Home » Mensajes del Cielo » Maestros Ascendidos » Lady Nada » Mensaje de la Maestra Lady Nada: La vida emocional de los seres humanos. Canalizado por Fernanda Abundes

Mensaje de la Maestra Lady Nada: La vida emocional de los seres humanos. Canalizado por Fernanda Abundes

 

Saludando con entusiasmo a aquellos corazones receptivos que el día de hoy escuchan en nuestro gran encuentro…

 

Liberarse de emociones y pensamientos muchas veces es un proceso largo, es un proceso metafísico y es un proceso secreto de la mente. Un proceso secreto de la mente dado que pocas veces puede entender por donde iniciar la realidad de abandonar ese querer, el querer siempre nos ha dicho que es parte de luchar por el objetivo, parte también de la perseverancia de las emociones, de la perseverancia de seguir en la lucha, de la perseverancia de saber que aunque muchas veces es complejo continuar, es osado seguir; ya que el esfuerzo será bien remunerado, será bien recompensado y nos hará felices.

 

 

En esa lucha de la perseverancia, llegamos a perdernos con nuestros propios vicios, nos olvidamos de nosotros y entendemos más a las cosas que a nuestro pensamiento, que a nuestro querer, incluso hacemos presas a nuestras emociones más profundas y más puras porque nos hemos envenenado con otras emociones, nuestras también, que nos hacen decir que debemos continuar; no quiere decir que de pronto cesar en la lucha, sea una acto de cobardía, muchas veces es un acto de valentía. Entender que las cosas muchas veces tienen un tiempo, que cumplen una misión en nuestra vida, entender que los seres cumplen una misión en nuestra vida pero que también es sano dejar ir, que también es sano dejar ir aquellas batallas que ya no son nuestras, que es sano dejar ir aquellas cosas que de pronto duelen y que es sano dejar ir aquellos pensamientos que envenenan nuestras emociones más puras, porque nos hacen entonces controvertir entre lo positivo y lo negativo de nosotros.

 

 

Cada uno de los seres humanos tienen un lado negativo que muchas veces no quiere conocer y aprender a conocerlo es un acto de valentía; es entonces entender que el enojo es parte de nuestra característica que muchas veces lo necesitamos en el presente para poder enfrentar con coraje lo que nosotros mismos no queremos para vivir. Ese enojo nos hace entender que no somos nosotros los que hablamos en ese momento sino que son aquellas emociones que de pronto hemos dejado que se escapen. Es sano dejarlas escapar porque nos hacen enfrentarnos a aquello que desconocemos pero que sabemos que existe.

 

 

Esas emociones reprimidas, controlarlas es bastante difícil, es bastante difícil seguir en una vida en donde deben de ir por una línea específica; en donde aquellas emociones que llamamos buenas, solo deben de aparecer. Todos los seres humanos quieren conocer de los demás la felicidad, la bondad, la valentía, el entusiasmo, la honestidad, la responsabilidad; considerando que todos los seres solo actúan en una polaridad pero recuerden que todos los seres también trabajan con un otro yo, que día a día luchan por controlar.

 

 

PUBLICIDAD GOOGLE

Existe el enojo, de pronto existen pequeños tintes de maldad en cada uno de nosotros y una misión de vida es aprender a conocerlos, porque en cada uno de los seres existen, aprender a conocer aquellos “yo” que no queremos entender pero que al entenderlos nos liberan; nos hará también poder continuar y reestructurar nuestra vida, nuestras emociones, nuestro querer.

 

 

¿Que es nuestro querer en nuestra vida?

 

El querer es aquella situación de apego en donde buscamos tener, en donde buscamos conocer pero sobre todo sobresalir en nuestra vida; tener cosas materiales y considerar erróneamente que tener seres nos hace felices. Tener seres en la familia, tener seres en los amigos; pero la tenencia de los seres humanos no existe. Existen almas libres que están por decisión para compartir, para aprender, en grupo, en familia, en amistad; pero no existen seres de tenencia porque una vez que ellos hayan cumplido su misión y partan a otro mundo, en otra vida, entonces, la tenencia se queda en un querer suspendido y entonces los seres consideran que ya no hay misión que seguir porque aquellos seres que se tenían ya no se encuentran.

 

 

El compartir existe en todos los momentos, en todos los tiempos y en todas las vidas; cuando ustedes aprendan a liberar el tener y ese querer por sólo compartir, entenderán que todos los seres tienen un tiempo determinado en nuestra existencia; ya sea porque tengan que seguir aprendiendo en otros lugares de esta misma Tierra o en otros lugares de otros planos; seguimos compartiendo sin importar tiempo, lugar y vida.

 

 

Entonces, también liberar el querer, es aprender que las cosas no siempre tienen que estar para darnos estabilidad, que también las emociones no necesitan estar para darnos estabilidad. La estabilidad es un conjunto de muchas cosas que reúnen nuestra vida al día de hoy, también de los seres pero que no depende nuestra estabilidad de esas cosas, ni de esos seres, ni tampoco de esos tiempos o lugares. Aprender a liberar eso, es bastante difícil, es bastante valiente también decir que no dependemos de la vida de los demás, ni de lo demás como cosas, ni de lo demás como tiempo, ni de lo demás como lugares, para mantener el equilibrio; es entonces cuando salen las partes del otro yo, del miedo.

 

 

Vencer el miedo no quiere decir que no existe, quiere decir, entender que existe, enfrentarlo, decirle de frente ¿qué es lo que ocurre contigo?, que somos nosotros mismos, y ver por dónde vienen nuestras debilidades. Todos los seres tienen un miedo, tienen temores a la vida, al tiempo, a la perdida, al no tener; pero sobre todo, siempre el miedo se basa en la ausencia, en la ausencia del tiempo, en la ausencia de los seres, en la ausencia de las cosas e incluso, lo más terrible, en la ausencia de uno mismo.

 

 

Cuando uno mismo no está en sincronía con su mente, entonces se pierden bastantes situaciones. Se pierde el entendimiento del enojo, ¿qué es entendimiento del enojo? Es comprender que no todo sintoniza con nosotros; cuando las cosas de momento no sintonizan con nosotros, el ser humano está acostumbrado a molestarse, dado que aquello que no codifica de inicio con nosotros, nos hace repeler otras energías; incluso es un instinto natural de conservación del ser humano para poder conservar aquello que él considera en su bienestar como correcto y repeler aquello que puede ponerlo en riesgo.

 

 

Decir que no existe sería la falsedad de nuestra mente, entender que existe es saber que no necesitamos estar en sintonía con los otros seres con su verdad; pero podemos tener el sentido de equilibrio para poder seguir conviviendo y seguir aprendiendo con los seres que nos rodean.

 

 

Aprender de la tristeza, que es parte de nosotros, es comprender también que necesitamos darnos cuenta que existe algo completamente opuesto a la felicidad, aquello que nos hace comprender que necesitamos más de lo otro que de esto, para poder mantener nuestro equilibrio.

 

 

La vida emocional de los seres humanos es una paradoja, es una constante liberación momento a momento, es un proceso, como he dicho, metafísico; soltar a lo desconocido aquello que muchas veces no podemos controlar.

 

 

Este proceso es un secreto de la mente, porque día a día quiere descubrirlo, es un secreto del tiempo porque no se sabe cuando ocurre, pero se entiende y se comprende que es a cada instante de la vida humana; en dónde momento a momento sacan aquella parte que desconocen un poco, que no quieren conocer pero que saben que existe.

PUBLICIDAD GOOGLE

 

 

Convivimos constantemente con dos “yo” y un mismo ser; aquella parte que se reprime en una vida de bienestar para poder continuar con aquello que se considera como un supuesto bienestar y aquella parte del bienestar que intenta ser más pura, es decir, aquella parte más cordial y agradable de los seres humanos; pero como he dicho, no todos los seres humanos sólo habitan en la bondad, en la honestidad, en la responsabilidad, en la eficacia, en la felicidad; aquellos seres con los que conviven, día a día luchan para poder equilibrar el miedo, el enojo, la tristeza. Todas esas emociones son grandes maestros para nosotros, grandes maestros para nuestra mente. Un secreto de la mente que día a día tiene que descifrar y que sólo va a descifrar entendiéndose y aceptándose asimismo.

 

 

La aceptación es un proceso valiente, consciente, de armonía y de apertura del corazón, de apertura de la mente y de la emoción consciente de la esencia. La codificación perfecta entre la divinidad, entre la energía que fluye através de todos los cuerpos para poder conectar lo que verdaderamente son.

 

 

La esencia más pura de los seres habita en la conciencia plena de saber que existe todo esto; que día a día luchan con ello, que no podrían ser lo que son ustedes sin uno y sin otro; pero que el equilibrio radica en la dualidad, en la aceptación y en el entusiasmo, en liberar el querer de todo aquello que lastima y envenena a la mente más de lo que día a día ya de por sí, tiene que sortear.

 

 

La paradoja de las emociones, es una pregunta bastante compleja, es una misión de vida para los humanos y es una misión divina para las esencias, es entonces cuando pueden aperturar el corazón. Entender sus emociones es parte de un proceso metafísico, va más allá de lo que pueden contemplar con sus ojos porque sólo con la verdadera conciencia del alma, podrán descifrar este gran mensaje.

 

 

Todos los días tienen un gran mensaje de vida, todos los días conviven con un gran maestro que les hace decir: “Hoy puede ser una nueva oportunidad para rectificar, para sanar, para aprender”. Día a día aprenden que en ustedes mismos pueden encontrar lo peor en cualquier situación; pero también una gran bondad en muchos episodios del día.

 

 

Abran, aperturen la mente, piensen con las palabras de amor, esas liberan, de pronto confunden, pero también son sensatas; ayudan a sanar la parte que queremos no conocer pero que es necesaria y a elevar aquella que conocemos como buena, en nosotros. No existe malo y bueno en aquel ser que día a día intenta conocerse, hablen con la conciencia del amor, hablen con la conciencia de su propia divinidad.

 

 

Un mensaje codificado que día a día tienen, que para querer realmente entenderlo solo tienen que tener voluntad de aceptación; aquel que se acepte tal cual como hoy es, entonces abrirá aquello desconocido, pero que saben que existe; aquello que buscan constantemente y que quieren permanecer en esa misma realidad.

 

Con el mensaje del corazón abriendo siempre una opción, aceptando una realidad.

 

 

Mensaje canalizado por Fernanda Abundes (madreymaestro@hotmail.com) (Puebla, México. 20 abril de 2017)

 

Publicado por Geny Castell, redactora de la gran familia de la hermandadblanca.org

 

ESPACIO PATROCINADORES
ESPACIO PATROCINADORES
Sobre Geny Castell
5 comentarios
  1. User comments

    MUCHAS GRACIAS LADY NADA

  2. User comments

    Gracias, gracias, gracias LADY NADA. NAMASTE.

  3. User comments

    Muchas gracias !!!!

  4. User comments
    Aprendiz Pleyadiano

    pRECIOSO MENSAJE ME HACIA FALTA, ME HA LIBERADO DE DUDAS

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend