Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » Milagros: Comprender la Naturaleza de las Creencias – Stuart Wilde

Milagros: Comprender la Naturaleza de las Creencias – Stuart Wilde

Meditate 1
El siguiente paso para crear tus propios milagros es observar la naturaleza de tus creencias. Revisando creencias y sentimientos comienzas a entender cómo usar la Ley Universal de modo efectivo.

Es natural anhelar lo imposible pero, al hacerlo, estableces fuertes creencias acerca de lo que puede ser hecho y lo que no. Puedes saltar cierta altura y no más alto, correr a cierta velocidad y no más rápido, aceptar una cierta posición y no otra mejor.

Dado que la mayoría de los aviones comerciales vuelan a 600 millas por hora, el tiempo más corto en el que puedes llegar a Nueva York es de unas seis horas. Esos son hechos en el inconsciente colectivo. Pero ¿que pensarías si te contara de un hombre que pudiera mover su cuerpo muchas miles de millas es pocos segundos? Tu mente escanearía sus bancos de memoria y se quedaría en blanco, e inmediatamente después tú podrías pensar: ¡Imposible! Entonces quizás revisarías todos los datos científicos disponibles y concluirías que este hecho es inalcanzable.

Todo el conocimiento científico y el pensamiento corriente son productos del mismo “inconsciente colectivo” y justo el hecho de que mil millones de personas no tienen el concepto de un hombre moviéndose 3000 millas en unos segundos lo hace imposible. Pero los miles de millones de personas están equivocadas.

Hay una dimensión, aquí mismo, sobre el plano terrenal en la cual un hecho así es posible, y hay unas pocas personas vivas hoy en día que saben de esta dimensión y la usan. Es un asunto de percepción y creencia.

Tu habilidad para hacer milagros depende enteramente de lo fácil y rápidamente que puedas darle la espalda al inconsciente colectivo. Es tu atadura al inconsciente colectivo, o patrones de creencias del mundo lo que te mantiene atrapado.

Esta atadura, que aceptas al nacer es tu principal desafío en la vida, y tu meta espiritual es sobrepasarla. Finalmente te das cuenta de que, para llegar a ser una parte de una consciencia más alta, has de dejar el sitio donde estás ahora y entrar en lo desconocido.

Esa es la razón por la cual todos los relatos del camino del iniciado hablan de absoluta soledad porque al moverte fuera de la vieja energía hay una sensación de pérdida.

Cuando emprender ese camino tus percepciones se expanden gradualmente para aceptar una vibración más alta de ti mismo y comprender que lo que los demás creen es parte de su evolución, pero no es el total de los hechos. Experimentamos la vida a través de los cinco sentidos, “las ventanas del alma”, y se nos enseña la capacidad que tienen.

Sin embargo, cada uno de ellos tiene una dimensión que es muchas veces más profunda de lo que es percibido normalmente y esas dimensiones se abrirán para ti cuando te dirijas hacia ellas.

Observemos los sentimientos. A través de los sentimientos puedes penetrar en otros mundos y ser “clarisintiente” (un elevado sentido de los sentimientos); es una capacidad que puedes aprender a desarrollar bastante rápido. No es tan aguda como la visión extrasensorial, pero es profunda y a través de ella accedes a áreas de percepción que poca gente ha experimentado jamás.

Todo a tu alrededor es energía- tu cuerpo, sus diferentes órganos, tus pensamientos, el lugar físico donde habitas, y los eventos de tu vida, todo expresa una energía.

Una parte de esa energía es perceptible a través de los cinco sentidos, pero la mayoría está más allá de la percepción normal. Abriéndose al poder de la Ley Universal y controlando la mente mediante el centramiento y la disciplina, te haces consciente de la sutilidad de las energías a tu alrededor. Te darás cuenta de que puedes usar tus sentimientos para guiarte a través de la vida.

Al entrar en una situación lleva tu sentimiento hacia lo que está delante. ¿Cómo se siente? ¿Qué te está diciendo la Ley Universal? ¿Qué área fluye y cuál no? Después de un tiempo este ejercicio se hace simple y muy exacto. Tal vez no seas capaz de ver todas las energías sutiles a tu alrededor, pero puedes aprender a sentirlas y pronto hallarás que la información de la Ley Universal tiene un modo de saltar a la vista inesperadamente.

Los sucesos de tu vida reúnen energía al venir hacia ti y puedes sentirla semanas e incluso años antes de que ocurran. La ciencia te dirá que no es posible ver el futuro y eso es cierto para aquellos que creen que esto es así, pero al salir de la “percepción de grupo” del mundo, sentir a incluso ver el futuro será tu segunda naturaleza.

Para controlar la Ley Universal de modo efectivo, debes vigilar su manifestación, que es, básicamente, cada evento de tu vida. Entonces enlaza cada suceso con tus sentimientos y actitudes subyacentes. Percátate de que, cuando las cosas van bien, es solamente porque tú introdujiste esa imagen dentro de la Ley Universal y ella respondió. Imagina la Ley universal como un oficinista de ventas en una gran compañía de envíos por correo. Él tiene tu pedido pero no tiene ni idea de quien eres. Si el pedido dice: “talla 8”, él envía la talla 8. No es su problema si esa talla te queda bien o no. Él sólo da cumplimiento a tu solicitud.

En la vida diaria tus sentimientos, pensamientos, y actitudes son tu formulario de pedido; por lo tanto antes de que decidas cambiar tus condiciones actuales, tendrás que estar muy seguro de lo que quieres de la vida. La Ley Universal reacciona espasmódicamente a los mensajes dudosos o inciertos. Tienes que escribir claramente y tienes que estar dispuesto a aceptar aquello que estás buscando.

Digamos que quieres ganar una gran suma de dinero, dejar tu trabajo y pasar el resto de tu vida tumbado al sol. Sueñas con el dinero, suspiras y dices: “Sería maravilloso”. Pero, ¿es eso realmente lo que quieres? Puede que muy pronto te aburrieras y, aunque a tu mente le gustaría vaguear al sol, tu yo interior tal vez diga: “Debería haberme quedado donde estaba; había más potencial allí”.

Crear energía para ti a través de la Ley universal no es tan sólo un asunto de desear cosas, de cualquier manera. Has de darte cuenta de que el poder está en tu interior y, una vez que tomas el primer paso hacia él, cualquiera que sea lo que crees será para tu más alto bien. Puede que no sea exactamente lo que pensabas que querías pero sería mejor que te prepararas para las consecuencias.

Antes de embarcarte en un “plan de acción milagroso”, debes dedicar algún tiempo a meditar sobre las condiciones u objetos materiales que deseas. La Ley Universal es el empleado del departamento de envíos que espera tu pedido claro y conciso. La moneda con la que vas a pagar por él es la fe.

Para crear algo con absoluta certeza, has de establecer en tu interior el sentimiento de que ya ha sucedido y la condición que deseas es ya parte de tu vida. Esto puede ser difícil porque tu mente, que no sabe nada del funcionamiento de la Ley, se defiende.

Afirmas “Soy rico”, y tu mente te contradice, “No, no lo eres”. El conflicto que se desarrolla confunde a la Ley Universal, que está a punto de enviarte el deseo de tu corazón. Este choque de energías opuestas ha sido el desafío del aspirante a iniciado desde el principio de los tiempos. Es la búsqueda del Grial, o la lucha con el dragón. Dice que nadie entra en el reino del cielo interior hasta que hayan domado el dragón de la negatividad que heredado del inconsciente colectivo. En modo figurado, tendrás que abandonar el plano de la tierra aunque puede que sigas formando parte de la realidad física. Las dimensiones no están ahí fuera, en algún lugar entre tú y las estrellas; están en los mundos internos o viajes interiores.

Estos viajes tienen una realidad interna y una manifestación externa en lo físico, así que todo lo que puedes concebir es realmente parte de ti ahora mismo. El hecho de que no lo tengas en tus manos no importa. Sea lo que sea lo que concibes, está en estado de realizarse gradualmente. Si afirmas “Soy rico”, tienes que empezar a sentirte rico, pensar como rico, y tener una actitud de rico. Paséate por almacenes caros, toma café en el mejor hotel de la ciudad, y empieza a actuar y sentir como si ya tuvieras la vasta fortuna que la Ley Universal está a punto de enviarte. De este modo creas una realidad concreta de riqueza en tu viaje interior y se hará manifiesta en tu viaje exterior en el mundo físico. Si puedes mantener ese sentimiento y fuerza y vivir como si tu deseo ya hubiese sido satisfecho por la Ley Universal, tu deseo será enviado, garantizado.

Pero no puedes tener el corazón a medias o disiparás tu poder personal y no sucederá nada. Has de tomar el camino como un guerrero. Vas a conseguir tu meta. No importa lo que te confronte, no importa donde estés ahora mismo, no importa a qué adversidad te enfrentes, alcanzarás tu objetivo. A la Ley Universal no le importa si tú tienes el deseo de tu corazón o no. Por eso, controla tu mente para recibir.

Puedes tener todo lo que quieras y cuando lo creas, se hace tuyo. A veces sentimos que no merecemos el éxito o la riqueza o la salud completa o cualquier cosa que anhelemos. Se nos enseña en la infancia que no valíamos la pena, o que de algún modo le debemos algo a la sociedad o al plano físico, o que tenemos alguna clase de pecado especial que debemos expiar antes de que podamos disfrutar de lo que queremos en la vida.

Este no es el caso. La Ley no discrimina. Recibe tu energía y envía diamantes o piedras dependiendo de lo que tú hayas enviado. Es muy importante examinar los sentimientos negativos que tienes acerca de ti mismo. Es fácil decir “oh, nunca gano nada” o “soy demasiado viejo; ellos nunca me contratarán”, o “nunca podré estar con esa persona, no soy lo suficientemente guapo”. Esa clase de pensamientos es un indicativo de la mente y sus consejos lógicos.

Los milagros no son lógicos, por lo tanto, la última cosa que necesitas son los consejos lógicos de la mente. Cuando tales consejos te son dados, reconócelos en la mente, da las gracias y di “No acepto ninguna energía que sea contraria al poder ilimitado que reside en mí”, entonces continúa así.

El poder infinito es tan magnánimo, tan poderoso, muchísimo más que la mente, que existe en una dimensión separada y eso es por lo que la mente tiene dificultad en percibir incluso que exista. Tendrás una intuición o un sentimiento, o un arrebato de excitación, pero eso es todo. No puedes realmente oírlo, tocarlo o saborearlo, pero pasará por la mente como una brisa; y cuando comienza a funcionar en tu vida, lo sabrás por la calidad de la gente y sucesos que te rodeen.

Revisemos brevemente algunos puntos importantes:

· La Ley Universal, o Espíritu de Vida, es ilimitada. La fuerza está en tu interior. Por tanto, lo que eres es también ilimitado.

· La Ley Universal es imparcial e impasible. No puede discriminar. Estará encantada de darte todo aquello en lo que creas.

· No eres tu cuerpo ni tus emociones ni tu mente. Eres una parte del Espíritu Viviente, en aprendizaje. No importan tus circunstancias. La Ley Universal puede ser requerida en cualquier momento porque es tu yo real.

· Sea lo que sea lo que crees por ti mismo mediante la comprensión de los aspectos metafísicos y místicos de la Ley Universal, es tuyo, porque tú lo creaste, tú lo mereces.

· Los milagros no son regalos de Dios; son una parte de lo que eres, que es Dios.

En resumen, la Ley Universal está en equilibrio y armonía debido a su naturaleza. Por ello, cuando elabores tu “plan de acción” no podrás. Sea lo que sea lo que crees tendrá que ser para ti mismo. No puedes infligir la Ley Universal sobre otros diciendo: “Quiero que esto le suceda a mi amigo”. Esto sería interferir, porque, al no conocer la naturaleza del heroico plan de vida de tu amigo, no estás capacitado para cambiarlo o alterar en modo alguno lo que él está pasando en esos momentos. Él tiene que experimentar la vida por sí mismo, porque también tiene el poder ilimitado en su interior, y una parte de su patrón de crecimiento es descubrir este hecho.

En la Ley Universal no hay energía dual, bueno y malo, santos y pecadores. Sólo hay energía, un poder que permea todas las cosas y todo es parte del poder. Diferenciar entre bueno y malo es sólo tu percepción, porque dentro de la energía real no hay juicio. Hay energía alta y energía no tan alta, y al final de esta vida, tendrás la oportunidad de revisar lo que hayas alcanzado, que dependerá de cuánto éxito hayas tenido en centrar tu vida en la disciplina de percibir el Espíritu Viviente y usarlo.

Pero tu revisión no será emocional. Estarás mirando la calidad (o velocidad, si prefieres) de la energía que creaste. Si has dañado a otros has impedido tu evolución decelerando la fuerza de la vida dentro de ti. Esa es tu energía kármica, y algún día tendrás que comprender que ese no era tu camino más elevado. Pero no puedes juzgar a los demás porque, como la energía que tu mente percibe no incorpora la naturaleza de sus metas heroicas, no tienes modo de saber que lo que van a atravesar no es exactamente lo que necesitan kármicamente para su crecimiento en el punto infinito de su evolución.

No hay víctimas ni accidentes. Cada persona es responsable de su propia evolución. Cada cual atrae hacia sí las circunstancias que experimenta en su vida.

Este tiempo de vida es tuyo. Puedes estar envuelto en relaciones y amar a otros, pero, básicamente, lo que haces de tu vida y cómo pasas por ella es tu propia evolución. Aprendemos a hacernos responsables de todas nuestras circunstancias y, dentro de la Ley Universal, no se espera que nos responsabilicemos de la evolución de otros. Puede sonar un poco rudo, pero en la Ley hay una claridad y justicia increíbles.

Es por eso que la adversidad es tan útil. Permite a la gente buscar algo más allá de la realidad del día a día, y esto les pone en contacto con sus verdaderos seres interiores. En la desesperación, empiezan a atraer su ilimitado poder; y se dan cuenta de que todo puede ser cambiado, que el sufrimiento es un producto del ser interior y que, observando sus seres internos, pueden transformarlos.

Se ha dicho que no hay enfermedades incurables, sino sólo gente incurable. Y esto es verdad para cualquier energía dentro de la Ley Universal. Tratar de arreglar tus circunstancias sólo física o mentalmente, no funcionará a largo plazo porque las inconsistencias profundamente enraizadas continuarán saliendo a la superficie en tu vida con otros disfraces. Superar algo de una vez por todas significa entrar en tu interior para descubrir la causa real de esa perturbación.

Este proceso o descubrimiento te proporcionará más energía, que podrás usar para crear las cosas que quieres en tu vida.

Stuart Wilde. Milagros

 

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
ESPACIO PATROCINADORES
2 comentarios
  1. User comments

    Graficamente describo lo que senti al terninar de leer…………………¡Hola…Hola.! ..hay alguien ahi.?…..entendistes Mirta?

    para mi sencillamente CLARO…………..sin vueltas. No hay responsables ajenos a mi.. Por mi parte un agradecimiento por la publicacion.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to friend