Home » Sabiduria y Conocimiento » Gran Hermandad Blanca » La Misi贸n de Rudolf Steiner

La Misi贸n de Rudolf Steiner

Por el Dr. Ernst Katz
ImageUna disertaci贸n derivada de una conferencia pronunciada en la Reuni贸n Anual de la Sociedad Antropos贸fica, noviembre de 2004

En esta disertaci贸n quiero dar una descripci贸n personal, no muy erudita, sobre la misi贸n de Rudolf Steiner. 驴Cu谩l fue esta misi贸n? 脡l nunca hizo una afirmaci贸n directa sobre su misi贸n. Tenemos por supuesto todo lo que encontr贸 expresi贸n externa de su misi贸n, todas las aplicaciones pr谩cticas de la antroposof铆a, en educaci贸n, medicina, agricultura, artes, en la arquitectura del Goetheanum y de muchos otros edificios, en poes铆a y en teatro, en orfebrer铆a, y especialmente en euritmia, pero tambi茅n en filosof铆a y en orientaci贸n del desarrollo interno, y m谩s. Pero para averiguar cu谩l fue realmente su misi贸n deber铆amos ser conscientes de que fue una misi贸n espiritual, una misi贸n esot茅rica, que s贸lo podemos encontrar al contemplar lo que puede llamarse su “biograf铆a esot茅rica”. All铆 uno encuentra revelado c贸mo la vida de Rudolf Steiner fue orientada e inspirada por un sublime ser espiritual, el esp铆ritu del mundo circundante de nuestra 茅poca. En el esoterismo Occidental este ser es llamado San Miguel. Rudolf Steiner puede ser visto como el Embajador humano, terrenal, de San Miguel, que es el Embajador espiritual del divino Ser del Cristo.

Se pueden discernir claramente significativas se帽ales de la orientaci贸n e inspiraci贸n de San Miguel en las circunstancias que rodean la vida de Rudolf Steiner en su mismo comienzo as铆 como en su prematuro fin.

Al principio notamos las siguientes circunstancias inusuales: Rudolf Steiner naci贸 poco antes de la medianoche del 25 de febrero de 1861, en el peque帽o pueblo de Kraljevec (ver Nota 1). Debido a la negligencia de la partera el beb茅 casi muri贸 desangrado. No se sab铆a cu谩nto sobrevivir铆a. Si su nacimiento hubiera sido normal el ni帽o hubiera sido bautizado unos d铆as despu茅s en la iglesia de Kraljevec, pero ahora se requer铆a un bautismo de emergencia. Sin embargo, el programa de la iglesia de Kraljevec no pod铆a acomodarse a esta emergencia. As铆 pues el ni帽o fue llevado dos millas a trav茅s del fr铆o y la nieve del invernal febrero hasta la iglesia de Draskovec, un pueblo vecino. All铆 fue bautizado el 27 de febrero, y llamado:

Rudolfus Josephus Laurentius Steiner.

o, como podr铆amos decir:

Rudolf Joseph Laurence Steiner

ImageEs significativo que la iglesia de Draskovec est谩 dedicada a San Miguel. 隆Era una Iglesia de San Miguel! Aparentemente el destino hab铆a organizado las circunstancias para que San Miguel permaneciera de guardia, como si dij茅ramos, como un padrino, en la entrada de este ser humano en la vida f铆sica en la tierra.

Hacia el final de la vida de Rudolf Steiner, desde las Navidades de 1923 hasta el 30 de marzo de 1925, San Miguel est谩 en evidencia como los acordes finales de una gran sinfon铆a. Las conferencias esot茅ricas de la Escuela para la Ciencia Espiritual, que Rudolf Steiner pronunci贸 en 1924, eran una inspiraci贸n directa de Miguel. La frase final de la 煤ltima de estas conferencias reza as铆: “As铆 puede ser confirmado el contenido de la presente comunicaci贸n de Miguel”. Y las 煤ltimas palabras de la verdaderamente 煤ltima conferencia que Rudolf Steiner fue capaz de pronunciar, conocida como “El 脷ltimo Discurso”, el 28 de septiembre de 1924, describe en imaginativas y po茅ticas palabras a San Miguel como el Mensajero de Cristo (ver Nota 2). En adici贸n, los ensayos que Rudolf Steiner escribi贸 semanalmente para el peri贸dico Das Goetheanum, durante los 煤ltimos meses de su vida, desde su lecho de enfermo, son conocidos como El Misterio de Miguel. (Ver Nota 3). Son su legado de Miguel.

De esta manera la vida de Rudolf Steiner fue delimitada por una relaci贸n con San Miguel, por su bautismo y por sus 煤ltimas lecturas. Para comprender m谩s concretamente c贸mo esta relaci贸n se convirti贸 en su misi贸n en el curso de su vida necesitamos esbozar dos temas b谩sicos. Primero, el lugar de San Miguel en la jerarqu铆a de seres espirituales, c贸mo los seres espirituales gu铆an la vida humana.

Sobre 脕ngeles y Arc谩ngeles

Asociado con cada ser humano hay un 脕ngel que acompa帽a a la misma alma individual a trav茅s de todas las sucesivas encarnaciones, y lo conduce a circunstancias del destino que le da oportunidades de compensar desequilibrios de encarnaciones previas. Por otro lado, el 谩ngel evoluciona por medio de nuestros actos.

ImageAsimismo, hay un Arc谩ngel asociado a cada grupo cohesivo de seres humanos. Este puede ser un grupo grande, como un pa铆s o una ciudad, puede ser una congregaci贸n de la iglesia o una corporaci贸n empresarial, incluso un grupo muy peque帽o como una familia. No todos los Arc谩ngeles tienen el mismo rango. El Arc谩ngel de una familia es por supuesto de un rango inferior al del Arc谩ngel de una ciudad. Hay siete Arc谩ngeles destacados. Se van turnando en el liderazgo de la evoluci贸n de la humanidad por medio de llevar a una determinada civilizaci贸n a la prominencia.

Seg煤n un tratado, escrito en 1508 d.C. por Johannes Trithemius, un erudito abad en Sponheim, Alemania, cada Arc谩ngel dirige por turnos la evoluci贸n humana durante 354 a帽os y cuatro meses. Su calendario establece el oto帽o del a帽o 1879 d.C. como el comienzo de la era de Miguel. Es destacable que esto era conocido ya a comienzos del siglo XVI. (ver Nota 4). Rudolf Steiner confirma que esto sucedi贸 ciertamente a finales de Noviembre de aquel a帽o. Y a帽adi贸 que el Arc谩ngel San Miguel, uno de los genuinos siete Arc谩ngeles principales, recibi贸 en aquel momento lo que uno podr铆a llamar una promoci贸n. Iba a dirigir una civilizaci贸n que, por primera vez, englobar铆a a toda la humanidad. Adem谩s, en 1879, San Miguel se convirti贸 en el ser supremo cuyo rango domina sobre todos los dem谩s Arc谩ngeles. Este rango es a menudo denominado “esp铆ritu del tiempo”. Este ser exaltado, ilustre, San Miguel, el esp铆ritu gu铆a de nuestro tiempo para toda la humanidad, el Embajador del Cristo, es de una fundamental importancia en la vida y en la misi贸n de Rudolf Steiner.

C贸mo ejercen los Arc谩ngeles su gu铆a

La manera en que los Arc谩ngeles ejercen su influencia depende de la evoluci贸n. En tiempos antiguos era diferente de lo que es ahora. Para los Arc谩ngeles de los rangos m谩s inferiores la diferencia no es muy grande. Ellos inspiran su influencia subconscientemente en la vida sensible de los seres humanos mientras estos duermen, como sentimientos de pertenencia a su grupo. Pero en tiempos antiguos los Arc谩ngeles m谩s elevados interactuaban con los seres humanos de una manera m谩s consciente. Esto tuvo lugar en los Centros de Misterios. All铆 los seres espirituales, normalmente Arc谩ngeles, guiaban a seres humanos especialmente desarrollados, los “Iniciados”, los maestros. Los iniciados guiar铆an entonces a la poblaci贸n de la que eran responsables, de acuerdo con las inspiraciones que recib铆an de los seres del mundo espiritual. De esa manera, las influencias del mundo espiritual penetrar铆an en el entorno humano. Y viceversa, las cosas del mundo humano podr铆an ser observadas, y de alguna forma asimiladas por los seres espirituales. Por medio de su contacto con el mundo espiritual los iniciados de los Centros de Misterios ejerc铆an poder absoluto sobre su poblaci贸n.

ImageEs importante notar que los Centros de Misterios trabajaban siempre a puerta cerrada. Uno no pod铆a solicitar la admisi贸n para llegar a ser un iniciado, como uno la solicita hoy para entrar en la universidad. Los candidatos eran elegidos, y despu茅s ten铆an que someterse a un entrenamiento de clausura, retirados del mundo exterior por muros que los reclu铆an. En tal entorno el estudiante se hac铆a muy dependiente de su maestro. La sabidur铆a de la iniciaci贸n de los maestros era estrictamente secreta. Su traici贸n conllevaba la pena de muerte. Ese sistema funcion贸 durante largas 茅pocas. Hab铆a Centros de Misterios en muchos, muchos lugares. Los hab铆a de diferentes rangos, y eran guiados por iniciados de diferentes rangos. Hab铆a lo que podr铆a llamar peque帽os Iniciados y Grandes Iniciados. Iniciados de un determinado rango recibir铆an ense帽anzas de Arc谩ngeles de un grado similar, de tal forma que sus ense帽anzas o gu铆a afectaba a grupos de diferentes tama帽os. Hab铆a siete Iniciados principales. Cada una de estas elevadas individualidades a su vez se turnaban en la gu铆a de una civilizaci贸n entera. Uno de los m谩s grandes de estos siete era Zaratustra, que gui贸 a la antigua civilizaci贸n Persa. Otros hicieron lo mismo en diferentes 茅pocas para otras civilizaciones.

Es dif铆cil trasmitir una impresi贸n adecuada cuando uno habla de estos Grandes Iniciados. Sobresalen en sabidur铆a, bondad y creatividad. El c茅lebre autor franc茅s Edouard Schur茅 escribi贸 un maravilloso libro, Los Grandes Iniciados, con descripciones hermosas y sensibles de sus vidas y trabajos. Aunque escrito hace casi un siglo, este libro es a煤n un cl谩sico, y de lectura altamente recomendada.

En el transcurso del tiempo, los Iniciados en los Centros de Misterios encontraron que cada vez se hac铆a m谩s dif铆cil mantener el contacto con el mundo espiritual. Los Centros de Misterios comenzaron gradualmente a esfumarse, a degenerar. Varios de hecho cerraron. 驴Por qu茅 sucedi贸 esto? Era el resultado de la evoluci贸n de la conciencia humana. En la 茅poca en que los Misterios florecieron, la conciencia de la gente difer铆a marcadamente de la nuestra. Pose铆an un antiguo tipo de conciencia como de so帽adores. Nosotros estamos mucho m谩s despiertos en el mundo sensible. Ellos eran m谩s so帽adores, pero aquello no evit贸 que hicieran su trabajo. Este tipo de enso帽amiento con la clarividencia espont谩nea asociada era una condici贸n para los Iniciados en los Misterios. Gradualmente la conciencia de la gente de todo el mundo comenz贸 a cambiar. Se hicieron cada vez m谩s despiertos, pero no tanto como lo estamos ahora. Si uno lee la literatura Griega, uno puede ver que no ten铆an nada que ver con lo que tenemos hoy, no solo en lo que respecta al contenido, sino la manera completa de mirar al mundo. Un hito en este proceso gradual de despertar es el trabajo de Arist贸teles (350 a.C.) Despu茅s en la 茅poca Romana la conciencia se hizo m谩s parecida a la que tenemos hoy en d铆a. En el presente estamos m谩s despiertos en el mundo sensible de lo que los Romanos lo estuvieron jam谩s, y este proceso de despertar es probable que contin煤e a m谩s en el futuro. Pero nuestra conciencia despierta es incompatible con la antigua forma de clarividencia. Al hacerse m谩s despierta la conciencia de la gente el contacto con el mundo espiritual se hizo cada vez m谩s tenue. Hab铆a un peligro real de que el contacto con el mundo espiritual cesase completamente. Deber铆amos reconocer que esta evoluci贸n era necesaria para introducir la posibilidad de la libertad espiritual humana. Pero la completa p茅rdida de contacto con el mundo espiritual habr铆a implicado un horrible futuro para la humanidad y para la tierra.

ImageEn esta 茅poca de oscuridad espiritual sucedi贸 un hecho decisivo en el tiempo. Una nueva luz-esp铆ritu c贸smica entr贸 en la corriente terrestre de la evoluci贸n: el Misterio del G贸lgota, la vida, muerte y resurrecci贸n del divino Cristo. Este es el m谩s grande de todos los Misterios, porque sus impulsos fueron ofrecidos no s贸lo a una civilizaci贸n, sino a toda la humanidad. As铆 el Misterio del G贸lgota obvi贸 los antiguos Misterios que se preocupaban de una civilizaci贸n 煤nicamente. Adem谩s, a diferencia de los antiguos Misterios que ten铆an lugar en retiro y secreto, el Misterio del G贸lgota tuvo lugar en p煤blico. Abri贸 la posibilidad de una nueva clase de contacto de seres humanos con el mundo espiritual, mediante un nuevo tipo de Iniciados. Este tipo de contacto es enteramente compatible con la conciencia humana completamente despierta, tal como la tenemos en el presente, y podemos esperar tenerla incluso m谩s despierta en el futuro. Este es un impulso completamente nuevo. Mientras los Antiguos Misterios desaparec铆an, nac铆a este nuevo tipo de conexi贸n con el mundo espiritual. En esta nueva corriente de Misterios surgi贸 un nuevo tipo de Iniciados, de nuevo con siete Iniciados principales, a los que algunas veces se les llama “Maestros de Sabidur铆a y de Armon铆a de Sentimientos” o simplemente “Maestros”. Aunque en esencia todos los Maestros se mantienen en contacto unos con otros de una manera espiritual y siempre act煤an conjuntamente los unos con los otros, como norma s贸lo uno de ellos se adentrar铆a en el dominio p煤blico y hablar铆a y actuar铆a por todos ellos. A cada uno de ellos se le ha asignado una determinada tarea. Dos de estos Maestros son de gran importancia para la orientaci贸n de la vida espiritual de todo el Mundo Occidental.

La educaci贸n esot茅rica moderna debido a su naturaleza, no requiere aislamiento ni secretismo. Sin embargo, en algunos casos las circunstancias externas pueden hacer que el uno o el otro sean una necesidad pr谩ctica. En cualquier caso, tal educaci贸n debe tener una relaci贸n 铆ntima con el Misterio del G贸lgota, el Misterio del divino Cristo.

驴Qui茅nes son estos dos Grandes Iniciados, cuya tarea es guiar la vida espiritual del Mundo Occidental? No aparecen en la historia como l铆deres de masas populares. Ellos gu铆an de una manera sutil y discreta que no obstante es m谩s efectiva.

Sobre los Principales Iniciados del Mundo Occidental

ImageUno de los dos Grandes Iniciados que son los gu铆as de la vida espiritual del Mundo Espiritual es bastante conocido. Su nombre es Christian Rosenkreutz. (Ver Nota 5). Vivi贸 en la Edad Media, y seg煤n Rudolf Steiner, se ha reencarnado varias veces desde entonces. Sent铆a que su misi贸n era hacer posible para cada ser humano, sin importar d贸nde est谩 en la vida moderna, elevarse a alturas espirituales. Sus ense帽anzas Rosacruces se daban en la forma de imaginer铆a alqu铆mica, una forma apropiada para la conciencia medieval. Los estudiantes Rosacruces pod铆an continuar con su trabajo profesional en el mundo exot茅rico a la luz del d铆a, pero despu茅s en reuniones especiales, en determinados momentos pod铆an trabajar en lograr el contacto con el mundo espiritual. En aquella 茅poca, el secreto a煤n era requerido, aunque esto no se deb铆a a los valores intr铆nsecos, sino que serv铆a como protecci贸n contra los despiadados ataques de la Inquisici贸n, que persegu铆a todo lo que se desviara de la fe Cat贸lica Romana prescrita con los castigos m谩s crueles.

Rudolf Steiner describe el trabajo de Christian Rosenkreutz como en armon铆a con la voluntad de San Miguel, y como un precursor de la antroposof铆a. 脡l construye sobre estas bases. Su primer encuentro con la corriente Rosacruz puede haber sido mediante el cuento inacabado de Goethe Die Geheimnisse (Los Secretos) donde Goethe plantea la pregunta: “驴Qui茅n pone las rosas en la cruz?” Rudolf Steiner titula sus dos primeras Obras (Dramas) de los Misterios como “Misterios Rosacruces” y en su principal trabajo Ciencia Esot茅rica la 煤nica descripci贸n expl铆cita de c贸mo uno puede meditar se centra en la Rosa Cruz. Menciona a Christian Rosenkreutz y la corriente Rosacruz en numerosas conferencias y afirma que Christian Rosenkreutz es un ayudante espiritual activo tambi茅n en la 茅poca actual (ver Nota 6).

El segundo Gran Iniciado principal que gu铆a la vida espiritual del Mundo Occidental es llamado el “Maestro Jes煤s”. Se dice que encarna cada siglo d.C. Su tarea es promover la comprensi贸n del Misterio del G贸lgota. Esta es una tarea continua, porque, como Juan el Evangelista escribe, este misterio es tan rico, profundo e inagotable, que si toda su sabidur铆a fuera escrita, la tierra entera no tendr铆a espacio suficiente para contener estos escritos. El Misterio del Cristo cada se har谩 gradualmente m谩s conocido con el transcurso del tiempo. El “Maestro Jes煤s” es el discreto inspirador de este creciente conocimiento. 驴Qui茅n es este “Maestro Jes煤s”?.

ImageComprender la respuesta a esta pregunta requiere una apreciaci贸n perspicaz de uno de los m谩s profundos enigmas del Cristianismo, sobre el cual Rudolf Steiner fue capaz de arrojar considerable luz. Uno tiene que abrirse camino para comprender que el “Yo” humano o ego de Jes煤s de Nazareth se desarroll贸 hasta la edad de 29 a帽os en su cuerpo de una manera preparatoria, para hacerlo un recept谩culo adecuado para que el “Yo” divino de Cristo entrara en su cuerpo, y lo usara durante tres a帽os como Su instrumento. La vida f铆sica del divino Cristo era un suceso 煤nico que cumpli贸 su misi贸n entera en el mundo f铆sico en una sola encarnaci贸n. Era una vida completa en s铆 misma, despu茅s de la cual, por tanto, no la va a seguir ninguna encarnaci贸n m谩s.

驴Pero qu茅 paso con el “Yo” humano de Jes煤s que hab铆a abandonado el cuerpo, para hacer sitio al “Yo” divino de Cristo? Seg煤n Rudolf Steiner este “Yo” humano de Jes煤s era una de las individualidades humanas m谩s avanzadas. Este es el propio “Yo” del “Maestro Jes煤s”. Este “Yo” encarna como un ser humano. En otras palabras, el cuerpo de Jes煤s fue habitado en sucesi贸n por dos seres diferentes: antes del bautismo por Jes煤s, despu茅s del bautismo por Cristo. El “Yo” de Jes煤s reencarna como un ser humano, el “Yo” del Cristo no reencarna, al ser una entidad divina. Si uno considera lo que Rudolf Steiner logr贸 en su trabajo Cristol贸gico como nuevas revelaciones del Misterio del G贸lgota, entonces uno se puede dar cuenta que este aspecto de su misi贸n estaba enormemente ayudado por inspiraciones del “Maestro Jes煤s”.

Sin embargo, la gu铆a de la vida espiritual del Mundo Occidental por estos dos Grandes Iniciados requer铆a un ajuste cuando el Arc谩ngel San Miguel, el Embajador espiritual del Cristo, fue promocionado para convertirse en el esp铆ritu del tiempo, el destacado gu铆a espiritual para toda la humanidad, en 1879 d.C. Un tercer Gran Iniciado destacado era necesario como un Embajador especial terrenal de San Miguel. Su rango tendr铆a que estar por encima de todos los Iniciados regionales, en concordancia con el rango supremo de San Miguel. Veremos que el destino de Rudolf Steiner fue ser capaz de aceptar la misi贸n de ser este Iniciado Mica茅lico.

Tres Aspectos de la Biograf铆a Esot茅rica de Rudolf Steiner antes de 1900

ImageLa capacidad de Rudolf para aceptar la misi贸n de ser el Embajador de San Miguel se desarroll贸 gradualmente, comenzando con determinadas experiencias en su ni帽ez y en sus a帽os de madurez. Destacan tres de estas experiencias como hitos importantes en este desarrollo. El primer hito o aspecto en su biograf铆a esot茅rica se refiere a su ni帽ez. Est谩 corroborado por su autobiograf铆a (ver Nota 7). De los 2 a los 8 a帽os el joven Rudolf Steiner vivi贸 en el peque帽o pueblo de Pottschach, al sur de Viena. All铆 vivi贸 cerca de la naturaleza. A menudo disfrutaba de paseos por hermosas praderas y bosques. En la distancia surg铆a la impresionante vista de majestuosas monta帽as. Pero Rudolf ve铆a m谩s de lo que el ojo percibe. En esta 茅poca escribe: “Distingu铆a cosas y seres que son 鈥榲istos’ y aquellos que son 鈥榥o vistos'”. Claramente, pose铆a una clarividencia natural espont谩nea. Uno encuentra una condensaci贸n de esta facultad en el cuento de hadas que Felicia Balde cuenta en el segundo drama Rosacruz de Steiner: Mistery Play: The Soul’s Probation (Drama de Misterios: La Probaci贸n del Alma). All铆 Felicia habla po茅ticamente de un delicado chico, que vive cerca de bosques y campos, y cuya descripci贸n concuerda mucho con lo que sabemos de la infancia de Rudolf Steiner en Pottschach. Algunas l铆neas de este cuento de hadas:

El tejido-espiritual de su peque帽o mundo

le aferr贸 tan completamente

que era tan poco extra帽o para 茅l

como su cuerpo y sus extremidades.

Los 谩rboles y las flores de los bosques

eran todos amigos suyos.

All铆 le hablaban, desde las copas de los 谩rboles y los p茅talos de las flores

Y desde los sublimes y altos 谩rboles, seres espirituales,

Y lo que le susurraban lo pod铆a comprender.

Tales cosas maravillosas de desconocidos mundos

Se Revelaban ellas mismas al chico

Cada vez que su alma conversaba

Con lo que la mayor铆a de la gente considerar铆a inerte.

Tenemos aqu铆 la semilla de lo que lleg贸 a ser la consciencia de Rudolf Steiner de la espiritualidad que vive detr谩s del mundo perceptible por los sentidos. Pero pronto se hizo consciente que otras personas no comprend铆an sus percepciones espirituales, as铆 que guard贸 silencio sobre ellas. En su autobiograf铆a, al referirse a aquella 茅poca, escribe: “Que el mundo espiritual era una realidad era tan cierto para m铆 como la realidad del mundo f铆sico”. Dirigir la atenci贸n de la gente a este mundo de espiritualidad elemental de la naturaleza se convertir铆a en una parte importante de su misi贸n.

ImageUn segundo aspecto de la biograf铆a esot茅rica de Rudolf Steiner se relaciona con un suceso que ocurri贸 cuando ten铆a unos seis a帽os de edad, indicando una clarividencia al nivel del alma humana. Un d铆a estaba solo sentado en la sala de espera de la peque帽a estaci贸n de ferrocarril de Pottschach, donde estaba empleado su padre. Era una habitaci贸n bastante desnuda, con apenas unos pocos bancos y una estufa para calentar la habitaci贸n. El peque帽o Rudolf vio entrar a una mujer a la que no conoc铆a, pero not贸 que sus rasgos parec铆an similares a los de su madre. La mujer se aproxim贸 al peque帽o Rudolf con ademanes muy extra帽os y le habl贸, implor谩ndole que la ayudara ahora y despu茅s. Despu茅s de haber hablado as铆 y haber hecho gestos extra帽os, se movi贸 hacia la estufa y el chico la vio desvanecerse en ella. Esta fue una experiencia visionaria que le dej贸 perplejo. Al d铆a siguiente en casa not贸 un extra帽o silencio. Despu茅s de un rato averigu贸 que acababan de llegar noticias de que un pariente lejano se hab铆a suicidado el d铆a anterior. Estaba claro que el alma de su pariente le hab铆a buscado pidiendo ayuda. Esta fue la primera experiencia de Rudolf Steiner con el alma de un fallecido. La experiencia fue importante para el chico, pero es tambi茅n importante darse cuenta de que esta alma en necesidad de ayuda acudi贸 a Rudolf Steiner, sabiendo aparentemente que all铆 hab铆a un ser humano que estaba en posici贸n de ayudar ahora y en el futuro.

Tenemos aqu铆 la semilla de la consciencia de Rudolf Steiner del mundo de las almas de los fallecidos. Esta semilla se desarroll贸 no s贸lo en sus visiones del camino que uno deb铆a recorrer entre la muerte y un nuevo nacimiento; tambi茅n le mostr贸 la necesidad de las almas de los fallecidos de recibir ayuda de los vivos. En su autobiograf铆a, al referirse a la 茅poca en que ten铆a unos dieciocho a帽os, encontramos la frase: “Cuando alguien fallec铆a le segu铆a adentr谩ndome mucho en el mundo espiritual… Nadie estaba interesado en o铆r nada sobre ello”. Se convirti贸 en una parte importante de su misi贸n atraer la atenci贸n de la gente hacia la posibilidad de comunicarse con los llamados muertos.

Un tercer aspecto de la biograf铆a esot茅rica de Rudolf Steiner se relaciona con un suceso de lo m谩s importante que sucedi贸 en 1879, cuando ten铆a 18 a帽os y 戮. Se hab铆a graduado en la escuela superior con excelentes notas y fue aceptado en la Universidad T茅cnica en Viena. Para hacer posibles sus estudios, su familia se mud贸 a Inzersdorf, un suburbio de Viena, donde el padre de Steiner fue de nuevo maestro de estaci贸n de la estaci贸n de tren Austr铆aco. Desde all铆 Rudolf viajaba cada d铆a en tren a Viena para sus estudios en la Universidad.

En el mismo tren, semanalmente, viajaba un extra帽o hombre. Era un recolector de hierbas con licencia que iba a farmacias en Viena para vender las hierbas medicinales que hab铆a recolectado. (Ver Nota 8). Este hombre ten铆a un profundo entendimiento de la espiritualidad en la naturaleza, relacionado con el sol y la luna. Para Rudolf Steiner fue una bendici贸n del destino que pudiera compartir con este hombre algunas de sus propias experiencias. En sus Dramas de Misterios Rudolf Steiner representa a este hombre en el papel de F茅lix Balde. (Ver Nota 9). Sin embargo, Rudolf Steiner ten铆a preguntas que iban m谩s all谩 del entendimiento de F茅lix, as铆 que F茅lix le puso en contacto con otro hombre en Viena, cuya identidad nunca ha sido revelada. (Ver Nota 10). Rudolf Steiner se refiere a 茅l como un “Maestro” y afirma que le ense帽贸 lo que se necesita para trabajar eficazmente en el mundo espiritual desde esta edad materialista. Para conquistar al “drag贸n” del materialismo has de meterte en su piel. Me parece que Rudolf Steiner puede haber permanecido con este hombre durante todo un fin de semana. Cuando se separaron el Maestro dijo: “隆Ahora sabes qui茅n eres! Act煤a en consecuencia, y permanece siempre fiel a ti mismo.” 驴Cuanta gente puede decir que sabe qui茅n es realmente? Deber铆amos reconocer esto como una iniciaci贸n. Es una respuesta a la llamada de todas las antiguas Escuelas de Misterios, que est谩 grabada en piedra sobre el frontispicio del templo griego de Delfos:

GNOTHI SAFTON

Traducido:

CON脫CETE A TI MISMO

ImageAl desaf铆o: 隆Oh hombre, con贸cete a ti mismo! He aqu铆 la respuesta obtenida: Ahora sabes quien eres. 隆Esto sucedi贸 en noviembre de 1879! Precisamente en el comienzo de la era de Miguel, en el oto帽o, la estaci贸n de Miguel, cuando San Miguel se convirti贸 en el Arc谩ngel supremo principal (esp铆ritu del tiempo) para toda la humanidad. Este suceso de la iniciaci贸n conect贸 a Rudolf Steiner m谩s 铆ntimamente con San Miguel. A partir de aquel momento se puede decir que Rudolf Steiner es el Embajador de Miguel, el principal Gran Iniciado de nuestra era de Micaelica. Este fue un suceso de importancia hist贸rica que tuvo lugar completamente inadvertido para el resto del mundo exot茅rico.

Sin embargo, Rudolf Steiner no se mostr贸 inmediatamente como maestro esot茅rico. Durante veinte a帽os se mantuvo en silencio. 驴Por qu茅 hizo eso? Por dos importantes razones: Primero, porque hay una ley espiritual que dice que un iniciado no debe adelantarse y ense帽ar antes de que tenga cuarenta a帽os. Con muy pocas excepciones, las ense帽anzas esot茅ricas dadas por personas antes de que hayan cumplido la edad de cuarenta a帽os, y la concomitante madurez, son sospechosas y poco dignas de confianza. Segundo, Rudolf Steiner emple贸 los veinti煤n a帽os desde su iniciaci贸n en 1879 hasta su cuadrag茅simo cumplea帽os en 1901, en prepararse para su tarea absorbiendo lo que estaba vivo en la cultura que le rodeaba, poni茅ndose “en la piel del drag贸n”. Por medio de sus estudios en la Universidad T茅cnica era muy competente en matem谩ticas, ciencias naturales, filosof铆a, historia, literatura, diversos idiomas, arquitectura, etc. Por medio de la vida cultural de Viena se sent铆a c贸modo en todas las artes y oficios, pero tambi茅n en pol铆tica y en cuestiones sociales. A trav茅s de sus actividades de educaci贸n aprendi贸 mucho en psicolog铆a y pedagog铆a. M谩s tarde, mediante su trabajo en los archivos de Goethe en Weimar, publicando la vertiente cient铆fica de Goethe, entr贸 en contacto con muchos grandes sabios de aquella 茅poca, as铆 como con una gran variedad de c铆rculos y personalidades culturales vanguardistas. A la edad de treinta a帽os obtuvo un doctorado en Filosof铆a. Tendr铆amos dificultades para encontrar otro iniciado que tenga un t铆tulo universitario similar. Tras acabar su tarea en Weimar (que result贸 en la publicaci贸n de varios vol煤menes aut茅nticos de los escritos cient铆ficos de Goethe con extensos comentarios editoriales de Rudolf Steiner), vivi贸 durante muchos a帽os en Berl铆n, gan谩ndose la vida como escritor literario para diversas revistas, y a veces como un copropietario de tales revistas, como profesor en una universidad de trabajadores, etc. – un extraordinario y diverso espectro de experiencias que le hicieron invulnerable al drag贸n, como sabemos del cuento de hadas de Felicia Balde en lenguaje imaginativo po茅tico: Cuando el chico del cuento de hadas ha crecido hasta ser un hombre y viv铆a en una gran ciudad, tuvo un sue帽o:

Un salvaje drag贸n merodeaba

En c铆rculos sobre 茅l, –

Y a煤n as铆 no pod铆a acercarse a 茅l.

Estaba protegido del drag贸n por

Los seres que hab铆a visto cerca del manantial que nace de la roca.

Y quien con 茅l hab铆a abandonado su hogar

Por este lejano y distante lugar.

Eso sucedi贸 veinti煤n a帽os despu茅s de que se fuera de su hogar, as铆 lo relata el cuento de Felicia. As铆 que Rudolf Steiner tuvo que esperar este tiempo, que era, adem谩s, a煤n la 煤ltima parte del per铆odo oscuro (Kali Yuga) que finaliz贸 en 1899. En aquellos a帽os conoci贸 a mucha gente de todos los estilos de vida, algunos de ellos se podr铆a decir que eran algo exc茅ntricos que ten铆an ideas que cre铆an necesarias para que la civilizaci贸n, que se hab铆a cristalizado en formas bastante estrictas, saliera de este modo de vida inm贸vil, y entrara en una nueva clase de espiritualidad: principalmente poetas, pintores, artistas. Por medio de todas estas experiencias, que eran a menudo dif铆ciles de soportar, se hizo capaz de darle a su visi贸n espiritual una forma compatible con la actitud cient铆fica de nuestro tiempo.

El Nacimiento de la Ciencia Espiritual, la Antroposof铆a

ImageCuando alcanz贸 la edad de cuarenta a帽os, Rudolf Steiner hizo unos pocos intentos de despertar la espiritualidad Mica茅lica entre c铆rculos de amigos, pero se encontr贸 con una severa falta de comprensi贸n y a veces incluso con una hostilidad muy fuerte y despiadada. 驴Por qu茅 no par贸? 驴Qu茅 le motiv贸 a desarrollar la antroposof铆a? Este era un gran sacrificio que era su respuesta a una experiencia esot茅rica sobre la cual estamos informados por medio de una carta que escribi贸 a su 铆ntima colega, Marie von Sivers, posteriormente su mujer. Esta carta fue escrita cuando ten铆a casi cuarenta y cuatro a帽os, y se conserva en los archivos de Dornach (Ver Nota 11). All铆 escribi贸 quej谩ndose de lo dif铆cil que era encontrar comprensi贸n por lo que estaba ofreciendo. Podr铆a haber continuado como escritor, como cr铆tico literario, como autor de literatura filos贸fica, etc茅tera, que era lo que hab铆a estado haciendo hasta entonces. Pero fue visitado durante varios d铆as cada noche por los “Maestros”, los Iniciados. Por supuesto no le visitaban en carne y hueso; le visitaban espiritualmente. Le urg铆an dici茅ndole: “Tienes este equipamiento ahora, tienes lo preciso para meterte en la piel del drag贸n. Nosotros no podemos hacer esto, y ha de ser hecho. Es una tarea necesaria para la posterior evoluci贸n de la humanidad”. Por supuesto, 茅l dud贸. Pero entonces, debido a su exhorto, decidi贸 aceptar esta misi贸n, que ahora podemos decir era poner a disposici贸n de la humanidad esta nueva forma de conectar con el mundo espiritual, hablar en esta era materialista del mundo espiritual de una manera que es completamente compatible con la conciencia moderna, completamente despierta, esto es, de una manera Mica茅lica, traer la antroposof铆a al mundo. Esa era una tarea que los dos principales Iniciados del Mundo Occidental mencionados anteriormente no pod铆an llevar a cabo porque no pod铆an meterse en la piel del drag贸n. Al aceptar esta misi贸n era plenamente consciente de cu谩n poca comprensi贸n iba a encontrar. Y, por supuesto, tambi茅n era consciente de que no pod铆a llevar a cabo esta misi贸n completamente solo. Necesitaba la ayuda de los dos Grandes Iniciados, as铆 como la ayuda de mucha gente, pero esta ayuda a menudo vendr铆a en muy poca cantidad y muy tarde.

Deber铆amos darnos cuenta de que no es en absoluto manifiesto que a la edad de cuarenta a帽os comenzara a hablar de asuntos esot茅ricos. Fue un gran sacrificio por el cual le deber铆amos estar profundamente agradecidos. Fue una urgencia Mica茅lica que 茅l acept贸. Y entonces se convirti贸, por supuesto, en algo que era parte de 茅l mismo. As铆 es como naci贸 la antroposof铆a.

ImageNo har茅 hincapi茅 en su incre铆ble obra en los a帽os que siguieron. Asumo que est谩is familiarizados con sus libros b谩sicos, algunos de los cuales han sido traducidos a veinte idiomas, con su maravilloso regalo de m谩s de seis mil conferencias que tratan pr谩cticamente todos los aspectos de la vida humana con un nuevo entendimiento, con su creatividad art铆stica en poes铆a, drama, arquitectura, escultura, pintura, orfebrer铆a y especialmente con la creaci贸n del nuevo arte de la euritmia, con su profundo entendimiento de las cuestiones sociales y religiosas, y por encima de todo, la gu铆a para el desarrollo interno hacia una conciencia del mundo espiritual de una forma verdaderamente Mica茅lica, con nuevos enfoques en medicina, farmacolog铆a, agricultura, y especialmente en educaci贸n, etc茅tera. Todo esto es impresionante, pero alguien podr铆a preguntar – y alguien deber铆a responder – 驴Por qu茅 consider贸 necesario refundar en 1923 la Sociedad Antropos贸fica que hab铆a sido fundada en 1913? 驴Por qu茅?

Pueden haber varias razones, pero creo que hab铆a un denominador com煤n a todas las razones: la Sociedad de 1913 era incapaz de hacerse representante del impulso de San Miguel, una perspectiva que engloba a toda la humanidad, no como una masa uniforme, sino como un organismo vivo diferenciado. La antigua Sociedad demostr贸 su falta de comprensi贸n con la proliferaci贸n de grupos de intereses especiales, donde ciertos individuos utilizaban la Sociedad como trampol铆n para sus propias idiosincrasias. Esto es, por supuesto, un verdadero peligro para una sociedad libre como la Sociedad Antropos贸fica. La gente entra y se re煤ne alrededor de alguna persona y se convierte en su partidario, y comienza a hacer lo que quiere. Esto hab铆a tomado tales proporciones que esta primera Sociedad Antropos贸fica no ten铆a arreglo. Ten铆a que ser refundada de una manera completamente nueva. La Sociedad Antropos贸fica nuevamente formada en la Navidad de 1923 ten铆a un sello fuertemente Mica茅lico. En conexi贸n con esto me gustar铆a llamaros la atenci贸n sobre tres caracter铆sticas esot茅ricas destacadas de la herencia de Rudolf Steiner.

Tres Caracter铆sticas Esot茅ricas Destacadas de la Antroposof铆a

Rudolf Steiner afirm贸 que si la antroposof铆a en un futuro se disociara de su individualidad, entonces se convertir铆a en una mera teor铆a, y como tal ser铆a una teor铆a peor que algunas otras teor铆as en el mundo. Es m谩s, se convertir铆a en una herramienta de Ahriman. Esta es una primera caracter铆stica de la antroposof铆a. Deber铆a ser correctamente comprendida. No significa ciertamente que uno deber铆a aproximarse a la antroposof铆a con una creencia ciega en las palabras de Rudolf Steiner. Por otra parte, conozco instituciones antropos贸ficas – no mencionar茅 nombres – donde prevalece una actitud de creencia en la antroposof铆a, pero donde el nombre de Rudolf Steiner no es bienvenido. Se pueden conjeturar varias razones para esta actitud: un miedo a volverse dependiente, un sentimiento de que los tiempos han cambiado en estos ochenta a帽os, un deseo de situar a otras personas en el centro de atenci贸n, etc茅tera.

ImageCreo que se puede comprender la formulaci贸n de esta primera caracter铆stica de la antroposof铆a de una manera positiva mediante la siguiente consideraci贸n. El profesor favorito de Rudolf Steiner era Karl Julius Schr枚er, experto en Goethe. Seg煤n Rudolf Steiner, Schr枚er estaba tan involucrado en el trabajo de Goethe que en todo lo que pensaba o hac铆a, se preguntaba a s铆 mismo: “驴Qu茅 pensar铆a o har铆a Goethe en estas circunstancias?” Por supuesto, Goethe hab铆a muerto cincuenta a帽os antes, y Schr枚er ciertamente no esperaba encontrar respuestas a todas sus preguntas en la obra de Goethe. Pero sent铆a que la individualidad espiritual de Goethe pod铆a ofrecer una estructura mental que pod铆a ser 煤til al enfrentarse a los desaf铆os de la vida. En un aparte, muchos matrimonios actuales tendr铆an un rumbo m谩s feliz si ambos miembros adoptaran el h谩bito de preguntarse qu茅 pensar铆a o har铆a su pareja ante las circunstancias y desaf铆os que la vida presenta. Uno no se hace dependiente de la otra persona mediante tal pr谩ctica, sino que m谩s bien se eleva por encima de su propio ego铆smo. Se puede adoptar una actitud similar en lo que respecta a Rudolf Steiner sobre la base del estudio de la antroposof铆a. Uno no pierde su independencia de ese modo. Pues 茅l afirm贸 expl铆citamente que un verdadero Iniciado moderno no desea dominar, sino m谩s bien desea ser considerado como un consejero o un amigo. En verdad no hay nadie que respete m谩s la libertad humana que los Iniciados modernos, dice 茅l.

Si uno evita tratar la antroposof铆a como un cuerpo r铆gido de informaci贸n, y se aproxima como Schr枚er hizo con respecto a Goethe, entonces la antroposof铆a se convierte en algo vivo que permanece conectado con la individualidad espiritual de Rudolf Steiner. Se puede decir todo esto a煤n de otra manera. Los enunciados que se encuentran en la literatura antropos贸fica han de ser comprendidas en su contexto. Parte del contexto es la audiencia a la que fue dirigido el enunciado, pero una parte fundamental del contexto es la individualidad de Rudolf Steiner. Estaba muy, muy preocupado por el peligro de convertir la antroposof铆a en una herramienta de Ahriman.

Una segunda caracter铆stica que impregna por completo la antroposof铆a se encuentra al observar las reacciones de los sentimientos de uno mismo al ser expuesto a alg煤n aspecto de la misma. Comprender lo que quiero decir aqu铆 requiere una sutil auto-observaci贸n. Se puede entonces sentir en toda la obra de Rudolf Steiner – ya sea filos贸fica, esot茅rica, art铆stica; ya sean edificios, esculturas, pinturas, conferencias sobre historia, ciencia, medicina, agricultura, educaci贸n; en pocas palabras, en todo lo que ha puesto en el mundo – un ligero tir贸n interno que tiende a liberar nuestro ser de nuestro cuerpo f铆sico. Este efecto es particularmente pronunciado cuando uno observa una buena actuaci贸n de euritmia cl谩sica. Esta caracter铆stica es t铆pica del trabajo de un Gran Iniciado.

ImageAlgunas personas no son conscientes de este sentimiento, sino que sienten un temor interno, al ser su v铆nculo con el cuerpo f铆sico lo 煤nico que les hace sentirse seguros en la vida. Cuando estas personas encuentran la antroposof铆a, alegar谩n toda clase de razones inteligentes de por qu茅 no est谩 hecha para ellos. Se pueden convertir incluso en antagonistas, o enemigos de la antroposof铆a, normalmente sin saber que este miedo es la verdadera raz贸n de su oposici贸n.

Mediante la misma clase de auto-observaci贸n sutil, uno puede notar que nuestra cultura proporciona un gran n煤mero de est铆mulos que atraen nuestro ser interno a un v铆nculo m谩s cercano con nuestro cuerpo f铆sico, y por tanto a nuestros instintos naturales. Muchas obras de arte modernas, y tambi茅n ciertas formas de esoterismo en el supermercado esot茅rico de nuestros d铆as, producen esta segunda clase de sentimiento. La primera clase de sentimiento, de liberaci贸n de nuestra conciencia a煤n tan ligeramente de nuestro cuerpo f铆sico, es una ayuda sutil hacia una conciencia de la realidad del mundo espiritual.

Hay una tercera clase de sentimientos para los que nuestra civilizaci贸n proporciona est铆mulos. Atrae la mente sin protecci贸n en la direcci贸n de las ilusiones, que a tanta gente le gustan.

Nuestra cultura abunda en productos que producen sentimientos de la segunda o tercera clase. Los sentimientos de la verdadera ciencia espiritual son el comienzo de la comprensi贸n esot茅rica de uno mismo y del mundo. Es notable que estos sentimientos no est谩n s贸lo relacionados con las formas de arte antropos贸fico, sino con todo lo que Rudolf Steiner produjo. Se podr铆a decir que todo lo que produjo no estaba pensado s贸lo como una fuente de informaci贸n, sino que, adem谩s, estaba pensado como un trabajo art铆stico.

Algunas veces circulan afirmaciones, o p谩rrafos enteros, o versos, supuestamente con origen en Rudolf Steiner, sin dar referencias bibliogr谩ficas precisas. Puede ser entonces dif铆cil decidir por uno mismo si considerar tal comunicaci贸n genuina o una falsificaci贸n, un fraude. Encuentro que el sentimiento que tal comunicaci贸n evoca en lo que respecta a la liberaci贸n del ser de uno mismo respecto al cuerpo f铆sico, o en vincularlo al mismo, puede ser una pista valiosa de si la comunicaci贸n es genuina o falsa. Se pueden hacer pruebas de esta manera. Quiero se帽alar esta caracter铆stica porque todo lo que un Gran Iniciado hace tiene el sello de su iniciaci贸n, el sello de su conexi贸n con el mundo espiritual.

La tercera caracter铆stica destacada de la antroposof铆a es su relaci贸n con las almas desencarnadas, con los llamados muertos, y con el proceso de reencarnaci贸n. Aqu铆 Rudolf Steiner hizo una afirmaci贸n muy rotunda, diciendo que nuestra civilizaci贸n est谩 en una trayectoria descendente, pero esta tendencia s贸lo puede ser invertida de una manera saludable si somos capaces de construir puentes por encima del abismo que separa nuestro mundo sensorialmente perceptible, el mundo en que vivimos conscientemente, del mundo de las almas desencarnadas y las almas que est谩n en su camino de reencarnaci贸n. Sin esto, nuestra civilizaci贸n no puede ser saludable. Y dio profusas instrucciones de c贸mo tales puentes pueden ser construidos. Hay fundamentalmente dos t贸picos en el trabajo de Rudolf Steiner que se relacionan con la construcci贸n de este puente entre los vivos y los llamados muertos.

ImageUno es leer a aquellas almas desencarnadas que uno ha conocido en vida, o con quienes uno ha tenido una relaci贸n significativa. Leerles material que pueda ayudarles a orientarse en el mundo en que est谩n. Ese mundo es a menudo doloroso para ellos a causa de la perspectiva materialista de los vivos. Leer literatura esot茅rica antropos贸fica, o los evangelios, u otra literatura espiritualmente inspirada. Este es el mayor regalo que se puede hacer a un alma desencarnada, seg煤n Rudolf Steiner. Especialmente en esta era materialista hay una gran cantidad de hambre de esto entre los muertos, porque los pensamientos materialistas no pueden viajar al mundo espiritual, y as铆 hay una especie de hambruna debido a la falta de contacto con gente que est谩 viva, a quienes las almas que han partido a煤n aman. Hay unas pocas personas en este pa铆s que practican la lectura a los muertos, algunos en peque帽os grupos, otros individualmente. Personalmente tengo la impresi贸n de que esta clase de trabajo se hace mejor solo. En ocasiones, cuando uno ha estado leyendo a una determinada alma o almas, sucede que surge un pensamiento: 驴Les alcanzo realmente? 驴C贸mo puedo saberlo? Encuentro que si uno crea despu茅s de la lectura una pausa de calma interior y silencio amoroso, a veces se puede recibir una clara se帽al que dice “Gracias”. Esto puede ser 煤til para dar un sentido de certeza de que uno les ha alcanzado realmente.

Se me ha preguntado si uno deber铆a leer en voz alta o en silencio. Lo que importa al alma desencarnada es lo que sucede en tu mente consciente. 脡l o ella recogen los pensamientos y sentimientos de lo que est谩 siendo le铆do. Muchas personas s贸lo pueden mantener un pensamiento claramente en su mente cuando leen lentamente en voz alta. Otras no saben lo que est谩n leyendo cuando leen en voz alta. Toda su energ铆a se va en pronunciar las palabras. Para ellos es mejor leer silenciosamente y tratar de comprender cada frase. Al principio uno deber铆a leer en el idioma que era m谩s cercano al alma desencarnada cuando viv铆a, normalmente la lengua materna. Tras unos a帽os, se puede leer en cualquier idioma, siempre y cuando se entiendan los pensamientos y el significado de las palabras que uno est谩 leyendo, Rudolf Steiner habla aqu铆 de cinco a帽os.

Un segundo puente entre los vivos y los muertos est谩 basado en la posibilidad de hacer preguntas a un alma desencarnada y recibir respuestas. Las preguntas deben ser de naturaleza an铆mico-espiritual, no de naturaleza materialista. Es mejor considerar la pregunta cuando uno se va a dormir, pero tambi茅n puede hacerse durante el d铆a. La respuesta viene al coraz贸n de uno al despertarse al d铆a siguiente, o unos pocos d铆as despu茅s. Para ser efectivo, este proceso requiere un procedimiento mental que no es sencillo, pero puede ser aprendido con la pr谩ctica. Rudolf Steiner describe esto en una extraordinaria conferencia que dio en Berna, Suiza, el 9 de noviembre de 1916 (GA 168). Para formular una pregunta, uno tiene que imaginarse a la persona muerta como uno la conoci贸 en vida, y tiene que imaginarse que esta persona se hace la pregunta a s铆 misma. Esto es lo contrario de lo que uno estar铆a naturalmente inclinado a hacer. Uno estar铆a inclinado a imaginar que formula la pregunta uno mismo dirigi茅ndose a la imagen del alma de la persona fallecida. Eso ser铆a completamente in煤til. Uno tiene que imaginarse que la imagen de la persona fallecida nos hace la pregunta a nosotros, y entonces dejarlo correr. Entonces a la ma帽ana siguiente, o una de las ma帽anas que la siguen, uno siente la respuesta surgiendo del coraz贸n de uno mismo al despertar. Ah铆 es donde la persona fallecida ha plantado la respuesta, como si dij茅ramos.

ImagePor supuesto, saber 煤nicamente un poquito de psicolog铆a te dir谩 que muchas ideas e impulsos pueden surgir del coraz贸n de una persona, que son la mayor铆a meros productos del deseo de nuestro propio pensamiento. Uno debe aprender a reconocer las diferencias cualitativas entre tales mensajes personales del coraz贸n de uno mismo y las respuestas que provienen de un alma desencarnada. En el proceso de aprendizaje para reconocer esta diferencia, se es proclive al principio a cometer errores. Pero con la pr谩ctica y la observaci贸n interna sensitiva uno puede obtener certeza en este asunto. No escribo esto como una teor铆a. Es mi experiencia que funciona y puede proporcionar un importante enriquecimiento a la vida de uno mismo y a la vida del alma desencarnada.

Al ser esto as铆, me sorprende que apenas alg煤n amigo haga preguntas a Rudolf Steiner de esta manera. Una objeci贸n puede ser la creencia de que est谩 de nuevo encarnado, por tanto ya no est谩 entre los muertos para recibir las preguntas de uno. Sin embargo, uno deber铆a considerar que un Iniciado de esta gran estatura es consciente en el mundo de los muertos, sin importar si est谩 encarnado o no. Adem谩s no considero esta objeci贸n v谩lida. Otra objeci贸n puede ser que 茅l afirm贸 que uno puede hacer preguntas s贸lo a personas muertas que ha conocido en vida, y la mayor铆a de las personas vivas, incluido yo, no le hemos conocido personalmente. Sin embargo, tambi茅n afirm贸 que puede ser establecido el equivalente a una conexi贸n personal si conocemos algunos aspectos muy personales de la vida de la persona fallecida, por ejemplo su escritura. Leyendo la autobiograf铆a de Rudolf Steiner, as铆 como relatos de muchas personas que le conocieron y trabajaron con 茅l, y estudiando su obra literaria y art铆stica, uno puede alcanzar realmente un grado de conocimiento de 茅l que es m谩s profundo de lo que uno hubiera adquirido de haberlo conocido personalmente en vida. Dada este conocimiento m谩s profundo, esta segunda objeci贸n es anulada. Queda la posibilidad de una tercera objeci贸n. Uno puede temer volverse dependiente de Rudolf Steiner de una manera que usurpa la libertad de uno mismo porque sus respuestas ser铆an plantadas en el coraz贸n de uno mismo en vez de ser situadas ante uno como en un libro. Esta objeci贸n est谩 basada en una idea equivocada que brota de un miedo injustificado. Uno deber铆a recordar sus afirmaciones de que los Iniciados modernos son los que m谩s respetan la libertad e independencia de la persona, y que nunca quieren dominar, sino m谩s bien ser un consejero y un amigo. Eso significa que sus respuestas adoptan siempre la forma de sugerencias de posibilidades e intuiciones clarificadoras. Si uno da la importancia adecuada a estas afirmaciones la tercera objeci贸n parece carecer de base.

Si alguien dice que ha consultado algo a Rudolf Steiner y 茅l ha dicho que debe hacerse esto o lo otro, uno puede descartar inmediatamente ese mensaje, ya que viola las condiciones mencionadas anteriormente. Cualquier consejo que surge del coraz贸n como respuesta de los muertos nunca es compulsivo. Por lo tanto cualquier objeci贸n como la tercera no es v谩lida.

ImageDe esta manera, y posiblemente de otras, el trabajo de este gran Iniciado Mica茅lico se extiende y contin煤a m谩s all谩 de su muerte. Si has le铆do una frase en un libro de Rudolf Steiner, tienes acceso a su ser, pero cualquier pregunta que hagas debe merecer la pena, y cualquier respuesta que venga deber铆a ser tratada como sabidur铆a para uso personal y no para dirigir a otros.

El tema del contacto con los muertos ha de ser enfocado con una mente s贸lida, incluso un tanto cient铆fica. Si uno quiere dejar a un lado lo que este per铆odo Mica茅lico ofrece en cuanto a claridad de pensamiento y entendimiento, entonces se mete en un mundo mareante de distorsiones y falsedades. Si mir谩is la literatura de Rudolf Steiner, especialmente lo que apareci贸 despu茅s de la Primera Guerra Mundial, encontrar茅is que todo es dado con la noci贸n:

Haz con ello lo que puedas. No se pretende dominar. Pero su misi贸n no ha acabado. Como misi贸n Mica茅lica durar谩 al menos todo el per铆odo de Micael, al menos hasta el a帽o 2250 d.C. Hay una historia que o铆 contar a Walter Johannes Stein, uno de los disc铆pulos m谩s brillantes de Rudolf Steiner. Siendo joven, Stein se dirigi贸 a Rudolf Steiner y le dijo: “Doctor Steiner, con el tiempo todos los libros se vuelven obsoletos. 驴Cuales de sus libros durar谩n m谩s y cu谩nto durar谩n?” Hay que ser bastante descarado para dirigirse a un gran maestro de esta manera, pero Rudolf Steiner ni pesta帽e贸, porque vio que Stein lo preguntaba en serio, y respondi贸: “Mi libro La Filosof铆a de la Libertad” ser谩 el que m谩s dure, y durar谩 300 a帽os”. Eso significa, en efecto, que durar谩 toda la era de Micael. Esta es s贸lo una indicaci贸n de que la misi贸n de Rudolf Steiner, como Embajador de San Miguel, a煤n contin煤a hoy en d铆a. Y que implica que Rudolf Steiner debe estar accesible. Pero como un amigo, s贸lo actuar谩 si preguntamos. Y preguntarle puede estar justificado porque incluso un completo conocimiento de sus obras publicadas no puede responder a todas las preguntas que se presentan hoy, donde nuevas situaciones se han desarrollado. As铆 pues, lo que quiero decir es: es importante en relaci贸n con Rudolf Steiner, no disociar la antroposof铆a de su persona, sino conectar con su persona, como un amigo sabio y 煤til, de una manera tan viva como sea posible.

Consideraciones Finales

ImageEl punto de vista sobre las influencias de Rudolf Steiner, la comprensi贸n de ser miembro de la Sociedad Antropos贸fica. A diferencia de ser la pertenencia a muchas otras sociedades, es inapropiado preguntar: 驴qu茅 obtengo de la Sociedad a cambio de pagar mi cuota de miembro? Hay organizaciones en el mundo a las que la gente dona dinero, sin esperar nada a cambio, por ejemplo la Cruz Roja. Sienten que es altamente improbable que sean golpeados por una cat谩strofe que requiera ayuda de la Cruz Roja. Apoyan a esta organizaci贸n porque sienten que merece la pena tener a una organizaci贸n as铆 en nuestra civilizaci贸n. Del mismo modo, sostengo que ser miembro de la Sociedad Antropos贸fica es una acci贸n de apoyo a una organizaci贸n que trabaja por la espiritualizaci贸n curativa de nuestra civilizaci贸n. En mi opini贸n la salud y el bienestar futuros de la Sociedad Antropos贸fica requieren que esta visi贸n de su misi贸n Mica茅lica en todo el mundo arraigue en los corazones de sus miembros y patrocinadores.

En los 煤ltimos diez a帽os de vida de la Sociedad Antropos贸fica, uno a menudo se encuentra con la palabra “extenderse”. Pero esto no ha sido muy efectivo. 驴Por qu茅? Porque ha de haber un equilibrio entre “extenderse” y lo que yo llamar铆a “internarse” en la educaci贸n y la ayuda del hecho de ser miembro en lo que respecta a aquellas facultades y comprensiones que deben ser cultivadas para servir a la misi贸n de la Sociedad, que es la misi贸n de Rudolf Steiner. Creo que se ha logrado un gran paso adelante en el presente al nombrar dos secretarios generales, uno para asuntos internacionales, y otro para asuntos nacionales, cuya tarea se apoyar谩 fuertemente en el trabajo “Interno”.

驴As铆 que cu谩l fue y es la misi贸n de Rudolf Steiner? Quiero responder a esta pregunta por medio de una imagen que os pido que visualic茅is, y por medio de un poema que Rudolf Steiner escribi贸. Espero que la imagen dir谩 m谩s que mil palabras. Con esta imagen trato de resumir los diversos aspectos de la misi贸n de Rudolf Steiner. Es mi imagen. No trat茅is de pintarla. M谩s bien mantenerla fluida en la imaginaci贸n. Pude presentarla especialmente bien porque habl茅 desde el escenario de la Escuela Waldorf de Detroit. Es un escenario grande, brillantemente iluminado, con una pared blanca detr谩s en la que est谩 pintado un gran mural de San Miguel sometiendo al drag贸n.

ImageImaginad que enfrente de este escenario est谩 Rudolf Steiner, con su traje negro como le conocemos de muchas fotos. Por encima, cinco pies detr谩s de 茅l hay dos figuras, una un poco hacia la derecha, la otra un poco hacia la izquierda. La de la derecha con un atuendo rojo. Es Christian Rosenkreutz, que renov贸 los Misterios para el Mundo Occidental de una manera tan sabia que sus estudiantes pod铆an permanecer ocupados en asuntos mundanos.

El de la derecha parece casi transparente, de un matiz azulado. Es el Iniciado que est谩 asociado m谩s cercanamente con el Misterio de Cristo, el “Maestro Jes煤s”. Unos quince pies detr谩s de estos dos, en una ligera elevaci贸n, est谩 San Miguel, y en una elevaci贸n un poco m谩s alta de quince pies detr谩s de San Miguel est谩 la radiante figura de Cristo, rodeado por detr谩s por un semic铆rculo de seres ang茅licos de varias jerarqu铆as.

De Cristo surge hacia delante una corriente rojo rosada de amor divino hacia la colina m谩s peque帽a donde est谩 San Miguel, el Embajador de Cristo. Este a帽ade luz c贸smica brillante a la corriente de amor divino. Ahora esta corriente de amor divino impregnada de luz surge hacia delante, despleg谩ndose ligeramente, alcanzando a los dos Grandes Iniciados del Mundo Occidental. Ellos enfocan la corriente hacia Rudolf Steiner, enfrente de ellos.

Seg煤n recibe Rudolf Steiner esta corriente del mundo espiritual detr谩s de 茅l, la transforma de tal forma que se convierte en un poder que llena todo el espacio delante de 茅l – el Embajador de San Miguel, con un mosaico viviente tridimensional de peque帽as c茅lulas luminosas movi茅ndose constantemente de los colores y brillos m谩s variados, un espect谩culo que habla, en un lenguaje secreto, de luz y de amor, de c贸mo el ser humano puede averiguar qui茅n es realmente y cual es la misi贸n de cada uno, de ser activo, de ser siempre fiel a uno mismo. As铆 Rudolf Steiner, el Embajador de San Miguel, que es el Embajador de Cristo, trae a la humanidad, de una forma apropiada a nuestra conciencia, la inspiraci贸n del amor divino c贸smico impregnado de luz. Esta es (lo mejor que lo puedo decir) la misi贸n de Rudolf Steiner que 茅l acept贸 y desempe帽贸.

ImageSin embargo, uno podr铆a preguntarse: 驴Afirm贸 realmente alguna vez Rudolf Steiner lo que 茅l consideraba su misi贸n? En su autobiograf铆a describe elocuente y sensiblemente a todas las personas que conoci贸 y lo que ellos creyeron que era su misi贸n, pero no dice nada sobre su propia misi贸n. Por supuesto, su autobiograf铆a solo cubre el per铆odo hasta 1907, y la mayor铆a de su trabajo esot茅rico fue posterior. Pero una vez, enfermo en su lecho, tan s贸lo un par de semanas antes de morir, escribi贸 un poema que dice lo que 茅l sinti贸 como su misi贸n. A diferencia de otros poemas que escribi贸 durante su vida creativa (que comienzan t铆picamente con “La luz del sol” o “La esfera del esp铆ritu es el verdadero hogar del alma”) esta 煤ltima poes铆a es una declaraci贸n de su Voluntad, lo que 茅l quer铆a llevar a cabo contra las fuerzas que quieren degradar al ser humano al nivel de ser simplemente una cosa, una cosa que puede ser modelada siguiendo unas especificaciones, que est谩 atado por reglas exteriores, y que puede ser descartado despu茅s de ser usado. La cosa humana. Este poema comienza con las palabras “Yo quiero…”:

Yo quiero con esp铆ritu c贸smico

Entusiasmar a cada ser humano

Que en una llama se pueden convertir

Y ardiente se extender谩

La esencia de su ser.

Los otros, se esfuerzan

En tomar de las aguas c贸smicas

Lo que extinguir谩 las llamas

Y verter谩 par谩lisis

En todo ser interno.

Oh que gozo, cuando la llama del ser humano

Resplandece, incluso cuando descansa.

Oh que amargo dolor, cuando la cosa humana

Es encadenada, cuando quiere revolverse.

Ernst Katz

Traducci贸n de Luis Javier Jim茅nez

Notas< />

1.- Kraljevec estaba situado en aquel momento dentro del imperio austr铆aco. Actualmente est谩 en Croacia.

2.- The Last Address, given by Rudolf Steiner (El 脷ltimo Discurso, pronunciado por Rudolf Steiner) (Rudolf Steiner Press: London, 1967); tambi茅n en Karmic Relationships (Relaciones K谩rmicas), vol. IV (London: Rudolf Steiner Press, 1997).

3.- The Michael Mistery (El Misterio de Micael) (Spring Valley, N.Y.: St. George Publications, 1984)

4.- Rudolf Steiner, El Archangel Michael (Hudson, N.Y.: Anthroposophic Press, 1994), Ap茅ndice.

5.- A Christian Rosenkreutz Anthology (Una Antolog铆a de Christian Rosenkreutz) ed. Paul M. Allen, (Blauvelt, N.Y.: Rudolf Steiner Publications, 1974).

6.- Rudolf Steiner, The Secret Stream (La Corriente Secreta) (Great Barrington, Mass.: Anthroposophic Press, 2000).

7.- Rudolf Steiner, The Course of My Life (El Curso de Mi Vida), traducci贸n Olin D. Wannamaker (New York: Anthroposophic Press, 1951), p. 12.

8.- En aquellos d铆as, la recolecci贸n y venta de hierbas medicinales requer铆a una licencia del estado basada en superar un examen del Consejo de Estado.

9.- Debemos el conocimiento de la identidad de F茅lix a la investigaci贸n del Reverendo Emil Bock, publicada en alem谩n en Rudolf Steiner Studien zu seinem Lebensgaitg und Lebenswerk (Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben, 1961). Era F茅lix Koguzki (nacido en Viena el 1 de agosto de 1833, y falleci贸 en Trumau, 1909). Rudolf Steiner le hizo un homenaje en 1910 en su primer Drama de Misterios como F茅lix Balde.

10.- Cuando Rudolf Steiner visit贸 a Edouard Schur茅 en el pueblo alsaciano de Barr, escribi贸 (a petici贸n de Schur茅) un esbozo autobiogr谩fico conocido como el “documento Barr”. S贸lo por medio de este documento sabemos del contacto de Rudolf Steiner con el “Maestro”. El documento Barr puede encontrarse (en alem谩n) en GA 262, p谩ginas 7-21.

11.- Rudolf Steiner/Marie Steiner-von Sivers: Briefwechsel und Dokumente 1901-1925 (GA 262), Carta del 9 de enero de 1905.

Ernst Katz, Ann Arbor, Michigan


4 comentarios

  1. QUE GRAN SER.Donde reina el amor sobran las leyes.

  2. leer esto, presisamente esta noche, fue un bello regalo de rudolf en su cumpleaños. Es el mejor articulo publicado en internet que eh leido en toda mi vida. GRACIAS POR EXISTIR.

  3. es importante saber como esta dirigidos los mundos. y este gran Maestro nos indica la direccion. gracias aestas personas que dirigen esta pagina que se interesa por que la gente se entere. gracias por hacerlo.

  4. marta 19 de enero 2010

    conocia un libro que me dejo tanto que un dia quice saber de la vida y hoy siento una alegria al leer este articulo que no sabia de leer a las almas y lo puse en practica con mucho respeto y agradesco haber encontrado ese libro simbolos y numeros ocultos que me lleva por este camino gracias

Comentar

Su direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.Los campos necesarios est谩n marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>