Ciudad Virtual Gran Hermandad Blanca Banner

Las Toxinas en nuestro Organismo

Separador

hermandadblanca.org Toxinas 300x216 Las Toxinas en nuestro Organismo noticias sobre salud rincon salud toxinas toxicos organismo description multimedia

En  las sociedades del primer mundo o sociedades occidentales, el progreso ha ido unido a la contaminación del aire, del agua y de la tierra.  Esta contaminación está teniendo consecuencias serias sobre los organismos vivos: las plantas, los animales y el hombre.

 

El hombre y su cuerpo están “contaminados”, no sólo por agentes externos derivados del progreso sino también en gran medida por la elección de una alimentación en muchos casos equivocada.

 

Se come y se bebe por encima de nuestras necesidades, y además se consumen fármacos y se vive de forma sedentaria. Esto trae consecuencias para los organismos, que acaban acumulando cantidades de tóxicos, venenos y desechos. Cuando esta situación persiste por mucho tiempo o es muy intensa, aparece la enfermedad.

 

El hombre actual de alguna forma está eligiendo “autointoxicarse”. Está eligiendo someter a su cuerpo a todo tipo de agresiones de forma consciente o inconsciente.

 

Sin embargo, con disciplina y cierto conocimiento, la enfermedad puede resultar un “agente de cambio” o “una oportunidad”. Es decir, la enfermedad nos va a permitir introducir cambios en la alimentación, cambios en la forma de vida, cambios en hábitos incorrectos, etc. En consecuencia, el hombre también puede decidir sanarse o vivir en homeostasis.

 

La presencia de toxinas en cantidades pequeñas en el organismo es algo natural; lo que no es natural es su acumulación en grandes cantidades. El cuerpo humano posee cuatro órganos principales que se encargan de liberarnos de las toxinas: el hígado, los riñones, los pulmones y la piel.

 

Las toxinas pueden proceder de dos vías:

 

  1. Del desgaste de nuestros tejidos; es decir, las células que se mueren cada día, o los glóbulos rojos muertos, etc.

 

  1. De la degradación de los alimentos ingeridos. Estas son las más abundantes, debido a que comemos más de lo que nuestro organismo “quema” y es capaz de metabolizar. Esta vía es la causante de la acumulación de toxinas.

 

Al consumir más alimentos de los que nuestro cuerpo puede transformar, estamos facilitando que éstos se fermenten o se pudran dentro de nosotros, dando lugar a verdaderos venenos. Al saturar las posibilidades de eliminación de desechos por los emuntorios, estamos contribuyendo al desequilibrio y a que nos visite la enfermedad.

 

Por otro lado, tenemos también que tomar consciencia sobre las sustancias “tóxicas o venenosas” que llegan a nuestro organismo desde el exterior.

 

En la actualidad esto es frecuente y no puntual como era en otro tiempo. La contaminación de los elementos (aire, agua y tierra), y por ende de los cultivos se debe a un progreso irresponsable. Los cultivos son tratados con insecticidas, pesticidas, etc.; los animales son tratados con fármacos para aumentar su producción; los alimentos están llenos de aditivos y conservantes. La contaminación externa es mayor ahora que en ninguna otra época.

 

El conocimiento de todo lo expuesto abre una puerta a reconsiderar y a preguntarnos qué podemos hacer para mejorar, para prevenir, para dejar de estar enfermos; es decir, para sentirnos bien, en equilibrio con nosotros mismos, con los alimentos, y así gozar de salud.

 

El primer paso es comprender que nuestro organismo es un conjunto de células, y qué éstas al agruparse forman los órganos. Las células son las unidades de vida más pequeñas, pero dependen del medio donde se encuentran porque no se pueden desplazar. Tanto el oxígeno como los nutrientes se les han de suministrar y los desechos que producen han de serles retirados.  Los transportistas son los líquidos orgánicos (la sangre, la linfa y los sueros celulares), que antiguamente se les llamaba “los humores” y de ahí que se hablara del estado humoral. En la actualidad se habla del “terreno”.

 

Si nuestro cuerpo es un 70% líquido, y las células son dependientes de los líquidos, es por tanto esencial que este medio líquido esté puro. El cuerpo dispone de varios emuntorios para mantener la limpieza de estos líquidos orgánicos.

 

Sin embargo, si los desechos y las toxinas son abundantes, y los emuntorios perezosos, el terreno acumula desechos. Las células se ven obligadas a vivir en líquidos sucios, lo cual implica que ni el oxígeno ni los nutrientes van a poder llegar a ellas. Aquí comienza una larga cadena: las células no pueden hacer su trabajo, tampoco los órganos compuestos de ellas; éstos van a parar o disminuir sus cometidos y los desechos no paran de acumularse.

 

Los desechos no sólo se acumulan en una parte del cuerpo, ya que por la circulación continua de los líquidos se acaban repartiendo y extendiendo por todo el cuerpo. Los puntos débiles de cada organismo serán los primeros en “atrofiarse” en cuanto haya acumulación de desechos.

 

La enfermedad debe ser comprendida como los esfuerzos del organismo para limpiarse, para purificarse.  Ante la invasión de toxinas o acumulación de desechos el cuerpo no se queda parado; el cuerpo usa su sabiduría y pone a trabajar el emuntorio correspondiente: vómitos y diarreas para las vías digestivas, orinas espesas, olorosas, oscuras para la vía renal, sudores y granos por vía cutánea, y mucosidades por la nariz o bronquios.

 

Cuando por ignorancia una enfermedad es “reprimida” o “eliminada”, la fuerza vital seguirá luchando con otros intentos purificadores y buscará otras salidas. De ahí que aparezcan las “recaídas” continuas que tanto acaban debilitando el organismo del enfermo.

 

 

 

En síntesis, se puede decir que enfermedad es un esfuerzo del cuerpo por liberarse de toxinas.

 

La curación de una enfermedad sucede cuando el cuerpo ha conseguido expulsar los desechos, y el terreno ha sido purificado. En una primera etapa la purificación viene de la mano de ayunos, limpiezas y drenajes.

 

Este cambio posibilitará otros cambios ligados a hábitos cotidianos, a la ruptura de estructuras mentales y emocionales. Es decir,  contribuirá a una apertura de consciencia.

 

Para mayor información sobre toxinas, ayunos, limpiezas y drenajes recomendamos la lectura del autor Christopher Vasey: “Cómo eliminar las tóxinas del organismo” y “Equilibrio Ácido Base”.

 

Febrero 2011

Información recopilada y editada por el equipo del portal

Ciudad Virtual de la Gran Hermandad Blanca

http://hermandadblanca.org/

DEJANOS AQUI TUS COMENTARIOS



8 Respuestas a “Las Toxinas en nuestro Organismo”

  1. maliny shakty -- 6 marzo 2011 19:37

    gracias les doy por toda esta informacion,me encanta de verdad es muy necesario saberlo pues asi nos educamos en todo el tema

  2. luz cataño -- 12 marzo 2011 2:53

    infinitas gracias por orientarnos,y aconcejarnos como debemos de limpiar ntro templo y que alimentos digerir gracias un abrazo en la luz.

  3. adriana marquin -- 12 marzo 2011 5:17

    Muchisimas gracias por tan valiosa informacion, que nos ayuda a comprender estos cambios en nuestro organismo que ya muchos padecemos y no lograbamoscomprender, que todo sea a favor de nuestra ascencion para que algun dia todos encontremos la luz…………..mil bendiciones

  4. gilberto torres -- 15 agosto 2012 20:13

    Muy importante el tener acceso a una pagina de información tan importante como es nuestra salud gracias por ello

  5. Omar Gonzalez -- 18 abril 2013 21:56

    Valiosisima información la que aqui se comparte. Es increible la falta de cultura alimenticia y falta de este tipo de información en las personas, creo que principalmente la mayoria de los padecimientos de enfermedades crónico degenerativas son a raiz de malos habitos alimenticios que tenemos y del desconocimiento total de las maneras que podemos combatir y contrarestar estos malos habitos y a la alimentacion baja en nutrientes que la industria actual nos esta empujando. Hoy en dia tantos pesticidas, fertilizantes, conservadores y alimentos artificiales y chatarras que a diario consumimos van desgastando la buena función de nuestro organismo. Los invito a mejorar estos habitos alimenticios complementando su alimentación con suplementos de alta calidad y con respaldo científico. En lo personal me han ayudado en gran medida a mejorar mi salud y bienestad y el de mi familia. Gracias por compartir información tan valiosa con todos. Saludos cordiales…!!!

  6. reina vicenteño zamora -- 5 septiembre 2013 5:34

    disculpen mi ignorancia si me pueden decir si las tosinas afetan la memoria por que mi mama tiene alucinasiones mi màma tiene 86 años tiene presion alta tiene corazòn grande tiene canser en la tiroides y anterior mente ve cosas y se siente desesperada dice que siente que noes ella por favor si algien sabe respondanme muchas grasias

  7. lina marcela -- 11 abril 2014 22:55

    gracias por este maravilloso aporte que contribuye a que procuremos cuidar cada día nuestro cuerpo.

  8. jorge Fernández villar -- 11 julio 2014 4:10

    Gracia por la publicación comezare una nueva alimentacion

Sientete libre dejando un comentario en respuesta al articulo...
Y si deseas que tu imagen aparezca en tu comentario solo debes tener activado tu cuenta en gravatar!




Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.