Home » Sabiduria y Conocimiento » Astrología » La primera aproximación a los Vínculos: Los padres

La primera aproximación a los Vínculos: Los padres

Pintemos las estrellas

Sin lugar a duda, los significadores por excelencia de los padres son el Sol y la Luna. Símbolos sagrados, la unión del las polaridades
La unión del propósito y las necesidades.

Cuando hablamos de la luna, nos referimos a un arquetipo que tiene múltiples y variadas manifestaciones:

Madre física
Madre psicológica o sustituta
Madre tierra
Pasado
Recuerdos
Subconsciente
Vida anterior
Tradición familiar
Seguridad emocional
Hogar, casa
Familia
Coleccionista
Alimento que nutre
Leche materna
Protección y seguridad básica
Reacción instintiva
Patria

La madre es el ser que intentó amarnos, cuidarnos y alimentarnos en todos los sentidos, y también es la primera relación importante de la vida. Es nuestro primer gran amor. Tanto para los hombres como para las mujeres, la madre es el primer romance. Es importante analizar la Luna en función de cómo fue nuestra primera gran pasión de la vida, ya que tiene una influencia innegable en nuestras relaciones de intimidad posteriores.
La carta natal es útil como una radiografía, si uno sabe leer bien una carta natal, puede aprender muchísimo sobre lo que le pasó a una persona en la primera infancia.
La Carta muestra al niño interior del pasado que hay en todos nosotros. Nuestro pasado con sus esperanzas, miedos expectativas, con sus alegrías y sus terrores, está archivado y registrado en la memoria y se revela en la carta.
Las relaciones presentes tienen una especial manera de hacer aflorar emociones profundas que se generaron en los vínculos de la primera infancia.

La primera relación importante es la madre; ella es el primer amor de la vida, y lo que pasa en esta relación se convierte en el prototipo de las relaciones de intimidad posteriores.

La luna en un signo te hace ser una experta en las cualidades de ese signo.

En la luna aparece la cualidad zodiacal como necesaria, como algo extremadamente familiar, que si no está presente, produce una sensación de indefensión; por eso la persona depende de ella y la recrea inconscientemente. Esta necesidad fue congruente en la infancia porque entramos en la vida a través de ella. Pero con el paso del tiempo, persistir y quedarnos en las cualidades de la luna, es limitarse, y constituye una apreciación incorrecta de los recursos y necesidades profundas.

Recordemos un poco los arquetipos de madres a través de la Luna:

Luna en Aries: es una madre invasora, activa y determinante. Intrusivo, tajante y dominante. Una madre amazona, llena de agresividad.

Luna en Tauro: es una madre sólida, lenta, ligada a la materia y al cuerpo, con una gran inercia y muy alta sensibilidad sensorial. Es plácida, maciza y sensual. Intenso contacto físico.

Luna en Géminis: es una madre donde la comunicación, la palabra y el intelecto estaban presentes. Los mensajes emocionales se transmiten por la palabra, y la inteligencia está muy valorada. Versatilidad y capacidad de hacer varias cosas a la vez. Dualidad. La presencia de hermanos es muy importante.

Luna en Cáncer: es una madre muy cariñosa, presente, tierna y protectora. Se complementa con una fuerte presencia familiar que sostiene a todos los miembros. Da seguridad afectiva, y sentido de pertenencia. Simbiosis.

Luna en Leo: es una madre que es el centro de atención, el patrón radial propio de la energía leonina, también la madre, la abuela, o alguna mujer admirada, excepcional, por encima de los demás. Pertenece a una familia que se destaca de alguna manera.

Luna en Virgo: es una madre ordenada, prolija, eficiente, a veces la madre necesita que la ayuden en el orden y la limpieza, y deposita en el niño el apoyo que necesita. Entabla conversaciones supuestamente más maduras y trata al hijo como un adulto.

Luna en Libra: es una madre muy sociable, armoniosa, complaciente. La importancia del otro es importante para la madre. Capacidad de complacer a los demás que están antes que los miembros del hogar. Complacer queda registrado en el niño como un supuesto básico. Siempre hay gente entre la madre y el hijo.

Luna en Escorpio: es una madre intensa, vital y mortal al mismo tiempo. Es una madre de inusual poder e intensidad, con la que se establece un vínculo que no encuentra impedimento alguno para mantenerse en un estado de absorción fusionante. El niño experimente la máxima ambivalencia entre ser todo para la madre y al mismo tiempo, perder toda identidad propia.

Luna en Sagitario: es una madre abundante, expansiva y confiada. Experimentará a través de ella, la existencia como gozosa y con una sensación de amplitud y libertad, que le permitirá entregarse a la vida con optimismo y alegría. Es una madre que confía en su hijo, acompañándolo a la distancia y posibilitando sus juegos y deseos.

Luna en Capricornio: es una madre sumamente austera, poco proclive al contacto físico y emocional, emisora de respuestas frías y distantes ante los requerimientos del hijo. El niño deberá cuidar de sí mismo con una mínima dependencia de su entorno y teniendo que soportar grandes restricciones en función de alcanzar los objetivos exigidos.

Luna en Acuario: es una madre con un comportamiento discontinuo e impredecible. Es una mamá que desorienta al bebé quien tiene que realizar un tremendo esfuerzo de adaptación, ya que esta sufre de trastornos mentales o padece problemas nerviosos, sea por una causa específica o porque la situación familiar ejerce una presión excesiva sobre ella, volviendo su comportamiento inestable, por lo cual el niño no puede contar con la seguridad de un suministro continuo de afecto.

Luna en Piscis: es una madre omnipresente, que le brinda a su hijo ternura y cuidados infinitos, dentro de los cuales no es necesario realizar ningún esfuerzo para sobrevivir. El niño crece sin apremios ni restricciones. Esta madre no ha podido cortar el cordón umbilical que la unía a la suya y a sus abuelas, y como ella, el hijo o hija tampoco habrán de cortarlo.

El Sol y el arquetipo paterno

En todos nosotros hay un estrato arcaico que todavía hay sigue respondiendo al símbolo mágico de la monarquía, el arquetipo de la autoridad. En la antigüedad el rey era también un sacerdote, y el papel de gobernante de su pueblo se combinaba con el de pontifex, el que construía los puentes y actuaba como mediador entre el cielo y la tierra.

Es posible que necesitemos trabajar para expresar la Luna, nuestra naturaleza lunar no se esfuerza conscientemente por establecer objetivos en el mundo. La Luna también es regresiva por naturaleza; siempre nos tironea hacia el pasado y hacia el vínculo madre-hijo, porque nuestras necesidades emocionales y corporales básicas esencialmente no cambian. Pero el Sol es progresista.

En realidad nunca terminamos de desarrollar el Sol, porque este aspecto de la personalidad siempre está en un proceso de transformación, moviéndose hacia alguna visión o algún objetivo futuro.

Es un mito Solar, porque el héroe está siempre en camino de convertirse en algo. No nació automáticamente como héroe. Debe ganarse el derecho de llegar a ser héroe y rey.

La relación que mantenemos con nuestro padre está profundamente ligada a la capacidad que tendremos de desarrollar nuestra “fuerza masculina” interna, seamos hombres o mujeres. Cómo nos defenderemos en la vida, qué capacidad de iniciar y luchar tendremos, como nos llevaremos con la autoridad y, en el caso de las mujeres, como será la relación con nuestras parejas.

SINTETIZANDO

Para conocer cuál fue nuestra “cuna afectiva” analizamos los siguientes puntos:

Significadores de la madre. Luna por signo, casa y aspectos. La Casa 10, sus ocupantes y su regente.

Significadores del padre: Sol por signo, casa y aspectos. Se agrega Saturno, sobre todo en nacimientos nocturnos. (en la práctica analizamos los dos). La Casa 4, sus ocupantes y su regente.

Indicadores de cómo vivenciamos nuestra infancia: Casa 4, sus ocupantes y su regente.

Relación entre los padres: aspectos entre el Sol y la Luna y entre los regentes de las Casas 4 y Casa 10.

 

 

Prof. Liliana Abaca

http://caminoastrologico.wordpress.com

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
2 comentarios
  1. User comments

    Yo tengo luna en sagitario y el arketipo de madre no se corresponde en absoluto con la descripcion que das…quizá los aspectos o la casa X. un saludo Miren Fuentes

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend