Home » Sabiduria y Conocimiento » Cambios planetarios » Luna Llena en Tauro: "La Leyenda de Wesak"

Luna Llena en Tauro: "La Leyenda de Wesak"

buda wesak hermandadblanca.org

LA LEYENDA DE WESAK

En la cordillera Himaláyica hay un alto valle, a 390 millas al oeste de Lhasa y no lejos de Nepal. Está rodeado por elevadas montañas que están cubiertas por árboles y arbustos. El valle es de forma oblonga, y hacia el norte tiene un estrecho pasaje frente al cual se encuentra una enorme peña blanca-grisácea y veteada por una sustancia brillante.  Es de casi doce pies de largo por seis pies de ancho y de unos tres pies de alto.

El valle es realmente de alta planicie cubierta por un pasto tosco, verde  oscuro, como una enorme alfombra. En el lado norte de la planicie hay un arroyuelo que atraviesa un cañón llenos de pinos, y avanza unas pocas millas hasta que desaparece en un lago azul claro.

En torno del valle no hay moradas. Puede verse un templo budista y tres chozas cerca de él, en condición ruinosa.

Pocos días antes de la luna llena de Tauro, que usualmente cae en mayo, pueden verse tiendas en las lomas y cerca del río .Aumentan de número cuando se acerca la luna llena.

Gentes de ciudades circundantes, tribus trashumantes, discípulos, lamas, y grandes iniciados. Llegan allí para una fiesta bella y sagrada que tiene lugar en la luna llena de Tauro.

En el día de la luna llena, toda la muchedumbre viste ropas limpias, predominantemente blancas, y se reúne en el valle, ocupando la parte sureste y dejando libre la parte nordeste para los Grandes. Se sientan en el suelo sobre alfombritas o mantas, de  manera ordenada; se sientan en un gran silencio, reverencia  y meditación.

Cerca del tiempo de luna llena, los Grandes empiezan a llegar con sus mantos blancos para encontrarse con sus discípulos y amigos para intercambiar bendiciones, sonrisas  y unas pocas palabras de alegría.

Poco después llegan los tres Grandes señores, en sus cuerpos entéricos, y están frente a la enorme peña, enfrentado  el norte. Son el Manu, el Cristo y el maestro R. Cuando ellos están allí, en hondo silencio, todos  los Maestros y Grandes se reúnen detrás de estos tres Señores, según su rango.

A una señal dada, todos estos Grandes forman tres círculos concéntricos y empiezan a cantar. Cuando el cántico se ahonda y cobra más ritmo, los  visitantes etéricos se materializan y una figura gloriosa se torna visible en el centro de los círculos. Le llaman con varios nombres. Le llaman Buda Maitreya, Bodhisattva, o el Cristo, el  Señor de la Paz y del Amor. Es el Maestro de todos los Maestros que forman la Jerarquía Planetaria para llevar a cabo la finalidad Divina de este Planeta, conduciendo a la humanidad de la oscuridad a la luz, de  lo irreal a lo real, de la muerte a la inmortalidad, del  caos a la belleza.

El Cristo aparee con un manto blanco puro, su  cabello le cae por los hombros en ondas. Tiene la vara del poder en su mano, que le diera El Anciano de los Días para esta ocasión. Ningún Maestro puede tocarla salvo El Cristo, el Maestro de todos los Maestros. En cada extremo de la vara hay una gran empuñadura de diamante que irradia una luz azul y anaranjada de gran belleza. Los Iniciados que están en los tres círculos le enfrentan en el centro, y cuando El se torna más visible, todos ellos se inclinan ante El y cantan un Mantram de salutación y afirmación.

Luego estos círculos se convierten en un círculo solo y forman una cruz, en cuyo centro está  El Cristo.  Aquí nuevamente el cántico, conmueve  los corazones y las almas de los presentes, y descienden más alegría, paz y bendición sobre la muchedumbre.

El próximo movimiento es un triángulo dentro del círculo, en  cuyo ápice está El Cristo. Está de pie cerca de la peña y coloca su vara sobre ella, En la Peña puede verse un cuenco de cristal, con  ornamentaciones doradas y guirnaldas de flores de Loto cubren la Peña y cuelgan de los rincones.

Luego ellos realizan otro movimiento que es un triángulo sobrepuesto con tres óvalos que se entrelaza en el centro del triángulo donde está el Cristo.

El próximo movimiento es una estrella de seis puntas, luego la estrella de Cristo el Pentagrama. Aquí Cristo está en el ápice, cerca  de la peña; en la punta derecha, El Manu; en la punta izquierda El Señor de la Civilización, el Maestro R; un Gran Ser está en el centro, y otros Grandes Seres en las puntas inferiores de la estrella. Aquí el cántico crea tensión en la muchedumbre, y Cristo, tomando su vara de la Peña dice:

“PRESTO, SEÑOR, VEN.”

Luego, pone nuevamente Su vara sobre la Peña durante unos pocos momentos antes de la luna llena, y los ojos de todos los presentes se vuelven hacia la Peña.

A pocos segundos de la luna llena aparece en el cielo azul una mota de luz que lentamente se acerca más, se aclara y transforma en la figura radiante del Señor Gautama Buda ,sentado con las piernas cruzadas, con  una pura vestimenta amarilla e inundado con una imponente belleza de luz y color , Su mano derecha levantada en bendición . Cuando el llega a un punto sobre la Peña eclipsando a los tres Señores que ahora están cerca de la Peña, la Gran Invocación es entonada por el Cristo, y todos los presentes caen postrados, tocando la tierra con sus frentes.

Esta Gran Invocación crea una corriente estupenda de energía que atraviesa los corazones de los aspirantes, Discípulos e Iniciados y llega a Dios. Ese es el momento más sagrado del año, el momento en que la humanidad y la divinidad toman contacto. En el tiempo exacto de la luna llena, el Iluminado pasa a Cristo la energía del primer rayo que Cristo recibe y cambia en voluntad-de-bien.

Cristo que es el Gran Celebrante, extiende sus manos y toma el cuenco, lo alza sobre su cabeza y pone de nuevo en la Peña. Luego, los Maestros cantan himnos sagrados, y el Gran Iluminado, después de bendecir a la muchedumbre, desaparece lentamente en el espacio.

Cristo distribuye el agua bendita a los Iniciados y a todos los que están presentes en el valle. Ellos llegan en procesión, y llenan sus pequeños recipientes y se marchan en paz.

Así una vez al año, en la Luna Llena de Tauro, la humanidad se carga de energías del Gran Amanecer, y se presenta una extraordinaria oportunidad a todos los discípulos para que expandan su conciencia y consiguientemente sirvan a sus semejantes. 

 wesak hermandadblanca.org

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES
2 comentarios
  1. User comments

    Como me gustaría acudir a esta ceremonia a de ser hermosa. Por otro lado quisiera comentar una noticia que acabo de ver acerca de que unos agentes chinos quisieron envenenar al DALAI LAMA , los chinos piensan que los budistas del TIBET son una comunidad pequeña y débil, deberíamos hacerles ver su error, yo por lo pronto voy a revisar todos los productos manufacturados y no voy a comprar nada hecho en CHINA. Saludos y no dejemos solos a los hermanos budistas.

  2. User comments
    Rosalinda Bautista Sarmiento

    me encantan todos los articulos que los hermanos de la gran hermandad nos comparte mil gracias NAMASTED

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend