Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Artículos de opinión » La Santidad, ¿Qué es la Santidad? ¿Soy Yo Santo?

La Santidad, ¿Qué es la Santidad? ¿Soy Yo Santo?

20170925 carlosfloresrodriguez243636 id132791 3 - La Santidad, ¿Qué es la Santidad? ¿Soy Yo Santo? - hermandadblanca.org

EL MAESTRO

La Santidad, ¿Qué es la Santidad? ¿Soy Yo Santo?

 

Era un día como muchos, pero este presagiaba algo especial, de hecho era un día de primavera, los campos estaban alfombrados de lindas flores de infinidad de colores, cada flor entregaba su perfume y su color, el viento las movía suavemente y parecía, o lo estaban, que había en ellas felicidad y alegría, el devoto debía recorrer varios kilómetros en medio de aquel lindo paisaje para llegar a la casa de habitación de aquel personaje un tanto extraño, de profunda tranquilidad, con ojos serenos y de hablar claro y pausado. Pero para llegar con El, aún faltaba un buen trecho del camino, unas cuantas horas y por fin estaría allí. Aprovechando el ambiente y largo caminar, por su mente pasaban un pensamiento tras otro, a veces se ensimismaba tanto en ellos que ni cuenta se daba que había avanzado y se había perdido la oportunidad de contemplar la formidable naturaleza de aquellos bosques y praderas, pero impertérrito continuaba su caminar, los pensamientos continuaban su ir y venir, pero de repente uno de ellos se detuvo más de un instante en su mente, se había preguntado que era lo que hacía de aquel personaje un hombre tan especial, ¿Por qué? sus palabras siempre impactaban en su mente, ¿Por qué? siempre  se veía que no tenia  prisa, todo en él era pausado, casi solemne, cuando posaba su mirada en alguno de los devotos, parecía que el tiempo se detenía y las palabras desaparecían, incluso sus pensamientos cesaban y su mente se tranquilizaba. No encontraba respuesta a sus preguntas y luego seguía bordeando el camino, su paso aunque lento era firme, quería llegar ante la presencia de aquel maestro, le parecía tan Santo que lo veía tan distante de si mismo, el devoto se sentía tan diferente, tan lejano, no había encontrado manera de verse como El, y así continuo su viaje a ratos pensativo a ratos silencioso, a la vuelta de un recodo, felizmente divisó  a una cierta distancia, aquella hermosa vivienda, llena de flores, rodeada de un frondoso bosque, a la pequeña distancia un riachuelo bordeaba uno de sus linderos, su corazón se aceleró, apresuro el paso, ansiaba llegar pronto a su lado.

Enseguida se encontró en el portal de ingreso y desde allí pudo escuchar un murmullo suave, este provenía de los devotos que estaban ya en la espera de que el Maestro iniciara la reunión, la misma, que desde hacia algunos años realizaba.

Un poco presuroso entro en la sala, adornada con muchas flores silvestres, el perfume de un incienso y la presencia de sus amigos devotos, busco un lugar que le permitirá ver y escuchar al Maestro.

PUBLICIDAD GOOGLE

Cruzo sus piernas y trato de tranquilizar su mente.

El Maestro ingreso a la sala, tomo su lugar de costumbre y después de un breve silencio, dijo. ¿Qué es la Santidad? De donde proviene la Santidad, me reconocéis como un Santo, pero sois incapaces de reconoceros a vosotros mismo también como Santos.

LECCION 299 UCDM

UCDM nos presenta en la lección 299 con claridad meridiana lo siguiente.

La santidad eterna mora en mí.

Mi santidad está mucho más allá de mi propia capacidad de comprender o saber lo que es. No obstante, Dios, mi Padre, Quien la creó, reconoce que mi santidad es la Suya. Nuestra Voluntad conjunta comprende lo que es. Y nuestra Voluntad conjunta sabe que así es. Padre, mi santidad no procede de Mi. No es mía para dejar que el pecado la destruya. No es mía para dejar que sea el blanco del ataque. Las ilusiones pueden ocultarla, pero no pueden extinguir su fulgor ni atenuar su luz. Se yergue por siempre perfecta e intacta. En ella todas las cosas sanan, pues siguen siendo tal como Tú las creaste. y puedo conocer mi santidad, pues fui creado por la Santidad Misma, y puedo conocer mi Fuente porque Tu Voluntad es que se Te conozca.

 Aquí la palabra pecado no tiene la connotación usual, para UCDM el pecado no existe, lo que si existe es el error, pues nos movemos en él. La palabra pecado nos dice UCDM, no existe en el cielo pues allí es totalmente innecesaria, El plan de Dios para la Salvación considera que el error si puede ser perfectamente eliminado a través de la expiación y de esto está a cargo el Espíritu Santo.

Reconocer nuestro origen Divino  

Amigo, es tiempo de empezar a reconocer que no somos lo que vemos o creemos que somos, todo lo que ocurre en este plano es Ilusorios, es decir no es real, es una proyección de una parte de nuestra mente que se siente separada, es el plan del ego para perpetuar su existencia ilusoria, pero UCDM nos dice que al tiempo le ha llegado su fin, si, es el fin de los tiempos, es el momento de dejar de hacer juicios y reconocernos en Santidad, pues no podría ser de ninguna otra forma, Nuestro Padre nos creo a semejanza suya, y si Él es, Santo, Puro, Impecable y Eterno, tu también lo Eres, reconocerlo es nuestra misión, despertar es nuestra obligación. Despertar aquí significa Recordar.

Toma el curso, es de autoestudio, más nunca estarás solo, El Maestro te acompañara.

Hay Maestros de UCDM, dispuestos a acompañarte en el Viaje sin retorno, no te asustes, no dejaras de Ser, más bien Serás.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

Descárgate aquí el PDF con los tres libros de UCDM

 http://www.janethfranco.com/wp-content/uploads/2016/03/ucdm_ejercicios.pdf

 

Autor. Carlos   EFR, redactor de la gran familia de  www.hermandadblanca.org

Basado en: UN CURSO DE MILAGROS. (UCDM)

Canalizado por: Helen Schucman

 

ESPACIO PATROCINADORES
Formación Intensiva de Thetahealing en Córdoba (España) - 03 al 09 de Noviembre de 2017
Sobre Carlos Flores

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend