Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Educación » Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico

Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico

20170910 kikio327154 id131995 IMAGEN 1 - Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico - hermandadblanca.org

No todos los estilos de crianza son válidos, y las buenas intenciones  no bastan para que los niños  sean felices y desarrollen buena autoestima

Al igual que sucede con las relaciones románticas, tenemos una idea preconcebida de la paternidad que muchas veces no se corresponde con la realidad. 

Al igual que sucede con las relaciones románticas, tenemos una idea preconcebida de la paternidad que muchas veces no se corresponde con la realidad. Cabe decir que ejercer la paternidad es una de las aventuras más difíciles y complejas a las que se puede enfrentar un ser humano, y es perfectamente normal que con frecuencia los padres se vean sobrecogidos por las circunstancias y cometan algunos errores más o menos graves.  La paternidad perfecta no existe, así como no existe el cuerpo completamente  perfecto según los estándares de la estética; todos somos seres humanos, fallar y perdonar es parte de la gracia.

Sin embargo, existen algunas dinámicas entre padres e hijos que van más allá de los errores comunes y corrientes propios de nuestra humanidad, y se convierten en verdaderos peligros para la salud emocional y la autoestima de los hijos. Algunos de estos patrones se vuelven patológicos y crónicos, son interiorizados por los hijos y afectan su manera de percibirse a sí mismos por el resto de sus vidas.  Nuevamente, aclaramos que  no necesariamente podemos tildar de “malas personas” a los que perpetran estos estilos de crianza con sus hijos, sin embargo, sí podemos aventurarnos a sostener que aunque no dudamos que sus intenciones sean las mejores, ningún niño tendría por qué tener qué pasar por el proceso de una crianza tóxica.

En este análisis dividido en tres entregas, exploraremos tres tipos muy frecuentes de paternidad tóxica. La que implica figuras paternas sádicas, la dinámica edípica  co-dependiente entre madres e hijos, y las paternidades excesivamente débiles y permisivas.

20170910 kikio327154 id131995 IMAGEN 2 - Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico - hermandadblanca.org

Padres sádicos, hijos masoquistas

Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico

Es muy difícil juzgar con objetividad el núcleo familiar y las dinámicas parentales entre las que nos hemos criado, precisamente porque son la primera fuente de información sobre nosotros mismos que interiorizamos, y cambiar estas percepciones es sumamente complicado. Sin embargo, cuando crecemos y nos damos cuenta de que algo simplemente no anda bien con la forma en la cual nos sentimos con respecto a nosotros mismos, es muy común que tarde o temprano terminemos analizando qué tanta responsabilidad tuvieron nuestros padres al respecto.

Identificar a un padre sádico es particularmente difícil. Justamente porque una parte fundamental de su conducta es hacer que el niño interiorice un profundo sentimiento de culpa que se active ante cualquier conato de crítica.  Entre otras cosas, un padre sádico se caracteriza por los siguientes elementos:

1.- No es posible quedar bien con él

Un padre sádico está emocionalmente negado a las muestras de aprecio. Puede ser que en su fuero interno, e incluso cuando se expresa con terceros, se sienta orgulloso con respecto a su hijo, pero de cara a él, siempre resaltará lo que a su juicio son errores y defectos de carácter. Además, es muy común que recurra a una técnica de reproches acumulativos cuando algo no le gusta, de esta manera,  cuando el hijo se equivoca en algo, la reacción del padre emerge sobredimensionada pues implica una remembranza de todos los errores cometidos en el pasado. Esto maximiza el sentimiento de culpa y deja a la hija o  al hijo con las manos completamente atadas y con una sensación de auto desprecio muy profunda.

PUBLICIDAD GOOGLE

El padre sádico tampoco está emocionalmente preparado para lidiar con los aciertos y éxitos de su hijo,  y encontrará la manera de convertirlos en pruebas contundentes de sus defectos. Así, el hijo o la hija termina muy pronto con una sensación de desesperanza absoluta y con una sensación muy enraizada de que nunca será lo bastante digno de afecto incondicional.

20170910 kikio327154 id131995 IMAGEN 3 - Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico - hermandadblanca.org

El padre sádico siempre se concentrará en lo malo

2.- Espera que se anticipen a sus deseos

En muchas ocasiones, los padres sádicos también se caracterizan por tener cierto nivel de obsesividad y compulsividad mal manejada, que ellos interpretan como la “normalidad”.  Estas aristas del carácter son muy particulares y, al no ser cuestiones de sentido común, es muy difícil, si no es que imposible, que los hijos las compartan como parte natural de su comportamiento. Sin embargo, los padres sádicos interpretan estas omisiones como afrentas personales y como defectos de carácter.  El resultado es que el hijo termina con una sensación de completa incertidumbre ante lo que su padre espera de él.

3.- pretextos para “regañar”

El padre sádico busca de manera activa y compulsiva pretextos para entrar en conflicto con sus hijos. De manera inconsciente, siente que si no recurre a una dinámica de regaño constante, no será respetado. También puede estar firmemente convencido de que todo cuanto hagan sus hijos por sí mismo estará mal per se, y buscará errores hasta encontrar uno, real o imaginario, que confirme su manera de ver las cosas. Así, logra que sus hijos tengan la sensación de hacerlo todo mal.

20170910 kikio327154 id131995 IMAGEN 4 - Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico - hermandadblanca.org

El machismo es una particularidad muy frecuente de los padres sádicos

4.- Es profundamente machista

Este aspecto es muy común en los padres sádicos, y si bien afecta de manera muy particular a las hijas, también los hijos varones pueden salir bastante afectados.  En este sentido, los padres sádicos consideran que la misión existencial de las mujeres es agradar a un hombre y someterse a su autoridad de forma permanente, ya sea como hijas, esposas o madres.  Desprecian profundamente al género femenino en  general someten a sus hijas a la presión adicional de tener que encajar en estereotipos estéticos y culturales sumamente retrógradas. Por otra parte, le transmiten a sus hijos varones una dolorosa incapacidad de establecer relaciones de pareja saludables y de visualizarse como iguales ante a una mujer.

5.- No tolera las críticas de ninguna clase

La incapacidad de aceptar una crítica o un error de cualquier clase es una determinante particular de un padre sádico. Algunas veces, los hijos intentan defenderse de los ataques paternos puntualizando, aunque sea de manera sutil, que el padre también tiene defectos. Y aunque estos puedan ser de evidentes de una forma excesiva, la reacción de un padre sádico no será la reflexión y el cambio de conducta, si no que redoblará su nivel de agresividad y amenaza.  Esto deja a los hijos con una profunda sensación de impotencia.

20170910 kikio327154 id131995 IMAGEN 5 - Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico - hermandadblanca.org

Humillar es una de las actividades favoritas del padre sádico

6.-Utiliza la humillación frecuentemente

Una de las herramientas favoritas de control de los padres sádicos es la humillación. Éstos no repararán en someter a sus hijos a elevadas dosis de desprecio, incluso aunque no se trate de algo que esté en su control o haya otras personas presentes. Cuestiones como la timidez, el sobrepeso, las dificultades académicas e incluso la personalidad creativa, son pretextos ideales para que los padres sádicos humillen a sus hijos una y otra vez. Sobra decir que este tipo de actitudes, lejos de ayudar al niño a superar el problema, lo sumen cada vez más en él y le generan una constante sensación de auto desprecio.

7.- Tiene una idea sobredimensionada de sí mismo

Y al mismo tiempo tiene una autoestima débil, frágil y voluble. Así como puede sentirse superior intelectual y moralmente a virtualmente el resto del mundo, también puede sentirse miserable y compararse todo el tiempo con otras personas. Ambas caras de la moneda redundan en la necesidad de demostrar una y otra vez que son mejores que sus hijos, lo cual afecta profundamente su autoestima.  

El padre sádico considera que está por encima de todas las personas

El padre sádico considera que está por encima de todas las personas

8.-Exige un trato reverencial y enaltece las conductas sumisas

El padre sádico tiende a escudarse tras su posición jerárquica de padre para justificar absolutamente cualquier actitud con respecto a sus hijos, sin importar lo irresponsable o cruel que ésta sea. Considera que por el simple hecho de ser “el padre”, tiene derecho a actuar de la manera que se le dé la gana, y que, además, sus hijos y pareja deben tenerle respeto y temor absolutos, casi reverenciales.

9.- Compara con otras personas

Un padre sádico comparará con frecuencia a su hijo con otros niños. Sobre todo, en relación a los problemas de autoestima que éste tenga. Si por ejemplo, su hijo tiene problemas académicos, le comparará todo el tiempo con compañeros que tengan mejores calificaciones. Si tiene sobrepeso, con compañeros más delgados.  Esto desemboca en el convencimiento absoluto del niño de que si pudiera, su padre lo intercambiaría con otro sin pensarlo.

20170910 kikio327154 id131995 IMAGEN 7 - Padres tóxicos parte I: 10 elementos para identificar a un padre sádico - hermandadblanca.org

Manipular y chantajear son las herramientas principales de un padre sádico para mantener el control.

10.- Es manipulador y chantajista

Además de ser manipulador y chantajista, recurre a las amenazas con frecuencia y no es para nada extraño que llegue al punto de la violencia física. El padre sádico se impone a través del miedo y de la culpa, tiende a ser explosivo, impredecible y agresivo. Además, interpreta los intentos de los demás por no entrar en conflicto con él como muestras irrefutables de su capacidad de dominar a otras personas.

PUBLICIDAD GOOGLE

Más adelante, hablaremos a profundidad sobre las consecuencias de tener un padre sádico, y también exploraremos las maneras en las que podemos librarnos de  esa toxicidad interiorizada a nivel emocional.

 

KIKIO, redactora en la gran familia de hermandadblanca.org

PARA SABER MÁS:

Cuando la educación hace daño: madres tóxicas

Comprende porque los “Secretos Familiares” producen enfermedades

 

 

 

 

 

 

 

 

ESPACIO PATROCINADORES
Formación Intensiva de Thetahealing en VALENCIA (España) - Del 01 al 08 de Diciembre de 2017
Sobre Kikio (Redactora GHB)

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend