Home » Sabiduria y Conocimiento » Chakras » Los Ecos de la Vida Por Jennifer Hoffman

Los Ecos de la Vida Por Jennifer Hoffman

Manos En Florvida

 

 

 

 

 

Mensaje de Julio de 2010

 

Un eco se crea cuando las ondas sonoras se reflejan en una superficie sólida, lo cual resulta en la repetición continua del sonido hasta que las ondas pierden momentum y finalmente se hacen tan débiles que no pueden escucharse más. El volumen del eco depende de la fuerza del sonido original y la distancia entre su fuente y la superficie sólida. Si alguna vez han creado y después escuchado un eco, saben dos cosas acerca de él: se repite exactamente lo que se dijo (y no más) y lo hace hasta que ya no hay más energía en las ondas sonoras, en cuyo tiempo simplemente se desvanecen.

 

¿Qué tiene esto que ver con algo?

 

Tiene que ver con todo sobre la vida, nuestras lecciones, la forma en la que creamos nuestra realidad y al entender los ecos podemos saber cómo funcionan muchos aspectos del trabajo de la tercera dimensión, especialmente cómo permitimos que energía del pasado cree ecos en el presente. Al mirar los ecos podemos arrojar luz en algunos problemas muy importantes:

 

Cómo el pasado se repite en el presente

Cómo la energía se mueve y re-circula en nuestra vida

 

Por qué existe el eco (pista: tiene que ver con lo que refleja el sonido)

 

Qué podemos hacer para quitar el eco después de su primera repetición

 

En nuestra realidad los ecos aparecen en la forma de la energía del pasado que nos recuerda su presencia y nos pide validación a través de su repetición. Las superficies que crean el eco son nuestros pensamientos, creencias y percepciones. Cuando nos enfrentamos a un eco del pasado, tenemos dos opciones, permitir que se repita o simplemente escuchar en silencio y permitirle que avance. Pero con frecuencia elegimos una tercera opción que es agregar energía al eco. Así que en lugar de desvanecerse, gana fuerza y crea firmes raíces en nuestro presente. No solamente nosotros hemos validado la energía del pasado, ahora lo estamos viviendo en el presente.

 

Como es nuestro pasado se siente cómodo, confiable (porque sabemos lo que va a pasar a continuación), y seguros. Como humanos adoramos lo predecible, lo conocido y la continuidad. Cuando el eco regresa a nosotros nos recuerda que estuvimos una vez en un espacio en particular y recordamos lo que sucedió. Si tenemos ira, resentimiento, miedo o la necesidad de venganza, este eco puede ser nuestra oportunidad para validar nuestra experiencia al ponerse a cargo, estar en control o encontrar formas de vengar nuestra experiencia. Mientras que el eco nos invita a desconectarnos, nosotros nos conectamos con gusto, con la certeza de que esta vez las cosas serán distintas.

 

Y entonces nos enojamos cuando no es así y nos encontramos hasta el cuello de energía del pasado, inconscientes de que no es dando energía al eco como podemos liberarlo, sino tomando otro nivel de vibración energética y quitándonos del camino del eco. La energía del pasado viaja en modo lineal – se conecta a nosotros solamente porque estamos en el camino. Su firma energética única es conocida para nosotros porque representa un aspecto de nuestra experiencia. ¿Hemos cambiado nuestra energía lejos de este lugar? Si es así, entonces el eco no está atrayendo y podemos permitirle que continúe. Pero si no, entonces vemos el eco como una “repetición”, otra oportunidad para recuperar nuestro poder de ese momento.

 

Pero sabemos que el pasado no tiene energía o poder para nosotros. Lo que fue una experiencia sin poder en el pasado será justamente otra experiencia sin poder en el presente. ¿Podemos convencer a nuestro ego de que esto es verdad? Porque eso es lo que tenemos que hacer si vamos a quitar la ilusión de poder del eco y aterrizarnos en una energía nueva y diferente. ¿En dónde está nuestro poder en este nuevo lugar? Aún no lo sabemos y es aquí en donde debemos tener fe en nosotros, valor, confianza en nuestras habilidades y aterrizarnos en la intención y el propósito. Sin estas cosas, vivimos nuestras vidas a través de los ecos y estamos atorados en la energía de experiencias y situaciones que no tienen energía para nosotros.

 

Sin los ecos de nuestro pasado, nuestras vidas son un lienzo en blanco en el que podemos convertirnos en lo que sea que deseemos. Enfrentados con el prospecto de los resultados ilimitados, tenemos miedo de nuestras habilidades. ¿Qué elegimos cuando todo es posible? ¿A quién recurrimos para un consejo cuando no hay eco que nos recuerde los peligros que podemos encontrar? ¿Cuál será el resultado si estamos creando el camino cada vez que damos un paso nuevo? Este es nuestro momento y estas son nuestras opciones. ¿Aprovecharemos todo esto o buscaremos la vibración de un eco familiar y elegiremos eso en su lugar?

 

Cuando completamos nuestros ciclos kármicos, liberamos la energía de nuestros ecos aceptando nuevos niveles de vibración energética. Estas nuevas energías no tienen ecos, ni recordatorios del pasado, ni vibraciones familiares que nos atraigan por medio de nuestras creencias, emociones y sentimientos. Ellas nos enseñan a conectarnos a través de otros portales energéticos diferentes a los de la fuerza de nuestra ira o miedo. Entonces debemos encontrar nuevas formar de relacionarnos al pasado, a nosotros y los demás. Con cada paso en nuestro viaje tenemos que enfrentar nuestros ecos y la tentación de aceptar la oportunidad de vengar nuestra experiencia y la atracción de ganar poder y control sobre el pasado. O podemos elegir sortear estas oportunidades y crear algo diferente. ¿Cómo podemos resistir?

 

Hay una nueva forma para nosotros de ser poderosos y es a través de nuestra intención. Nunca intentamos re-crear el pasado, especialmente si no ha sido satisfactorio o incompletos, nuestra intención es para el momento presente y para que el futuro sea diferente. Con nuestra intención estamos creando nuevos niveles de potencial y así nuevos niveles de vibración energética. Si podemos estar completamente inmersos en nuestra intención los ecos se vuelven ruido blanco que podemos ignorar y apagar, siempre que tengamos la voluntad de ignorar también la insistencia del ego de que nuestras emociones reciban atención y validación. Nuestra decisión final es la que determina si le daremos nuevo poder a los ecos o si quitaremos los bloqueos para que puedan continuar hacia delante y fuera de nuestra realidad.

Verdaderamente estamos en el umbral de una profunda transformación en el viaje de la humanidad y el cómo tratemos nuestros ecos determina si estamos en el lado de liderazgo de esta camino, usando nuestra fe y confianza para arrojar luz a cada nuevo paso de un camino desconocido o si estamos repitiendo el pasado, en un intento de encontrar el poder que creemos que está oculto en el interior. La verdad es que el poder está dentro de nosotros, en este momento, y los ecos pueden ser liberados porque no tienen verdad, poder o percepciones para nosotros. Cuando liberamos los bloqueos, los ecos desaparecen, no se vuelven más que en suspiros que nos recuerdan que no necesitamos buscar poder fuera de nosotros mismos y no necesitamos validad ningún aspecto de nuestra experiencia. Somos, y siempre hemos sido, perfectos, totales y completos en cualquier forma. Este es nuestro momento para pararnos en nuestro presente y presencia.

 

– – – – –

 

**Artículo con copyright © 2010 por Jennifer Hoffman y Enlightening Life OmniMedia, Inc. Todos los derechos reservados. Puede circular libremente en su totalidad siempre que los créditos y la fuente sean mencionados.

 

**Traducción: Xitlalli Contreras – www.templodelsol.com

 

** Sitio en inglés: www.urielheals.com

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES
2 comentarios
  1. User comments
    Ellen v/d Heijden

    Los ecos, què bién explicado, una gozada. Nuestros hábitos, costumbres, damos por hecho la energia terrenal y celestial regalados. La alineación de nuestros canales queda en el olvido. Nos enganchamos a los ecos del desequilibrio de la dualidad humana alrededor nuestro. La receptividad conciente de los ecos nos ayadará a crecer con un poquito más de harmonia. Agradecidos.

  2. User comments
    Lucy Yaneth Moreno

    Gracias por tan maravilloso artículo, en ocasiones me permito que los hechos del pasado hagan eco en el presente y me alejen de la maravilla que Dios me regala en este momento. Me llevo del artículo para mi vida, que soy capaz de transformar mi energía y crecer para evolucionar en un mejor ser humano al servicio de la humanidad. Gracias..

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend