Home » Autores Espirituales - Canalizadores » Beinsa Duno » Expresiones de la naturaleza por el Maestro Beinsá Dunó

Expresiones de la naturaleza por el Maestro Beinsá Dunó

Maestro-Beinsa-Duno“¡Fiel, verdadero, puro y benévolo siempre seas!”

 

Reflexión.

 

Cantad el ejercicio “Mahar-Benú” y la segunda parte de éste, la cual representa una traducción de la primera. La traducción es la siguiente: “En tinieblas, en obscuridad estaba nuestra vida, pero el Sol de la vida brilló en nosotros. Y nosotros nos pusimos en el camino puro y santo para nosotros, santo para nosotros”.

 

(Se leyó resumen del tema: “Cualidades del número más grande y del más pequeño”.)

 

(Se leyó el tema: “La palabra más fuerte en el idioma búlgaro”.)

 

La siguiente vez escribid sobre el tema: “El árbol más viejo en el mundo”.

 

Ahora os voy a hacer las siguientes preguntas: ¿Es el hambre una cosa visible y tangible? – El hambre se siente. ¿Cuáles son las cualidades distintivas del hambre? ¿En qué conocéis de que algún hombre ha pasado hambre? – Sus ojos están hundidos; la cara – marchita, el cuerpo – un poco encorvado; la voz – silenciosa, suave; y la apariencia común – como de un hombre humilde. ¿Cuáles son las cualidades distintivas del hombre saciado, del alimentado? – Su cara es llena, carnosa; sus ojos – hundidos en carne; su marcha – segura, valiente; la voz – alta, fuerte. La barriga del hombre hambriento es cóncava, como la concavidad de algunas botellas. La barriga del hombre alimentado es un poco convexa, como la parte convexa de algunas botellas. Cuando juntáis a un hombre lleno y a un hombre débil, los dos juntos formarán una botella. Entonces, dos personas son necesarias para que se forme una botella.

 

Además del lado externo, el hambre tiene y su lado interno, psíquico. Detrás del hambre se esconde algo importante e interesante. En el mundo físico el hambre es expresión de una fuerza interna espiritual específica de la cual el espíritu humano y el alma humana necesitan. Entonces, cuando se viste el espíritu en materia, en forma de un hombre, este siempre siente hambre. En este aspecto es interesante que el hombre observe los cambios que ocurren en tiempo de hambre y de estados satisfecho, tanto por su rostro, como y sobre todo el organismo. El rostro del hombre es un espejo de todos los cambios internos que ocurren en él. Este es un espejo en el cual se refleja el hombre interno.

 

He aquí porqué el debe seguir todos los cambios que ocurren con él. Observad qué cambios ocurren en los rasgos de la cara cuando el hombre vive algunos sentimientos nobles. Observad cómo es su mirada entonces, cómo son de tamaño los ojos, cómo es la forma de su boca, etc. Decís: “Fulano es piadoso, mengano es razonable; ¿en qué conocéis al piadoso, y en qué – al hombre razonable?” Decís: “El hombre razonable se conoce por sus pensamientos, sentimientos y obras. Imaginad que algún hombre razonable lee un libro bonito y saca unos cuantos pensamientos valiosos de éste.

 

¿Cómo conoceréis que él es un hombre razonable? Si él ha sacado un pensamiento, éste tendrá una expresión suya determinada. El hombre razonable siempre se sirve con líneas torcidas: él siempre va por espiral. Por líneas rotas él no va. Si se mueve por líneas torcidas, su vida se va a enderezar. El hombre razonable siempre elige el camino más largo, y el tonto elige el camino más corto.

 

A primera vista estos pensamientos parecen contradictorios, pero yo os voy a explicar la idea que se esconde en estos. Nosotros llamamos al hombre tonto “enfermo”, y al razonable – sano. En tal caso, ¿Quién puede aguantar un camino más largo: el sano o el enfermo? – El sano, por supuesto. Por lo tanto, el hombre sano y el razonable caminan por una y misma línea, y el tonto y el enfermo, aunque quieran, no pueden caminar por su camino. Ellos siempre mirarán acortar un poco su camino, siempre buscarán el camino corto. Entonces, en la vida importante son los resultados. El tiempo largo con resultados buenos es un tiempo corto, y el tiempo corto con resultados malos es un tiempo largo. ¿Por qué? – Puesto que el hombre largo tiempo sentirá alegrías, en consecuencia de lo cual olvidará esta duración durante la cual ha durado la redención. En este aspecto el resultado es importante, de que habéis redimido vuestros pecados. Si tenéis buenos resultados, ninguno de vosotros escaseará su tiempo. Y así, cuando decimos que el camino más corto es el recto, en realidad nosotros entendemos el camino razonable con los resultados buenos, y no la letra de las cosas.

 

Mucha de la gente contemporánea como y muchos de vosotros quieren en poco tiempo llegar a ser científicos. ¿En un año el hombre puede llegar a ser científico? ¿En 5 o en 10 años puede llegar a ser científico? Que sea el hombre más o menos científico, que termine 4 grados, para esto se requieren 120 años.

 

Decís: “¿A sí?” ¿Pues qué se debe decir entonces sobre la gente que ha terminado universidad y posee diploma? Esta cientificidad es según las comprensiones y los requerimientos de la gente que vive en la Tierra. Ellos tienen una medida específica para la gente científica. Si es así nosotros preguntamos: ¿Por qué cuando hay tanta gente científica en la Tierra ellos no arreglaron hasta ahora el mundo? Si no pueden arreglar el mundo, ellos no son científicos verdaderos. Hoy en día hay tantos científicos médicos, doctores y en esto las enfermedades aumentan. Muchos científicos filósofos hay, y en esto el pensamiento de la gente más y más se enreda. Muchos científicos teósofos hay, y en esto en las mentes de la gente religiosa existe una gacha grande. Por doquier os encontraréis con gente científica, y en esto los trabajos más se enredan, y no se desenredan. Entonces, hoy en día la gente necesita de un conocimiento verdadero, positivo, real, el cual enderezará los trabajos enredados en el mundo.

 

Si encontráis en la Naturaleza algún símbolo como este en la figura 1, ¿cómo vais a interpretarlo? Fracciones y desplazamientos parecidos suceden y con las capas terrestres. ¿Qué conclusión sacaréis si encontráis en alguna parte tal fracción de las capas terrestres? Muchos dirán que esto es alguna coincidencia. Pregunto: ¿Cuándo la gente afila sus cuchillos, es esto una coincidencia? ¿Por qué ellos hacen sus cuchillos afilados? Si en estas coincidencias, como vosotros les llamáis, hay alguna meta, estas son manifestaciones razonables, o dicho en vuestro lenguaje – coincidencias razonables. Las líneas torcidas y las rectas son proyecciones de ciertas fuerzas en la Naturaleza.

 

¿Qué línea de las representadas en la figura es la más fuerte? La más fuerte es la línea más larga (a). Las líneas rotas (b) muestran que el proceso que ha ocurrido entre las fuerzas era rápido, había una confrontación grande entre éstas. Por eso, exactamente ha ocurrido una refracción de las líneas. En (a) el proceso ha ocurrido más lento, más despacio, y por eso es más razonable que en las líneas (b). Se ha observado también así que gente que escriben nerviosamente, con letras agudas, no son muy sensatos. Ellos no tienen paciencia. Para que el hombre piense recto, él debe estar muy tranquilo. Si se preocupa por algo, en su cerebro ocurren unos cambios fisiológicos específicos, en consecuencia de lo cual y sus ideas están confusas. Frecuentemente esto ocurre con gente en la cual nace alguna magna idea para el favor de la humanidad, y al mismo tiempo en ellos aparece y el deseo de brillar, de glorificarse delante de la gente. En estas dos ideas diferentes, en su cerebro ocurre cierta confrontación, lo cual produce enredamiento, entretejimiento de sus pensamientos. Tal gente se parece a niños que toman una cerilla, la encienden, pero esta se apaga; toman una segunda, tercera, cuarta, las encienden, pero todas se apagan. Al final de todo delante de ellos yacen un montón de cerillas apagadas, pero ni su fuego está flameando, ni su vela está brillando.

 

El hombre razonable, sin embargo, no procede así. Si enciende una cerilla, él enciende su vela, y empieza a leer a su luz. Si enciende una segunda cerilla, él enciende su fuego y empieza a calentarse a éste. El hombre razonable no gasta sus palabras. Él nunca habla en vano. Cada palabra suya está en su lugar, y ésta tiene un sentido exactamente determinado. Él nunca se vuelve hacia el hombre con las palabras: “¡Señor, altamente respetable, honorable! Tengo el gran honor de conversar con Usted”…

 

Estas son palabras del lenguaje de la diplomacia superior donde se guardan ciertas etiquetas. Estas palabras están ordenadas como los tonos de alguna sinfonía sonora que influencia externamente al hombre, pero no y sobre su alma. Si el hombre es vanaglorioso y oye estas palabras dirigidas a él, él se imagina que verdaderamente representa algo específico. El hombre razonable se sirve con palabras simples. Cuando quiere escribir o decir algo a un hombre que ama y respeta, él dirá: “¡Señor bueno, o respetable!” Las palabras con las cuales el hombre razonable se sirve son de un contenido profundo.

 

Entonces, hay palabras con contenido, hay y palabras sin contenido. Palabras con contenido son estas que tienen sentido. Palabras con sentido pues son estas que salen del corazón del hombre. Si el hombre tonto se sirve con las palabras del filósofo, ¿estas palabras tienen sentido para él? Si algún hombre escribe una carta de amor que plagia de algún libro, ¿esta carta tiene sentido para él? Si alguien toca una pieza musical sin entenderla, ¿este tocar tiene sentido para él? Las cosas son valiosas cuando tienen forma, contenido y sentido. He aquí porque procurad y vosotros elaborarse un lenguaje con contenido. Todo lo que el hombre piensa, siente y hace debe ser con contenido, con sentido. Trabajos importantes y serios suceden en la vida del hombre, cuya solución frecuentemente depende y del lenguaje con el cual él se servirá. Dicen de alguien: “Este hombre es una pájaro importante”. ¿Qué significan estas palabras? Decir para el hombre que es un pájaro importante, esto sobreentiende que él ocupa una posición alta, un puesto alto y responsable.

 

Pregunto: ¿Qué pájaros son importantes? ¿Es el águila un pájaro importante? Si comparáis el águila con el ruiseñor, ¿cuál de los dos pájaros reside en primer lugar? – El águila es rey de las aves, y el ruiseñor es famoso como un cantante bueno. Según vosotros ¿qué oficio es más alto: este el del ruiseñor – que canta; o el del águila – que domina? Si observáis un león y una oveja ¿a quién daréis el primer lugar: al león o a la oveja? Algunos dirán que la oveja debe tomar el primer lugar. Si es así ¿por qué el león es llamado rey de los animales?

 

Digo: todos los animales, plantas y minerales no son otra cosa salvo símbolos con los cuales el mundo Invisible habla a la gente razonable. En cada símbolo se esconde una idea magna. Si es así ¿se puede determinar qué pájaro, qué animal, qué planta o que piedra es la más importante en su reino? Cada ser tiene su importancia y predestinación. El águila, por ejemplo, dice: “¡Así como yo cojo con mi pico todo lo que encuentro en mi camino, así y vosotros desde lo alto observad vuestros pensamientos, cortad los impuros que encontráis en vuestro camino y tiradlos de lado!” El león dice:

 

“¡Todo lo inútil en tu camino despedázalo y quítalo!” La oveja dice: “Cuando la hierba crece alto y con esto ahoga a las demás plantas, tú siégala, como yo pasto, para que todas las plantas alrededor de ella puedan desarrollarse libremente” El ruiseñor pues dice: “En cada alegría o aflicción, en cada dificultad cantad, glorificar a Dios como yo hago”.

 

Decís: “¿Cómo podemos tomar al león como ejemplo en nuestra vida cuando es tan feroz?” No, el león no es ni feroz, ni cruel, pero él es fuerte y en consecuencia de esto se sirve con el proceso acortado, él acorta el tiempo. El león dice a todos los mamíferos: “Yo soy rey, tengo el derecho de disponer con vosotros, por eso todos vosotros debéis trabajar para mí”. Los animales carnívoros tienen una opinión alta de sí; ellos consideran que en el aspecto mental permanecen más altos que los herbívoros. Los herbívoros, pues, en aspecto cordial son más culturales que los carnívoros. Por lo tanto, nosotros tenemos dos culturas: una cultura de la mente y una cultura del corazón. Los herbívoros son representantes de la cultura del corazón, por esto ellos son más buenos, tienen un corazón puro, noble. Los carnívoros son representantes de la cultura de la mente. Ellos son más prudentes que los herbívoros, pero de corazón no son buenos. Y ahora, vosotros, como gente razonable, uniréis los dos principios, el del león y el de la oveja, y diréis: nosotros seremos prudentes como el león y buenos como la oveja. Despedazaremos al mal como el león; segaremos, pastaremos la hierba como la oveja y daremos lugar al bien en nosotros para que crezca. Cuando se siega la hierba, y para ella es bueno, porque con esto se fortalece su vitalidad. Si no se siega la hierba – su parte superior y sin esto se seca. Así que la siega de la hierba es un bien para ella.

 

Y así, cuando trasladéis todas estas manifestaciones psicológicas de los animales en vuestra vida, vosotros os serviréis con estas como con métodos especiales para trabajar. Por muy burdo que sea un método, en un caso dado, este tiene su aplicación. Entonces, vosotros podéis servirse en casos especiales: o con el método del león, o con el método de la oveja, o con el método del ruiseñor. También así vosotros podéis servirse con el método de las plantas, de los minerales, en general con todo lo que existe en la Naturaleza viviente. El hombre razonable aprende de todo. En este aspecto de todos se requiere no solo espíritu de observación, sino y una comprensión interna, una yuxtaposición interna de los fenómenos y los objetos uno con otro. Si adquirís estas capacidades, cuando veis a un águila y a un ruiseñor, vosotros no vais a negar el significado del uno por cuenta del otro, sino que los yuxtapondréis razonablemente, buscaréis la conexión, el comportamiento que existe entre ellos.

 

Cuando veáis una paloma y un ruiseñor, de nuevo no vais a negar o subestimar las cualidades del uno delante del otro, sino que los compararéis y destacaréis las ventajas del uno y del otro. Y la paloma, y el ruiseñor cantan, pero el ruiseñor es un cantante excelente, cuando la paloma es mediocre. Y la paloma y el ruiseñor se alimentan con granos, pero la paloma nunca se vuelve infiel a su alimento. Ella siempre se queda vegetariana. El ruiseñor, sin embargo, tiene un carácter ígneo. A él le veréis y aquí y allá. Él se alimenta y con mosquitas, y con granitos. En este aspecto la paloma tiene un carácter estable. Ella es sobria y altamente sobrepasa al ruiseñor.

 

Cuando se estudia la vida desde el punto de vista oculto, es interesante saber en qué condiciones naturales, exactamente, fueron creados estos dos caracteres – el del ruiseñor y el de la paloma.

 

Durante los diferentes períodos de desarrollo la Naturaleza ha creado diferentes formas. Por ejemplo, cuando se creaba la paloma y cuando se creaban los mamíferos, las condiciones en la Naturaleza como y las ideas que circulaban por el espacio, eran completamente diferentes. Por lo tanto, de los diferentes tipos y formas que la Naturaleza ha creado podemos juzgar acerca del pasado; de las formas y de los tipos presentes podemos juzgar acerca de los futuros que la Naturaleza está preparando. Si podemos determinar esta cosa para los animales, sobre la misma base nosotros podemos determinar cómo será el hombre que la Naturaleza está preparando. La Naturaleza ya ha preparado el modelo del hombre futuro. Ella solo espera su tiempo para expresarlo y ponerlo a trabajar en el mundo. Estas son perspectivas lejanas, verdaderamente, pero y éstas se realizarán alguna vez.

 

Una de las ideas cercanas es que el hombre se auto-estudie: que estudie sus pensamientos, sentimientos y acciones. Que el hombre se estudie, esto significa que él se auto-observe, que enderece sus errores, pero no y auto-criticarse. La auto-crítica está al alcance solo de la gente más científica, de los más nobles, de los más superiores. El hombre ordinario no debe ocuparse con la auto-crítica.

 

Ésta representa un cuchillo afilado con el cual él puede dañarse. Si sugestionáis a algún hombre débil el pensamiento de que él es malo, no pasará mucho tiempo y por la fuerza de la auto-sugestión él verdaderamente llegará a ser un hombre malo. Es mejor que al hombre débil le digáis que es bueno, para llegar a ser tal, en vez de decirle que es malo y que llegue a ser tal.

 

Todos habéis probado la fuerza de la sugestión y por eso procurad sugestionarse pensamientos buenos y rectos, y no torcidos y negativos. Por ejemplo, alguno de vosotros empieza a toser. ¿Qué debe de hacer? ¿Debe temer, buscar un médico para que le dé algunos medicamentos? Aplicad para curación de la tos el siguiente método: contad cuántas veces toséis hoy. Por ejemplo, hoy habéis tosido 40 veces. Entonces en la noche, cuando os acostáis, decíos: “mañana yo toseré 30 veces”.

 

Contad y este día para que veáis cuántas veces toseréis. Si habéis logrado éxito en vuestra curación, vosotros toseréis solo 30 veces. En la noche, antes de acostarse, de nuevo decíos: mañana toseré solo 20 veces. Así poco a poco vayan disminuyendo el número de la tos, hasta que lleguéis a toser solo una vez durante el día. Ejercitad vuestra voluntad de esta manera y veréis qué resultados adquiriréis. Hoy en día muchos creen en los medicamentos, pero no tienen resultados buenos de éstos.

 

La gente contemporánea lleva bastones, pero con esto ellos se vuelven inválidos, tomad, por ejemplo, algún hombre viejo que lleva una vara y se apoya a ésta. Mientras él no ha comenzado a llevar la vara, todavía confía a sus pies, a sus fuerzas, en el día en el cuál él toma su vara en la mano, sus fuerzas le abandonan. Y veréis que este hombre de día en día decae, porque ya no tiene fe en sí mismo. Él se auto-sugestiona de que la vejez le ha acometido, en consecuencia de lo cual pierde y sus últimas fuerzas. Según la moda y los jóvenes llevan bastones. Que lleven, pero que no se apoyen, que no confíen a estos. Si queréis llevar bastones, no los agitéis por el aire, guardaos de los perros, pero no os sostengáis sobre estos, no os apoyéis. Confiad en vuestras manos, en vuestros pies, y los bastones llevadlos solo como diversiones, como moda.

 

Digo: antes que todo el hombre debe confiar a su mente, a su corazón y a su voluntad. El debe aconsejarse con su alma y aprended de su espíritu. Si actúa de esta manera, él llegará a ser un hombre científico; sino actúa así, grandes desdichas y sufrimientos le sobrevendrán. Si no queréis llegar a ser inválidos antes de tiempo, trabajad con estas cuatro magnitudes que Dios os ha dado: con vuestra mente y con vuestro corazón, con vuestra alma y con vuestro espíritu.

 

“¡Fiel, verdadero, puro y benévolo siempre seas!”.

 

Expresiones de la naturaleza por el Maestro Beinsá Dunó

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Eva (Redactora GHB)
Eva es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend