Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » La Mente es reina: Intención y motivación

La Mente es reina: Intención y motivación

mente 2

Si, la mente es reina, es un hecho…aunque somos sin duda más que mente, somos nuestras emociones, percepciones, sensaciones, proyecciones y motivaciones es importante conocer que todo lo anterior proviene de nuestra mente es creado en ella por así decirlo.

 

Muchos piensan que la mente es un órgano: el cerebro, otros aseguran que es un proceso o una serie de conciencias, a decir verdad es un tema bastante amplio pero en éste momento es útil ver a la mente como un proceso.

 

Cuando se habla de la motivación o intención, se refieren al centro de nuestra acción al que le siguen las acciones físicas y de la palabra. Si no existe una intención mental no se da una acción física o verbal. Cuando afirman que somos lo que pensamos podemos reconocer que si toda acción proviene de nuestro proceso mental , la afirmación es cierta.

 

Si no existe una intención mental

¿Para que nos sirve saber que todo lo que hacemos, decimos y pensamos proviene de nuestra mente? Pues para estar atentos a lo que pensamos al origen.

 

Por ejemplo si alguien me daña y me enojo ,surge el clásico pensamiento “Ojala que alguien le haga lo mismo que me hizo a mí”…es sólo una frase…nadie la está oyendo…¿Qué puede pasar?…de manera inmediata posiblemente nada, pero es importante resaltar que todos los pensamientos edificantes y los que no lo son se instalan en nuestra mente y si lo traemos a nuestra mente reiteradamente la posibilidad de que se convierta en palabras o acciones físicas es elevada.

 

Si te propones dejar de decir palabras insultantes a los otros lo mejor es retroceder un paso, atender al lugar dónde se generan las intenciones y motivaciones , a la mente. Si piensas algo destructivo y lo observas en tu mente, te detienes y piensas dos veces lo que vas a decir o hacer. En las acciones y palabras positivas podemos confiar más…en dónde debemos tener cuidado es en lo que daña y destruye a los que nos rodean.

 

mente

 

Cuántas veces hemos oído, “No lo quise decir”…”No me refería a eso”…pues a la vez estamos diciendo algo así como en un segundo plano “no controlo ni observo lo que pienso y lo que me motiva a hacerlo”…simplemente soy descuidado con mi comunicación física y verbal…pero lo más grave…no atiendo ni examino mis pensamientos.

 

La mente es el origen o el motor de lo que hacemos, decimos y pensamos…la clave está en controlar el origen de los pensamientos que traducimos en acción: la mente.

 

Escuchar nuestros pensamientos

Después de observar podemos convencernos de que el secreto es escuchar nuestros pensamientos y sentir las emociones que están generándose en nuestra mente. ¿Cuántos problemas nos ahorraríamos de hacerlo así ? o cuántos aciertos tendríamos resultado de atender a nuestra mente…

 

En ocasiones afirmamos con gran seguridad “No tengo problema”…”Yo controlo mi mente”…”Soy dueño de mis pensamientos”…y en un instante hacemos y decimos algo que no queríamos o imaginamos. La clave es observa tu mente…la mente es reina y si estamos distraídos nos juega malas pasadas. Las intenciones no están fuera de nosotros están dentro, en nuestra mente.

 

El secreto de relaciones positivas, constructivas y edificantes está en la vigilancia de lo que estamos pensando, en nuestra mente instantes antes de hablar o actuar. Si tomamos en cuenta el hábito nada constructivo de ser impulsivos pues resulta todo un reto detenernos a observar nuestros pensamientos, sin embargo con la práctica y la familiaridad podemos lograrlo, tenemos todo para lograrlo sobre todo si sabemos qué motiva lo que hacemos y decimos… nuestra mente .. nuestros pensamientos.

 

Lo mejor sin duda es llevarlo a la meditación, pero si no conocemos está herramienta es un buen comienzo el estar atento al momento. El resultado es valioso para empezar el relaciones personales positivas, constructivas, edificantes y porque no el caracterizarnos como personas congruentes, consistentes y agradables.

 

Recuerden la mente es reina si no la observamos es seguro que nos llevará a pensamientos y acciones que nos pueden generar conflictos en lugar de tranquilidad. En el fondo una mente tranquila, asertiva no es otra cosa que el resultado de una mente concentrada, discerniente y en paz.

 

 

AUTOR: Pilar Vázquez, colaborador de la gran familia de la Hermandad Blanca

 

 

 

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Pilar Vazquez (Editora GHB)
Licenciada en Mercadotecnia, Maestría en Economía de Negocios, Coach Certificada en ejecutivos y equipos de trabajo del ITESM - CCM, alumna de Casa Tibet México.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend