Home » Mundo Espiritual » Actualidad Espiritual » Educación » Pronóstico antropológico para el planeta

Pronóstico antropológico para el planeta

Niños - jugando con el planetaPara Edgar Morin (1) la unión planetaria es la exigencia racional mínima de un mundo limitado e interdependiente. Necesitamos aprender a compartir y a comulgar como humanos del planeta Tierra e inscribir en nosotros la conciencia antropológica, la conciencia ecológica, la conciencia cívica terrenal y la conciencia espiritual de la humana condición que viene del ejercicio complejo del pensamiento. Las creencias y las ideas no sólo son producto de la mente, también son seres mentales que tienen vida y poder. Necesitamos ser bien conscientes que desde el comienzo de la humanidad nació la noósfera-esfera de las cosas del espíritu- con el desplegamiento de los mitos y de los dioses. Procedente por completo de nuestras almas y nuestras mentes, la noósfera está en nosotros y nosotros en la noósfera.

INTRODUCCIÓN: El desarrollo humano (2).

 

La coordinación entre el alma, la personalidad y el espí­ritu. Tiene lugar en el quinto reino.

RAZAS

CICLO VITAL

PERSONALIDAD

CONCIENCIA

CENTROS

RAYOS

Lemuriana

Niñez.

Lo físico.

Instinto

Sacro

Quinto

Atlante

Adolescencia.

Lo emocional.

Intelecto

Solar

Sexto

Aria

Adultez.

Lo mental.

Intuición

Laríngeo

Tercero

Raza futura

Madurez.

Lo Egoico.

Iluminación

Ajna

Cuarto

Ultima raza.

Vejez.

Lo espiritual.

Visión.

Coronario

Primero

Paso a paso, la conciencia del hombre ha cambiado de:

1. La conciencia estrictamente animal, centrada en los apetitos físicos naturales, a la del ser individual y vital que responde a los impactos de un medio ambiente que no comprende inteligentemente, pero en el cual vive. Éste es el estado de conciencia primitivo y salvaje que ya ha sido superado y pertenece a una remota historia racial. Esta etapa primitiva fue testigo del nacimiento de esa orientación religiosa que llamamos animismo.

2. La conciencia del ser vital primitivo al estado de conciencia coloreado casi totalmente por el deseo de la satisfacción material. Esto, con el tiempo, se trasmuta en una respuesta emotiva a las condiciones del medio ambiente, que lleva a una intensificada “vida de deseo” y a un desenvolvimiento de la facultad imaginativa. Finalmente produce al místico y su consiguiente aspiración, su sentido de la dualidad y su bús­queda de Dios, además de una intensa devoción a uno u otro tipo de ideal.

3. La conciencia centralizada en los deseos y anhelos vitales emotivos, a la conciencia mental inteligente, inquisidora e intelectualmente sensible, capaz de responder a las corrien­tes de pensamientos y reaccionar con constante firmeza, vi­gor y sensibilidad, al impacto de las ideas. El mentalismo.

4. De uno u otro de estos estados de conciencia, alternando el énfasis de los mismos, o haciéndolos predominantemente activos en cualquiera de los aspectos inferiores a los de la personalidad integrada, egoístamente ocupada en sí misma, en su amor propio y en sus propias expresiones, aparentando así ser un grande e intrépido individuo que demuestra poder y propósito en un mundo que él explota para sus propios fines egoístas. El desarrollismo.

DIAGNÓSTICO: Los problemas de la humanidad (3).

VirgoSi reconoce­mos la expansión de la conciencia humana y comprendemos la evidente diferencia que existe entre el hombre primitivo y nuestra inteligente y moderna humanidad, tendremos las bases del inquebrantable optimismo respecto al destino humano.

Los individuos son el producto del proceso reproductor de la especie humana, pero este mismo proceso debe ser producido por dos individuos, quienes integran el linaje espiritual y la herencia genética. El problema racial ha sido extremadamente oscurecido por su retrospección y presentación histórica y en gran parte carece de fundamento y es falso; además ha sido oscure­cido por antiguos odios y envidias nacionales, son inheren­tes a la naturaleza humana y nutridos y fomentados por el prejuicio y aquellos que están animados por intenciones ulteriores y egoístas.

Lo importante en el universo es la mente, y todas las especies la poseen. Cuando llegan a la elevación suprema, se unen y forman una sola raza. Lo importante es el pensamiento vibratorio que los une. El linaje es un compendio de creencias, costumbres, aperturas, vibraciones, ritmos, frecuencias, formas y más, que llevan consigo en su genética.

 

RAZAS

SUBRAZAS

Atlante.

  1. Rmoahal.
  2. Tlavatli.
  3. Tolteca.
  4. Turania.
  5. Semítica.
  6. Akkadia.
  7. Mongolia.

Aria.

  1. Caucásica.
  2. Aria-semítica.
  3. Irania.
  4. Céltica.
  5. Teutónica.
  6. ¿Eslava?
  7. ¿Rusa?

En el transcurso de las edades el judío ha andado errante produciendo mucha belleza en el mundo y dando a la humanidad sus más grandes hombres; pero al mismo tiempo ha sido odiado y perseguido, traicionado y acorralado. Personifica en sí, simbólicamente, la historia de la humanidad.  La antigua tendencia de los judíos de obtener y retener y también de mantener su integridad racial y nacional, son sus características  sobresalientes. No pueden ser asimilados; sin embargo, la raza es tan antigua que no existe nación en el mundo que no tenga raíces en ese grupo, el cual en la antigua Lemuria había logrado tal grado de evolución que sus personajes más destacados estaban en el sendero del discipulado. No hay ningún linaje racial en el mundo occidental que no tenga vástagos de este antiguo y selecto pueblo, excepto los finlandeses y los lapones y esas naciones que tienen una definida descendencia mongólica. Pero lo que hoy se denomina sangre judía no es pura, y el judío moderno sólo es un subproducto, igual que la raza anglosajona; únicamente la tendencia selectiva impuesta y la segregación racial han mantenido intactas la mayor parte de las características originales.

La comprensión de este origen común ha llevado a los angloisraelitas a tergiversar la verdad, y a decir que la historia. occidental moderna comenzó en la época de la Dispersión Judía. Tiene una relación mucho más antigua, se remonta a un período anterior a la historia de los judíos, según lo relata El Antiguo Testamento. Los tres discípulos originales y sus familias fueron los progenitores de tres principales agrupaciones raciales, que pueden clasificarse en forma general:

1. La raza semita o las razas de los tiempos bíblicos y modernos; los árabes, afganistanes, moros y los vástagos y las afiliaciones de esos pueblos incluyendo los modernos egipcios, son descendientes todos del mayor de los tres discípulos. Un Seramita (Ser- Ra- Mitra).

2. Los pueblos latinos, sus diversas ramas en todo el mundo y las razas celtas, dondequiera se encuentran, son descendientes del segundo de los tres discípulos.

3. Los teutones, los escandinavos y los anglosajones son descendientes del tercero de los tres discípulos.

Lo antedicho es una amplia generalización. El período abarcado es tan vasto, y las ramificaciones en el transcurso de las épocas tan numerosas, que sólo puedo dar una idea general. Los descendientes de dos de estos tres discípulos han aceptado paulatinamente las leyendas difundidas en la época atlante y se han ubicado de parte de quienes antagonizan con el judío, tal como es en la actualidad, y perdieron todo el sentido de su común origen. No existe hoy en el mundo una raza pura, porque los matrimonios interraciales, las relaciones ilícitas y la promiscuidad, durante los últimos millones de años, han prevalecido de tal modo que no existe una estirpe pura. El clima y el medio ambiente son fundamentalmente factores más grandes y  determinantes que cualquier segregación impuesta, excepto aquella que proviene de constantes matrimonios entre razas. Respecto a este último factor, sólo los hebreos han conservado cierta medida de integridad racial.

Cuando la humanidad despierte al hecho de su origen común y se reconozcan las tres principales estirpes en nuestra civilización moderna, entonces desaparecerá el antiguo odio hacia el judío, quien se fusionará y mezclará con el resto del género humano. Hasta las razas orientales, que son remanentes de la gran civilización atlante, tienen vestigios de uniones entre ascendientes de judíos modernos y otros tipos raciales, pero no se han mezclado bien, por eso han logrado mantener mejor sus características que los grupos occidentales.

Si se reflexiona sobre esto y se estudia detenidamente la tradición masónica, muchas cosas se aclararán en la mente.  Los etnólogos podrán disentir, pero no podrán probar lo contrario de lo que he dicho, porque los orígenes de la actual situación racial mundial se remonta tan lejanamente en la historia de la humanidad que ni siquiera pueden probar sus propias convicciones. Sólo pueden basarse en la historia de los últimos cien mil años, trabajar con los efectos de ese pasado y no con las causas originantes.

Quisiera que observaran que empleo la palabra “ariana” en contradicción con la mayoría de las razas que viven en Asia. Generalizando, podrían hoy clasificarse en tres grupos:

  1. Los innumerables restos de la Atlántida o pueblo de la cuarta raza raíz, más unos pocos individuos diseminados de los pue­blos lemurianos -tan pocos que pasan desapercibidos.
  2. La raza ariana misma que incluye la civilización de la In­dia y las razas latina, teutona, nórdica y anglosajona, y sus diversas ramas.
  3. Un grupo de enlace entre las razas orientales y la raza aria­na, denominado semita. Dicha raza no es oriental pura y tampoco ariana.

Los judíos forman un grupo donde el principio de separatividad es muy pronunciado. Durante épocas han obedecido terminante­mente los mandatos del Antiguo Testamento y han insistido en considerarse un pueblo privilegiado. En el transcurso de los siglos se han mantenido apartados de los demás pueblos del mundo. Ahora, como resultado de ello, evocan, de las razas entre las cua­les están diseminados, el correspondiente deseo de obligarlas a mantenerse apartadas. De acuerdo a la ley, extraemos de los demás lo que está presente en nosotros, y dicha ley no exceptúa a ninguna raza o nación. Mediante la interrelación de los judíos y los gentiles, de los semitas y los arios y la solución del problema judío, desaparecerá la gran herejía de la separatividad.

Religión.

Precisamente en este nivel del pensamiento y del reconoci­miento se halla la diferencia entre el trabajo del Budha y el del Cristo. El Budha alcanzó la “iluminación” y fue el primer hombre de la humanidad en adquirirla. Grados menores de ilumi­nación fueron a menudo adquiridos por anteriores Hijos de Dios. El Cristo, debido a lo realizado por el Budha y a Su propio grado de evolución, pudo inaugurar una nueva era e instituir una nueva meta, gracias a lo cual pudo manifestarse otro principio divino, y ser reconocido en forma general. inauguró “la era del amor”, dando así a los hombres la expresión del nuevo aspecto divino, el del amor. El Budha fue la culminación de la “era del conocimiento” El Cristo inició la “era del amor”. Ambas épocas encierran y expresan los dos principios divinos mayores. De esta manera fue factible la nueva educación, gracias a la obra del Budha. Esto demuestra cuán lentamente marcha la evolución. La nueva religión ha sido posible por la obra y la vida del Cristo.

El cristianismo es una religión principalmente separatista que demuestra al hombre su dualidad y sienta las bases para la unidad futura, etapa muy necesaria que ha prestado un buen servicio a la humanidad; el propósito y la intención del cristianismo ha sido bien definido y elevado y ha efectuado su trabajo divino. Hoy está en proceso de ser reemplazado, pero no se ha revelado qué nueva formulación de la verdad lo reemplazará. La luz afluye lentamente en la vida del hombre, y en esa radiante iluminación Él formulará la nueva religión y llegará a una nueva enunciación de la antigua verdad. A través del lente de la mente iluminada verá, dentro de poco tiempo, aspectos de la divinidad hasta ahora desconocidos.

Los credos orientales han acentuado siempre al Dios inmanente, que se halla profundamente dentro del corazón humano, “más cercano que las manos y los pies”, el Yo, el Uno, Atma, más pequeño que lo pequeño, sin embargo es omnicompenetrante. Los credos occidentales han pre­sentado a Dios transcendente, fuera de su universo, un Observador. Dios trascendente condicionó ante todo el concepto del hombre respecto a la Deidad, porque la acción de este Dios trascendente aparece en el proceso de la na­turaleza; posteriormente, en la dispensación judía, Dios aparece como el Jehová de la tribu, el alma (un alma algo displicente) de una nación. Después se vio a Dios como el hombre perfecto, y el Hombre-Dios caminó en la tierra en la Persona del Cristo. Actualmente se pone de relieve cada vez más a Dios inmanente en todo ser humano y en cada forma creada. Las iglesias debieran presentar ahora una síntesis de ambas ideas, que han sido resumidas en el relato de Shri Krishna en el Bhagavad Gita, donde dice:

Habiendo compenetrado el entero universo con un frag­mento de Mí Mismo, Yo permanezco”.

Dios más grande que toda la creación, sin embargo, presente en la parte; Dios trascendente es garantía del plan para nuestro mundo y el Propósito que condiciona todas las vidas desde el más diminuto átomo, y a través de todos los reinos de la natu­raleza, hasta el hombre.

Hemos tenido cuatro grandes Acercamientos de lo di­vino a lo humano, dos mayores (Buda y Cristo) y dos menores (Krisna y Jehová). Los menores nos aclararon la verdadera naturaleza de los mayores, y demostraron que lo que fue concedido a la raza en tiempos remotos, constituye una herencia divina y la simiente de la perfección final.

Ahora es posible un quinto Acercamiento; tendrá lugar cuando la humanidad haya puesto en orden su casa. Una nueva revelación se cierne sobre el género humano, y los anteriores cuatro Acercamientos han preparado a la hu­manidad. Un nuevo cielo y una nueva tierra están en camino. Las palabras “un nuevo cielo” significan una concepción completamente nueva sobre el mundo de las realidades espirituales y quizás de la naturaleza de Dios Mismo.

Educación.

El mundo de la educación se ha ido desarrollando progresivamente sobre tres líneas principales que, partiendo de Oriente, culminan hoy en Occidente. Por supuesto me refiero a los últimos dos o tres mil años. En Asia se ha dado, durante siglos, un intenso entrenamiento a determinados individuos cuidadosamente seleccionados, ignorando completamente a las masas. Únicamente Asia ha producido esas figuras descollantes que aún hoy son objeto de veneración universal Lao Tsé, Confucio, Budha, Shri Krishna y Cristo. Estos han dejado su impronta sobre millones de seres, y aún lo continúan haciendo.

En Europa se ha concentrado la atención de la educación sobre unos pocos grupos privilegiados, a los que se les da un entrenamiento cuidadosamente planeado; en cambio sólo se enseña a las masas los rudimentos indispensables del saber. Esto ha producido periódicamente épocas culturales importantes, tales como el período Isabelino, el Renacimiento, los poetas y escritores de la época Victoriana, los poetas y músicos de Alemania, así como las agrupaciones de artistas cuya memoria se perpetúa en las escuelas italiana, holandesa y española.

Finalmente, en los países más nuevos del mundo, en los Estados Unidos, Australia y Canadá, se implantó la educación en  masa, que fue en gran parte adoptada por el mundo civilizado. El nivel general de cultura  fue muy bajo, pero el nivel de información  masiva y la competencia, fue considerablemente muy elevado. Surge ahora la pregunta: ¿Cuál será, el próximo desarrollo evo­lutivo en el mundo de la educación?

 

El término medio del conocimiento mundial es elevado, pero por lo general es parcial y está influenciado por prejuicios nacio­nales o religiosos, con la cual se logra que el hombre sea un ciudadano de su propio país, pero no un ser humano con relaciones mundiales. No se acentúa la ciudadanía mundial. La enseñanza que se imparte estimula la conciencia de la masa, latente en el niño, y despierta la memoria (racial e individual) inculcando los hechos sin relación entre sí, la mayoría de los cuales nada tienen que ver con la vida diaria. Estos hechos podrían servir (si se usaran como pensamientos simiente en la meditación y se em­plearan técnicamente) para recuperar esa conciencia y memoria raciales.

En la raza actual está surgiendo y aproximándose a su con­sumación, una actitud civilizadora diferente. En cada época actúa alguna idea que se expresa tanto en el idealismo racial como en el nacional. Su tendencia fundamental, en el transcurso de los siglos, ha producido nuestro mundo moderno y éste ha sido estric­tamente materialista. En la actualidad una nación se considera civilizada cuando ha despertado a los valores mentales y al mismo tiempo exige valores materiales, y cuando la mente (la mente inferior) -en sus aspectos memoria, discernimiento y separa­ción, en sus funciones analíticas y en su capacidad de formular ideas concretas basadas en la percepción, los deseos y los propó­sitos materiales- recibe el entrenamiento que lleva a una civili­zación materialista, lo cual ha hecho de la nuestra lo que es hoy.

La civilización atlante fue definidamente religiosa en sus actitudes; la religión era algo común en la vida y la razón de ser de todo lo existente. El mundo después de la muerte era el tema de mayor interés y el objeto de una creencia firme e indiscutible. Las influencias sutiles que emanaban de los reinos invisibles, las fuerzas de la naturaleza y las relaciones del hombre con dichas fuerzas, percibidas por medio de una aguda sensibilidad, y toda la gama de sus actitudes emocionales, constituían la vida de la  raza y matizaban todas las ideas que había o podían existir en embrión. Heredamos el resultado de todo esto, cuando la historia, tal como ahora la conocemos, comenzó (desde la época del diluvio o cuando haya ocurrido) a expresarse con las palabras animismo, espiritismo, siquismo inferior y sentimiento. El sentido de Dios, el sentido de la inmortalidad, el sentido de las relaciones internas más sutiles y el sentido de adoración, y la excesiva sensibilidad del hombre moderno, es la herencia descollante de las civilizacio­nes que existieron en la antigua Atlántida.

Sobre dicha estructura fundamental se está imponiendo hoy algo completamente opuesto, y en la reacción normal, correcta y progresiva, el hombre está construyendo una superestructura en la cual se pone cada vez mayor énfasis sobre lo tangible, lo material, lo visible y lo que puede ser comprobado, diagnosticado, analizado y utilizado para mejorar la vida, externa del hombre y su posición material dentro del planeta. Las dos civilizaciones han ido demasiado lejos, y en la oscilación del péndulo volveremos inevitablemente a la posición media, al “noble sendero medio”. Este sendero medio, empleando los mejores y más altos ideales que produjeron las dos civilizaciones precedentes, caracterizarán la venidera era acuariana y sus civilizaciones. La expresión de lo material y de lo inmaterial, de lo visible y de lo invisible; de lo tangible y de lo espiritual, ha sido siempre la meta y el objetivo de aquellos que comprenden el verdadero significado de la cultu­ra. En  último análisis, y para nuestro propósito, del tema, la civilización concierne a las masas y a la conciencia racial, mien­tras que la cultura concierne al individuo y al hombre espiritual invisible. Por lo tanto, una civilización que exprese plenamente la verdadera cultura, reside en el lejano y futuro desarrollo de la raza.

El signo astrologíco del Planeta Tierra es Virgo (4), signo ascendente del pueblo judío (el solar es capricornio).

El rayo del planeta es el tercero. (el rayo de la personbalidad del pueblo judío es el tercero y el del alma, el primero) .El rayo que rige la totalidad del reino humano es el cuarto.

Es interesante correlacionar las siguientes analogías numéricas.

 

EL TRES

EL CUATRO

EL CINCO

Rayo de intelecto activo.

Iniciación: Transfiguración.

Jerarquía trinitaria.

Reino animal.

El principio mental superior.

Centro laríngeo.

El plano mental.

La raza lemuriana.

El vehículo personalidad.

El aspecto Inteligencia.

 

Rayo de armonía.

Iniciación: Renunciación

Jerarquía humana.

Reino humano.

El principio mental inferior.

Centro cardíaco.

El plano búdico.

La  raza Atlante.

El componente mental

El atributo Creatividad.

Rayo de conocimiento.

Iniciación: Revelación

Jerarquía dévica.

Reino de las almas.

El principio emocional.

Centro esplénico.

El plano átmico.

La raza  Aria

El componente emocional.

El atributo Investigación.

 

PRONÓSTICO: El desarrollo de la mente humana (5).

Mundo magnéticoUn pronóstico antropológico muestra en el escenario del pensamiento-acción de la condición humana (6). En el proceso evolutivo hemos pasado de la hominización a la mundialización a través de la humanización. La importancia de la hominización es capital para la educación de la condición humana porque ella nos muestra como animalidad y humanidad constituyen juntas nuestra humana condición. Cuando el homínido se humaniza el concepto de hombre tiene un doble principio, uno biofísico y uno sico-socio-cultural. Entramos a la era planetaria desde el siglo XVI y estamos, desde finales del siglo XX en el proceso de la mundialización. A la actual fase de ese proceso se le ha denominado globalización, al hacer posible que acontecimientos, decisiones y actividades ocurridas en determinado lugar del planeta repercutan de forma significativa en otros lugares, en otras sociedades y en otras personas.

El alto ritmo de progreso científico y tecnológico y las aplicaciones de las tecnologías de la información y la comunicación, configuran hoy la denominada Sociedad del Conocimiento. Debido a que los tres pétalos del conocimiento del loto egoico humano se han abierto en forma racial, es posible que se abran también ahora los pétalos del amor. La energía que fluye de la hilera exterior de pétalos ha causado un efecto triple:

  1. Ha vitalizado a toda la humanidad y producido la, civili­zación presente, activa e inteligente (o ¿debería decir intelectual?) y nuestra cultura moderna, dondequiera se halle. El cerebro de la humanidad está ahora abierto para ser vitalizado, de allí la educación en masa.
  2. Ha abierto un canal para que los pétalos del amor puedan vitalizar el cuerpo emocional de la humanidad y lograr así una colaboración general y expresar el amor grupal. El corazón de la humanidad está abierto para ser vitaliza­do, por eso han surgido en la actualidad movimientos filantrópicos de buena voluntad y de bienestar social.
  3. Hará posible, con el tiempo, la vitalización del cuerpo mental por medio de los pétalos de la voluntad o sacri­ficio, y esto traerá la percepción del Plan, del propósito dirigido y de la síntesis grupal.

El primero de estos tres pétalos del conocimiento se abrió en la época de Lemuria y proporcionó cierta medida de luz a la conciencia humana en el plano físico. El segundo pétalo se abrió en la época Atlante, y llevó la luz al plano astral. En nuestra raza aria, el tercer pétalo se abrió y proporcionó al hombre la luz del conocimiento mental. Así se completó (en las tres razas) la ardua tarea de la, vitalización del triple mundo manifestado (físico, emocional y mental), y la energía de la inte­ligencia se trasformó en un poderoso factor dominante. Posteriormente se efectuó la tarea de vitalizar al hombre con la energía del amor, obteniéndose grandes progresos en ese sen­tido, y los efectos (que emanan del segundo aspecto de la divi­nidad) se han producido con gran facilidad en los reinos de la percepción consciente.

La buena voluntad colaboradora es todo lo que puede esperarse de las masas en esta época, y constituye la sublimación de las fuerzas liberadas por la civilización.  La comprensión amorosa debe ser la característica del grupo más culto e inteligente, mas la capacidad del correlacionar el mundo de significados con el mundo de los efectos externos. Reflexionen sobre esta frase. El amor grupal es y debe ser la característica más sobresaliente de los iluminados del mundo, siendo actualmente el poder motivador de los Maestros de Sabiduría, hasta que un número suficiente de discípulos exprese esta fuerza especial.

Actualmente  se están abriendo los pétalos dé la voluntad o sacrificio del loto egoico humano, y prueba de ellos son los diversos planes de desarrollo de los países.

Por lo tanto, como resultado del proceso evolutivo de la huma­nidad, aparecerá esa categoría de fuerzas o energías, las cuales demostrarán, cada una de ellas, ciertas cualidades definidas que irán paralelas a la apertura de los pétalos del loto humano.

RAZA

CONOCIMIENTO

SABIDURIA

VOLUNTAD

SENDEROS

Hominización

Civilización

Colaboración

Participación

Aspirantes

Humanización

Cultura

Comprensión

Propósito

Discípulos

Globalización

Desarrollo

Compasión

Planeación

Trabajadores

Existen en nuestro planeta cinco centros a través de los cuales afluyen la vida y la energía del mundo natural, me refiero a ciertos centros activos que conciernes a la vida  física y material del planeta. Además descubrimos que los rayos afluyen a la humanidad a través de las cinco razas humanas (la aria es la tercera, las dos primeras no eran humanas). Este aspecto particular de la energía de rayo estimulará el aspecto conciencia, elevará y despertará la conciencia oculta en todas las formas materiales, tanto en el hombre como en los tres reinos subhumanos.

REINOS

CENTROS

RAYOS

PLANETAS

Mineral

Bazo

Séptimo

Plutón y Vulcano

Vegetal

Plexo Solar

Sexto

Venus y Júpiter

Animal

Laríngeo

Tercero

La luna y Marte

Humano

Cardíaco

Segundo

Mercurio y Saturno

Almico

Transmisor de los otros

Quinto.

Urano y Neptuno

El quinto reino de la naturaleza, el reino espiritual, surgirá de la quinta raza raíz. Tal es el control eso­térico de la Ley de Analogía. Quisiera recordarles, no obstante, que los únicos pueblos pertenecientes a la cuarta raza raíz que se encuentran en nuestro planeta son: los chinos, los japoneses, las diversas razas mongólicas del Asia Central (que se han mez­clado en parte con la raza caucásica) y los grupos híbridos que habitan en las numerosas islas en las aguas del sur de ambos océanos y hemisferios, así como los descendientes de las razas que hace un millón de años hicieron famoso al continente sudameri­cano por su civilización. Naturalmente estoy haciendo una am­plia generalización.

El nuevo tipo racial es más bien un estado de conciencia que una forma física, un estado mental más bien que un cuerpo  especialmente diseñado. Con el tiempo, cualquier estado de con­ciencia desarrollado condicionará y determinará invariablemente el cuerpo y producirá finalmente ciertas características físicas. El tipo de conciencia más destacado de la nueva raza venidera será el ampliamente difundido reconocimiento de la percepción mística. Su cualidad primordial será la comprensión intuitiva y el control de la energía; su contribución al desarrollo de la hu­manidad será la transmutación del deseo egoísta en amor grupal.

El futuro de la mente depende de la creciente influencia de cuatro líneas de desarrollo del aspecto adaptabilidad o Inteligencia activa (7)

1. Armonía, Belleza, arte o Unidad.

2. Ciencia o conocimiento concreto.

3. Idealismo abstracto.

4. Organización.

Al hacer un análisis de las naciones, encontramos que tres países se hallan en la influencia de segundo rayo, de amor-sabiduría: Brasil, Gran Bretaña y los Estados Unidos.

Un hecho interesante emerge a medida que consideramos esta agrupación. Gran Bretaña custodia el aspecto sabiduría de la fuerza de segundo rayo de la raza Aria.  Los Estados Unidos cumplen el mismo cargo para la sexta o venidera subraza, raza germen para la futura sexta gran raza, mientras que Brasil funcionará como el principal divisor de la sexta raza. Estas tres razas personifican el aspecto cohesivo y atractivo del segundo rayo y lo demostrarán mediante un sabio e inteligente gobierno basado en el idealismo y en el amor. Por lo tanto, Estados Unidos representará una fusión de razas, dominando el elemento anglosajón. Más tarde Brasil representará lo mejor que las razas latinas podrán oportunamente aportar. Esta fusión se considerará desde el ángulo de los tipos de rayo y de los principios básicos en desarrollo, y no desde la cultura y la civilización.

Por lo tanto, Gran Bretaña representa el aspecto mente, expresado como gobierno inteligente, que se basará oportunamente en una justa comprensión amorosa. Digo que éste es el ideal que tiene ante sí, no lo que ya ha realizado. Estados Unidos representa la facultad intuitiva, expresándose como iluminación y poder de fusionar y mezclar. Brasil (o como pueda llegar a llamarse, pues dicho acontecimiento tendrá lugar dentro de miles de años) representará una civilización vinculadora e interpretativa, basada en el desarrollo de la conciencia abstracta, mezcla de intelecto e intuición, que revela el aspecto sabiduría del amor en toda su belleza. Pero el período de desarrollo de esta gran civilización se halla aún muy distante para hacer conjeturas anticipadas.

Tres pasos inmediatos deben darse en los sistemas educativos del mundo:

1. El desarrollo de métodos más adecuados para comprender y estudiar al ser humano, con base en los aportes de la psicología cognitiva y la psicología arquetipal.

2. El reconocimiento de las cualidades emergentes de todo sistema, estimulando el pensamiento sistémico, que se presenta como un saber interdisciplinar, una ciencia de las relaciones, función que ha cumplido la astrología esotérica.

3. La aceptación de la ley de Renacimiento como proceso natural regulador.

La influencia del cuaro rayo desarrollará la intuición gracias al conocimiento de las vibraciones del sonido y de las matemáticas superiores.

Primeramente, los científicos del plano físico podrán hablar con autoridad acerca del cuarto éter, aunque no lo reconozcan como el inferior de los cuatro grados etéricos de sustancia: se compren­derá su esfera de influencia y su utilización, y “la fuerza” llegará a conocerse lo mismo que hoy se conoce el hidrógeno, como un factor de la materia o la manifestación eléctrica de energía dentro de límites precisos. Su manifestación ya puede verse en el descu­brimiento del radio, así como en el estudio de las sustancias ra­diactivas y en la demostración electrónica. Este conocimiento revo­lucionará la vida del hombre; pondrá en sus manos lo que los ocultistas llaman “poder de cuarto orden” -en el plano físico. Permitirá utilizar la energía eléctrica para la regulación de su vida diaria en forma hasta ahora incomprensible; producirá nuevos métodos de iluminación y de calefacción a bajo costo y prácticamente sin gasto inicial. Quedará establecida como una realidad la existen­cia del cuerpo etérico; la curación del cuerpo físico denso a través del cuerpo etérico, mediante la utilización de la fuerza y de la radiación solar, reemplazará a los métodos actuales.

Los transportes por mar y tierra serán en gran parte reempla­zados, utilizándose rutas aéreas y desplazamientos de grandes apa­ratos a través del aire mediante la instantánea aplicación de la fuerza o energía inherente al éter mismo, que reemplazará los sistemas actuales.

Los estudiantes de religión estudiarán la manifestación de lo que llamamos “aspecto vida”, así como el científico estudia el lla­mado aspecto “materia”; ambos llegarán a comprender la estrecha relación que existe entre estos dos aspectos, con lo cual se llenará el antiguo vacío y cesará temporariamente la lucha entre la cien­cia y la religión. Se pondrán en práctica métodos precisos para demostrar que la vida persiste después de la muerte del cuerpo físico, y la trama etérica será reconocida con factor operante.

La futura religión mundial  proclamará la vida y no la muerte; enseñará cómo se logra la realización del estado espiritual por medio de la vida espiritual, y la realidad de la existencia de quienes lo han logrado y trabajan con el Cristo para ayudar y salvar a la humanidad. La realidad de la existencia de la Jerarquía espiritual de nuestro planeta; la capacidad del género humano para ponerse en contacto con Sus miembros y trabajar en colaboración con Ellos, y la existencia de Aquellos que conocen cuál es la Voluntad de Dios y pueden trabajar inteligentemente con Ella –tales las verdades sobre las cuales se basará la futura enseñanza espiritual.

Habrá tres Festivales que todos los hombres podrán celebrar fácil y normalmente cada año al unísono, acercamiento que los vinculará muy íntimamente. (8)

1. El Festival de Pascua. Es el Festival del Cristo re­sucitado y viviente, el Guía de la Jerarquía espiritual; el Inaugurador del Reino de Dios y la Expresión del Amor de Dios. En ese día se reconocerá universalmente a la Jerarquía espiritual que Él guía y dirige, se pondrá el énfasis so­bre la relación del hombre con Ella y se registrará la natu­raleza del Amor de Dios. Los hombres de todas partes invo­carán es el amor y su poder para la resurrección y vivencia espiritual. Este Festival se determina anualmente de acuer­do con la primera Luna llena de Aries. La mirada y los pensamientos de los hombres estarán fijos sobre la vida, no sobre la muerte.  El Viernes Santo ya no será un factor en la vida de las iglesias.

2. El Festival de Wesak o Vaisakha. Es el Festival del Buddha, el gran intermediario espiritual entre el Centro donde la Voluntad de Dios es conocida y la Jerarquía espi­ritual. El Buddha es la expresión de la Voluntad de Dios, la Personificación de la Luz y el que señala el propósito divino. Los hombres de todas partes evocarán sabiduría y comprensión y la afluencia de luz a la mente de los hombres de todo el mundo. Dicho Festival se determina por la Luna llena de Tauro. Es el gran Festival de Oriente, que ya em­pieza a conocerse en Occidente; millares de cristianos cele­bran hoy este Festival del Buddha. Pentecostés, como símbolo de las correctas relaciones humanas, es la fiesta cristiana por  la cual todos los hombres y naciones se comprenderán mutuamente y conocerán un solo lenguaje universal.

3. El Festival de la Humanidad, o de la Buena Vo­luntad. Será el Festival del espíritu de la humanidad que aspira acercarse más a Dios, tratando de adaptarse a la voluntad divina, sobre la que el Buddha llamó la atención. Está dedicado a expresar la buena voluntad, el aspecto más inferior del amor, sobre el que el Cristo llamó la atención y fue Su expresión perfecta. Será preeminentemente un día en que se reconocerá la naturaleza divina del hombre y su poder para expresar buena voluntad y establecer correctas relacio­nes humanas –en virtud de su divinidad. Se dice que en este Festival el Cristo ha representado a la humanidad durante casi dos mil años y se ha mantenido ante la Jerarquía como el Hombre-Dios, el Guía de Su pueblo y “el Primogé­nito de una gran familia de hermanos”. Por lo tanto será un Festival de profunda invocación y demanda; expresará la aspiración fundamental hacia la fraternidad y la unidad humana y espiritual; representará el efecto producido en la conciencia humana, debido al trabajo del Buddha y del Cristo, y se celebrará en la Luna llena de Géminis.

 

Si en los primeros días de restauración e inauguración de la nueva civilización y del nuevo mundo, los hombres de todos los credos y religiones, de todos los cultos y grupos eso­téricos, celebrarán simultáneamente estos tres grandes Festi­vales de Invocación con plena comprensión de su significado, e invocaran unidos a la Jerarquía espiritual y trataran de po­nerse en contacto consciente con Su Guía, se producirla una afluencia general de luz y amor espirituales.

Se reconocerá la existencia de líneas de fuerzas que se extienden por todo nuestro esquema desde fuera del sistema, las cuales serán reconocidas como un hecho; los científicos las inter­pretaran corno fenómenos eléctricos y los religiosos como la vida -fuerza vital de ciertas Entidades.

Los estudiantes de filosofía tratarán simultáneamente de vin­cular estas dos escuelas de pensamiento, poniendo de manifiesto la inteligente adaptación de los fenómenos eléctricos denominados materia -ese material activo y energetizado que llamamos sus­tancia- al propósito vital de un Ser cósmico, Por lo tanto, en los tres campos del pensamiento, científico, religioso y filosófico, tene­mos el principio de la formación consciente o la construcción del Antakarana, en el grupo designado como la quinta raza raíz.

La influencia de quinto rayo ha facilitado la liberación de la energía del átomo, el desarrollo de la electrónica y la física cuántica. Los científicos han notado que los límites entre las disciplinas convergentes están desapareciendo: la nanotecnología, la biotecnología y la tecnología informática y las áreas de la ciencia cognitiva. Si la convergencia de estas tecnologías pudiera aumentar el lapso de vida de los seres humanos, también podría tener un efecto profundo de la naturaleza de la sociedad.

Las posibilidades que ofrece el desarrollo de la biotecnología son prodigiosas, tanto para lo mejor como para lo peor. La genética y la manipulación molecular del cerebro humano van a permitir normalizaciones y estandarizaciones nunca antes logradas por los adoctrinamientos y las propagandas sobre la especie humana, y van a permitir la eliminación de taras deformadoras, una medicina predictiva, el control por la mente de su propio cerebro.

Hoy hablamos de la cibercultura para hacer referencia a la influencia que han tenido las tecnologías de la información y la comunicación en las costumbres y creencias humanas en cuanto la vida en el ciberespacio, mientras que la semiótica cultural nos permite apropiarnos de los símbolos utilizados por la cultura para comprender la semiosfera. Ambos, el ciberespacio y la semiosfera (9), están haciendo posible la manifestación de la noósfera. La Red de Internet ya nos permite vislumbrar una conciencia colectiva.

NOTAS DEL EDITOR:

  1. Edgar Morin  es un sociólogo francés, quien presentó a la UNESCO en 1999, Los Siete Saberes necesarios para la educación del futuro. El término noósfera fue acuñado por Vladimir Ivanovich Vernadsky como contribución esencial al cosmismo ruso. En la teoría original de Vernadsky, la noosfera es la tercera de una sucesión de fases del desarrollo de la Tierra, después de la geosfera (materia inanimada) y la biosfera (vida biológica).
  2. Tomado del libro Psicología esotérica de Djwhal Khul.
  3. Tomado del libro Los problemas de la humanidad de Djwhal Khul.
  4. Tres grandes mujeres han encarnado el signo Virgo: Eva, Isis y María, representando cada una los componentes mental, emocional y físico de la humanidad respectivamente.
  5. Tomado de los libros Tratado sobre fuego cósmico y La educación en la nueva era de Djwhal Khul.
  6. La condición humana, libro de Hannah Arendt, en el que se diferencia el homo laborans, el homo faber y el homo ludens: Labor, trabajo y acción.
  7. Peter Senge planteó La Quinta disciplina como el pensamiento sistémico que integra las otras cuatro disciplinas.
  8. En el antiguo testamento, Dios le dice a Moisés que tres veces al año se le deberá rendir tributo.
  9. La semiosfera es una palabra acuñada por el ruso Yuri Lotman para hacer referencia al mundo de significados propio de una cultura.

 

ESPACIO PATROCINADORES
PUBLICIDAD GOOGLE
Sobre Jorge Ariel (Editor GHB)
Es uno de los colaboradores de la hermandad desde 2009. Pedagogo del comportamiento, orientador escolar de una Institución educativa en Caldas-Colombia, seguidor del Maestro Tibetano y estudiante de cuarto grado de la Escuela Arcana. Lleva 130 artículos publicados durante siete temporadas y a partir del año 2016 empezó a difundir los fundamentos de la alquimia, la magia y la astrología en términos de creatividad.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend