Home » Autores Espirituales - Canalizadores » Pensamientos para El Mes de Septiembre de 2014 Del Maestro Beinsá Dunó

Pensamientos para El Mes de Septiembre de 2014 Del Maestro Beinsá Dunó

 Maestro-Beinsa-Duno-207x3001

1. Donde está el Amor, ahí hay una comprensión interna entre la gente. Cuando amas, tú eres cuidadoso no solo externamente hacia el hombre, sino e internamente – hacia su mente, corazón y voluntad. En el Amor no hay ninguna duda, ninguna ofensa, ninguna desesperanza. En Él todo es positivo, ahí las fuerzas negativas no crecen, – éstas se queman en Él como en un fuego.

EJERCICIO DE LA SEMANA: Cuando os acostáis por la noche os diréis: “¡Quiero llegar a ser musical, musical, musical!” Y estad convencidos de que vuestra felicidad en el mundo depende solo de la música.

2. ¡Vamos a dirigir nuestros corazones hacia Cristo y agradecerle por el Amor hacia nosotros! Que ames – esto sobreentiende cumplimiento de la ley Crística; si la cumples tú te conectas con Dios, ¿y qué más magno que esta conexión?

3. Esto lo que predico no es una Enseñanza de la moral ordinaria sino del Amor Magno. Esta moral, este Amor pueden mejorar la salud, iluminar la mente, expandir el corazón, dar impulso al espíritu – esto significa que el hombre mejore su vida. Cada hombre, cada sociedad, cada pueblo, puede utilizar esta Enseñanza. Hacia cualquier partido que pertenezcas, de cualquier pueblo que salgas, utilízala – esta es una Enseñanza para el alma.

4. Y así, creed en vuestra alma y en vuestro espíritu que Dios ha puesto en vosotros. Sed fieles a Dios sin mentira y sin engaño, y entonces cuando pidáis, el Amor vendrá; cuando busquéis, la Sabiduría os responderá; cuando toquéis, la Verdad os abrirá.

5. Hoy día, la mayoría de la gente está enferma física o moralmente. Por donde quiera que miráis, en todas partes veis anomalías. Si os encuentra algún enfermo, inmediatamente os preguntará cómo curarse. Recto es el deseo del enfermo de curarse. ¿Qué debe hacer el sano? El sano debe trabajar, él debe tomar su azadón e ir al viñedo o al campo, que trabaje; aún con el amanecer del Sol él debe estar listo para trabajar. A los sanos digo: trabajad y agradeced a Dios de que sois sanos. Si el sano no acepta las nuevas ideas y no las aplica en la vida, ningún bien le espera; sin las nuevas ideas el hombre no puede comprender la vida Divina. El enfermo pues debe hacer esfuerzos para liberarse de su enfermedad y dedicar su vida al servicio de lo nuevo y de lo magno. Y el sano y el enfermo pueden librarse de sus contradicciones solo mediante el servicio a Dios.

6. El bien soluciona todas las cuestiones. ¿Cuándo? Cuando lo pongáis como base de vuestra vida. Las contradicciones en la vida muestran que los humanos todavía viven con su filosofía torcida: cuando cambien sus comprensiones, y las contradicciones desaparecerán. Escucháis a alguien decir que cuando se enriquezca entonces servirá a Dios. Esta es una comprensión torcida – Dios no necesita de vuestra riqueza. Él mismo es rico, todo en el mundo es Suyo, Él no necesita ni de gente fuerte, ni de científica, porque la fuerza, el conocimiento están en Él. Él necesita de gente buena. Donde quiera que vea el bien, Dios lo conoce, puesto que es una cualidad Suya – el Bien ha salido de Dios. Por el bien Dios conoce a Sus hijos, Él tiene confianza solo en la gente buena.

7. Si concientiza su bondad, el hombre da camino a Dios dentro de sí – él sabe que Dios vive en él. Donde Dios está presente, ahí está y el conocimiento, y la fuerza, y el éxito. Como sabéis esto, manifestad el bien dentro de vosotros para que entre Dios en vosotros. Sostened este pensamiento en vuestra mente y procurad siempre de manifestar el bien que está puesto dentro de vosotros. Esto no se logra de repente sino poco a poco. Incluso y la vasija no se llena de repente con agua.

8. Los sufrimientos son necesarios: sin sufrimientos no hay crecimiento, no hay desarrollo. Cuanto más grandes son los sufrimientos, tanto y el crecimiento es más grande. Es un privilegio para el hombre sufrir. Solo el hombre bueno sufre, pero no y el malo – el hombre malo se tortura pero no sufre. El sufrimiento es algo superior y noble. Si el hombre sufre y se encruelece, él no ha comprendido el sentido del sufrimiento. El sufrimiento verdadero eleva y ennoblece al hombre. En medio de este sufrimiento se escode el bien – como un núcleo del cual sale el árbol de la nueva vida. Solo los sufrimientos verdaderos tienen sentido. Cuando hablo de los sufrimientos digo: hay de aquel que no sufre; bienaventurado es aquel que sufre, por los sufrimientos por los cuales el hombre ha pasado, determinamos el camino por el cual ha andado y el lugar donde ha llegado.

EJERCICIO DE LA SEMANA: Invocad al Señor en vuestra alma individual, en la sub-conciencia, y poned la tarea de que corrija vuestros modales – notaréis qué fuerza mágica se manifestará. Y si enderezamos nuestros comportamientos hacia el Señor, Él se manifestaría y sentiría en nosotros como música, poesía, el mundo se abrirá y comenzaremos a percibir los pensamientos de los ángeles y de la gente magna, veremos que el mundo va muy bien y que los trabajos en la Tierra se determinarán. La primera cosa que debemos hacer por la mañana cuando nos levantamos es detenernos de 10-15 minutos y ver qué pensamientos ha puesto el Señor en nuestra alma.

9. Cuanto más el hombre aguanta a los sufrimientos y cuanto más los comprende, tanto más alto se ha elevado en su camino. Si encontráis a un hombre que se queja de los sufrimientos, sabréis que él no ha comprendido su sentido y belleza. Los sufrimientos hacen al hombre virtuoso. Cuando el hombre pase por los sufrimientos más grandes, el Bien le llevará a Dios. Él verá el rostro sonriente de Dios y agradecerá por todo por lo cual ha pasado. Solo aquel puede ver el rostro de Dios, el que ha pasado por el camino de los sufrimientos. Y Cristo no pudo ver el rostro de Dios hasta que no pasó por los sufrimientos más grandes.

10. Abrid vuestros corazones y mentes para lo nuevo que viene por fuera, abrid vuestros corazones y mentes para Dios – que Él viva en vosotros. Vosotros manifestaréis vuestro bien para que venga Dios en vosotros. A través del bien vosotros crearéis vuestro futuro. Esto significa que el hombre mejore su destino, esto significa que el hombre dé posibilidad a Dios de vivir en él.

11. Como discípulos vosotros no debéis murmurar contra las condiciones en las cuales vivís, sino comprender los caminos de Dios. Por qué y para qué sufrís no preguntéis, pero estudiad el sentido de los sufrimientos. Si sois hijo de alguna familia, no preguntéis por qué os han enviado ahí, pero mantened comportamientos filiales, bellos, hacia vuestra madre y padre, mantened comportamientos bellos hacia vuestros hermanos y hermanas. Solo así aprenderéis y comprenderéis vuestra misión en ese hogar y la cumpliréis correctamente. De los comportamientos hacia vuestros hogareños, vosotros saldréis afuera para que desarrolléis y manifestéis vuestros sentimientos hacia la sociedad, hacia vuestro pueblo y hacia toda la humanidad. Así encontraréis vuestro centro, vuestro punto de equilibrio en vuestra vida. Para que alcancéis este punto, antes que todo vosotros debéis ser sanos. Por lo tanto, para que estudie bien, el hombre debe estar sano, física y psíquicamente, que no tenga ninguna indisposición del espíritu. La indisposición más pequeña del discípulo aparece como un obstáculo en su estudio. Por eso se recomienda a cada discípulo, ordinario u oculto que esté sano.

12. ¿Cuál es la causa para la indisposición del hombre? La indisposición depende del carácter del hombre. Si el hombre es pesimista por carácter, las condiciones para la indisposición son más. En general, el pesimista es más indispuesto que el optimista. Aquel que tiene una imaginación más fuerte, tiene mayores alegrías, pero y mayores sufrimientos. Cuanto más débil es la imaginación del hombre, tanto menos sufrimientos tiene, pero y menos alegrías. Entonces, las alegrías y los sufrimientos del hombre se compensan correctamente pero no pueden evitarse – estas son condiciones necesarias en el desarrollo del hombre.

13. La vejez no sobreentiende muerte. “Pero estoy enfermo, me duelen las articulaciones”. Si sois razonables, si tenéis fe, vuestra enfermedad desaparecerá así como las impurezas sobre vuestras manos. Cuando mancháis vuestras manos, vais a alguna fuente y os laváis. Haced lo mismo y con vuestra enfermedad: id a la Fuente Magna de la Vida – a Dios –, y lavaos. Cuando lavéis vuestro rostro, las manos y la cabeza tres veces, la enfermedad os abandonará. Para liberarse de enfermedades, dificultades y sufrimientos, el hombre debe tener una fe dinámica en la cual las cosas cambian; si las cosas quedan en un lugar, nada se logra.

14. El envejecimiento del hombre, las contradicciones y los fracasos en su vida, se deben únicamente a la pérdida de su Amor, o a su privación de condiciones para la manifestación de su Amor. Cuando ama a Dios, el hombre es joven. ¿Por qué? Porque en Dios se esconden todas las condiciones para el desarrollo del hombre. Si deja de amar a Dios, si cesa su aspiración hacia Dios, el hombre comienza a envejecerse. Cuando comience a pensar que su amor hacia Él es imposible, irrealizable, lejano y distraído, él busca un objeto más cercano de su amor. Esta es la causa por la cual el hombre envejece. Por muy cercano que sea el objeto de su amor, el no puede recibir esto lo que espera; él gastará su capital sin recibir algo contra éste.

15. Los humanos presentes, sin haber dado algo de sí, esperan ser amados. Esto es imposible, tal ley no existe. Los humanos aman a Dios, porque después de haber creado al mundo, Él ha puesto Su Amor en éste. Así que, si Dios pide de los humanos Amor, esto es completamente con razón – Él les ha dado bienes, condiciones, ha puesto en ellos posibilidades, les ha dado Su Amor y hoy espera lo Suyo. Él no quiere algo ajeno – Dios requiere del hombre presteza de darle una parte de esto lo que ha recibido. Dios quiere amor del hombre para que le enseñe a dar. Y el hombre debe proceder de la misma manera: si quiere recibir algo, y él debe dar por su lado; si no da, es imposible recibir.

EJERCICIO DE LA SEMANA: Si espera amor sin dar algo, el hombre se enfrenta a grandes contradicciones. Por lo tanto, aún con su levantamiento del sueño, el hombre debe decirse: “¿Qué puedo introducir hoy en mi vida personal, en la vida de mi prójimo y en toda la humanidad?” Cuando se haga esta pregunta, él debe responderse: “Hoy diré una palabra benévola a alguien, manifestaré mi misericordia hacia alguien y haré un bien pequeño a alguien”. Para muchos, estos son trabajos tontos, pero ellos no saben que si no hacen estas tonterías, se enfrentarán a mayores que éstas. No, cosas razonables son estas. Si cada mañana, durante 2-3 años, el hombre dirige una palabra benevolente hacia alguien, o hace un bien pequeño, en poco tiempo tendrá grandes resultados.

16. Cada cosa que el hombre sinceramente desea que ocurra, ocurre. Si desea amar, aún en este momento alguien ama. No hay deseo en el mundo que no sea realizado – esto es cuestión solo de tiempo. Los humanos están conectados entre sí, en consecuencia de lo cual mutuamente se ayudan. Alguien quiere amar, pero no se le da. ¿Por qué? Porque no sabe a quién amar. Hasta que encuentre el objeto de su amor, algún otro ya está amando. Alguien quiere volverse rico, pero no sabe cómo; al mismo tiempo él no sabe como arreglárselas con la riqueza que va a adquirir. En este tiempo alguien ya se ha enriquecido. Puesto que los humanos están conectados entre sí, el rico apartará una parte de su dinero y los llevará a aquel que primero ha deseado esta riqueza. Los humanos son vasos comunicantes. ¿Cuál es la conexión entre ellos? El Amor conecta a los humanos. Como los canales conectan un lago con otro o un mar con otro, así y el Amor conecta a los humanos uno con otro. Cada hombre debe amar para adquirir algo. Si amas, te darán algo; si no amas, nada vas a recibir.

17. Frecuentemente los humanos hablan del tomar y del dar como procesos opuestos y se preguntan cuál de los dos procesos es preferible. El dar es preferible porque en éste hay crecimiento. Por ejemplo, es preferible que el hombre siembre una manzana a que la coma. Cuando coma la manzana, él sentirá una agradabilidad de corta duración, y cuando la siembre, largo tiempo pensará en ésta. Cuando cría la manzana, él se conecta con todos los frutos y comienza a amarles. Entonces, cada idea que crece es un fruto sembrado. Si alguien dice que hace tiempo tuvo amor y ahora no tiene, esto indica que él ha comido la manzana; si dice que ama a la gente, él ha sembrado la manzana. El que come la manzana y luego espera de la gente que le dé una segunda y tercera manzana, él es de la gente perezosa. Si quiere comer, él debe trabajar. Que cave, que are y que siembre.

18. La Naturaleza da los materiales, mas el hombre debe trabajar. Cuando termina su trabajo, la Naturaleza se pronuncia sobre éste. Dios da las condiciones al hombre, mas él debe trabajar. El trabajo determina su amor. Como es el comportamiento del hombre hacia el Amor, la Sabiduría y la Verdad, tal será su comportamiento hacia el trabajo que ha realizado. El comportamiento del hombre hacia el Amor, la Sabiduría y la Verdad indica cómo es el capital y el contenido de este capital, como y la fuerza que es dada para el trabajo. Dicho con otras palabras: “Lo que atéis en la Tierra, será atado y en el Cielo. Lo que desatéis en la Tierra, será desatado y en el Cielo”. Por lo tanto, la tarea del hombre es regular sus comportamientos hacia los tres mundos, o sea, que tenga comportamientos correctos hacia el mundo físico, hacia el espiritual y hacia el Divino. Esto significa: el hombre debe tener comportamientos correctos hacia sí mismo y hacia su prójimo, hacia los ángeles y hacia Dios. Solo en esta posición el hombre puede desarrollarse correctamente.

19. En el camino de su desarrollo, el hombre cada día adquiere algo – él mismo ve que su conocimiento de ayer se distingue del de hoy. ¿Por qué? Porque todo dentro del hombre y fuera de él está expuesto a cambios constantes. La luz que nos penetra se distingue en cada segundo anterior del siguiente. Para un segundo, la luz recorre 300,000 km de camino, al segundo segundo, ésta se encuentra en otro lugar. Aunque más lento y la Tierra se mueve constantemente, en consecuencia de lo cual con cada segundo ella trae algo nuevo. La Tierra se mueve con una rapidez de 19 km por segundo. El número 19 salva a la humanidad de grandes catástrofes que la Tierra podría vivir. Todos los seres no equilibrados descienden a la Tierra para equilibrarse, para adquirir su tempo de movimiento. Cuando adquieren el equilibrio necesario, los envían a otros planetas, que ahí estudien. La palabra equilibrarse es tomada en sentido de tonarse. Entonces el hombre, como y todos los demás seres bajan a la Tierra baja tonarse, para equilibrar sus fuerzas, para encontrar su equitativa.

20. La bajada del hombre a la Tierra sobreentiende tomar correctamente el tono básico. Hasta que no tome correctamente el tono básico de la vida, él no puede subir al Cielo. Antes de empezar a tocar y a cantar, los músicos y los cantantes toman un tono básico. Si lo toman correctamente, el toque y el canto salen bien; si no lo toman correctamente, el director queda descontento de ellos y los obliga a comenzar de nuevo. Por lo tanto, muchas veces el hombre bajará a la Tierra hasta que tome correctamente el tono básico de la vida. En cualquier planeta en que se encuentre, él debe bajar a la Tierra hasta que aprenda a cantar y tocar correctamente.

21. Pedid de Dios lo imposible. Lo imposible para los humanos es posible para Dios. Pedid de Dios que Él goce en vosotros, que Su Amor venga en vosotros. Que probéis este Amor aún ahora, en esta vida.

22. Cuando en los humanos se despierta un ideal, esto es el despertar de lo Divino en ellos. Ellos tienen una idea superior. En ellos se despierta el desinterés, e inmediatamente se vuelven contentos, alegres, gozosos. Todo en ellos respira vida.

EJERCICIO DE LA SEMANA: Te voltearás hacia el Este, abrirás los brazos y dirás: “¡Que reine el Amor!”. Te voltearás hacia Oeste y dirás: “¡Que reine la Justicia!” Te voltearás hacia el Norte y dirás: “¡Que reine la Verdad!”. Te voltearás hacia el Sur y dirás: “¡Que reine la Virtud!”. De nuevo te voltearás hacia el Este y dirás: “¡Que reine la Sabiduría y que se eche luz sobre todo!” Después de esto dirás dentro de ti: Que del reinado del Amor adquiera aspiración hacia todo lo más bonito en la vida. Que del reinado de la Justicia adquiera comportamientos rectos, correctos hacia la gente. Que del reinado de la Verdad adquiera libertad y amplitud. Que del reinado de la Virtud adquiera diligencia hacia el bien y que actúe bien siempre. Que del reinado de la Sabiduría adquiera el conocimiento que pone cada cosa en su lugar.

 

23. Ahí donde los corazones están muertos, Cristo nunca toca.

24. El hombre en su imaginación debe tener a Dios como un sueño. Él debe ser para éste un estímulo en la vida. Y hacia todos los seres cuyas vibraciones son fuertes, el hombre debe acercarse cuidadosamente para que pueda elevarse.

25. No hay cosa más bonita que esta, que el hombre guarde sus sentimientos, para que no se perviertan. Pastor te volverás de tus sentimientos.

26. Dad lugar a vuestras aspiraciones hasta tal grado hasta que vuestra conciencia esté despierta – ni más ni menos.

27. Todos los humanos que viven con Dios son contentos, y todos los que están descontentos están solos – ellos viven sin Dios.

28. Ni la madre ni el padre pueden contender con el corazón de su hijo. Ellos pueden darle un consejo, pero que lo dejen libre… ¡Pero que iba a sufrir! Que sufra. Que aprenda su lección. La experiencia es mucho más valiosa que estos arreglos y conceptos sociales.

29. Os enfocaréis y sabréis que sois partes de Dios y que Él, de una o de otra manera, se manifiesta en vosotros.

 

EJERCICIO DE LA SEMANA: Si quieres tener éxito en la vida, di dentro de ti y aplica las siguientes reglas: ¡Guarda la libertad de tu alma, guarda la fuerza de tu espíritu, guarda la luz de tu mente, guarda la bondad de tu corazón!

30. Sostened el pensamiento de que las condiciones en las cuales ahora vivimos son las mejores. Todo esto es para nuestro bien. Y sabremos que Dios es el que dispone con nuestros destinos y no hay porqué asustarnos, sino que digamos: “¡Señor, Te agradecemos!”.

 

Traducido por Rayito y Dimitar

Pensamientos para El Mes de Septiembre de 2014 Del Maestro Beinsá Dunó

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Rosa (Coordinadora redacción GHB)
Rosa es una de las coordinadoras de hermandadblanca.org, responsable del equipo de redacción. Es todo corazón y una incansable buscadora de la verdad.
ESPACIO PATROCINADORES
3 comentarios
  1. User comments

    Todo es hermoso! me encanto la lestura.Bendiciones para el maestro Beisa Duno.

  2. User comments

    Que gran sabiduría y belleza.Agua fresca y pura para el alma.Gracias Maestro Beinsa Duno.

  3. User comments

    Buenas noches,Maestro Beisa Duno, muchas gracias por hacernos conocer lo bueno para mi, le agradezco al Dios Altisimo Creador del cielo , la tierra y el mar , que en un momento lo sienta latir en mi corazón y que a los ángeles, arcángeles , seres celestiales, maestros ascendidos me den un baño de los 7 rayos hoy por la noche y mañana cuando me levante ,realmente sienta yo amor divino ,confort, felicidad y que mis ojos miren radiante y gozosos la creación ,gracias.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend