Home » Sabiduria y Conocimiento » Cambios planetarios » La Radiestesia y la Red Hartmann

La Radiestesia y la Red Hartmann

Hartma 3
Los defensores e investigadores de los efectos radiestésicos, sostienen que todos cuerpo biológico emite ondas o radiaciones que pueden ser medidas a través de un instrumento radiestésico (péndulo o varilla) el cual traduce esas ondas visualmente mediante una serie de movimientos. Quienes sostienen estas teorías basa sus estudios en la Geobiología ciencia que estudia la relación que existe entre las energías terrestres y cósmicas, y la salud de todo organismo vivo en especial del hombre.

Es así que los geobíologos fueron clasificando todos los cuerpos según sus radiaciones, y mediante esta clasificación aseguran que cada persona, planta, animal, piedras, u objeto de pertenencia, así como enfermedades, medicamentos, líquidos, etc. emiten ondas particulares propias del objeto o de su estado de vibración de equilibrio o desequilibrio.

En el campo de la sanación se efectuaron ensayos y mediciones con algunos enfermos, y comprobaron que al hacerles desplazar la misma, o cambiar de habitación, se conseguían abundantes casos de mejoría y curación. Las radiaciones causantes de dichas perturbaciones fueron llamadas “ondas nocivas”. Los primeros en hablar del tema fueron los franceses; Mermet, Bovis, Martial, y Enel. En Alemania, destacaron Kritzinguer y Gotsche primero, y luego Von Pohl, cuya obra “Erdstrahlen als Krankheitserreger” (Los rayos terrestres como causa de las enfermedades), publicada en 1932.

Esas observaciones científicas sobre las influencias nocivas de los suelos de las habitaciones, y las perturbaciones que provocan, se atribuyen a un sabio inglés, el doctor Haviland, quien a finales del siglo pasado presentó varios de sus trabajos a la Sociedad de Medicina de Londres sobre zonas geopatógenas que podían causar el cáncer.

Un ingeniero francés, Henri Mager, constató la existencia y variaciones de radiación en la medición de algunos terrenos el cual ejemplifico la misma como si se tratara de una red de mallas regulares de frecuencias energéticas en las cuales su máxima intensidad frecuencial se centraba en los puntos de intersección de las líneas de esa red. Luego la posta de esa investigación fue llevada adelante por el francés Bagnoles-de-L’Orne, apasionado por la radiestesia, quien enunció la hipótesis según la cual esa cuadrícula energética circundaba todo el planeta: “Se trata de una radiación norte-sur, aparentemente magnética y causada por el magnetismo terrestre, y una radiación este-oeste, perpendicular a la primera y de apariencia eléctrica. Son radiaciones rectilíneas, por lo que no pueden ser debidas a distintas influencias telúricas, como la composición del suelo o a presencia en el subsuelo de fallas o corrientes de agua subterráneas, que son siempre sinuosas y surcan la corteza terrestre siguiendo un recorrido variable, en función de los accidentes del suelo. (Esas nuevas radiaciones) cubren nuestra esfera de una red que marca zonas cuadradas neutras, compartimentando el suelo y elevándose en la atmósfera, entrecruzándose en dirección norte-sur y este-oeste… “

Payré demostró que en los puntos de intersección de las líneas de la red que había detectado, los vegetales se comportaban anormalmente. Realizó idénticas constataciones en los hombres y los animales; sospechó que hay una relación entre la radiación y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

Por su parte, en 1935 el doctor Ernst Hartmann de origen alemán había estudiado e investigado por más de diez años las influencias del medio ambiente en el hombre, principalmente las derivadas del magnetismo terrestre. Sostenía Hartmann que la salud física y mental de una persona depende del lugar en el que vive, duerme y ejerce su actividad sostuvo que “la tierra está recubierta por una red global de ondas fijas que parecen ser producidas por una radiación terrestre que proviene del interior del planeta y que se ordena en forma de retícula al atravesar las capas de la corteza terrestre”

Al medir la resistencia del cuerpo humano y las variaciones que éste experimentaba al desplazarse dentro de un área se detectó puntos de registros en donde se producían interesantes alteraciones. Los puntos fueron marcados sobre un plano, y vieron que estos conformaban una especie de cuadrícula o retícula, es decir, constituían los puntos de intersección de unas hipotéticas líneas de fuerza o energía, dispuestas en forma de malla o red.

La existencia de estas líneas han sido comprobadas con aparatos de mediciones de mayor sostificación tecnológica y son ahora conocidas como “Red Hartmann o Red H”. o zonas perturbaciones cosmotelúricas, una inmensa telaraña tejida a escala de todo el planeta. Esa extensa red estaría compuesta de varias rejillas que se superponen e interfieren formando una rejilla global biológicamente activa.

Las líneas Hartmann se pueden concebir como paredes de energía sutil emanadas del subsuelo y extendiéndose verticalmente hasta una altura de 2.000 metros. Esta red se puede detectar en todas partes, tanto en terreno llano como en la montaña, en el agua, en el exterior y en el interior de las viviendas. Estas líneas o bandas se orientan en función de los polos geomagnéticos; corren paralelamente en direcciones norte-sur y este-oeste. Su intensidad y densidad son muy variables, dependiendo de innumerables factores como son la hora del día y los cambios atmosféricos. No obstante se establece una constante de unos 21 cm de espesor y su disposición paralela a intervalos de 2.5 m en las orientadas norte-sur y de unos 2 m en las orientadas este-oeste.

Se les ha llamado también “Constantes Vitales Terrestres”, pues su armonía o distorsiones nos muestran el grado de equilibrio o de desequilibrio de un lugar o sus alteraciones en un determinado momento. Por ejemplo, el espesor de las líneas puede ir de 21 a 80 cm durante un eclipse solar o hasta 120 cm durante un movimiento sísmico.

Ahora bien hay cruces de ésta red que se consideran “negativos”. (zonas geopatógenas).Esos puntos, desfavorables para la salud, son los cruces llamados “cáncer point ” (a la vertical de ellos, acusa una potente radiación gamma). Por su lado “La red Curry, – de la que luego hablaremos- de naturaleza cósmica, se presenta como una trama diagonal a la “Red H”. El estudio de ambas redes son de importancia para determinar los puntos favorables energéticos. (Tampoco hay que imaginarse la red Hartmann como una trama geométrica que se proyecta en mallas regulares sobre la superficie del planeta. Su trazado tiene multiples ondulaciones, contracciones, accidentes diversos e incluso interrupciones puntuales. Con lo que se compara mejor es con una red o una rejilla.) En la Geobiología estos cruces negativos son llamados Geopatías. Las geopatías son espacios o lugares en las cuales se hallan diferencias importantes de emisión de radiaciones energéticas electromagnéticas que afectan severamente la salud física y psíquica de las personas (zonas geopatógenas). En éstas zonas se aprecian cambios en la frecuencia y amplitud de las ondas Schumann, este cambio de frecuencia altera, como dijimos, el comportamiento biológico del hombre y todo ser vivo: procesos químicos celulares, y los niveles hormonales . Se especula que las radiaciones presentes en una geopatía alterarían los procesos bioquímicos y energéticos del cuerpo humano afectando no sólo las células del sistema inmunológico sino también e incidiendo sobre el sistema nervioso, endocrino y hormonal.

Por otro lado, existen geopatías debido a especies de venas de agua subterráneas que corren por debajo de la corteza terrestre superior y que generan campo eléctricos en los rozamientos proyectados sobre su vertical. Las fallas geológicas y las vetas metálicas alteran también el campo magnético en superficie. Donde estas líneas de radiación se cruzan se crean puntos geopatógenos que de acuerdo a su tipo e intensidad pueden desencadenar distintas alteraciones biológicas y reacciones en un organismo vivo.

Esta trama delimita zonas de distinta radiación: En la primera de ellas su intensidad es demasiado débil para producir algún tipo de alteración biológica. Aunque en algunos casos pueda percibirse una actividad nociva en su vertical procedente de una interferencia entre las asimetrías del subsuelo y de la red H. La segunda es una zona neutra: donde la parte delimitada por las “paredes”. En su interior se encuentra un lugar particularmente benéfico.

Hartmanncurry
Habíamos mencionado la Red Curry, diremos de ella que, posteriormente a las investigaciones llevadas a cabo sobre la “Red Hartmann”, se han detectado otras redes de energía mas sutiles, llamadas “Red de Curry”, en honor a el Médico suizo Manfred Curry, quién junto al Dr. Witmann detectaron, en el año 1954, unas líneas energéticas que se despliegan formando una red similar a la de Hartmann pero diagonal a los puntos cardinales. La separación entre las líneas Curry de orientación Noreste- Suroeste oscila cerca de los 8m y entre las líneas Sureste-Noroeste es de 6m. El grosor de cada línea es de aproximadamente 40cm. Con respecto a su origen, algunos especialistas formularon la hipótesis que esta red se forma como consecuencia del efecto dínamo que se establece por la constante rotación de la Tierra y la generación de fuertes campos energéticos debidos a la fricción y resistencia entre la corteza terrestre y el núcleo del planeta.

En la práctica, la importancia de estas líneas sobre la salud sólo se detecta en la vertical de los cruces Curry y sobre todo cuando éstos se encuentran superpuestos a geopatías y/o cruces Hartmann.

Las geopatías más comunes son las provenientes de los cursos de agua subterráneos y las fallas geológicas. Las venas de aguas subterráneas procedentes de las aguas lluvias o de la fusión del hielo, en su recorrido a través del terreno o una vez acumuladas en los acuíferos, provocan una ionización positiva a la superficie del suelo que se transmite verticalmente y se encuentra de manera casi idéntica en cada piso de un edificio. Se manifiesta por manchas de humedad en las paredes y las cargas eléctricas que nacen sobre estas zonas atraen los rayos. El cruce de dos o varias venas de aguas subterráneas constituye una zona portadora que amplifica los cruces telúricos y constituye un alto riesgo para la salud. El grado de nocividad del agua subterránea es función de su orientación y su calidad. En algunos casos el agua pasa por minerales radioactivos y sigue acarreando esta radiactividad por varios metros y transmite a la vertical.

Sin dudas profundizar en el estudio de éstos fenómenos físicos es apasionante. En nuestra bùsqueda de mayor información sobre los mismos dimos con un artículo que hace mención al conocimiento ancestral de éstos fenómenos. Dicho artículo publicado en Oceanía comentaba que gracias a conocimientos ancestrales, no técnicos pero si por la observación de señales biológicas, trasmitidos de generación en generación ha permitido a los chamanes de unas tribus asiáticas poseer un conocimiento de cómo actúa la “Red de Hartmann” en las alteraciones geofísicas de nuestro planeta. Seis tribus primitivas de Asia que habitan las islas de Andaman y Nicobar sobrevivieron el pasado diciembre del 2004 al Tsunami que asoló el Sudeste Asiático.

Los aborígenes de las comunidades Jarwas, Onges, Shompens, Sentenaleses y Andamaneses pudieron predecir que un desastre iba a ocurrir en la zona que habitaban con un par de días de anticipación y así buscar refugios en las zonas más altas, Estás tribus poseen el conocimiento ancestral de descifrar el lenguaje de los animales y la conducta que adoptan cuando la red energética de la que hablamos sufre alteraciones. Estas tribus datan del alto paleolítico y del mesolítico, por lo que tienen una antigüedad de entre 20.000 y 40.000 años y viven aún de una forma muy primitiva. A partir de haber tomado público conocimiento éste hecho, los antropólogos se han abocado a estudiar éstos técnicas ancestrales en busca de dar respuesta a algo que la ciencia moderna aún no ha logrado a pesar de su tecnología, como lograr predecir un sismo.

A través de los años se han descubierto otras redes de energía sutil, pero no se han detectado influencias notorias y no han sido investigadas con detalle, salvo las líneas Curry. Estas líneas de energía fueron llamadas así en honor a su descubridor, el Dr. Manfred Curry. Esta red se despliega globalmente de manera similar a la red Hartmann, pero diagonalmente con respecto a los puntos cardinales. La separación entre las líneas Curry de orientación Noreste-Suroeste oscila cerca de lo 8 metros; y entre las líneas Sureste-Noroeste es de 6 metros. El grosor aproximado es de 40 cm

Como conclusión podemos suponer que las técnicas de radiestesia poseen fundamentos comprobables y de tradición ancestral. Los antiguos pobladores de China 4.000 años atrás, usaban técnicas de radiestesia para ubicar yacimientos de minerales y de agua subterráneas. En la Edad Media, siglos XVI y XVII, los yacimientos minerales fueron localizados con la técnica de la biolocalización. También es conocido la existencia de personas especializadas en éstas técnicas en el campo que por medio de varillas o péndulos localizan cauces de agua potable subterráneos. Los Celtas, los Nórdicos, Los Griegos, los Romanos construían sus santuarios u oráculos en sitios designados por medio de las técnicas de radiestesia. En América, los mayas, los Aymarás y los Incas, ubicaron sus pirámides y sus lugares sagrados a través de la misma técnica. Técnica que hoy denominamos “Radiestesia”, lo que significa “Sensibilidad a las Radiaciones”.

El rasgo principal de ésta especie de «mitología científica» de aquella época, es la concepción de los «fluidos» diversos bajo la forma de los cuales se representaba entonces todas las fuerzas psíquicas; y es esta concepción la que fue transportada del orden corporal al orden sutil con la teoría del «magnetismo»; si uno se remite a la idea de la «solidificación» del mundo, se dirá quizás que un «fluido» es, por definición, lo opuesto de un «sólido», pero por ello no es menos verdad que, en este caso, juega exactamente el mismo papel, puesto que esta concepción tiene por efecto el de «corporizar» cosas que dependen en realidad de la manifestación sutil.

Éstos magnetizadores fueron los precursores directos del «neoespiritualismo», sus teorías y influenciaron a todas las escuelas que tomaron nacimiento después, ya sea que fueran abiertamente profanas y dudosas como el espiritismo, o las múltiples variedades de las pseudoiniciáticas Hoy día, una parte de los magnetizadores continúan hablando de fluidos y creyendo seriamente en ellos. Estos «fluidos» han sido reemplazados por las «ondas» y las «radiaciones»; éstas no dejan de jugar el mismo papel en las teorías inventadas más recientemente para intentar explicar la acción de ciertas influencias sutiles; nos bastará mencionar la «radiestesia», como una de las técnicas más representativa a este respecto.

La Radiestesia como instrumento para detectar Geopatías:

La detección de una geopatía es aplicada a la medición de frecuencias-longitudes de onda de radiación electromagnéticas de lugares, plantas, animales y personas. Algunas personas poseen una facultad natural para detectar geopatías, según el físico Zaboj Harvalik esta sensibilidad natural parece estar localizada en las glándulas suprarrenales y en la pineal o en la pituitaria. Este tipo de personas son comúnmente conocidos como zahoríes o varilleros. La radiestesia es el término mas adecuado para ésta praxis generalmente llevada a cabo mediante un péndulo. No es que no se pueda llevar a cabo mediante otros instrumentos sino que el péndulo resulta tan efectivo como lo podría ser un ionómetro o un magnetómetro de protones. La radiestesia permite detectar fisuras que favorecen el los escapes de radiación.

El giro del péndulo hacia la izquierda indica la existencia de zonas geopatógenas. A partir de su detención los diferentes niveles de radiación son medidos a través de un biómetro de Bovis, por medio de él son considerados zonas geopatógenas aquellas donde la medición obtenida es inferior a los 6.000 U.B y de grave riesgo los que se encuentren inferiores a los 3.500 U.B.. Los valores superiores a 6.500 U.B. son los óptimos.

Bibliografía Consultada:
Guido S. Bassler: Geología , Geobiología y Radiestesia
Réne Guénon: El reino de la cantidad y los signos de los tiempos
Jordi Matamoros Navarro: Geobiología El Lugar y la Salud

— Visto en: http://www.facundoallia.com.ar/paginas/radiestesia.htm

 

 

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
11 comentarios
  1. User comments

    Me gustaria saber si hay algun mecanismo o disposiivo para ubicar dichas lineas y sus cruces y poderlo realizar de alguna aunque sea casera.

  2. User comments
    Alberto Lesina Ucha

    Basta localizar algum ponto da Rede Hartmann e instalar um ou mais canos de cobre. Isto é suficiente para sobrepor as linhas de Hartmann. Tenho feito isso e tenho obtidos ótimos resultados.

  3. User comments

    Yo soy aficionado en radiestesia, me viene de ver a mi padre, si me puedes poner la respuesta anterior en castellano.

    Lo que no me aclaro bién es que los puntos de interseción que marca el péndulo o varilla son un poco complejos, ya que yo pensaba que eran positivos para el hombre, como puede ser todas las zonas donde estan construidas las catedrales,iglesias, zonas megalíticas etc… pero según leo en algún artículo estos puntos que también marca el péndulo pueden ser nocivos, como interpretar esto, como diferenciarlos.

    ¿ porque en ciertas ocasiones que se está seguro de un punto concreto en el que puede haber agua, se hace la perforación y no sale, como distinguir con el manejo del péndulo o varilla lo que puede ser agua y otra clase de radiacción?.

    Gracias

    Arturo

  4. User comments

    Para ser un experto en este tema hay que estudiar y trabajar mucho aproximadamente 2 años y practicar mucho no valen los cursos de fin de semana, es como si quisieras hacer la carrera de medico en 15 dias si no eres bueno en este tema lo que puede ocurrir es que pongas una persona a dormir o a trabajar en el sitio etivocado .

    Hasta pronto

    joan

  5. User comments

    Lo que se dá se recibe…

    Hay que ser una persona sensitiva en todos los aspectos de la vida, pero no por querer, sino por nacer, y desprender aguas vivas…

  6. User comments

    yo creo que no debemos hablar de ondas electromagneticas.porque serian facilmente detectables con cualquier tester comun.creo que deberiamos separar la paja del trigo.estas lineas son de una energia por el momento desconocidas para nosotros.hemos hecho pruebas con casi todo tipo de instrumentos,hasta probamos un equipo detector de radiaciones y nada.solo son comprobables con la varilla o pendulo y valla que existen.hemos hecho pruebas de esfuerzo con resultados sorprendentes

  7. User comments

    Hola:

    Soy aficcionado a estos temas. Hice varios cursos de radiestesia de fin de semana pero sin éxito. Me gustaría conocer a algún radiestesista que me hiciera unas demostraciones reales con el fin de poder creeer en la radiestesia. Cuando digo demostración real me refiero a que yo pueda esconder un objeto y el lo busque. Que yo tenga un número determinado de monedas en mi mano y averigue con el pendulo. No como se hace en los cursos que el profesor dice que tal cosa radia tanto en determinada escala pero nadie mas lo sabe, o dice que aqui pasa determinada línea pero nadie la ve ni tinene otro medio de constrastar que es así.

    Agradecería que alguién me facilitara información sobre algún radiestesista real, que supongo no sera muy conocido pues vivirá en la vida real y sencilla sin el estorbo del prestigio y la popularidad.

    Cualquier información recibida a tal respecto sera bienvenida.

    Soy de España – Galicia.

    Un saludo a todos.

    Agradeceria respuestas a mi email. j_ varela_rey@hotmail.com ya que a veces no vuelvo a encontrar los foros donde escribo.

    Un saludo.

  8. User comments

    Buenos dias soy medica geriatra y me interesaria saber mas sobre el tema ,una paciente mia me informo de la existencia de las redes, lineas y el efecto nocivo sobre la salud,quisiera saber mas

    gracias

    Dra Sonia

    Bona

    Medica geriatra

    Consultorio

    Calle ciudad de Rosario 74/san luis

    5700

  9. User comments

    Nosotros tenemos un producto elaborado apartir de 130 propiedades que protegen y ayudan al cuerpo a regenarse.

    PROTECTORES PARA LAS GEOPATIAS Y RADIACIONES

  10. User comments

    La Radiesteseia, la Red de Hartman, su influencia en nuestra vida y en nuestra salud son reales y comprobables.

    El problema para todo aquel que quiere aprender e iniciarse en esto es como encontrar la verdad.

    Les recomiendo el libro "LOS SECRETOS DE LA RADIESTESIA" , su autor es Guido S. Bassler.

    Este libro es una guia basica, el autor explica el fenomeno a traves de experiencias a lo largo de su vida , y nos muestra como comprobar este fenomeno en la naturaleza,

  11. User comments

    La radiestesia más que una ciencia es un arte y como artista lo has de ver y ser, el sistema neurovegetativo es que te guia en esta aventura , todos tenemos un sistema nervioso y todos tenemos posibilidades , pero no todos somos Mozart , pero si podemos avanzar en la busqueda de la verdad y de los fenómenos de la naturaleza y del universo . Sin descartar las radiaciones artificiales desde los 16hz.

    hasta la alta frecuencia de los 2.5 mhz. en adelante, para tener un ambiente totalmente saludable .

    Daniel.

    Radiestesista.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend