Home » Vida Consciente » Desarrollo Transpersonal » Crecimiento Personal » Nuestra Família…nuestra Tarea – La tristeza , la responsabilidad y nosotros por Tahita

Nuestra Família…nuestra Tarea – La tristeza , la responsabilidad y nosotros por Tahita

 NUESTRA FAMILIA…NUESTRA TAREA

 família

Es la más difícil, y la que más pasamos por alto, creyendo que tenemos que llegar a descubrir la gran “misión” de nuestra vida. Sin embargo, nunca se nos revelará una misión de gran envergadura, si no trascendemos el campo de aprendizaje cotidiano, del cual la familia es el sector más importante.

 

La familia, es el espejo que nos recuerda lo que aún tenemos por trabajar…por eso nunca elegimos a nuestros amados entre los que concordamos a la perfección humanamente, sino lo contrario, pues ¿dónde estaría la tarea entonces? Y aquí, a la dualidad, vinimos en tarea. No siempre en misión.

 

El mayor escollo que enfrentamos en la familia es la incomunicación. Hoy y siempre…y cuanto más aparatitos diszfrazados de comunicación introducimos en nuestra vida, más se dificulta la comunicación real.

 

Estar comunicados es poder transmitir y mostrar a los demás lo que somos, tanto lo luminoso, como lo más sombrío. Significa estar abiertos para poder aceptar del otro, asimismo, hasta su sombra…y desde esa apertura poder amarse, respetarse y comprenderse. Sea una pareja, un hijo, un padre o madre, un hermano. No se trata de una afinidad o falta de afinidad de las personalidades, sino de una comunicación que para ser realmente efectiva, tiene que lograrse a nivel de las almas de cada quien, y no es muy fácil, ya que seguramente cada miembro de la familia está en distintas etapas del proceso evolutivo. Pero podemos lograrlo.

 

Hay muchos factores que nos hacen permanecer incomunicados. Uno de ellos, el principal, sino el único, es el ego. Que no es ni bueno ni malo. Es una parte nuestra, una vestimenta que tenemos que ponernos para individualmente experimentar la dualidad: un instrumento…por eso, lo inadecuado es que el instrumento sea el que maneje las situaciones. Tenemos que quitarle de ese papel, y estar siempre al mando o al menos el mayor tiempo posible, para que el ego, que se alimenta de conflictos no haga de nuestro entorno familiar un campo de batalla.

 

El ego nunca querrá ser el que pida perdón, ni el que reconozca una falta o un mérito en el otro. Porque ama los juegos de poder, y no se interesa en validar a los demás, en considerar ni ser amoroso, como es necesario en toda relación. Por eso, ser conscientes del lugar que tenemos que darle nos evitará mucho sufrimiento. El cultivo de la humildad, la atención y la apertura del corazón son cosas que tenemos que considerar y comenzar a acceder, si queremos armonía familiar. Acceder a ellos antes de que, montados en la soberbia, llenemos nuestras vidas y las de nuestros amados de amargura, resentimiento, culpa y dolor emocional.

 

No tenemos que luchar con nuestro ego, sino espiritualizarlo. Para ello, un estado de consciencia cada día más alerta lo pondrá al servicio del alma, y podremos contarlo como aliado, y seguir la guía del Espíritu, no de la personalidad cambiante y caprichosa.

 

Otro factor que tenemos que considerar es la victimización. Creernos que siempre somos víctimas de los otros, y tendemos a culparlos por nuestras frustraciones, en lugar de tomar 100% de responsabilidad sobre nosotros mismos. Esto no quiere decir dejarnos victimizar por los demás, sino asumir nuestra parte en la relación.

 

Es imprescindible practicar la empatía, es decir, ponernos en el lugar del otro. Tratar de comprender como se siente en su rol en determinada situación, y abrazarle en amor, percibiendo realmente su posición interna y externa. La compasión emana simplemente y a raudales, cuando así lo hacemos, lo que no siempre significa justificar un comportamiento torcido, sino simplemente, comprenderlo y acompañar respetuosamente ese proceso. Todos compartimos en realidad los mismos dolores y recibimos heridas similares, por lo que no es tan difícil hacer ese acompañamiento amoroso.

 

El maestro Thich Nhat Hanh asevera con razón que gran parte de los problemas en todas las relaciones surgen de no escuchar al otro. Escucharle de verdad, no estar pensando ya en responder sin haber concedido al otro el tiempo y la atención necesarios. Si atendemos: sentimos. Si la mente está pensando una respuesta o reacción, nos perdemos ese hilo dorado de comunicación que nos hermana y nos hace Uno.

 

Existen muchos otros factores que tendremos que examinar y desterrar. Por ejemplo, no aceptar al otro como es y estar constantemente tratando de cambiarle, sea hijo, padre, hermano o pareja…y de allí derivar en juicios, en comparaciones con lo que creemos que debe ser. Todos somos portadores de distintos aspectos de la verdad, y cada aspecto tiene que respetarse al menos y dejar que cada quien experimente con la Verdad. La humildad de nuevo es parte de éste juego, y con ella, podemos sortear éstos escollos.

 

No desperdiciemos el campo inmenso de experimentación, aprendizaje y co-creación de energías luminosas que es la familia. En un planeta como éste de segundo rayo, o sea el rayo del Amor incondicional…¿qué creen que venimos a aprender, experienciar y expandir sino ese Amor Incondicional? El tiempo de cada encarnación es tan corto como para derrocharlo en otra cosa que no sea el aprendizaje consciente de ese principio…y ¿dónde lo haremos sino en el día a día y con los seres más cercanos? Ellos son la familia que elegimos para dar este salto de Amor que necesitamos y sin ellos…no hay aprendizaje ni graduación.

 

Aprender a pasar por alto una palabra, una actitud, una falta que es, ante lo esencial, una migaja, y solemos ponerla bajo una lupa y convertirla en enorme motivo de peleas y derroche de energía que nos desgastan y desgasta a los otros.

 

Qué desperdicio!!!

 

Pesemos cómo actuaríamos con el otro si supiéramos que es su último minuto en nuestras vidas. Y actuemos en concordancia con ello.

 

Consideremos también el acuerdo amoroso que como almas hicimos unas con otras para desempeñar esos roles, para recobrar el recuerdo de ese amor esencial que somos, y que dejamos colgado en un perchero tantas veces, cuando entramos a nuestros hogares a contender por los derechos y deberes de cada quien, en lugar de dejar colgado allí al ego, y ponernos la túnica de la incondicionalidad, la paz, la serena atención, la comprensión, la humildad, la tolerancia, el respeto, la LUZ…que mengua cada vez que la sombra de un conflicto se agranda en complicidad con esa desatención y somnolencia esencial que nos hace permanecer dormidos ante lo que nos llama desde lo más profundo, tocándonos las alas para decirnos…RECUÉRDATE…RECUERDATE UNO CON TODO LO QUE ES.

 

RECUERDATE UNO CON TU SER CERCANO, CON TUS VECINOS, CON TUS EMPLEADORES O EMPLEADOS, CON EL ARBOL, CON EL HERMANO ANIMAL, CON EL ANGEL, CON LA SOMBRA…

 

RECUÉRDATE UNO, Y VIVE EN PAZ!!!

 

LES INVITO A REFLEXIONAR Y A RECORDARSE EN SUS HIJOS, MADRES, PADRES, PAREJAS, HERMANOS…

 

LES ABRAZO EN EL UNO!

 

Tahíta

 

 

LA TRISTEZA , LA RESPONSABILIDAD Y NOSOTROS

 Playa mar gaviotas

Estas últimas semanas se nos zarandea de un estado a otro por potentes energías que llegan. A algunos los hacen más violentos, a otros los hacen más sensibles, a unos pocos los hacen más fuertes, aceptando y sosteniéndose en el convencimiento de que todo es necesario y que nos refleja. Es en última instancia, una toma de responsabilidad y consciencia.

 

Las energías son tan intensas, que mi cabeza, por ejemplo es recorrida por una especie de tensión que sube y baja por los canales energéticos provocando sensaciones ora de tensión, ora de agotamiento. Otros, tratan de soltar esa tensión fuera, volcándola en conflictos y violencia, aunque sea verbal. Es importante no dejarse llevar por la tensión, sino centrarse y relajarse, recordándonos.

 

Los acontecimientos externos nos reflejan. ¿Creen que la Guerra en Siria y la matanza de Delfines en las costas de Japón no lo hacen? No podemos ser hipócritas al respecto. Los que abrazamos el camino evolutivo en el que todo ser humano está, a consciencia, nos hemos visto arrasados por noticias que nos devastan. ¿Creen que hace treinta años no se mataba a esos delfines o no había guerra en los mismos países una y otra vez, según su propia elección? Sí…se mataba a los delfines y había guerra. La diferencia es que muchos se encargan de ponernos eso constantemente en nuestra mente a través de los medios de comunicación y redes sociales. Está correcto. Hay un Poder mayor observando cada paso que cada ser en evolución da. Lo que tenemos que cuidar es no caer en manos de desgarradoras emociones…si no estamos preparados para no crear más drama, no sigamos alimentándonos de esos medios. Entremos en el silencio, en la oración, en lo que sintamos, y abracemos la situación que sea.

 

Ayer, como casi nunca hago, estuve en las redes sociales para observarlos y observarme. Muchos de ustedes pusieron fotos contra la guerra y la matanza de los delfines..Todo eso, lo estamos provocando nosotros. Así de simple.

 

Una de las fotos que circuló era un cartel referido a la guerra…la pancarta decía, negando y contrariando las palabras del maestro Nazareno…”Padre, no los perdones porque sí saben lo que hacen”. Una persona despierta no debería propagar ese cartel. Pues lo que Jesús decía…PADRE…PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN…es tan actual como hace 2000 años. ¿creen que quienes matan en una guerra o masacran delfines están despiertos como para saber lo que hacen? No…pero eso no los hace peores que nosotros, que nos desgarramos las vestiduras, sin comprender que todo eso nos refleja y que solo cuando no tengamos ni pizca de violencia y agresividad dentro, podremos ver fuera reflejada esa no violencia que tanto proclamamos.

 

Ojalá tengan de valor de seguir leyendo los que les acerco, pues es lo que me han inspirado a decirles y a tocar sus corazones muy profundamente.

 

¿Cuál debería ser nuestra actitud ante éstos hechos? Primero, saber que todos estamos implicados y no juzgar ni desear el mal a nadie, a ningún ser. Podemos orar, meditar, entrar en el silencio, mas abriendo el corazón al amor incondicional y la compasión hacia todos los implicados, aparentes víctimas y aparentes victimarios. Muchos seres han venido a sacrificar su forma física, humana o animal, para que sintamos lo que sentimos y el dolor traiga a la compasión a flote. A la compasión…no al rencor, al odio o al juicio. Aceptación es la clave…no resignación. Aceptación…y que ella nos lleve a cambiar por dentro para que fuera se refleje ese cambio.

 

Voy a ser más dura con respecto a la matanza de los defines. Millones de ellos siguen siendo muertos así como ballenas y tiburones…no solamente los miles que se matan esta temporada. Los matan para ponerlos en latas de alimento que todos comen en oriente y occidente, sin culpa. Claro, la lata para todos no es un delfín o una ballena viva sangrando, y el famoso cartílago de tiburón que tantos compran para sanarse de los problemas de huesos…ni lo asocian con la muerte de miles de tiburones. ¿No sienten dolor ni indignación al comerlo o al usar el cartílago por el cual se matan a los tiburones?

 

Vayamos más adentro aún…¿ustedes no han visitado ni visto en video cómo se matan a millones de animales que alimentan a los que no son vegetarianos? Cuando subo aquí una nota sobre la importancia para la ascensión que tiene la compasión…la compasión que significa también renunciar a comer a nuestros hermanos… casi nadie comenta el artículo, lo que me lleva a deducir que vestidos de espiritualidad aún son la causa de la muerte de los millones de seres, por no quitarlos de su plato. Tampoco yo estaría en ley si por eso los odiara o los creyera peores que yo. Les amo, les comprendo su etapa de difuso despertar…les honro…mas sí tengo que hablares de todo esto para que abran sus corazones y dejen de practicar la hipocresía, aún inconscientemente. Lloran y salen a proclamar repudio por la muerte de los delfines…pero no así por los millones de animales cuya muerte propician quienes siguen comiendo carne animal. ¿Comprenden?

 

Entonces…céntrense en su corazón espiritual, no en sus emociones éstos días y los siguientes. Mediten, oren, reflexionen o salgan con pancartas activamente a protestar por lo que les duele…mas tomen la responsabilidad interna de reconocer que es lo que creamos, lo que nos refleja…y traten de llevar la compasión a sus vidas, a su alimento, a la tarea que creen tener como seres que están despertando. Es ese despertar el que provoca el dolor y la indignación…y es lo correcto. Más no entremos, ninguno de nosotros en la hipocresía de rasgar nuestras vestiduras por un hecho aislado, cuando día a día se transgrede constantemente la Ley del Amor y de la no violencia, no solo en Japón o Siria, no solo fuera, sino dentro de nuestras casas, de nuestros corazones…de nuestra consciencia.

 

Abracemos como podamos lo que llega, y que el cambio provenga del interior de cada ser que está despertando y al decir NO!!!…no solo sea ante lo que los demás muestran…sino a lo que dentro seguimos conservando con justificaciones poco luminosas.

 

 

MI CORAZÓN LES ABRAZA…LA TRISTEZA ES UNA HERRAMIENTA DE CAMBIO TAMBIÉN…LA INDIGNACIÓN…EL DOLOR.

 

SOSTÉNGANSE EN AMOR Y REFLEXIONEN COMO PODEMOS CAMBIAR NUESTRO REFLEJO FUERA.

 

TODOS SOMOS UNO COCREANDO JUNTOS!

Nuestra Família…nuestra Tarea – La tristeza , la responsabilidad y nosotros por Tahita

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
ESPACIO PATROCINADORES
2 comentarios
  1. User comments
    Claudia Valderrama Pérez

    comparto lo de la familia y yo y mis hijos no comemos ningun animal ni pescados ni mariscos,ya hace 6 años comprendimos la importancia de ser consecuentes y respetuosos con todos. Muchísimas bendiciones y gran abrazo de luz y agradecimiento <3 Los Amo !!!

  2. User comments

    estoy de acuerdo contigo hablas con el corazón y desde el AMOR , NECESITAMOS RECORDAR ,,gracias por hacerme recordad lo que ya sabe mi alma ,, amar y perdonar a los que hacen daño es imprescindible para nuestra evolución ,, claro que necesitamos vivir experiencias para darnos cuenta y siempre hay una persona que nos ayuda a abrirnos ,, la matanza de los delfines es hororosa pero comparto contigo de no difundir las imágenes ,, todo lo queesta ocurriendo en nuestro país y alrededores está causando tristeza y es lo que quieren para que las personas bajen las vibraciones y asi tener mas espacio las sombras ,, lo que es verdad que las oraciones y la meditación diaria nos ayuda a mantenernos en la compacion y el AMOR Y VER LA BELLEZA DE ESTE MUNDO QUE ES MUCHAAAAA UN ABRAZO ,lucia de Ibiza

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to friend