Home » Autores Espirituales - Canalizadores » Beinsa Duno » Las leyes vivas de las virtudes por el Maestro Beinsá Dunó

Las leyes vivas de las virtudes por el Maestro Beinsá Dunó

beinsá-dunó1¡Fiel, verdadero, puro y benévolo siempre seas!

 

Reflexión.

 

Ahora, mentalmente haremos un viaje hasta el Sol y atrás: cinco minutos de ida, y cinco minutos de vuelta atrás. Levantaréis y vuestras dos manos hacia arriba, un poco abiertas, con las palmas una contra la otra. La mano derecha se queda arriba y la izquierda la bajáis abajo. Así como estáis. Partís de la Tierra para el Sol. Cuando empecéis a regresar atrás, cambiáis vuestras manos: la izquierda la levantáis arriba y la derecha la bajáis abajo. Cuando bajáis a la Tierra, bajáis y la mano izquierda donde la derecha; las dos manos las ponéis una contra otra, para que os conectéis con la corriente magnética que constantemente viene del Sol hacia la Tierra. Durante el ejercicio miraréis a librarse de cualesquiera inquietudes y preocupaciones; si vais al Sol con todas vuestras turbaciones, vosotros os conectaréis con ciertas corrientes negativas, las cuales os influenciarán de manera desarmónica.

 

Entonces, durante todo el viaje, el cual durará en total diez minutos, vosotros dejaréis vuestro bagaje en la Tierra, y a la vuelta lo tomaréis.

 

(Se leyeron los temas: “El árbol más viejo en el mundo”, “Cuántas células hay en el cerebro humano” y “La palabra más fuerte en el idioma búlgaro”.)

 

La siguiente vez escribid sobre el tema: “Origen de los ojos azules y de los negros”.

 

¿Qué recibiréis si eleváis el 1 y el 2 al cuadrado? Entonces ¿cuánto se recibirá si tenéis (1 + 2)2? El 1 elevado al cuadrado da 1. El número 2 elevado al cuadrado da 4. ¿Qué recibiréis si tomáis la suma del siguiente binomio al cuadrado (2+4)2? ¿Cómo representaréis geométricamente 42?

 

Cuando se habla de psicología oculta debéis de saber que sus puntos de vista y preceptos sobre la vida álmica del hombre, se distinguen básicamente de estos de la psicología ordinaria. Suponed que vosotros tenéis un estado agradable, suave. ¿A qué se debe este estado suave en el hombre? ¿En qué condiciones por ejemplo, el plomo puede volverse suave? – En calentamiento. ¿En qué condiciones el hombre se vuelve suave? – El hombre se vuelve suave en el calor, pero en un calor específico. El calor físico no solo que no transmite al hombre calor, que es característico para la vida, sino que éste habitualmente quema, destruye. Si ponéis vuestra mano en el fuego, esta sin falta se quemará; si la ponéis en un calor específico, de la vida, cuyos grados son más intensos que este del calor ordinario, esta de ninguna manera se quemará. ¿Qué fuego es más fuerte: este que flamea y quema, o este que flamea y no quema? Un fuego que flamea y no quema es más fuerte que este que flamea y quema. Si vuestros sentimientos se encienden y queman, ¿cómo es su calor? – Físico.

 

Todos los cristianos contemporáneos, o en general toda la gente quieren tener estados de ánimo agradables, pero la Naturaleza razonable, la cual ha previsto todo, ella ha puesto los sentimientos en dependencia de ciertas leyes. Por ejemplo, el hombre no puede ser misericordioso si no comprende la ley de la misericordia; él no puede ser paciente, ni virtuoso, si no comprende las leyes de la paciencia y de la virtud. Por lo tanto, leyes específicas determinan las diferentes virtudes. Estas leyes no son mecánicas sino leyes vivas. Por ejemplo, el hombre puede ser misericordioso solo si comprende la ley de la misericordia.

 

Si comprende esta ley, él tendrá método de cómo adquirir la misericordia; si tiene método él sabrá los elementos a través de los cuales manifestará la misericordia. Cuando algún hombre llora por los sufrimientos de la demás gente ¿es él misericordioso? No, este hombre con su llanto solo expresa lástima hacia los demás. El hombre verdaderamente misericordioso no llora sino que entra en la posición de la gente, les comprende y les ayuda. Él tiene un corazón sensible hacia las necesidades de la gente. Si viene alguien a él, él está listo inmediatamente de ayudarle. Por ejemplo, viene a vosotros algún discípulo que no puede solucionar sus tareas. Vosotros inmediatamente apartáis una parte de vuestro tiempo para él y le ayudáis en la solución de las tareas. La disposición del corazón hacia favor en cada caso dado habla de misericordia en el hombre. Si, después de hacer el favor, empezáis a contar lo que habéis hecho, vosotros no comprendéis la ley de la misericordia.

 

Según esta ley, el bien que hacéis nunca se nombra. ¿Por qué? – Porque el bien que habéis hecho a alguien está escrito, tanto a la vuestra, como y a su espalda. Por lo tanto, cada uno que sabe leer, solo comprenderá lo que habéis hecho. Que los demás lean el bien que habéis hecho. No es necesario que vosotros mismos lo contéis.

 

Digo: todas las cosas deben escudriñarse profundamente para que se comprenda su sentido interno.

 

Por ejemplo, algún hombre lee la sagrada Escritura y dice: “cuando vaya al Cielo, yo conoceré a los ángeles, conversaré con ellos”. Esta es una comprensión ordinaria de las cuestiones. Para que conozcas a los ángeles no es suficiente que solo hayas leído algo sobre ellos. Para que conozcas al hombre no es suficiente solo encontrarte con él. Para que conozcas al oso, no es suficiente solo verlo en un cuadro o en alguna parte en el bosque. Las cosas se conocen y comprenden cuando se sabe por lo menos uno de sus rasgos básicos. Entonces, decid uno de los rasgos básicos del ángel, del hombre y del oso. Decís: “uno de los rasgos básicos del hombre es la razonabilidad”. Sin embargo, la razonabilidad es un 1 grande que puede fraccionarse en una multitud de particulitas razonables, cada una de las cuales tiene su cualidad específica. Entonces, la razonabilidad es una cualidad.

 

Pregunto: ¿Cuáles son las cualidades de la vida? Dejemos esta cuestión no solucionada, porque frecuentemente las tareas no solucionadas son las más agradables para el hombre. Si dices, sin embargo, la palabra “hombre”, tú comprendes una razonabilidad positiva, absoluta, en la cual este ser vivo llamado hombre se mueve y vive. Cuando se habla de razonabilidad, debe comprenderse el Todo, y no sus partes. Primero el hombre debe tener un concepto acerca del Todo, y luego y de sus partes. Para Dios sabréis que él, como Todo, es un 1 indivisible. Él crea el mundo sin depender de éste. Dios está fuera de todas las cosas y de nada depende, de nada y con nada puede definirse.

 

Algunos filósofos dicen que y Dios sufre como la gente. No es así. Una vez Dios ha creado el mundo, Él sabe que la gente debe trabajar. Y cuando sufren, Él sabe que ellos trabajan. En este aspecto, cuanto más sufre el hombre, tanto más él trabaja; cuanto más se alegra, tanto más fruto ha dado su árbol. Dios mira igualmente y a los sufrimientos y a las alegrías que la gente vive. La gente, como particulitas pequeñas del Todo, no comprenden las cosas como Dios, y por eso ellos, bien se alegran, bien se afligen. Esta, exactamente, es la diferencia entre Dios y nosotros. Nosotros nos afligimos y nos alegramos, y Dios ni se aflige, ni se alegra. Él solo goza.

 

Y así, una de las cualidades de lo Magno, del Inicio razonable es la gracia. Y cuando Dios quiere mostrar su contento de la gente, Él les envía más gracia. La cuál se expresa en más aflicciones y alegrías. Decís: “¿Por qué Dios nos envía sufrimientos tan pesados?” Los sufrimientos que vosotros llamáis pesados, están por vosotros creados. Estos los que Dios os envía son ligeros. Para estos sufrimientos Cristo ha dicho: “Tomad mi yugo porque es ligero y agradable” (Mateo 11:29 – n.d.t.). ¿Podéis decir que la madre de algún niño ha cambiado su Naturaleza si echa a su propia espalda una piel de oso y así aparece delante de su niño? El niño se asustará de este oso, pero esto no es su madre.

 

Ella se ha echado por encima esta piel solo para probarlo, de sí y en la piel del oso él la reconocerá.

 

¿Son verdaderos los sufrimientos de este niño que en la apariencia de este oso empieza a gritar y a llorar? Este oso es su madre que ni le ha mordido, ni le ha rasguñado. Entonces ¿por qué el niño llora? – Porque no conoce a su madre. Si nosotros como este niño no conocemos la gracia de Dios, la Presencia de Dios, incluso y por debajo de la piel del oso, esto muestra que nosotros no conocemos a Dios y Sus manifestaciones.

 

¿Qué recibiréis si sumáis los números 1 + 2? Si decimos que el 1 no aumenta sino que solo se divide, ¿cómo lo sumaréis entonces al número 2? ¿Es posible sumarlo con diferentes números? Vosotros medís el 1 con alguna medida determinada, por ejemplo, con un codo, o con un metro. Si tenéis un rollo de tela de 1000 metros y lo medís con el metro, ¿de esta medida la tela cambia? – No cambia. ¿El metro cambia? Y este no cambia. ¿Pues vosotros qué trabajo habéis realizado? – Casi ninguno.

 

Si, como comerciante, vosotros todo el día medís esta tela, el mundo espiritual os escribirá para este trabajo una liniecita negra, como con las que los escritores tachan alguna palabra que no han utilizado a su sitio. Contra tales días el mundo Invisible pone liniecitas negras, tanto es su activo. Miles de tales días encuentra el hombre en su vida, el resultado de los cuales son liniecitas negras. ¿Cuántos días de vuestra vida encontraréis tachadas con tales liniecitas?

 

Muchos se piensan muy importantes, muy científicos, gente fuerte. Esta es su opinión, pero no y la opinión del Cielo. El mundo Invisible piensa completamente de otra manera acerca de las cosas. Si algún hombre va al mundo espiritual y regresa de nuevo a la Tierra, él cambiará de raíz sus preceptos acerca de la vida. Si vosotros hacéis a alguien un bien y recibís alguna recompensa por este bien, el mundo Invisible contra este pondrá una liniecita negra y por encima de este escribirá: ¡le es pagado! Si hacéis algún bien sin que esperéis nada, contra este escribirá: ¡la cuenta está abierta, que se le pague! Por lo tanto, si desde el día del nacimiento, hasta el día de vuestra muerte, vosotros habéis pasado solo sufrimientos y aflicciones sin haber visto algún bien, contra cada día pasado habrá escrito algo sin liniecitas negras. Cuando vayáis al Cielo, vosotros os alegraréis de una vida bella. Si en la Tierra habéis vivido bien, habéis tenido una mujer buena, hijos buenos, habéis ocupado una posición social alta, cuando vayáis al cielo, ahí tendréis una vida llena con liniecitas negras. Esto muestra que en la Tierra por todo os es pagado.

 

El Señor dice: “Mis pensamientos, mis comprensiones no son como los vuestros” (Isaías 55:8 – n.d.t.). Muchos consideran que y Dios piensa como ellos. Esta es una de las contradicciones grandes en la vida. El hombre puede pensar como Dios solo cuando vive una vida pura, espiritual. ¿Por qué solo entonces? – Porque entonces el Espíritu de Dios se manifiesta a través de él. El hombre puede llevar una vida espiritual cuando aplica las leyes de las virtudes. Para llegar a esta posición, él debe estudiar estas leyes. Si sabes la ley de la misericordia, por ejemplo, tú fácilmente te las arreglarás con las dificultades en la vida. Si sabes la ley de la paciencia, de nuevo fácilmente te las arreglarás con las dificultades en la vida.

 

Sin embargo, esto no sobreentiende que tú estarás libre de sufrimientos. No, en la vida presente, es absolutamente imposible que se eviten los sufrimientos. Hoy en día estos son una necesidad para el hombre. Para que se libere el hombre de algún sufrimiento, él debe largo tiempo orar a Dios, para que le envíe Su Espíritu, que ablande un poco su sufrimiento. Después de esto el sufrimiento de nuevo vendrá. Luego él repetidamente orará, para que le visite el Espíritu, que alivie su sufrimiento. El sufrimiento llegará y se irá hasta que el hombre por fin aprenda su lección.

 

Eh aquí por qué la oración es una necesidad para él. Y Cristo, y los Santos han orado. ¿Qué necesidad tuvo Cristo de orar? ¿Qué necesidad tuvieron los Santos, los profetas y los apóstoles de orar? Cada hombre, pequeño o grande, santo u ordinario, debe orar. Imaginad que tenéis que pagar una póliza de 25,000 levas y no tenéis ni 5 levas en vuestro bolsillo. ¿Qué haréis? Iréis a un amigo vuestro y le diréis: “Por favor, hazme favor con la suma que puedas, porque mañana tengo una póliza de 25,000 levas. – No tengo más salvo 1,000 levas. – Bien, estaré agradecido y por estos”. Tomas estos 1,000 levas pero te quedan 24,000 levas más. Después de esto te vas a un segundo amigo. Pides y de él tanto. Él dice: “Tengo solo 1,000 levas con los cuales puedo hacerte favor”. Tomas este dinero y sigues andando de amigo a amigo; todos te dan 1,000 levas. En la noche cuando regresas a tu hogar, cuentas el dinero, suspiras aliviado y dices: “Mañana podré pagar la póliza, pero debería correr a 25 lugares y orar hasta sacar estos 25,000 levas”. Pregunto: ¿No es lo mismo y en la vida?

 

Yo os inclino a este pensamiento para que estudiéis las leyes de las virtudes. Si alguno piensa que hay un camino fácil para el cielo, él se auto-engaña. Para los niños hay un camino fácil, pero no y para los adultos. Las siervas llevan a los niños en carritos, pero para los adultos no hay ni carritos, ni siervas.

 

Ellos solo deben pisar a sus pies. Los niños y los ángeles los llevan en manos. Sin embargo, si pasa la edad infantil para los niños, los dejan caminar sobre sus pies, por su camino determinado. Paso a paso ellos caminan por su camino. Este es el lado científico de la vida. Cada hombre en primer lugar debe empezar a trabajar para el logro de lo esencial dentro de sí. No os encarguéis de lograr de golpe todas las virtudes. Es suficiente que cada año adquiráis una virtud. Si trabajáis conscientemente, en 25 años vosotros adquiriréis mucha cosa. Por ejemplo, el primer año trabajad para adquirir paciencia, el segundo año – para constancia, el tercer año – para valentía, el cuarto año – para buen razonamiento, el quinto año – para justicia, el sexto año – para mansedumbre, etc. si cada año adquirís una virtud, en 25 años adquiriréis 25 virtudes, y un hombre con 25 virtudes es ya un yogui. Si el hombre llega a ser tal yogui, es suficiente solo que levante su mano y la Naturaleza viviente le responderá. Ella le conoce y por eso responde a todos sus deseos.

 

Pregunto: ¿Qué habéis adquirido vosotros este año? Casi nada. ¿Qué queréis adquirir durante el año 26? Algunos dicen que durante el año 26 el mundo iba a morir. No os ocupéis con tales cuestiones. El mundo no se va a terminar ni en el año 26, ni en el año 27; durante estos años no habrá ni terremotos, ni ciudades desaparecerán. La terminación del mundo se condiciona por los pecados de la gente. Cuando la gente buena en una ciudad predomina sobre los malos, sus oraciones pueden cancelar el karma pesado de esta ciudad. Cuando algún profeta predice algo que en consecuencia no se realiza, esto muestra que esta gente a la cuál fue predicha esta cosa, ha orado mucho y como respuesta de su oración Dios ha cancelado el juicio.

 

Decís: “Nosotros queremos saber qué sucederá durante el año 26”. Si queréis, podéis saberlo.

 

Durante el año 26 sucederán muchos milagros, mucha gente nacerá; mucha gente se casará; mucha gente resucitará; muchos estudiantes terminarán la universidad; muchos empleados despedidos serán llamados a oficio; muchos hombres se reconciliarán con sus mujeres. Para que el hombre sea un profeta, él debe saber las leyes a las cuales se someten todos los fenómenos. Un día, sin embargo, ocurrirán terremotos, habrá tormentas grandes, ciudades se hundirán, etc. ¿Cuándo sucederá todo esto? – Cuando las ciudades mueran. Estas mueren así como y la gente.

 

El profeta verdadero debe predecir el futuro, pero lo bueno que viene. Él debe predecir, por ejemplo, que se cree un continente nuevo en el cual la gente de nuevo vivirá. Entonces ellos no van a morir, sino que pasarán de un mundo a otro. Otro profeta debe predecir, por ejemplo, que algún barco de vapor se hundirá, que sufrirá alguna catástrofe, pero que todos los pasajeros serán salvados, otro barco de vapor les vendrá a ayudar. ¿Tales predicciones tienen sentido? – Tienen sentido, por supuesto, porque toda la gente del barco que se hunde, que fueron salvados, o toda la gente que se ha trasladado al continente nuevo son testigos vivos de las profecías y dirán: “Así predijeron tales o cuales profetas, y así ocurrió.

 

De otra manera, si el profeta predice, por ejemplo, que toda Europa morirá, o que tal o cual barco de vapor se hundirá, y su profecía se realiza, ¿quién se quedará para testificar que las palabras del profeta son verdaderas y ciertas? Según sus predicciones, no quedará hombre vivo en la Tierra. Si es así, y sus palabras quedarán no verificadas. Cuando el Apóstol Pablo viajaba con un barco por el mediterráneo, él predijo que este barco se estropeará y se hundirá, pero que todos los pasajeros serán salvados. Y así salió. Apareció una tormenta que destruyó el barco, pero los pasajeros fueron salvados. Este suceso está escrito en los Hechos de los Apóstoles (Hechos 27:13-44 – n.d.t.). Si todos los pasajeros en este barco se hubieran hundido, ¿quién contaría sobre la profecía del Apóstol Pablo? Ahora y vosotros, cuando predecís, guardad la siguiente regla: mirad que todos los pasajeros del barco que se hunde pisen exitosamente la isla de la salvación, para que cuenten luego de vuestra predicción.

 

Muchos de los discípulos ocultos son ligeros de creer, como en la gente mundana. Ellos leen lo escrito en los periódicos sobre diferentes cuestiones, escuchan lo que se habla en la escuela, y de todo esto forman una gacha. Digo: el discípulo oculto debe pensar más, hablar menos. Cuando leéis algún periódico, retened las noticias dentro de vosotros. No tengáis prisa de compartirlas con los demás, porque estas todavía no están verificadas. Hoy leéis una cosa, mañana la refutan. ¿Dónde está la verdad entonces? ¿Por qué cuando leéis las noticias de los periódicos tenéis prisa de compartirlas con la demás gente, y cuando leéis algo de la biblia, no compartís con vuestros prójimos y con vuestros conocidos?, si compartís algo de la biblia os llamarán tontos, un hombre atrasado. Si llenáis vuestras mentes con diferentes noticiones de los periódicos, nosotros no alcanzaréis la Verdad puesto que la pantalla de vuestro cerebro estará manchada por cosas inútiles e innecesarias.

 

Liberad vuestro cerebro de las noticias diarias de los periódicos. Los mensajes de los periódicos dejadlos para gente cuya mente no está ocupada con intereses más altos. Si leéis periódicos, deteneos sobre las cosas bonitas de estos, así como las abejas recogen los néctares dulces de las flores. En los periódicos hay y artículos bonitos que merecen ser leídos. Todo lo demás, sea por los periódicos, sea en otros libros, dejadlo fuera de vuestra atención, porque estas cosas quebrantan la paz y el equilibrio del hombre, estropean su disposición común y a veces incluso y de Dios le alejan.

 

Y así, ¿qué es lo básico para vuestra vida? ¿Qué debéis adquirir durante este año? – Paciencia. Deseo a todos vosotros que adquiráis paciencia, porque esta representa la columna vertebral del hombre. Como sabéis, la gente cae hacia los animales vertebrados. Este año, el 26, debe marcarse con la adquisición de paciencia, la cual servirá en la eternidad como un pilar de la vida. Para Dios se dice que es largo paciente. Durante el año 27 debéis adquirir misericordia, y durante el año 28 – Amor hacia Dios. Entonces, hoy os doy un programa para trabajo para 3 años. Durante estos 3 años debéis desarrollar paciencia, misericordia y amor hacia Dios. Si entran estas tres virtudes en vuestro hogar, vuestra vida cambiará de raíz. Si adquirís estas tres virtudes, desde el año 28 en adelante no vais a tener dificultades grandes. Si no las adquirís, vuestras dificultades aumentarán 27 veces más, o sea 33. Éste no es un número arbitrario. Entonces, cuanto más dificultades encuentra el hombre en su camino, esto muestra que él se adentra en la materia densa. Cuando se adentra en la materia densa, y sus sufrimientos aumentan.

 

Y así, ¿estáis listos para trabajo sobre la paciencia? Ésta no se puede lograr de golpe sino paulatinamente. Que el hombre sea paciente, esto es toda una ciencia, toda una filosofía. El hombre debe trabajar sobre la paciencia conscientemente, sin esperar que la gente le recuerde que debe ser paciente. El que le recuerda, él le juzga. Cada uno solo debe concientizar que trabaja sobre la paciencia. Si juzgamos a alguien porque no es misericordioso, y este no es un acto Divino. Si alguien no puede de golpe ser paciente y misericordioso, esto no significa que él no trabaja. Lo contrario, su conciencia puede estar muy despierta sobre su trabajo, pero él busca métodos, maneras de cómo lograr estas virtudes. Si es así, estad cuidadosos hacia vuestros hermanos y hermanas, que no dañéis con algo sus almas. En esto reside la nobleza del hombre.

 

¿Qué se observa entre los discípulos? Frecuentemente algunos discípulos se quejan de que otros le han atacado, y como no pueden aguantar sus ataques, ellos empiezan a echarse sobre éstos, les llaman hipócritas. Estas son palabras vacías que no se permiten al discípulo que las utilice. Para cada palabra vacía se rendirá cuenta delante de Dios. Muchos de los discípulos se permiten una libertad grande, la cual está en la frontera del concepto “libertinaje”. Ellos dicen: “Nosotros somos caballeros, hombres nobles, hablaremos la verdad directamente a los ojos”. No, mientras estás en casa, habla lo que quieras, pero cuando salgas fuera, cállate. Desenmascarar a tu hermano, esto no es decir la verdad. Si quieres decir a tu hermano la verdad, puedes decirle: “Hermano, tú tienes una reserva grande de energía, la cual puedes manifestar y como amor, y como misericordia”. Tú puedes ser y paciente – de ti depende. El discípulo debe tener un lenguaje suave, abstenido, noble. Él puede transformar todos los pensamientos negativos en positivos. Si te ofende alguien, dile: “Por favor, habla y a mí así como hablas y a ti mismo. Yo sé que tú eres un hombre bueno y puedes hablar suave”. Si viene alguien a mí y me dice que quiere que le hable así como hablo a mí mismo, le diré:

 

“Yo te hablaré como quieres, pero y tú me hablarás como hablas a ti mismo”. Si vosotros me habláis como a sí mismos, y si yo os hablo como a mí mismo, entre nosotros habrá una armonía y una comprensión plena. La Hermandad Blanca requiere de todos que apliquéis esta tarea en acción.

 

Digo: La Hermandad Blanca Universal requiere de los discípulos de la Escuela Oculta en Bulgaria que en tres años adquieran las tres magnas virtudes – paciencia, misericordia y amor hacia Dios. Si os encargáis con esta tarea, en todas partes tendréis su colaboración, su ayuda. Si trabajáis sobre esta tarea, vosotros tendréis la colaboración y de vuestro Maestro. Bajo la palabra “Maestro” nosotros comprendemos la magna Sabiduría de Dios que introduce formas nuevas, ideas y sentimientos nuevos en la vida.

 

Por lo tanto, tres cosas básicas tendréis que adquirir en tres años. Simultáneamente con éstas aprenderéis cómo hablar. Si habláis a los demás como os habláis a sí mismos, de la misma manera y a vosotros os responderán. Esto significa que habléis y que se os responda con el lenguaje de la Sabiduría. Entonces cada uno de vosotros representará un alma razonable enviada a la Tierra para estudiar. Si sois almas razonables, se os van a predicar ideas Divinas, se os va a hablar en un lenguaje Divino, y vosotros hablaréis de la misma manera. Que seas un alma razonable, esto sobreentiende que llevas una vida consciente, razonable. En la Tierra, la expresión más genial de la razonabilidad es la música. Cuando el hombre se vuelva razonable en el sentido pleno de la palabra, todas sus manifestaciones son musicales. La música introduce alegría y gozo en el alma humana.

 

“¡Fiel, verdadero, puro y benévolo siempre seas!”

 

 

 

 

 

Las leyes vivas de las virtudes por el Maestro Beinsá Dunó

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Eva (Redactora GHB)
Eva es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org.
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend