Home » Sabiduria y Conocimiento » Cambios planetarios » ¿Qué Pasa en el Planeta Tierra? ~ Creando Nuestros Santuarios y Permaneciendo Allí, por Karen Bishop

¿Qué Pasa en el Planeta Tierra? ~ Creando Nuestros Santuarios y Permaneciendo Allí, por Karen Bishop

Earth Empowering Light
Nuestro proceso evolutivo espiritual está avanzando cada vez más con muchas manifestaciones variadas y diversas…. ¡y sigue siendo a veces un viaje salvaje!

 

Temas presentes, pasados y continuos de cómo las energías podrían posiblemente afectarnos son (dependiendo de dónde se encuentren en su propia jornada en particular):

 

Sentirse encajonado sin tener adónde ir; no querer ni poder conectar con gran parte del viejo mundo exterior; mucho caos, movimiento y muchos desafíos para nuestros seres queridos; deseos en nosotros mismos o nuestros seres queridos de trasladarnos a zonas de mayor apoyo; dejar ir el apoyo a los demás o de sostener las viejas energías, una disposición ahora a avanzar y crear algo de lo nuevo; sensación de cansancio con necesidad de dormir a menudo y necesidad de descanso; dolor en la parte baja de la espalda; sentimientos de pánico, sensación de un extraño cambio hacia un deseo por un nuevo espacio preparado para anidar, y tal vez sólo una sensación de un remolino que nos rodea de energía en movimiento que está tratando de encontrar su nuevo hogar, ya sea aquí en la tierra o en una realidad de menor vibración.

 

Las energías están escalando ahora y esto está creando mucho movimiento en muchas áreas. El solsticio y luna llena resultaron en la llegada de un nuevo anclaje… y este nuevo anclaje de energía vibratoria superior tiene que ver con la tierra misma. El proceso de ascensión realmente se trata de ascender a través de la tierra… así entonces, querremos sostenernos a la tierra y sus nuevas energías vibratorias tanto como sea posible, si queremos asegurar un viaje más estable y alineado.

 

Más detalles sobre los temas continuos que se están presentando ahora y por las últimas semanas y meses:

 

Las energías viejas y de menor vibración están cayendo rápidamente. Si seguimos estando en su espacio, aunque sólo sea con nuestra presencia, sólo serviremos para mantenerlas a flote por un tiempo más. Esto obstaculizará el proceso y lo retrasará, así como servirá para hacernos sentir muy incómodos junto con quienes estamos tratando de ayudar. Tocar fondo será para muchos la única manera de ir hacia arriba y salir. Esto puede ser una situación muy desafiante para quienes portan mucha luz, pues en nuestros mundos de origen sólo conocemos formas de ayudar, servir, cuidar profundamente, apoyar y amar a nuestros hermanos y hermanas. Ver el sufrimiento puede ser efectivamente un desafío profundo e incómodo, pero también puede tratarse de honrar y respetar la jornada del otro.

 

Si esperamos un poco más sin ir al rescate de muchos, quienes sufren encontrarán sus propias respuestas en el interior, encontrarán sus propias conexiones a la Fuente en lugar de a nosotros, comenzarán a hacer cambios, pedirán ayuda, y comenzarán a ver que hay, en efecto, otra manera. Quienes sufren necesitan llegar a un lugar donde finalmente estén dispuestos a dejar ir. Y cuando dejan ir, necesitan saber que hay un lugar para que ellos vayan. Y ese lugar es donde ahora residen los que llevan más luz y los que han avanzado lejos en su proceso.

 

A medida que evolucionamos los peldaños de la escalera evolutiva de nuestra expansión espiritual, es de vital importancia respetar y escuchar a nuestros ancianos, o aquellos que han ido adelante. Llegar a un espacio nuevo mientras incorporamos una postura arrogante de falsa sabiduría sin dejar ir la energía del ego, ahora sólo servirá para apoyar una llegada a un nuevo espacio con una puerta bien cerrada.

 

La situación de jerarquías vibratorias y espirituales puede manifestarse como una sensación repentina de no querer ir a ninguna parte fuera de su espacio inmediato (su alma los está dirigiendo a permanecer donde están, pues su mayor energía vibratoria levantaría las áreas y las personas que necesitan caer o tocar fondo… incluso si no hacen absolutamente nada cuando visitan el viejo mundo… es su sola presencia de mayor vibración. También pueden ver obstaculizado cualquier intento de desplazarse fuera de su espacio. Esto también permite que los demás tomen la responsabilidad, pues ustedes ya no están ahí disponibles. Barricadas se están poniendo en su lugar para prohibir que muchos de nosotros volvamos a las viejas dimensiones. Es hora de que nos enfoquemos en crear un espacio nuevo y de mayor vibración justo donde estamos.

 

En tiempos pasados, muchos que portaban mucha luz fueron animados a trasladarse o tal vez se encontraron en nuevas áreas geográficas, a fin de elevar la vibración y abrir estas áreas a una forma de ser superior. Ahora es lo contrario. Necesitamos quedarnos donde estamos para que los escenarios de menor vibración no sean sostenidos ni elevados.

 

Sí, ahora estamos siendo alentados a crear nuestros propios espacios sagrados y crear nuestras propias pequeñas comunidades a nivel local. Seguir “regresando” a lo viejo sólo servirá para crear fracaso para uno mismo, una imposibilidad de manifestar, y un montón de barreras. Simplemente no podemos volver atrás ahora. Y debemos esperar que otros suban la escalera para pedir ayuda, que estén dispuestos a aceptar una manera nueva y diferente, y estén dispuestos a ser respetuosos de las nuevas formas de ser y de vivir que estarán disponibles para ellos cuando estén, de hecho, finalmente listos. Primero deben pedir. Deben estar dispuestos. Ahora debemos permanecer donde estamos hasta que ellos llamen a nuestras puertas.

 

Algunas manifestaciones físicas en los últimos tiempos:

 

Dolor en la parte baja de la espalda. El dolor en la parte baja de la espalda se ha manifestado en muchos como resultado de sentir poco o ningún apoyo mientras todavía residen en el viejo mundo de tener que hacerlo todo por ustedes mismos. Preocupaciones económicas y miedos pues lo viejo está cayendo rápidamente, preguntándose cómo van a sobrevivir, y cosas por el estilo, pueden manifestarse en la zona inferior de nuestra espalda, y muchas veces incluso pueden resultar en punzadas de los nervios hacia una pierna.

 

Si podemos soltar y confiar que no estamos en esto solos, que no somos responsables de tanto por nosotros mismos, y que estamos simplemente en el proceso de establecernos en un nuevo espacio con nuevas formas de manifestar, las cosas pueden aliviarse un poco. ¡Incluso pueden decirse a ustedes mismos que no necesitan esta manifestación física ya que entienden lo que está sucediendo sin que se lo digan!

 

Pánico, ansiedad y miedo. Mucho se está yendo y las viejas formas y estructuras se están disolviendo rápidamente. Cuando nos conectamos cada vez más a los reinos superiores, y podemos confiar en que estaremos bien, podemos aliviar este miedo. Lo que siempre tendremos para sostenernos es la pepita de oro puro de nuestro verdadero y auténtico yo (o nuestros dones y talentos), y por supuesto, nuestra conexión a la Fuente. Estas dos cosas van a estar siempre presentes a través de nuestro proceso de ascensión. Y por eso es de vital importancia saber quiénes somos y qué vinimos a contribuir aquí para el todo.

 

Si nuestra realidad externa todavía no está lista para apoyar nuestros nuevos emprendimientos, siempre podemos continuar por nuestra propia cuenta hasta que oímos esa llamada a la puerta. Podemos pasar a un espacio que se sienta bien para nosotros. Podemos crear una nueva manera que no existía en el viejo mundo. Podemos permanecer vigilantes en lo que sabemos es de un orden superior, y no participar en nada menos. Es cuando nos involucramos en lo viejo y lo que ya no se adapta a nosotros que comenzamos a sentir estrés, discordia, ansiedad, agitación, depresión, e inutilidad, pues ya no estamos en alineación con lo viejo.

 

Dar la espalda a lo viejo es ahora el camino a seguir, y si podemos permitirnos hacer esto, sentiremos un poder renovado dentro de nosotros mismos y mucho más en armonía con un espacio mejor. Tenemos que confiar en que sabemos más que las masas, que sabemos más que quienes aún tienen el poder (aunque no lo tienen), que no tenemos que escuchar las ideas y maneras de otros, y que de hecho nosotros sabemos más que ellos. Necesitamos entonces confiar en nosotros mismos.

 

Dejar atrás lo viejo puede crear justo este espacio para nosotros ahora. Y cuando los demás estén listos, ellos se unirán efectivamente a nosotros. Ellos escucharán y se unirán a nosotros porque no tienen ningún otro sitio adónde ir. Así entonces, preparar nuestros nuevos espacios y preparar nuestros escaparates es adonde muchos están siendo guiados en este momento en particular.

 

Estas energías seguirán como una bola de nieve que va tomando impulso. Conectar con nuestros hermanos y hermanas, tener conversaciones cara a cara en lo físico, amar y respetar a nuestros vecinos pues todos somos parte del todo, y sobre todo ser conscientes de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor, finalmente se convertirá en la norma. El mundo que se desmorona sólo está sirviendo para apoyar nuestro próximo paso en la escalera evolutiva y se está desplegando en una forma perfecta y hermosa en verdad.

 

Deseándoles el cielo en su corazón, luz de estrellas en su alma, y milagros en su vida en estos tiempos milagrosos…

 

¡Hasta la próxima!

Karen

Para Que Hoy Te Deleites Leyendo

 

Un extracto del libro Permanecer en Alineación:

 

Permanecer en Alineación Consigo Mismo

 

Saber quiénes somos y lo que vinimos a contribuir aquí, y apoyar esto en nosotros mismos y los demás, de inmediato nos pone en alineación. Este capítulo probablemente se podría resumir en una oración:

 

Cuando seguimos el camino de lo que se “siente bien” para nosotros, no podemos equivocarnos.

 

Y seguir lo que se siente bien para nosotros es dictado por quiénes somos. Si algo se siente bien para nosotros, por lo general es mejor seguir esa ruta. De esta manera, estamos continuamente en el sendero de donde tenemos que estar. Estamos en alineación, entonces, con nosotros mismos. Una manera segura de saber quiénes somos, es seguir el camino de lo que se siente bien. Cuando sentimos una pasión por algo, es porque estamos recordando lo que vinimos a hacer. Cuando sentimos pasión, es porque casi todo sobre un determinado tema o camino se ajusta a nosotros y está en alineación con nosotros. Mientras más patos haya en la fila, en lo que se refiere a lo que encaja con nosotros, más pasión sentimos. Y cuanta más pasión sentimos, estamos más en alineación con la Fuente, permitiendo que esta energía se vierta a través de nosotros sin ninguna duda. Así es como se supone que debe ser.

 

A veces no podemos hacer lo que nos gusta o lo que se siente mejor debido a que no genera dinero, o porque sentimos responsabilidad hacia otros, o posiblemente incluso nos ponemos en último lugar. Una lámpara no puede generar luz si no se llena de aceite. El corazón debe primero bombear sangre a sí mismo antes de poder hacerse cargo del resto de nuestro cuerpo. E incluso en una aerolínea, se recomienda que en caso de emergencia nos pongamos una máscara de oxígeno nosotros mismos antes de colocar una a nuestros hijos.

 

Tomarnos el tiempo para seguir una afición, una salida creativa, o un interés específico nos permite ser mucho más de lo que somos. Y ser tanto de quienes somos como sea posible, nos coloca en gran parte en alineación con la Fuente, pues la parte de nosotros que es verdaderamente la Fuente, es la pepita de oro puro de nuestros dones y talentos. Tomar tiempo para nosotros de esta manera también beneficia a los demás, pues nuestra vibración entonces es mayor.

 

Seguir nuestros intereses y pasar tanto tiempo como podamos en esta área, nos sitúa en alineación con quienes somos.

 

En sociedades más altamente desarrolladas en otros mundos, el propósito y contribución de cada persona es ampliamente conocido por todos en el momento de su nacimiento. De esta manera, todos y cada uno pueden ser apoyados por el todo. Quiénes son es conocido y visto, por lo que una alineación con la Fuente es apoyada grandemente.

 

La historia de Aspen

Un día, cuando yo estaba viviendo en Flagstaff, Arizona, me llamó por teléfono una amiga que me preguntó si yo podría cuidar a una gatita salvaje que su pareja había encontrado sola en una calle solitaria de la ciudad. Mi amiga era un ángel maravilloso para la especie felina, y con frecuencia cuidaba de ellos. Inmediatamente dije que sí, pues ella estaba alimentando esta gatita con un gotero cada tres horas y había sido citada para servir como jurado. Esta gatita había sido, evidentemente, separada temporalmente de su madre y hermanos.

 

Bueno, después de un día, yo ya estaba enamorada, y pregunté si podía conservar esta hermosa gatita Siamesa que apenas cabía en la palma de mi mano. La llamé Aspen, y al avanzar los días y meses, se convirtió en una gata saludable, muy viva, joven y curiosa. Ella quería estar allí donde yo estaba, a menudo sentada en el borde de la bañera mientras yo me bañaba, trepando los cajones cuando me vestía, y yendo a todas partes conmigo. Me encantaba su compañía, y cuando tenía un proyecto por hacer, yo inmediatamente la incluía a ella, pues le encantaba participar en cualquier cosa y todo lo que estaba pasando. Por la noche, dormía conmigo, mejilla a mejilla, su ronronear se convertía en una suave canción de cuna de consuelo y alegría. Éramos realmente las mejores de las amigas.

 

Cuando ella tenía alrededor de 4 meses de edad, me mudé a las Montañas Blancas, donde se adaptó bellamente y siguió siendo una parte integral de mi pequeña familia de dos gatos y yo. Una noche mientras estaba escribiendo en mi laptop, me di cuenta de que estaba al pie de la puerta corrediza de vidrio, queriendo entrar. Cuando abrí la puerta, parecía estar comportándose de manera peculiar, al entrar caminando. Entonces se echó en el suelo y se quedó allí congelada en miedo y conmoción. Inmediatamente supe que algo estaba terriblemente mal. Mi animada y divertida compañera animal no era en absoluto ella misma. No podía moverse, y cómo se arrastró hacia adentro, fue un milagro en sí mismo. Olía a caucho, y supe instintivamente que había sido atropellada por un automóvil. En pánico, llamé a cada veterinario en el directorio, y como supe más tarde, no había ningún veterinario en mi ciudad, y ningún servicio veterinario después de horas en ningún lugar del área. Finalmente, después de muchas, muchas llamadas, saqué a un veterinario de su casa, y él accedió a encontrarme en su oficina, a una hora y media de distancia.

 

Se determinó que el neumático de un vehículo había aplastado su cola y la haló violentamente de su cuerpo, rompiéndola por la base y causando parálisis en su cuarto posterior. Después de muchas visitas al veterinario y muchos medicamentos, se recuperó lo suficiente como para caminar y jugar, ya no estaba adolorida, pero no podía controlar sus intestinos ni vejiga. En un momento cuando tuve que regresarla al veterinario para quedarse por un tiempo, empecé a llorar durante el camino a casa. Yo sabía que ella estaba sufriendo. Era tan difícil de ver, y todo lo que yo quería para ella era que estuviera bien otra vez.

 

Al verme angustiada, su familia estelar no-física llegó al coche con un mensaje importante para mí. “Estás tomando el viaje de Aspen como tuyo propio”, dijeron. “Todo está en perfecto orden, pues ella está pasando por su iniciación. Ella está aquí para ser uno con la naturaleza y sentirse en casa en el reino natural. Se estaba volviendo un poco “perezosa”, olvidando por qué estaba aquí, y no apropiándose de su verdadero poder. Ella necesita tomar cierta responsabilidad por sí misma.”

 

Bueno, yo había consultado el propósito de su alma cuando ella era muy pequeña, y sabía que ése era su papel, pero evidentemente, ¡fue descuidada en su trabajo! Yo había asumido que lo más probable era que pasaría mucho tiempo al aire libre, y lo había dejado ahí. Eventualmente la traje a casa, pero ella aún tenía poco control sobre sus intestinos y vejiga. Después de mucha investigación y muchas consultas, su veterinario no sabía con certeza si recuperaría la salud por completo, pero manteníamos la esperanza. Como no quería que estuviera aislada y sola en su recuperación, puse grandes láminas plásticas en el piso de la sala y cubrí los muebles para protegerlos de su “fuga”. Una semana pasó, y todavía no había ningún cambio. Las condiciones de vida se estaban volviendo un poco estresantes (¡así como el mal olor y muchas lavadas por hacer!), así que sellé la cocina separada del resto de la casa y la dejé permanecer allí. Me sentía mal de que estuviera sola, así que moví mi silla grande a la cocina para poder escribir con ella a mi lado.

 

Otra semana pasó, y todavía ningún cambio.

 

En este punto, mi casa se había vuelto caótica y loca, conmigo durmiendo a veces en el suelo, o tratando de hacer algún tipo de arreglo para la comodidad de Aspen. Cada vez que leía su energía, veía la misma cosa… ella no estaba tomando absolutamente ninguna responsabilidad energética ni a nivel álmico por sí misma. Yo estaba haciéndolo todo, y a mi propia costa. A ella no parecía importarle mucho, aceptaba de buen grado lo que yo le ofrecía, y no avanzaba ni se apropiaba de su propio poder.

 

Una mañana me desperté y sabía que algo estaba terriblemente “mal”. Algo tenía que ceder. Después de pasar algún tiempo examinando el propósito de su alma y hablar con su familia estelar, se determinó que ella necesitaba estar afuera en la naturaleza, de donde había llegado en primer lugar. Ella me recordaba a Simba, de El Rey León de Disney… que no quería asumir su poder legítimo y tomar su responsabilidad destinada. Al cuidar de ella a mi propia costa, le había facilitado este comportamiento. Yo le había estado robando su lugar en la naturaleza. La energía de todos los gatos salvajes que he leído siempre se ve igual. Ellos están aquí para estar en la naturaleza. Su propósito es, ya sea para atraer una mayor energía o bien informar sobre las condiciones de la tierra. Nunca se supone que residan con humanos. Eso sólo sirve para robarles su propósito.

 

Y así, con lágrimas rodando por mi cara, la llevé a un hermoso lugar cerca de unos ranchos cercanos y la dejé ir. Yo sabía que ella era una gran cazadora y sabía que había agua cerca. Ella sería “forzada” a tomar su responsabilidad y asumir su verdadero poder como alguien que está al mando y en plena armonía con el mundo natural. Por muchas noches no pude dormir, pero una noche tuve un sueño que su cola estaba otra vez en posición vertical y que estaba muy bien en el medio silvestre. Sigo pensando en ella con frecuencia, y tengo que saber que ella está donde debe estar. Y tal vez un día cuando ella esté totalmente integrada con el propósito de su alma, estará de nuevo en mi espacio en alguna capacidad.

 

Cuando conocemos el propósito del alma de otro, estamos entonces en condiciones de apoyarlo en todo sentido. Muchas veces cuando creemos que estamos ayudando, en realidad estamos impidiendo, pues con buenas intenciones en mente, realmente no sabemos que todo está en orden cuando vemos lo que parece ser sufrimiento por parte de otro. Apoyar el propósito del alma de otro nos pone en alineación con nosotros mismos.

 

Que lo que ofrece ¿Qué Pasa En El Planeta Tierra? sirva para iluminar tu sendero, validar tu experiencia, y recordarte que todos somos uno. ¡Gracias por tu continuo interés y feliz lectura!

 

Para obtener extractos de libros, más información u ordenar estos libros y libros electrónicos:
Permanecer En Alineación, Staying In Alignment, The Ascension Primer, Remembering Your Soul Purpose, or The Ascension Companion, visita por favor el sitio Web: http://www.whatsuponplanetearth.com/ (en inglés)

¿Qué Pasa en el Planeta Tierra?
~ Creando Nuestros Santuarios y Permaneciendo Allí ~
23 de Junio de 2008
por Karen Bishop

ESPACIO PATROCINADORES
Si te ha gustado compartelo y regalanos un like
Sobre Jorge (Coordinador GHB)
Jorge es uno de los coordinadores de hermandadblanca.org, uno de los silenciosos fundadores del proyecto en el año 2006. Meditador y apasionado del desarrollo de la auto-consciencia.
ESPACIO PATROCINADORES

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to friend