Home » Sabiduria y Conocimiento » Metafisica » Los secretos de Enoch. Primera Parte.

Los secretos de Enoch. Primera Parte.

Los secretos de Enoch. Primera Parte.

Enoch fue el primer sabio de la Era Adámica, o sea de nuestra actual civilización, tan adelantado que su sabiduría se regó por todos los países entonces conocidos. Este libro narra cómo Enoch fue llevado a la presencia de Dios antes de dejar definitivamente este plano, y las estupendas revelaciones que le fueron dadas para transmitirlas a  sus hijos y a las sucesivas generaciones.

 

CONTENIDO:

-SOBRE LA ESCOGENCIA DE ENOCH POR EL ALTÍSIMO.

-COMO ENOCH INSTRUYÓ A SUS HIJOS

-DE LA ASUNCIÓN DE ENOCH; CÓMO LOS ÁNGELES LO LLEVARON AL PRIMER CIELO.

-DE LOS ÁNGELES QUE RIGEN LAS ESTRELLAS

-DEL ROCÍO, DEL ACEITE DE OLIVA Y VARIAS FLORES

-DE CÓMO ENOCH FUE LLEVADO AL SEGUNDO CIELO 

-DE LA ASUNCIÓN DE ENOCH AL TERCER CIELO 

-LE MUESTRAN A ENOCH EL SITIO DE LO JUSTICIERO Y MISERICORDIOSO

 SOBRE LA ESCOGENCIA DE ENOCH POR EL ALTÍSIMO.

  1. Hubo una vez un hombre sabio, un gran artífice; y Dios concibió Amor por él. Así resolvió mostrarle las Supremas Moradas para que fuera un testigo ocular de Su Sabiduría, de la profundidad inconcebible e inmutable del reino de Dios Todopoderoso, y del muy maravilloso, gloriosos y brillante lugar donde se observa la presencia de los diversos ojos de los servidores del Señor, y del Inaccesible Trono del Altísimo, y de los grados y manifestaciones de las inmateriales Huestes, y del inefable ministerio de la multitud de elementos y de las varias apariciones inenarrables del canto del Anfitrión Querubín, y de la ilimitada Luz.
  2. En aquel tiempo, él dijo: Cuando cumplí mis 165 años, engendré a mi hijo Matusalém.
  3. También, después de esto, viví 200 años más, completando así todos los años de mi vida, en total 365.
  4. En el primer día del primes mes, estaba en mi casa solo y descansando en mi diván. Dormía.
  5. Y cuando estaba dormido, una gran congoja llegó a mi corazón y estaba llorando en el sueño con los ojos cerrados y no podía comprender cuál era la causa de esta aflicción o de lo que me pasaría.
  6. He ahí que se me aparecieron dos hombres tremendamente altos, tanto así que no había visto nada semejante en la tierra, sus caras eran relucientes como el Sol, sus ojos eran también como una llameante luz y de sus labios salía fuego hacia delante; con ropas y cantos de varias clases; de apariencia violeta; sus alas eran más relucientes que el oro y sus manos blancas como la nieve.
  7. Estaban de pie a la cabecera de mi diván y empezaron a llamarme por mi nombre.
  8. Y me levanté de mi sueño y vi claramente a aquellos dos hombres de pie frente a mí.
  9. Y yo los saludé, y se posesionó de mí tal miedo, que la apariencia de mi rostro se cambió en terror, y aquellos hombres me dijeron:
  10. Ten valor Enoch, no temas; el Dios Eterno nos envía a ti, y he aquí que tú ascenderás hoy al cielo con nosotros.Ve y diles a tus hijos y a toda tu familia todo lo que harán sin ti en la tierra y en tu hogar, y no dejes que nadie intente buscarte que el Señor te devuelva a los tuyos.
  1. Y yo me apresuré a obedecerlos y salí fuera de mi casa hacia las puertas, como me fue ordenado y convoqué a mis hijos Matusalem y Regim y Gaidad y les hice saber todas las maravillas que aquellos hombres me habían contado.

COMO ENOCH INSTRUYÓ A SUS HIJOS

  1. 20170111 domgel33321 id120937 los secretos de enoch primera parte enoch - Los secretos de Enoch. Primera Parte. - hermandadblanca.org

    Bosquejo de Enoch

    Escuchen, hijos míos: No sé dónde iré ni qué me acontecerá, por lo tanto, hijos míos, ahora les diré que no se olviden de Dios a la faz de lo vano e inútil, los que no hicieron el cielo ni la tierra, porque éstos perecerán, como también aquellos que los glorifiquen, y permita el Señor asegurar vuestros corazones en su temor. Y ahora hijos míos, no dejen que nadie siquiera piense en buscarme, hasta que el Señor me devuelva a vosotros.

 

DE LA ASUNCIÓN DE ENOCH; CÓMO LOS ÁNGELES LO LLEVARON AL PRIMER CIELO.

  1. Y aconteció, luego que Enoch habló a sus hijos, que los ángeles lo tomaron entre sus alas y lo llevaron hacia el primer Cielo y lo instalaron en las nubes:

“Y desde allí miré, y volví a mirar más arriba, y ellos me dejaron en el Primer Cielo y me mostraron un muy grande mar, mucho mayor que el mar terreno.

DE LOS ÁNGELES QUE RIGEN LAS ESTRELLAS

  1. Ellos trajeron frente a mí a los ancianos y gobernantes de las órdenes estelares, y me mostraron doscientos Ángeles, que gobiernan las estrellas y hacen el servicio de los cielos y que vuelan con sus alas y alrededor de cada astro que va asomando.

DEL ROCÍO, DEL ACEITE DE OLIVA Y VARIAS FLORES

  1. Ellos me enseñaron las casas-tesoro del rocío así como del aceite de oliva y sus aspectos, como también de todas las flores de la tierra. Más allá, muchos Ángeles custodian las casas-tesoro de estas cosas, y cómo están construidas para abrirlas y cerrarlas.

DE CÓMO ENOCH FUE LLEVADO AL SEGUNDO CIELO

  1. Y aquellos hombres me llevaron y me condujeron al Segundo cielo y me mostraron una obscuridad, más impenetrable que ninguna obscuridad terrena, y ahí vi prisioneros colgados, mirando, esperando el gran juicio sin límite, y estos Ángeles eran de apariencia negra, más negra de nada terrenal, e incesantemente lloraban a través de todas las horas.
  2. Y yo les dije a los hombres que estaban conmigo:

“¿Cuál es el motivo por el cual estos son incesantemente torturados?”.

Ellos me contestaron: “Esos son los apostatas de Dios, que no observaron los mandatos de Dios, que sólo tomaron consejo de su libre albedrío, y se separaron con su príncipe, que también él está atado al Quinto Cielo”.

  1. Y yo sentí una gran piedad por ellos, y ellos me saludaron y me dijeron: “Hombre de Dios ora por nosotros al Señor”.

Y yo les contesté: “¿Quién soy yo, hombre mortal, que pueda orar por Ángeles. ¿Qué sé yo dónde iré, qué me acontecerá, o quien orará por mí?”.

DE LA ASUNCIÓN DE ENOCH AL TERCER CIELO

 

  1. Y aquellos hombres me tomaron y me llevaron desde ahí y me condujeron hacia arriba, al Tercer Cielo.

Y allí me dejaron.

Y yo miré hacia abajo, y vi el aprovisionamiento de estos lugares, como nunca cosa semejante se había conocido para bien supremo.

  1. Y yo vi toda la dulzura de los árboles en flor y contemplé sus frutos, y deliciosos aromas, y todos los manjares que se preparan con burbujeante y fragante exhalación.
  2. Y en el centro de todos los árboles, aquél: el de la Vida, en aquel sitio, sobre el cual el Señor descansa cuando Él va y entra en el Paraíso; y este árbol es de inefable virtud y fragancia y luce engalanado mucho más que ninguna cosa existente; y desde todos los lados se ve de color dorado y bermellón y como fuego y cubre todo y ha engendrado toda clase de frutos.
  3. Su raíz está en el jardín al fin de la tierra.
  4. El Paraíso es entre corruptible e incorruptible.
  5. Y dos fuentes brotaban enviando miel y leche, y otras dos fuentes manaban aceite y vino, y ellas se dividían en cuatro partes y corrían alrededor, en tranquilo curso, y bajaban dentro del Paraíso del Edén, entre corruptibilidad o incorruptibilidad.
  6. Y desde allí seguían su curso por la tierra, y tuvieron retorno en su círculo, igual que otros elementos.
  7. Y aquí no existe árbol y todo sitio es bendecido.
  8. Y aquí hay trescientos Ángeles muy resplandecientes que guardan el jardín y con un incesante y dulce cantar y nunca voces silentes, sirven al Señor a través de todos los días y las horas.
  9. Y yo dije: “Qué melodiosos es este lugar y cuán grato y dulce” y aquellos hombres me dijeron:

LE MUESTRAN A ENOCH EL SITIO DE LO JUSTICIERO Y MISERICORDIOSO

  1. Este lugar, ¡oh Enoch!, este lugar está preparado para los justos, que soportan toda clase de ofensas de aquellos que exasperan sus almas, para aquellos que exasperan sus almas, para aquellos que apartan sus ojos del inicuo, y juzgan justicieramente, y dan pan al hambriento, y cubren al desnudo de ropas, y levantan al caído, y ayudan el huérfano herido y que caminan impecables delante del rostro del Señor, y sirven a Él. Para ellos es preparado este lugar como su eterna herencia.

 

Fuente: “Enoch” de la Colección de Metafísica de Conny Mendez. Edición Junio de 1991.

Imagen: Sparth/Artstation.

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre José Angel Dominguez
Ilustrador y creador de contenido para la Gran Hermandad Blanca. Lic. en Educación mención Desarrollo de talento humano de la Universidad Central de Venezuela. Seguidor y ávido lector de la Metafísica y los Maestros Ascendidos, actualmente realiza el Proyecto de "Llaves Tonales" para el canal oficial de Youtube de la Hermandad.
ESPACIO PATROCINADORES
5 comentarios
  1. User comments

    muchas gracias

  2. User comments

    Pídele que te revele lo oculto de una situación y lo hará!

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend