Home » Mundo Espiritual » Ocio Espiritual » Libros Gratuitos » Nacimiento de Jesús – Fuente: Libro Plan Cósmico

Nacimiento de Jesús – Fuente: Libro Plan Cósmico

Abre tu mente a todas las posibilidades y quédate con lo que mejor te resuene

Nacimiento de Jesús

Jesus-nacimiento

Fuente: Libro Plan Cósmico – www.nuevatlantida.com

El nacimiento de Jesús el Cristo no es un hecho aislado o casual. Para entender el por qué de su sentido debemos contemplar una vinculación directa al plano evolutivo del hombre y a su genética material que en todo momento ha sido tratada e inseminada por los Dioses.  Son estos Dioses o Elohim los que, cumpliendo su Sagrado Programa, habrían determinado el nacimiento de Jesús dentro de la raza hebrea antes de que hubiera nacido; es decir, cuando todavía estaba en la mente del Padre RA sin haberse materializado.

 

¿Qué hicieron estos elevados seres o Arquetipos? En primer lugar eligieron dentro de la genética plural del planeta Tierra, una rama más evolutiva (como fue la de Noé) y la separaron del resto de las tribus (recuérdese a este respecto que fue salvado del Diluvio Universal y que engendrado por seres del espacio tal y como hemos copiado con anterioridad). Así pasaron los años y esta inseminación genética creció a través de generaciones hasta que llegamos a Abraham que fue asimismo manipulado claramente por parte de los extraterrestres. Este Abraham, Patriarca carismático de aquellas tribus semíticas y nómadas fue visitado por Adonaí al que llamó “Señor Dios” y le invitó a comer y beber dentro de su tienda. Es este Dios extraterreno quien le anuncia que tendrá un hijo con otra genética nueva; es decir, con la de los Dioses, necesaria para ir preparando el nacimiento de Jesús, puesto que no podía nacer el Salvador en una genética pobre y no crecida sino en una preparada y cuidada a los largo del tiempo.  El Dios extraterrestre dice a Abraham que su mujer Sara tendrá un hijo aún siento estéril.  Sara y Abraham se ríen; desconfían de que pueda realizarse tal milagro, pero no obstante lo tendrían, puesto que para los seres del espacio pocas cosas son imposibles, y nació el tal esperado hijo que debería continuar el código genético evolutivo de crecimiento. Después Abraham es castigado por haber dudado y este Dios le ordena que mate a su hijo con pena del Patriarca. En el último momento es perdonado e Isaac (que así se llamó el hijo) puede seguir el árbol genético de la continuidad.

Esta genética que no era DNA como es la común del hombre, sino GNA o genética de los titanes traída del Sol, era transmitida por vía psicoastral desde el padre al hijo (recuérdese como Esaú y Jacob luchan por la primogenitura puesto que era el primer hijo quien normalmente heredaba la genética). Jacob, aprovechando la ceguera de su padre Isaac, suplantó a su hermano mayor Esaú y fue bendito por el Patriarca, heredo por tanto la genética cósmica de privilegio (era por la bendición al tiempo de la muerte del Patriarca como se determinaba el carácter psicológico y espiritual de dicha genética del espacio. Es así, en definitiva, con la imposición de manos, como bautizaba Jesús; no así Juan Bautista que sólo lo hacía por el agua, debido a su rango espiritual que luego estudiaremos).

 

Conservar la genética traída del espacio era una constante también para los incas, cuya primera generación vino del cielo, casándose las posteriores entre hermanos a fin de no perder esa distinción acumulada en los genes. Más recientemente análisis de determinadas momias de estos incas, han localizado en su sangre caracteres desconocidos para nosotros.

 

Debemos ahora caminar a Egipto o lugar de la Iniciación. Una vez allí y habiendo asimilado el conocimiento iniciático, la antorcha de la Deidad Espiritual es cedida a Moisés y a Aarón tal y como vimos en nuestro trabajo “Anatomía de un contacto” que ya fue divulgado en su día.

 

Nos centraremos a continuación en otra manipulación hecha por los extraterrestres en la figura de David, que llora amargamente cuando después de tomar por espora a la viuda de un general muerto en batalla (que él había mandado matar para tomar a su bella mujer) cree haber perdido la distinción del Cielo y que las promesas hechas a sus antecesores se habrían destruido por su pecado.  No fue así, puesto que la lógica cósmica está por encima de los “pecados” y cuando interesa a los Elohim un determinado Programa, no existen las mismas reglas morales que Ellos para nosotros. Por tanto, David hizo lo que su programa le obligó, lo quisiera o no.

 

Continuamos ahora con el Evangelio de San Mateo donde podemos leer: “Son catorce las generaciones desde Abraham hasta David; catorce desde David hasta la cautividad de Babilonia y catorce desde la cautividad de Babilonia hasta Cristo”. ¿Qué nos quiere decir esto? Bueno!, vamos a ir despacio, hablando de conceptos no ciertamente al alcance de todos:

 

La genética crecida e inseminada por los Elohim a lo largo de la Historia y en el “Pueblo elegido” había ya florecido; es decir, “el árbol había dado su buen fruto, puesto que un árbol bueno da frutos buenos” y la GNA inseminada desde el Sol había producido el máximo crecimiento hasta llegar a José, padre putativo de Jesús (ya podía encarnar la Conciencia Crística para redimir al hombre en esa materia roca y crecida biológicamente y por tanto útil a los planes celestes) el milagro se debía dar, no tanto por la voluntad del azar sino por el cumplimento de la Ley que obliga al crecimiento evolutivo del cuerpo enzimático humano a desarrollarse conforme a las matemáticas del cosmos.  ¿Por qué matemáticas cósmicas? Es fácil comprenderlo si veis el interés de Mateo en contarnos las generaciones hasta Jesús: 14 + 14 + 14 que hacen un total de 42; pero  faltan 7 para conseguir el número 49 o ciclo de desarrollo evolutivo de la genética GNA, que es 7 * 7 = 49, es por tanto que con Jesús se comienza el 79 ciclo; el período séptimo; el septenario del crecimiento que concluirá en breve, puesto que ya el árbol genético extraterrestre ha llegado a dar todo su fruto y por tanto la “Redención” está culminada.

 

Como veníamos diciendo, los planes de los Dioses se habían perfeccionado a los largo del tiempo y tan solo faltaba realizar la inserción interdimensional. Esta inserción se produjo así: La entidad Crística solar o 6ta dimensión se hizo consciente en el Espíritu de Jesús que ocupaba la 59 dimensión y actuó con un cuerpo de 4ta para el hombre que habitaba la 3ra.

 

Fue el propio Jesús desde su propio Cielo quien hizo su cuerpo en el vientre de María conforme a su propia Idea operativa y lo compenetró en su momento con la parte masculina de su Espíritu, insertándose la femenina en María Magdalena. ¿Cómo es esto posible? Bueno, sería francamente complejo explicarlo, pero a modo de referencia podemos decir que los Serafines (Jesús es un Serafín) pueden crear formas biológicas o cuerpos, siendo a su vez su composición o identidad la dimensión astral o luminosa. Por tanto fue la propia Entidad Crística quien desde el Sol preparó todo un plan perfectamente ordenado desde el principio de los tiempos. En definitiva se resumiría en “la personalización humana de la Idea Crística” o lo que es lo mismo “la Idea o la Luz Creativa del Padre, se rodeó de carne y de conciencia humana y habitó entre nosotros” (Este padre Ra puede hacerlo conforme a su voluntad puesto que es omnipresente, omnisciente y omnipotente).

 

GENETICAS PARALELAS

Nos referimos ahora a otra manipulación genética diferenciada de la anterior, puesto que como habíamos visto el Cristo Solar preparó su cuerpo de generación en generación para que naciera o se alojara en Jesús; en definitiva porque son los Elohim los patrones que pueden crear forma y sustancia, sean estas biológicas o puramente astrales. Se trata en esta ocasión de lo que María habría aportado desde el plano de la materia (no desde el plano de la Luz, puesto que de una u otra manera el vehículo María debía ser a su vez de una gran pureza y por tanto tratado no sólo Ella sino las generaciones anteriores en la misma medida que lo fue Noé, Abraham, David, etc.). ¿Podríamos decir entonces que hubo otra manipulación genética paralela a la Crística Solar? Si!! La hubo, y de naturaleza material; mientras que de una nacía el principio masculino de la Luz, de la ora “debería nacer el principio femenino; material, por eso para llegar al nacimiento de María hubo toda una manipulación por parte de los Elohim a la tribu de donde procedía ésta. ¿Qué tribu era aquella? Al parecer, la misma que su prima Isabel y que el Evangelio de Lucas nos la refiere como la de Aarón, compañero carismático de Moisés en los antiguos tiempos.

 

Ya desde Aarón los Dioses prepararon a todas las generaciones siguientes para que naciera el vehículo idóneo de su operatividad; Expliquémoslo!

 

Hasta los abuelos de María e Isabel, todo se había preparado conforme a los deseos de estos Dioses Solares, ya que la materia se había purificado y activado con la información suficiente para que nacieran los próximos seres de la Revelación Mesiánica: Jesús y Juan el Bautista (primos en la materia).  De una rama, debería nacer el Señor de la Luz, hijo de María, intervenida y preparada en última instancia por el Arcángel San Gabriel, y de otra rama, el Señor de la Materia, Juan el Bautista, que debería preparar los caminos del Señor de la Luz (Jesús).

 

¿Quién fue Isabel? ¿Acaso la reencarnación de Sara? ¿Quién fue Zacarías? ¿Acaso la reencarnación de Abraham?  Así pudo ser, puesto que en un caso y en otro se repitió el mismo misterio: de mujeres estériles (y con semen probablemente no humano) nacieron seres claves para la Historia de la Humanidad.

 

No sabemos si nos hemos explicado suficientemente bien, puesto que son conceptos difíciles; queremos en definitiva decir que “hubo un tratamiento genético para Jesús y sus padres y otro para Juan el Bautista y los suyos”, y fue distinto porque sus funciones y jerarquías son diferentes; de ahí que Juan dijera que “no era digno de desatar la correa de Jesús” y que éste a su vez, refiriéndose a Juan, dijera: “Ninguno nacido de Madre Tierra Materia, es más grande que Juan el Bautista”.

 

Hasta aquí creemos haber aportado suficientes pistas para determinar el nacimiento de Jesús. Debemos penetrar ahora en el fundamento de este apartado llamado “Plan Cósmico”. Para ello podríamos hacer una síntesis histórica de cómo los “ángeles de ayer, extraterrestres hoy” han intervenido para interpretar dicho Plan, pero no la haremos porque ya está hecha en el libro de su mismo nombre que ya conocéis; tan sólo continuaremos con el esbozo del  estado actual de este referido Plan y  una pequeña perspectiva del futuro.

 

“LA LLEGADA DE JESUS EL CRISTO”

Estamos convencidos de que Jesús, aquél que un día ascendió por el pasillo luminoso de la gran nave madre extraterrena que despedía a los Doce Apóstoles, definitivamente llegará en la forma que había anunciado: “entre las nubes” y que nosotros sepamos “entre las nubes” tan sólo se puede venir con un pájaro o con un avión o nave espacial (digan lo que digan los “milagreros”). Y decimos “Vendrá” porque así lo prometió y no miente, y además lo hará para instaurar un Reino de Justicia en la Tierra (No en el Cielo) puesto que en su vida pública dijo: “Heredarán la Tierra” pero una Tierra restaurada e instruida de un nuevo orden de Paz, Justicia y Amor Universales.

 

Será una Tierra geológicamente distinta y social y culturalmente más estable y prometedora, pero para que esto ocurra los eventos de purificación separarán el grano de la cizaña; o lo que es lo mismo, se dará la gran selección humana material, y biológica de los reinos mineral, vegetal y animal. Será como en repetidas ocasiones hemos dicho un problema de crecimiento. Si la Tierra como célula del Macro cuerpo Divino debe crecer evolutivamente, exigirá a sus enzimas; hombres y elementos que crezcan en la misma manera y frecuencia, puesto que no podrían vivir funcionando a pleno rendimiento sin estos presupuestos.

 

Se dice, por más de un contactado, que Jesús está ya en órbita sobre la Tierra en su blanca astronave madre, que al parecer tiene una dimensiones impresionantes capaces de alterar nuestro eje magnético, motivo este por el cual, orbita a gran distancia.  No obstante para visitar el planeta son utilizadas naves más pequeñas.  Es esta nave madre la que comanda todas las fuerzas operativas sobre el planeta. El ingeniero constructor de dicha nave, el comandante de Jesús, sería Ashtar Sheran o Arcángel San Miguel que sería quien capitanearía las fuerzas del bien. Esta nave llamada “La Jerusalén que viene del cielo se localiza sin duda alguna y bien descrita en el Apocalipsis  de Juan, donde aparecen las dimensiones y las naves acopladas de esta principal, que son doce, y en cuyo interior viajarían los Jefes Carismáticos de los doce principios genéticos de la Humanidad; es decir, los doce comandantes de las civilizaciones que vinieron a formar a los hombres de la Tierra desde el espacio. Esta nave a su vez alberga en su interior la cúpula hidrogenal que actúa sobre el plano más alto de la evolución; decimos “cúpula hidrogenal” porque los seres que viajan con Jesús provienen del núcleo solar o Elohim (el Sol es de naturaleza hidrogenal que en su función fecundativa de fusión se convierte en helio. También acoplada a esta nave madre viajan otras cuatro astronaves de dimensiones más pequeñas donde viajarían cuatro Ángeles que se encuentran en los cuatro ángulos de la Tierra y cuyo poder es inconmensurable. Estos comandantes a su vez tienen para su función operativa un sinfín de aparatos auxiliares nutridos por seres venidos de todos los confines de la galaxia, que interpretan papeles de vigilancia, tutela, justicia, etc., etc.  Estos cuatro Ángeles podrían, si lo desearan, dejar sin energía todo el planeta, pero afortunadamente no son como nuestros Jefes de Estado y actúan con y para la Justicia.

 

EJECUTORES DEL PLAN “SARAS”

Los extraterrestres denominan a la Tierra “Saras”, este nombre viene del sánscrito y significa: “repetición”, que como ya habíamos referido en diversas ocasiones, hace alusión a la destrucción del planeta; Mallona, que según diversas fuentes se encontraba en órbita próxima a nuestro planeta. La humanidad que habitaba Mallona desintegró el planeta por su descontrolada carrera armamentista nuclear, que afectó a los yacimientos naturales del material radioactivo, explotando en cadena todo el planeta y formándose en el cielo una cruz luminosa que conmovió a toda la galaxia por el tremendo “pecado” que esto significaba. Al parecer esta humanidad malvada habría luego reencarnado en la Tierra, siendo nosotros ahora los mismos de antes, con el mismo ansia destructivo; es decir con el “pecado original” a que se refiere la Biblia. Dicho pecado estaría por tanto grabado en nuestros espíritus y estaríamos ahora pagando el Karma de nuestro error.

En relación a este planeta “Mallona” que otros tantos investigadores lo denominan de diferentes formas, exista una tradición sumeria que luego relataremos donde también se nos habla de una catástrofe de la misma naturaleza que la explicaba ahora.

Decíamos a modo de definición:

“Los ejecutores del Plan “Sara” son extraterrestres provenientes del nuestro y de otros sistemas solares y están divididos en dos categorías genéricas: una sería la fuerza intelectiva directiva y otra la fuerza ejecutiva o instrumento consciente e inconsciente de la anterior”.

Comenzando por la categoría “directiva”, habría que partir del nivel cósmico donde situaremos al Espíritu Santo o Fuerza Omnicreante del Cosmos que está presente en el átomo del hidrógeno, fundamento de los Soles que hemos definido como “Padres Creadores” de la genética material a todos los niveles. Esta Fuerza Omnicreante tiene a su vez tres aspectos:

La Idea Pura, impenetrable y absoluta que es el principio egocéntrico del “Yo Cósmico”.

 

 

El propósito intelectual de esta Idea Pura que ya Hermes Trimegisto llamó “Poimandres”y que está servido por entidades que forman parte del nivel universal: Adonai, Yavé, Jehová, etc., etc.

 

El nivel físico que lo situamos en los Soles de todo el Macro cuerpo Divino, siendo estos Soles o Padres Creadores, también llamados “Cristos”, servidos por el Elohim o elaboradores y transformadores de la Idea; creadores y manipuladores de la sustancia planetaria en todas sus manifestaciones.

 

El vehículo creante y las órdenes que parten del “Yo Cósmico” se codifican en la luz, siendo sus frecuencias infinitas e impensables para el humano. Valga esto para decir que la luz en nuestro sistema solar se codifica en siete frecuencias principales que son servidas por siete Arquetipos Solares o Arcángeles que protagonizan el aspecto evolutivo e intelectual del Cristo o Padre Creador que vive en nuestro Sol.

 

Pero no sólo tendríamos estas frecuencias principales, sino que, emanadas por las constelaciones próximas influyentes, habría a su vez doce frecuencias dinámicas correspondientes a las doce constelaciones del zodíaco (que de una u otra forma influyen en la marcha evolutiva del planeta, del Sol y de todo el sistema). Estas frecuencias emitidas por, dichas constelaciones están servidas a su vez por sus Dioses y sus humanidades organizadas, tanto en el aspecto psíquico como físico y espiritual.

 

Luego tendríamos a su vez que contar el nivel universal de influencias; el nivel manásico de los grupos estelares, galácticos, etc., etc. Pero evidentemente esto sería entrar en una pura especulación mental, dado que todavía no hemos recorrido ni el aspecto de nuestra realidad física inmediata.

 

Centrémonos ahora en nuestro Sol para definir el cuadro directivo del Programa extraterrestre que actúa sobre la Tierra, puesto que como hemos dicho, el Sol debe cuidar de sus hijos (los planetas) y los hombres por él creados.

 

El primer nivel lo llamaremos Cristo (que se cristificó en Jesús). Este Cristo está servido por sus aspectos espirituales, psíquicos y físicos; es decir que nuestro Sol tendría tres aspectos fundamentales superpuestos y armónicamente funcionales: físicos, psíquico y espiritual. Todo este complejo está servido por los seres hidrogenales o Elohim, que como muchos saben poseen el espíritu abierto a nivel del tercer ojo, o como si dijéramos que son absolutamente conscientes de la Deidad Cósmica.

 

Uno de estos Elohim, por citar alguno que nos dé un ejemplo, sería la Virgen María que vive en el Sol y que para concienciar al hombre viaja en una astronave de naturaleza psico material sublimada, puesto que a semejanza de Jesús y otros tantos Ascendidos como Henoc, Elías o Buda, subió en cuerpo a su dimensión en una nave y por el cielo.

 

Es importante resaltar que estos Dioses o Genios Solares son andrógenos, por tanto la Virgen es también un ser andrógeno, aunque haya mostrado para el hombre la figura femenina y se haya prodigado como tal en todo el tiempo de la Historia para ayudarnos de mil formas y maneras dado su infinito amor materno que identifica en su personalidad femenina-material: el aspecto de Nuestra Madre Tierra, Madre-Fundamento, con los soportes físicos de cuanto nos rodea.

 

Otros Elohim solares son los doce Apóstoles, puesto que si, como hemos dicho, el Sol es el padre de la genética, las doce tribus de 12.000 espíritus que son la Idea de la Macro Célula de nuestro Sistema; es decir lo.000 espíritus que representan la genética planetaria de empuje y patrón, deberán lógicamente partir del Sol como Creador de cuanto de él ha nacido. Por esto Jesús cuando ascendió al Sol (la luz del Padre) dijo a sus Apóstoles que prepararía las estancias para ellos, dado que todos son hijos del Sol y operan a nivel astral y a nivel físico.  El nivel astral lo tienen situado en el astro, donde se ubica la mente directiva de la tribu y el nivel físico, operando a través de los 12.000 espíritus encarnados en la Tierra, que pueden ser o no conscientes de su gen, pero que antes del final de los tiempos lo serán en forma plena.

 

(Apocalipsis 14-1): “Y he aquí que miré y vi que el Cordero estaba sobre el Monte Sión y con él ciento cuarenta y cuatro mil personas, que tenían escrito en sus frentes el nombre de él  y el nombre de su Padre”…  De cuyo texto se deduce la procedencia simbiótica del Cristo y su tribu y el signo que los identifica, que es el Sol en la frente o espíritu abierto y despertado que actúa en forma consciente entre los Iniciados y que al tiempo justo a la lógica que les mueve por el mundo, es activado mediante una aceleración del tejido glandular por medio de la alta tecnología astral de los Dioses.

 

Junto a estos espíritus encarnados en hombres terrestres de las Doce Tribus, se encuentran varios millones de seres venidos y encarnados en cuerpos humanos de otras tantas dimensiones, para ayudar a la Tierra en este paso evolutivo tan importantes que ahora debe pasar, siendo a su vez éstos conscientes e inconscientes indistintamente.

 

Y por último, tendríamos el nivel puramente físico que lo compondrían extraterrestres camuflados entre nosotros y que tienen sus Bases en lugares ocultos del planeta, como la ciudad subterránea de “El Dorado” o morada de los Dioses o las Bases submarinas de distintos lugares de nuestros océanos.

 

Todos estos seres que identifican y forman el Cristo operativo físico, psíquico y espiritual, estarían por tanto realizando un Programa que pudiera parecer no coherente, pero que no obstante ya estaba en la mente del Padre incluso antes de llegar este tiempo. Estamos seguros que ni un ápice o brizna de este Programa se pierde u obedece al azar.

 

EL PRINCIPE “DURANTE”

Otro personaje clave del complejo solar es el Príncipe “Durante”, llamado por otros “Viajero del Espacio” que es un “Mutante” al servicio de la Entidad que le compenetra (que no es otra que San Pedro) y que como Jefe de la Iglesia visita a los Iniciados de todas las épocas, abriéndoles el conocimiento con sus “llaves”. Cuando decimos “Jefe de la Iglesia” nos estamos refiriendo naturalmente a la Humanidad entera, redimida y autor realizada, puesto que como dijo Jesús: “su Iglesia no es ni de piedra ni de ritos o formas, sino de carne y de espíritu”.

PLAN “SARAS”, FUERZAS DEL BIEN

NIVEL CÓSMICO

Fuerza Omnicreante o Espíritu Santo

Soles Manásicos (Cósmico, Universal, Galáctico)

Consejo de los 24 ancianos de la Galaxia

Servidores o Maestros Cósmicos y Universales

NIVEL SOLAR

Padre Creador RA o Sol Conciencia Crística de RA.

Vehículo de la Conciencia, Jesús.

Siete Arquetipos Solares o los Siete Espíritus de Dios.

Ashtar Sheran, Jefe de las Fuerzas del Bien y comandante de Jesús

Los Doce Elohim o Apóstoles representantes de la genética solar.

Pedro, Jefe de la Iglesia Crística.

NIVEL PLANETARIO

Los cuatro Ángeles de la Justicia

Señor de la Tierra y precursor, Juan el Bautista con Príncipes del Mundo

Tribu de Henoc,  36 Príncipes

Tribu de Elías, 36 Príncipes.

Planes complementarios extraterrestres de colonización, observación, estudio y ayuda; venidos de otros planetas.

 

Este Mutante o Deidad Solar juega un papel decisivo dentro del Plan Cósmico futuro, puesto que su primacía arranca de las palabras del Maestro: “Y a ti te daré la llave del Reino de los Cielos, y todo lo que atares en la Tierra será atado en el Cielo…” por cuyo contenido podemos deducir una jerarquía de acción que para nosotros tiene dos niveles: uno astral, por el cual Pedro estaría otra vez comandando el grupo iniciático encarnado en la Tierra, compuesto de los 12 y sus discípulos, y otro Plan futuro también de acción, donde su espíritu compenetraría al monarca de la Nueva Iglesia restaurada por la Humanidad redimida. Habría que recordar a este respecto, las profecías de Malaquías que aseguran cómo el último Papa será aquél que recoja a los supervivientes de la gran catástrofe final y formará la Nueva Iglesia dirigida por el Santo Padre llamado Pedro. Este viajero del espacio, evidentemente se desplaza en su nave espacial, y ha sido visto en diversos lugares de la Tierra. La Tecnología que le acompaña y el aparato logístico, adquieren formas y manera alucinantes.

 

Descendiendo de este aspecto directivo solar que está formado por el nivel astral, debemos definir el nivel físico ejecutivo, que a su vez está bien determinado siendo el Jefe Espiritual, Jesús, que como en su tiempo, sigue encarnando la Voluntad Crística emanada por el Padre Sol, ya que el uno y el otro son la misma cosa o bien si lo decimos de otra manera: El verbo del Padre Sol, se hace carne en el vehículo Jesús.

 

Después de Jesús, que por otros es llamado “Sananda”, se encuentra a su vez el Jefe ejecutivo y operativo del Programa, llamado Ashtar Sheran o Arcángel San Miguel (Ojo! Que Ashtar Sheran significa “Jefe Santo” y jefes santos hay muchos).  Este ser o mas bien Entidad, pues es uno de los Siete Arquetipos de la Deidad que concentra el bien, no suele presentarse al hombre sino que utiliza a otros seres para hacerlo. Estos seres son sus ayudantes y proceden del nuestro y de otros sistemas solares (recuérdese al efecto en “las tentaciones de Jesús” cómo dice que su Padre podría mandar “legiones de Ángeles” para ayudarle), como hemos dicho hasta la saciedad “los Ángeles de ayer, son los extraterrestres de hoy”.

 

Resulta también evidente que junto a Ashtar Sheran Miguel, habrá otros Ashtar Sheran llamados Rafael, Uriel, Azrael, Gabriel, Ariel, etc. que son Arcángeles y que estarán sin duda ejecutando sus respectivos trabajos desde la invisibilidad y desde sus correspondientes parcelas por nosotros no conocidas (tan sólo Gabriel parece reunir en él la faceta del “Anunciador” del Altísimo, por lo cual habría visitado a otros tantos programados sobre la tierra para dictarles el Plan como lo hizo con María o Isabel).

 

Estas “tropas del Bien”, por llamarlas de alguna manera puesto que no son soldados sino maravillosos pacifistas, están a su vez estructuradas en una jerarquía espontánea de “no sumisión” de acuerdo a su evolución, y forman diversos Planes auxiliares con sus comandantes, jefes y aparato logístico. Vemos alguno de ellos!

 

LOS VEINTICUATRO ANCIANOS DE LA GALAXIA

Que nos refiere la Biblia en el Apocalipsis 4:2-5: “Al punto fui arrebatado en espíritu (viaje astral) y vi un solio colocado en el cielo, y un personaje sentado en el solio. Y el que estaba sentado era parecido a una piedra de jaspe y coralina y en torno al solio un arco iris de color de esmeralda. Y alrededor del solio veinticuatro sillas y veinticuatro ancianos sentados, revestidos de ropas blancas con coronas de oro en sus cabezas. Y del solio salían relámpagos y voces y truenos; y siete lámparas estaban ardiendo delante del solio, que son los siete espíritus de Dios”. De esta lectura podemos deducir que el solio o trono nos está refiriendo la máxima jerarquía del Programa (Cristo Solar) y junto a éste, estarían en simbiosis, los siete Arcángeles de Dios anteriormente citados y los veinticuatro ancianos que dirigen los destinos de la galaxia.

 

Estos veinticuatro ancianos son los responsables del plano psico-físico a todos los niveles y los que deciden el destino de la Tierra en función de su ensamblamiento en toda la galaxia. A ellos compete ordenar y dictar el papel armónico que debemos interpretar en el juego cósmico del que formamos parte.

 

Estos ancianos, como es lógico, están asistidos por todas las humanidades de la Confederación de mundos redimidos, es decir, de mundos conscientes y sublimados, a los cuales pueden ordenar y mover de acuerdo a la economía del devenir de la Galaxia, por tanto no sería difícil imaginar la cantidad de astronaves que nos visitan por imperativo de este consejo de mando.

 

No sólo Juan en el Apocalipsis ha podido entrar o ver el templo de estos veinticuatro ancianos; más actual resulta la vivencia de un grupo de jóvenes en Perú que por medio de una puerta dimensional o “xendra” (así lo llaman los extraterrestres) fueron proyectados al mismo centro de la espaciosa sala que ocupan los ancianos, recibiendo los aspectos fundamentales de su función y de su Programa cósmico. Recogemos por tanto un extracto de continuidad, las manifestaciones de dichos ancianos a estos jóvenes, que hemos sacado del libro “Los Guías Extraterrestres y la Misión Rama”, escrito por uno de los jóvenes protagonistas llamado Sixto Paz Wells.

 

Los veinticuatro tronos estaban ocupados por seres diversos, con unos contrastes increíbles de tamaño, raza y forma que daban la impresión de ser ancianos, aunque muchos de ellos no tenían apariencia humana, pero en general inspiraban bondad y sabiduría.

 

Llega el momento de despertar del continente elegido. El lugar quedará limpio de toda contaminación, preparándose para albergar al nuevo hombre entre sus montañas y verdes valles. Este sitio es Sudamérica.

 

Cada hombre no ha sido mejor de lo que ahora es, ya que éste es producto de un cielo de encarnaciones.

 

El hombre teme a la muerte porque ha olvidado de dónde viene y a dónde va.  Yeshua, Jesús, Emmanuel o Isa, en el principio y en el fin, El es el Cristo, tal como lo conocéis y que viniera a vuestro planeta procedente de las altas esferas por el acto de amor supremo hacia el hombre, para así darle la oportunidad a que salga éste de su estado de ignorancia tocando su endurecido corazón.

 

En la vida de Yeshua, por inspiración del Profundo, nosotros coordinamos en las esferas materiales lo relativo a su nacimiento, a su cuerpo, a su familia y a los mensajeros que darían los distintos avisos en el plano material y astral. Hasta una de las naves de la Confederación acompañó a los instructores y protectores del Niño; maestros, ellos, de los diversos retiros interiores de la Gran Hermandad Blanca, que ejerce el Gobierno interno Positivo del Planeta y mantiene el equilibrio necesario a la espera del tiempo cumplido.

 

Fue al final de los días de su Resurrección que otra nave la recogió y El, en la actualidad, se mueve a voluntad, por las diversas esferas y dimensiones, preparando el día de su segunda Venida y de la reorganización final de la Humanidad como Planeta, plano ascendido. No necesita reencarnarse pues en la actualidad posee un cuerpo glorificado con el cual vendrá hasta ustedes; sepan espera y casar provecho de sus sencillas y contundentes enseñanzas que no son otras que el ejemplo que El dejó.

 

Los lugares de embarque de gran parte de la Humanidad han sido señalados desde siglos sobre sitios moldeados por la naturaleza y marcados por los Vigilantes, para que cuando el propio desarrollo del hombre en su carrera hacia el espacio, éste tuviese capacidad de interpretación y supiera reconocer la intención de tales parajes.

 

LOS CUATRO COMANDANTES CELESTES

Para identificar a estos cuatro seres y su Programa, debemos copiar y leer detenidamente una de las visiones de Zacarías (6:1 – Octava visión): “Y de nuevo levanté mis ojos y observé; y he aquí cuatro carros que salían de entre los montes y estos montes eran de bronce.  Estos avanzan en la dirección de los cuatro vientos del cielo, después de estar en presencia del Señor de toda la Tierra. Y les dijo: Id y corred toda la tierra y en efecto, la anduvieron toda”, y se reitera su presencia a través del Apocalipsis 7:1-3: “Después de esto vi cuatro ángeles que estaban sobre los cuatro ángulos de la Tierra. Luego vi subir del oriente a otro ángel, que tenía la marca de Dios viviente, y gritó con voz sonora a los cuatro ángeles, encargados de hacer daño a la Tierra y al mar, diciendo: No hagáis mal a la tierra, ni al mar ni a los árboles, hasta tanto que pongamos la señal en la frente a los siervos de nuestro Dios”.

 

De estos dos textos bíblicos podemos desarrollar varias hipótesis a estudio. A nuestro entender, se trataría de cuatro naves espaciales de gran poder, que están orbitando la Tierra y cubriendo con su medios todo el tejido electromagnético del planeta; podían actuar sobre el campo Van Allen dejando sin energía o distorsionando la misma a todo el planeta y a todos los seres vivos. Este Programa lo harían en pocos minutos, paralizando, si así lo estiman, toda la actividad planetaria.

 

Para los conocedores de la naturaleza divina de los planetas, es fácil identificar estos puntos vitales del dinamismo psíquico de nuestra esfera, puesto que semejanza del cuerpo humano que está rodeado de un cuerpo astral o motivador, la Tierra tiene ese mismo cuerpo pneumático que es el que informa y ordena al soporte material.  Así por tanto, si los seres del espacio activan con energía psíquica dicho campo pneumático de la Tierra, los efectos serían impensables para todo cuanto vibra en este globo terráqueo.

 

¿Cómo se podría resistir estos hipotéticos cambios? No son pocos los que han hablado de que, bien en sueños o por presencia física, han sido visitados por seres extraterrenos que les han operado en la frente y en el pecho, para resistir, de esa manera, las nuevas frecuencias vitales de dicho Programa. De ahí que en el Apocalipsis se hable de “marcar en la frente a los siervos de nuestro Dios”.

 

Estas nuevas frecuencias vibracionales serán emanadas por el Sol y serán resistidas por aquellos que hayan acelerado o subido el biorritmo o cuerpo astral motivador; a este cuerpo se refiere también el Señor cuando habla del “banquete al que serán invitados los que tengan las vestiduras blancas”. Estas vestiduras blancas no son físicas sino astrales o dinámicas, puesto que muchos son los que hablan del famoso “aura” o “cuerpo astral circundante del hombre”.

 

Estos seres tienen  como misión absoluta la Justicia Divina y son inflexibles en sus planteamientos y acciones; para aquellos que han estado en su presencia, la emanación coherente de sus espíritus habla de una justicia sin miedo, amorosa y armónica con la marcha del Cosmos en su conjunto.  Ellos no pueden ser débiles como no lo fueron con Sodoma y Gomorra, porque si nos consintieran perseverar en el error, podríamos volver a un plano de involución que no sólo nos afectaría a nosotros, sino a todo el Cuerpo Macro cósmico Divino.

 

Hemos dicho que este Programa de nuevas frecuencias vendría activado por el Sol, pero ¿Cuándo? ¿Cuándo se dará este deseado cambio?. Si reparáis en Malaquías y sus profecías sabríais que el ex Papa, Juan Pablo II es quien tradujo el emblema o frase de este profeta de la Edad Media: “De Laboris Soles” o lo que es lo mismo: “De los trabajadores del Sol” y efectivamente los indicios nos dan a entender que estamos en una época decisiva para el género humano.

 

Estas frecuencias electromagnéticas y psíquicas se han visto activadas a su vez por el paso del cometa Halley que en forma de cristales ha depositado ya la información en el Sol y que motivó uno de nuestros trabajos ya editados.

 

Hemos dicho antes que los cristales o formas cristalinas traídas por el Halley habrían influido en el Sol y muchos se sorprenderán de que digamos “cristales” pero efectivamente estamos entrando en una época donde muy probablemente se redimensionen las figuras de los antiguos iniciados como Tales, Arquímedes o Pitágoras y veremos cómo la geometría, las formas y los números tienen un papel decisivo en la fecundación Macro cósmica.

 

Cada cuerpo geométrico es resonante o no a la energía psíquica emanada por la Fuerza Omnicreante del Cosmos y según sea su forma, su tamaño y composición de su estructura y color, activa en mayor o menor medida dicha energía (de ahí que las pirámides sean resonantes a dicha forma de energía programática-psíquica o bien los templos octogonales templarios o el icosaedro que forma el cinturón electromagnético o alma de la Tierra).

 

Se investigará en este campo tarde o temprano y se verá a un Dios que se codifica en la forma y en el número, entonces comprenderemos el por qué de las caprichosas formas de las ciudades extraterrestres; de sus colores; de sus números y de sus dimensiones. Pero todos estos argumentos no son parte de este trabajo y debemos dejarlos para otra ocasión más propicia.

 

Siguiendo con los cuatro comandantes, nos consta asimismo que uno de ellos se llama Woodok y que tripula la astronave Cristal-Bell. El tono de su impresionante rostro es verdusco, con ojos expresivos que interpretan la firmeza y la justicia. Dichos ojos que parecen taladrar todo tu ser, están repletos de ramificaciones rojizas que acrecientan la autoridad estática de su expresión.  Aquellos seres que tuvieron la dicha de disfrutar de su presencia, han comprendido cómo este Dios poliédrico y armónico se dibuja de millones de infinitas formas y la beatitud de su conciencia aureola su entorno de profunda admiración y respeto.

 

La función “justiciera” de estos Ángeles parece bien perfilada en los textos bíblicos tradicionales y también en los apócrifos; por citar alguno, tenemos el Libro Hebreo de Henoc que hace una clara referencia a estos vigilantes:

Superiores a todos éstos, hay cuatro grandes príncipes llamados “Irin y Qaddisin”, elevados, honorables, temibles, aseados, prodigiosos y gloriosos.  Son superiores a todos los seres celestiales: como ellos no hay entre todos los príncipes celestiales, no tienen par entre todos los sirvientes, ya que cada uno de ellos equivale a todo el resto junto.  Su morada está frente al trono de la gloria, su tribuna frente al Santo, Bendito sea; así el resplandor de su morada es un reflejo del resplandor del trono de la gloria, y el resplandor de apariencia es reflejo del esplendor de la “Shekinah”. Y no sólo eso, sino que el Santo, Bendito sea, no hace nada en su mundo hasta que consulta con ellos primero, y después de eso lo hace, pues está dicho: “Por decisión de los “Irin” se dicta este Fallo, y por orden de los qaddisin es la resolución.

 

Dos son los irin y dos los qaddisin. ¿Cómo permanecen ante el Santo, Bendito Sea?. Se enseña que un “ir” permanece a un lado y un “ir” a otro; un qaddisin a un lado y un qaddisin al otro.  Ellos exaltan siempre a los humildes; abajan a los orgullosos hasta el suelo y elevan a los humildes hasta lo alto. Cuando el Santo, bendito sea, se sienta cada día en el trono del juicio y juzga al mundo entero estando los libros de los vivos y los libros de los muertos abiertos ante él, todos los seres celestiales permanecen en pie ante él con temor, miedo, pavor y temblor. Cuando el Santo, bendito sea, se sienta en el trono del juicio para dictar sentencia, su vestido blanco como la nieve, los cabellos de su cabeza como lana virgen y su manto entero como luz brillante. Todo él cubierto de justicia como de una cota de mallas. Irin y qaddisin permanecen ante él como comisionaros ante el juez. Elevan y exponen cada causa, cierran el caso que llega a juicio ante el Santo, bendito sea, según se dice: “La sentencia es por decreto de los Irin y la demanda por la palabra de los qaddisin”. Unos argumentan, otros dictan sentencia en el tribunal supremo de Arabot.  Unos realizan interrogatorios ante el Poderoso, otros cierran los casos ante el Altísimo. Algunos al terminar descienden y ejecutan las sentencias en el mundo inferior, según está dicho: “Vi bajar del cielo un “ir” y un “Qaddis” gritando con voz fuerte: “Derribad el árbol, tronchad su ramaje, arrancadle el follaje, esparcid sus frutos; que huyan de su sombra las fieras y las aves de su ramaje”.

 

¿Por qué se les llama “irin” y “qaddisin”? En razón de que ellos santifican el cuerpo y el alma con azotes de fuego en el día tercero del juicio, según se dice: “En dos días nos hará revivir, al tercer día nos restablecerá y viviéremos en su presencia”.

 

Por eso están delante del tono de Dios y le sirven día y noche en su templo, y el que está sentado en el trono extiende sobre ellos su tabernáculo. Ya no tendrán hambre, ni tendrán ya sed, ni caerá sobre ellos el sol ni ardor alguno, porque el Cordero, que está en medio del trono, los apacentará y los guiará a las fuentes de aguas de vida, y Dios enjuagará toda lágrima de sus ojos”.

 

¿De dónde proceden estos extraterrestres justicieros? Como habíamos visto antes en Zacarías, seguimos con este profeta que los vio en visión y que nos dice: “En el primer carro había caballos bayos, y en el segundo, caballos negros.  En el carro tercero, caballos blancos, y en el cuarto, caballos tordos”. O lo que es lo mismo; sus pigmentaciones son distintas lo cual indica procedencias diferentes. A modo de hipótesis y sin extendernos demasiado, situaremos a los extraterrestres bayos en seres de las Pléyades; los negros en Proción; los blancos en Alfa Centauro y los tordos en Orión.  Serían por tanto estas constelaciones las que habrían enviado sus delegaciones, tanto para mejorarnos genéticamente en el origen de los tiempos, como para interpretar un papel de tutela y ayuda constante.

 

Hemos hablado anteriormente de la “manipulación” a nivel de “chakras” o glándulas que estos seres del espacio estarían practicando en un gran número de personas. Pero, ¿para qué? Evidentemente para propiciar una adaptación a las nuevas frecuencias; ¿cómo se dará este Plan? Para resumirlo tendríamos que hacer referencia de nuevo al alma de la Tierra que reside en su cuerpo astral motivador y que es soportada o contenida en el campo electromagnético del planeta o cinturones de Van Allen. Sería en este campo donde los extraterrestres activarían las nuevas frecuencias capaces de afectar a toda la tierra, pues de todos es sabido que la materia es el resultado del alma o astral y que activando ese astral muta la estructura material necesariamente.

 

El Sol emitiría, de acuerdo a la Conciencia Crística, unas nuevas frecuencias más altas que incidirían en los campos magnéticos aludidos conforme a la manipulación extraterrena. Como consecuencia, los zigos o fuerzas primordiales de la naturaleza, adquirirían un papel intelectual y así el aire, la tierra, el agua y el fuego se pondrían a la tarea de “purificación” regenerando en su acción conjunta cada molécula de existencia planetaria.

 

Programados los zigos para “regenerar”, lo harían de acuerdo al mandato superior. Sería como si se les ordenara traumatizar a todos separando el grano de la cizaña y resistiéndose o haciéndose inoperantes ante determinados individuos previamente “manipulados” por los extraterrestres. “Corregid al hombre, pero respetar a aquellos que hayan alcanzado tal o cual vibración”, para hacer un ejemplo habría que ver a unos jinetes apocalípticos que tendrían como misión destruir los aparatos de 120 V dejando libres los de 220 V.

 

Serían por tanto los propios recursos naturales los que, en su papel inteligente, se pondrían a favor o en contra del hombre. Aunque esto parezca ciencia ficción, deseamos hacer una llamada a la reflexión de actos que con la etiqueta de “milagro” practicó el Maestro Jesús; nos estamos refiriendo a su capacidad de parar las tormentas u ordenar a los peces y a los mares que actuarían conforme a su voluntad, etc.  Es evidente que si los elementos naturales se plegaron a la voluntad del Señor sería porque éstos habrían entendido el mandato o la orden a ellos dirigida, por tanto, habrían asumido su papel intelectual.

 

A otros niveles habría que decir que está prevista la verticalización del eje magnético en la Tierra; la inmersión de algún continente; la concentración de la masa terráquea; la variabilidad de la fuerza de gravedad (la fuerza desconocida por la ciencia), etc., etc… Y que tales mutaciones no serían casuales sino “causales” y ajustadas a un Plan Cósmico infalible que ha previsto que a la “mesa” tan sólo se sienten los que tengas las “vestiduras blancas”.

 

En un momento determinado de ese deseado futuro, el cuerpo astral del Sol, el de la Tierra y el del hombre alcanzarán una total resonancia e interacción de dar y recibir en el fluido de la energía nueva que invadirá el planeta y es por eso que nuestras “antenas” o cuerpo astral donde han intervenido los extraterrestres no acusará el trauma del cambio si lo volvemos puro, blanco o positivo. Ahora bien, muchos se preguntarán: ¿Cómo podemos ser “marcados” en la frente o en el pecho para poder entrar en el “banquete con el novio que llega” (Jesús)? Basta una respuesta: Predisponiéndose en los valores de Justicia, Paz y Amor. Si lo hacemos, no existirán dudas sobre ese deseado futuro.

 

Fuente: Libro “Plan Cósmico” – www.nuevatlantida.com

En Amor y Servicio para el Despertar de mi Familia de Luz!!

Viviana Rodriguez

www.vivianarodriguez.com

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Viviana Alejandra Rodriguez
Curriculum: Facilitadora de Registros Akáshicos, Munay Ki, Reiki y Memoria Celular. Terapeuta Holística desde el año 2001 www.vivianarodriguez.com Mail: despertandoalaluzra@gmail.com // rodriviv11@gmail.com
Un comentario
  1. User comments

    ¿Tienen las 9 cartas actuales de Jesús?
    Creo que son un buen complemento para los tiempos actuales de la humanidad.
    Creo que son básicos para mejorar el desarrollo humano junto con otros muy buenos como los tres libros de "CONVERSACIONES CON DIOS" y otros mensajes como los de Urantia y los mensajes de los Maestros y Maestras ascendid@s, los Arcánjeles etc. que ustedes nos brindan.
    Muy agradecido Hermanos de la Hermandan Blanca…

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend