Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Desarrollo Interior » La ley del Karma y el Perdón

La ley del Karma y el Perdón

 La Ley del Karma y el Perdón

Cascada

 

Era muy de mañana a penas el sol empezaba a alborearse allá  a lo lejos, detrás de aquellas montañas arboladas, pero ya estaba todo listo, la mochila, la cantimplora con suficiente agua, un encendedor de fuego de pedernal, así lista hacerlo, un pequeño saco de dormir, y por supuesto su chuchillo de montaña, a penas la luz invadió tenuemente su habitación, él se levantó ¿, se calzo su ropa de viaje, sus botas, puso la mochila en su espalda, su sombrero amigo, para las inclemencias del sol y de la lluvia, pero aunque se avizoraba un hermoso día de verano incluyo también una ración extra de comida y agua.

 

Por fin estaba todo listo, salió por aquella puerta que había utilizado siempre que se encontraba en esta cabaña y se dispuso a salir. El bosque era muy hermoso, los pájaros revoloteaban y cantaban sus alegres melodías vespertinas, una que otra ardil asubia apresuradamente un árbol al paso ruidoso de aquel alegre caminante, se dirigía a paso firme hacia aquella montaña, la más cercana, pero aun así estaba tan distante como unos 8 kilómetros, ese caminar lo llevaría a una hermosa caída de agua, una cristalina posa  y el murmurar del agua al caer desde una altura de unos 11 metros. La caminata por la característica del camina debería llevarle no más una hora u hora y media, todo dependía de que no se distrajera y se retuviera contemplando la belleza inusual de aquellos bellos parajes, entre su camino y su objetivo, aquella bella laguna, había un pequeño escarpado, una pendiente entre frondosos árboles de pino, la pendiente era pronunciada y   resbalosa, pero ni siquiera le pasaba por su mente, la había descendido varias veces e incluso había disfrutado de uno que otro resbalón, un golpecito por aquí otro por allá, pero nada extraordinario, ni mucho menos para tener algo de miedo o precaución, después de algún rato por fin se estaba acercando a aquel lugar, antes de iniciar el breve descenso, se quedó un rato observando el paisaje era simplemente perfecto, luego de un pequeño suspiro ¿,inicio su descenso, apenas había avanzado unos metros cuando de repente y sin siquiera darle un mínimo de tiempo para reaccionar, sus pies resbalaron precipitosamente, dio un tumbo por aquí otro por allá, y repentinamente su pie quedo en una posición comprometida, un crujido y su tobillo se fracturo, por fin paro  pues el efecto de la fuerza de su pesa y la caída lo habían llevado hasta más o menos la mitad de aquella empinada colina. Cuando por fin se detuvo, se quedó unos breves momentos completamente aturdido inmediatamente reacciono, intento pararse, pero su pie le envió un claro mensaje de dolor, punzante, tomo una respiración profunda,, tomo fuerzas y reviso su pie, efectivamente estaba fracturado, el dolor era intenso,  y sentado allí  pasaron inmediatamente por su mente uno y mil pensamientos, pero era experimentado y sabía qué hacer, se aquieto por unos minutos, busco a su alrededor e inmediatamente se dio cuenta que había perdido su mochila, únicamente le quedaba en la cintura su cantimplora y su cuchillo. Como pudo logro alcanzar una rama, rápidamente la acomodo y decidió quiso ponerse de pie, pero el dolor era tan intenso, que lo que casi lo hace desmayarse, nuevamente se recuesta, toma un nuevo aliento y con gran fortaleza se pone de pie, da un paso y a pesar de aquel dolor tan intenso empieza avanzar, a lo lejos colina abajo divisa su mochila, un pensamiento asalta en su mente, cuanto tiempo y energía le tomaría ir cuesta abajo y recuperar su mochila, luego debería subir la colina, pues era el único camino viable para poder retornar al sendero y luego a su cabaña.

 

Su decisión fue certera, con todo su dolor y sudor, se dirigió muy lentamente hacia su mochila, cada paso era aterrador, el dolor era intenso, pero estaba decidido, lo que normalmente le hubiera tomado unos buenos minutos, ahora parecían horas, pero estaba decidido y por fin casi arrastrándose logro llegar a su mochila, la tomo muy rápidamente la abrió y comprobó que todas su provisiones estaban allí intactas.  El dolor a pesar de ser intenso, empezaba a atenuarse, como normalmente suele suceder, tomo una profunda inhalación y decido emprendió el retorno, apenas lograba avanzar, a veces casi tenía que ir a rastras, buscaba un pequeño espacio no inclinado y tomaba unos segundos de descanso para luego reiniciar su ascenso, después de un par de horas de mucho dolor, sudor y pensamientos confusos logro llegara la cima de aquella colina, se sentía muy agotado, así que busco un lugar lo observo y allí recostado tomo un poco de agua y algo de sus provisiones, necesitaba recobrar sus fuerzas, pero ya se sentía con más ánimo, solamente lo separaban de su cabaña unos tres kilómetros, pero no serían fáciles, tomo nuevamente una larga inhalación, sintió fuerzas se puso de pie, se apoyó en la rama y muy lentamente se dispuso a iniciar el camino de regreso, el entumecimiento empezaba a desaparecer y el dolor empezaba a incrementarse, cada paso era intenso, pero con determinación iniciaba el siguiente, tal vez había transcurrido unos 22 minutos, cuando empezó a escuchar una voces, le pareció que estaba alucinando, pues aquel pequeño atajo de camino casi nunca era frecuentado, luego de unos minutos se dio cuenta que aquellas voces se incrementaban y al cabo de unos momentos un pequeño grupo de jóvenes exploradores lo vieron, fueron corriendo hacia él y al verlo lastimado inmediatamente lo auxiliaron, armaron rápidamente una improvisada camilla, y se lo llevaron lo más rápido que podían, no a la cabaña sino a un camino cercano donde habían dejado su vehículo estacionado mientras salían a una breve caminata para reconocer el terreno y ver el paisaje, ni siquiera había planificado aquella pequeña caminata, surgió espontáneamente y aquellos tres amigos juntos emprendieron aquella   caminata.  

 

pexels-photo-27356-medium

Probablemente te estarás preguntando, qué relación hay entre esta pequeña historia, el karma y  el perdón. Pues bien mi estimado lector primeramente lo que  habríamos de preguntarnos seria ¿Qué es realmente el karma?, será que en  occidente lo hemos comprendido correctamente, será que esta tan claro que aun en esta historia lo podríamos ver con claridad. Karma es acción, ley de causación, toda acción tiene su reacción, toda obra origina un mérito o un demerito, las acciones personalistas originan karma y este te lleva a la rueda de samsara o rueda de reencarnaciones  (Calle 1992). Si observas: en este concepto se ha  agregado por así decirlo la tercera ley de Newton, la cual precisamente habla de que una fuerza aplicada a un objeto, recibe exactamente una fuerza igual en magnitud, pero de dirección contraria.  A mi parecer este concepto anteriormente explica en términos muy generales el concepto del karma, y es más de hecho, creo que la mayoría de las personas que gustan de estos temas podría estar de acuerdo en que el asunto es bastante claro. Sin embargo hay conceptos que tal vez se ha utilizado mucho menos en la generalidad de las personas, y es el de maya. Maya nos dice Calle, es la ilusión cósmica y continua diciendo, es la ilusión que vela la última realidad, también nos dice que toma la apariencia por la realidad. De seguro como avezado lector y conocedor del tema del karma, ya habrás sacado algunas deducciones en la historia contada arriba. Cada acción que el protagonista tomo tuvo sus consecuencias en el tiempo de mayor importancia, o mejor dicho en el único que es real el ahora, pero si tu enfoque es el de un karma en tiempo pasado, también es posible que hayas pensado que fue ese el karma pasado el que lo condujo a esa situación, no es cierto y que lo que le paso no es nada más que el fruto de lo que antaño cosecho.

 

Si tomamos el concepto de karma tal como está planteado, podría ser que estuviéramos en lo correcto, pero arriba también hemos hablado de maya y a estas alturas ya te habrás dado cuenta que lo que sucede en este espacio temporal, o espacio tiempo como se le llama en física, de hecho no es real, es una ilusión, es maya. De esto nos habla un curso de milagros, veámoslo de esta forma, si todo lo que vemos, oímos y sentimos está dentro de lo que conocemos como espacio tiempo, es decir lo físico, lo que equivocadamente llamamos natural, y si aceptamos o tenemos certeza de que pertenece al ámbito de maya, entonces simplemente el karma no existe, lo mismo que le sucede al tiempo, quizás te preguntes, pero si esto es tan real, lo puedo ver, lo puedo oír, lo puedo tocar, si es cierto, pero lo hacemos con los sentidos del cuerpo y este también se encuentra dentro del espacio tiempo y por lo tanto también es irreal es una proyección.

 

Entonces aquí la pregunta sería, ¿Qué es real?,  bueno lo único verdaderamente real es el cielo, entendiéndose como cielo a los planos internos, el ámbito de la mente.  Aunque hemos avanzado hacia el entendimiento de la ilusión, sí, cabe acotar que en esta nuestra irrealidad, tanto el karma como el tiempo cumple una función importante, pero son solo recursos, los cuales utilizamos para no perder totalmente la conciencia de quienes somos, el fin de los tiempos significa, que cuando recuerdas quien eres, cuando te das cuenta que no eres nada de lo que imaginaste, sino una mente pura, impecable y que vive en la Mente Superior, que es capaz de Co_crear en perfección, y no simplemente de proyectar y fabricar basado en atributos que para nada son los que El Padre extendió al hijo.

 

Nos dice un curso de milagros que cuando el fin de los tiempos te alcanza y logras recordar tu verdadero origen, el espacio tiempo y la memoria que lo acompaña, se desdobla inversamente hasta desaparecer por completo, porque lo irreal no puede existir en lo Real.

 

Ahora bien, qué relación hay entonces entre karma y Perdón, nos dice un curso de milagros  que el perdón es imposible que exista en el cielo, no hay absolutamente nada que requiera de perdón en el cielo, pues todo lo que el Padre hace es perfecto y eterno. Sin embargo en el espacio tiempo, EL PERDON, también es un recurso, pero no puede ser llamada pecado, porque un pecado ameritaría un perdón y este concepto como lo exprese anteriormente, no existe en el cielo. Para un curso de milagros lo que si hacemos es cometer una gran cantidad de errores, y estos son los que  indudablemente  están sujetos a la ley temporal del karma, pero la separación que fue la que dio origen a todo esto, fue restablecida inmediatamente en que el Hijo la experimento, el Padre nos ha dado a su Espíritu Santo, Él es el verdadero interlocutor entre Dios y el Hijo, y fue Jesús quien vino conscientemente con gran sabiduría y entendimiento quien dejó la Puerta abierta para nosotros, El Espíritu Santo Expía o borra nuestros errores, nos libera de la culpabilidad, nos libera del miedo porque aunque siendo irreales en la separación parecen reales.  El perdón es un gran recurso, para poder disfrutar prontamente de la expiación, primero es necesario el perdón, has de perdonarte a ti mismo, perdonar al hermano y debes permitir que tu mente recta te permita dejar de ver pecado en todo, porque nada irreal existe.

 

En uno de sus milagros Jesús dijo lo siguiente: ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? Marcos 2.  De hecho sabemos que el paralitico sanó. Entonces a mí me surge la siguiente pregunta, ¿Qué sucedió con el karma? La respuesta la podemos encontrar en un curso de milagros, el milagro anula el espacio tiempo. Al anularlo también anula lo que llamamos karma. Claro que los milagros de Jesús en aquella época tenían un propósito claro y contundente.

 

En un curso de milagros, no necesitas saber mucho o nada de Karma, Maya, Chacras, ni de evolución, solamente necesitas un pequeña dosis de buena voluntad y el proceso de recordar tu verdadero origen se inicia rápidamente, claro debes esforzarte y disciplinarte para permitir que la mente correcta asuma el control. No hay ningún lugar a donde ir, ni siquiera esto hay que alcanzarlo, esto ya nos fue dado desde el principio del tiempo. En el cielo el tiempo no existe, lo que sí existe es el motor que mueve la creación, el más puro y verdadero AMOR.

 

Nos dice un curso de milagros que hay más de un curso, y por curso deberíamos de entender las diferentes filosofías y disciplinas que nos llevan al mismo fin, este, un curso de milagros, puede ser el tuyo.

 

Aquí el libre albedrio solamente se nos presenta ante una sola disyuntiva, cuando comenzar el curso, porque este es obligatorio, todos absolutamente todos, deben cursarlo.  El Padre a través del Hijo que se ha adelantado, no permitirá que ninguno se quede dormido.

 

Apresúrate sigue tu ser interno, si ya tienes un curso aprovéchalo al máximo, si no tienes uno, un curso de milagros puede ser tu opción.

 

 

Postulados UCDM

Autor. Carlos  EFR,  redactor de la gran familia de hermandadblanca.org

Basado en: UN CURSO DE MILAGROS.

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Carlos Flores
ESPACIO PATROCINADORES
2 comentarios
  1. User comments

    lo siento te amo perdon por todo lo creado borro memorias confio suelto limpio gracias gracias gracias

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend