Los Zapatos del otro

 El camino del alma

El sufrimiento forma parte de la experiencia humana.

 

Las personas se dañan unas a otras: dañamos a otros y otros nos dañan. Saber esto es comenzar a ver con claridad. No sólo somos víctimas. Muchas veces nos convertimos en verdugos empeñados en escarmentar a quienes nos han hecho sufrir. La única manera de solucionar esta adicción a culpabilizar al resto, y reaccionar en consecuencia, es hacernos amigos del dolor, de la soledad y del sufrimiento propio para entender el de los demás.

 

PUBLICIDAD GOOGLE

La compasión surge cuando uno reconoce que ha estado en el mismo punto. Enfadados, celosos, solitarios, rencorosos…tenemos comportamientos extraños y contrapuestos que los demás tampoco entienden. Si nos sentimos solos, decimos palabras crueles; si queremos que alguien nos quiera y no lo hace como deseamos, lo insultamos; si tenemos miedo a que nos abandone, lo ignoramos… reacciones que llevan la semilla de la incongruencia en sí mismas.

 

Comenzamos a ponernos en los zapatos del otro cuando reconocemos, no que somos superiores y desde ese pedestal perdonamos, sino que hemos estado en el mismo estado y reaccionado de idéntica forma. Cuánto más conocemos nuestros venenos, más entendemos los de los demás.

 

El ego nos juega malas pasadas. Lo intenta personalizar todo. Es una habitación que decoramos a nuestro gusto, disponemos a nuestra temperatura, rociamos con los aromas preferidos y completamos con la música que elegimos. Cuanto más queremos que la vida se adapte a nuestros gustos, más temes a los demás, y lo que está fuera de tu habitación se va haciendo cada vez más grande e imposible. En lugar de estar más relajados comenzamos a cerrar ventanas y puertas.

 

Cuando salimos, la experiencia de vivir con el resto se va haciendo más desagradable e imposible. Estamos más irritables, más temerosos, más sensibles que nunca. Cuánto más tratas de hacer las cosas a tu manera, menos cómodo te sientes. Comenzar a entender a los demás equivale a abrir la puerta para ser honesto contigo mismo y abrazar la sensación de comprenderles.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

Muchas veces son las expectativas no cumplidas por los demás, las que nos dañan, no ellos mismos. No establezcamos objetivos con lo que el resto debe darnos de sí mismo porque en realidad lo que queremos con ello es ganar nosotros, tener éxito en lo que proyectamos para los otros sin contar con ellos, con sus reacciones, con su peculiar punto de partida.

 

Sintámonos libres de exigencias con ellos. Andemos en sus zapatos algún tramo y si definitivamente concluimos que estamos frente a una persona que nos causa un dolor gratuito, alegrémonos de algún modo porque estamos enfrente de un profesor. Si con ello estamos aprendiendo a comunicar, no a ganar, ese será el verdadero camino hacia nuestra evolución.

 

http://mirarloquenoseve.blogspot.com/

 

PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
Un comentario
  1. User comments

    Curioso, interesante e importante este artículo que acabais de insertar y la persona que lo lea es capaz de entenderlo, asimilarlo y ponerlo en práctica.

    Os felicito de corazón por vuestra página.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend