Home » Sabiduria y Conocimiento » Geometria Sagrada » Geometria Sagrada- El Icosaedro símbolo de purificación

Geometria Sagrada- El Icosaedro símbolo de purificación

Icosaedro 2

La Geometría Sagrada estudia no sólo los patrones, formas, símbolos de la creación, y del espíritu. Nos ayuda en un importante proceso como es el de equilibrar nuestros dos hemisferios. Su estudio es parte del Despertar. 

“Cuando activamos conscientemente una serie de proporciones geométricas llamadas “sagradas” en nuestro cuerpo, le permite al corazón expandirse y conectarse al campo unificado de energía universal que nos permite ser parte de la red global de conciencia.” A nivel científico se  comprobó la existencia de redes planetarias o campos morfogenéticos que son las matrices que sostienen todas las formas existentes. 

Desde el origen del planeta, la red que rodea a la tierra estaba conformada por una matriz de geometría sagrada.  

Estas rejillas que cubren nuestro planeta, nuestro cuerpo, nuestras células, átomos, son de origen cristalino e invisibles, ya que se mueven a la velocidad de la luz.  

Estas redes forman lo que se conoce como lenguaje de la luz.  

Existe otra forma geométrica que se genera a partir del antiguo cristal Icosa Dodecaedro (unión femenino y masculino).  

Esta es la red de ascensión del planeta (Red de conciencia cristica) creada para que la tierra pueda elevar su estado de conciencia hacia un nuevo escalón en la evolución. Somos parte de la nueva formación cristalina. Sin esta red no estaría emergiendo una nueva conciencia en este planeta. 

 

El Icosaedro  

Icosaedro

 

Es el símbolo de la transformación, de la forma del universo. Es expansión. Se lo asocia a la conciencia cósmica y su elemento es el agua. Su nombre viene del griego y significa <<veinte caras>> 

  • 30 aristas 
  • 20 caras triangulares equiláteras 
  • 12 vértices 

 

Simboliza la semilla de la vida, lo masculino. La voluntad. También representa la energía del Padre. La malla de protección energética.  

El agua fluye por nuestro cuerpo como las emociones, convirtiéndose en vertientes, ríos apacibles o fuertes corrientes. Es el cuerpo emocional. 

Si miramos perpendicularmente sobre una de las caras del icosaedro, veremos un contorno hexagonal , porque su forma constituye un pentágono con tendencia al hexágono. Esto demuestra una tendencia al agua a formar los copos de nieve hexagonales y los cristales hexagonales de agua que ha hecho visibles Musaro Emoto. Por eso se asocia al icosaedro con el agua y se dice que apoya la energía cuántica del ser humano. 

Según el Dr. Santiago Rojas Posada. Si esta figura tiene en su interior un dodecaedro, estamos hablando que la voluntad integra al amor; es el amor con discernimiento, pues está contenido dentro de la voluntad. Es el sistema nervioso controlando al sistema circulatorio. Fortalece entonces la voluntad de acción y de vida, por lo tanto contrae el sistema circulatorio frenando las hemorragias y favoreciendo la coagulación, por lo que constituye un tratamiento idóneo para antes y después de la cirugía. Además su poder antinflamatorio favorece la recuperación rápida de los procesos como los traumas, las cirugías y las infecciones.  

 

El icosaedro lenguaje del alma

 Icosaedro cristal

En el libro “La flor de la vida” de Drunvalo Melchizedeck se encuentra la referencia a una pintura de la artista alemana Sulamith Wulfing del Niño Cristo dentro de un icosaedro, algo que sorprende por el simbolismo, ya que el icosaedro representa el agua,  y Cristo fue bautizado en agua, en el inicio de la nueva conciencia. No se sabe como la artista hizo esa representación, se asume que fue a través de una meditación o alguna canalización en su arte. 

Sulamith Desde muy niña, manifestó tener visiones de hadas, ángeles, gnomos y espíritus mágicos de la naturaleza.  
Comenzó dibujando estas visiones con cuatro años, según decía, la acompañaron toda su vida, e inspiraron cada una de sus pinturas y sus ilustraciones.  
 

El número 2 (20) – La fuerza del sentimiento 

El icosaedro tiene 20 caras. El 2 es el número de la feminidad original, de la concepción, del dejar que las cosas ocurran, del ser y de la polaridad. Simboliza el espacio generado por dos polos. Cada pieza tiene su pieza contraria y todas las cosas tienen como mínimo dos caras. El 0 detrás del 2 decuplica su valor. Esto indica que según los sentimientos que permitamos, reconozcamos  y liberemos, estos pueden incrementarse o reducir una energía. 

El sentimiento determina nuestra acción, Hasta ahora se otorgaba al sentimiento un papel subordinado, porque se puede dominar y eliminar. Pero nuestro verdadero sentimiento interior puede determinar nuestra acción y hacer realidad nuestros sueños.  

En el icosaedro se observa también la estructura de los sentimientos de alegría (luz) y amor. Estos sentimientos nos liberan de la rueda del karma. Si admitimos que la creación es amor puro, este amor nos sostendrá. Todo lo que percibimos con sentimientos tiende a hacerse realidad. El icosaedro nos recuerda que el amor y la luz nos penetran, nos abrazan y nos rodean. Este es el fluir de la vida, que nos lleva y nos une a los océanos de la alegría y del ser. 

El icosaedro refuerza la percepción de los sentimientos y nos acerca a sentimientos que todavía no están redimidos y atan nuestra alma. El trabajo en la sombra, el perdón, la indulgencia y el amor nos liberan. 

Aplicación práctica del icosaedro 

 

  • Flujo energético                                         Sanación emocional 
  • Estabilidad emocional                                Recarga 
  • Unión y separación, reconexión                 Depuración, aclaración 
  • Conocimiento profundo                              Solución y redención 
  • Desintoxicación                                          Confianza 
  • Consagración y bendición                          Comprensión, redención 

 

El icosaedro puede emplearse al trabajar con agua y el elemento acuático en todos los niveles y en todas las dimensiones. Ayuda a relacionar las cosas, a superar situaciones antiguas, a transportar energía nueva y refrescante a las zonas correspondientes en las sanaciones de suelos. En caso de incendios forestales puede instalarse espiritualmente y ayuda a obtener informaciones de luz sobre el elemento agua y todo lo que tiene que ver con ella.  

Es un purificador. El Icosaedro potencia y dinamiza, limpiando nuestro campo energético. Activa la memoria celular y eleva la consciencia del Ser. 

Mediante la instalación de una malla icosaédrica que pueda girarse hacia todos los lados experimentamos depuración, fortalecimiento, sanación, protección, claridad, renovación, compensación, equilibrio interior, armonización, energización y estabilidad en nuestro campo energético o en el campo emocional de otros seres vivos y lugares que pretendamos sanar. 

El icosaedro saca todas las emociones que hemos mantenido ocultas durante mucho tiempo y con sus movimientos giratorios comienza a purificarlas y sanarlas. Es posible que para ello la malla icosaédrica adopte determinadas cualidades cromáticas que necesita el campo energético que aquella rodea y penetra. 

Podemos instalar la malla icosaédrica para un encuentro, para un día o durante el tiempo que haga falta que el cuerpo emocional este limpio y purificado o para que el lugar quede restablecido.Observa que color adopta, como se mueve y que mueve dentro de ti. Nota como lleva la luz que adopta y entrega a tu campo energético a los lugares que en este momento precisan esa energía. 

 

Meditación con el Icosaedro 

icosaedro

Déjate llevar por tu guía interior. Puedes elegir la forma real del icosaedro o imaginártelo y ver como se materializa en tu campo energético y empieza a girar. Observa que color adopta, como se mueve y qué mueve dentro de ti. Nota como lleva la luz que adopta y entrega a tu campo energético a los lugares que en se momento precisan esa energía. 

Cuando una situación es emocionalmente difícil, es aconsejable instalar el icosaedro dentro del campo emocional y hacerlo rotar. De este modo permaneces emocionalmente estable, con la mente clara y autocontrolado, durante una conversación. 

Sostén el icosaedro en la mano. Pide a tus ángeles y a las fuerzas del agua que te conduzcan ante el Supremo. Puedes poner una música acuática. Déjate mecer suavemente a otro estado del ser. 

Tomate un poco de tiempo. Siente el fluir del agua en tu interior. Nota el movimiento del icosaedro y mira donde te lleva. Con sus 20 caras tienen infinitas posibilidades para conducirte a un estado onírico, en el que ahora pueden sanar muchas cosas. Tal vez percibas un color o un movimiento. Es posible que quieras colocarte el icosaedro en un punto del cuerpo. Déjate guiar por la energía plena del cuerpo.” 

Luz diamantina, 

Mas clara que mil soles, 

Invade mi cuerpo emocional 

Y lo depura de todas las energías negativas, 

Todos los puntos oscuros se convierten en luz pura, fluida y resplandeciente. 

Todo lo que no encaja en la plenitud divina. 

Ahora se lo lleva el agua. 

Soy bendecido, soy amado, soy llevado. 

Mi guía divina actúa a través de mi 

Y me bendice junto con todo lo que necesito. 

 

Vibraciones cromáticas

Giro a la izquierda: femenino, pasivo, receptivo, suelta, profundiza 

Giro a la derecha: masculino, realza, aclara, recarga, Dios 

Giro de abajo arriba sobre el propio eje: resuelve, purifica, aclara 

Giro de arriba abajo sobre el propio eje: bendice, recarga, energiza 

Giro alterno: comunica entre si los lados, une, armoniza 

Verde: Sanación, consagración, bendición, regeneración 

Violeta: cambio, limpieza y clarificación, suelta cadenas y ataduras. 

Blanco cristalino: aclara, realza, purifica, renueva 

Nacarado: energiza y armoniza. 

Opalino: purificación de las uniones sutiles. 

Turquesa: sana une, clarifica 

Rosa: abre a nuevos impulsos creativos, sana heridas anímicas 

Dorado: recarga, energiza, renueva conduce, bendice 

Azul-verde: protege, armoniza, muy aconsejable ante encuentros difíciles 

Plateado: protege, realza, redime, refleja, refuerza, recibe visiones 

Azul marino: trabajo con sueños, desplazamiento, modifica los sueños 

Rojo rubí- dorado brillante: purifica la sangre, une con sangre divina 

Coralino: superación de antiguas situaciones emocionales 

Salmón: Transformación de situaciones en alegría de vivir, aprende lección 

Azul plateado: máxima protección y guía clara. 

Arco iris: Lleva color a la vida, al lugar, purifica los chakras, armoniza 

Rosa: confianza, entrega, apertura. 

 

Autor: Mary Bernedo 

Referencias 

Jeanne Ruland  – Gudrun Ferenz (2012). Geometría Sagrada. Editorial Obelisco, España 

Drunvalo Melchizedeck – La flor de la vida 

Hacia el Desarrollo Integral del Ser. #29. Geometría Sagrada I. – Noemi Paymal. Editorial Ox La-Hun. La Paz, Bolivia. 2012 

 

 

 

 

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Mary Bernedo
Terapeuta Heling touch Nivel 1,2,3, Hipnosis clínica terapéutica, regresiones. Geometría sagrada, biodescodificación.
ESPACIO PATROCINADORES
Un comentario
  1. User comments

    Hola hermanos de la luz, gracias por la informacion, como puedo hacer que mi meditacion sea profunda e imaginar la rotacion de los solidos, hasta pronto.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to friend