Home » Sabiduria y Conocimiento » Religiones » Louis Cattiaux y la Verdad del Uno

Louis Cattiaux y la Verdad del Uno

“La Vierge germinante” de Cattiaux  reproducida en illustrator por CW.

“La Vierge germinante” de Cattiaux
reproducida en illustrator por CW.

 

Con respeto acudo a la sabiduría de Cattiaux  para acercarla a los interesados de adentrarse en la Verdad del Único, del Uno, de Dios. Para que lo que ha sido compartido por él en vida, vuelva a ser compartido ahora a través de esta ciudad virtual de la Gran Hermandad Blanca.

Louis Cattiaux (1904-1953) es el artista, alquimista y poeta francés que nos ha legado “El Mensaje Reencontrado” y otras bellas obras.

Las perlas de sabiduría compartidas por Cattiaux son tan exquisitas que no me he atrevido a tocarlas y mezclarlas con palabras mías. Tan solo me anime a seleccionar algunas de ellas y a disponerlas en 7 grupos, que se hacen uno:

Así que simplemente me limito a hacer de presentadora: “Aquí con ustedes: Louis Cattiaux”.

 

Todo en Uno

“El Padre en el centro. El Hijo en la periferia. El Espíritu Santo entre dos. Todos en Uno siempre” (Cattiaux: II 82’: p.36).

“La creación depurada manifiesta a Dios en trinidad una y unidad triple” (Cattiaux: III 64’: p.44).

“Confrontando las doctrinas de todos los libros santos se puede descubrir la verdad del Único” (Cattiaux: II 82: p.36).

“Entre las dos caras de Dios sólo hay la diferencia que existe entre la piedra y la piedra, pero una es oscura y la otra brilla con magnificencia” (Cattiaux: III 61’: p.44).

“Nuestro hermano es este Sabio o bien este loco, este santo o bien este criminal, este jefe o bien este mendigo, este niño o bien este muerto. ¡Oh, esplendor enterrado! Agua santa que libera nuestras almas de la tierra extranjera” (Cattiaux: I 74’: p.27).

“Quien lo sabe todo es como quien no sabe nada. Sin embargo, uno reposa y el otro se agita, uno se conoce y el otro es conocido, uno crea y el otro es creado” (Cattiaux: III 38: p.42) “Ambos están en uno, pero sólo uno se conoce por dentro y por fuera, y subsiste en la gratuidad del don perpetuo” (Cattiaux: III 38’: p.42). 

“El Sabio reposa en la plenitud de la única luz. El loco se agita en el vacío de las tinieblas múltiples”. (Cattiaux: III 16: p.40).

“Los mundos mixtos serán separados y librados de la mugre de las tinieblas y serán reunidos con la pureza luminosa del Único Esplendor”.

Todo pertenece a Dios, incluso la muerte, que le disimula sabiamente. Los que ahora dicen: ‘Es oscuro’, exclamarán en el día del juicio: ‘Era deslumbrante y no hemos visto nada’ ” (Cattiaux: III 103’: p.48).

 

Búsqueda del Único

“No nos extraviemos en la dispersión de nuestros corazones ni en la agitación de nuestros espíritus ni en los trabajos de nuestras manos. Perseveremos más bien en la búsqueda del Único, que nos colmará más allá de nuestros deseos” (Cattiaux: XX 57’: p.208).

 

Unir opuestos

 “Los  ignorantes desprecian la tierra y el cielo que les han hecho nacer y que los nutren. Los hombres Sabios se esfuerzan  en unir lo que es bajo con lo que es alto para hacer una sola cosa” (Cattiaux: II 60: p. 34).

“Lo natural y lo sobrenatural están mezclados tan íntimamente que sólo Dios puede separarlos y reunirlos” (Cattiaux: II 69: p.35).

“Quien sabe unir los contrarios de igual naturaleza posee la ciencia” (Cattiaux: III 34’: p.42).

“La admiración y el conocimiento de las obras naturales conducen al amor y al conocimiento de Dios” (Cattiaux: IV 1: p.49).

“El más grande de entre los hombres es quien puede poner de acuerdo la enseñanza de la naturaleza con la de los libros santos para hacer una sola cosa” (Cattiaux: III 101: p.48).

 

Salvación del Único

 “¿Acaso toda la ciencia de los hombres les habrá hecho crecer de nuevo un cabello? ¿Borrado una arruga? ¿De vuelto la juventud? ¿Les ha salvado de la muerte como hace el amor del Único por sus amigos secretos?” (Cattiaux: III 4: p.39).

 

“Mercurio campestre” de Cattiaux reproducido en illustrator por CW.

“Mercurio campestre” de Cattiaux
reproducido en illustrator por CW.

 

Unión

“La unión con Dios es la verdadera recompensa del perfecto” (Cattiaux: I 26: p.23).

“Demos y recibámoslo todo con desapego, a fin de conocer la unidad de los hombres en Dios” (Cattiaux: IV 3’: p. 49). 

“El Sabio que pierde a un amigo no se sorprende ni se entristece porque está, desde hace mucho tiempo, solo con Dios.  Los verdaderos amigos permanecen siempre unidos en el señor dorado” (Cattiaux: IV 4: p.49).

“El amor nos libera de la soledad, haciéndonos uno con los hombres sobre la tierra y nos conduce al conocimiento, haciéndonos uno con Dios en el cielo” (Cattiaux: IV 4’: p.49).

“El odio es el punto extremo de la debilidad en la separación, así como el amor es el punto culminante de la potencia en la unión” (Cattiaux: III 32: p.42).

 

En Dios

“La mayor alegría que el hombre puede experimentar es la perfecta manifestación de su fuerza en Dios” (Cattiaux: II 65: p.34).

“La plegaria es el medio más perfecto del desarrollo de la voluntad en Dios” (Cattiaux: III 1: p.39).

“Solo se puede vencer la locura de la muerte en el mundo practicando la sabiduría de la vida en Dios” (Cattiaux: III 31’: p.42).

“La oración que surge de todo el ser es la que rompe las fronteras del cuerpo y nos hace uno con Dios” (Cattiaux: III 46’: p.43).

“El Sabio está solo con Dios, como Dios está solo consigo mismo” (Cattiaux: I 9: p. 22).

“‘Loco en el mundo, Sabio en Dios’. Tal es la divisa de los vivientes” (Cattiaux: I 15: p.22). 

“No hay mayor castigo que ignorar a Dios en el mundo y no hay mayor alegría que conocerle en el corazón” (Cattiaux: I 67: p. 26).

“El espíritu recto y sencillo penetra fácilmente hasta el centro de la tierra donde reposa el oro vivo. “Lo que debemos alcanzar es la pobreza absoluta del vacío total para estar llenos de Dios exactamente” (Cattiaux: II 4’: p.29).

“Los Sabios proclaman su ignorancia ante Dios” (Cattiaux: II 30’: p.31).

 

 Uno mismo

“La vía directa es escuchar y mirar en uno mismo para conocer a Dios en el Universo” (Cattiaux: II 90’: p.37).

“En el centro del Universo y en el corazón del hombre están contenidos los misterios de Dios. ¿Quién ahondará el abismo? ¿Quién manifestará la vida de la tierra? Y ¿quién consolidará el rocío del cielo?” (Cattiaux: III 17’: p.40).

“Aplicar únicamente nuestra voluntad en encontrar a Dios en nosotros mismos es abreviar al máximo el tiempo de nuestro exilio. Esforcémonos en no hacer nada, a fin de que Dios pueda hablarnos y de que sus ángeles puedan servirnos sin trabas” (Cattiaux: III 59: p.44).

“La alegría más perfecta es adorar a Dios. La ciencia más alta es imitar su obra. El mayor tesoro es descubrirlo y conservarlo en sí mismo” (Cattiaux: III 62: p.44).

“Adquirir la generosidad de corazón hacia todos los seres descubriendo a Dios en uno mismo es la mayor batalla y la mayor victoria” (Cattiaux: II 25: p.31).

 

Más Cattiaux

Recomiendo ampliamente ahondar en la sabiduría compartida por Louis, de la cual he mostrado unos destellos. 

Pueden hacerlo leyendo su libro “El Mensaje Reencontrado” o incursionando en los siguientes sitios web:

– Louis Cattiaux. Arte y tradición hermética.  http://www.louiscattiaux.es/

– El Mensaje Reencontrado de Louis Cattiaux.  http://elmensajereencontrado.info/

 

Fuente

CATTIAUX, LOUIS. El Mensaje Reencontrado o el reloj de la noche y del día de Dios. Málaga: Editorial Sirio, 1987.

 

Redactora: Cecilia Wechsler, integrante de la Gran Hermandad Blanca www.hermandadblanca.org

 

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Cecilia Wechsler
Educadora social y ambiental. Nacida en Argentina.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend