Ciudad Virtual Gran Hermandad Blanca Banner

NGSM – El nuevo grupo de servidores del mundo, por el Maestro Tibetano, a través de Alice Ann Bailey PARTE 4/4

Separador

Los libros del Tibetano

…o libros azules, escritos por Alice Ann Bailey

Libros Azules1 NGSM El nuevo grupo de servidores del mundo, por el Maestro Tibetano, a través de Alice Ann Bailey PARTE 4/4

 

Maestro Tibetano djwhal khul2 NGSM El nuevo grupo de servidores del mundo, por el Maestro Tibetano, a través de Alice Ann Bailey PARTE 4/4
El Maestro Tibetano Djwhal Khul ha dicho :

“Emprendan la constante distribución de mis libros, que contienen mucha enseñanza para la Nueva Era. En ultimo análisis, los libros son para ustedes las herramientas de trabajo y los instrumentos con los cuales entrenarán a sus trabajadores. Traten de que circulen constantemente.”

 

Alice Ann Bailey1 NGSM El nuevo grupo de servidores del mundo, por el Maestro Tibetano, a través de Alice Ann Bailey PARTE 4/4
¿Quien es Alice Ann Bailey?
Esta famosa esoterista y escritora inglesa cuyo nombre de soltera fue Alice Ann la Trobe-Bateman; nació en Manchester (Lancashire) el 16 de junio de 1880. Y murió a los 69 años de edad, el 15 de diciembre de 1949. Perteneció en su juventud al Centro de la Sociedad Teosófica de Los Angeles, del que luego se separó para actuar con más libertad de acuerdo a sus propios puntos de vista y a las enseñanzas que le impartieron dos Maestros de la Jerarquía Oculta.

 

En su Autobiografía Inconclusa, uno de sus libros que puede encontrarse en español, Alice A. Bailey menciona que tuvo su primer encuentro con el Maestro Koot Hoomi el 30 de junio de 1895, cuando contaba tan sólo 15 años de edad y en circunstancias en que las dificultades y el sufrimiento la rodeaban por todas partes. Desde entonces trabajó durante toda su vida para él, llegando a ser una de las discípulas más avanzadas de su grupo o Ashrama. Por otra parte el Maestro Djwhal Khul, conocido como D.K. o El Tibetano, inspiró o dictó sus libros por medio de la facultad denominada clariaudiencia, que poseía Alice A. Bailey en marcado grado. El contacto con este instructor se mantuvo durante cerca de treinta años.

http://hermandadblanca.org/biblioteca/libros-del-tibetano/

 

 

EL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO (N.G.S.M.)

Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul

(Alice A. Bailey)

 

PARTE IV de IV

 

Impresión del Plan

 

1. La Jerarquía es el Custodio de ese aspecto del Propósito cíclico plane­tario denominado el Plan, que abarca períodos relativamente breves, tales como civilizaciones – en lo que a la humanidad concierne. Respecto a Shamballa, el grupo intermedio de los que trabajan, meditan y crean, es llamado a la actividad para recibir la impresión de la inmediata actividad jerárquica deseada, transmitir las energías necesarias desde Shamballa a los ashramas unidos e informar así esotéricamente a la Jerarquía lo que merece atención inmediata.

 

Además, en un nivel inferior de la espiral evolutiva, la Jerarquía plasma a su vez el Plan en el nuevo grupo de servidores del mundo, Plan que debe ser aplicado inmediatamente para ayudar a la humanidad. Este grupo es el principal agente creador en los tres mundos para el resto de este ciclo de experiencia planetaria, aunque no siempre lo fue. La humanidad puede ahora trabajar inteligentemente con el Plan presentado por primera vez en la historia humana. Quisiera que observaran esto. Los hombres pueden desem­peñar hoy su pequeña parte para traer el Propósito divino a la manifestación, porque han desarrollado ya la capacidad mental necesaria. El control y el desarrollo creador de los tres reinos inferiores de la naturaleza está saliendo lentamente de las manos de la evolución dévica (hasta ahora responsable) y entra bajo la supervisación de la humanidad, según lo exponen los antiguos Archivos de los Maestros:

 

“Los Señores solares controlarán oportunamente, por medio de ma­nas (la mente), a los señores lunares de la sustancia elemental, no sólo la de ellos, sino también la de aquellos que buscan ayuda. De esta manera, la redención llegará a todos por intermedio del hombre y la gloria del Señor de la Vida será vista.” (6-200).

 

2. Todo lo que podemos conocer de ese Propósito es el Plan jerárquico y Los discípulos y los aspirantes avanzados pueden juzgar y reconocer. Este se basa en el reconocimiento de la guía divina en el pasado, en el reconocimiento del progreso que va de ese pasado al presente, además del esfuerzo por llegar a ser sensible a la correcta emergencia de ese Plan – que encarna un aspecto del Propósito – en el futuro inmediato. El propósito está relacionado con el pasado, el presente y el futuro. Los Agentes del Plan son impresionados desde Shamballa, vía los Nirmanakayas; el proceso entonces se repite, y la humanidad avanzada se convierte en receptora, receptora sensible del Plan, tal como le ha sido transmitido por los Agentes Impresores, los Maestros, que actúan a través del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Este grupo constituye la analogía inferior de los Nirmanakayas, receptores de la impresión proveniente de Shamballa. Por lo tanto, verán la belleza y la síntesis, la interdependencia y la interacción colaboradora que se manifiesta por intermedio de la cadena jerárquica, desde el Agente más elevado, hasta el más humilde receptor de la impresión divina. (11-97/8).

 

3. Detrás de este programa humano, se hallan aquellos cuyo privilegio y derecho consiste en vigilar la evolución humana y guiar los destinos de los hombres. Esto no lo llevan a cabo por intermedio de un control impuesto, que infringe el libre albedrío del espíritu humano, sino mediante la implan­tación de ideas en las mentes de los pensadores del mundo, y la evocación de la conciencia humana, de manera que estas ideas reciban debido reconoci­miento y se conviertan, con el tiempo, en factores controladores de la vida humana. Entrenan a los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo en la tarea de convertir las ideas en ideales. Dichos ideales, a su vez, se convierten en los objetivos deseados por los pensadores, quienes los inculcan a la gran clase media, erigiéndolos en sistemas mundiales de gobierno y de religión, formando las bases del nuevo orden social al cual se van incorporan­do pacientemente las masas. (15-483/4).

 

4. Quienes trabajaron en el aspecto interno y los discípulos responsables del desarrollo del Plan, realizaron ingentes esfuerzos para alcanzar y estimu­lar al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Y han tenido éxito. El éxito no depende de que los Servidores reconozcan a la Jerarquía. Donde existe este reconocimiento sirve de ayuda, pero también depende de la receptividad a la impresión espiritual, lo cual significa responder a las nuevas ideas que expresan el espíritu de fusión, síntesis, comprensión y buena voluntad cola­boradora. Procuren estar a la expectativa de tales personas y trabajar con ellas. No adopten la actitud prevaleciente de que ellos deben trabajar con ustedes. No corresponde, a los que quizás sepamos un poco más que ellos sobre el Plan, realizar el acercamiento, evidenciar una comprensión inteli­gente y dar el ejemplo, subordinando nuestras ideas y deseos personales al bien del todo.

 

Por nuestra parte, si reaccionamos a todo ello tendrá lugar la reorientación de nuestras vidas durante los próximos años, debido a la urgencia de las cosas que deben realizarse. Necesariamente implicará reajustar nuestra vida a los nuevos impulsos; eliminar lo no esencial, a fin de tener tiempo para realizar la tarea: significa cultivar esa sensibilidad espiritual que nos hará conscientes de las impresiones e impulsos provenientes del aspecto interno de la vida, y también reconocer, con rapidez, a nuestros hermanos que están consagrados a una vida de buena voluntad y alerta – como nosotros – a la apremiante necesidad humana y a la proximidad del día de la oportunidad; requerirá que todos desarrollen la facultad de guardar silencio, pues el silencio es el mejor método por el cual se genera y acumula fuerza espiritual para ser utilizada, y también que se entrenen para ver con claridad las cuestiones involucradas en cualquier situación (personal, nacional o internacional) a fin de capacitarse para arrojar sobre ellos la luz interpretativa de la buena voluntad manifestada. (15-563/4).

 

 

Manifestación del Amor Grupal

 

1. Sólo unos pocos, aquí y allá, captan realmente la visión del futuro y comprenden lo que sucede, contemplando en toda su belleza el emergente plan. Con estos pocos, los Miembros de la Jerarquía pueden trabajar, pues (aunque carezcan de comprensión) no manifiestan hacia los demás mala voluntad u odio. El amor es el gran unificador e intérprete.

 

Esta energía del amor está centrada principalmente (para los fines de la actividad jerárquica) en el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Este grupo ha sido elegido por la Jerarquía como Su principal canal de expresión: está compuesto por todos los discípulos del mundo y los iniciados activos; extrae sus representantes de cada grupo de idealistas y servidores y de todo grupo de personas que expresan el pensamiento humano, especialmente en lo que respecta al mejoramiento y elevación humanos. A través de ellos puede expresarse la potencia de amor-sabiduría. Con frecuencia dichas personas son incomprendidas, porque el amor que expresan difiere ampliamente del interés personal, sentimental y afectivo, del trabajador común. Los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo se ocupan principalmente de los intereses y del bien de todo el grupo al que están asociados, pero no de los mezquinos intereses del individuo preocupado en sus pequeños problemas y asuntos. Esto expone al servidor a ser criticado por los individuos, y debe aprender a soportarlo y no prestarle atención. El amor grupal verdadero es de mayor importancia que las relaciones personales, por más que se satisfa­gan cuando surge la necesidad (obsérvese que digo “necesidad”). Los discípu­los aprenden a captar la necesidad del amor grupal y a corregir su conducta de acuerdo al bien del grupo, pero no le es fácil al individuo interesado en sí mismo captar esta diferencia. Por medio de los discípulos que han aprendido a diferenciar entre los intereses mezquinos del individuo más su propio interés y las necesidades y urgencias del trabajo y amor grupales, la Jerarquía puede actuar y realizar los cambios mundiales necesarios, siendo principal­mente cambios de conciencia. (9-19).

 

2. Descubran a los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo donde sea posible, y fortalezcan sus manos. Búsquenlos en todas las naciones y en todas las expresiones de las distintas líneas de pensamiento y puntos de vista. Recuerden siempre que en doctrina y dogma y en técnicas y métodos, podrán diferir ampliamente de ustedes, pero en el amor a sus semejantes, en la buena voluntad práctica y en la devoción para el establecimiento de rectas relaciones humanas, están con ustedes, son sus iguales y probablemente puedan enseñarles mucho. (13-528).

 

Etapa de Desarrollo del Discípulo

 

1. El problema consiste en descubrir en qué peldaño de la escala y nivel nos encontramos en determinado momento. Detrás de cada ser humano se extiende una larga serie de vidas, y muchos se dirigen ahora a la etapa de la dominante y egoísta expresión de la personalidad, y con plena conciencia se van formando como individuos. Esto para ellos constituye un paso adelante, así como lo es el discipulado para ustedes. Otros ya han formado su persona­lidad y comienzan a experimentar con la energía que fluye a través de ellos y a reunir a su alrededor a esas personas que vibran en la misma nota, y para quienes tienen que dar un mensaje definido. Esto explica los miles de pequeños grupos que existen y trabajan en el mundo en todos los campos conocidos de la expresión humana. Otros han sobrepasado esa etapa y se están descentralizando de la expresión de la personalidad en los tres mundos de la vida humana, motivados por el aspecto superior de la energía de la personalidad. Ya no trabajan, proyectan, ni luchan, para expresar sus perso­nalidades y hacer un impacto individual en el mundo, tampoco para reunir magnéticamente a su alrededor un grupo de personas que respeten y nutran las fuentes de su orgullo y ambición, haciéndolos influyentes e importantes. Empiezan a ver las cosas bajo una perspectiva más nueva y auténtica. A la luz del Todo se desvanece la luz del pequeño yo, así como la luz inherente a todo átomo del cuerpo se une y queda anulada en la luz del alma, cuando ésta resplandece en toda su gloria.

 

Cuando esta etapa de altruismo, servicio y subordinación al Yo uno y de sacrificio al grupo, llega a ser el objetivo, el hombre ha alcanzado la etapa en que puede ser aceptado en ese grupo de místicos, conocedores mundiales y trabajadores grupales, que es el reflejo de la Jerarquía planetaria en el plano físico. (4-290).

 

2. Una de las principales enseñanzas que puede verse en todas las instrucciones de carácter realmente esotérico, concierne a la actitud del estudiante de ocultismo. Se supone que trata con cosas subjetivas y esotéricas, pues su propósito es trabajar en magia blanca. Por eso debe asumir y mantener firmemente la posición del Observador, separado del mecanismo de obser­vación y contacto; reconocerse a sí mismo como una entidad esencialmente espiritual, cuya naturaleza, objetivos y métodos de trabajo, son distintos de los de los cuerpos que considera inteligente ocuparlos temporariamente y emplearlos. Debe comprender su unidad y líneas de contacto con todos los trabajadores similares y así llegar a un conocimiento consciente de su posición en la jerarquía espiritual de Seres. Se ha difundido tanta información errónea y se ha puesto tan poco énfasis inteligente sobre el estado y la posición de lo que se denomina la jerarquía de almas, que los discípulos sensatos y equili­brados tratan ahora de dirigir sus pensamientos en otras direcciones y eliminar en lo posible todo pensamiento referente a grados y esferas de actividad. Posiblemente, en esta oscilación del péndulo, se tienda a ir dema­siado lejos en la dirección opuesta y a no tener en cuenta estas etapas de actividades. Sin embargo, no me interpreten mal: no sugiero que se intente ubicar a las personas, decidiendo dónde se hallan en la escala de evolución. Esto se ha hecho insensatamente en el pasado, para desprestigio del tema, a tal extremo, que en la mente del público este tópico está desacreditado. Si estas etapas son consideradas sensatamente por lo que son – estados de expansión de conciencia y grados de responsabilidad- entonces el peligro -reacciones personales hacia los términos “discípulo aceptado, iniciado, adepto, maestro”, sería insignificante y se evitarían muchas dificultades. Hay recordar siempre que el estado individual debe mantenerse estrictamen­te para sí mismo, y el punto de evolución (que verdaderamente puede conocerse como más avanzado que el de la persona común) será demostrado mediante una vida de servicio activo y altruista y por la manifestación de una visión iluminada que está por encima de la idea racial.

 

Al reunir hoy al Nuevo Grupo de Trabajadores del Mundo, debe tenerse gran precaución. Cada trabajador es sólo responsable de sí mismo, de su servicio y de nadie más. Es prudente medir y tener una idea aproximada del estado evolutivo, no basándose en pretensiones sino en el trabajo efectuado y en el amor y la sabiduría demostrados. El fallo debe fundarse sobre un conocimiento evidente del plan, a medida que se desarrolla en una inteligente formulación del próximo paso para la raza humana, en un sentido esotérico manifestado y en una influencia o poder áurico, amplio, constructivo e incluyente. (4-429/30).

 

3. Para la incorporación consciente en el grupo se exige no vivir la vida de la personalidad, lo cual producirá la subordinación del pequeño yo al trabajo de la totalidad. Estas palabras se escriben y se leen muy fácilmente; sin embargo, encierran la tarea que deben efectuar todos los discípulos en la actualidad. Allí donde no existen este incentivo y esta comprensión, el discípulo está todavía muy lejos de la meta. (15-68).

 

 

La Exteriorización de la Jerarquía

 

1. La humanidad está pasando actualmente a través de un ciclo de excesiva actividad. Por primera vez en la historia humana esta actividad abarca a la humanidad en gran escala, en los tres aspectos de la conciencia de la perso­nalidad. El cuerpo físico y los estados de conciencia emocional y mental están grandemente trastornados. Esta triple actividad unificada es acrecentada por un ciclo de intensa actividad planetaria, debido a la entrada en una nueva era, al desplazamiento del sol a un nuevo signo del Zodíaco y a la consiguiente preparación que capacitará al hombre para trabajar fácilmente con las nuevas fuerzas y energías que actúa sobre él. En el centro de la vida humana, el grupo integrador de los nuevos servidores del mundo debe enfrentar, por lo tanto, una verdadera necesidad. Su trabajo primordial consiste en mantenerse en estrecha unión con el alma de la humanidad – constituida por todas las almas en su propio nivel del ser, mediante la propia actividad del alma organizada, para que siempre haya quien “trabaje en los intervalos” y así permitir que progrese el plan y la visión, ante los ojos de quienes aún no pueden penetrar en el lugar elevado y secreto. Como muchas veces he dicho, ellos deben aprender a trabajar subjetivamente, a fin de mantener –en este ciclo de actividad y expresión exotérica– el poder, latente en todos, de retirarse al centro. Hablando simbólicamente, ellos constituyen la puerta. Las facultades y los poderes se pueden perder por no emplearlos; el poder de divina abstracción y la facultad de hallar lo que ha sido llamado “el sendero dorado que conduce al claro estanque y de allí al Templo de Retiro”, no deben perderse. Este es el primer trabajo del Grupo de Místicos Mundiales, y deben conservar abierto el sendero y el camino libre de obstáculos. De otro modo la magia blanca podría dejar de existir temporariamente, y asumir indebido control los propósitos egoístas de la naturaleza forma. Este lamentable acontecimiento ocurrió en los días de la Atlántida, y los que entonces forma­ban el grupo de trabajadores tuvieron que retirarse de toda actividad externa y “abstraer los divinos misterios, ocultándolos de los curiosos y de los indig­nos”.

 

Ahora se está haciendo un nuevo intento para liberar a “los prisioneros del planeta”. La Jerarquía, mediante el grupo de servidores del mundo, en proceso de formación, procura restaurar los misterios a la humanidad, a la cual realmente pertenecen. Para el triunfo de este intento es fundamental­mente necesario, a quienes han percibido la visión y visto una parte del plan, dedicarse nuevamente al servicio de la humanidad, consagrarse al trabajo y ayudar hasta el máximo de su capacidad (reflexionen sobre estas palabras y extraigan su significado), a todos los servidores del mundo y sacrificar su tiempo y dinero en acrecentar el esfuerzo de los Grandes Seres. Ante todo no dejen de practicar la meditación; mantengan la unión interna; piensen en la verdad en todo momento. La necesidad y la oportunidad son grandes, y todos los que pueden ayudar son llamados al frente de batalla. Por lo tanto, todos pueden ser útiles de alguna manera si cada uno y todos comprenden la verdadera naturaleza del sacrificio, desarrollan habilidad en la acción y trabajan sin apegos. (4-375/6).

 

2. También se señaló en esa oportunidad que el próximo paso de la Jerarquía sería plasmar en la mentes de los hombres iluminados de todo el mundo, las ideas espirituales que encierran las nuevas verdades, el descenso (si así puedo denominarlo) de los nuevos conceptos que regirán la vida humana y la influencia que ejercerá el Cristo sobre los discípulos mundiales y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Este movimiento planificado por la Jerarquía, progresa; los hombres y mujeres de todas partes y de todos sectores de la vida enuncian las nuevas verdades que guiarán en el futuro al vivir humano, y fundan nuevas organizaciones, movimientos y grupos grandes o pequeños – que harán conocer a las masas humanas la realidad de la necesidad y el modo de enfrentarla. Lo hacen impulsados por el fervor de sus corazones y por la amorosa respuesta a la angustia humana y, aunque no lo expresen, trabajan para exteriorizar el Reino de Dios en la Tierra. Ante la evidente multiplicidad de organizaciones, libros y conferencias, etc. resulta imposible negar estos hechos. (8-45).

3. Grandes Fuerzas bajo una potente dirección espiritual están preparadas para precipitarse en este mundo de caos, confusión, aspiración, esperanza y perplejidad. Estos grupos de energía están dispuestos para ser enfocados y distribuidos por la Jerarquía, y esa Jerarquía, bajo Su gran Conductor, el Cristo, se halla más cerca del género humano, como nunca lo ha estado en la historia de la humanidad. En todos los países, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo también está atento a esa conducción, unido en idealismo, obje­tivos humanitarios, sensibilidad a la impresión espiritual, propósitos subjeti­vos, amor a sus semejantes y dedicación al servicio altruista. En todas partes hay personas de buena voluntad dispuestas a ser guiadas hacia una actividad constructiva y a convertirse en agentes que serán gradualmente educados y entrenados para el establecimiento de lo que nunca hasta ahora ha existido: correctas relaciones humanas (8-85).

 

 

Preparación para la Reaparición de Cristo

 

1. Hemos considerado la necesidad de la preparación para la venida de Cristo y algunos de los requisitos fundamentales que van surgiendo a medida que la gente se apresta para la actividad requerida, incluso el de reunir los fondos necesarios para llevar adelante el trabajo preparatorio. El colabora­dor individual, ante todo, tiene que determinar si su incentivo y expectativa espirituales son adecuados para la tarea que tiene por delante. Únicamente tiene importancia lo que da impulso a la acción, y sólo será apto para el trabajo de aquel cuya visión sea suficientemente clara como para permitirle trabajar con comprensión y sinceridad. Debe descubrir que le es posible desempeñar su arte en el desarrollo del Plan divino. La realidad del Cristo y la auténtica posibilidad de Su reaparición deben convertirse en importantes factores motivadores en su conciencia. Debe buscar a su alrededor aquellos con quienes puede trabajar, y poseen los mismos objetivos espirituales. De esta manera, y a su debido tiempo, aprende que existe en la Tierra un grupo integrado y bien organizado al que se le puede denominar Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y descubre que se hallan en todas partes, actúan en cada país, en todos los grupos religiosos organizados y en los que se dedican al bienestar de la humanidad y a la preparación para el retorno de Cristo.

 

Este grupo a pesar de trabajar en el plano cotidiano de la vida material, conserva sin embargo una estrecha e íntima integración espiritual con el centro de energía del que puede extraer todo lo necesario para el trabajo espiritual activo. Además proporciona un campo de servicio para todos aquellos que tratan de expresarlo; también constituye el lugar de reunión para quienes desean ser probados y donde sus móviles y constancia serán puestos a prueba antes de darse la oportunidad espiritual. Así queda libre para trabajar en zonas de servicio cada vez más amplias.

 

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo proporciona esencialmente un campo de entrenamiento y de experiencia para quienes tienen la esperanza de elevarse espiritualmente y capacitarse para ser discípulos activos, dirigidos por el Cristo. La aparición de este grupo en la tierra, en estos momentos, es uno de los indicios del éxito obtenido en el proceso evolutivo, tal como se aplica a la humanidad. Este método de trabajo -utilizar a los seres humanos como agentes para llevar adelante la tarea de salvación y elevación del mundo – fue iniciado por Cristo Mismo, que trabajó frecuentemente con los hombres, por medio de otros, llegando a la humanidad por intermedio de Sus doce apóstoles, y considerando a Pablo como el sustituto de Judas Iscariote. El Buddha probó el mismo sistema, pero al principio Su grupo estuvo más relacionado con Él que con el mundo de los hombres. Cristo envió a Sus Apóstoles al mundo para alimentar a las ovejas y buscar a los hombres, guiarlos y convertirlos en “pescadores de hombres”. La relación de los discípulos de Cristo con el Maestro fue solo secundaría, siendo de primordial importancia las exigencias del mundo; esta actitud aún predomina en la Jerarquía, sin menoscabar su devoción por el Cristo. Lo que el Buddha instituyó simbólicamente, y en forma embrionaria, se convirtió en una exist­encia y en una realidad debido a las demandas de la era pisciana.

 

En la Era de Acuario, en la que estamos entrando, este tipo de trabajo grupal alcanzará un punto muy elevado de desarrollo y el mundo será salvado y reconstruido por grupos más bien que por individuos. En el pasado tuvimos los salvadores del mundo –esos Hijos de dios han dado a los hombres un mensaje que trajo mayor luz a los pueblos. Ahora, en la plenitud del tiempo y a través de los procesos evolutivos, está surgiendo un grupo que traerá la salvación al mundo y que (incorporando las ideas grupales y acentuando el significado de la iglesia de Cristo) estimulará y energetizará de tal manera la mente y el alma de los hombres, que la nueva era se iniciará con la ciencia del Amor, del Conocimiento y de la Armonía de Dios Mismo, como también con la reaparición de Cristo, el cual personificará estas tres facultades.

 

En los últimos diez años este Nuevo Grupo de Servidores del Mundo ha sido reorganizado y revitalizado, expandiéndose el conocimiento de su exist­encia por todo el mundo. Actualmente constituye un grupo de hombres y mujeres de todas las nacionalidades y razas, pertenecientes a todas las organizaciones religiosas y movimientos humanitarios que están fundamen­talmente orientados, o en proceso de hacerlo, hacia el Reino de Dios. Son discípulos de Cristo que trabajan conscientemente y, con frecuencia, lo hacen inconscientemente, para su Reaparición; son aspirantes espirituales que tratan de servir y convertir en realidad el Reino de Dios en la Tierra; son hombres de buena voluntad que poseen inteligencia y procuran acrecentar la comprensión y las correctas relaciones humanas entre los hombres. Este grupo comprende dos grupos importantes:

 

i.      Los discípulos de Cristo que trabajan conscientemente para desarro­llar Sus planes y aquellos que, instruidos por los primeros, colaboran consciente y voluntariamente. A esta última categoría podemos per­tenecer nosotros si lo deseamos y estamos dispuestos a hacer los sacrificios necesarios.

 

ii.     Los aspirante, hombres y mujeres conscientes, aunque trabajan incons­cientemente guiados por la Jerarquía espiritual. Hay muchos de ellos, que ocupan especialmente cargos destacados, y se desempeñan como destructores de las antiguas formas o constructores de las nuevas. No tienen conciencia de ningún plan interno sintético, pero se ocupan desinteresadamente de satisfacer las necesidades del mundo lo mejor que pueden, desempeñando una parte importante en el drama nacional, o trabajando firmemente en el campo de la educación.

 

El primer grupo tiene cierta medida de contacto con la Jerarquía espiri­tual, y en mayor medida con los verdaderos discípulos; sus miembros trabajan inspirados espiritualmente. El segundo grupo está en más íntimo contacto con las masas y trabaja para inspirar ideas a ellas. El primer grupo se ocupa del Plan de Cristo, en la medida en que sus miembros pueden captar su esencialidad, mientras que el segundo trabaja con nuevos conceptos y espe­ranzas que afloran a la conciencia del género humano a medida que los hombres, subjetiva y frecuentemente inconscientes, responde a la preparación para la reaparición de Cristo. Como resultado del trabajo que realiza el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, la humanidad va despertando cons­tantemente a las posibilidades futuras.

 

El despertar de las clases intelectuales al reconocimiento de una humani­dad, es el preludio del establecimiento de la hermandad. La unidad de la familia humana ya es reconocida por el hombre, pero antes de que esa unidad pueda adquirir y adoptar una forma constructiva, es esencial que un mayor número de personas que piensan, derriben las barreras mentales que existen entre razas, naciones y clases, y también que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo reedite en el mundo externo ese tipo de actividad que la Jerarquía expresó cuando desarrolló y materializó el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Por medio de la impresión y expresión de ciertas grandes ideas, hay que hacerles comprender a los hombres de todas partes los ideales funda­mentales que regirán la nueva era. Esta es la principal tarea del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

 

A medida que estudiamos y aprendemos a reconocer en todas sus ramas y esferas de actividad al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo – que, diseminados por el mundo, abarca a los sinceros trabajadores y a la gente humanitaria de todas las naciones, religiones u organizaciones de carácter humanitario – nos daremos cuenta que hay en la tierra un grupo de hombres y mujeres que por su número y actividades son capaces de producir los cambios que permitirán a Cristo caminar nuevamente entre nosotros. Esto ocurrirá sí están verdaderamente interesados, preparados para hacer los sacrificios necesarios y dispuestos a suprimir las diferencias nacionales, religiosas y organizadas, como para que pueda llevarse a cabo el servicio que hará posible la reconstrucción del mundo. Deben educar a la raza humana, sobre unas pocas, simples y fundamentales esencialidades y familiarizar a la humanidad con la idea de la reaparición de Cristo y la exteriorización del Reino de Dios. En gran parte su trabajo consistirá en resumir y hacer más efectivo el trabajo de los dos Hijos de Dios, el Buddha y el Cristo.

 

El éxito del trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es inevita­ble; ha hecho un gran progreso durante los últimos diez años. ( Publicado en 1948: compilador.) La integra­ción interna de la parte de ese grupo que trabaja en íntimo contacto con el Cristo y la Jerarquía espiritual, es de tal magnitud que su éxito externo está garantizado. Proporciona un canal a través del cual la Luz, el Amor y el Poder del Reino de Dios, pueden llegar a los trabajadores más exotéricos.

 

Por lo tanto, debemos comprender que las personas espiritualmente orientadas y todos aquellos que procuran trabajar y trabajan para establecer correctas relaciones humanas, los que practican la buena voluntad y se esfuerzan verdaderamente por amar a sus semejantes, forman parte integrante del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, y su tarea más importante en los momentos es preparar el camino para la reaparición de Cristo.

 

Permítaseme expresar enfáticamente que el método principal del que podemos servirnos y el instrumento más poderoso en manos de la Jerarquía espiritual, es la difusión de la buena voluntad, fusionada en una potencia y activa. Prefiero esta expresión a las palabras “organización de buena voluntad”. La buena voluntad es hoy un sueño, una teoría, una fuerza negativa. Debiera desarrollarse hasta convertirse en una realidad, un ideal activo y una energía positiva. Este es nuestro trabajo, y nuevamente se nos exhorta a colaborar. (8-156/61).

 

2. Las primeras señales de que Se aproxima con sus discípulos ya pueden ser percibidas por quienes observan e interpretan correctamente los signos de los tiempos, pudiendo observarse, entre otros signos, la unión espiritual de los que aman a sus semejantes, que es en realidad la organización del ejército físico externo del Señor – ejército cuya única arma es el amor, la correcta palabra y las correctas relaciones humanas. El establecimiento de esta organización des­conocida ha continuado con extraordinaria rapidez durante la post guerra, pues la humanidad está cansada de odios y controversias.

 

Los colaboradores de Cristo están activos en el Nuevo Grupo de Servido­res del Mundo, constituyendo el grupo más poderoso de precursores que jamás hubo precedido la entrada de un gran Personaje mundial en la palestra del vivir humano. Su trabajo e influencia hoy se ven y se sienten en todas partes y nada puede destruir lo ya realizado. (8-42) y (13-493/4).

 

 

Conclusión

 

1. Los diversos planes en consideración, para el desarrollo y progreso del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo deben ir e irán continuamente adelante. Las ideas, ya brevemente delineadas, deben desarrollarse en forma detallada y también entrenarse a las personas para la expansión de estas ideas. Al público se lo debe educar sobre los ideales y objetivos del nuevo grupo. Deben formarse grupos de meditación que se dedicarán a hacer contacto con la visión, y extraer la sabiduría y el poder necesarios. Debe emplearse cada vez más la Gran Invocación, y repetirse diariamente y a toda hora. La esencia de lo expuesto aquí deberá reajustarse y readaptarse para el público en general, porque los hombres aprenden únicamente por la repetición constan­te, y estas cosas deben repetirse una y otra vez antes de que sea evidente el Verdadero trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

 

La función del Nuevo Grupo consiste en equilibrar las fuerzas que condu­cen a la desintegración y a la destrucción, incorporando en sí mismo las fuerzas de integración y construcción. Dicho grupo contrarrestará, con el tiempo, la tendencia (tan prevaleciente hoy) al odio racial, y la enseñanza dada tenderá a negar las actuales ideas, pues son de gran poder para producir las brechas y las barreras actuales entre los hombres, causando la separación y la guerra. Donde existe un grupo o grupos, que expresen ideas, que acentúen potentemente un sector de la opinión pública o un aspecto de la vida, inevitablemente debe aparecer bajo la ley del equilibrio aquello que lo contrarrestará. En el período actual de la historia de la raza, aparecieron primeramente el grupo o grupos que fomentan las separaciones o brechas, y erigen las barreras que impiden el libre albedrío del hombre, los cuales realizan el necesario trabajo porque están también incluidos en el Plan. Luego, de acuerdo a la ley, deben aparecer el grupo o los grupos, que personifican esa ideas que conducen a la integración y a la obra constructiva, los cuales llevarán al mundo a una vuelta más elevada de la espiral, eliminarán las brechas y destruirán las barreras dando fin a las separaciones. (15-505/6)

 

2. La tarea que tiene ante sí el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es muy grande, pero no imposible. Es absorbente, pero como constituye un canon de vida impuesto puede llevarse a cabo en todos los aspectos de la vida diaria. Se nos llama ahora a prestar un servicio intenso durante un período de años, a llevar a una vida anormal y a cargar con la responsabilidad de la cual ya teníamos conocimiento hace años, pero no nos hemos hecho cargo de ella. Nuestro interés fue poderosamente evocado, pero no se aplicó debidamente. La demanda de colaboración por los guías y trabajadores del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo ha sido enunciada claramente desde el aspecto interno. Hemos respondido ayudando en algo, pero sin sacrificio alguno; hemos prestado la mínima ayuda posible, no la máxima – excepto en esos pocos casos en que ha sido reconocida y valorada. Se ha dicho que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo está trabajando en todas las naciones, a fin de difundir la buena voluntad, la comprensión mundial y la unidad religiosa. Esta idea ha sido reconfortante y hemos confiado en sus esfuerzos – el esfuerzo de esos pocos que están excesivamente presionados. (15-552/3)

3. No haré ningún otro llamado para obtener ayuda. He tratado de educarlos en los nuevos ideales y en el trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. La responsabilidad de actuar correctamente y el esfuerzo de llegar hasta el público descansa sobre los aspirantes y discípulos del mundo que leen mis palabras. Personalmente nada puedo hacer. El tiempo es vuestro (y todos, sin excepción pueden darlo). Eso es lo que el Cristo y la humanidad demandan hoy. Pedimos que dediquen su actividad y capacidad para llegar a aquellos con los cuales pueden hacer contacto. Se necesita dinero para ir al público interesado. Por medio de la meditación y la intensa colaboración interna se construirá ese canal por el cual podrá actuar el espíritu de paz y entrar las fuerzas de la Luz. La Jerarquía espera. Ha hecho todo lo posible desde el ángulo de Su oportunidad. El Cristo permanece en paciente silencio, atento al esfuerzo que materializará Su trabajo en la tierra y le permitirá consumar el esfuerzo que realizó en Palestina hace dos mil años. El Buddha está dispuesto a desempeñar Su parte sobre el planeta si el género humano le ofrece la oportunidad. Les ruego que tengan en cuenta lo que aquí he dicho. Ahora todo depende de la correcta acción de las personas de buena voluntad. (15-566)

4. El nuevo mundo será construido sobre las ruinas del antiguo. Surgirá la nueva estructura. Los hombres de buena voluntad de todas partes, guiados por el nuevo grupo de servidores del mundo, se organizarán en vitales batallones y su primera tarea consistirá en desarrollar las rectas relaciones humanas mediante la educación de las masas. Ello significa que debe haber un desarrollo paralelo de la opinión pública iluminada, que (esotéricamente hablando) es la correcta respuesta al sonido impartido por la voluntad de Dios a los oídos atentos. Entonces, en verdad, la humanidad saldrá del desierto, abandonará los mares y sabrá que Dios es Fuego. (18-83)

 

 

 

 

Referencias

 

Ejemplo de referencias. La referencia numérica que figura al término de una cita, por ejemplo (13-75/6) es tomada del libro La Exteriorización de la Jerarquía (13) comenzando en la pág. 75 y continuando hasta la pág. 76.

 

1     Iniciación Humana y Solar

2     Cartas sobre Meditación Ocultista

3     Tratado sobre Fuego Cósmico

4     Tratado sobre Magia Blanca

5     Discipulado en la Nueva Era – Tomo I

6     Discipulado en la Nueva Era – Tomo II

7     Los Problemas de la Humanidad

8     La Reaparición de Cristo

9     El Destino de las Naciones

10   Espejismo (Glamour): Un Problema Mundial

11   Telepatía y el Vehículo Etérico

12   La Educación en la Nueva Era

13   La Exteriorización de la Jerarquía

 

Tratado sobre los Siete Rayos:

14   Tomo I: Psicología Esotérica I

15   Tomo II: Psicología Esotérica II

16   Tomo III: Astrología Esotérica

17   Tomo IV: La Curación Esotérica

18   Tomo V: Los Rayos y las Iniciaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Buena Voluntad Mundial

120 Wall Street, 24th Floor, Nueva York, USA
3 Whitehall, Suite 54, Londres, SW1A 2EF, U.K.
1 rue de Varembé 3e, C. Postale 31, 1211 Ginebra-20 Suiza

 

Libro digital editado por

www.sabiduriarcana.org

 

 

 

 

DIFUNDIDO POR

CIUDAD VIRTUAL DE LA

GRAN HERMANDAD BLANCA

http://hermandadblanca.org/

info@hermandadblanca.org

EN INTERNET DESDE 2006

¡Terapia Online - Primera Sesión GRATIS!
hermandadblanca.org

DEJANOS AQUI TUS COMENTARIOS



Una respuesta a “NGSM – El nuevo grupo de servidores del mundo, por el Maestro Tibetano, a través de Alice Ann Bailey PARTE 4/4”

  1. nathalie -- 15 abril 2011 10:33

    GRACIAS gracias gracias hermandad blanca ,hermanos en la luz y guerreros espirituales!!! estos escritos resuenan tan alto en mi corazon que siento dentro de lo mas profundo de mi alma que soy una servidora de la luz!!!estoy con todos vosotros unidos con nuestras oraciones ,meditaciones y enviando amor a todo el planeta,la tierra y sus habitantes!!!el cambio se esta produciendo!!!que el amor,la luz y el poder restablezcan el plan en la tierra!!!amen, namaste!!!bendiciones a todos mis hermanos del mundo!!!una servidora .

Sientete libre dejando un comentario en respuesta al articulo...
Y si deseas que tu imagen aparezca en tu comentario solo debes tener activado tu cuenta en gravatar!