos con nuestro pensamiento “me gustaría separarme y no sé como”. La buena noticia para esa persona es que el cerebro ya está organizando una gran matriz de sincronicidades para que eso suceda. A veces esto implicará enfermedades, comportamientos, actitudes diferentes, emociones particulares, que llevarán a hechos a los que nunca relacionaremos con una gigantesca respuesta, una enorme obra de teatro cuya caída de telón será, indefectiblemente, una separación. Diremos luego, “Dios ha escuchado mis plegarias” pero yo sugeriría que analicen luego todo lo que se produjo desde aquel “me quiero separar” asociado a un estrés inmanejable hasta esa separación y verán que la estructura es perfecta, simétrica y brillante como un diamante bien tallado, y debemos rendirnos ante su magnificencia porque se llegó a lo que queríamos pero de ningún modo sabíamos como lograr. Ahí nos daremos cuenta que el cerebro podría decir: “Yo también las escuché”.”

 

ENTREVISTA Y NOTA COMPLETAS; en www.familiaholistica.com.ar

 

(*) Enrique Bouron se interesó en la Biología Total al ejercer su profesión de Terapeuta en Regresión. Asistió a los cursos dictados en Montreal por Julie Lemieux y Claude Vallières donde comprendió rápidamente el extraordinario potencial de la disciplina. Luego asistió a los seminarios del Dr. Claude Sabbah, fundador del concepto para comenzar a traducir todo el material disponible al español con el objeto de presentarlo en América Latina. Asiste aún a la mayor parte de los seminarios, talleres y cursos avanzados con el objeto de perfeccionarse, aportar y conocer los descubrimientos con los que esta disciplina se alimenta día a día. Igualmente, organiza cursos en español para personas que deseen conocer más e incluso perfeccionar la disciplina en ese idioma para llevarlo a países en los cuales esta ciencia es aún desconocida o muy poco desarrollada. 

Enrique Bouron es autor del <Libro Azul de la Decodificacion Biològica> Disponible en varias librerías del país.

 

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Hugo Compagnoni
ESPACIO PATROCINADORES
Un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to friend