Home » Mensajes del Cielo » Meditación: Palpitar de la Creación de Dios, por Raúl Horbeín

Meditación: Palpitar de la Creación de Dios, por Raúl Horbeín

Paloma fraternidad
Esta meditación es una manifestación del Amor de Dios, quienes participamos para su elaboración física fuimos solo instrumentos para su realización. Ha llegado a ti por Voluntad Divina y en esta misma Voluntad puedes compartirla con quien la necesite y la valore. Es el Amor Divino vertido en esta meditación, en cada nota de música, en cada voz, en cada palabra, en cada vibración y en cada palpitación, lo que la hace especial. Recíbela con igual Amor, pues ha sido creado por ti y para ti.

 

Desde la creación del amado planeta tierra se sabía su misión: permitir a infinidad de seres transitar de la oscuridad a la luz divina. La Tierra, como un gran ser, lleno de misericordia y amor, acepto la encomienda. Inmediatamente llegaron a habitarlo seres de muchos confines del universo, con el propósito de evolucionar hacia el Amor de Dios, durante siglos y siglos que se pierden en la inmensidad de la eras que la Tierra ha existido.

 

Durante esta misión, nuestra Amada Tierra, al igual que nosotros, ha vivido infinidad de experiencias, creciendo y fortaleciéndose cada vez más, e igual que nosotros, también recibiendo en su ser las consecuencias de nuestras acciones equivocadas, de todo aquello alejado de la luz divina. Y la Tierra, como Madre amorosa, a cargado durante mucho tiempo a sus hijos y sus creaciones, aunque estas le hicieran daño, pues sabía que necesitábamos esta experiencia para nuestro crecimiento espiritual.

 

Al igual que una madre, que comprende y acepta los retobos y caprichos de su niño pequeño, sabiendo que es parte de su crecimiento, la Tierra nos ha permitido tener las experiencias que necesitábamos para nuestro crecimiento, más, ahora que nos hemos vuelto mayores, nuestra Madre comprende que es el tiempo de sanarse y sanarnos de todo aquello que le ha causado daño, y nos invita, nos llama, nos pide que nos unamos a ella y nos sanemos, llenándonos de Amor, de Luz y de Voluntad Divina, para unirnos de nuevo a la creación.

 

Esta labor de sanación nuestra Amada Tierra ya la ha empezado. Desde su amada presencia Yo Soy, su Íntimo, su espíritu, la tierra está irradiando Luz Divina en olas que la cubren completamente, en una esfera que inicia en la Quantum de su Centro Corazón, y se va expandiendo por todo su ser interno, hasta llegar a la corteza, a todos los seres que la habitan, a toda la humanidad y sus creaciones y extenderse por el cielo, más allá de la atmósfera, a través de su luna, hasta el confín de su cuerpo energético.

 

Es este palpitar de luz divina el que está sanando a la Tierra, y su intensidad es cada vez mayor. A tal grado que ahora está expeliendo fuera de ella todo aquello que le hace daño, que es nocivo para su ser, y como parte de su ser, la humanidad, los animales, las plantas y los minerales, están siendo sanados con ella. Somos células que conformamos órganos de un ser mayor al que llamamos Tierra, el cual está sanándose desde lo profundo de sus ser hasta sus últimos componentes.

 

Es para contribuir en este proceso de sanación que se ha creado esta meditación. Es muy sencilla y también muy profunda, y para realizarla primero hay que ir a nuestra amada presencia Yo Soy, que es la misma Amada presencia Yo Soy de la Tierra. Esto es importante tenerlo claro desde el inicio, solo hay una Amada Presencia Yo Soy en toda la creación. Por la forma de nuestro lenguaje a veces podemos suponer que una persona tiene una Amada Presencia YO SOY, y que otra persona tiene una Amada Presencia YO SOY diferente, y esto no es así.

 

La Amada presencia YO SOY es una sola para toda la creación, pues el creador es uno. Por lo que al sentir mi Amada Presencia YO SOY, estoy sintiendo la Amada Presencia YO SOY de la Tierra, de todos los seres que la habitan, de todo ser humano en la tierra, de todos y cada uno de los Amados Maestros Ascendidos, de nuestro Sol, de cada Sol de todo el universo, y de cada ser creado por nuestro padres y madres divinos en todo el Cosmos, ¡es algo maravilloso!

 

Los momentos que expone la meditación son simples. El primero es poner una mano sobre el centro de nuestro pecho, y la otra encima de esta para tocar, sentir y unirnos a nuestra Amada Presencia YO SOY, y así unirnos al corazón de la Tierra. Luego, en el segundo momento sentimos y visualizamos como una hermosa esfera de luz divina se crea desde el Centro-Corazón de la Tierra y comienza a expandirse por todo su ser. Es necesario en este momento separar poco a poco las manos del pecho y abrir despacio los brazos, según sintamos la expansión de la esfera de Luz Divina.

 

Al ir extendiéndose la luz divina, visualizamos el interior de la Tierra, su corteza, la humanidad que la habita y todos nuestros hermanos y hermanas con quienes habitamos, su atmosfera, su campo magnético, incluyendo a la luna, hasta llegar a la frontera en que la tierra termina su influencia electromagnética sobre el universo, hasta ahí comprende el ser de la Tierra, un ser que al igual que nosotros está compuesto por varios cuerpos, unos más densos, otros más sutiles, y otros completamente etéricos.

 

Al llegar a este tercer momento estamos siendo nada más canales de la infinita luz divina, somos puertas abiertas por las cuales la esencia de Dios llega e inunda a nuestra Amada Madre, somos células que brillan e irradian luz divina en una hermosa e inmensa armonía formada con todas las demás células que resuenan con ella, somos y estamos en un mismo corazón, dándonos Amor, dándonos a Dios, unos a otros, y a nuestra Amada Tierra, quien también nos da el palpitar de su corazón.

 

Este momento puede durar unos instantes u horas enteras, según el tiempo del cual dispongamos, y el momento del Oleaje Unificado de Luz Divina que recorre a la Tierra, como un palpitar inmenso que nos va llenando y en el cual, al mismo tiempo, nosotros derramamos nuestra pequeña gota, nuestra contribución de Amor. Este oleaje divino va y viene, y después de realizar varias veces esta meditación, es posible sentir este inmenso palpitar de la Tierra, y unirse a él para ser un solo corazón. ¡Bienvenido, Bienvenida al Palpitar de la Creación de Dios!

 

Gran Hermandad Blanca de la Tierra.

 

 

 

1) Meditación: “Palpitar de la Creación de Dios”

 

Es un audio, con la música de Vangelis de fondo y una meditación en la que se guía al Ser hacia la unión con El Creador, a través del reconocimiento de que la Amada Presencia Yo Soy es una solo en toda La Creación. En este enlace de SugarSync podrán descargar la meditación: https://www.sugarsync.com/share/bndwysvpwcjf5, ya que el archivo es grande para adjuntarlo aquí.

 

 

El audio va acompañado de un texto, en el cual se explica brevemente los principios en los que está creada la meditación y se invita a compartirla de corazón con otros seres. Han puesto en mi corazón que este texto estará firmado por “La Gran Hermandad Blanca de la Tierra”, por estar impulsada y sostenida la meditación por vari@s Maestr@s Ascendid@s. Se los adjunto.

 

 

También acompaña a la meditación la imagen de la humanidad rodeando en un círculo de luz divina la Tierra, la cual busca establecer una visualización que permita fortalecer la intención de la meditación. Se las adjunto también.

 

Con Amor:

 

Raúl Horbeín Ramos Martínez.

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
Un comentario
  1. User comments

    Buenas Noches
    Quiero pedirles por este medio si pudieran volver a subir el audio. Figura como desactivado.

    Gracias
    Andrea

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend