Home » Sabiduria y Conocimiento » Astrología » LA LUNA, por el Maestro Beinsá Dunó

LA LUNA, por el Maestro Beinsá Dunó

Tierra desde la Luna - Autor: NASA - Licencia: Dominio Público

 

Cuando estudiáis el carácter y las habilidades del hombre, veis que las condiciones en las cuales ha nacido, así como también los diferentes planetas, han jercitado una gran influencia sobre él, sobre su carácter y sobre dichas cualidades.

 

Las ideas del hombre crecen y se desarrollan en el período en el que la Luna mengua; y las virtudes – en el período cuando la Luna está llena -. 

 

(El plenilunio o luna llena es una fase lunar que sucede cuando nuestro planeta se encuentra situado exactamente entre el Sol y la Luna. En este momento el ángulo de elongación es de 180º y la iluminación es del 100%)

 

La correlación entre los fenómenos de la naturaleza y el organismo humano, se ve muy claramente cuando observamos la influencia de los planetas sobre un tipo hombre. Por ejemplo, la influencia de la Luna se refleja sobre los tipos lunares. En general, los períodos cuando la luna está llena y cuando mengua, influyen sobre la edificación de la mente humana.

 

Todos debéis interesaros por la Luna, porque ella tiene influencia sobre el sistema nervioso y sobre la mente del ser humano. 

 

La Luna influye sobre la imaginación.

 

La Luna ensancha la frente.

 

La Luna patrocina la vida familiar y especialmente a la madre. El Hijo o hija que se encuentran bajo la buena influencia de  la  Luna,  tienen  un buen comportamiento hacia la madre.

 

La plata es el mejor conductor de las energías que vienen desde la Luna. Estas energías purifican el organismo humano. Quien quiera limpiar sus pecados (errores, defectos), que se conecte con la Luna. Ella puede actuar sobre aquel individuo que tiene plata en su sangre. Cuando la Luna pasa por sus fases de estar llena y de menguar, ella ejerce distinta acción sobre la plata. La vida se mantiene por el Sol, pero se purifica por la Luna. Todas las impurezas de la Tierra se purifican a través de la Luna. Si entendemos las leyes de la Luna, sabremos cómo purificarnos mejor y cómo curarnos. Muchas enfermedades se pueden curar gracias a los rayos lunares.

Por eso, pondremos entre nosotros y la Luna – a la plata -.  La Luna extrae todos los venenos de la Tierra. Si no fuera por la Luna, la situación de los hombres sería terrible. Casi la mitad de las maldades que los hombres cometen en la Tierra, son extraídas por la Luna. Ella es un sitio de purificación. La fuerza de la purificación viene del Sol, pero es la Luna quien la ejerce. La parte externa de la belleza se regula por la Luna, puesto que la imagen del Sol no la vemos.

La imagen de la Luna la vemos, pero la del Sol no sabemos cómo es. Vemos sólo su luz, pero cómo es internamente, no lo sabemos. 

 

Los planetas  internos (Planetas Interiores: Mercurio, Venus, La Tierra )  se manifiestan desde adentro hacia afuera, o sea, desde el centro hacia la periferia. En cambio, los planetas externos (Planetas Exteriores: Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón) se manifiestan desde la periferia hacia el centro. Siempre cuando el hombre tiene el deseo de que se le dé algo, actúa la Luna. Cuando él tiene deseo de dar algo, actúa el Sol. Cuando estás triste, esto es la Luna; cuando estás alegre – esto es el Sol -. Cuando amas – esto es el Sol -; cuando no amas, esto es la Luna. Cuando estás contento, esto es el Sol; cuando estás descontento, esto es la Luna. 

 

La Luna regula las plantas de la Tierra. Las mareas y la circulación de las plantas también se regulan por la Luna. Si la Luna dentro de ti está bien situada, entiendo que la circulación en ti fluye correctamente.

 

La Luna no ayuda directamente al crecimiento de las plantas, sino de una forma indirecta – cuando ella brilla las plantas detienen el proceso de crecimiento -. Cuando el hombre tiene envidia, la Luna ha tomado preponderancia dentro de él; a ella le gusta engañar y mentir a la gente. Su crédito está en las mentiras. Pero debéis saber, que cada planeta ejerce tanto buena, como mala influencia sobre el hombre, y no sólo negativa. 

 

Todas las plantas crecen por la noche. Es cuando la Luna está actuando sobre ellas. 

 

Cuando la Luna mengua, tiene un tipo de influencias sobre los fenómenos de la naturaleza; cuando está llena, sus influencias son otras, o sea, son opuestas. Cuando sembráis alubias, maíz, sandía u otra cosa, es bueno que esto ocurra durante el período en que la Luna está llena. Este período introduce un impulso de crecimiento en las plantas. Ellas tienen un impulso interno para crecer, pero el mismo crecimiento se detiene. Cuando la Luna empieza a menguar, el crecimiento de las plantas empieza también. Mientras la Luna está llena, su luz se refleja negativamente sobre la planta, y el crecimiento se detiene. Cuando el enfermo quiere curarse de su enfermedad, se recomienda que mire la Luna mientras ella mengua, y que se conecte con ella;  pero cuando está llena, que cierre las persianas para que su luz no penetre en la habitación.

En cambio, tanto el enfermo como el sano deben exponerse a la Luz solar. 

 

La caída de la Luna se debe a la caída de la Tierra. La causa de que la temperatura de la Luna sea baja, es la Tierra. Puesto que la Tierra ha extraído la humedad de la Luna, ahí ocurren grandes evaporaciones. Los habitantes de la Luna tienen muy poca humedad. Y aquella humedad que ha quedado en la Luna, ellos la guardan y la utilizan menos. Ellos temen a los hombres de la Tierra y por eso viven bajo la superficie de la Luna. Extraen el agua poco a poco, porque desde la Tierra se la roban. Aún desde hace millones de años, antes de que en la Tierra hubiera vida, en la Luna ya había una vida excelente y cultural. La ciencia oculta afirma, que los habitantes contemporáneos de la Tierra han descendido desde la Luna. Puesto que la vida ahí ha sido inalcanzable para ellos, contendían y se peleaban, así que les mandaron con paracaídas a través del espacio, pero no en esta forma que nosotros conocemos; y cuando descendieron a la Tierra, les edificaron cuerpos apropiados.

Son ellos los que han venido primero a la Tierra. Después, los habitantes de la Luna volvieron de nuevo a la Luna. Y ahora, ellos les observan desde lejos. Alguna vez la gente de la Luna observa desde cerca a la gente de la Tierra, pero sin decirles nada.

No puede ser que haya habitantes en la Tierra y que en la Luna, en el Sol o en los demás planetas no los haya. La temperatura de ninguna manera molesta la vida.

Porque la misma vida causa la temperatura que un planeta tiene. Depende de la vida.

La vida produce calor. La verdadera vida es dueña del calor. En el sistema solar hay criaturas según la construcción y la naturaleza del mismo planeta que habitan. La Tierra es el punto más bajo al cual el hombre ha descendido. Los tipos terrenales son materialistas extremos. Los tipos solares son alegres, solares y optimistas. 

 

La vida en la Luna, ha existido mucho antes que la de la Tierra. Las criaturas que hay ahí, son más sabias y más cultas que la gente de aquí. La naturaleza no aguanta espacios vacíos, por lo tanto, no hay sitios inhabitados en ninguna parte. Por todas partes hay criaturas que se distinguen una de otra, según la construcción de su organismo. Las diferentes condiciones climáticas crean diferentes formas, diferentes organismos. 

 

En la Luna hay un frío de 200 grados bajo cero. Este frío sirve como protección de los adeptos que viven ahí, guardándoles de criaturas, que de otra manera robarían sus riquezas. La temperatura del Sol es de 3.000.000 de grados y más, y en algunas partes alcanza los 35.000.000. Pero en el interior del Sol viven criaturas superiores en belleza y magnificencia. 

 

Ahora, la Luna pasa por un estado pasivo, la vida está bajo su corteza. Estos círculos, las manchas oscuras de la Luna, no son nada más que condensadores de una inmensa cantidad de energía mental, que los habitantes lunares recolectan bajo la corteza de la Luna para vivir. Ha habido un tiempo cuando la gente vivía en la Luna, pero hoy día han descendido a la Tierra, puesto que ahí, las condiciones disminuyeron y han empeorado. Ahí se han quedado a vivir los más científicos. El clima de la Luna es excelente para vivir: ahí no hay ni microbios, ni polvo, ni humo. Si vosotros subís a algunos de sus laboratorios, podréis observar muy bien tanto el Cielo como la Tierra. Llegará un día cuando el mundo externo, o sea, el mundo objetivo, representará para vosotros tierra incógnita. Por ejemplo, si no os va bien en la Tierra, vosotros podéis dirigir vuestra mirada hacia la Luna. Por el momento, la influencia de la Luna sobre la Tierra se expresa a través de la plata. La plata es un elemento curativo, que cura muchas enfermedades y transforma las energías que vienen desde la Luna. El oro a su vez transforma la energía Solar.

 

La Luna llena no se muestra tal como es. Estas manchas claras sobre ella representan círculos que son iluminados por dentro. Los círculos tienen una profundidad de alrededor de 1000 m., y son tan frecuentes, que podéis caer dentro.

Estos círculos son almacenes que captan la energía solar, en la cual los habitantes de la Luna viven.

 

La Luna tiene las condiciones más bellas para experimentos científicos, que en otro sitio no los hay. En la Luna no hay condiciones para enfermedades. En ella viven muchos científicos humanos.

 

En nuestra época se está creando una Luna nueva. Hasta ahora nuestra Tierra ha tenido solo una Luna, pero ya se está creando una nueva con una luz específica. La Luna no está muerta como algunos piensan.

 

Cuando la Luna se separó de la Tierra, ella disminuyó la velocidad de la Tierra, y esta ahora no se mueve tan rápido. Si nosotros hubiéramos nacido en la Tierra en este tiempo, cuando ella se movía tan rápido, ella nos expulsaría de sí misma en tres horas y algo, y no sería posible vivir tranquilos. Para que se equilibre su movimiento, para que aumente el día, para que disminuya el movimiento, y para que la Tierra llegue a ser tan alcanzable para la vida orgánica como es ahora en estas condiciones, la Luna debería de separarse y actuar sobre el movimiento de la Tierra. 

 

La segunda función de la Luna, es, que todas aquellas impurezas que la gente tiene, aún hasta sus intenciones, pensamientos y deseos más criminales, la Luna los ha disminuido con unos 75% – ella absorbe las impurezas de la Tierra -. Con la creación de la segunda Luna de la Tierra, no habrá criminalidad ninguna. La segunda Luna va a equilibrar perfectamente el movimiento de la Tierra. 

 

Traducido del Búlgaro por el hermano Dimitar del Centro Omraam.

Los que estéis interesado por los Temas de la Luna podéis consultar en la

columna OMRAAM – OM-28-01-LA LUNA que contiene varias conferencias. 

 

 

 

www.omraam.es

Primer Centro

De difusión de la obra 

Del Maestro OMRAAM 

En lengua Española 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend