Home » Sabiduria y Conocimiento » Metafisica » Maestro Beinsá Dunó: Círculo y Élipse

Maestro Beinsá Dunó: Círculo y Élipse

beinsá-dunó1Lección dada por el Maestro Beinsá Dunó el 31 de marzo de 1926 en Sofía.

 “¡Fiel, verdadero, puro y benévolo siempre seas!”

Reflexión.

La siguiente vez escribid sobre el tema: “¿Por qué el hombre tiene que estudiar?”

Se leyó el tema: “Origen de las razas”.

¿En qué se distingue la raza negra de las demás razas? – Sus labios son gordos, las mandíbulas – salientes, la barbilla – un poco oblicua, la frente no desarrollada. En esta raza están fuertemente desarrollados los sentimientos inferiores y el intelecto inferior. Cuando la raza negra se desarrollaba, las condiciones en la Tierra no eran benéficas, en consecuencia de lo cual ésta no ha podido crearse tal forma como es necesaria para la concepto “hombre”, en un sentido alto de la palabra. En la raza negra está bien desarrollado el hígado.

 ¿En qué se distingue la raza amarilla de las demás? La gente de la raza amarilla es más flemática, conservadores extremos. Los ligamentos están fuertemente desarrollados en ellos. Ellos trabajan más con su intelecto inferior. Por lo superior, por lo magno ellos no se interesan mucho. Los chinos, que hoy en día representan la raza amarilla, ellos incluso no tienen un concepto acerca de Dios; ellos no tienen nombre para Dios. Para ellos Dios es el cielo. Hoy en día la conciencia en las razas humanas no está igualmente desarrollada. En este aspecto los misioneros que predican el cristianismo entre todas las razas encuentran grandes dificultades. Largo tiempo se requiere para que se ilumine la conciencia de la gente. En los búlgaros se entrecruzan muchos tipos. El búlgaro no es un tipo puro. En algunos tipos hay restos de la raza Atlante, y en algunos predomina la influencia de la raza negra. En los últimos tipos el hígado tiene influencia. Cuando el hígado en algún hombre es anormal, él se cura difícilmente. Este hombre se pone amarillo. El hígado en el hombre está relacionado con el cerebelo.

PUBLICIDAD GOOGLE

En la raza blanca está fuertemente desarrollada la mente creativa, la mente superior. La raza blanca ha creado la poesía. Si observáis la poesía en los semitas, veréis que estos tienen un carácter fuertemente interesado. Por ejemplo. Los Salmos de David representan más quejas. El único poeta en los semitas que no tiene este carácter interesado es Isaías. Jeremías, Ezequiel, pues, se distinguen con un punto de vista pesimista acerca de la vida.

Ahora viene una nueva ola en el mundo – la ola de la sexta raza, para la cual cada uno debe estar listo. Esta trae condiciones favorables para el desarrollo de la humanidad; sin embargo, tales olas vienen raras veces al mundo. Con su venida, la sexta raza elevará todas las plantas y animales a un escalón más alto que el presente. Cada uno debe utilizar las condiciones en las cuales hoy en día se encuentra. Cuando entréis en la vida, fuera y dentro de vosotros se levantarán ciertas tormentas y vientos, como dudas, incredulidad, sospecha, descorazonamiento, etc. Estas cosas son muy naturales. Cuando entréis en el océano vosotros no podéis esperar solo tiempo calmado. De la misma manera, si vivís entre la gente, vosotros tendréis y agrados y desagrados.

Los humanos no son ángeles, los discípulos que entran en la escuela oculta, requieren de los humanos mucho más de lo que ellos mismos pueden dar. Frecuentemente vosotros veis los errores de los demás, y los vuestros no los veis. No es fácil que el hombre actúe de una manera ideal, pura, en sus pensamientos y deseos. Si es cuestión de errores, el mundo está lleno con tales. La Tierra sobre la cual vivimos está cubierta con sangre humana. Los pensamientos y los sentimientos humanos están estratificados sobre el terreno. Los discípulos de la raza blanca necesitan de disciplina. Los discípulos hindúes son más disciplinados que ellos. Si vais a la India, ahí vosotros veréis qué cosa es un discípulo. En general, las escuelas ocultas son severas, porque cuanto más arriba sube el discípulo, tanto y las fuerzas que actúan ahí son más perfectas. Y entonces el discípulo puede hacer y muy grandes bondades, y muy grandes maldades, tanto a sí mismo como y a los demás.

Hay diferentes niveles de discipulado. Hay discípulos que trabajan con medidas pequeñas; hay discípulos que trabajan con medidas grandes. En este aspecto, cuando el discípulo estudia el evangelio, él debe estudiarlo y en las cosas pequeñas y en las grandes. Desde el punto de vista oculto todos los versículos del evangelio no tienen un significado igual. Cuando Cristo dice que debemos negarnos, que debemos amar a Dios, estos son estados diferentes, o sea, comportamientos diferentes que el hombre debe tener.

Pregunto: ¿Según vosotros, qué significa que se niegue el hombre? ¿De qué debe negarse él? Cuando se habla de auto-negación, nosotros debemos comprender el lado interno de la cuestión. Si comprendemos así, llegaremos a una nueva luz de la conciencia. La auto-negación no es un proceso mecánico, externo, sino un proceso interno, consciente en el hombre. La ley de la auto-negación sobre-entiende que cuando el hombre llega a una fase de su desarrollo donde el terreno sobre el cual vive no tiene jugos para su desarrollo, él debe abandonar este terreno. Ahora vosotros no os detengáis sobre los tropiezos externos. Estos son necesarios para vuestro crecimiento. Para que superéis los tropiezos en la vida, vosotros debéis tener conexión con Dios. Para que tengáis conexión con Dios, vuestras ideas deben ser superiores, que eleven vuestro espíritu. Cuando pensáis en Dios, o en los seres superiores, vosotros os conectáis con ellos. Cuando os conectéis con Dios, vosotros tendréis Sus pensamientos, Sus sentimientos, los cuales os elevarán.

Frecuentemente escucháis a alguien quejarse de que le han ofendido. Si es cuestión de ofensa, la gente y sin que se les diga algo ofensivo, de nuevo llevan la ofensa dentro de sí. Cuándo a alguien no le va en la vida, ¿no es esto una ofensa? Terminas una universidad, pero algo no te va. Oras a Dios y ninguna respuesta recibes. Apenas ocupes un oficio, pero y desde ahí te corren. Y tú sientes vergüenza, oprobio, humillación, caminas de un lugar a otro, ojalá te establezcas en alguna parte. Y después de todo esto oyes que se habla en el mundo que con arrastramiento puedes abrirte camino. Si decides arrastrarte, pierdes tu dignidad. Pregunto: ¿Qué hombre hasta ahora ha logrado abrirse camino con arrastramiento? Tened en cuenta que vosotros servís a Dios y un hombre que sirve a Dios debe actuar honestamente, con dignidad, la palabra “arrastramiento” tiene un sentido doble. En general, todas las palabras pueden transformarse, que se les transmita un sentido diferente. He aquí porque cuando el hombre habla, él debe ser cuidadoso, que elija las palabras con las cuales se va a servir. El mundo en el cual hoy vivimos no está organizado. Nosotros no estamos todavía en el Reino de Dios, sino que vivimos en el purgatorio, en el infierno. A veces el hombre es tan sensible, que solo una agitación con la mano es capaz de causarle daño. Si la agitación con la mano puede causarle daño, cuánto más las palabras irreflexivas, utilizadas en nuestro lenguaje pueden afectarle. Si fuéramos familiarizados con las leyes de la sensibilidad humana, nosotros íbamos a ser más cuidadosos en nuestros comportamientos unos hacia otros. En tal caso, cuando algún hombre es demasiado sensible, él no debe aparecer entre la gente; si aparece entre ellos, o debe rodearse, o debe aguantar. Para que el hombre aguante, él debe tener voluntad.

Algunos dicen: “cuando el hombre entra entre la gente, él debe cerrarse dentro de sí”. ¿Qué se entiende bajo las palabras “que te cierres dentro de ti”? Que te cierres dentro de ti, significa que no tengas deseos innecesarios. ¡Desea para hoy solo lo más esencial! Si tienes hoy un pequeño bien, más no desees para el día. Para cada día desea solo un pequeño bien. No procures logar todo de golpe. En la eternidad se esconden todas las posibilidades para el logro de los ideales del alma humana. En el proceso de lograr sus ideales, el hombre se va a enfrentar con una serie de dificultades y contradicciones. Tomad por ejemplo a Cristo, Quien pasa por Hijo de Dios. ¿Cómo Le recibió la gente de la Tierra? El mundo debería recibirlo con guirnaldas y aceptar inmediatamente Su enseñanza, ¿pero salió así? Decimos que Dios es omnifuerte, que todo lo puede hacer, y en esto vemos que Su Hijo, en cada paso fue perseguido por los saduceos y los fariseos que Le objetaban, contra-actuaban, etc. Pregunto: ¿Si así procedieron con Cristo, qué queda para vosotros? Y después de todo esto, en todas partes se oyen quejas, descontentos, de que no os han aceptado bien, de que no estaban cuidadosos hacia vosotros, etc. Vosotros predicáis la nueva enseñanza pero vivís de una manera vieja. Pregunto: ¿Quién de vosotros ha aguantado esto lo que Cristo aguantó? Verdaderamente cada hombre tiene una cruz, pero esta cruz es de su pasado. Él, hoy en día no sufre para Dios, sino que sufre para sí mismo.

Digo: Todo lo inarmónico, todo lo malo que hoy en día existe en el mundo, desaparecerá, y ni recuerdo quedará de esto. Todas las maldades y crímenes serán olvidados. De la cultura contemporánea quedará solo lo bonito, lo bello. Preguntad a dos personas, sean ellos marido y mujer, o enemigos, que toda una vida han pasado en contiendas, en peleas y se han causado daños uno a otro, ¿qué han ganado de estos comportamientos? Toda la vida ellos estaban bajo la influencia de las fuerzas obscuras, bajo la influencia del mal. El mal en el mundo es la vida vieja. Todas las posiciones negativas que existen en la vida, deben elaborarse. Antes que todo, ¿hay alguna vida en la incredulidad, en la duda, en el odio? Hace algunos días llegó a mí un hombre joven y me dice: “yo quiero volverme un hombre malo, no quiero ser suave”. Le digo: antes que todo tú nunca has sido suave. Ahora porqué quieres volverte malo. Quiero adquirir experiencias, contraponerme a la gente, que no me machaquen. Digo: Nadie puede machacarte salvo tu mismo. ¿Qué ganarás si te vuelves malo? Que seas bueno en todas tus pruebas, en esto está tu fuerza como hombre. Vosotros todavía no sois buenos, no sabéis qué significa que sea el hombre bueno. Dejad al bien fluir a través de vosotros. Éste os va a liberar de todos los sedimentos y estratificaciones del pasado que hoy en día os torturan.

 Imaginaos que os es dada la tarea de limpiar de alguna manera el fango de una zanja, con un largo de 5-6 km. Simultáneamente os dan una pala, si os hace falta, para servirse con ésta. Vosotros inmediatamente tomáis la pala y empezáis a recoger el fango y a echarlo fuera. Pregunto: ¿Cuánto tiempo os hace falta para limpiar la zanja con esta pala? – Mucho tiempo será necesario. Cuando limpiáis así la zanja, vosotros os cansaréis, os fastidiaréis y abandonaréis vuestro trabajo. Esta es la manera vieja de trabajar. ¿Cuál es la nueva manera? Soltad por esta zanja el agua de alguna fuente grande, impetuosa y veréis que ésta, al pasar desde uno hasta el otro lado de la zanja, arrastrará todo el fango y lo llevará al mar. Pregunto: ¿Qué mejor que esto, que dejéis al Amor Divino fluir a través de vosotros?, para que lave y se lleve todo el lodo de vuestro fondo. El agua de esta fuente representa la vida idealista que fluye a través de nosotros y se lleva lejos todo lo impuro. Solo esta vida puede aprovecharnos. Y por eso decimos: Si tenemos vida, que esta sea abundante, que corra en la forma de un flujo grande, que purifique nuestro fondo del fango, que deje en éste solo la arena plateada y las piedrecitas bonitas. El agua de nuestra vida limitada puede purificarse solo por la abundancia de la vida del Todo. Si se purifica una vez, trucha ya no puede vivir en esta agua.

Una cosa debéis saber: la elevación del pueblo búlgaro depende exclusivamente de vosotros. Si vosotros trabajáis, y éste se elevará; si vosotros no trabajáis, otros realizarán vuestro trabajo, pero para eso vosotros colectivamente seréis responsables delante del mundo invisible por el no cumplimiento de vuestro deber. Si cumplís vuestro deber como se debe, el mundo invisible os asistirá en cada buena iniciación. Si no lo cumplís vosotros, otros vendrán. Vosotros sabéis la historia de Mardoqueo, que trabajó para el rescate del pueblo hebreo de la orden Real, según la cual todos los hebreos eran condenados a exterminio. Desde este día él se volvió más fuerte de lo que era antes de esto. Y vosotros a veces estáis listos de estropear las obras bonitas por algunos trabajos personales. ¿Qué ganaréis de esto? ¿Quién es aquel que al haber luchado contra el Señor, ha adquirido algo? Jacob luchó con el Señor, pero se volvió cojo. Dios le dijo: “tu compraste de tu hermano la primogenitura por un plato de lentejas, y luego recibiste la bendición de tu padre, pero esto no era un acto Divino, ahora, si enderezas perfectamente tu vida, recibirás Mi bendición” luego Dios empujó a Jacob por el muslo y él se volvió cojo. De esta manera Jacob recibió una lección moral. Cada uno de vosotros puede tener la experiencia de Jacob que 14 años enteros sufrió donde su tío Labán. Pero desde que Dios le habló y le mostró el camino por el cual debería andar, él cambió su vida, cambió y su nombre.

Muchos de vosotros quieren que Dios esté benevolentemente inclinado hacia ellos. Y esto se puede, ¿pero vosotros escucháis al Señor? Vosotros esperáis que todo os vaya por miel y mantequilla, y si no ocurre así decís: desde que entramos en este camino, desde que nos volteamos hacia Dios, nuestros sufrimientos de día en día aumentan. Si queréis saber, la gente mundana sufre más que los espirituales. ¿Sabéis qué miseria, qué sufrimientos hay en el mundo? En Londres, por ejemplo, hay un barrio en el cual viven alrededor de 50,000 personas, mujeres, hombres y niños, los últimos de los cuales no conocen a sus padres. Cuando entra algún extranjero en este barrio, él sin falta debe estar acompañado por un guardia. Insegura es la vida de los extranjeros en este barrio. Ahí es todo un infierno. Saqueos, robos, asesinatos ocurren no solo en Londres, sino y en Paris, y en Berlín, incluso y en la pequeña Sofía.

Pregunto: ¿Cuál es vuestra predestinación en el mundo? Vosotros habéis llegado a la Tierra para recibir lo nuevo y aplicarlo. Dios quiere transformar lo malo en bueno. Esto se va a logar mediante el Amor. Desde nuestro punto de vista, el mal nunca ha tomado supremacía sobre el bien. El bien es más fuerte que el mal. El Amor es más potente que el odio. Hoy en día toda la gente, y jóvenes y viejos, tienen que solucionar algunas cuestiones específicas suyas. Cada uno puede solucionar sus cuestiones, con la condición de guardar su conexión interna con Dios. Esto se requiere especialmente de los discípulos. Vosotros tendréis lucha interna – esto está en el orden de las cosas. Una cosa es importante en este caso: ¡guardad vuestra conexión con Dios! Vosotros debéis tener solo una idea sagrada, y no dos, y que alrededor de esta idea sean agrupadas todas las demás ideas. ¡Magna cosa es que el hombre tenga solo una idea sagrada! Un Dios nos hace falta, y no dos. A dos dioses no se puede servir. Si servís al Dios Único, vosotros correctamente solucionaréis las tareas que os son dadas en la vida.

Se dice en Génesis que Dios creó al primer hombre a imagen y semejanza suya. Esto se refiere a Adán quien dice: “Dios me creó a mí, y yo – a vosotros”. Adán puede decir que Dios le insufló un alma viviente. Vosotros, como Adán, ¿Podéis decir que Dios os ha insuflado un alma viviente? ¿Quién de vosotros puede decir esto? El que puede decir esto, él es uno con Adán. En esto, el mismo hombre a quien Dios le insufló un alma viviente, fue echado del paraíso. ¿Por qué? – Por que le faltaba algo, a consecuencia de lo cual no pudo guardar su conexión con Dios.

PUBLICIDAD GOOGLE

Cuando Cristo vino a la Tierra, Él llevaba una idea sagrada – servir a Dios en espíritu y verdad. Él llevaba esta idea dentro de sí y la aplicó. De la misma manera y vosotros debéis aplicar una parte de vuestras ideas. Vosotros podéis aplicarlas, tenéis condiciones para esto. Para que podáis, como discípulos, tener éxito en vuestra vida, una cosa es importante para vosotros: o hablar prudentemente, o callarse. Cuando habláis algo, vuestra conciencia debe estar despierta, que recordéis que tenéis una idea sagrada. Si concientizáis esto, hablad, haced todo esto que vuestra idea requiere. En esto, cualquiera que sea vuestra idea, vosotros trabajaréis para su realización con métodos diferentes: como joven trabajaréis de una manera; como un hombre de edad mediana – de otra manera y por fin como hombre viejo – de tercera manera. Sea cual sea el método con el cual trabajéis, lo importante es que no hagáis errores. Cada enseñanza tiene sus métodos específicos para aplicación. Después de hablar a alguien por un cierto tiempo, orad a Dios. Decid: “Señor, que Tu Espíritu luminoso bendiga todo aquello que esta alma puede recibir y trabajar dentro de sí”.

Frecuentemente vosotros queréis hacer a la gente creer como vosotros. ¿Vosotros en qué creéis? A veces vuestra fe es fuerte, pero a veces no aprobáis. ¿Por qué? – Porque paciencia os falta. Miro a algún discípulo, permanece callado, todo lo aguanta, pero cuando pierde paciencia, comienza a quejarse, a murmurar, y se vuelve descontento de la vida. Cuando algún hombre llora, sufre, la causa de esto es que alguna alma partida sufre y expresa su aflicción exactamente a través de él. Como sabéis esto, vosotros debéis guardarse. En Bulgaria, especialmente hay muchas almas atrasadas que se atraen por vuestra luz, como y por la luz de toda la gente espiritual, en general. Vosotros debéis educar a estas almas, y que no dejéis que éstas os influencien. Cuando dormís, alguna vez éstas entrarán en vuestro cuerpo, y en la mañana cuando os levantéis no vais a poder librarse de ellas. Éstos son seres vivos que se os imponen, y vosotros, sin querer, vivís su estado y disposición. Vosotros debéis saber las leyes a través de las cuales librarse de ellos. Así que nadie en el mundo es libre. El hombre se encuentra bajo la influencia no solo de los seres visibles, sino bajo la influencia y de los invisibles, de los seres extraterrestres que asechan al hombre y le dicen: “¡Me vas a ayudar! Yo tengo necesidad de tu ayuda”.

Y así, todos aquellos que se preparan para trabajadores en la sexta raza, ellos deben saber que una de las cualidades de esta raza es el Amor fraternal. Por lo tanto, el que quiere desarrollar esta cualidad, él debe crear dentro de sí condiciones favorables para su adquisición, y seres razonables del mundo invisible le ayudarán para adquirirlas. Para lograr esta cualidad el hombre debe arreglárselas con las dificultades en su vida. Este no es un trabajo difícil, pero deben saberse métodos y maneras para la solución correcta de las tareas. De otra manera, ¿hay sentido de que el hombre solucione una dificultad y se enfrente a otra más grande que ésta? Por ejemplo, dan a un hombre 50,000 levas para hacerse una casa pequeña. Él comienza a construir la casa, pero hasta que la termine se endeuda con 100,000 levas más. ¿Qué ganó de los primeros 50,000 levas? – Se ganó una deuda más grande. En esta nueva posición él no puede pagar su deuda, a consecuencia de lo cual sus acreedores se ven obligados a vender la casa. Al final de las cosas él se queda sin casa, sin dinero, y con una deuda grande. Pregunto: ¿Qué salió de esta obra de caridad? Dieron a este hombre 50,000 levas para servirse, y le dejaron con 100,000 levas de deuda.

Ahora, como tenemos en cuenta estas posiciones, nosotros debemos estudiar tanto de la nuestra, como y de la experiencia de la demás gente. Hay casos cuando alguna gente andaba muy bien en aspecto espiritual, y de repente por alguna corriente específica de los eventos, ellos fracasan. Muchos discípulos han fracasado, pero y muchos discípulos se han elevado, aquellos de ellos que han guardado las leyes divinas se han elevado y los que no las han guardado, ellos han fracasado. Como discípulos, de todos vosotros se requiere que seáis pacientes. Todo lo que depende de vosotros, cumplidlo; lo que no depende, dejadlo a Dios. Las cosas imposibles para vosotros dejadlas a Dios. Hay cosas que Dios arreglará; hay cosas que los seres más avanzados que vosotros realizarán; y por fin hay cosas que vosotros mismos debéis cumplir.

Otra cualidad importante de la gente de la sexta raza es la aspiración fuerte para trabajar. Ellos hablan poco, hacen mucho. De esta manera ellos traerán muchos bienes al mundo.

Si queréis solucionar correctamente las dificultades en vuestra vida, ocupaos con la geometría. Esta mucho os ayudará. ¿A qué número, por ejemplo, se puede asemejar el círculo, y a qué – la elipse? El círculo es un número – el uno, y la elipse – el dos. Cuando se habla del hombre como el uno, esto sobrentiende que toda su actividad se reduce hacia un centro común, o sea, esta ni disminuye, ni aumenta. Pues, cuando se habla del hombre como el número dos, esto sobreentiende que ocurre un transvase, un tránsito de sus energías de un centro hacia otro. Por lo tanto, el número dos puede crecer, o sea, aumentar, mientras que el uno, no puede aumentar. Así que, si vosotros decís que vivís solo para sí, que de nadie queréis saber y que de nadie necesitáis, entonces vosotros sois el uno. Entonces, vosotros sois ricos dentro de sí, os consideráis una divinidad. Esto sobreentiende que vuestro volumen interno ni aumenta, ni tampoco puede disminuir. Si decimos que el hombre puede desarrollarse, crecer, él está en el número dos, en lo Divino y en lo humano. Esto lo que puede crecer y desarrollarse es lo Divino que se transvasa en lo humano. Aquí se unen dos principios: lo Divino pasa en lo humano, el cual bajo la influencia de lo Divino comienza a desarrollarse. Cuando el hombre se desarrolla, él comienza a crecer; cuando crece, él se expande. Y entonces nosotros decimos que la fuerza Divina en el hombre crece. Cuando la gente crece y se desarrolla, ellos cada vez más y más empiezan a conocer a Dios. Esto regocija a Dios, porque nosotros iluminamos nuestras mentes y con esto alcanzamos las magnas leyes del Amor, de la Sabiduría y de la Verdad. La escritura dice: “Que se regocije Dios en Sus obras”. Si no comprendemos las magnas leyes de Dios, nosotros las quebrantamos y con esto el Espíritu de Dios, quien vive en nosotros, se amarga.

Como discípulos, vosotros debéis aprender la ley del discernimiento, que hagáis diferencia qué estados son vuestros y cuáles no. Simultáneamente puede visitaros un pensamiento bueno y uno malo. Esto muestra que dos principios simultáneamente actúan en vosotros. Vuestra tarea es observar estas manifestaciones diferentes, analizarlas y utilizarlas razonablemente. Esto lo que observa, y reconcilia y los dos principios, esto es el hombre. Él debe ser solidario con el bien dentro de sí, porque solo en él puede encontrar el terreno benéfico para su desarrollo. Si viene el mal en el hombre, éste siempre quita algo: baja el nivel de la mente y del corazón, y debilita la voluntad y el cuerpo. Para que evitéis los estados malos, vosotros debéis auto-observarse, sin asustarse.

Alguien dice: Yo no quiero ser un hombre malo. – De vosotros depende. Vosotros siempre podéis ser buenos. Sin embargo, si lo malo viene a vosotros, esto no indica que vosotros sois un hombre malo. Es peligroso si os cogéis con el mal mano a mano y lo hacéis amo de vuestra vida. El mal representa un alma atrasada en su desarrollo, que quiere bajaros de vuestro nivel. Que ésta alma haga un pequeño esfuerzo, que ella venga a vosotros y no vosotros a ella. Vosotros podéis soltarle una cuerdita, que le mostréis porqué camino ella puede llegar a vosotros. De la misma manera y la gente ora para que Dios les envíe su espíritu a ellos. El Espíritu de ninguna manera vendrá a vosotros. Él puede mostraros el camino por el cual vosotros podéis ir a él. Si vais a Él, Él os enseñará todo, os enseñará el Magno Amor, Sabiduría y Verdad de Dios. En general, cada alma puede ir a Dios. Esto no es una excepción. En cualquier posición que os encontréis, vosotros podéis andar por el camino que Dios os ha prescrito. Si camináis por el camino Divino, vosotros sabréis cómo realizar el trabajo que os es dado. Por ejemplo, si alguna madre va a Dios, cuando regrese de ahí, ella sabrá ya como educar a sus hijos.

La Escritura dice: “Todos serán enseñados por Dios” (Isaías 54:13 –n.d.t.). Hasta que no seamos enseñados por Dios, siempre caminaremos por los caminos humanos en los cuales hay contienda, incomprensiones, sufrimientos, dudas, sospechas, etc. Y por eso, guardaos de la duda. No prestéis oído a ésta, para que no os torture. Los cuerpos que Dios os ha dado deben estar en arreglo. El discípulo oculto debe ser sano, muscular, normalmente desarrollado. Él debe ser trabajador, resistente. La cuestión no es afanarse demasiado, pero el discípulo debe trabajar con Amor, sin tortura, sin presión de su energía. Él debe distinguirse de la gente mundana con su cuerpo esbelto, resistente, con sentimientos armoniosos y elevados, cómo y con pensamiento recto y luminoso. El hombre espiritual debe distinguirse en todo lo que hace: si él se va a manifestar en las artes, en la poesía, en la música, en el cocinar – en todo debe distinguirse, que introduzca algo nuevo. Si queréis conocer si un hombre es bueno, hacedle cocinar. El hombre bueno cocina sabrosamente, dulcemente. El que come de su comida, se siente vigoroso, dispuesto. Si queréis vosotros solos comprender hasta qué punto sois buenos, amasad un pan y ved cual será el resultado después de comer de éste.

Alguien dice: “Yo he terminado mi evolución, estas cosas no son para mí”. El hombre verdaderamente espiritual está listo para cualquier trabajo. Él no puede elegir, diciendo que éste o aquel trabajo es indigno para él. Él no se va a volver ni panadero, ni cocinero, pero debe comprender de todas las artes y oficios, que enseñe y a la demás gente, cuál es la manera más correcta de amasar, de cocinar. Él debe introducir lo nuevo en el mundo. Porque dicho está: “El Espíritu de la Verdad os enseñará todo” (Evangelio de Juan 16:13 – n.d.t.).

Nosotros hablamos ahora de la vida armónica, pero prevenimos y las dificultades que aparecerán. El gran violinista toca bien, pero mucho depende y de la atmósfera. Si la atmósfera es húmeda, las cuerdas de su violín se van a desafinar, y él no va a tocar tan bonito, como tocaría en un tiempo seco. El gran pianista tocará con inspiración si tiene un piano nuevo, bien trabajado y sano, en un salón bueno, acústico. Dadle un piano viejo, desmontado, y él no podrá tocar bien. Cuando el ama de casa tiene una cocina luminosa, acogedora, con recipientes limpios, sanos, bien estañados, ella cocinará con alegría y emoción. Si la dejáis en alguna cocinita obscura, estrecha, con recipientes no estañados, con ollas agujereadas, con cucharas comidas, ella o se negará de su arte, o cocinará sin disposición. Así que, cuando hablo y me pronuncio de las cosas yo siempre tengo en cuenta las dificultades que sobresalen delante de éstas. Cada uno tiene dificultades en su vida, que él sin falta debe superar.

En tal caso, cuando voy a pronunciarme sobre los errores de la gente, yo guardo la siguiente ley Divina: A 100 errores yo marco solo 1, y 99 los perdono. Si doy un informe sobre los errores de la gente, yo saco solo estos que he marcado en el libro. Cuando me pronuncio sobre las bondades de la gente, yo me guío por otra ley Divina, inversa a la primera: de 100 bondades yo marco en el libro 99 de éstas, y solo 1 la omito. La bondad omitida va por cuenta de los 99 errores no marcados, para que los equilibre. Entonces, una bondad compensa 99 errores. Y vosotros guardad estas dos reglas en vuestra vida, si queréis que una gran parte de vuestras dificultades se solucionen correctamente. Solo de esta manera el hombre puede crearse un carácter excelente, pero él debe trabajar. Ahora nosotros vivimos en las condiciones más favorables, que debemos utilizar razonablemente.

“¡Fiel, verdadero, puro y benévolo siempre seas!”

Maestro Beinsá Dunó: Círculo y Élipse

ESPACIO PATROCINADORES
Formación Intensiva de Thetahealing en Córdoba (España) - 03 al 09 de Noviembre de 2017
Sobre Eva (Redactora GHB)
Eva es una de las redactoras de la gran familia de hermandadblanca.org.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend