Ciudad Virtual Gran Hermandad Blanca Banner

“Fisiología del Alma” y “Mensajes del Astral”, libros digitales de Ramatís

Separador

hermandadblanca.org Maestro Ramatis 001 Fisiología del Alma y Mensajes del Astral, libros digitales de Ramatís libros digitales tierra sol servicio maestro libro karma Educación dios CURSO Ciencia description multimediaAqui os dejamos un par de libros digitales de Ramatís:

hermandadblanca.org drive go Fisiología del Alma y Mensajes del Astral, libros digitales de Ramatís libros digitales tierra sol servicio maestro libro karma Educación dios CURSO Ciencia description multimedia  Ramatís - Mensajes del Astral (360,3 KiB, 3.217 hits)

hermandadblanca.org drive go Fisiología del Alma y Mensajes del Astral, libros digitales de Ramatís libros digitales tierra sol servicio maestro libro karma Educación dios CURSO Ciencia description multimedia  Ramatís - Fisiologia del Alma (346,4 KiB, 2.921 hits)

Y aqui un extracto de “Fisiologia del Alma”:

EXPLICACIÓN PRELIMINAR

Creo que me cumple darte algunas explicaciones sobre la recepción medianímica y el asunto de esta obra, cuyo contenido difiere un tanto de las anteriores. El título “Fisiología del Alma” no significa pedantería académica alguna; lo escogí, porque el texto de esta obra se refiere particularmente a algunos vicios, pasiones y desatinos humanos, que realmente afectan las funcio¬nes de los “órganos” del periespíritu e influyen en el proceso terapéutico de su rehabilitación sideral.
En esta ocasión, fue el propio Ramatís quien escogió los asuntos a ser indagados, encadenando y disciplinando el curso de cada capítulo, pero dejándonos la libertad de efectuar cual¬quier Pregunta sobre las dudas que fuesen surgiendo a medida que dictaba la obra. El se preocupó mucho de aclararnos todo lo concerniente a los perjuicios y sufrimientos que nos acometen después de la desencarnación mientras poseemos lesiones en el periespíritu, que comúnmente son producidas por los vicios y desarreglos de la vida carnal.

Ramatís no condena a los viciosos en esta obra medianí¬mica; solamente alerta sobre las situaciones perjudiciales que resultan de las prácticas viciosas, toda vez que hieren la deli¬cadeza de la vestimenta periespiritual. Refiriéndose al vicio del tabaco, del alcohol y la alimentación carnívora, insiste en acon¬sejarnos la más pronta liberación de las costumbres perniciosas que aún aherrojan el alma y la hacen sufrir bajo el magne¬tismo denso, generado por la condición viciosa.

Refiriéndose a la Homeopatía, Ramatís realizó un estudio progresivo y profundo para el mejor aprovechamiento de esa terapéutica tan delicada, demostrando que a través de las dosis infinitesimales, se desprenden energías que vitalizan la contextura del periespíritu, renuevan la red electrónica de las células del cuerpo físico y curan tan rápidamente como lo permita la condición del enfermo en relación con los valores espirituales elevados que haya conquistado. Sus consideraciones sobre el karma, nos sirven de importante advertencia y aclaración en cuanto a la justa cosecha de los efectos de las buenas o malas obras que fueron sembradas en la vida anterior. Considerando la función del dolor y el sufrimiento en relación con la evolu¬ción de nuestro espíritu, Ramatís aclara también sobre la cues¬tión de las toxinas “psíquicas” que se producen durante el des¬arreglo mental y emotivo, subvertiendo después la armonía y el funcionamiento del periespíritu en el Más Allá, como también durante su encarnación en el mundo físico. Finalmente, además de la ruta delineada, nos suministra informaciones sobre una de las enfermedades más controvertidas de la época, o sea el cáncer, extendiendo sus consideraciones hasta el límite permitido por la administración general.

Es cierto que Ramatís, en esta obra, retorna algunas veces al mismo asunto que ya había abordado y ejemplificado, como en el caso del cáncer, cuando nos responde a varias Preguntas argumentando con algunos ejemplos del contenido expuesto en el capítulo sobre el dolor y el sufrimiento, aunque los hallamos encontrado útilmente correlacionados entre sí. No obstante, como ya nos lo dijera en otra ocasión, sus comunicaciones mediúmnicas no deben encararse como un motivo de entretenimiento o literatura atrayente, por ser dictadas por un espíritu desencarna¬do, ni deben sujetarse rígidamente a los cánones académicos del mundo físico. Lo esencial consiste en que el lector efectúa sus propias ilaciones sobre los temas que describe, y en todo lo que sea posible, la acción del espíritu en la consiguiente reacción de la materia. Las repeticiones e insistencias sobre un mismo tema, tienen por objeto auxiliar al lector poco familiarizado con asuntos mediúmnicos espirituales, ayudándolo a que le sea más fácil cualquier duda.

Aunque puedan existir en esta obra los defectos naturales de mi insuficiencia medianímica, contiene un sentido doctrinario bienhechor, puesto que persisten los argumentos de naturaleza elevada de Ramatís, ciñéndose a la necesidad de nuestra urgen¬te renovación y cultivo de las virtudes necesarias para una vida digna y sana. Sus mensajes, aun respetando todo derecho de crítica o de censura por parte de aquellos que no simpaticen con su contenido o con su modo de argumentar, tienen la finalidad de demostrarnos que la práctica de la virtud compensa y bene¬ficia el alma; mientras que el pecado constituye un daño que subsistirá por mucho tiempo arraigado a nuestra vestimenta periespiritual. Ramatís buscó todas las razones y ejemplos posibles para explicarnos que, tanto el pecado como la virtud, se expre¬san bajo las fases técnicas de un mecanismo científico y lógico, cuyos resultados influyen profundamente en la especificación magnética del periespíritu.

Ramatís nos recuerda también que Jesús, al exponer su admirable filosofía evangélica, no fue solamente un sublime legislador sideral y un profundo psicólogo conocedor de las complicaciones del alma humana, sino, por encima de todo, un científico abalizado que al indicarnos el “camino al Paraíso” o advertirnos sobre la “senda del Infierno”, aludía a nuestro movi¬miento voluntario bajo el comando de leyes científicas e inmuta¬bles, derivadas del mecanismo cósmico del propio Universo.

Invitándonos a la renuncia en el mundo ilusorio de la carne y del triste ciclo de las reencarnaciones sucesivas, a las que nos encadenamos tan negligentemente, Ramatís nos ofrece principios que, al ser considerados, modifican también el propio electronismo de nuestro periespíritu, haciéndolo diáfano y fluyente; sus¬ceptible, por tanto, de ser atraído fácilmente a los planos para¬disíacos.

El objeto principal del autor de esta obra, es despertar nuestra mente para que reflexione frecuentemente sobre los perjuicios espirituales que acarrea la constante negligencia hu¬mana, siempre propensa a “matar el tiempo” o a “pasar el tiempo”, consumiéndolo generalmente en acciones fútiles, distracciones banales, lecturas tontas, vicios y pasiones peligrosas que fascinan, divierten y contemporizan la existencia humana, pero que tam¬bién fortalecen los lazos kármicos y conservan el alma hipnoti¬zada por la ilusión de la materia. Nos invita a que realicemos con ánimo y sinceridad, las experimentaciones espirituales en contacto con la vida física, con el fin de ampliar la conciencia humana en dirección a la Conciencia Cósmica del Padre. “Fi¬siología del Alma” no tiene el propósito de sembrar discusiones de orden técnico o defender cualquier tesis científica muy al gusto académico del mundo material, pues constituye solamente una tentativa sin pretensiones, deseosa de auxiliar al lector a despertar un poco más de la “gran ilusión” proporcionada por los vicios y pasiones de la vida física. La vida es necesaria para nuestro mayor adelantamiento espiritual, debiendo aprovecharla, por tanto, buscando incesantemente el estado psíquico que nos libere lo antes posible del seno de las fuerzas agresivas que nos envuelven vigorosamente. Aunque esas energías condensadas en la materia sean de gran utilidad al espíritu durante su educación en la reencarnación, debemos dirigirlas e impedir que nos go¬biernen, tal como acontece con las criaturas desprevenidas sobre la realidad inmortal del espíritu.

Repito que las censuras y las críticas que pueda merecer la exposición del pensamiento de Ramatís en esta nueva obra titu¬lada “Fisiología del Alma”, deben dirigirse exclusivamente a mí, al médium, al no haber podido transferir al papel la contextura y profundidad del pensamiento del autor, ni aun aquello que en noches tranquilas y a distancia del cuerpo físico, él me hizo ver, oír y sentir, para que lograra mayor seguridad en sus dicta¬dos mediúmnicos. Ya expliqué al lector en otras ocasiones, que no soy un médium excepcional, ni un fenómeno mediúmnico de alta trascendencia espiritual, como los hay, felizmente, en la siembra espirita de nuestra tierra; en realidad, conseguí disci¬plinar y desenvolver el mediumnismo intuitivo, que me pone en contacto más o menos satisfactorio con espíritus desencarnados, pero necesita que yo efectúe lo que pudiéramos llamar la vesti¬menta de sus ideas, con la capacidad sencilla y humana de mi palabra.

En tanto, he de sentirme bastante compensado y satisfecho, pese a los posibles errores de mi recepción medianímica, si al¬guien afligido, desanimado o sufriendo dudas sobre el objetivo santificado de la vida material, encuentra en esta obra el confor¬tamiento para su aflicción o el estímulo para vencer su desánimo, así como también la solución procurada en sus investigaciones sobre la inmortalidad del alma. Lo cierto es que “Fisiología del Alma” en su texto razonado y focalizando asuntos distintos sobre las relaciones entre la vida espiritual y la física, sin pretensión académica alguna, funda su valor en la inatacable e indiscutible invitación crística para el Bien, inspirado en la fuente inmortal y sublime de las enseñanzas dadas por el inolvidable Jesús.
Que el lector, ansioso por comprender los elevados designios de Dios y el sentido educativo de nuestra vida humana, todavía llena de amarguras y desilusiones, pueda encontrar en las páginas de esta obra un estímulo vigoroso para dinamizar su fe absoluta en el glorioso destino que nos espera, tanto más pronto cuanta mayor sea nuestra renuncia a las seducciones del mundo transi¬torio de la materia. No me preocupa, al editar esta obra, ningún deseo de exaltación personal ni la obtención de honores o velei¬dades literarias; solamente acepté la incumbencia de transferir a la vista física, aquello que otros seres más entendidos y eleva¬dos elaboran en el mundo oculto del espíritu, para servirnos de orientación en los momentos confusos de nuestra vida aún tan incomprendida en su finalidad. Para mí, me basta disfrutar dé esa confianza del Más Allá, participando modestamente en un servicio que reconozco que está por encima de mi capacidad común y dirigido al Bien, no permitiéndome discutir su mérito o demérito. Todavía no me considero la “pluma viva”, fiel y exacta, capaz de servir sin defectos en las tareas mediúmnicas, puesto que esa cualidad constituye una conquista que solamente el tiempo, el desinterés material, la devoción continua y el ejer¬cicio extenuante, podrán perfeccionar.

HERCILIO MAES
Curitiba, 13 de Julio de 1959


DEJANOS AQUI TUS COMENTARIOS



6 Respuestas a ““Fisiología del Alma” y “Mensajes del Astral”, libros digitales de Ramatís”

  1. sandra -- 6 abril 2009 15:44

    quiero mas informacion porfabor.

  2. Ramatyz9 -- 19 julio 2009 2:51

    Cuanto tiempo tendremos a esperar; para que; En una universidad facultad u otra institucion ajena o afin a las enfermedades del alma como el maestro nos indica, se instauren sin el vendaje exoterico al estudiante comun. sin renegar ni referir como dice el maestro. la virtud y el pecado,sino el tratarlas

    Expectacion del saber y del no saber, cuanto camino habra entre el portico de la salud del alma humana y el hospital de su convalecencia.

  3. Roberto -- 30 mayo 2010 1:32

    gracias por compartirnos estos conocimientos que nos ayudan a comprender mejor la evolucion material y espiritual de nuestro entorno. GRACIAS!

  4. Eduardo Enrique Runciman Navarrete -- 18 abril 2012 5:01

    Agradeciéndoles de todo corazón, el poder contar con los libros de Ramatis, mi mayor deseo hubiera sido poder enviarles una donación, pero lamnetablemente soy jubilado y mi pensión no me permite dar y compartir lo poco que percibo.
    Pero pido al Ser Supremo que os bendiga a todos y a cada uno de vosotros por esta colaboración con el suscrito.

  5. jose -- 18 abril 2013 4:25

    No hay en la actualidad libros espirituales que se compáren con los de RAMATIS, por lo cientifico . ALLAN KARDEC. por la doctrina y codificacion espirita y FRANCISCO CANDIDO XAVIER por lo enriquecido en los temas espirituales .- No se puede dejar de mencionar al espiritu de EMMANUEL Y ANDRE LUIZ , que desde el mas alla aportan a la humanidad la sabiduria que el maestro desea que tengamos para el progreso de nuestro espiritu y poder entregar a nuestros hermanos humildementem la luz que necesitan

  6. maria antonieta rohr -- 29 noviembre 2013 6:25

    gracias a ramatis por sus palabras tan llenas de verdades, relacionadas connuestra vida,son tan acertadas, pero que dificil caminar derecho, ya que el instinto nos vence, soy estudiante de filosofia espiritista, y he pasado sitaciones que me han marcado, y le pido al creador que me de fortaleza y perdonar a los que me han perjudicado, y gracias a la ayuda espiritual tengo paz, y deseo ser util siempre a mi comunidad, el resto que me quede de vida. les recomiendo leer a joaquin trincado, un abrazo fraternal hermano lector…..siempre mas alla…

Sientete libre dejando un comentario en respuesta al articulo...
Y si deseas que tu imagen aparezca en tu comentario solo debes tener activado tu cuenta en gravatar!




Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.